of 8 /8

DOSSIER OSE Versalles ES20OSE... · La Cenicienta, opus 87 Ballet en tres actos con libreto de Nikolai Volkov, basado en Cendrillon de Charles Perrault. Sergei Prokofiev (Sóntsovka,

  • Author
    others

  • View
    1

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of DOSSIER OSE Versalles ES20OSE... · La Cenicienta, opus 87 Ballet en tres actos con libreto de...

  • 2

    Euskadiko Orkestra Sinfonikoa - Orquesta Sinfónica de Euskadi

    Tel: 943 013 232 • Fax 943 30 83 24 [email protected] / [email protected] / www.euskadikoorkestra.es

    Calendario Temporada de Abono 2012/2013 Programa nº15. Programa (último programa de la temporada) 3/4 de junio: Auditorio Kursaal, San Sebastián. 20:00h. 17 de junio: Palacio Euskalduna Jauregia, Bilbao. 20:00h.

    Versailles Festival. “Les voix royales” Opéra Royal – Château de Versailles Spectacles 7/8 de junio: Opéra Royal, Château de Versailles. 20:00h. 9 de junio: Opéra Royal, Château de Versailles. 16:00h.

    Programa

    La Cenicienta, opus 87 Ballet en tres actos con libreto de Nikolai Volkov, basado en Cendrillon de Charles Perrault. Sergei Prokofiev (Sóntsovka, 23 de abril de 1891 – Moscú, 5 de marzo de 1953) Arreglo: Daryl Griffith (1995)

    Lorenz Nasturica-Herschcowici, concertino Malandain Ballet Biarritz (Thierry Malandain, director y coreógrafo) Orquesta Sinfónica de Euskadi Josep Caballé-Domenech, director

  • 3

    Euskadiko Orkestra Sinfonikoa - Orquesta Sinfónica de Euskadi

    Tel: 943 013 232 • Fax 943 30 83 24 [email protected] / [email protected] / www.euskadikoorkestra.es

    Presentarán en París una nueva puesta en escena de La Cenicienta de Prokofiev

    La Orquesta de Euskadi y el Malandain Ballet Biarritz en el “Versailles Festival: Les voix Royales”

    Bajo la dirección musical de Josep Caballé-Domenech y coreografía de Thierry Malandain La Orquesta Sinfónica de Euskadi y el Malandain Ballet Biarritz, dirigido por Thierry Malandain, presentan una nueva puesta en escena de La Cenicienta. Este montaje, que supone la segunda colaboración entre estas dos entidades, se presentará dentro del 15º y último programa de la Temporada de Abono de la OSE, los días 3 y 4 de junio en el Auditorio Kursaal de San Sebastián y el 17 en el Palacio Euskalduna. Antes de este último concierto, la Orquesta de Euskadi y el Malandain Ballet Biarritz viajarán a París, donde presentarán La Cenicienta/Cendrillon en la Opéra Royal del Château de Versailles, en el marco del Versailles Festival. Será los días 7, 8 y 9 de junio.

    “La Cenicienta”, un nuevo pas de deux de la Orquesta de Euskadi y Malandain Ballet Biarritz. Tras el éxito obtenido en 2011 en su primera colaboración, la puesta en escena del espectáculo Magifique, al que la Orquesta aportó en vivo la música de Tchaikovsky, la OSE y Malandain Ballet Biarritz vuelven a unir sus fuerzas en La Cenicienta/Cendrillon, una nueva creación de Thierry Malandain sobre el eterno cuento de Perrault y la partitura homónima de Sergei Prokofiev. Veinte bailarines de la

    compañía dirigida por Thierry Malandain y los músicos de la Orquesta de Euskadi desde el foso, dirigidos por el maestro Josep Caballé-Domenech, que debuta junto a la OSE, desplegarán todo su talento en Cendrillon, “el recorrido de una estrella danzante”; en él Malandain “nos lleva por el camino de la realización; un camino que pasa por la duda, el rechazo, el sufrimiento y la esperanza para llegar por fin a la luz. A través de esta visión, hecha de cenizas y de magia, a ratos trágica, a ratos cómica, se escribe algo universal…”. La estrecha vinculación entre la Orquesta y el Ballet, uno de los 19 centros coreográficos nacionales de Francia, es, además de una muy valiosa alianza a nivel artístico, una muestra de la cada vez más importante presencia de la Orquesta en Iparralde: a su participación en las últimas ediciones del Festival Musique en Côte Basque, se sumarán la próxima temporada un concierto en el ciclo Temps d’Aimer la Danse de Biarritz y un concierto de la Orquesta junto a Ken Zazpi en San Juan de Luz, en el que será el primer KlasikAt en Lapurdi.

