413 sp.pdf

  • View
    233

  • Download
    2

Embed Size (px)

Text of 413 sp.pdf

  • 7/29/2019 413 sp.pdf

    1/36

    MENSILE DI FORMAZIONE E CULTURADIRETTORE responsabile: sac. dott. Luigi Villa

    Direzione - Redazione - Amministrazione:Operaie di Maria Immacolata e Editrice CiviltVia G. Galilei, 121 25123 Brescia - Tel. e fax (030) 3700003

    www.chiesaviva.com

    Autor. Trib. Brescia n. 58/1990 - 16-11-1990

    Fotocomposizione in proprio - Stampa: Com & Print (BS)

    contiene I. R.

    LA VERDAD OS HAR LIBRE(Jo. 8, 32)

    Chiesaviva AO XXXIX - N413FEBRERO 2009Poste Italiane S.p.a. - Spedizione in Abbonamento Postale - D.L. 353/2003(conv. L. 27/02/2004 n46) art. 1, comma 2, DCB Brescia.

    Abbonamento annuo:ordinario Euro 35, sostenitore Euro 65 una copia Euro 3, arretrata Euro 3,5(inviare francobolli). Per lestero Euro 65 + sovrattassa postaleLe richieste devono essere inviate a: Operaie di Maria Immacolata e Editrice Civilt25123 Brescia, Via G. Galilei, 121 - C.C.P. n. 11193257I manoscritti, anche se non pubblicati, non vengono restituitiOgni Autore scrive sotto la sua personale responsabilit

    Nuestra Seora

    condena la Masonera!

    Nuestra Seora

    condena la Masonera!

  • 7/29/2019 413 sp.pdf

    2/36

    Nuestra Seoradel

    Buen Suceso

    EEra el ao 1563. En la Provin-cia vasca de Vizcaya, cercade la frontera con Francia.

    En una familia aristocrtica de Es-paa, Mariana Francisca de JessTorres y Berriochoa naci comoprimera hija de Diego Torres y Ma-ra Berriochoa, ambos devotos Ca-tlicos.Mariana fu dotada con rara belle-za, inteligencia relevante, un dulcecarcter y, sobre todo, una fuerte in-clinacin hacia la virtud. Desde lainfancia, Mariana huy de los jue-gos infantiles y juegos de la juven-tud ocultndose en la iglesia de subautismo, que estaba al lado de sucasa. Su virtuosa madre la encon-traba a menudo postrada all anteel tabernculo.Cuando tena siete aos, un fuegoque comenz dentro de la iglesiadestruyndola, da su casa y pro-piedad paternal, precipitando la familia a la pobreza.Los padres de la nia fueron obligados a dejar Vizcayatrasladndose con sus tres hijos a Santiago de Galicia,al noroeste de Espaa.

    Un da, postrada a los pies del Ta-bernculo, con su corazn ardientede unirse a Jess en santa comu-nin, Mariana con voz delirante ex-clam: O, mi Amor! Cundo serel da en que me unir contigo ensanta comunin?. Al instante, oyuna Voz desde el sagrario diciendo:El da que t quieras, querida hi-ja, porque tu corazn est prepara-do.Revelando este dilogo secreto a unSacerdote franciscano, y bajo su ins-truccin, ella comenz a prepararsepara ese gran da. El 8 de diciem-bre, 1572, a los nueve aos de edad,Mariana recibi por primera vez laSagrada Comunin.Fu tal el torrente de Amor Divinoen su corazn, que en el primerabrazo que di a Jess, y no pu-diendo resistirlo, cay en xtasis

    inefable. Vi a Nuestra Madre Inmaculada que le ex-plic la grandeza del Voto a la Virginidad. Le enseen qu consista el Voto ordenndole que lo hiciese unda, porque su Reina Divina le haba destinado paraser religiosa de su Inmaculada Concepcin.

    por Dr. Franco Adessa

    2 Chiesa viva *** Febrero 2009

    La Direccin de Chiesa viva agradece especialmente a la Sra.Kathleen Heckenkamp de El Apostolado de Nuestra Seoradel Bueno Suceso (www.ourladyofgoodsuccess.com) por suapoyo en el hallazgo de todos los documentos requeridos paraesta Edicin Especial.

    Tambin se agradece a Marian T. Horvat, Ph.D. de Tradition inAction Inc.., www.TraditionInAction.org, por sus dos tomos,La Vida Admirable de Madre Mariana, que han sido citadosvarias veces en esta Edicin Especial Inglesa. Tambin se agrade-ce al Seor Ed De Guzman por la traduccin al espaol.

    El rostro de la estatua de Nuestra Seoradel Buen Suceso, colocada por encima del al-tar principal de la iglesia dedicada a ella, en

    Madrid.

    Nuestra Seoradel

    Buen Suceso

  • 7/29/2019 413 sp.pdf

    3/36

    En cuanto Mariana supo de la funda-cin del nuevo monasterio, entoncesentendi las palabras de Jess cuandole haba invitado a salir de su casa pa-terna para unirse a El.La fundadora, Madre Mara, decidiaceptar a Mariana y, unos pocos dasantes de despedirse de sus padres, al

    recibir la Sagrada Comunin, Maria-na tuvo una visin de Jess que le ex-plic: Esposa ma, ya es hora de de-cir adis para siempre a tu patria, a tu casa paterna, yque Yo, anhelando tu hermosura, te lleve a la ma,donde dentro de fuertes murallas vivirs lejos de lacarne y sangre, oculta y olvidada de toda criatura hu-mana, siendo tu herencia y patrimonio, a semejanzama, la Cruz, los padecimientos. Fuerza y valor no tefaltarn; slo quiero tu voluntad siempre pronta pa-ra hacerla ma.En 1576, tan pronto como se embarcaron la MadreMara, y las otras cuatro madres fundadoras y Maria-

    na para Ecuador, sobrevino en el mar una terrible bo-rrasca inimaginable. El cielo claro se oscureci de re-pente transformndose el da en una funesta noche.La nave comenz a hundirse y los marineros asusta-dos, no saban qu hacer y decan, que esta terrible bo-rrasca ya los tena por perdidos y que iban a ser sepul-tados en este vasto cementerio. Creyendo ser ella lacausa de tal desastre, Mariana se uni con su ta parapedir a Dios Su misericordia. De pronto, ambas MadreMara y Mariana contemplaron una visin. Desde elmar, surgi una serpiente monstruosa, de siete cabe-zas, agitando las aguas del mar, y tratando de des-truir y hundir la nave. Mariana se desmay. Sin em-

    bargo, la Madre Mara continu sus ruegos al cielo yal terminar su oracin, de repente, la luz del da hizouna brecha en la oscuridad y la borrasca se calm.Dios haba respondido a su oracin.Cuando Mariana despert, le cont a su ta que habavisto una serpiente ms grande que el mar y que unadama de incomparable hermosura apareci vestidade sol, coronada de estrellas, con un Nio preciosoen sus brazos y en el pecho de la Seora haba un os-tensorio con el Santsimo Sacramento. Tena en unade sus manos una cruz grande de oro, que terminabaen una lanza aguda en su punta. La Seora, con laayuda del Santsimo Sacramento y la mano del Nio,

    golpe con tanta fuerza la cabeza de la serpiente conla punta de la cruz que la serpiente fu despedazada.Dos aos ms tarde, la Madre Mara encarg que sehiciese un medalln de tela mostrando la escena de lavisin de Mariana, y desde entonces las Concepcionis-tas lo llevan en el pecho de su hbito.Las Hermanas fundadoras llegaron a Quito el dia 30de diciembre, 1576. El 13 de enero de 1577, se fund elmonasterio entregndose al Reverendo Padre Antonio

    Jurado O.F.M. el gobierno temporal y espiritual de lasreligiosas quien recibi los votos de obediencia de lasMadres Fundadoras.

    Chiesa viva *** Febrero 2009 3

    Un da, vi en el sagrario a las Tres Personas de laSantsima Trinidad y a San Jos. Entonces pronunciel Solemne Voto de Castidad, repitiendo las palabrasque Nuestra Seora le ense. Cuando concluy, elPadre Eterno bendijo la unin de la nia, Mariana conSu Santo Hijo, Unignito, hecho Nio, quien le pidi aella a caminar en el camino del sacrificio y del amor.

    ***

    Reunironse las principales familias de Quito, y con elCabildo y dems personas de la ciudad, pidieron, conhumildes splicas, al Rey de Espaa la fundacin enesta colonia del primer Monasterio de la InmaculadaConcepcin en el Nuevo Mundo. El Rey, Felipe II, en1566, promulg el Edicto Real para la fundacin delMonasterio de la Inmaculada Concepcin de Quito,dedicado primero a la oracin de la Divina Oficina ysegundo dedicado a la educacin religiosa y forma-cin de las hijas espaolas y criollas de la colonia es-paola. El propio Rey de Espaa envi el grupo demadres fundadoras colocando a la cabeza de ellas la

    Rev. Madre Doa Mara de Jess Taboada, parientede la familia real y ta de Mariana.

    El medalln, encargado por la Madre Mara de Jess Taboada,paraconmemorar la visin de Mariana de Nuestra Seora, quien, con laayuda del Santsimo Sacramento y de la mano del Nio golpe y mat ala serpiente con siete cabezas. Desde entonces, todas las Hermanas del

    Monasterio de la Inmaculada Concepcin de Quito lo llevan en el pechode su hbito.

  • 7/29/2019 413 sp.pdf

    4/36

    4 Chiesa viva *** Febrero 2009

    Todos los habitantes de Quito se reu-nieron en esta celebracin solemnedel primer Monasterio de la Inmacu-lada Concepcin.A sus 15 aos, el 8 de septiembre de1577, Mariana entr en Noviciado,comenzando su ao de prueba bajo elgobierno de su ta y la Direccin de

    los Frailes Menores. El 4 de octubrede 1579, despus de observar dosaos de vida religiosa, la prctica de

    todas las virtudes y seguimiendo estricta de la Regla,Mariana hizo profesin religiosa a las manos de suabadesa, la Madre Mara. Al terminar de pronunciarsus votos, se cay en xtasis. As, y al mismo tiempoque la Madre Mara aceptara su profesin, Marianaoy al Padre Eterno, repitiendo las palabras de su ta:Si eres fiel en esto, te prometo vida eterna.Luego vi a Nuestro Seor que, con majestad inefabley dulzura, y en un instante, se vino a ella colocandoen el dedo de su mano derecha un precioso anillo con

    cuatro piedras preciosas. En cada piedra estaba escritouno de los cuatro votos: pobreza, obediencia, casti-dad y claustro. Nuestro Seor se dirigi a ella, dicien-do: Mi esposa, deseo para usted una vida de inmo-lacin. Su vida ser martirio constante.

    Vista de uno de los jardines interiores del monasterio.

    Entrada principal a laIglesia de la Inmaculada Concepcin en Qui-to, dondeNuestra Seora del Buen Suceso es pblicamente veneradatres veces al ao.

  • 7/29/2019 413 sp.pdf

    5/36

    Chiesa viva *** Febrero 2009 5

    AparicinAparicinde la Santsima Trinidadde la Santsima Trinidad

    Era el ao 1582. Un da, despus de un incidente parti-cularmente amargo con una de sus hermanas, MadreMariana fu a los pies de Jesucristo, comunicndole

    su tormento y suplicndole por fortaleza.Mientras hablaba con Jess, en un instante, oy unruido enorme, y vi que la Iglesia entera se habaquedado inmerso en una oscuridad, como de polvo yhumo.Mirando hacia arriba, la hermana Mariana vi el Altarprincipal iluminado como si fuese de da. De repenteel Sagrario se abri saliendo de l elSanto Cristo, del mismo tamao que enel Glgota; la Santsima Virgen a lospies, San Juan y la Magdalena virtien-do lgrimas como perlas.Viendo esto, la humilde virgen se crey

    culpable, se postr en tierra con losbrazos extendidos en forma de cruz,clamando: Seor yo soy la culpable,castgame a m, pero perdona a tu pue-blo.Entre tanto el ngel de la Guarda la le-vant dicindole: No eres la culpable,levntate y ven te voy a comunicar ungran secreto.Se levant y vi a la Santsima Virgen:Mi Seora, le dice, soy yo la culpa-ble?. A lo que le respondi: No erest culpable sino el mundo pecador!.

