Chispa 279

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Pasión y Gloria. Revista de la Juventud Comunista Revolucionaria.

Text of Chispa 279

  • Batallas picas, guerras sufridas

    ,

    goles inolvidables la celeste y

    blanca estuvo y est en grandes

    momentos. Un homenaje

    a Belgrano, su creador, y a

    todos los que ponen el cuerpo

    para bancar a la patria

    en todos los terrenos.

    ARMATE ALENIN

    soy delegada Mujeres al frente en el Astillero .

    Carli jimenezEl cuarteto es alegra y rebelda.

    APORT A LA COLECTAFINANCIERA DE LA JCR

    $8

    no279/ JUNIO-JULIO 2014 >precio $8 > precio solidario $10

  • revista

    chisp

    a@ya

    hoo.com

    N 27

    9- JU

    N - JUL

    2014

    2

    Durante los aos de crecimiento de la economa, la torta se reparti entre los de arriba, no se re-solvieron los problemas de fondo del pas y las principales ramas de la industria siguen en manos extranjeras. Ahora que vienen las malas, tenemos que pagar los platos rotos de una fiesta a la que no nos invitaron, mientras las multinacionales se siguen llevado sus ganancias y el gobierno vomita corrupcin. Por eso adems de alentar a la selec-cin en tiempos de mundial, hoy ms que nunca nos ponemos la camiseta y peleamos por:

    UNA ARGENTINA SIN AJUSTE NI INFLACINCon el agotamiento de su modelo, el gobierno y los monopolios imperialistas descargan la crisis sobre el pueblo con ajuste, inflacin, devaluacin, tarifa-zos, suspensiones y despidos. Las multinacionales, como las automotrices, se llenaron de guita estos aos con la poltica del gobierno de los Kirchner. Vendieron autos por ms de 15.000 millones de dlares solo el ao pasado y cuando sus casas cen-trales entraron en crisis en la Argentina recibieron crditos con fondos de la Anses (que son aportes de los trabajadores).Ahora descargan su crisis con suspensiones masi-vas, despidos, no renovacin de contratos basura, presiones para retiros voluntarios y jubilaciones anticipadas. Ms de 12.000 obreros de la industria mecnica estn afectados por la oleada de suspen-siones y despidos, y se suman miles ms en meta-lrgicas, construccin, trabajo rural y otras ramas de la produccin. Para sus planes, gobierno y mo-nopolios imperialistas, tienen el apoyo de jerarcas sindicales como el secretario del SMATA Pignaneli, o el secretario de la UOM, Cal, que usan el miedo a perder el laburo, para hacer pasar las suspensiones y despus los despidos.

    Frente a la crisis, nos ponemos la camiseta por eso crecen las luchas contra las suspensiones y despidos que se unen con las de salarios en paritarias, contra el impuesto a las ganancias, y por aumento a los ju-bilados y planes sociales.

    UNA ARGENTINA SIN ENTREGACristina Kirchner endeud a la Nacin y al pueblo de la forma ms neoliberal que existe: pagando al Club de Pars una deuda por U$S 9.400 millones. Es una deuda odiosa porque fue contrada por la ltima dictadura para comprar armas para la guerra con Chile por el canal de Beagle. Adems va a pagar a los fondos buitres por U$S 1.500 millones. Y ya pag a los espaoles de la Repsol ms de lo que reclamaban a pesar de vaciar nuestros pozos petroleros, no invertir nada y causar altos daos ambientales. La plata que va esta deuda es la que no se pone para resolver el hambre, la desocupacin, salud y educacin, recu-perar la juventud que cay en la droga, reactivar la economa y la industria.

    UNA ARGENTINA SIN REPRESINEl pueblo demostr que no est dispuesto a dejar las calles. Por eso para hacer pasar esta poltica an-tipopular, el gobierno promete palos, gases y balas de goma. As fueron recibidos los originarios, cam-pesinos, estudiantes y trabajadores del Chaco que marcharon a Resistencia para reclamar una urgente respuesta del gobierno a los reclamos populares. No hay agua para llenar los camiones cisterna y abas-tecer a las comunidades de zonas alejadas, como el Impenetrable, pero si para cargar el camin hidrante utilizado para reprimir. Lo que pas en el Chaco, es la muestra ms acabada de que para hacer pasar el ajuste, al gobierno K y sus aliados en las provincias no les tiembla la mano.

    NOS PONEMOS LA CAMISETA

  • revista

    chisp

    a@ya

    hoo.com

    Nota de tapa pg.4

    el cuarteto es rebelda.......................................pg.07 JuveNtud de la cta ........................................... pg. 10 soy delegada: muJeres al freNte .......................... pg. 15 sudor y lgrimas .............................................. pg. 18 armate a leNiN .................................................. pg. 20 deseNchufate: 12 cueNtos peregriNos.................... pg. 23

    UNA ARGENTINA SIN DROGADurante el gobierno de los Kirchner se masific el con-sumo y el negocio del narcotrfico, no solo para llenar sus bolsillos y los de sus amigos, sino porque les sirve como un mecanismo de dominacin de nuestra rebel-da. Metindonos la droga por todos lados, los que tie-nen la manija buscan dormirnos, confundirnos, que no cuestionemos, que nos resignemos ante nuestros sufri-mientos y nuestras condiciones de vida, mantenernos tranquilos, que no enfrentemos su poltica de ajusteque ni pensemos en transformar nuestra realidad.Masificar el consumo es fundamentalmente un gran negocio vinculado a los narcos y al Estado (poder pol-tico, jueces, polica), a costa de nuestros sufrimientos. La expansin de los narcos y el enorme aumento del consumo de drogas en los ltimos diez aos es inse-parable del grupo K, de su poltica y de sus relaciones. Frente a nuestros sufrimientos y a quienes nos me-ten la droga como camino, nos ponemos la camiseta y le oponemos la organizacin y la lucha por trabajo, educacin, por espacios culturales, deportivos y recrea-tivos. Peleamos activamente contra la droga, desnatu-ralizando el consumo y peleando sin concesiones para que se castigue con el mximo rigor a los narcos y sus conexiones mafiosas.