    Por primera vez en el Versailles Festival, tercera cita estival de la prestigiosa programación del Château de Versailles Spectacles. El Versailles Festival, que acoge esta nueva propuesta de el Malandain Ballet Biarritz y la Orquesta de Euskadi, forma parte de una de las programaciones más exigentes del circuito europeo, el ciclo de conciertos del Château de Versailles Spectacles, que de septiembre a junio ofrece unos 70 espectáculos en la Opéra Royal y en los espacios más característicos del Palacio de Versalles. Bajo el título genérico “Les Voix Royales” (las voces reales), la tercera edición del Versailles Festival concentrará entre el 31 de mayo y el 7 de julio las actuaciones de figuras como Sir John Eliot

  • 4

    Euskadiko Orkestra Sinfonikoa - Orquesta Sinfónica de Euskadi

    Tel: 943 013 232 • Fax 943 30 83 24 [email protected] / [email protected] / www.euskadikoorkestra.es

    Gardiner y The English Baroque Soloists, Jordi Savall, Magdalena Kozena, Cecilia Bartoli, Diego Fasolis, la Orchestre National de Montpelier los coros Monteverdi Choir y Choeur Accentus en espacios como la Opéra Royal, la Chapelle Royal o la Galerie des Glaces del Palacio de Versalles, a pocos kilómetros de París. Junto a estos nombres figuran también el de la Orquesta de Euskadi y el Malandain Ballet Biarritz, lo que demuestra la importancia de crear sinergias entre entidades culturales cuyas actividades se complementan, dando pie al desarrollo en común de creaciones al más alto nivel que se exhiben en los escenarios más importantes, convirtiéndose en la mejor representación de nuestra cultura y, por extensión, de nuestra sociedad en su conjunto.

    Esta nueva gira internacional es la nº15 en la historia de la Orquesta de Euskadi y supone su debut en uno de los escenarios más espectaculares de toda Europa, la Opéra Royal del Palacio de Versalles. Enclavada en el Palacio de Versalles (situado a 17 km al oeste de París) y proyectada por Ange-Jacques Gabriel y Blaise-Henri Arnoult, arquitecto principal y tramoyista principal de Luis XV, la Opéra Royal fue inaugurada el 16 de mayo de 1770 con ocasión de los fastos por la boda del Delfín, futuro Luis XVI, con la

    archiduquesa María Antonieta de Austria. Transformada de manera recargada en época de Luis Felipe por Frédéric Nepveu, perdió su vocación teatral en 1871 para acoger el Senado. No sería hasta 1957, después de un largo período de reformas dirigidas por André Japy, cuando recobraría su estado original. Las enormes dimensiones de la escena, la calidad de la acústica, la perfección de las proporciones y el refinamiento de su decoración convierten a este teatro en uno de los más bellos del mundo. Hoy en día, este magnífico teatro, con un aforo de 700 localidades, acoge anualmente una cincuentena de representaciones. El Palacio de Versalles, declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO en 1979, constituye una de las más hermosas realizaciones del arte francés del siglo XVII y uno de los complejos arquitectónicos reales más importantes de Europa. El antiguo pabellón de caza de Luis XIII fue transformado y ampliado por su hijo Luis XIV, el Rey Sol, que instaló allí la Corte y el gobierno de Francia en 1682. Hasta la Revolución Francesa, acaecida en 1789, los sucesivos reyes fueron embelleciendo el palacio y realizaron diversas ampliaciones. Con esta gira, la Orquesta culmina una Temporada 2012/2013 en la que ha inaugurado el Auditorio de Burdeos y ha actuado asimismo en el Auditorio Nacional de Madrid y el festival Otoño Musical Soriano.

  • 5

    Euskadiko Orkestra Sinfonikoa - Orquesta Sinfónica de Euskadi

    Tel: 943 013 232 • Fax 943 30 83 24 [email protected] / [email protected] / www.euskadikoorkestra.es

    La Cenicienta, opus 87

    Ballet en tres actos con libreto de Nikolai Volkov, basado en Cendrillon de Charles Perrault. Sergei Prokofiev (Sóntsovka, 23 de abril de 1891 – Moscú, 5 de marzo de 1953) Moldaketa/arreglo: Daryl Griffith (1995)