    En esto el Seor comenz a agonizar yse escuch la Voz del Padre Eterno quedeca: Este castigo ser para el SigloXX!.Vi tres espadas sobre la cabeza delSanto Cristo y en cada una deca: Cas-tigar la hereja, la blasfemia, y la im-pureza. Madre Mariana supo, enton-ces, todo lo que acontecera en el SigloXX. La Santisima Virgen prosigui:Quieres, hija mia, sacrificarte por elpueblo de ese tiempo?.A lo que Mariana respondi: Mi vo-luntad est dispuesta.E inmediatamente las espadas se des-prendieron del Santo Cristo, clavndo-se en el corazn de Mariana, la cual ca-y muerta por la violencia del dolor.Ella se present ante el Juicio de Dios.Nuestro Seor le present dos coronas:una de la gloria inmortal cuya hermo-sura nadie podra expresar, y la otra deazucenas blancas rodeadas de espinas,y le dijo: Esposa ma escoge cualquie-ra de estas coronas.

    Ella tuvo que escoger entre la gloriadel Paraso y la gloria de su regreso ala tierra, para sufrir como vctima desacrificio para aplacar la divina Jus-ticia por las herejas, impiedades ylas impurezas que se cometern enel siglo XX.Asegurada por las palabras de la Vir-

    gen Mara y su promesa de ayudarleen esta terrible prueba, la hermanaMariana respondi: Mi seora y Madre, cmplaseen m la Voluntad Divina.Despus de estas palabras, Mariana escogi, humilde-mente y con resignacin, la corona de azucenas rodea-das de espinas y regres al mundo a ofrecerse.

    El Coro superior del Convento de la Inmaculada Concepcin de Quito,donde Madre Mariana sola rezar, postrada ante el Sagrario.

  • 7/29/2019 413 sp.pdf

    6/36

    6 Chiesa viva *** Febrero 2009

    que le deca: Por qu temes, hija ma? No sabesque estoy contigo en la tribulacin? Levntate y m-rame!.La humilde Religiosa, con sus propias fuerzas, se le-vant de la cama y vi a una Seora llena de Majes-tad y Grandeza que respiraba dulzura y amor. Vin-dola le pregunto: Quin eres, hermosa Seora?.Le contesto: Yo soy la Madre del Cielo a quien in-

    vocaste. Desaparecern las oscuridades de tu mente.Viste lo que es el Infierno. Sientes que ahora te sacode all para colocarte en el Purgatorio a fin de quetermines de purificar tu alma, porque tu Senor y, tuDios te destina para grandes y felices sucesos du-rante tu vida ().Ahora comunico vida a tus nervios, venas y arterias y

    apartando de aqu a la maldita serpiente.Al decir estas palabras, la enorme serpien-

    te di un grito horrible de desespera-cin y se precipit al Infierno, con tan

    gran estruendo, que produjo untemblor de tierra en la ciudad y en

    el Convento. Mariana permane-ci en este estado grave de sa-lud hasta principios de sep-tiembre de 1589, cuando en elsegundo mircoles de ese mesa las 9:00 horas de la maana,comenz su agona. En eseda, por la maana, celebra-ron la Santa Misa en su cel-da y recibi la Extremaun-cin. Su agona continuhasta el viernes. A las 3:30horas de la tarde, la herma-

    na Mariana respir su lti-mo suspiro. Su entierro sellev a cabo el lunes siguien-te. La maana despus, lasHermanas del Convento se

    dirigieron al coro para rezarel Oficio. Cuando llegaron vie-

    ron que la Madre Mariana esta-ba all rezando.

    ***

    En 1592, la Madre Mara, Abadesa

    del Convento por 15 aos, cay grave-mente enferma y la Hermana Mariana fuelegida para ocupar su lugar. Pero despus

    de la muerte de la Madre Fundadora (1593), se for-m un grupo de Hermanas rebeldes. Las conspiracio-nes de estas Hermanas estaban dirigidas a separar losFrailes Menores del gobierno del Convento dando lajurisdiccin al obispo de Quito. El resultado deteriorode la vida conventual propag sufrimientos terriblesy las calumnias y acusaciones falsas llegaron al puntode enjuiciamiento por parte de las presuntas Herma-nas culpables.

    11aa AparicinAparicinde Nuestra Seorade Nuestra Seora

    El da 17 de septiembre de 1588,Hermana Mariana estaba rezandosus oraciones ordinarias a las doce

    de la noche, cuando de repente, sucuerpo sinti un estremecimientoespantoso y violento que no pudo aguantar de gritar.La llevaron a la cama, su cuerpo fu examinado y sedescubri que en cada palma de sus manos haba algosemejante a balas que queran salir. Lo mismo estuvopresente en las plantas de sus pies en el mismo lu-gar donde Nuestro Seor haba sido traspasa-do por los clavos. En el pecho haba unamancha roja y un crculo rojo como sifuese la herida de una espada.La maana siguiente, el mdico laexamin atentamente y dijo que es-

    taba completamente debilitada: lamdula de sus huesos se habasecado, su cuerpo paralizado. Elnico movimiento que pudoencontrar fu la palpitacindel corazn.Esta enfermedad se prolongpor un ao, y en los prime-ros meses, a los sufrimientosfsicos se aadieron los espi-rituales.Un da, en su cama de dolor,de repente oy un clamor te-

    rrible en la celda. Abri losojos y vi a una horrible ser-piente dando vueltas en sucelda, arrastrndose frenti-camente por las paredes, co-mo si alguien la persiguierapara sacarla de all.Las penas del alma de esta vir-gen aumentaron, la desespera-cin se apoder de su espritu.Todos los actos herocos de su vidale pareca como criminales. Sus bue-nas obras aparecan como obras de

    perdicin, su propia vocacin como en-gao e ilusin; con lo cual tena firmada superdicin. En este triste estado interior, cuan-do le pareca que por la violencia del sufrimiento sualma se desprenda de su cuerpo para caer como plo-mo en el infierno, se esforz en gritar: Estrella delmar, Mara Inmaculada, la dbil embarcacin de mialma naufraga. Las aguas de la tribulacin me aho-gan. Slvame, pues perezco!.En cuanto acab de pronunciar estas palabras, se virodeada de una Luz celestial y una mano cariosa letocaba la cabeza, oyendo al mismo tiempo una voz

  • 7/29/2019 413 sp.pdf

    7/36

    Chiesa viva *** Febrero 2009 7

    22aa AparicinAparicinde Nuestra Seorade Nuestra Seora

    En la maana del 2 de febrero de 1594, con un coraznlleno de amargura y dolor, la Madre Mariana orandopostrada en el suelo en el coro alto de su Convento, fu

    suplicando a Nuestro Seor, por intercesin de la Ma-dre Santsima, que terminara estas pruebas por las cua-les su amado Convento estaba pasando y pusiera fin alos muchos pecados que se cometen en el mundo. Du-rante este largo acto penitencial, se percat de la pre-sencia de alguien de-lante de ella. Su cora-zn estaba perturba-do, pero una voz dul-ce la llamaba. Se le-vant rpidamente yvi delante de ellauna Dama muy bella

    que llevaba al NioJess en su brazo iz-quierdo y, en su dere-cho, un pulido bculode oro adornado conpreciosas piedras desobrenatural belleza.Con el corazn llenode alegra y felicidad,ella dijo: Bella Seo-ra, quin eres t yqu quieres que ha-ga? No sabes que no

    soy yo ms que unapobre hermana, llenade amor a Dios, perosin duda tambin des-bordada de dolor?.La mujer respondi:Yo soy Mara delBuen Suceso, la Rei-na del Cielo y la Tie-rra. Es porque ustedes un alma religiosallena de amor de Diosy de Su Madre que es-toy hablando con us-ted ahora. He venidodel Cielo para conso-lar su corazn afligi-do. Sus oraciones, l-grimas y penitenciasson muy agradables anuestro Padre celestial. El Espritu Santo que consuelasu espritu y le sostiene en sus tribulaciones form contres gotas de la sangre de mi corazn al Nio ms her-moso de la humanidad. Durante nueve meses, Yo, Vir-gen y Madre, lo llev en mi seno pursimo. En el esta-

    blo de Beln, le d a luz y lo acost adescansar en la paja fra. Como sumadre, le traigo aqu, en mi brazoizquierdo, para que juntos poda-mos restringir la mano de la Divi-na Justicia, que est siempre dis-puesta a castigar a este desdichadomundo criminal. En mi brazo de-

    recho llevo el bculo que ves, porel cual deseo gobernar este Con-vento como Abadesa y Madre.Pronto los Frailes Franciscanos ya no regirn esteConvento, por lo que mi patrocinio y proteccin sern

    necesarios ms quenunca para esta dif-cil prueba que durarsiglos. Con esta sepa-racin, Satans co-menzar a tratar dedestruir esta obra deDios, haciendo uso

    de mis hijas ingratas.Pero no tendr xito,porque Yo soy laReina de las Victo-rias y la Madre delBuen Suceso, y esbajo esta invocacinque deseo ser cono-cida en todo tiempo,para la preservacinde mi Convento y sushabitantes. (...).Ahora, Yo deseo dar-

    le la fuerza y alientopara no permitir queel sufrimiento le di-suada y para que us-ted viva mucho tiem-po en esta tierra porla gloria de Dios y desu Madre que le ha-bla ahora.Mi Santsimo Hijodesea darle todo tipode sufrimiento. Y pa-ra infundirle el va-

    lor que necesitar,me lo quito de misbrazos. Recbele enlos suyos. Mantnga-le en su dbil y cora-zn imperfecto!.

    La Santsima Virgen puso el Divino Nio en los bra-zos de la feliz religiosa, que Le abraz y acarici concario. Mientras lo haca, sinti en su interior un fuer-te deseo de sufrir.

    ***

    Rostro deNuestra Seora del Buen Suceso venerado en el Conventode la Inmaculada Concepcin de Quito.

  • 7/29/2019 413 sp.pdf

    8/36

    El espritu de rebelin y de lainobservancia de la regla, se vol-vi contra la Madre Mariana. En1595, las hermanas rebeldes seopusieron a su reeleccin comoAbadesa, y eligieron en su lugar ala Madre Magdalena. Adems, seagrav la relacin con los Herma-

    nos Menores, y en 1598, se logrla separacin del Convento conellos y se obtuvo la jurisdiccin del Obispo de Quito.El largo perodo, que va desde 1599 hasta 1610, fu elperodo ms dramtico y turbulento para el Conven-to. La Madre Mariana y las Madres fundadoras fueroncalumniadas, humilladas, perseguidas, juzgadas y va-rias veces encarceladas.

    33aa AparicinAparicinde Nuestra Seorade Nuestra Seora

    Fu en la prisin del Convento donde Nuestra Seoraeligi aparecer de nuevo.Sucedi el 16 de enero de 1599. Envuelta en una luzbrillante, Madre Mariana vi aparecer la ms bellaDama que dijo: Yo soy Mara del Buen Suceso, unainvocacin bien conocida en Espaa y una a la que amenudo recurran. (...).La tribulacin que mi Santsimo Hijo te ha dado es undon celestial para embellecer el alma y para celebrar elaplacamiento de la ira Divina, tan dispuesta a desen-cadenar un castigo terrible a esta colonia ingrata.

    Cuntos crmenes ocultos se cometen en ella! (...).En poco tiempo, el pas en que viven dejar de ser co-lonia y se convertir en una Repblica libre.1 Enton-ces, conocido por el nombre de El Ecuador, tendr al-mas herocas para sostener en pblico tantas calami-dades privadas. Aqu, en este Convento, Dios siempreencontrar estas almas, como violetas escondidas.Maldito sera Quito sin este Convento! El rey mspoderoso de la tierra con todas sus riquezas no podralevantar nuevos edificios en este sitio, porque este lu-gar pertenece a Dios. En el siglo XIX, un Presidenteverdaderamente Cristiano (Garca Moreno) vendr,un hombre de carcter que Dios Nuestro Seor dar

    la palma del martirio en la plaza contigua a esteConvento mo.2 l consagrar la Repblica del Ecua-

    8 Chiesa viva *** Febrero 2009

    dor al Sagrado Corazn de mi Hijo Santsimo y estaConsagracin sostendr a la Religin Catlica en losaos venideros, que sern los aos malos de la Igle-sia.

