of 67/67
8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht http://slidepdf.com/reader/full/antigona-de-bertolt-brecht 1/67 Bertold Brecht ANTÍGONA Fuente: Material fotocopiado procedente del Seminario Multidisci-  plinario José Emilio González. Facultad de Humanidades Universidad de Puerto Rico. Recinto Río Piedras. La digitalización y maquetación actual ha sido realizada por Demófilo en el mes de noviembre del año 2013. --oo0oo- Biblioteca Virtual OMEGALFA 2013 ɷ 

Antigona de Bertolt Brecht

  • View
    386

  • Download
    18

Embed Size (px)

Text of Antigona de Bertolt Brecht

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    1/67

    Bertold Brecht

    ANTGONA

    Fuente:Material fotocopiado procedente del Seminario Multidisci-plinario Jos Emilio Gonzlez. Facultad de Humanidades

    Universidad de Puerto Rico. Recinto Ro Piedras.

    La digitalizacin y maquetacin actualha sido realizada porDemfilo

    en el mes de noviembredel ao 2013.

    --oo0oo-

    Biblioteca VirtualOMEGALFA

    2013

    http://humanidades.uprrp.edu/smjeg/libretos/B/Brecht,%20Bertolt/Ant%C3%ADgona%20de%20Brecht.pdfhttp://humanidades.uprrp.edu/smjeg/libretos/B/Brecht,%20Bertolt/Ant%C3%ADgona%20de%20Brecht.pdfhttp://humanidades.uprrp.edu/smjeg/libretos/B/Brecht,%20Bertolt/Ant%C3%ADgona%20de%20Brecht.pdfhttp://humanidades.uprrp.edu/smjeg/libretos/B/Brecht,%20Bertolt/Ant%C3%ADgona%20de%20Brecht.pdfhttp://www.omegalfa.es/http://www.omegalfa.es/http://www.omegalfa.es/http://www.omegalfa.es/http://www.omegalfa.es/http://www.omegalfa.es/http://www.omegalfa.es/http://www.omegalfa.es/http://www.omegalfa.es/http://humanidades.uprrp.edu/smjeg/libretos/B/Brecht,%20Bertolt/Ant%C3%ADgona%20de%20Brecht.pdfhttp://humanidades.uprrp.edu/smjeg/libretos/B/Brecht,%20Bertolt/Ant%C3%ADgona%20de%20Brecht.pdfhttp://humanidades.uprrp.edu/smjeg/libretos/B/Brecht,%20Bertolt/Ant%C3%ADgona%20de%20Brecht.pdf
  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    2/67

    - 2 -

    Bertold Brect: Antgona

    Sfocles escribi su obra maestra Antgona en el ao

    442 a.C. En ella planteaba la oposicin entre las razones

    del Estado y las de la religin, a partir de una orden con-

    flictiva: dejar insepulto el cadver de un traidor, hermano

    de la herona Antgona.

    En el siglo XX el conflicto presentado en dicha tragedia

    fue recogido y readaptado por importantes dramaturgos(Espru, Marechal, Gambaro, Brecht...), que elaboran

    una recreacin del tema centrando el debate sobre la

    necesidad o el derecho a la desobediencia frente a las

    decisiones arbitrarias del Estado.

    La adaptacin que de la obra hace Bertold Brecht en la

    posguerra de la Segunda Guerra Mundial es una denun-

    cia tcita del rgimen hitleriano, situando la accin en las

    vsperas de la derrota final. Y aunque el hilo argumental

    parece referirse al mundo griego, resulta fcil adivinar

    que Alemania se esconde detrs de Tebas y la figura de

    Creonte es trasunto de Adolf Hitler. Y para que no que-

    pan dudas al respecto, Brecht coloca un prlogo a la

    obra donde la accin se desarrolla en una fecha clave:

    Berln, abril de 1945.

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    3/67

    - 3 -

    Bertold Brect: Antgona

    PERSONAJES

    Dos hermanas

    Un soldado de las SS.AntgonaIsmenaCreonteHemnTiresiasGuardias

    Los ancianos de TebasMensajerosDoncellas, criadas

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    4/67

    - 4 -

    Bertold Brect: Antgona

    PRLOGO

    Berln, Abril de 1945

    Amanece. Dos hermanas salen del refugio antiareo y entran

    en su casa.

    HERMANA PRIMERA:

    Cuando subimos del refugionuestro barrio arda en el claroscuro del albay las llamas iluminaban nuestra casa,

    que se conservaba intacta.Algo llam la atencin de mi hermana.

    HERMANA SEGUNDA:

    Quin abri nuestra puerta?

    HERMANA PRIMERA:

    Sin duda el estrpito de las bombas.

    HERMANA SEGUNDA:

    De dnde vienen esos rastros de pasos en el polvo?

    HERMANA PRIMERA:

    De alguien que se guareci en el refugio.

    HERMANA SEGUNDA:Y esa bolsa, en el rincn?

    HERMANA PRIMERA:

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    5/67

    - 5 -

    Bertold Brect: Antgona

    Hay algo ah que no haba antes?Siempre es mejor que advertirque una cosa que estaba ya no est.

    HERMANA SEGUNDA:

    Pan y un trozo de jamn!

    HERMANA PRIMERA:

    Lo que contiene esa bolsa es totalmente inofensivo.

    HERMANA SEGUNDA:

    Hermana, quin estuvo aqu?

    HERMANA PRIMERACmo quieres que lo sepa? Alguienque quiso ofrecernos un buen desayuno

    HERMANA SEGUNDA:

    Ya s! Oh, qu alegra! Hermana, nuestro hermano ha regresado.

    HERMANA PRIMERA:Nos abrazamos, llenas de gozo;nuestro hermano estaba en la guerra, pero la suerte lo acompa.Cortamos el pan y el jamn y nos pusimos a comer.

    HERMANA SEGUNDA:

    Srvete ms: tu trabajo en la fbrica es duro.

    HERMANA PRIMERA:No tanto como el tuyo.

    HERMANA SEGUNDA:Cmo habr venido?

    HERMANA PRIMERA:Con su unidad.

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    6/67

    - 6 -

    Bertold Brect: Antgona

    HERMANA SEGUNDA:Dnde estar en este momento?

    HERMANA PRIMERA:

    Donde se est combatiendo.

    HERMANA SEGUNDA:Oh!

    HERMANA PRIMERA:No es cierto: no estn combatiendo.No omos nada.

    HERMANA SEGUNDA:No deb preguntar.

    HERMANA PRIMERA:No quise afligirte.Nos quedamos calladas;

    luego, del otro lado de la puerta,alguien lanz un grito espantoso, que nos paraliz.

    Grito desgarrador afuera.

    HERMANA SEGUNDA:Hermana, han gritado. Vamos a ver.

    HERMANA PRIMERAQudate sentada! Quien quiere ver, es visto.No tratamos de verqu haba sucedido ante nuestra puerta.Tampoco seguimos comiendo.Sin mirarnos, nos levantamospara ir al trabajo, como todas las maanas.Mi hermana prepar la merienda.yo llev la bolsa de nuestro hermanoal armario en el que guardamos sus cosas.Cre que se me paralizaba el corazn:

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    7/67

    - 7 -

    Bertold Brect: Antgona

    de la percha colgaba su uniforme.Hermana, ya no est con los que combaten!Se escap, ya no est en la guerra.

    HERMANA SEGUNDA:Otros visten an el uniforme,l no.

    HERMANA PRIMERA:Lo haban enviado a la muerte.

    HERMANA SEGUNDA:Pero l no quera morir.

    HERMANA PRIMERA:Vio un pequeo agujeroy pens: esta es la ocasin.

    HERMANA SEGUNDA:Y por el agujero se escap.Que me atrapen si pueden, pens.

    HERMANA PRIMERA:Otros visten an ese uniforme,pero l no.

    HERMANA SEGUNDA:l ya no est en la guerra.

    HERMANA PRIMERA:Y nos echarnos a rer, estbamos felices:nuestro hermano ya no combata. La suerte lo acompaaba.Despus alguien lanz un grito terrible.

    Grito desgarrador afuera.

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    8/67

    - 8 -

    Bertold Brect: Antgona

    HERMANA SEGUNDA:Hermana, quin grita ante nuestra puerta?

    HERMANA PRIMERA:Otra vez estn torturando.

    HERMANA SEGUNDA:Hermana, deberamos ir a ver.

    HERMANA PRIMERA:Qudate aqu!