    UNA ARGENTINA LIBREEl gobierno kirchnerista y las grandes patronales es-peculan con el Mundial de Ftbol para ganar tiempo, y aislar y derrotar las luchas en curso. Los de abajo nos ponemos la camiseta, alentamos a la seleccin para salir campeones en el mundial y no dejamos las calles para que se resuelvan nuestras necesidades, empujan-do el paro de 36 horas. Al mismo tiempo es necesario que todos los que ve-nimos enfrentando la poltica de ajuste y entrega del gobierno, que queremos trabajo genuino para todos, terminar con la economa dependiente de las poten-cias extranjeras, que luchamos por una educacin y salud al servicio del pueblo y para que la tierra no est en manos de unos pocos y que los que la traba-

    jan no tengan nada, y que queremos la liberacin de nuestro pueblo y nuestra patria, nos podamos unir en un gran frente popular que potencie las luchas y sea una poderosa opcin poltica que se exprese en las elecciones de 2015.

    3

    HAY QUE PLANTARSELa lucha de Gestamp mostr para millones la disposicin de lucha de nuestra clase obrera. Y vuelve a dejar en claro que para enfrentar las suspensiones hay que plantarse. Al mismo tiempo, hay que prepararse para luchas duras, prolonga-das y multisectoriales exigiendo una ley de emer-gencia que prohba los despidos y suspensiones por un ao. En otra oleada, la histrica huelga de los obreros de la Kraft marc el camino a seguir cun-do golpea la crisis: prepararse, organizar al con-junto de los laburantes para lo que se vena. Los trabajadores adentro de la fbrica, asambleas de seccin y generales y el cuerpo de delegados para unir al conjunto en una pelea dursima: frenar los despidos contra una poderosa empresa yanqui parando la produccin.

  • 4PASIN Y GLORIA

    BATALLAS PICAS, GUERRAS SUFRIDAS, GOLES INOLVIDABLES, MARCHAS LA CELESTE Y BLANCA REPRESENTA Y DESPIERTA TANTAS COSAS QUE ESTUVO Y EST EN TODOS ESOS MOMENTOS. AC, UN RECORDATORIO ACERCA DE POR QU NOS PASA ESO, Y UN HOMENAJE A BELGRANO, SU CREADOR Y UNO DE NUES-TROS PRIMEROS REVOLUCIONARIOS.

  • 5SALTA, FEBRERO DE 1813. Mientras sus ma-nos se mueven casi automticamente, Martina Silva de Gurruchaga slo puede pensar en una cosa: qu ms hacer para ayudar a derrotar a los espaoles. Ya haba convencido a su marido, don Jos de Gurruchaga, un co-merciante rico que tambin se haba sumado a la causa, para que donara paos y dinero para armas que aprovi-sionaran a los hombres de Belgrano. Pero por el momento, slo poda esperar; no eran das muy calmos en su casa de Los Cerrilos, donde paraba, entrenaba y planificaba el ejrcito patriota. Esperar y bordar; al fin y al cabo, ese no era un deber menor: Martina se haba comprometido a bordar para el ejrcito una ban-dera celeste y blanca que flameara al momento de la batalla contra los realistas, y eso de por s era un logro. Belgrano haba creado la bandera el ao anterior, en 1812, para di-ferenciarse de los espaoles, y demostrar que ramos un pueblo dispuesto a hacer triunfar la Revolucin para lograr la Independencia; pero Rivadavia, desde el Primer Triunvirato, se la hizo esconder, como con vergenza de querer admitir que pelebamos por la libertad. Las cosas cambiaron con el segundo triunvirato, y los nimos acom-paaban ese cambio: se vena del xo-do Jujeo y de la Batalla de Tucumn, triunfos emocionantes que anticipaban lo que estaba por venir. El 20 de febrero de 1813, el ejrcito de Belgrano derrot al de Po Tristn en la Batalla de Salta, asegu-rando el control del Alto Per. Era la primera vez que nuestra bandera, la celeste y blanca, la bandera bordada por Martina, flameaba contra los opresores en una batalla.169 AOS DESPUS, la escena, el orgullo y la bronca se iban a repetir, pero muy lejos. En Monte Longdon, en las Islas Malvinas, en medio de lomas azotadas por el viento helado, el Regimiento de Infantera 7 resis-ta las ltimas de las 6.000 balas que les haban disparado los ingleses. Ya haban perdido a 36 hombres y ms de 100 estaban heridos; era momento de aceptar la derrota. Pero la bandera no poda caer en manos de los piratas, ni quedar enterrada en las islas: tena que volver a casa. As que la desar-maron: e