Democracia y formaci³n ciudadana

  • View
    132

  • Download
    1

Embed Size (px)

Text of Democracia y formaci³n ciudadana

  • DEMOCRACIA Y FORMACIN CIUDADANA

    TEREsA GONzlEz lUNA CORvERA

  • DEMOCRACIA YFORMACIN CIUDADANA

    Teresa Gonzlez Luna Corvera

  • Instituto Federal Electoral

    Consejero PresidenteDr. Leonardo Valds Zurita

    Consejeros ElectoralesMtro. Virgilio Andrade MartnezMtro. Marco Antonio Baos MartnezDra. Mara Macarita Elizondo GaspernMtro. Alfredo Figueroa FernndezLic. Marco Antonio Gmez AlcntarDr. Francisco Javier Guerrero AguirreDr. Benito Nacif HernndezMtro. Arturo Snchez Gutirrez

    Secretario EjecutivoLic. Edmundo Jacobo Molina

    Contralor GeneralC.P. Gregorio Guerrero Pozas

    Director Ejecutivo de Capacitacin Electoral y Educacin CvicaMtro. Luis Javier Vaquero Ochoa

    COLECCIN CUADERNOS DE DIVULGACIN DE LA CULTURA DEMOCRTICAISBN de la coleccin completa:

    DEMOCRACIA Y FORMACIN CIUDADANA

    Primera edicin, 2010 2010, Instituto Federal Electoral Viaducto Tlalpan Nm. 100, esquina Perifrico Sur Col. Arenal Tepepan, 14610, Mxico, D. F.

    ISBN: (en trmite)

    Impreso en Mxico/Printed in MexicoDistribucin gratuita. Prohibida su venta

  • Presentacin ............................................................................................................

    Introduccin ............................................................................................................

    El contexto histrico de la formacin ciudadana ................................................

    Los enfoques y contenidos de la formacin ciudadana .............................................

    Los objetivos y retos actuales de la formacin ciudadana .........................................

    Bibliografa ..............................................................................................................

    Sobre la autora ........................................................................................................

    7

    9

    15

    27

    35

    43

    47

    Contenido

  • 7La educacin en las sociedades democrticas, al presuponer que todas las personas son sujetos de derechos y los adultos son ciudadanos, tiene como una de sus principales fina-lidades la formacin cvica, aunque no siempre se haga explcito este propsito. Por esta razn, el desarrollo de la democracia moderna ha estado ligado a las polticas educativas implementadas por los Estados.

    De acuerdo con los resultados de diversos anlisis comparativos entre pases y, al interior de cada pas, entre grupos sociales e individuos, existe una fuerte correlacin positiva entre escolaridad y democracia. Una larga tradicin de investigacin emprica, que se remonta a mediados del siglo pasado con los estudios clsicos de Lipset, Almond y Verba, y que ha sido revisada y puesta al da con los de Putman e Inglehart, entre otros, ha argumentado convincentemente que la educacin es uno de los principales factores que influyen en el desarrollo democrtico.

    Y no podra ser de otra manera, ya que la democracia se fundamenta en la razn p-blica, y los conocimientos, habilidades y actitudes necesarios para ejercerla se adquieren principalmente en la escuela.

    Ms discutibles son los efectos de los programas educativos cuyos objetivos, conteni-dos y mtodos estn dirigidos especficamente a formar ciudadana, ya sea en el sistema escolarizado o en espacios de educacin no formales. Si bien se han realizado investiga-ciones que confirman la eficacia de este tipo de programas, se trata de un campo de estudio relativamente incipiente. Por eso no es raro escuchar voces que cuestionan la utilidad de la educacin cvica en general o de algunas de sus modalidades. Si est demostrado que la educacin bsica favorece el desarrollo democrtico no conviene invertir en mejorar la calidad de la educacin pblica en lugar de gastar recursos en programas especiales de formacin ciudadana? Para promover la formacin de ciudadana no sera suficiente

    Presentacin

  • DEMOCRACIA Y FORMACIN CIUDADANA

    8

    con hacer reformas institucionales que favorezcan la participacin de la gente en los asuntos pblicos?

    Se trata, sin duda, de una discusin tan interesante como necesaria. Por eso debe re-conocerse que ha sido un gran acierto de Teresa Gonzlez Luna Corvera presentar en este trabajo un encuadre terico e histrico que, con una claridad didctica que se agradece, acerca al pblico no especializado a este complejo tema. Y lo hace ordenando coherente-mente los momentos histricos ms relevantes en el desarrollo de la educacin cvica en Mxico, al mismo tiempo que los articula a los enfoques tericos ms influyentes.

    Junto con sus reflexiones sobre los retos actuales de la formacin ciudadana, este eficaz cuadro terico e histrico que nos ofrece la autora seguramente contribuir, como es su intencin, a enriquecer la deliberacin pblica sobre los fines y modos de la educacin para la ciudadana.