    Y no fuimos a ver qu haba ocurrido.Esperamos un momentoy lleg la hora de ir al trabajo.Abr la puerta y vi.Hermana, hermana, no salgas!Nuestro hermano est ah, afuera.Ah, cmo nos engaamos! Est ah,

    colgado de un clavo en la pared!Mi hermana sali y lanz un grito.

    HERMANA SEGUNDA:Lo colgaron! l fue quien gritpidiendo ayuda.Un cuchillo, dame un cuchillopara cortar la cuerda.

    Voy a descolgarlo,voy a llevarlo adentropara calentarlo, para devolverle la vida.

    HERMANA PRIMERA :Dame ese cuchillo. Tus esfuerzos sern vanos,nuestro hermano no puede revivir.Si nos ven junto a lcorreremos la misma suerte.

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    9/67

    - 9 -

    Bertold Brect: Antgona

    HERMANA SEGUNDA:Djame. Cuando lo colgaron,no di un paso.

    HERMANA PRIMERAFue a abrir la puerta,en el umbral haba un SS.

    Entra un soldado de las SS.

    EL SS:

    Ya le arregl las cuentas. Y ustedes, quines son?Lo atrap frente a esta puerta.Sala de aqu. Lgicamente,tengo que deducirque ustedes conocen a ese individuo,a ese cobarde que traicion a su pas.

    HERMANA PRIMERA:No conocemos a ese hombre.

    EL SS.:Y sa, qu quiere hacer con su cuchillo?

    HERMANA PRIMERA:Mir a mi hermana.

    Para liberar a su hermano y devolverle la vida,ira a buscar la muerte?l tena un solo deseo: vivir.

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    10/67

    - 10 -

    Bertold Brect: Antgona

    FRENTE AL PALACIO DE CREONTE

    Amanece.

    ANTGONA (junta polvo en un cntaro de hierro)Hermana, Ismena, brote gemelosurgido de la prosapia de Edipo,

    conoces algn infortunio,algn dolor o tormento que el diosde la Tierra no nos haya impuesto?Una larga guerra nos arrebat, junto con muchos otros,a nuestro hermano Etocles.Joven muri, por seguir al tirano.Polinice, ms joven an, viendo al hermano

    destrozado por los cascos de las cabalgaduras,gime de dolor y huye de la batalla cruel.Porque el dios de los combatesno a todos favorece por igual. El fugitivo,en su precipitada huida,cruza los arroyos de Dirceo.Con alivio ve a Tebas, la de las siete puertas,cuando Creonte, que desde atrs

    vigila la batalla, alcanza al guerrero.Lo ve cubierto de fraterna sangre y lo mata.Sabes qu otro dolor viene ahora a abrumara esta estirpe de Edipo casi extinta?

    ISMENA:Antgona, no he salido a la plaza.Ninguna noticia de los seres queridos,placentera o dolorosa,ha llegado hasta m.Nada s que me haga ms feliz ni ms desdichada

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    11/67

    - 11 -

    Bertold Brect: Antgona

    ANTGONA:yelo entonces de mis labios. Yo ver

    si, en la desgracia, tu corazn deja de latir,o si palpita con ms fuerza.

    ISMENA:T, que juntas ese polvo,qu pensamientos pasan por tu mente?

    ANTGONA:

    yeme bien:Nuestros hermanos, llevadosa la guerra de Creonte contra la lejana Argos,esa guerra en busca del metal de sus minas,muertos uno y otro, no reposarn juntosbajo la tierra.Porque el que no huy de la batalla,

    Etocles, dicen que ser coronado y sepultadosegn la tradicin.El cuerpo de Polinice, en cambio,que muri de una muerte miserable,han dicho en la ciudadque no recibir sepultura.Se ha ordenado no verter lgrimas por l,ni enterrarlo, para que sea pasto

    de las aves rapaces. Y aquel que osareinfringir las rdenes, ser lapidado. Ahora dime:qu piensas hacer t?

    ISMENA:Quieres ponerme a prueba?Qu pretendes de m?

    ANTGONA:Que me ayudes.

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    12/67

    - 12 -

    Bertold Brect: Antgona

    ISMENA:En qu empresa temeraria?

    ANTGONA:A enterrar su cuerpo.

    ISMENA:A l, de quien la ciudad reniega?

    ANTGONA:A l, a quien la ciudad ha traicionado!

    ISMENA:A l, que os rebelarse!

    ANTGONA:Si, mi hermano, y tambin hermano tuyo.

    ISMENA:Hermana, te prenderny nada podrs alegar en tu defensa.

    ANTGONA;Nada, salvo mi fidelidad.

    ISMENA:

    Infeliz, tratas acasode reunirnos bajo tierraa todos los de la estirpe de Edipo?Olvida el pasado!

    ANTGONA:Eres joven y has visto an poca crueldad.Ese pasado, que t quieres que olvide,jams permitir que sea olvidado.

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    13/67

    - 13 -

    Bertold Brect: Antgona

    ISMENATen en cuenta que somos mujeres:no podemos luchar contra los hombres.

    Nuestras dbiles fuerzas nos obligana obedecer, para no sufrir.Slo me queda pedir a los muertos,a quienes slo la tierra oprime,que me perdonen;ya que por la fuerza me someten,sigo al que manda.Porque realizar actos intiles

    es signo de escaso saber.

    ANTGONA:No insistir.Sigue al que manda y haz lo que ordena.Yo, en cambio, seguir lo que exige la costumbre,y dar sepultura a mi hermano.

    Si muero en la empresa, qu me importa?Sosegada estar al lado de los que reposan en paz.Pero habr cumplido un sagrado menester.Mil veces prefiero complacera los que estn abajo que a los de arriba.Pues es abajo donde morar para siempre.T, vive, soportando tu vergenza.

    ISMENA:Antigona, amarga experienciaes sufrir una vergenza atroz.Mas la sal de las lgrimas no es infinita.Y tampoco ellas surcarn eternamente las mejillas.El filo del arma puede dar felicidadal que muere, pero el que queda sufriry no tendr sosiego en la desgracia;clama, y no puede dejar de gemir.Sin embargo, por encima de su llanto,oir el canto de los pjaros,

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    14/67

    - 14 -

    Bertold Brect: Antgona

    y a travs de las lgrimas que manan de sus ojos,volver a ver los viejos olmosy los techos familiares

    que forman su patria.

    ANTGONA:Te odio. Te atreves a mostrarme,desvergonzada, los restos de un pesar ya superado?En la pradera desnudaan yace carne de tu carne, expuestaaa las aves de rapia. Pero para ti,

    eso ya es el pasado!

    ISMENA:Simplemente,no tengo valor para rebelarme,es algo superior a mis fuerzas.Ay! Cunto miedo siento por ti!

    ANTGONA:

    No necesito que te aflijas por m!Arrastra tu miserable vida,pero deja al menos que yo haga lo necesariopara honrar a aquel de los mosque ha sido deshonrado.Tengo miedo, y espero que sabr morir

    aunque la que me espera sea una muerte terrible.

    ISMENA:

    Tus palabras son insensatas,pero estn impregnadas de cariopor los seres que te son queridos.

    Sale Antgona con eljarro.Ismena entra en el palacio. Entranlosancianos de Tebas.

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    15/67

    - 15 -

    Bertold Brect: Antgona

    ANCIANOS:Buen botn, la victoria ha llegado.Honrado est el poder de Tebas.

    Concluida la guerra infausta,sellad el pasado!Cantad coros en todos los templos,entonad los himnos de la victoriahasta que apunte el da!Cantad! Que Tebas, radiante en su gloria,goce en la ronda bquica!pero he aqu que aquel que nos ha dado la victoria,

    Creonte, hijo de Meneceo, viene apresuradamente.Nos ha convocado a nosotros, los Ancianos,para anunciar, sin duda, el retorno de los guerreros.

    Creonte sale del palacio.

    CREONTE:

    Ciudadanos, haced saber a todosque Argos ya no existe.La cuenta est saldada.Tebas, t has tendidoen duro lecho al pueblo de Argos.Sin ciudad y sin tumbas yacen en los camposaquellos que te ofendieron.Y t observas el sitio

    que alberg sus ciudades.Slo ves a los perroscuyos ojos brillan satisfechos.All se renen los nobles buitres.Van de cadver en cadver, ytan opparo es el festnque ya no podrn levantar vuelo.

