Baciero Carlos (2006).- Juan de Solórzano Pereira y La Defensa Del Indio en América

  • View
    218

  • Download
    0

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Derecho

Transcript

  • JUAN DE SOLRZANO PEREIRA Y LA DEFENSA DEL INDIOEN AMRICA

    POR

    CARLOS BACIEROColaborador en la Coleccin Corpus Hispanorum de Pace de CSIC, Madrid

    RESUMENLa inmensa erudicin jurdica, filosfica y teolgica de Juan Solrzano Perei-

    ra y el exhaustivo conocimiento de la legislacin de Indias hacen de l una figurade primera magnitud en el campo del derecho indiano en el siglo XVII. Ello ex-plica el mandato real que Felipe III le impuso, al ser enviado al Virreinato de Percomo Oidor de la Audiencia de Lima, de recoger y publicar las cuestiones funda-mentales referentes al derecho indiano, que redujo a tres: 1. Justicia de la ocupa-cin de las Indias por los espaoles; 2. Justicia de la permanencia espaola en lasIndias; 3. Justicia de la Administracin y Gobernacin espaolas en las Indias.

    PALABRAS CLAVE: legislacin de Indias, Juan Solrzano, Felipe III. Virreina-to de Per, Audiencia de Lima, siglo XVII

    ABSTRACTJuan Solrzano Pereira was outstanding in 17th century Spain both for his

    vast erudition in Philosophy, Theology and Law and for his thorough knowledgeof legislation concerning the American colonies. It was quite natural for Philip IIIto send him to Peru as Oidor of the Lima Tribunal and give him the mandate tocompile and publish the materials dealing with the most fundamental problems ofcolonial legislation. He did so in three steps: 1.The question of justifying theSpanish takeover. 2. The rightfulness of continuing the Spanish presence in thoseterritories. 3. The critical appraisal of the Spanish Administration andGovernment in the area.

    KEY WORDS: Legislation concerning the American colonies, Juan Solrzano,Peru, Lima, 17th century

    Hispania Sacra, Missionalia hispanica, 58117, enero-junio 2006, 263-327, ISSN: 0018-215-X

    08-BACIERO 16/10/06 10:38 Pgina 263

    HUGOResaltado

    HUGO877Tachado

    HUGO877Lpiz

  • En carta de 8 de abril de 1618 a Felipe III Juan Solrzano y Pereira da cuen-ta de la obra que est escribiendo se refera a su tratado De indiarum iureen los escasos tiempos que le dejan libre sus ocupaciones como oidor de la Au-diencia de Lima y las mltiples consultas que le llegan como a eminente exper-to en cuestiones jurdicas sobre los diversos problemas de la sociedad indiana.En esta obra escribe Solrzano al rey se juntan y tratan todos los puntosdignos de consideracin que se suelen y pueden ofrecer en las materias del go-bierno y justicia de estas Indias Occidentales.

    En realidad estaba cumpliendo un mandato real. Como l mismo recuerdaen la Dedicatoria a Felipe IV de su Poltica indiana, el Rey Felipe III le habaordenado, al ser enviado al virreinato del Per, que atendiese y escribiese todolo que juzgase concerniente y conveniente a su derecho y gobierno. La ordenqued cumplida y Solrzano se puede permitir ahora hablar al rey del gran tra-bajo puesto en juntar, disponer e ilustrar tan varias materias, en que me atrevoa afirmar sin jactancia que soy... el primero que las he escrito sin poner plantasobre huella ajena.

    La amplitud y novedad, efectivamente, de los temas abordados con preten-siones de totalidad se desbord por las 1.300 apretadas pginas de texto a doblecolumna en dos volmenes de gran tamao. El volumen primero presenta el si-guiente ttulo: De Indiarum iure sive de iusta Indiarum Occidentalium inquisi-tione, acquisitione et retentione. Su materia queda, pues, dividida en tres gran-des cuestiones tratadas en sendos libros: descubrimiento, conquista y retencinde las Indias. El volumen segundo lleva por ttulo De Indiarum iure sive de ius-ta Indiarum occidentalium gubernatione, y comprende cinco libros en los quese estudian y se someten a revisin las principales instituciones que estructuranel funcionamiento de la sociedad indiana de entonces: encomiendas, sistematributario, servicios personales, sistema educativo...

    La buena acogida que tuvo la obra y los deseos de numerosas personas quele pedan por carta la traduccin al castellano movieron a Solrzano a publicarla Poltica indiana, que result ser una especie de adaptacin o vulgarizacin,menos especializada cientficamente, de la obra latina, que queda en parte resu-mida y en parte enriquecida con nuevos datos, como l mismo nos dice. Con-cretamente los ttulos justificativos de la conquista y permanencia de Espaa enIndias, que en el volumen primero del De Indiarum iure ocupaban ntegramen-te los libros II y III, en la Poltica indiana quedan enormemente simplificados yreducidos a los captulos 9-12 del libro I.