    En estos aos, durante los cuales la

    maldita secta de la Masonera sehar cargo del gobierno civil, ha-br una cruel persecucin de todaslas comunidades religiosas, y tam-bin un golpe violento en contrade una de las mas.

    Retrato de Gabriel Garca Moreno, Presidente Catlico de la Repbli-ca del Ecuador. Por haber consagrado al Ecuador al Sagrado Corazn de

    Jess, fu asesinado por la masonera, pero, por su valiente acto profun-

    damente Cristiano,Dios ha preservado su corazn que, despus dems de 130 aos de su muerte, sigue incorrupto!

    1 De hecho, el Ecuador se declar una Repblica el 19 de agostode 1809. Los aos siguientes fueron testigos de una terrible masa-cre de la nobleza, incluso las mujeres y los nios fueron pasadosa cuchillo. La Independencia fu definitivamente garantizada el22 de mayo de 1820, despus de la batalla de Pichincha. Desdeentonces, el Ecuador ha sido desgarrado por conflictos internos.2 El Catlico Gabriel Garca Moreno haba sido Presidente deEcuador en los perodos 1861-1865 y 1869-1875.

    Transform a su pas, liberndola de las revoluciones contnuas yde la deuda pblica, y resolvi los asuntos civiles y religiosos afavor de la Iglesia Catlica.En 1873, Garca Moreno hizo una consagracin pblica delEcuador al Sagrado Corazn de Jess. Este acto enfureci a losmasones, y la Gran Logia de Alemania orden su muerte. Comohaba vaticinado Nuestra Seora, el 6 de agosto de 1875, al salirde la Catedral, fu golpeado y asesinado.

  • 7/29/2019 413 sp.pdf

    9/36

    Estos desgraciados creen que el Convento ha sido des-trudo, pero Dios vive y Yo vivo, y vamos a aumentarnuestras defensas y pondremos delante de estos ene-migos dificultades imposibles de vencer, y el triunfoser nuestra. (...).As pus, es el deseo de mi Santsimo Hijo que se ha-ga una estatua de m, como me veo yo ahora, y quese coloque a la silla de la Abadesa para que pueda

    gobernar a mi Convento. En mi mano derecha, se co-loque el bculo y las llaves del claustro, como seal demi propiedad y autoridad. En mi brazo izquierdo sepondr mi Divino Nio: para que, primeramente, loshombres sepan lo poderosa que soy para aplacar la iraDivina, la obtencin de justicia y la misericordia y elperdn para todo pecador que viene a m con un cora-zn contrito, porque Yo soy la Madre de la Misericor-dia y en m slo hay bondad y amor, y, segundo, demodo que a travs del tiempo mis hijas sepan que soyla que les muestre y les d a mi ms San-to Hijo y su Dios como un modelo deperfeccin religiosa y que deben de acer-

    carse a m para que les lleve a l .A las dudas de la madre Mariana deque, an el escultor ms calificado nopodra hacer la estatua de Nuestra Seo-ra, respondi: Mi hija, no estoy deacuerdo con lo que has dicho. Mi siervoFrancisco con sus propias manos heri-das tallar mi estatua y los espritus an-glicos le asistirn. l mismo me coloca-r su cordn, el smbolo de todos los hi-

    jos e hijas que pertenecen tan estrecha-mente a m. Para la altura de mi estatua,usted mismo me medir con el serfico

    cordn que usted usa alrededor de sucintura: traiga el cordn a m y tome unextremo del mismo en la mano. El otroextremo deber tocar a mi pie. (...).Aqu, mi hija, tiene usted la medida dela altura de su Madre Celestial.Dle esto a mi siervo, Francisco del Cas-tillo, y descrbale a l mis rasgos y vesti-menta. Har el trabajo exterior de mi es-tatua ....

    ***

    En este perodo, la Madre Mariana ha-ba sido encarcelada de nuevo con lasMadres Fundadoras, pero el mismo ao,el obispo de Quito, despus de una in-vestigacin sobre los hechos ocurridosen el Convento, despus de haberse da-do cuenta de sus errores, escribi unanota a la madre Mariana, en el que de-clar: ... Pido a Vuestra Reverencia aque sea ahora y para siempre la que go-bierne en el Convento, incluso por en-cima de la presente Abadesa, que debe-

    r consultarle en todo y pedirlesu consejo en todo lo que hace,obedecindole como Madre yFundadora....La caridad de la Madre Marianahacia las Hermanas rebeldes y, enparticular a su lder, la hizo pedira Nuestro Seor que le diera a ella

    los castigos necesarios para salvarsu alma.As, en 1601, la hermana rebelde cay gravemente en-ferma y fu curada con cuidado por la Madre Maria-na, que inici un perodo de cinco aos de sufrimientoy expiacin para el alma rebelde que quera salvar. Altrmino de este perodo, la hermana rebelde muri y,

    justo despus, fu elegida Abadesa la Madre Mariana,por tercera vez (1606-1609), y de nuevo por cuarta vez(1609-1612).

    Chiesa viva *** Febrero 2009 9

    LaMadre Mariana mide la altura deNuestra Seora del Buen Suceso,con su cordn, para la estatua de la Virgen con el Nio Jess esculpido.

  • 7/29/2019 413 sp.pdf

    10/36

    10 Chiesa viva *** Febrero 2009

    La devocinLa devocina Nuestra Seoraa Nuestra Seoradel Buen Sucesodel Buen Suceso

    Mara del Buen Suceso, Virgen

    del Buen Suceso o Nuestra Seoradel Buen Suceso era una invoca-cin bien conocida en Espaa. Las huellas de esta in-vocacin se remonta a la poca de las guerras de libe-racin de los musulmanes. Es al Buen Suceso queun magnfico altar fuera dedicado por la victoria de ElCid al entrar triunfante en la ciudad de Almenara. Elsignificado del trmino Buen Suceso o buen xi-to es el milagro o la intervencin sobrenatural de laMadre de Dios que intercede a favor de sus hijos. Es elacontecimiento extraordinario que convierte una ima-gen de piedra o de madera, en una puerta a Dios opuerta del Cielo.

    La Virgen del Buen Suceso era patrona de Sagunto-Valencia. Es una estatua de mrmol de 40 cm. de altu-ra que se venera en el convento de las Religiosas (Sier-vas de Mara) de la ciudad. La leyenda dice que la es-

    tatua apareci flotando en las aguas del mar, rodeadade 5 estrellas.Con el tiempo, se transformaron otras invocaciones dela Virgen en la de Buen Suceso: en el mbito de laTraiguera, Castelln, la gente venera, como la patronade las tierras, la Virgen de la Fuente De Salud, quefu encontrada, segn la tradicin, por dos pastores:Anastasio y Jaime Sorli, en 1384.

    Esta invocacin se haba transformado en la de Nues-tra Seora del Buen Suceso.En el rea de Cabanes-Castelln, un da, a la madre deun nio gravemente enfermo, Francisco Gavald - elfuturo Obispo de Segorbe - sucedi que, como ella es-taba rezando ante la Virgen del Rosario, vi cmo laestatua comenzaba a sudar. La madre sec la transpi-racin de la estatua con un pao que dej debajo de laalmohada de su hijo. A la maana siguiente, el nio sedespert completamente curado. Este Buen Suceso,el primero de muchos logros, que siguieron, di lu-gar al cambio del nombre de la Estatua Sagrada.Lo ms importante, sin embargo, fu el sello de auto-

    ridad, puesto en la invocacin de Nuestra Seora delBuen Suceso que ha sido crucial para el xito. La pro-mocin de su devocin, se origin directamente de lavoluntad de un Papa: (1065-1621 Pablo V).

    Rostro de laEstatua Sagrada de la Virgen de Buen Suceso, que encontraron los Hermanos Gabriel de Fontanety Guillermo de Rigosa, enuna cueva cerca de la pequea ciudad de Traiguera (Espaa), durante su viaje a Roma para la aprobacin papal de su Congregacin. Fu el Papa

    Pablo V, mismo, el que le di el nombre de Nuestra Seora de Buen Suceso con el fin de promover su devocin.

  • 7/29/2019 413 sp.pdf

    11/36

    Chiesa viva *** Febrero 2009 11

    ***

    Bernardino de Obregn (1540-1599) era un jven Es-paol, rico y orgulloso. Un da, en 1567, sinti tanto lahumildad de un pobre transente, que cambi su viday decidi dedicarse a servir a los pobres y a los enfer-mos.Con la aprobacin del Nuncio y el Rey Felipe II de Es-paa, fund, en virtud de la Regla de la Orden Tercera

    de San Francisco de la Paola, la Congregacin reli-giosa de los Mnimos para la asistencia de enfer-mos (que sirvi sobre todo en los hospitales).Los votos fueron castidad, pobreza, obediencia y hos-pitalidad. En 1599, Obregn muri y fu enterrado enel Hospital General de Madrid, donde sus Obrego-nes estaban trabajando. En 1606, el sucesor, el Her-mano Gabriel de Fontanet, con el Hermano Guiller-mo de Rigosa, fu a Roma para pedir al Papa la apro-bacin de la extension de su jurisdiccin no solamentesobre la ciudad de Madrid sino sobre la de Espaa en-tera.

    Hicieron el viaje a pi. Habiendo pasadoValencia, cer-ca de la frontera con Catalua, en el cruce de la sierrade Valdancha entre Traiguera y Castelln, los dos Her-manos perdieron su camino y una terrible tormentavino sobre ellos durante la noche. Cuando rezaban pa-ra encontrar un lugar seguro donde morir, ya que am-bos teman que la furia de la tormenta podra causarsu muerte, vieron una luz brillante en lo alto de la cor-dillera. Decidieron subir hacia la luz. Al hacerlo, no

    slo vean una hermosa luz dentro de una cueva, sinotambien un santuario a la Madre de Dios con bellasflores fragantes y raras que all crecan. Al entrar en lacueva, descubrieron una estatua de una Virgen Marasonriente, el Nio Jess en el brazo izquierdo, un ce-tro en su mano derecha y una corona maravillosa ensu cabeza.La estatua era ms bien pequea, de slo 53 cm de al-to, con el Nio Jess de 11 cm de altura. Ambos tenanel pelo castao, los ojos negros, la piel encarnada.La estatua era de madera de ciprs.No slo haba algo milagroso en este descubrimiento,

    Cuadro que muestra los dos hermanos Gabriel de Fontanety Guillermo de Rigosa durante la entrega de la estatua milagrosa encontrada en unacueva en Espaa aPablo Vque se adelanta para poner su cruz pectoral alrededor del cuello de la estatua. Despus de arrodillarse ante ella, la abra-z y la bes, le di el nombre deNuestra Seora de Buen Suceso y orden que su devocin fuera promovida.

  • 7/29/2019 413 sp.pdf

    12/36

    12 Chiesa viva *** Febrero 2009

    sino que el asombro de los doshermanos es que no podran ima-ginar quin podra esculpir unaobra de arte de tal belleza y per-feccin!Colocaron la estatua en una canas-ta y continuaron su viaje a Roma.El Papa Pablo V recibi a los dos

    Hermanos y escuch la historiadel descubrimiento de la Estatua.Comprendiendo la naturaleza sobrenatural del caso,se arrodill, puso su cruz pectoral alrededor del cuellode la estatua, la abraz y la bes y, exclam: Mira,sonre! Por qu est sonriendo?Qu buen xito ha logrado con este viaje!No hay duda que Nuestra Seora ha decidido prote-gerlo a usted y apoyarle en su trabajo. As que no soyyo quien vaya en contra Suya. Que sus deseos tenganun Buen Suceso!.

    Vista de la iglesia del Buen Suceso, construda en Madrid, en 1868,por orden de la Reina Isabel IIde Espaa en la Via de la Princesa,Enfrente del Hospital Central del Aire (Hospital Militar).

    La estatua Sagrada de la Virgen del Buen Suceso, encontrada por losdos HermanosObregones en una cueva alrededor de Traiguera, y, enla actualidad, ubicada en laIglesia del Buen Suceso en Madrid.