    Los ANCIANOS:

    Seor! El prodigioso cuadro

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    16/67

    - 16 -

    Bertold Brect: Antgona

    que nos pintas gustar a la ciudad,si viene acompaado de algo ms:los carros de guerra, recorriendo las calles,

    trayendo a nuestros hijos.

    CREONTE:

    Pronto ser, amigos, pronto! Pero pensemosprimero en nuestros asuntos.No vengo todava a colgar la espada en el templo.Os he hecho llamar, a vosotros y a nadie ms,por dos razones. Primero, porque s

    que vosotros, que no escatimis al dios de la guerralas ruedas que su carro necesitapara aplastar al enemigo,vosotros, que no reclamaris la sangreque vuestros hijos han vertidoen el campo de batalla,cuando llegue la hora de hacer las cuentas,

    me diris que las bajas de Tebasno superan las que sufri otras veces.S tambin que Tebas, salvada nuevamente, correr,generosa como siempre, a recibiral guerrero y enjugar el sudor de su frente,sin tener en cuenta si es el sudor de la batalla,o el fro sudor del miedo,mezclado con el polvo de la huida.

    Por lo tanto, y estoy seguro que me aprobaris,he dado a los restos de Etocles,muerto por la patria, una tumba cubierta de coronas.Orden en cambio que el cobarde Poliniceque, siendo de mi sangre y de la sangre de Etocles,fue amigo del pueblo de Argos, yazga sin sepultura,como yace ese pueblo.Como l, fue un enemigo,el mo y el de Tebas.Por ello quiero que nadiellore su suerte, y que no tenga tumba,

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    17/67

    - 17 -

    Bertold Brect: Antgona

    que ninguno se apiade de su cuerpoy que sea devorado por las aves y los perros.Porque aquel que ms que a la patria

    ama su vida, slo merece mi desprecio.Pero el hombre que ama a su ciudad, est vivoo muerto, gozar de mi estima.Espero que aprobaris mis decisiones.

    Los ANCIANOS:

    Las aprobamos.

    CREONTE:Cuidad que mis rdenes se cumplan.

    Los ANCIANOS:

    Confiad esa misin a otros ms jvenes!

    CREONTE:

    No es eso lo que os pido. Ya hay guardias apostados junto al ca-dver.

    Los ANCIANOS: .

    Acaso quieres que montemos guardia junto a los vivos?

    CREONTE:

    Hay quienes no estn de acuerdo con mis rdenes.

    Los ANCIANOS:

    Nadie hay aqu tan necioque quiera morir.

    CREONTE:

    Abiertamente no, por cierto.Pero muchos menean tanto la cabezaque terminar por carseles.Ahora es necesario, ms que nunca,limpiar la ciudad...

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    18/67

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    19/67

    - 19 -

    Bertold Brect: Antgona

    GUARDIA:

    Hablar. Alguien sepult al muerto.Alguien que luego, escap, cubri su cuerpo

    con fino polvo, para que los buitresno pudieran divisarlo.

    CREONTE:Qu dices? Quin ha osado?

    GUARDIA:Lo ignoro. No haba indicios

    de que se hubiera utilizado la pala o el pico.El suelo estaba liso, ningn carrohaba pasado por all. Nadaque permitiera sealar al culpable.No haba una tumba,slo una leve capa de polvo,como si, por miedo a tus rdenes,

    hubiese sido desparramado furtivamente.Tampoco haba huellas de fierasni de perros que hubiesen arrastrado el cadverpara despedazarlo. Cuando despunt el da y descubrimoslo que haba ocurrido, comenzamos a disputarterriblemente. Y fue a m a quienla suerte design para esta infausta misin.Yo s que a nadie place ser el portador de malas noticias.

    Los ANCIANOS:Creonte, hijo de Meneceo, y si hubiese sido obra de los dioses?

    CREONTE:No aumentis mi ira diciendoque los dioses favorecen a ese cobardeque, framente, permiti que fueran profanadossus templos y quemadas las ofrendas.No, hay quienes en esta ciudadno estn conformes conmigo. Murmuran,

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    20/67

    - 20 -

    Bertold Brect: Antgona

    y se niegan a inclinar la cerviz bajo el yugo.Son ellos, bien lo s, quienes por medio de sobornoscorrompieron a los centinelas.

    Porque de todas las institucionesninguna es tan nefasta como el oro. Ciudades enterassucumben ante su brillo. Los hombres abandonansus hogares y son capaces de cualquier perfidia.yeme bien, si no me traes al culpable,al autor terrenal, vivo y atado a una tabla,confeso de su delito, te colgar,y, con la soga al cuello,

    entrars en la morada de los muertos.As conoceris de dnde es licito sacar provechoy aprenderis que no todo puede ser fuente de ganancias.

    GUARDIA:Seor, es cierto que los hombres como yotienen mucho que temer. Demasiados caminos

    pueden conducirlos a la muerte.No me siento temeroso a causa del dinero.No digo que he recibido oro, no lo digo,pero si t lo crees, prefiero dar vueltados veces mi bolsa, para que compruebessi hay algo en ella.Ser mejor que contradecirte, porquepodra despertar tu ira.

    Lo que temo es que, buscando al culpable,me encuentre con una cuerda en torno de mi cuello.Porque las manos encumbradassuelen tener para nosotros ms cuerdas que dinero.Estoy seguro de que lo comprenders.

    CREONTE:Propones hablarme con enigmas?

    GUARDIA:El muerto perteneca a las altas esferas

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    21/67

    - 21 -

    Bertold Brect: Antgona

    y ha de tener amigos en las altas esferas.

    CREONTE:

    Pues atrpalos por el taln, si no puedesalcanzarlos ms arriba.Ya s que hay descontentos aqu como all.Ms de uno se mostrarlleno de alegra por mi victoria.Temeroso, se apresurar a ceirselos laureles, pero yo sabr reconocerlo.

    Entra en el palacio.

    GUARDIA:

    Qu lugar malsano, aquel en que los poderososluchan contra los poderosos!Yo an estoy vivo y me asombro.

    Sale.

    LOS ANCIANOS:

    Hay multitud de cosas prodigiosas,pero, de todas, la ms prodigiosa es el hombre.Porque l, en aladas navessurca el mar, cuando en inviernofurioso brama el huracn.

    La sagrada, la inagotable tierra,l la fatiga ao tras ao con el arado,ayudado por las yuntas de bueyes.Acecha y vence a la ligera especie de las avesy a las bestias feroces.Y a los seres que habitanen la profundidad salada del Pontolos domina sabiamente,l, el hombre industrioso.Con artimaas caza la presaque duerme y vaga en las colinas.

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    22/67

    - 22 -

    Bertold Brect: Antgona

    Pone las bridas al noble corcel de espesas crines,unce al yugo el indmito toro,habitante de la llanura.

    Ha aprendido el discurso certeroy el etreo vuelo del pensamiento.Erige un orden y lo impone en las ciudades.Sabe defenderse contra la furiade los elementos desencadenados.Conocedor de todas las cosas, experto en pocas,a nada llega.Siempre sabe qu hacer,

    jams se desorienta.Todo es posible para l,pero tiene fijado un lmite.Porque quien quiere traspasarlo,se convierte en enemigo de s mismo.As como doblega al toro, doblegaa sus semejantes, y les obliga a inclinar la cerviz,

    mas ellos le arrancan las entraas. Cuando se eleva,lo logra pisoteando implacablemente a los dems.Solo, es incapaz de saciar su hambre,y, sin embargo, altos muros levanta en torno de su casa.Que esos muros sean destruidos!Que se abran los techos para que entre la lluvia!El hombre no tiene en cuenta lo que esrealmente humano, y as, se convierte para s mismo

    en un monstruo prodigioso.Querrn los dioses ponerme a prueba?No puedo negar que es ella, pues la reconozco.Antgona, hija desdichadadel desdichado Edipo,qu ocurre? Por qu te traen?Has infringido acasolas leyes del Estado?

    Entra el guardia trayendo a Antgona.

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    23/67

    - 23 -

    Bertold Brect: Antgona

    GUARDIA:

    Es ella. Ella lo hizo.La apresamos cuando sepultaba el cadver.

    Pero dnde est Creonte?Los ANCIANOS:Precisamente, ah sale de la casa.

    Creonte sale del palacio.

    CREONTE:

    Por qu traes a sta?

    Dnde la has apresado?

    GUARDIA:

    Fue ella quien lo enterr.Ahora lo sabes todo.