    Estas dos obras son un claro exponente de los vastsimos conocimientos ju-rdicos que posea (sobre todo en lo referente a los problemas indianos), ascomo de su prudencia, de su integridad y de su sentido estricto de la justicia entodas sus actuaciones. A este respecto nos dej l mismo constancia escrita de

    CARLOS BACIERO264

    Hispania Sacra, Missionalia hispanica, 58117, enero-junio 2006, 263-327, ISSN: 0018-215-X

    08-BACIERO 16/10/06 10:38 Pgina 264

    HUGOResaltado

    HUGOResaltado

    HUGO877Tachado

    HUGO877Tachado

  • algunas decisiones judiciales, un tanto comprometidas y valientes, que por ra-zones de oficio hubo de tomar. As nos recuerda el castigo que, siendo fiscal enel Supremo Consejo de Indias, impuso al heredero de un tal Hernando Vera, an-tiguo encomendero, a quien, por los demasiados tributos que cobr de sus in-dios y otros graves daos y vejaciones que se prob haberles hecho, le privaronde ellos y fue condenado a una gran suma de ducados, para cuya paga se le ven-dieron en almoneda todos los bienes que tena, y entre ellos el pueblo de SanMartn de Valdeiglesias, que haba comprado en Espaa1.

    Sorprende tambin la gran erudicin y el enorme volumen de lecturas que sereflejan en las pginas de sus obras: lecturas jurdico-cannicas, histricas, filo-sfico-teolgicas e incluso literarias. Demuestra adems Solrzano un exhaus-tivo conocimiento de toda la legislacin de Indias desde sus orgenes hasta elmomento en que est redactando la obra. Bien es verdad que no todos los auto-res u obras de autores que cita pueden ser considerados como fuentes directa-mente consultadas por l. Es obvio pensar que una buena parte de estas citasson meramente indirectas, que transcribe sin ms mirar y, por tanto, con losmismos eventuales errores de los autores directamente consultados. Sin em-bargo, no es infrecuente el caso en que advierte expresamente que no ha podidollegar a tal o cual obra de determinado autor, a pesar de haberla buscado.

    Muestra adems seria preocupacin por estar al corriente de las ltimas pu-blicaciones, hasta el punto de que con frecuencia utiliza expresiones como seacaba de publicar recientemente... o despus de escrito esto, ha aparecido....Pero hay que reconocer tambin que esa especie de pasin por la cita llega a ve-ces a enturbiar en cierto grado el contenido y a hacer un tanto fatigosa la lectura.

    Respecto a las fuentes filosficos-teolgicas se ha de decir que, adems delos autores clsicos de la antigedad greco-latina, de la Patrstica latina y griegay de la alta Edad Media (a quienes de ordinario cita por simple compromiso deerudicin), los que verdaderamente modelan el pensamiento de Solrzano e in-fluyen de modo decisivo sobre l son los maestros de la Escuela de Salamanca,entendida sta en un sentido de cierta amplitud. De entre ellos pueden conside-rarse como los citados (muchas veces con elogio) Juan Azor, Domingo Bez,Alfonso de Castro, Antonio de Crdoba, Serafn Freitas, Pedro de Ledesma,Bartolom de Medina, Luis de Molina, Juan de Salas. Domingo de Soto, Fran-cisco Surez, Gregorio de Valencia, Gabriel Vzquez...

    Pero podemos afirmar que son Francisco de Vitoria y Jos de Acosta los quesin duda ejercen sobre l un influjo ms directo y decisivo en todas las cuestio-nes filosfico-teolgicas de alguna importancia estrictamente relacionadas conla problemtica indiana y es a ellos a quienes reserva los ms encendidos elo-

    JUAN SOLRZANO PEREIRA Y LA DEFENSA DEL INDIO EN AMRICA 265

    Hispania Sacra, Missionalia hispanica, 58117, enero-junio 2006, 263-327, ISSN: 0018-215-X

    1 Juan SOLRZANO, Poltica indiana, lib. III, cap. 26, n. 31 (Biblioteca de Autores Espaoles 252,307).

    08-BACIERO 16/10/06 10:38 Pgina 265

    HUGOResaltado

    HUGO877Tachado

    HUGO877Tachado

  • gios. Llama a Vitoria astro el ms refulgente de la Orden Dominicana. Res-pecto de Acosta es frecuente la repeticin de frases elogiosas a su nombre, cita-do innumerables veces; en l se apoya constantemente.

    La profunda huella que dej Acosta, sobre todo en el virreinato del Per, yla fama de su prestigiosa personalidad estaban todava muy vivas por aquellosen que Solrzano ejerca su oficio de Oidor de la Real Audiencia de Lima.Considera sus escritos doctsimos y elegantsimos; otras veces hablar delelegantsimo Padre Jos de Acosta, o de su habitual prudencia, o de susgraves palabras y slidas razones; o cuando despus de citar a otros autoresconcluye con la mayor naturalidad: Y mejor que todos el Padre Jos deAcosta2.

    Solrzano aduce y transcribe textos ntegros de Vitoria y Acosta, bien sea enapoyo de su tesis (el caso ms frecuente), o bien sea, por el contrario, para mos-trar su desacuerdo. Cuando esto ltimo ocurre y en la medida en que ocurre, seda en l una aproximacin a la lnea de pensamiento representada por Juan Gi-ns de Seplveda. Es el peso de su compromiso en defender ante Europa a laCorona espaola lo que, posiblemente, le fuerza a ese calculado y parcial dis-tanciamiento del comn sentir de la Escuela en determinadas cuestiones. Ellono obsta para concluir con toda legitimidad, a mi juicio, que es dentro del hori-zonte y del espritu de la Escuela de Salamanca donde l se sita y desenvuelvenormalmente sus reflexiones. Su sentido de equilibrio y de justicia, su afn deveracidad y objetividad dentro de la meta que se haba propuesto y las conclu-siones a que llega en la mayor parte de las cues