    Despues, el Papa Pablo V bendijo la estatua, le con-cedi muchas indulgencias, le di el nombre de

    Nuestra Seora del Buen Suceso y orden que sudevocin fuera promovida.En memoria de la cruz pectoral que Pablo V haba co-locado en Nuestra Seora del Buen Suceso, autoriz aque los hermanos, de la Orden, utilizaran una cruz detela en su tnica de color negro.Al final, Pablo V decret que la Congregacin: Reli-giosos de los Mnimos para la asistencia de enfer-mos fuera establecida como una Orden Religiosa.En su viaje de regreso, los dos hermanos, llegaron aValencia, que estaba en las garras de la peste. Descu-brieron que nueve de sus doce hermanos murieronpor contagio. Continuaron su camino a Madrid y pu-

    sieron la Estatua Sagrada en el altar de la iglesia delHospital General, hasta que, el encargado del Hospi-tal Real de la Corte, en la Puerta del Solen Madrid,sustituyera la estatua de la enfermera.Este hospital, fundado por el Rey Fernando e Isabelde Castilla para la asistencia y cuidado de soldadosinfectados , fu ampliado por el Emperador Carlos Ven 1529. El Rey Felipe II personalmente traz el plande de su pequea iglesia, y el Hospital y la iglesia fue-ron declarados Patronato Real.El 6 de Junio de 1611, el Rey Felipe II hizo la dedica-cin de la nueva iglesia y, en la presencia de la Reina y

  • 7/29/2019 413 sp.pdf

    13/36

    Chiesa viva *** Febrero 2009 13

    Durante el da de la fiesta anual en honor de Nuestra Seora delBuen Suceso, que se celebra el ltimo Domingo de Octubre, es una cos-tumbre hacer ofrendas florales ante la estatua Sagrada de la Virgen delBuen Suceso.

    Vista de la estatua Sagrada de la Virgen del Buen Suceso, situada en-cima del altar lateral de la Iglesia del Buen Suceso en el HospitalCentral del Aire (Hospital Militar) de Madrid.

    toda la Corte, puso la Estatua de Nuestra Seora delBuen Suceso en la iglesia, encima de la tercera capilla.

    El 19 de septiembre de 1641, en una solemne ceremo-nia, la Estatua Sagrada, que di su nombre al Hospitalde la Corte y su iglesia, fu colocada sobre el altarprincipal.La iglesia recibi privilegios considerables: fu hechauna parroquia, segn el Patriarca de las Indias, comola Capilla Mayor de los Reyes y del Vicario General delos ejrcitos y de las Fuerzas Armadas.La estatua se qued, en esta iglesia de la Puerta delSol de Madrid, durante unos doscientos aos.Se traslad durante los horrores, las matanzas y ladestruccin de la Guerra de Sucesin espaola, cuan-do los ejrcitos extranjeros invadieron Espaa y, en el

    patio del Hospital, fueron fusilados muchos hroes deMadrid.A raz de las ruinas causadas por la guerra, la estatuaSagrada fu colocada en un nicho de la iglesia delBuen Suceso, hasta que fu trasladada en 1832, en pri-mer lugar, a la Real Colegio de Nuestra Seora deLoreto, y a continuacin, en la Capilla del Palacio Re-al.El rea del Hospital de la Corte y de su iglesia fuasignado para otros usos, y as, en los ltimos aos, enesos lugares, nuevos y magnficos edificios se habanlevantado.

    Haba un proyecto para reconstruirla iglesia del Hospital del Buen Su-ceso en una zona denominada Pra-do, enfrente del Jardn Botnico,pero la idea fu abandonada.Fu la Reina Isabel II, quien insis-ti en que la idea de la reconstruc-cin de la iglesia dedicada al Buen

    Suceso no fuera abandonada, asque fu erigida en el barrio de Po-zas, en 1868, frente al Hospital Central del Aire (elHospital Militar), aunque no tan grande y magnficacomo estaba previsto en el proyecto original de la re-construccin.El Rey Felipe III coloc all la Estatua Sagrada con unprivilegio sin precedente en Espaa y en el mundo:era la nica iglesia en el mundo donde la Misa se ce-lebraba desde las 5 de la maana hasta las 2 de latarde. Ni siquiera en Roma haba una iglesia con talprivilegio!

  • 7/29/2019 413 sp.pdf

    14/36

    14 Chiesa viva *** Febrero 2009

    por las que Satans reinar en lassectas masnicas,

    y daar principalmente a la infancia, a fin de mante-

    ner con esto la corrupcin general. Ay de los niosde este tiempo!

    Difcilmente recibirn el Sacramento del Bautismo yel Sacramento de la Confirmacin.

    El Sacramento de la Confesin lo recibirn slo losque permanecen en escuelas catlicas, que el diablose empear por destruir valindose de personas au-torizadas.

    Lo mismo sucedercon el Sacramento dela Sagrada Comunin.

    Mas, ay, cunto sientoal manifestarte que ha-br muchos y enormessacrilegios pblicos ytambin ocultas, pro-fanaciones de la Sa-grada Eucarista!Muchas veces, en esapoca, los enemigosde Jesucristo, instiga-dos por el demonio,robarn en las ciuda-des las Hostias Consa-

    gradas, con el nicofin de profanar las Es-pecies Eucarsticas!Mi Hijo Santsimo se-r arrojado al suelo ypisoteado por pies in-mundos. ()Mas en ese tiempo yate conocern a t, y sa-brn los favores que tehe dispensado. Cun-to amo a los felices mo-radores de este recinto

    sagrado! Junto con es-te conocimiento ven-dr tambin el amor yel culto a mi SagradaImagen que te ordenohoy terminantemente:manda a que se hagatal cual me ves y col-

    cala sobre la Sede Abacial para que desde all yo go-bierne y dirija a mis hijas y sostenga ste mi Monaste-rio, pues, Satans, valindose de buenos y malos,emprender dura batalla para destruirlo. (...)

    44aa AparicinAparicinde Nuestra Seorade Nuestra Seora

    El 21 de enero de 1610, la MadreMariana estaba rezando cuando,de repente, el coro fu inundado

    con esplendor celestial. En mediode este brillo refulgente, vi la lle-gada de los tres arcngeles, San Gabriel, San Miguely San Rafael, que haba precedido a la aparicin dela Virgen para iluminar la inteligencia, para fortalecerel corazn dbil y curar la ceguera de la Madre Ma-riana. Despus de que los mensajeros celestiales par-tieran, la Madre Mariana qued postrada a tierra has-ta las 2 de la maana, cuando la Reina Celestial, lle-vando en sus brazos al Divino Nio, se present y sedirigi a ella con estaspalabras:

    Levntate de la tie-rra en que yaces, hijapredilecta de mi Co-razn maternal y Es-posa amada de mi Di-vino Hijo. Tu humildeentendimiento teatrajo a mi Coraznas como el orgulloque reina en esta po-bre Colonia me apar-ta de elIa; pero comotengo en este Monas-

    terio hijas fieles yamorosas, y entreellas t, mi predilecta,vengo a confiarte co-mo siempre mis se-cretos.

    Despus de hablar conella acerca de las reli-giosas infieles, que vi-viran en el Conventodurante todo el cursode los siglos, de su ti-

    bieza inveterada y sor-dera a cualquier gra-cia, inspiracin, conse-

    jo caritativo y adver-tencia de los castigos alos que incurriran,Nuestra Seora le dijo:Porque te hago saberque, al final del siglo XIX hasta un poco ms de lamitad del siglo XX, en la hoy Colonia y entonces Re-pblica del Ecuador, se levantarn las pasiones yhabr una total corrupcin de costumbres

  • 7/29/2019 413 sp.pdf

    15/36

    Chiesa viva *** Febrero 2009 15

    Por este tempo, el Sacramento de la Extremauncinser poco considerado, porque faltar en esta pobrePatria el espiritu cristiano. Muchas personas morirnsin recibirlo, sea por descuido de las familias, sea porun mal entendido afecto para con sus enfermos; otros,tambien, por contrariar el espritu de la Iglesia Catli-ca empujados por el maldito demonio, privando deesta manera, a las almas, de innumerables Gracias,

    consuelos y fuerzas para dar el gran salto del tiempo ala Eternidad. Con todo, algunas personas morirn sinrecibirlo, por justos y secretos castigos de Dios.

    En cuanto al Sacramento del Matrimonio, que simbo-liza la unin de Cristo con su Iglesia, ser atacado yprofanado en toda la extensin de la palabra.

    La Masonera, que entonces reina-r, impondr leyes inicuas con elobjeto de extinguir ese Sacramento,

    facilitando a todos a vivir mal, propagndose la gene-racin de hijos mal nacidos, por no tener la Bendicinde la Iglesia. Ir decayendo rpidamente el espritucristiano, se apagar la Luz preciosa de la Fe, hasta lle-

    gar a una casi total y general co-rrupcin de costumbres. Aumenta-dos, as, los efectos de la educacinlaica, disminuirn las vocacionessacerdotales y religiosas.

    l Sacramento del Orden Sacerdo-tal ser ridiculizado, oprimido y

    despreciado, porque en este Sacra-mento se oprime y denigra a laIglesia de Dios y a Dios mismo, ya que El es represen-tado en sus Sacerdotes. El demonio procurar perse-guir a los Ministros del Seor por todos modos y tra-bajar con cruel y sutil astucia para desviarlos del es-pritu de su vocacin y corromper a muchos de

    ellos. Estos sacerdotes depravados que escandaliza-rn al pueblo Cristiano harn recaer sobre todos losSacerdotes el odio de los malos Catlicos y de losenemigos de la Iglesia Catlica, Apostlica, Romana.Este aparente triunfo de Satans atraer sufrimientosenormes a los Buenos Pastores de la Iglesia y a la ex-celente mayora de los buenos Sacerdotes y al PastorSupremo y Vicario de Cristo en la tierra, que, prisio-nero en el Vaticano, derramar secretas y amargas l-grimas en Presencia de su Dios y Seor, pidiendo luz,santidad y perfeccin para todo el Clero del Univer-so, del cual es Rey y Padre.

  • 7/29/2019 413 sp.pdf

    16/36

    16 Chiesa viva *** Febrero 2009

    remediada inmediatamente por la prctica diaria deestas virtudes. Esto se aplica a cada una de mis hijasque habitaren estos benditos Claustros en el decursode los tiempos. ().Ahora es preciso que, dcil a mis exhortaciones, man-des a ejecutar con presteza mi Santa Imagen, tal cualme ves, y te apresures a colocarla en el lugar que teindique. () Nada de esto te preocupe, hija querida.

    La perfeccin de la obra corre por mi cuenta. Ga-briel, Miguel y Rafael, con toda la Corte Celestial to-marn a su cargo secretamente la fabricacin de miImagen. T debers llamar a Francisco del Castillo,que entiende de arte, para darle una sucinta descrip-cin de mis facciones, exactamente como me viste hoyy siempre, pues con esta finalidad me aparec tantasveces a t.

    Madre Mariana, con la ayuda de la Virgen Mara, mi-di otra vez, con el cinturn, la altura de Nuestra Se-ora del Buen Suceso.

    Adems, en esos infelices tiemposhabr un lujo desenfrenado, que porser lazo de pecado para los dems,conquistar innumerables almas fr-volas, las que se perdern. Casi nose encontrar inocencia en los ni-os, ni pudor en las mujeres, y,

    en esa suprema necesidad de laIglesia, se callar aquel a quien letoca hablar a tiempo.