    CREONTE:

    Tus palabras son claras,pero la viste t mismo?

    GUARDIA:S, echaba tierra sobre el cadver,desafiando tus rdenes. Cuando se tiene suerte,es fcil hablar con claridad.

    CREONTE:Infrmame sobre los hechos.

    GUARDIA:Las cosas ocurrieron as. Cuando me alejde tu vista, tras haber recibido tus terribles amenazas,quitamos el polvo del cadver.Los despojos ya estaban en descomposiciny despedan un fuerte hedor.Fuimos a sentarnos en una colina cercanapara respirar aire puro.

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    24/67

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    25/67

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    26/67

    - 26 -

    Bertold Brect: Antgona

    en un acto ilcito, lo presenta como un hecho admirable!Sin embargo, a la que me ha ofendidoy es de mi sangre, no quiero condenarla as,

    siendo yo de su sangre.Responde a mi pregunta: lo que hiciste a escondidas,ahora ha sido descubierto. Aceptaras decirevitndote un severo castigoque lo lamentas?

    Antigona calla.

    CREONTE:Por qu eres tan obstinada?

    ANTGONA:Porque creo en la eficacia del ejemplo.

    CREONTE:

    El ejemplo? Ests en mis manos.

    ANTGONA:Qu ms puedes hacerme que enviarme a la muerte?

    CREONTE:Nada ms, tu muerte me basta.

    ANTGONA:Qu esperas entonces? De tus palabrasninguna me agrada ni me agradar jams.Nunca ser como t lo deseas.Otros me estn agradecidos por lo que he hecho.

    CREONTE:Crees que hay otrosque ven las cosas como t?

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    27/67

    - 27 -

    Bertold Brect: Antgona

    ANTGONA:Tambin otros tienen ojos y estn atnitos.

    CREONTE:

    No tienes vergenza de atribuirles esa opinin?ANTGONA:

    No corresponde acaso honrara los de la propia sangre?

    CREONTE :

    Tambin es de tu sangre aquelque muri por la patria.

    ANTGONA:S, de la misma sangre.Vstago de la misma estirpe.

    CREONTE:Para ti, el que prefiri salvar su vidavale tanto como el otro?

    ANTIGONA:No era tu esclavoy sigue siendo mi hermano.

    CREONTE:No hay duda, puesto que a tus ojosser sacrlego o no es la misma cosa.

    ANTIGONA:No es lo mismo morir por tique morir por la patria.

    CREONTE:No estamos en guerra acaso?

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    28/67

    - 28 -

    Bertold Brect: Antgona

    ANTGONA:S, tu guerra!

    CREONTE:Por nuestra patria.

    ANTGONA:Por la conquista de una tierra extranjera.No te bastaba reinar sobre mis hermanosen tu propia patria, en esta hermosa Tebas.No te bastaba gobernar en paz.

    Tuviste que llevarlos a la lejana Argospara dominar tambin all,tambin sobre ellos.A uno lo convertiste en verdugode la pacfica Argos. Al otrole invadi el terror y ahora lo exhibes,pobre cuerpo despedazado,

    para aterrorizar a los nuestros.

    CREONTE:A nadie que estimesu propia vida le aconsejo quehaga suyas estas palabras.

    ANTGONA:

    Y yo os suplico que me ayudis en mi afliccin:ayudndome a m os ayudaris a vosotros mismos.Porque el hombre sediento de podernunca podr apagar su sedy deber beber cada vez ms. Ayer fue mi hermano.Hoy soy yo.

    CREONTE:Quin te ayudar? ... Estoy esperando.

    Los ancianos callan.

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    29/67

    - 29 -

    Bertold Brect: Antgona

    ANTGONA:Callis, entonces aceptis.Nadie lo olvidar.

    CREONTE:Ya vis que lo que quierees dividirnos en nuestra propia casa.

    ANTGONA:Reclamas la unin, pero vives de la discordia.

    CREONTE:Conque aqu vivo de la discordiay tambin sin duda en los campos de Argos?

    ANTIGONA:Sin duda. Cuando se emplea la violenciacontra otros pueblos,

    tambin se recurre a ellacontra el propio.

    CREONTE:Creo que con tu bondad no vacilaras en ofrecerme a los buitres,No importara entonces que Tebas, desunida,cayera en manos de un poder extranjero?

    ANTGONALos que gobiernan siempre agitan la misma amenaza:que la ciudad, desunida, caer en manos del extranjero.Nosotros inclinarnos la cerviz y les ofrecemosvctimas. Es entonces cuando la ciudad, debilitada,cae en manos extranjeras y se convierte en rico botn.

    CREONTE:Te atreves. a decir que yo entrego la ciudadal extranjero?

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    30/67

    - 30 -

    Bertold Brect: Antgona

    ANTGONA:Ella misma se arroja en sus garras, al inclinarla cerviz ante ti. Porque el hombre que inclina la cerviz

    no ve el peligro que se cierne sobre l.Slo ve la tierra y ella, ay, lo recibir!CREONTE:

    Injuria a la patria,desventurada,injuria a la tierra!

    ANTIGONA:Te equivocas. Fatiga y dolor, eso es la tierra.

    Ni ella ni la casa constituyen la patria.La patria no es el lugar donde se vierte el sudor,ni la casa que se desmorona envuelta en llamas,ni el sitio donde el hombre inclina la cerviz. No.Eso no es lo que el hombre llama patria.

    CREONTE:

    Y a ti la patria ya no te llama su hija,ya no te reconoce. Te arroja de su seno;como a una cosa inmunda, que contamina todo,que todo lo envilece.

    ANT1GONA:Quin es el que me arroja?Desde que t gobiernas, el nmero

    de hombres que habita en la ciudadha disminuido, y seguir disminuyendo.Por qu vienes solo?Cuando partiste, erais muchos.

    CREONTE:Que pretendes insinuar?

    93ANTGONA:

    Dnde estn los mancebos y los hombres?Nunca ms volvern?

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    31/67

    - 31 -

    Bertold Brect: Antgona

    CREONTE:Escuchad cmo miente!Todos saben que estn en el campo de batalla,

    para destruir los ltimos restos del enemigo.Por eso demoran su regreso.

    ANTGONA:Si, para cometer todos los crmenes.Para sembrar el terror y para que sus padresno los reconozcan cuando, finalmente,sean derribados como animales feroces.

    CREONTE:Ahora blasfema y ultraja a los muertos!

    ANTIGONA:Hombre estpido, es intil tratar de convencerte.

    Los ANCIANOS:Oh, desgracia, el dolor la hace delirar.No tengas en cuenta sus palabras.

    CREONTE:Acaso he callado alguna vezel precio de la victoria?

    Los ANCIANOS:Pero t, insensata, no olvides en tu dolorla gloriosa victoria de Tebas!

    CREONTE:Ella no desea que el pueblode Tebas ocupe los palacios de Argos!Preferira ver a Tebas en ruinas.

    ANTGONA:Sera mejor para nosotros estar en medio

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    32/67

    - 32 -

    Bertold Brect: Antgona

    de las ruinas de nuestra ciudad, sera ms seguroque ocupar contigo las casas del enemigo.

    CREONTE:Por fin lo ha dicho, y vosotros lo habis odo.No respeta ley alguna, corno el husped que,

    a punto de partir y sabiendo que nadie quierevolver a verlo, destruye con saael lecho hospitalario.

    ANTGONA:

    Slo tom lo que es mo,y tuve que ocultarme para hacerlo.

    CREONTE:Slo ves lo que te concierne,pero el orden divino del Estado,eso no lo ves.

    ANT1GONA:Tal vez sea divino, pero preferiraque fuera humanoCreonte, hijo de Meneceo.

    CREONTE:iVte ya! Te has convertido en nuestra enemiga

    y tambin sers la enemiga de los que moran abajo,como ese cobarde que fue despedazadoes el enemigo de, ellos.

    ANTGONA:Quin sabe! Tal vez all rijan otras leyes.

    CREONTE:Aun muerto, el enemigo jams ser un amigo.

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    33/67

    - 33 -

    Bertold Brect: Antgona

    ANTGONA:Es verdad. Pero yo no nac para odiar, sino para amar.

    CREONTE:V entonces a amar a los que estn bajo la tierra.La gente de tu especie nada tiene que hacer aqu.

    Entra Ismena.

    Los ANCIANOS:Aqu viene Ismena, la hermosa Ismena,

    amante de la paz.El llanto enrojece su rostro acongojado.