    INstItUtO FEDERAl ElECtORAl

  • 9Educacin, ciudadana y democracia son conceptos ideales portadores de utopas y tambin realidades empricas. Son tres conceptos dinmicos que tienen luz pro-pia y se alumbran entre s, y comparten la tensin entre lo que de hecho se da o es probable (realidad) y lo que es deseable (idealidad). Tienen en comn la caracte-rstica de ser instituciones en desarrollo, en el sentido de conquistas sociales que hay que defender constantemente, que impli-can a las instituciones de un Estado de derecho democrtico y son objeto de dis-tintas decisiones que derivan en diferen-tes consecuencias polticas y educativas para la sociedad.

    As, en la medida en que la democracia es un orden en construccin e incierto, la ciudadana tambin lo es y, por tanto, la educacin para la ciudadana; pero, tam-bin, el sentido comn nos indica que sin democracia no existe la ciudadana y sin edu- cacin los ciudadanos no pueden desarro-llar las competencias necesarias para vivir en democracia.

    Las relaciones entre la educacin, la ciudadana y la democracia son estrechas y se manifiestan de manera diferenciada en la historia y en las sociedades. En todos los casos se presenta una correlacin entre el sistema educativo y el sistema poltico, pero de manera especial en el caso de las sociedades democrticas, en las que la educacin se mantiene vinculada a la for- ma en que se organiza y se piensa su dimensin poltica. Como bien insiste Cornelius Castoriadis, no puede haber sociedad democrtica sin paideia demo-crtica, porque la democracia, si bien requiere de instituciones efectivas y com-patibles con ella, tambin exige individuos que hagan funcionar sus procedimien- tos y los defiendan.1

    La formacin del carcter del ciuda-dano aparece, con distintos fundamentos, contenidos y estrategias, como condicin que hace posible la vida democrtica. Las distintas tradiciones polticas coinciden en admitir que la ciudadana no es slo 1 Cornelius Castoriadis, Ciudadanos sin brjula, Edicio-

    nes Coyoacn, Mxico, 2000, p. 156.

    Introduccin

  • DEMOCRACIA Y FORMACIN CIUDADANA

    10

    una cuestin de adquisicin de derechos y obligaciones de los individuos frente al Estado, sino que constituye una cualidad moral distintiva de pertenecer a una co-munidad poltica, por lo que el proceso de desarrollo de las capacidades morales e in-telectuales relativas al ciudadano adquiere mayor relevancia y se constituye como una condicin necesaria para el sostenimiento de la democracia.2 El argumento principal es que, en la medida en que todo orden de-mocrtico depende no solamente de sus es- tructuras bsicas, sino tambin de las cualidades y actitudes de sus ciudadanos, las relaciones entre educacin y demo-cracia son indisolubles.3 En efecto, la democracia es el sistema poltico que menos puede desentenderse de la educa-cin de los individuos, pues requiere que estos acten como ciudadanos, es decir, como sujetos responsables noblemente 2 El hecho es que tanto en la tradicin liberal como en

    la comunitarista de la poltica, con todo y sus variantes internas, la formacin del ciudadano aparece como condicin posibilitadora de la vida democrtica. No obstante que ambas consideran la competencia cvica como condicin del ejercicio de la ciudadana y la educacin como medio para desarrollarla, cada una la entiende desde una concepcin particular y atienden por vas diferentes las necesidades educativas de los individuos y las sociedades.

    3 Ver Gilberto Guevara Niebla, Democracia y educacin, Cuadernos de Divulgacin de la Cultura Democrtica, nm. 16, IFE, Mxico, 1998.

    interesados por la cosa pblica.4 Su existencia descansa en el respeto a los valores democrticos que existen porque son enseados, aprendidos y practicados formalmente a travs de la educacin.5

    Existen abundantes estudios que ex-ploran los vnculos entre la democracia y la educacin de los ciudadanos que desde diferentes perspectivas analticas advier-ten que la disposicin hacia la democracia no se da por generacin espontnea y es producto del aprendizaje social, del que deriva la influencia ms significativa para la internalizacin de las normas que establecen las libertades individuales y la adhesin a los principios democrticos. As, pues, la ciudadana no se da simple-mente por estatus o declaracin formal de la misma, puesto que precisa para su construccin del desarrollo de las capaci-dades individuales para el ejercicio pleno de los derechos y prcticas que la definen. La institucin escolar, evidentemente, apa-rece como el principal vehculo que tienen los gobiernos democrticos para educar a los futuros ciudadanos, y la enseanza 4 Jos Antonio Prez Tapias, Claves humanistas para

    una educacin democrtica. De los valores humanos al hombre como valor, Anaya, Espaa, 1996, p. 35.

    5 Mara ngela Prial Valle, La democracia y el sistema educativo, Escuela Electoral del Per/Instituto Univer-sitario de Investigacin Ortega y Gasset y jNE, Per, 2006.

  • 11

    formal como uno de lo