    Todo esto vers desde el Cielo, hija querida, donde yano podrs sufrir; pero sufrirn tus hijas y sucesoras,

    esas almas queridas, por t ya conocidas, que aplaca-rn la Ira Divina, recurriendo a m bajo la invoca-cin de Nuestra Seora del Buen Suceso, cuya Ima-gen pido y mando que hagas ejecutar para consueloy sustento de mi Monasterio y de los fieles de esetiempo, poca en que habr gran devocin a m, quesoy la Reina de la Iglesia bajo varias invocaciones.Esta devocin ser el pararrayo colocado entre la Jus-ticia Divina y el mundo prevaricador, para impedirque se descargue sobre esta tierra culpable el formida-ble castigo que merece.Hoy mismo, cuando amanezca, irs a hablar con elObispo y le dirs que te he pedido que mandes escul-

    pir mi Imagen para ser colocada a la cabeza de mi Co-munidad, a fin de que yo tome posesin completa deaquello, que por tantos ttulos, me pertenece.Y como prueba de la veracidad de lo que dirs, morirl, dentro de dos aos y dos meses, debiendo desdeentonces prepararse para el da de la Eternidad, por-que su muerte ser violenta.l deber consagrar mi Imagen con el Sagrado leo yle pondr el nombre de Mara del Buen Suceso de laPurificacin o Candelaria. En esta ocasin solemne,l mismo colocar en la mano derecha de mi Imagen,junto con el bculo, las llaves de la clausura, comoprueba de que me entrega el gobierno de las Esposas

    de mi Hijo Santsimo, transfiriendo todos sus cuida-dos a mi maternal y amorosa proteccin.Entonces, en ese momento yo tomar posesin com-pleta de sta mi casa y me obligar a guardarla ilesa ylibre de todo atropello hasta el fin de los tiempos, exi-giendo de mis hijas contnuo espritu de caridad y sa-crificio.Con esto se sostendr la casa y Comunidad de ellas yma, juntamente con una humildad, obediencia, pa-ciencia, silencioso recogimiento y oracin cont-nua Prometo que las amaremos mucho ms, y nohabr necesidad, acompaada de peticin, que no sea

  • 7/29/2019 413 sp.pdf

    17/36

    Chiesa viva *** Febrero 2009 17

    55aa AparicinAparicinde Nuestra Seorade Nuestra Seora

    El 2 de febrero de 1610, a las 1:30 de la maana, la Ma-dre Mariana estaba rezando cerca de la parrilla en elcoro alto, meditando en la humildad de Mara Santsi-

    ma, en el sublime misterio de la Purificacin, cuandodecidi terminar su oracin y retirarse; de repente sin-ti una alegra mezclada con miedo, y de inmediatovise en la presencia de Nuestra Seora del Buen Su-ceso, que la miraba con severidad amable, sin deciruna sola palabra.A los temores de la Madre Mariana, Nuestra Seoradijo: Criatura tarda y dura de corazn () con la he-chura de mi Imagen no favorezco slo a t y a miConvento sino tambin al pueblo, al pueblo en ge-neral, a travs de los siglos; y como este Convento esuna fortaleza, traer la salvacin a muchas almas, sa-

    cndolas del abismo del pecado enque se encuentran. Dios ser glori-ficado en ellas. Cuntas conversio-nes habr!Y quieres hacerte responsable detantas almas, hacindote sorda a mivoz y a mi orden?.

    Bella Seora - respondi MadreMariana - muy justa es vuestra re-primenda y la recibo humildementeante Dios. () mas permtame decirle mis temores, ypedir una Gracia a vos que como Madre no me la ha-bis de negar.El temor que os presento es que, como las personas deesta tierra son tan inclinadas a la idolatra aprovecha-rn esa ocasin para entregarse a aquella practica. LaGracia que os pido es que ocultis mi nombre, comoSoberana y Seora que sois, a fin de que, vos Bella Se-ora seis glorificada, y yo siempre oculta. Dadmeotra vez vuestra medida para que yo acierte al menos

    vuestra altura, ya que sera imposible manifestarvuestras facciones, aunque vuestra Santa Imagen fue-se esculpida por almas anglicas.

    Respondi la Reina de los Cielos:Hija querida de mi corazn, me agrada tu humildad,est ya perdonada tu falta contra la obediencia. Ve,cuanto antes, a hablar con el Obispo y dle de mi partelo que te orden y habl la vez pasada. Apresrate amandar a esculpir mi Imagen porque el tiempo vue-la y slo dispone de dos aos de vida el actual Obis-po gobernante, escogido para consagrar mi Imagencon los santos leos y colocarla en el lugar indicado.

    Dle, adems, que en su ltima agona estaremos Yo yt a su cabecera para ayudarlo en aquel trance. Si l tepregunta, cmo tu te encuentras all?, Le dirs quepara Dios y su Santsima Madre nada es imposibleporque son regalos a sus criaturas.Con relacin a tu nombre, me complazco en el pedido,har como pediste. Dle de mi parte al Obispo que esVoluntad de mi Hijo Santsimo, y ma, que tu nombrese oculte a toda persona, tanto dentro como fuera delClaustro, porque en el tiempo actual conviene que na-die se d cuenta de cmo y de dnde vino la idea dehacer la Imagen, porque este conocimiento est reser-vado al pblico en general para el siglo XX.

    En aquella poca la Iglesia se en-contrar combatida por las hordasde la secta masnica y la pobre pa-tria ecuatoriana, agonizante por lacorrupcin de las costumbres, el

    Madre Mariana, en su vida mstica, tuvo 40 apariciones de NuestraSeora del Buen Suceso. Por haber aceptado ser inmolada para aplacarla justicia Divina por las herejas, impiedades e impurezas que se come-teran en el siglo XX, tuvo un parecido especial con la figura deSan Padre Po.

  • 7/29/2019 413 sp.pdf

    18/36

    18 Chiesa viva *** Febrero 2009

    a la Madre Mariana, diciendo: Amada Esposa ma,aqu tienes la tan deseada medida de mi Madre Sant-sima. Conserva con veneracin este cordn. Quieroque en todos los siglos se midan con este cordn todaslas hijas que estarn aqu. sta es la medida. Sabes dequ modo deseo que se midan? Medir su humildad,su silencio, su caridad, su paciencia, y su amor a My a mi Santsima Madre, en cuyo espejo deben todas

    mirarse, y como Cristianas y, mejor an como reli-giosas quiero que tengan Mi espritu en todos los ac-tos de su vida. Mi espritu es de paciencia, manse-dumbre, abnegacin y de entrega total a la VoluntadDivina, sirvindome a M con aplicacin y desinte-rs, dejando, an, su felicidad eterna entregada a laVoluntad amorosa de mi Corazn Divino (...).

    ***

    Al da siguiente, la Madre Mariana comenz a mo-verse inmediatamente para que la estatua de NuestraSeora del Buen Suceso fuese una realidad. Habl

    con su director espiritual, fray Juan de la Madre deDios, y luego con el Obispo de Quito, que se compro-

    lujo desenfrenado, laprensa impa, la edu-cacin laica, campea-rn los vicios de la im-pureza, la blasfemia y

    el sacrilegio en aqueltiempo de depravadadesolacin y callando quien debahablar.

    Mas, sabe, querida hija ma, que cuando en el sigloXX se publique tu nombre, muchos no lo creern yexigirn lo que Dios no quiere. Mis hijas, y tuyas, deese tiempo con tal sufrimiento darn a mi Hijo y a m

    un concierto melodioso de humilde y silencioso pade-cer. El Esposo Divino y Yo, su Madre Amorosa, y tdesde el Cielo las acompaaremos y guiaremos por elrecto camino que conduce al Paraso, lo que ms heri-r a esas queridas hijas es la duda de sus pro-pias Hermanas, que aumentarn sus padeci-mientos y tambien sus merecimientos.La creencia sincera y humilde de la verdadde mis apariciones a t, mi hija predilecta, es-t reservada para las almas dciles, lasinspiraciones de la Gracia, humildes y fervo-rosas, porque Nuestro Padre Celestial comu-nica sus secretos a los de corazn sencillo y

    no a aquellos corazones inflados de soberbia,presumidos de lo que poseen o enfatuadoscon la vana ciencia.No te preocupes de las facciones de mi Ima-gen, porque sern como Yo quiero para losaltos fines que est destinada.Dme ahora la extremidad del cordn que tra-es a tu cintura, smbolo de pureza de la Esposadel Divino Jess, para aplicarla Yo mismo enmi frente; t, con la otra extremidad, tocars lapunta de mi pi derecho y tendrs la medidade mi altura marcada en el cngulo o cordn.En ese instante la humilde Religiosa, llena de

    confianza y amorosa gratitud a la Virgen San-tsima, tir del cordn que traa a la cintura yofreci una de las extremidades a su SantsimaMadre, mientras pona la otra extremidad enla punta del pi de Nuestra Seora. El cordnse estir como si fuese elstico hasta alcanzarla altura de la Reina del Cielo y de la Tierra.Cuando levant los ojos para contemplar lafrente de su Madre, vi al Divino Nio, depi, sosteniendo la extremidad del cordn quetocaba la frente de su Divina Madre (). Ex-tendiendo su gentil manito, entreg el cordn

  • 7/29/2019 413 sp.pdf

    19/36

    Chiesa viva *** Febrero 2009 19

    meti a hacer las llaves del Convento, mientras que lacorona fu ofrecida por el Captulo de la Catedral.El escultor Francisco del Castillo llam al Conventodos das ms tarde, considerndose afortunado porhacer el trabajo, y acept el compromiso. Sali inme-diatamente de Quito para buscar una madera especialpara la estatua. A finales de agosto, volvi al conventoy comenz su trabajo el 15 de septiembre. A medida

    que esculpa la estatua sagrada, el escultor pareca unhombre transformado, y a menudo lo encontrabantrabajando con lgrimas en los ojos. El Obispo visitabala obra de vez en cuando y siempre se iba de all muyconmovido.

    A finales de septiembre, la Madre Mariana llam a laMarquesa de Mara Yolanda, quien asumi la tareade tener el Bculo de oro fabricado en Espaa por sufamilia. Conocida, entonces, la medida de la altura deNuestra Seora del Buen Suceso con el cordn de laAbadesa, la marquesa pidi el favor de verlo. Al reci-birlo en sus manos, y al acabar de devolverlo, su bra-

    zo izquierdo, inerte durante das, como consecuenciade una grave cada, fu repentinamente curado.

    La EstatuaLa Estatuacompletada porcompletada porlos ngeleslos ngeles

    El 16 de enero, muy por la maana,como de costumbre, se levantaronlas fervorosas Religiosas para rezarel Oficio Parvo, llenas de santasemociones; al aproximarse al Coro comenzaron a es-cuchar melodiosas armonas. Presurosas entraron alCoro, y Oh prodigio! el Coro se encontraba baadopor una Luz celestial, resonaban voces de ngeles,que al son de una msica celestial entonaban con sua-ve y arrebatadora armona la Salve Sancta Parens.La Santa Imagen estaba concluda por los ngeles!De su rostro partan rayos de vivsima luz, que se di-fundan por todo el Coro y la Iglesia, volvindose po-co a poco ms suaves para que las Religiosas pudiesenacercarse y contemplar muy de cerca la prodigiosaobra de Dios, a favor de su Convento y del pueblo engeneral, a travs de la conclusin anglica de la Santay Venerada Imagen.Aureolada por esa luz vivsima, la fisonoma de la SantaImagen no era severa, sino majestuosa, serena, dulce, ama-ble y atrayente, como convidando a sus hijas a que se acer-caran con confianza a su Madre venida del Cielo, a darle elfilial abrazo de agradecimiento y bienvenida.El Divino Nio era un primor. Su semblante expresa-ba amor y ternura para con las Esposas tan favoreci-das de su Corazn y tan amadas de su Madre. En esafeliz maana, llenas de amor reconocido por su Dios ysu Santsima Madre, recitaban con redoblado fervor elOficio Parvo.

    A la hora concertada, y despus de haber comulgado,el seor Francisco del Castillo lleg al Convento paradar el ltimo toque a su gran obra, habindose prove-do de las mejores y ms finas tintas que encontr paraaquel fin.La Madre Mariana de Jess y las Fundadoras juzgaronconveniente hacer entrar al escultor, a fin de certificar-se de lo sucedido. Sin decirIe nada le metieron en laclausura. Llegando al Coro, se sorprendi de tantamaravilla y exclam emocionado:

    Madres!, qu veo? Esta primorosa Imagen no esobra ma! No s lo que siente mi corazn, mas estaobra es anglica! Pues un trabajo de este gnero no sepuede producir en la tierra con mano de frgil barro.Oh, no! Ningn escultor, por hbil que sea, podr ja-ms imitar tanta perfeccin y tan extraordinaria belle-za.Y cay a los pies de la Santa Imagen, desahogando sucorazn, inundado en lgrimas que brotaban de susojos. Se levant enseguida, pidi papel y tinta parahacer un testimonio escrito, jurando no ser aquellaBendita Imagen su obra, sino de los ngeles, porque

  • 7/29/2019 413 sp.pdf

    20/36

    20 Chiesa viva *** Febrero 2009

    homenaje, como a su Reina y Seora. La SantsimaTrinidad pona todas sus complacencias en tan her-mosa y Santa Criatura, sin mancha de pecado origi-nal.A un gesto de la Santsima Trinidad, los Arcngeles,Miguel, Gabriel y Rafael, se colocaron delante del Tro-no de la Divina Majestad, preparados y listos para al-guna sublime embajada. Yo no entend lo que les fu

    ordenado, pero v que, inclinndose en una profundareverencia, se dirigieron al Trono de la Reina de losCielos.San Miguel, saludn-dola sumiso, le dice:Mara Santsima, Hi-ja de Dios Padre; SanGabriel dice: MaraSantsima, Madre deDios Hijo; y San Ra-fael dice: Mara San-tsima, Esposa Pursi-ma del Espritu

    Santo. Y convidandoa la milicia celestialcantaron todos juntos:Mara Santsima,Templo y Sagrario dela Santsima Trini-dad.En un instante, ms r-pido que un rayo, esta-ba la Augusta Trinidaden el Coro, donde seencontraba la Imagenpor acabar, y la

    iluminaron con res-plandores paradisa-cos. En esto aparecimi Serfico Padre, tanbello, de sus llagas sa-lan rayos celestiales,que, sin herir la vista,llegaban al corazn ylo transportaban a lasregiones del Cielo.Acompaado por lostres Arcngeles, SanMiguel, San Gabriel y

    San Rafael, seguidosde la Milicia Celestial,se aproximaron a laImagen semi-conclu-

    da del seor Francisco del Castillo, y en un instantela rehicieron.No tuve luz para percibir cmo se oper esa transfor-macin instantnea, pero fu tan linda como la viVuestra Excelencia. Enseguida mi Serfico Padre tirdel cordn blanco que traa a su cintura y ci con lla cintura de la Santa Imagen, diciendo con amor y re-verencia:

    se encontraba acabada de otra ma-nera que aquella dejada en el CoroSuperior de este Monasterio de laInmaculada Concepcin, seis dasantes.