    CREONTE:Ah, t, que sigilosa te deslizas por la casacomo una vbora. He criado a dos monstruos,dos vboras gemelas. Acrcate y respndeme:

    participaste en el entierro?O eres inocente?

    ISMENA:Si mi hermana consiente, s, soy culpable.Particip en el hecho y acepto el castigo.

    ANT1GONA:

    No lo consiento. Ella no quiso ayudarme.Yo no la llev conmigo.

    CREONTE:Decididlo entre vosotras!No voy a detenerme en nimiedades.

    ISMENA:No me avergenza la desdicha de mi hermanay le pido que acepte compartirla conmigo.

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    34/67

    - 34 -

    Bertold Brect: Antgona

    ANTIGONA:Por los que moran en las profundidades subterrneasy son testigos de nuestras acciones:

    no quiero a la que slo ama de palabra.No siempre el corazn est dispuesto a rebelarse,pero tal vez lo est para morir.No intentes, en una muerte comn,compartir mi suerte. Mi muerte bastar.

    ISMENA:Muy severa es mi hermana, pero te amo.

    Faltando t, a quin podra amar en la tierra?

    ANTGONA:Ama a Creonte. Yo os abandono.

    ISMENA:Te complaces acaso en hacerme sufrir?

    ANTGONA:Quizs yo tambin sufro, quizsquiero reservar para m todo el dolor.

    ISMENA:Lo que te propuse sigue en pie.

    ANTiGONA:Est bien. Pero ya tom mi decisin.

    ISMENA:Falt a la lealtad que te deba.Ahora, ya nada soy para ti, verdad?

    ANTGONA:No desesperes. T vives. Mi alma, en cambio, est muerta.Lo nico que anhelo es servir a los muertos.

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    35/67

    - 35 -

    Bertold Brect: Antgona

    CREONTE:Os digo que estas mujeres estn locas,una desde hace un rato,

    la otra desde siempre.

    ISMENA:No puedo vivir sin ella.

    CREONTE:No se hable ms de ella. Ya no existe.

    ISMENA:La que vas a matar es la prometida de tu hijo.

    CREONTE:Hay otros campos donde se puede arar.Preprate a morir. Pero quiero que sepascundo ser: cuando Tebas, embriagada de gozo,

    se disponga a celebrar, con danzas bquicas,la victoria! Llvate a estas mujeres.

    El guardia sale con las mujeres y entra en la casa. Creonte

    ordena a su guardaespaldas entregar la espada.

    UN ANCIANO ( recibiendo la espada):T que te aprestas a celebrar la victoria,

    no pisotees demasiado el suelo,no lo pisotees all donde florece.Oh, poderoso, aquel que te ha irritado,haz que te alabe.

    OTRO ANCIANO ( entrega a Creonte la mscara de Baco):No lo precipites tan bajoque termines perdindolo de vista.Porque cuando ha llegado al fondo,el que no tiene nada, nada teme.Liberado de toda vergenza,

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    36/67

    - 36 -

    Bertold Brect: Antgona

    aterrorizado y terrible,el que fue abandonado y rechazadose yergue. libre ya de sus ataduras,

    recuerda su antigua vida y se rebela.

    Los ANCIANOS:Muchas veces, una pequea causa bastapara colmar la medida. El sueo de los hombres agotadosy sin edad no dura siempre.El tiempo de la miseria ciega tiene un fin.Lentas y fugaces,

    las lunas suceden a las lunasy la desdicha aumenta sin cesary se extingue la ltima luz que alumbrabaa la ltima raz de la estirpe deEdipo.Los grandes edificios, cuando se .derrumban,arrastran en su cada a todo lo que les rodea.As, cuando los furiosos vientos de Tracia

    encrespan las aguas tenebrosas y saladas del marPnticoy atacan a una simple cabaa,se agitan los abismos submarinos, se levantan las arenasque el viento dispersa, y toda la costa,bajo el embate de las olas, gime y se lamenta.Aqu llega Hemn, el ms joven de tus hijos.Su rostro sombro denota el pesarde perder a la joven Antgona

    y de ver frustrada su boda.

    Entra Hemn.

    CREONTE:Hijo, segndicen algunos,vienes ante m por amor a esa muchacha,y no es al soberano a quien quieres ver,sino al padre. Si as fuera,vienes en vano. A mi regreso de la batalla,

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    37/67

    - 37 -

    Bertold Brect: Antgona

    en la que obtuvimos la victoriagracias al sacrificio de los que derramaron su sangre,encontr a sa, y slo a sa, en toda la ciudad,

    en flagrante delito de desobediencia,renegando de nuestra victoria,ocupada solamente en asuntos personales.Y qu asuntos!

    HEMON:Sin embargo, ese asunto me trae y deseoque no disguste al padre

    la voz familiar de aquel que de l .desciendecuando informe al soberano acerca delos desagradables rumores que circulan.

    CREONTE:Ciertamente, el que engendra hijos insolentesslo habr engendrado para s grandes disgustos

    y, para sus enemigos, motivo de regocijo.Los platos amargos irritan el paladar;lo mejor es, pues, suprimirlos.

    HEMON:Muchas son las cosas que diriges. Pero si prefieresescuchar slo palabras complacientesno pierdas el tiempo. Como un hombre

    que ya no quiere manejar el timn,suelta el velamen y navega a la deriva!Ante tu solo nombre el pueblo tiembla.Si se avecinara el ms terrible temporalte informaran, a lo sumo,que sopla una leve brisa.Pero los lazos de parentesco tienen la ventajade permitirnos actuar con desinters y sin temor.Lo que se nos adeuda ms de una vez no lo reclamamos,pero a veces podemos or la verdad de boca de un pariente,pues, viniendo de l, dominamos la ira,

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    38/67

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    39/67

    - 39 -

    Bertold Brect: Antgona

    CREONTE:No es suficiente. Para m eso es debilidad.No basta que lo que est podrido

    sea separado del cuerpo.No, es preciso proclamarlo pblicamente,para que quienes se dejan corromperlo sepan de una vez por todas.Mi mano mostrar que es implacable.T, sin embargo, que nada sabes del asunto,propones ingenuamente: "No ests tan seguro,observa a tu alrededor,

    acepta lo que dicen los otros,habla su idioma."Como si el que gobiernapudiera conducir tantos cuerposa una meta comn,con un odo cobarde y tembloroso.

    Los ANCIANOS:Querer imponer un castigo cruelexige muchos esfuerzos.

    CREONTE:.Conducir el arado y levantar la tierratambin exige esfuerzos.

    Los ANCIANOS:Pero una orden indulgente con poco esfuerzo logra mucho.

    CREONTE:Hay rdenes de todo tipo.Mas quin las da? Eso es lo importante.

    HEMN:Aunque no fuese tu hijo, dira: T.

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    40/67

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    41/67

    - 41 -

    Bertold Brect: Antgona

    y vacila con nosotros.

    CREONTE:

    Y que los caballos guen el carroen lugar del cochero. Es eso lo que queris?

    HEMN:Cuando husmean el hedor de la carroaque asciende del muladar,los caballos podran encabritarse,

    espantados por el lugar adondese los quiere conducir por la fuerza,y precipitarse en el barrancocon carro y cochero.La amenaza que se oculta en la pazpreocupa ya a la ciudad en la guerray la llena de inquietud.

    CREONTE:Ya no hay guerra. De todos modos,gracias por la informacin.

    HEMN:Algunos me han confiado, y muchos lo sospechan,que lo que te propones al preparar ya el festn de la victoria

    es la eliminacin sangrientade todos los que una vez despertaron tu clera.

    CREONTE:Quin te lo ha dicho? Revelndolo tendrs mucho ms mritoque siendo el portavoz de aquellosque confan sus sospechas de modo harto sospechoso.

    HEMN:Olvdalos.

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    42/67

    - 42 -

    Bertold Brect: Antgona

    Los ANCIANOS:Dicen que la ms preciada virtudde los que mandan es saber olvidar.

    Deja que lo pasadosiga perteneciendo al pasado.

    CREONTE:Soy demasiado viejo para olvidarcon facilidad. Pero, si yo te lo pidiera,no podras olvidar a aquellapor la que tanto te expones?

    Porque todos los que desean mi ruina murmuranque t eres el cmplice de esa mujer, su defensor.

    HEMN:Defiendo la justicia donde sea.

    CREONTE:

    Siy donde sea fcil escapar.