    El Obispo, informado de este mila-gro, fu inmediatamente al Con-

    vento para ver personalmente lamaravillosa conclusin de la esta-tua, y despus de cono-cer este suceso mila-groso, invit a la Ma-dre Mariana al confe-sionario, para saber deella lo que verdadera-mente ocurri.Excelentsimo Seor yPadre mo respondiMadre Mariana en laoracin de la Comuni-

    dad de la tarde del da15 , me previno DiosNuestro Seor que enla madrugada del 16yo presenciara susMisericordias a favorde nuestro Convento ydel pueblo en general,me pidi que me pre-parase a recibir estasGracias con la peniten-cia y la oracin noctur-na.

    As lo hice. y cuando amedia noche, termina-do el ejercicio de Via-Sacra, entr en el Coro,habindome puesto enoracin como de cos-tumbre, v que el Coroy la Iglesia se ilumina-ron con Luces celes-tiales. Mi espritu seperdi en la inmensi-dad de Dios y el Amordivino creci de repen-

    te en mi pequeo cora-zn. Enseguida seabri el Sagrario y vque en la Santa Hostiaestaban el Padre, el Hijo y el Espritu Santo. V cmose efectu el sublime Misterio de la Encarnacin delVerbo Divino en el seno pursimo de Mara Santsi-ma.Entonces, conoc el Amor infinito de las Tres DivinasPersonas a Mara Santsima, Seora Nuestra, presenteall, muy hermosa, bella y atrayente.Los nueve Coros Anglicos la aclamaban y le rendan

    Nuestra Seora del Buen Suceso en el nicho encima del altar. Ella espublicamente venerada durante la Novena del 24 de Enero al 2 de Febrero.

  • 7/29/2019 413 sp.pdf

    21/36

    Chiesa viva *** Febrero 2009 21

    Al final de la Misa, bajaron la Esta-tua del altar mayor colocndola alaltar principal, con la Corona, el B-culo, el broche, un vestido preciosoy dos fajas de un largo cinturn deseda, con un manto de seda doradaentretejido con hilos de plata.Adems haba tamben un lindo co-

    llar de finas perlas y tres anillos deoro, uno de ellos con una fina esme-ralda, otro con diamante y el tercero adornado con ru-

    bies en forma de peque-na corona real, todos he-chos con primor. Esos ob-

    jetos fueron puestos enuna conchita de oro, con-feccionada para ese fin,en la que estaba grabadala inscripcin: Soy deMara Santsima delBuen Suceso, ao 1611,

    dia 2 de febrero en le-tras esmaltadas con es-meraldas finas.La consagracin solem-ne, entonces, comenz.Acabada esta corta expli-cacin el Obispo, se dioinicio a la solemne proce-sin con la cruz alta y ve-las encendidas en las ma-nos. All entr la proce-sin llegara al Cor y laSanta Imagen fue coloca-

    da en su nicho por ma-nos los Frailes.El Obispo entonado unasolemne Salve Regina,seguida de una preciosaLetania y tambin laSalve Sancta Parens.El Prelado, con reveren-cia y ternura, y derra-mando lgrimas, puso

    primero la corona en la cabeza de la Santa Imagen di-ciendo:Seora, os entrego la Iglesia.

    Despus el bculo en la mana derecha:Seora, os entrego el gobierno de este Convento yde mi grey en general.Coloc enseguida la llaves, en la misma mana del b-culo y dijo:Seora y Madre mia, os entrego mi alma, abridmelas puertas del Cielo, porque muy en breve voy a de-

    jar la vida presente. Cuida de este tabernculo y de es-ta clausura de vuestras hijas, con esmero y afn. De-findelas siempre y conserva en ell as el espritu reli-gioso que debe caracterizar alas Esposas de vuestroHijo Santsimo.

    Seora, entrego a vuestro maternal amor a mis hijos ehijas de las tres rdenes que fund, y que peregrinanen el mundo. Entrego hoy y para siempre ste mi Mo-nasterio edificado bajo mis cuidados. Tiempos nefastosde caresta y hambre espiritual vendrn sobre l, reti-rndose mis hijos por largo tiempo. Durante esa au-sencia desmayar la vida serfica de mis hijas que, enesa desgraciada poca, probarn estos Claustros. Ha-

    br bastardas - de verdad - mas no sern felices, sinoen apariencia, no estarn fundadas en la virtud,convirtindose en afilados instrumentos para labrar ypulir a mis verdaderas hi-

    jas. Para stas, mi bendi-cin y vuestro amparo,para las otras, justiciahasta el fin.Colocado el cordn en laSanta Imagen, mi Serfi-co Padre se retir.Entre tanto, la Imagen es-taba totalmente ilumina-

    da, como si estuviese enmedio del sol. La Santsi-ma Trinidad miraba com-placida. Los ngeles can-taban el Salve SanctaParens.La Reina de los ngeles,en medio de estas alegr-as, se acerc a la Imageny penetr en ella, a ma-nera de rayos de sol, queinciden en hermosos cris-tales. En aquel momento,

    la Santa Imagen adquirivida y cant con celestialarmoni el Magnificat.Esto aconteci a las tresde la maana.en el Coro,donde se encontraba laImagen por acabar, y lailuminaron con resplan-dores paradisacos.

    Solemne consagracinSolemne consagracin

    de la Estatuade la EstatuaEn preparacin para la uncin de la estatua, el Obispoorden que las Hermanas rezaran una Novena, y ben-dijo la estatua milagrosa con el nombre de Mara delbuen Suceso de la Purificacin, o Candelaria.El 2 de Febrero de 1611, en la iglesia del Convento, elpadre Jun de la Madre de Dios celebr la Misa enpresencia del Obispo, todas las Hermanas Concepcio-nistas, el Captulo de la Catedral, y un gran pblico detodas las clases sociales que llenaba rebosando la igle-sia.

    Nuestra Seora del Buen Suceso en el nicho sobre el altar. Ella es ven-erada pblicamente durante la Novena del 24 de Enero al 2 de febrero.

  • 7/29/2019 413 sp.pdf

    22/36

    22 Chiesa viva *** Febrero 2009

    (...) Madre Mariana de Jess volvi en s en los brazosde las Hermanas que la lloraban, pensndola muerta,pues ya eran las cinco de la tarde y no daba seales devida, desde las nueve de la maana.Su aspecto era cadavrico, pero no causaba miedo,quiso hablar, levantarse, caminar, pero no lo consiguipor ms esfuerzos que hiciese porque su cuerpo se ca-a slo... En ese desfallecimiento, volvi a perder los

    sentidos y

    vi esta vez la no correspondenciade los Ministros del Altar a su San-ta Vocacin, y la manera indignacon que algunos se acercaban alSantsimo Sacrificio. Pes las cau-sas, y su alma se ahog en un pro-

    fundo dolor!..

    La Visin de laLa Visin de laFuria del DiabloFuria del Diablo

    Por esa poca, un da de CorpusChristi, jueves, 1623, fervorosa yhumilde rezaba Madre Mariana de

    Jess al pie del Sagrario, mientrasen la Iglesia Mayor se daba cultopblico a Jess Eucaristi. En eso,

    sali de sus sentidos y conoci, en visin, que aquellaregin sera muy favorecida con Gracias y Misericor-dias por el culto pblico y solemnsimo que, en los si-glos futuros, sera dado al Santsimo Sacramento.Vi la Procesin tan devota que se haca por las prin-cipales calles de la ciudad, con la participacin de lasComunidades religiosas, de las cuales muchos miem-bros llevaban en sus cuerpos instrumentos de peni-tencia. Vi la fe y la piedad de los fieles, y la compla-cencia con que Nuestro Seor Jesucristo paseaba porlas calles de la ciudad, en aquelIos felices y veniderostiempos.Mas, oh dolor!, tambin vi la furia que tena el dia-blo por todo eso y cmo se empeara por derribarpor tierra el slido edificio de la piedad catlica, fun-dada en la fe de los hijos de Dios, valindose paraconseguir tal intento de los propios hijos de esta pa-tria, que fueran perdiendo los sentimientos de fe, le-gados por sus mayores. Ellos mismos trabajarn pa-ra oprimir a la Iglesia en sus congresos, impidiendoel culto pblico,

    por haberse pasado ya al bando deSatans, inscribindose en las lo-gias Masnicas.

    Vi que esa generacin del pas, sin fe, constitudapor los hijos ingratos de la Iglesia Catlica, los que laoprimiran sin piedad, dando fin a las piadosasprocesiones que atraan las bendiciones de Dios. Y,que ese tiempo sera de llanto y dolor para todos loshijos fieles de la Iglesia, que numricamente seran

    pocos, con sus Prelados y Pastores.

    Y se le mostr la via de la Iglesiaflorida y hermosa, en la cual en-trando el jabal pestfero y horriblede la masonera, la dejara arrasaday en completa ruina.

  • 7/29/2019 413 sp.pdf

    23/36

    Chiesa viva *** Febrero 2009 23

    66aa AparicinAparicinde Nuestra Seorade Nuestra Seora

    A las tres de la maana del 2 de febrero de 1634, conlos ojos fijos en el Sagrario madre Mariana oraba di-cindole al Seor todo el amor que senta por l.

    Despus de estas oraciones, vi que la lamparita quearda delante de Jess Sacramentado se apag, que-dando el Altar Mayor enteramente a oscuras. Luego,de repente, ella vi una Luz Celestial iluminar toda laiglesia y apareci la Reina de los Cielos, que, encen-diendo la lamparita se acerc a ella, presentn-dose a s misma como Mara del Buen Su-ceso y explicando el significado de laextincin de la luz de la lmparadel santuario con estas palabras:

    El primer motivo por el quese apag la lamparita es

    que al final del siglo XIX, yhacia buena parte del XX,varias herejas se propa-garn en estas tierras,entonces ya constitu-da Repblica libre, yreinando ellas se apa-gar la luz preciosade la F, por la totalcorrupcin de lascostumbres. En eseperodo habr gran-des calamidades fsi-

    cas y morales, pbli-cas y privadas.El pequeo nmerode almas que conser-var oculto el tesorode la F y de las virtu-des, sufrir un cruel, in-decible y prolongadomartirio. Muchas de ellasdescendern a la tumba,por la violencia del sufri-miento y sern contadas comomrtires que se sacrificaron por

    la Iglesia y la Patria.Para la liberacin de la esclavitud deestas herejas, necesitarn de una granfuerza de voluntad, constancia, valor y muchaconfianza en Dios, aquellos a quienes destinar parala restauracin del Amor Misericordioso de mi HijoSantsimo.

    Para poner a prueba esta f y con-fianza de los justos, habr ocasio-nes en que todo parecer perdido yparalizado. Ser, entonces, el felizprincipio de la restauracin com-pleta.

    El segundo motivo por el que se

    apag la lamparita es que sta miComunidad, estando con reducidonmero de personas, ser sumergida en un mar de in-sondables e indecibles amarguras, y parecer ahogar-se en estas diversas aguas de tribulaciones.

    Cuntas vocaciones autnticas perecern porfalta de discrecin, tino y prudencia de

    parte de las Maestras de Novicias, enformarlas! Ellas, que deberan ser

    almas de oracin y conocedorasde las diversas vas del espri-

    tu. Mas, ay de aquellas al-mas que volvern a la Babi-

    lonia del mundo, despusde haber estado en elpuerto seguro de esteBendito Monasterio!En estos aciagos tiem-pos, an en ste mihuerto cerrado entra-r la injusticia, la querevestida con el nom-bre de caridad falsa,har estragos en lasalmas. El demonio,envidioso, procurar

    sembrar la discordiavalindose de miem-bros podridos que re-vestidos con el apa-rente ropaje de las vir-

    tudes no sern sino se-pulcros blanqueados de

    quienes saliendo la pesti-lencia de la putrefaccin

    en unas causar la muertemortal, en otras la tibieza y

    languidez, y en mis fieles hijas,en mis almas ocultas, clavarn

    una espada de dos filos, la que lescausar un contnuo y lento martirio.Ellas llorarn en secreto, quejndose a su

    Dios y Seor, y esas lgrimas as vertidas sernpresentadas por sus ngeles de la Guarda a NuestroPadre Celestial, pidiendo que por amor al Divino Pri-sionero acorte tan aciagos tiempos.

    3 CiertamenteNuestra Seora se refera al Modernismo, el cual tu-vo una gran influencia al final del Siglo XIX y al principio del XX, y

    fu definido por Sn. Pio X como el sntesis de todas las herejas.

    El Progresismo, heredero del Modernismo, ha continuado y ha ex-tendido las herejas del Modernismo en toda la Iglesia Catlica, in-cluyendo El Ecuador.

  • 7/29/2019 413 sp.pdf

    24/36

    24 Chiesa viva *** Febrero 2009

    En esos aciagos tiempos, apenas se encontrar inocen-cia infantil, de esta manera se irn perdiendo las vo-caciones al Sacerdocio, ser una verdadera calami-dad.Las Comunidades Religiosas quedarn para sostenerla Iglesia y trabajar, con valeroso y desinteresado em-peo, en la Salvacin de las almas. En ese entoncesresplandecern en las Comunidades la observancia re-

    gular, habr Santos Ministros del Altar, almas ocul-tas bellas en quienes mi Hijo Santsimo y yo nos re-crearemos con las exquisitas flores y frutos de santi-dad heroca, a quienes la impiedad har cruda gue-rra llenndoles de vituperios, calumnias y vejacio-

    nes para impedirlesel cumplimiento desu Ministerio. Ellos,como firmsimas co-lumnas, permanece-rn inmvibles, ha-ciendo frente a todo,con ese espritu de

    humildad y sacrifi-cio del que sern re-vestidos en virtudde los infinitos m-ritos de mi HijoSantsimo , que losama como a las fi-bras ms delicadasde su Santsimo ytiernsimo Corazn.En el Clero secular,habr en esa pocamucho que desear,

    porque los Sacerdo-tes se descuidarnde su sagrado deber,perdiendo la brju-la divina se desvia-rn del camino tra-zado por Dios para

    el Ministerio Sacerdotal y se apegarn al dinero, encuya obtencin pondrn demasiado empeo.Entonces padecer esta Iglesia, la noche oscura de lafalta de un Prelado y Padre que vele con amor pater-no, con suavidad, fortaleza, tino y prudencia. Mu-chos de ellos perdern su espritu, poniendo en gran

    peligro sus almas.Ora con insistencia, clama sin cansarte y llora con l-grimas amargas en lo secreto de tu corazn, pidiendoa Nuestro Padre Celestial que por Amor al CoraznEucarstico de mi Santsimo Hijo, por la PreciossimaSangre vertida con tanta generosidad y por lasprofundas amarguras y dolores de su acerba Pasin yMuerte, l se compadezca de sus Ministros y pongatrmino, cuanto antes, a tiempos tan nefastos, en-viando a esta Iglesia el Prelado que deber restaurarel espritu de sus Sacerdotes. A este hijo mo muyquerido le amamos mi Hijo Santsimo y yo, con

    El tercer motivo por el que se apa-g la lamparita es, porque en esostiempos estar la atmsfera satu-rada del espritu de impureza,que a manera de un mar inmundocorrer por las calles, plazas y si-tios pblicos con una libertadasombrosa, de manera que casi no

    habr en el mundo almas vrgenes.La delicada flor de la virginidad, amanera de una flor tmida y amenazada de completadestruccin, lucir lejos refugindose en los Claustros.En ellos encontrar terreno adecuado para crecer, desa-rrollarse y vivir, sien-do su aroma el en-canto de mi HijoSantsimo y el para-rrayo que detenga laira Divina sin la cualnecesario fuera, parapurificar estas tie-

    rras, que llueva fue-go del Cielo.El envidioso y pest-fero demonio inten-tar, en su maliciosasoberbia, introducir-se en estos huertoscerrados de losClaustros religiosos,para hacer marchitaresta hermosa y deli-cada flor, mas yo lehar frente y des-

    truir su cabeza, po-nindola bajo mispies. Mas, ay dolor!Habr almas incau-tas que voluntaria-mente se entregarna sus garras, y otras,volvindose al mundo, sern instrumentos del dia-blo para perder almas.

    El cuarto motivo de apagarse la lamparita es que

    habindose apoderado la secta Ma-snica de todas las clases sociales,tendr tanta sutileza para introdu-cirse en los hogares domsticos,que, perdiendo a la niez, se glo-riar el demonio de alimentarsecon el exquisito manjar de los cora-zones de los nios.

  • 7/29/2019 413 sp.pdf

    25/36

    Chiesa viva *** Febrero 2009 25

    amor de predileccin, pus, lo dotaremos de una ca-pacidad rara, de humildad de corazn, de docilidad alas divinas inspiraciones, de fortaleza para defenderlos derechos de la Iglesia y de un corazn tierno ycompasivo, para que, cual otro Cristo, atienda al gran-de y al pequeo, sin despreciar a los ms des-afortunados y que les d luz y consuelo en sus dudasy amarguras. Y para que, con suavidad divina, gue

    las Almas Consagradas al servicio de Dios en losClaustros, sin hacerles pesado el Yugo del Seor, quedice: Mi yugo es suave y mi carga ligera.En su mano pondr la balanza del Santuario para quetodo se haga con peso y medida, y Dios sea glorifica-do. Para tener prontoeste Prelado y Padre,harn contrapeso latibieza de todas lasAlmas Consagradasa Dios en el estadoSacerdotal y Religio-so. Siendo esta misma

    la causa de apoderar-se de estas tierras elmaldito Satans,quien todo lo conse-guir por medio detanta gente extranjerasin f, que cual negranube oscurecer ellmpido cielo de la yaRepblica consagradaal Corazn Santsimode mi Divino Hijo.Con esa gente entra-

    rn todos los viciosque atraern, a suvez, toda suerte decastigos, como la pes-te, el hambre, dispu-tas internas y conotras naciones, y laapostasa , causa deperdicin de un con-siderable nmero dealmas, todas muyqueridas por Jesucris-to y por m.

    Para disipar esta nu-be negra, que impidea la Iglesia gozar delclaro da de libertad,habr una guerra for-midable y espantosaen la que correr san-gre de nacionales yextranjeros, de Sacerdotes seculares y regulares, ytambien de Religiosas. Esa noche ser muy horrorosa,porque humanamente, el mal parecer triunfar.Ser llegada, entonces, la hora en que yo de forma

    maravillosa destronar al sober-bio y maldito Satans, colocndo-lo debajo de mis pis y sepultn-dolo en el abismo infernal. As laIglesia y la Patria estarn por finlibres de su cruel tirana.

    El quinto motivo por el que se

    apag la lamparita es que al des-cuido de las persona que poseyen-do cuantiosas riquezas, vern con indiferencia a laIglesia oprimida, perseguida la virtud, triunfante lamaldad, sin emplear santamente sus riquezas en la

    destruccin del mal yla restauracin de laf, y por esa indife-rencia del pueblo endejar que poco a po-co se borre el Nom-bre de Dios, adhi-rindose al espritu

    del mal, entregndo-se con libertad a losvicios y pasiones.Ay, querida mia! Si tefuese dado vivir enesa temerosa poca,moriras de dolor alver realizado todo loque aqu te revelo. Tales el amor que mi Hi-

    jo Santsimo y yo te-nemos a estas tierras,heredad nuestra, que

    queremos desde aho-ra la aplicacin detus sacrificios oracio-nes para acortar eltiempo de duracinde tan terrible cats-trofe.Despus de esta ad-mirable visin mos-tr, pasando delantede sus ojos, a manerade una muda repre-sentacin, todos los

    males narrados porNuestra Seora. Tuvoconocimiento del sinnmero de almas quese condenaran porlas razones menciona-das.Al ver esto, Madre

    Mariana se desmay y se mantuvo al parecer, muertoall, en el coro un par de das. Pero la Madre Marianamilagrosamente se despert y vivi su ltimo ao devida.

  • 7/29/2019 413 sp.pdf

    26/36

    26 Chiesa viva *** Febrero 2009

    AparicinAparicinde Jesucristode Jesucristo

    El 2 de noviembre 1634 despusde recibir la Santa Comunin, Ma-dre Mariana tuvo una visin de Je-

    sucristo.Vi a Cristo, todo l hecho unapura llaga y sobre todo, su Corazn Santsimo llenode pequeas pero punzantes espinas que lo ator-mentaban con crueldad extraordinaria y con inexpli-cable ternura derramaba un diluvio de lgrimas, dan-do tiernos quejidos y suspiros.Madre Mariana lo estrech contra su corazn, con ter-nura y amor pus, tena asu Dueo y Seor, y tem-blando de doloroso amorLe dijo: Bien mo, Amorquerido y adorado de mi

    alma, si eres servido, d-me Por qu causa o cau-sas sufres tan crueles e n-timos martirios?.

    Jesu cr is to la mir conamorosa ternura y le dijo,dando un profundo sus-piro:Pus, bien, ya ves queestas pequeas espinasme punzan con crueldad.Te hago saber que ellasson las faltas graves y le-

    ves de mis Sacerdotes se-culares y Religiosos y demis Almas religiosas, aquienes entresacando delmundo les traer a losClaustros. Derramar so-bre ellas una lluvia deGracias espirituales, va-lindome an de enfer-medades graves y prolijaspara asemejarlas a M. Pe-ro ellas, ingratas y sin co-razn se quejarn de miamorosa Providencia, me creern cruel con ellas y re-tirndose de M con indiferencia, me dejarn slo.Decaer su espritu como una flor marchita y secndo-se, no dar aroma en el jardn de mi Inmaculada Ma-dre, para lo cual fueron llamadas, clavndome con es-te ingrato proceder esas menudas espinas que pun-zan tan cruelmente mi Corazn todo Amor y cariopara con mis almas predilectas. Frustrarn los gran-des designios que tengo para ellas, con los cuales lassometo a pruebas , porque la cruz y la tribulacin sonel patrimonio de los justos aqu en la tierra.Inculca a tus hijas presentes para que vaya transmi-

    tindose, de generacin en generacin, en ste mi que-rido Convento, as como en la Orden en general, elamor a la Cruz y al sacrificio, el amor a la vocacinreligiosa, el amor a la observancia regular, el amor ycaridad fraterna, as como el amor a los pobres peca-dores y la fiel correspondencia a las inspiraciones dela Gracia.Habr tiempos en los que la teora ser moneda co-

    rriente en sabios e ignorantes, en Sacerdotes y Religio-sas y an en gente vulgar. Se escribirn muchos libros,pero la prctica de las virtudes apenas se encontraren contadas almas, siendo sta la causa de escasearlos Santos. Precisamente por esto, caern mis Sacer-dotes y mis Religiosas en una indiferencia fatal, cu-yo hielo apagar el fuego del Amor Divino, punzan-do mi Corazn Amante con estas menudas espinas

    que ves.Por esta razn quiero queaqu hayan almas en quie-nes Yo descanse de mis tra-bajos y tenga en ellas mis

    complacencias, siendo suvida atribulada y sacrifica-da, las caritativas y compa-sivas manos que sacarnestas menudas espinas yme darn el blsamo quenecesito.Ay, si supieras, si te fueradado comprender el in-terno e intenso sufrimien-to que me acompaa des-de la Encarnacin en elpursimo Seno de mi Ma-

    dre Virgen, hasta el mo-menta mismo en que mialma sali de mi destro-zado Cuerpo, clavado enla Cruz, por la falta decorrespondencia al dilu-vio de Gracias que anegaa mis Sacerdotes y Perso-nas Religiosas y, en con-secuencia de esto, por lospecados que ellos come-ten!Has de saber que la Justi-

    cia Divina suele descargar terribles castigos a nacio-nes enteras, no tanto por los pecados del pueblo,cuanto por los de los Sacerdotes y Personas Religio-sas, porque stos y stas estn llamados por la perfec-cin de su estado, a ser la sal de la tierra, los Maes-tros de la Verdad y los pararrayos de la Ira Divina.Al desviarse de su sublime misin se degradan de talmanera que ante los ojos de Dios son quienes acele-ran el rigor de los castigos, porque alejndose de Mno viven sino en la superficie del alma, con esa lejanaindigna de mis Ministros, con esa etiqueta ydesconfianza, como si fuera un ajeno para ellos.