    HEMN:Me ofendes, pero no por esodejar de temer por ti.

    CREONTE:Temes que tu lecho permanezca vaco.

    HEMN:Esto es lo que yo llamara una estupidez,si no proviniera de mi padre.

    CREONTE:Y yo dira que lo que has dicho es una insolencia,si no proviniera del esclavo de una mujer.

    HEMN:Prefiero ser esclavo de una mujer que esclavo tuyo,

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    43/67

    - 43 -

    Bertold Brect: Antgona

    CREONTE:Por fin lo has confesadoy ya no puedes retractarte.

    HEMN:Ni pienso hacerlo. T pretendes decir todo lo que quieresy no escuchar a nadie.

    CREONTE:As es. Ahora vte, y no te presentes msante mi vista, Llevos de aqu a esta ralea, y pronto.

    HEMN:Me voy, no tiembles:ya no vers a nadie erguirse ante ti.

    Hemn sale.

    Los ANCIANOS:Seor, el hombre que acaba de partir,temblando de clera,es tu hijo menor.

    CREONTE:No por eso salvar de la muerte a las mujeres.

    Los ANCIANOS;Acaso piensas hacer morir a ambas?

    CREONTE:A la que no intervino, no. Tienes razn.

    LOS ANCIANOS:Y a la otra, qu muerte le preparas?

    CREONTE:Mientras los mos muevan los pies cadenciosamente

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    44/67

    - 44 -

    Bertold Brect: Antgona

    al ritmo de las danzas bquicas,la culpable ser conducida a la agreste quebradadonde no existe rastro de vida humana

    y ser encerrada viva en el fondo de la roca,con el mijo y el vino que se debe a los muertos,como si ya estuviera sepultada.As lo dispongo, para que la deshonrano caiga sobre la ciudad

    Creonte sale hacia la ciudad.

    Los ANCIANOS:Veo ante ml como un montn de nubes blancas.Ha llegado la hora en que la hija de Edipo,en su habitacin, se prepara para su ltimo viajey oye, en la lejana, a Baco..El dios llama a los suyos, y nuestra ciudad,

    sedienta de placeres, le respondecon alegre frenes.Grande es la victoria e irresistible Bacocuando se acerca a los hombres atormentadosy les tiende el licor del olvido.Lejos arroja la ciudad el manto de luto que cosaen honor de sus hijos, y corre a embriagarseen la orga bquica.

    Los ancianos toman las mscaras de Baco.

    Dios de los placeres carnales, dioseternamente vencedor! T siembras la discordiaentre los que estn ligados por la sangre.Nadie puede rechazarte, porque el hombreque ose hacerte frente est perdido de antemano:bajo tu influjo pierde el dominio de s mismo,se debate bajo el yugo de la autoridady te prepara nuevas cervices,

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    45/67

    - 45 -

    Bertold Brect: Antgona

    ese hombre que ya no teme el soplo clidode las minas de sal, ni el frgil barquichuelosobre las olas negras y agitadas. Dios de los deseos de, la carne

    Dios siempre vencedor! T mezclaslas diferentes razas y las sometes a una misma ley.Pero tu brazo no conoce la violenciani est hecho para devastar la tierra. Pacfico,est unido desde los orgenesal destino de las grandes alianzas.y pacficamente te acompaala belleza divina.

    Entra Antgona, conducida por el guardin

    yseguida por doncellas.

    UN ANCIANO:Pero ahora yo mismo pierdola serenidad y no puedo contener

    el fluir de las lgrimas.Antgona va a recibirlas ofrendas fnebres:el mijo y el vino.

    ANTIGONA:Ciudadanos de la patria,miradme emprender mi ltimo camino

    y contemplar por ltima vezla luz del sol.Es cierto que nunca lo volver a ver?El dios de la muerte,que a todos nos abrazar alguna vez,me conduce viva a las riberas del Aqueronte.No habr bodas para m,ni cantos nupciales, porque prometida soydel Aqueronte.

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    46/67

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    47/67

    - 47 -

    Bertold Brect: Antgona

    se vio privada de la luz del cielo,y sumida en la oscuridaddebi sufrir pacientemente.

    Era no obstante de encumbrada estirpe,y para fecundarla el divino Zeusse troc en lluvia de oro.Ella, contando el fluir de las horas,esperaba el momento del alumbramiento.

    ANTIGONA:Penosa fue, segn dicen, la muerte,

    en la cima del monte Spilo,de aquella que vena de Frigiay era hija de Tntalo.Su cuerpo se volvi rugosoy, cual la hiedra, abraz a la eterna roca.Cuentan los hombres que el inviernojams la abandona

    y hace brotar de sus ojoslgrimas de lmpida nieve.Los dioses me preparan la misma tumba.

    UN ANCIANO ( coloca frente a Antgona una bandeja con una jarrade vino):

    Pero ella era de origen divinoy diosa a su vez.

    Nosotros, en cambio, somos mortalese hijos de mortales.Es cierto que sucumbes,pero con dignidad, como muerenlas vctimas divinas.

    ANTGONA:Os lamentis, como si ya estuviese muerta.Alzis los ojos hacia el cielo azuly no osis mirarme al rostro. Sin embargo,realic un acto sagrado,

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    48/67

    - 48 -

    Bertold Brect: Antgona

    para cumplir un deber sagrado.

    LOS ANCIANOS:

    El hijo de Driante proferafuriosas imprecaciones contra el rigor de su suerte,y fue encerrado por Dionisosen una prisin de piedra.Enloquecido y titubeando en las tinieblas,el hombre de palabra insolenteaprendi a conocer al dios.

    ANTGONA:Tambin vosotros deberais tener en cuentalas imprecaciones contra la suertey tomar ejemplo, en vez de lloriquear,vosotros que estis ciegos.

    Los ANCIANOS:

    Junto a las rocas calcreas, alldonde van a morir tosdos los mares,a la orilla del Bsforoy cerca de la ciudad,el dios de la Guerra viocmo la lanza perfor los ojosde los dos hijos de Fineo.Oscuridad tremenda rein luego

    en las rbitas de esos ojos de guila.La fuerza del destino es infinita.Ni la riqueza, ni el espritu guerrero,ninguna fortaleza puede eludirla.

    ANTIGONA:Os suplico, no hablis del destino,Yo lo conozco. Hablad de l,del hombre que, siendo yo inocente, me condena.A l preparadle un destino!Ah, infortunados, no creis que podris evitarlo!

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    49/67

    - 49 -

    Bertold Brect: Antgona

    Otros cuerpos, destrozados,yacern sin tumba, por millares,en torno de aquel que no tuvo sepultura.

    Vosotros que empujis a Creontea llevar la guerra a tierra extraa, sabedque ganar an muchas batallas,mas la ltima os devorar.Vosotros clamis por el botn,pero los carros que regresenno vendrn rebosantes sino vacos.Pienso en lo que habris de ver

    y os compadezco.Oh, Tebas, patria ma!Fuentes dirceas que manis en estas suaves colinaspor donde pasan los carros de la guerra!0h, praderas!Me oprime la garganta pensaren lo que os espera.

    T diste el ser a monstruosy en polvo te convertirs.Decid a los que pregunten por Antgonaque la habis visto buscar refugio en la muerte.

    Antgona parte con el guardin.

    Los ANCIANOS:

    Volvi la espalda y sali con paso firme,como si fuese ella quien conduca al guardin.Cruz la plaza, en la que yase levantaban las frreas columnas de la victoria.Apret el paso, y desapareci.Pero ellatambin haba probadoel pan cocido en los hornos oscuros.Tranquila y segura permaneca a la sombrade las torres que encerraban desgracia, sin una protesta,hasta el da en que la sangrevolvi a derramarse en el hogar de Lbdaco.

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    50/67

    - 50 -

    Bertold Brect: Antgona

    Manos ensangrentadasrepartieron la muerte entre los suyosy stos no la reciban

    sino que la arrancaban.Slo despus la hallamos,temblando de clera,consagrada al bien!El fro glacial la despert.Pero hasta tanto no se agotel ltimo resto de pacienciay no se hubo consumado

    el ltimo crimen,la hija de Edipo el ciegono arranc de sus ojosla venda corroda por el tiempopara contemplar el abismo.Ahora Tebas, tambin ciega,danza y se embriaga

    con el licor de la victoria,ese licor preparado con ientos de hierbas,en las tinieblas.

    Aqu llega Tiresias, el adivino ciego.Vendr a traernos noticias alarmantes?Que la discordia reina en la ciudad,y est a punto-de estallar la rebelin?