  • 7/29/2019 413 sp.pdf

    27/36

    Ay, si supieran, si se convencieran, cunto los amo ydeseo que solamente bajen al fondo de su alma, endonde sin duda alguna me encontraran, y vivirannecesariamente de la vida de Amor, de Luz y de nti-ma unin para la cual fueron no slo llamados, sinoescogidos!Ahora, Esposa ma querida, pocos meses te restan yade destierro, trabaja incansable por la perfeccin de

    mis Sacerdotes y Personas Religiosas, ofreciendocon este fin, en unin de mis mritos infinitos y demi Inmaculada Madre y tuya, todo cuanto hagas,hasta la ms pequea respiracin.Mucho me agradan las Personas Religiosas que to-man sobre s la sublime misin de santificar al Cle-ro, con sus oraciones, sacrificios y penitencias.

    En todo tiempo Yo me escoger tales almas para que,socias conmigo, trabajen, oren y sufran por la conse-cucin de este nobilsimo fin, deparndoles en elCielo una Gloria muy especial.Terminada esta visin tan conmovedora, la MadreMariana pareca transformada en una nueva criatura.En ella no se vea sino un ngel en carne humana yun endiosado Serafn. Sus palabras eran dardos en-cendidos de Amor divino que heran dulcemente loscorazones de sus felices hijas que con ella moraban.

    77aa AparicinAparicinde Nuestra Seorade Nuestra Seora

    El 8 de Diciembre de 1634, a las11:30 de la noche la Madre Maria-na dirigi sus pasos al coro alto pa-

    ra su oracin habitual.All, derramando un raudal dellanto, present a cada una de sus hijas al Divino Pri-sionero y a su Madre Santsima pidindoles feliz suce-so para ella en su paso a la Eternidad. Estando en es-tos coloquios sinti la vehemencia del Amor divino ysali de sus sentidos corporales.Entonces se le apareci la Reina de los Cielos tan her-mosa y atrayente como siempre con su Hijo Santsimoen el brazo izquierdo y el bculo en el derecho, acom-paada de los tres Santos Arcngeles: San Miguel traa un nmero incontable de tnicasblancas, salpicadas de estrellas y los adornos de oro

    bruido; cada tnica tena un collar preciossimo debellsimas perlas del que colgaba una lindsima Cruzde oro con toda clase de piedras preciosas. En la mi-tad de la cruz tena una estrella resplandeciente conlos dulcsimos nombres deJess y de Mara. San Gabriel traa un Cliz rebosante de la SangreRedentora, un Copn lleno de Hostias y un sinnme-ro de fragantsimas, blancas azucenas. San Rafael tena un grande y precioso envase trans-parente y bien cerrado, el que contena un blsamo ex-quisito cuyo suave olor, saliendo del envase se espar-ca por el aire, purificando la atmsfera y haciendosentir al alma suave gozo y admirable tranquilidad;

    traa tambin innumerabIes estolas, que teniendo elcolor violeta esparcan admirable resplandor, alum-brando con su luz la estancia y una pluma de bruidoy refulgente oro, marcada con el nombre de Mara.

    Los tres Santos Arcngeles se pusieron delante de suReina y Soberana, quien sostena en su brazo izquier-do al Rey de los Cielos y Prncipe de las Eternidades.Los nueve Coros Anglicos hacan la corte a sus Sobe-ranos y a una seal del Prncipe San Miguel, comenza cantar el Coro Anglico al son de celestiales armon-as, sucedindose as cada Coro hasta el noveno.Terminada la sinfona celestial la Reina abriendo sus

    labios divinos habl de esta manera:Hija ma muy amada y Esposa predilecta del Corde-ro sin mancilla, sal de la tierra, deja el triste destierrodel justo y ven ya a la suspirada Patria Celestial. Pasya el crudo invierno de la vida mortal y comienza pa-ra t la Primavera Eterna, en donde tus buenas obras,practicadas durante la vida mortal, son flores de rarahermosura, exquisita perfume de gran valor, porqueson el precio de la copiosa y dolorosa Redencin.Oh, si los mortales supieran apreciar el tiempo de lavida y los momentos todos que constituyen ese tiem-po, cun de otra manera estara el mundo y un nme-

    Chiesa viva *** Febrero 2009 27

  • 7/29/2019 413 sp.pdf

    28/36

    ro considerable de almas evitaransu eterna perdicin. Mas, estedesprecio es la causa fundamentalde su desgracia!Dulete, hija ma y llora por tus in-cautos hermanos pecadores, exi-giendo de Dios y Redentor que en-ve a sus almas muy particulares y

    eficaces Gracias, capaces y podero-sas para sacarles del abismo oscu-ro del pecado en que yacen.Has visto lo que los tres Santos Arcngeles, San Mi-guel, San Gabriel y San Rafael, traen muy gustosos?

    Pus, bien, sbete que las tnicas blancas son, en pri-mer lugar, para mis fieles y fervorosas hijas, de todoslos tiempos, que habitarn eneste Claustro; unas conser-vando su inocencia bautis-mal, y otras, habindose puri-ficado por la austera peniten-

    cia. ().En segundo lugar, estas blan-cas tnicas son tambin paralos Sacerdotes seculares y re-gulares y las personas segla-res de ambos sexos que,amando con sencillo y rectocorazn a mi Hijo Santsimoy a m, amn este Conventode nuestra predileccin yprescindiendo de crticas ymofas, trabajen por conser-varlo y se esmeren en propa-

    gar mi culto, bajo la consola-dora advocacin del BuenSuceso, la que en la casi totalcorrupcin del siglo XX serel sostn y salvaguardia de laF.

    San Gabriel trae ese precio-so cliz rebosante de SangreRedentora, lo que significa laGracia de restauracin y resu-rreccin de la muerte del pe-cado en las almas, por medio

    del Sacramento de la Peni-tencia, en el cual los Ministrosde mi Hijo Santsimo dispo-nen con profusin, sin tasa nimedida, para dar la vida a lasalmas muertas por la satnicaenvidia del dragn infernal.Mira y contempla la grande-za de este restaurador y vivificador Sacramento, tanolvidado y an despreciado por los ingratos mortales!stos, en sus locos devaneos, no reflexionan que es lanica segunda tabla de Salvacin despus de la prdi-

    28 Chiesa viva *** Febrero 2009

    da de la inocencia bautismal. ().San Gabriel trae tambin un Copn, como lo hasvisto, lleno de Hostias, lo que significa el Augustsi-mo Sacramento de la Eucarista que ser distribudopor mis Sacerdotes catlicos a los fieles cristianos,pertenecientes a la Iglesia Catlica, Apostlica y Ro-mana, cuya cabeza visible es el Papa, rey de la cris-tiandad, y cuya Infalibilidad Pontificia ser declara-

    da Dogma de Fe por el Papa, que es destinado a de-clarar Dogma el Misterio de mi Inmaculada Concep-cin, quien ser perseguido y encarcelado en el Vati-cano, por la injusta usurpacin de los Estados Ponti-ficios, por la maldad, envidia y avaricia de un mo-narca terrenal.Ves el Copn lleno, para que comprendas la sublimi-dad de este Misterio, y la reverencia conque debe ser

    tratado y recibido por los fie-les, conteniendo en l un ant-doto contra el pecado y unmedio fcil y poderoso deunirse las almas con su Dios

    y Redentor, quien en el exce-so de su Amor a ellas, se que-d oculto bajo los blancosaccidentes, expuesto a las sa-crlegas profanaciones desus ingratos hijos.Para esta reparacin estndestinadas las almas contem-plativas, especialmente las hi-

    jas de mi Inmaculada Con-cepcin, porque, sbete, queen los arcanos divinos fu laexpiacin secreta y volunta-

    ria, uno de los designios queDios tuvo al fundar esta Or-den! Tan de su agrado!Ese sinnmero de fragantsi-mas y hermosas blancas azu-cenas que ves junto con elCliz y Copn, que trae miArcngel Gabriel, son todaslas buenas Religiosas de miOrden, que sern muchsi-mas las que habiten en losClaustros de todo el Orbe.Cada una de ellas en un mis-

    mo Claustro, tendr distintamisin y por lo tanto, distintoel diluvio de Gracias que sincesar recibirn del Cielo paraeste fin. A mis hijas estn en-comendados los siete Sacra-mentos para que sean cum-plidos con perfeccin por los

    fieles, pero sobre todo el tercero (Eucarista), el cuarto(Penitencia), y el sexto (Orden Sacerdotal).El grande y precioso envase transparente y bien cerra-do que trae mi Arcngel Rafael, el que contiene un

  • 7/29/2019 413 sp.pdf

    29/36

    blsamo exquisito cuyo suave olor saliendo de l seesparce por el aire, purificando la atmsfera, haciendosentir al alma sumo gozo y admirable tranquilidad,significa los Claustros y Conventos, lugares nicosen los que se practican a diario las slidas virtudes,

    junto con la observancia regular y la austera peniten-cia de sus moradores.La pureza y castidad que all existe, es el aroma exqui-

    sito que se difunde en los pases felices que poseenMonasterios y Conventos, purificando el aire impuroque aspiran los mundanos entregados a los vicios ypasiones ms vergonzosas, haciendo sentir a las almassumo gozo y admirable tranquilidad, con lo cual en-trando dentro de s mismas, se vuelven a Dios por lasoraciones que en esas Casas, incesantemente de da yde noche, se elevan al Cielo, pidiendo como Moiss,con los brazos extendidos,que esa humilde oracin ypenitencia conviertan a sushermanos, los pecadores, y sesalven las naciones del dilu-

    vio de vicios y pasiones queacarrean tremendos castigosde la Justicia Divina.Ay del mundo si no hubie-ran los Monasterios y Con-ventos! Los mortales no com-prenden su vala, que si locomprendieran gastaran sushaberes por multiplicarlos,porque all se encuentra el re-medio de todo mal fsico ymoral.La Santsima Trinidad y yo,

    la Madre y modelo de lasPersonas Religiosas amamosestas Casas con ternura; y elcanal por donde desciende aellas el diluvio de preciossi-mas Gracias, que no se d alos del mundo, soy yo, por-que en cada Monasterio yConvento soy amada con ter-nura y con verdad y todossus miembros acuden a mcon esa confianza y amor fi-lial que tienen los hijos e hijas

    a su tierna y cariosa Madre.En todos me veneran bajodistinta advocacin y los Ar-cngeles recogen las oracio-nes, lgrimas, penitencias, suspiros y vida de sacrificiode ellos y ellas y me las presentan a m, y yo los pre-sento llevndolo tdo al Trono del Seor para la Sal-vacin del universo.Nadie se da cuenta en la faz de la tierra, de dnde vie-ne la Salvacin de las almas, la conversin de grandespecadores, la disipacin de grandes flagelos, la pro-duccin y fertilidad de los campos, la cesacin de pes-

    tes, de guerras y la buena armonaentre las naciones. Todo esto vienede las oraciones que se elevan delos Monasterios y Conventos.

    Las innumerables estolas quetambin trae mi Arcngel Rafael,que teniendo el color violeta es-

    parcen admirable resplandor,alumbrando con su luz la estancia,significan la accin prctica y el celo sacerdotal delos buenos Sacerdotes que, abnegados, s