    Entra Tiresias, llevado de la manopor un nio y seguidode Creonte.

    T1RESIAS:Despacio, hijo, despacio, caminasin seguir el ritmo de la danza.T eres el gua. Mas el que guano debe seguir a Baco.Quien levanta el pie demasiado altono puede evitar la cada.No vayas a chocar tampoco contra las columnas

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    51/67

    - 51 -

    Bertold Brect: Antgona

    de la victoria. La ciudad grita victoria,la ciudad est llena de locos!El ciego sigue al que ve,

    mas al que no ve le sigue alguien ms ciego an.

    CREONTE (que lo ha seguido hacindole burla):

    Qu pasa, qu murmuras, viejo decrpito,respecto de la guerra?

    TIRESIAS:Digo que t, loco,

    danzas antes de la victoria.

    CREONTE:Viejo obstinado, t ves lo que no existe,pero las columnas erigidasa tu alrededor,sas no las ves.

    TIRESIAS:No las veo. Y nada perturba mi razn.Por ello vengo, amigos mos.Porque a las hojas verdes del laureltampoco las reconozco hasta que,secas, crujen llevadas por el viento.o bien cuando las muerdo y siento un gusto amargo,

    y digo: es el laurel.

    CREONTE:Las fiestas no te placen. Cada vez que celebramos algunanos hablas de cosas horrendas.

    TIRESIAS:Es que he visto cosas horrendas. Escuchad cules sonlos presagios sobre la suerte de Tebas, ebriade una victoria prematura, y ensordecidapor el inmenso clamor de las rondas bquicas.

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    52/67

    - 52 -

    Bertold Brect: Antgona

    Estaba yo sentado en el sitio donde se renen las avescuando, de repente, reson en el aireun rumor terrible.

    las aves rapaces se desgarraban entre s.Atemorizado, corr hacia los altaresy los hice encender a toda prisa.No hubo uno solo que diera una llama alta y clara.Slo se elevaba un humo que ola a grasa rancia yla carne de los muslos chirriaba dejando los huesosal descubierto.

    LOS ANCIANOS:

    Mal presagio en da de victoria!

    TIRESIAS:He aqu el sentido funestode esos desrdenes incomprensibles.T, Creonte, eres el culpabledel mal que aqueja a la ciudad.

    Porque los altares y los hogares fueron profanadospor los perros y las aves de rapia, que se saciaroncon el cadver del hijo de Edipo.Por ello ya no se oye a una sola avecuyo grito sea un presagio de felicidad.Todas han comido la grasa de un hombre muerto.Semejante humo no es grato a los dioses!Inclnate ante el muerto,

    ante el que ya no existe!

    CREONTE:Tus pjaros, anciano, vuelan segn tu conveniencia!Lo s. Tambin volaron para my tal como me convena. No soy del todo legoen el negocio y en el arte de la adivinacin:no soy avaro. Llena tus cofrescon el mbar de Cerdea y el oro de la India,mas has de saber que no har sepultar a ese cobarde,y que no temo las amenazas del cielo.

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    53/67

    - 53 -

    Bertold Brect: Antgona

    Bien s que ningn hombretiene poder sobre los dioses.Pero tambin s que los mortales,

    aun los ms poderosos, puedensufrir una muerte miserable,cuando de sus bocas salen palabras indignaspara obtener una ventaja.

    TIRESIAS:Soy demasiado viejo para interesarmeen lo poco de vida que me resta.

    CREONTE:Nadie es tan viejoque no desee envejecer un poco ms.

    TIRESIAS:Lo s. Y s an algo ms.

    Los ANCIANOS:Habla, Ti recias.Seor, escuchemos al adivino.

    CREONTE:Habla, d lo que quieras, pero djate de regatear.Los adivinos aman el oro.

    TIRESIAS:He odo decir que los tiranos suelen, ofrecerlo.

    CREONTE:Cuando se es ciego,se muerde la moneda y se dice:es de buena ley.

    TIRESIAS:Gurdate tu oro,

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    54/67

    - 54 -

    Bertold Brect: Antgona

    porque en la guerra nadie sabe qu podr salvar:su oro, sus hijos, su poder...

    CREONTE:La guerra ha terminado,

    TIRESIAS:De verdad? Puedo hacerte una pregunta?Ya que, como t dices, nada s,tengo que preguntar. Afirmas que no puedo ver el futuro.Me vuelvo, pues, hacia el pasado y el presente.

    Es sta, al final y al cabo, una manerade mostrar mi habilidad de adivino,aunque en verdad lo que yo veoes lo que cualquier nio puede ver.Las columnas de .la victoria son muy delgadas,muy poco bronce contienen. Yo digo:Es porque se fabrican an muchas espadas?

    Se cosen pieles para el ejrcito. Yo digo:Se lo prepara para pasar un nuevo otoo?Se pone a secar pescado: es que debemos esperar[una campaa de invierno?

    Los ANCIANOS:Eso era antes de la victoria. Suponemosque todos esos preparativos se han detenido,

    que los carros del botn llegarn de Argoscargados de bronce y de pescado.

    TIRESIAS:Hay guardias a montones; nadie sabesi lo que custodian es mucho o poco.En tu casa, en vez de perdonar,como es habitual despus de un negocio afortunado,rein un gran desacuerdo.Se dice que Hemn, tu hijo,se march trastornado de tu casa

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    55/67

    - 55 -

    Bertold Brect: Antgona

    porque ordenaste que arrojaran a Antgona,su prometida, al fondo de una roca.Lo ordenaste porque ella

    quera sepultar a Polinice, a quien diste muertecuando se rebel contra ti,porque tu guerrale arrebat a su hermano Etocles.Cruelmente, te has enredado en tu crueldad.Como el oro no me ha estupidizado por completo,te hago una segunda pregunta:Por qu eres tan cruel, Creonte,

    hijo de Meneceo?Voy a ayudarte a responder:Es quizs porque te falta bronce para tu guerra?Qu hecho cometiste, qu locura o maldad,que ahora te obliga a seguir cometiendo maldadesy actos insensatos?

    CREONTE:Canalla! Juegas un doble juego!

    TIRESIAS:Como tu manera de decir las cosas.iPeor sera decirlas a medias!Ya tengo la respuesta y esta respuestatiene doble sentido: quiero decir

    que nada se me ha contestado.Sumo cero ms ceroy digo: cuando las cosas van malse pide a gritos un gran hombre.este acude y se produce la ruina.La guerra ya no puede detenerse y va de mal en peor.El pillaje lleva al pillaje,el rigor incita al rigor,el exceso exige el exceso,y finalmente no queda nada.Yo he mirado hacia atrs y a mi alrededor.

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    56/67

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    57/67

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    58/67

    - 58 -

    Bertold Brect: Antgona

    CREONTE:Cuando me puse en marcha contra Argos,quin me envi? Por vuestra indicacin,

    el metal de la espadafue a buscar el metal de la montarla.Porque Argos es rica en metal.

    Los ANCIANOS:Y tambin en espadas, segn parece.Ms de una vez escuchamos informes alarmantes,pero los desechamos porque confibamos en ti.

    Nada tomamos en cuenta,nos tapamos los odos por miedo a tener que temblary cerramos los ojos cada vezque apretabas las riendas con ms fuerza.Una vez ms, es necesario, ser la ltima,decas, una batalla ms. Pero ahoracomienzas a regatear con nosotros

    igual que con el enemigo. Tu crueldadte hace llevar una doble guerra.

    CREONTE:La vuestra!

    Los ANCIANOS:La tuya!

    CREONTE:Cuando Argos haya sido vencida,volver a ser la vuestra, no? Basta!Los discursos de la rebelde os desquiciarony habis tomado partido por ella.

    Los ANCIANOS:La hermana tena sin duda el derechode sepultar a su hermano

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    59/67

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    60/67

    - 60 -

    Bertold Brect: Antgona

    CREONTEHasta que sus hombresconquisten a la rica Argos.

    Los ANCIANOS:Llmalos, desventurado,antes que perezcan todos.

    CREONTE:Con las manos vacas?Esa orden tendris que confirmarla

    bajo juramento!

    Los ANCIANOS:Con las manos vacas, o sin manos,llama a todos los que an viven!

    CREONTE:

    Ciertamente, no bien Argos haya cado, los llamar.Mi primognito, Megareo, os 1os traer.Mas tened cuidado de que las puertasno sean demasiado bajas yque no convengan solamente a los hombres pequeos.Porque esos hombres de gran tallaseran capaces de echar abajo con sus espaldasel portn de un palacio aqu,

    la puerta de la cmara del tesoro all.Podra ser que la alegra de verosfuera tan grande que, al estrecharos las manos,os destrozaran las muecas y os arrancaran los brazos!Y cuando en su mpetu os estrechen contrasus corazas, tened cuidado de que no os rompan las costillas!Porque en ese da de gozo verisms espadas desnudas que en los das infaustosde abatimiento y desesperacin,Ms de un vencedor titubeanteha sido coronado con cadenas

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    61/67

    - 61 -

    Bertold Brect: Antgona

    y ha danzado con rodillas que flaqueaban.

    Los ANCIANOS:

    Miserable! Nos amenazas con nuestros propios hombres?Quieres acaso arrojarlos contra nosotros?

    CREONTE:Hablar de ello con mi hijo Megareo.

    Entra un mensajero que viene del campo de batalla.

    MENSAJERO:Seor! Preprate para recibir un golpe terrible,Soy mensajero de infaustas nuevas.,Detn los festejos!Demasiado pronto creste en la victoria!Tu ejrcito ha sido derrotadopor Argos y huye en desbandada.

    Tu hijo Megareo ya no existe. Destrozado,yace en suelo argiano. Tras haber castigado a Polinicey ahorcado pblicamente a muchos guerrerosque desaprobaban tu proceder,volviste a Tebas.Inmediatamente, Megareo, tu primognito,lanz a sus hombres de nuevo contra el enemigosin darles tiempo para reponerse

    de sus prdidas y de su fatiga;apenas podan alzar contra el pueblo de Argoslas armas an empapadas en sangre tebana.Muchos hombres volvan el rostro hacia Megareo,quien deseando inspirarles ms temor que el enemigo,los azuzaba quizs con demasiada rudeza.Sin embargo, la suerte favoreci al principio a los nuestros.Basta empuar nuevamente la espadapara tomarle gusto a la lucha,y la sangre,sea la propia o la ajena,

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    62/67

    - 62 -

    Bertold Brect: Antgona

    siempre tiene el mismo olor,un olor que sube a la cabeza y embriaga.Lo que no logra la valenta,

    lo logra el temor.Pero tambin importan el terreno,los pertrechos y los alimentos.El pueblo de Argos, seor, recurri a mil astucias.Combatieron las mujeres y ayudaron los nios.Desde lo alto de los techos comidos por el fuego,las ollas, en las que desde haca mucho tiempono se haba cocido alimento alguno,

    caan sobre nosotros, llenas de agua hirviendo.Las casas que an se mantenan intactas eran incendiadas,como si nadie pensara habitarlas algn da.Muebles y utensilios se convirtieron en armasy pertrechos. Y tu hijo segua empujndonoshacia el centro de la ciudad,pero la ciudad, devastada, se convirti en tumba.

    Todo estaba envuelto en llamasy la humareda nos cegaba.Huyendo del fuego y buscando al enemigo,chocamos tebanos contra tebanosy nadie podra decir qu mano abati a tu hijo.La flor de Tebas, lo mejor de sus fuerzas,todo fue aniquilado. Tebas mismano podr resistir mucho tiempo.

    Por todos los caminos llega el pueblo de Argos,con sus hombres y sus carros.Yo los vi. Y el que los ha vistopuede estar feliz de ser arrebatado por la muerte.

    El mensajero muere.

    Los ANCIANOS:Ay de nosotros!

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    63/67

    - 63 -

    Bertold Brect: Antgona

    CREONTE:Megareo! Hijo mo!

    Los ANCIANOS:No pierdas el tiempo con lamentos.Rene a la guardia!

    CREONTE:Rene a la nada! Con un colador!

    Los ANCIANOS:

    Tebas festeja embriagada la victoriaen tanto que el enemigo se acercaempuando sus armas.Para engaarnos nos entregaste tu espada.Acurdate de tu otro hijo.Llama ahora al ms joven!

    CREONTES Hemn, mi hijo menor!Ven en nuestra ayuda,que todo se desmorona!Olvida lo que dije.Cuando tena todo el poder en mis manosno era dueo de mis pensamientos.

    LOS ANCIANOS:Corre a la prisin de piedray suelta a la que cubri el cadver.Deja a Antgona en libertad!

    CREONTE:Si lo hago, me apoyaris?No exigisteis nada, pero habis aceptado todoTambin vosotros estis comprometidos.

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    64/67

    - 64 -

    Bertold Brect: Antgona

    Los ANCIANOS:iV!

    CREONTE:Hachas! Hachas!

    Sale Creonte.

    Los ANCIANOS:Detened las danzas!

    Golpeando los cmbalos:

    Oh, dios de la Alegra, t que eres el orgullode los arroyos que Cadmos amaba, ven prontosi deseas ver a tu ciudad por ltima vez.Ven antes de que caiga la noche,antes de que tu ciudad haya desaparecido.

    Aqu vivas, dios de la Alegra,a orillas de las aguas heladas del Ismenos,en esta Tebas donde nacieron las Mnades.El humo del sacrificio, ese hermoso humoque se eleva por encima de los techos, te saludaba.Ah! Tendrs que ver las casas devoradas por las llamas,el humo que asciende de los incendios,las nubes negras en el cielo?

    Los que ya se crean instaladospor mil aos en lejanas tierrasno tendrn maana, no tienen hoyms que la piedra para reposar su cabeza.Otrora, dios de la Alegra, te sentabas al lado de los amantesen las mrgenes del Ccitoy en los bosques de Castalia.Entrabas en las fraguas y,sonriendo, probabas con el pulgarel filo de las espadas.Caminabas a travs de Tebas

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    65/67

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    66/67

    - 66 -

    Bertold Brect: Antgona

    y la voz triste y quejumbrosallega a sus odos, cada vez ms ntida.A pocos pasos de la roca lanza un grito

    al ver el cerrojo arrancado del muro.Y con esfuerzo, como para convencerse, dice:"Esa no es la voz de Hemn, la voz de mi hijo."Obedeciendo sus rdenesmiramos en el fondo de la tumba y los vemos,

    a ella, Antgona, ahorcada,con una cuerda de lino en torno del cuello,y Hemn, a sus pies, llorando la muerte de su prometida,

    la ruina de su amor, el crimen de su padre.El rey lo ve, se adelanta y dice:"Sal, hijo mo, te lo imploro de rodillas."Framente, sin contestar, el hijo clava en l la mirada.En sus manos reluce la espada de dos filos,y la vuelve contra el padre. Este, asustado, lo esquivay la espada se hunde en el vaco.

    El hijo, de pie y en silencio, lentamente,clava el hierro en su propia carne,y cae sin pronunciar una palabra.El muerto reposa junto al muerto.El fro himeneo ser celebrado en las cmarasdel mundo subterrneo.Pero he aqu que llega el rey en persona.

    Los ANCIANOS:Nuestra ciudad, tanto tiempo dirigida,ha quedado sin gua. Est perdida.El tirano ha fracasado. Se acerca,apoyndose en las mujeres,y lleva en sus manosel bello resultado de su locura.

    Entra Creonte, llevando el manto de Hemn.

  • 8/13/2019 Antigona de Bertolt Brecht

    67/67

    - 67 -

    CREONTE:Mirad lo que traigo. Es su manto.Cre que traera una espada.

    Mi hijo ha muerto de una muerte prematura.Una batalla ms y Argos habra sucumbido!Pero el valor, la voluntad de luchar hasta lo ltimo,todo se volvi contra m.Es el fin de Tebas.Tebas debe morir, morir conmigo,ser aniquilada y abandonada a los buitres.Es mi voluntad.

    Creonte sale con las doncellas.

    LOS ANCIANOS:Gir sobre s mismo y se marchllevando en sus manos una tela manchada delo que quedaba de la familia de Lbdaco,

    se dirigi a la ciudadcuya cada era inminente.Nosotros lo seguimos,lo seguimos en la muerte.El puo que nos dominabafue cortado para que no volviera a golpearPero aquella que vio y predijo todoslo pudo ser una ayuda para el enemigo,

    el enemigo que ahora nos exterminar.El tiempo es demasiado corto y todo es destino.Nadie puede vivir lo suficientepara conocer das felices, das fciles,para soportar el crimen con pacienciay adquirir sabidura con la edad