    Poco después del exitoso estreno en suelo ruso de Romeo y Julieta, en enero de 1940, la compañía del Teatro Kirov de Leningrado le propuso a Prokofiev la creación de otro gran ballet, esta vez en torno a la historia de La Cenicienta. El popular cuento moral de Charles Perrault había sido fuente de inspiración de los coreógrafos desde los primeros años del ballet romántico. Aunque existe el precedente de un ballet vienés de Dupont en 1813, se considera pionero el Cendrillon de François Decombe con música del español Fernando Sor, estrenado en el King Theatre de Londres en 1822 y luego representado en París y otros teatros europeos. Data mucho más tarde la primera versión rusa, la Cinderella de Ivanov, Cecchetti y Petipa con música de Boris Shel para el Teatro Mariinsky en 1893, célebre por los 32 fouettés consecutivos de Pierina Legnani. Pero en 1940 la historia de La Cenicienta volvía a estar de moda en el circuito de la danza: en una de las primeras temporadas del Ballet Rambert, en 1935, se estrenó un Cendrillon con coreografía de Andrée Howard y música de Carl Maria von Weber; y también en Londres nació el Cendrillon de Fokine, con música de Frederic d'Erlanger y figurines de Goncharova para los Ballets Russes del Colonel de Basis, que se estrenó en el Covent Garden en julio de 1938. Tras dejar madurar la propuesta del Kirov unos meses, Prokofiev abordó la composición de Zolushka (el nombre ruso de Cenicienta) a principios de 1941, en colaboración con el libretista Nikolai Volkov. Prokofiev tenía claro el concepto del ballet y trabajó en él con celeridad: "Lo principal que quise transmitir en la música de La Cenicienta", escribió años después, "era el amor poético entre Cenicienta y el Príncipe: el nacimiento y eclosión de sus sentimientos, los obstáculos que encuentran en su camino y, finalmente, la realización de un sueño. Un papel importante en mi trabajo sobre Cenicienta lo jugó su naturaleza de cuento de hadas, que me enfrentaba como compositor a una serie de retos interesantes: el misterio de la buena abuela hada, la fantasía de los doce enanos surgiendo a medianoche desde el reloj y bailando un zapateado para recordarle a Cenicienta que debe volver a casa, la rápida alternancia de los países del mundo en el viaje del príncipe en pos de Cenicienta, la vívida y poética respiración de la naturaleza en la figura de las cuatro hadas de las estaciones y sus ayudantes... Además de la estructura dramática, era muy importante para mí que La Cenicienta fuera muy bailable, que las danzas surgieran con naturalidad del diseño de la trama, que fuera variada y que los artistas del ballet tuvieran las suficientes oportunidades de mostrar su arte. Por eso escribí La Cenicienta en la antigua tradición del ballet clásico: contiene un paso a dos, un adagio, una gavota, varios valses, una pavane, un passepied, una bourrée, una mazurka, un galop. Cada personaje tiene su variación. Aunque el cuento de La Cenicienta se encuentra en muchos pueblos diferentes, quise tratarlo como un auténtico cuento de hadas ruso”. Ruso, pero también algo soviético: Prokofiev y Volkov se olvidan oportunamente de señalar en su versión la ascendencia noble de Cenicienta, un detalle que en el original de Perrault facilita el desenlace de la historia y posibilita la unión de los enamorados. Pero en el ballet de Prokofiev Cenicienta se iguala en estatus al Príncipe gracias a su admirable actitud moral. “La idea de fondo del ballet es la modestia, industria y pureza espiritual de Cenicienta”, afirma el biógrafo de Prokofiev, Israel V. Nestyev. “Los caracteres crueles son humillados y la bondadosa Cenicienta es escogida por el Príncipe. El amor puro es el tema central tanto del libreto como de la música del ballet.” A principios del verano de 1941 Prokofiev había finalizado ya el guión de los dos primeros actos, pero llegó entonces la guerra con Alemania: “El 22 de junio, en una cálida y soleada mañana, estaba instalado en mi mesa de trabajo -recordaría el compositor al final de su vida-. De repente, la mujer del vigilante apareció y me preguntó si era verdad que los alemanes nos estaban atacando y bombardeando nuestras ciudades. La noticia me dejó tambaleante”. Prokofiev decidió aparcar el trabajo en La Cenicienta, que le

  • 6

    Euskadiko Orkestra Sinfonikoa - Orquesta Sinfónica de Euskadi

    Tel: 943 013 232 • Fax 943 30 83 24 [email protected] / [email protected] / www.euskadikoorkestra.es

    parecía una dedicación frívola y antipatriótica bajo las nuevas circunstancias, y se centró en componer algunas marchas militares y una monumental ópera basada en Guerra y Paz, la épica novela de Tolstoi que tiene como trasfondo la invasión napoleónica de Rusia. El ambiente bélico, pese a todo, no consiguió paralizar durante demasiado tiempo la poderosa maquinaria cultural soviética. La Cenicienta seguía presente en los planes del Kirov y en 1943 la compañía invitó a Prokofiev a unirse a ellos en su sede temporal en Perm, donde seguían produciendo espectáculos a pesar de las condiciones de hacinamiento y las limitaciones técnicas y de personal. Prokofiev trabajó todo el verano junto con Volkov y el coreógrafo Konstantin Sergeyev -que había bailado el papel de Romeo en la producción de 1940-, pero el ballet resultó ser demasiado complejo para las instalaciones disponibles en Perm y finalmente se aplazó. Prokofiev siguió trabajando y concluyó la orquestación en el verano de 1944, en una casa de retiro en Ivanovo, cerca de Moscú, y La Cenicienta se estrenó finalmente, con gran éxito, el 21 de noviembre de 1945. Pero no lo hizo la compañía del Kirov, sino la del Bolshoi de Moscú, ya que Galina Ulanova, la bailarina destinataria del papel protagonista, se había trasladado recientemente de una a otra compañía. La coreografía vino firmada por el gran Rostislav Zakharov. Unos meses más tarde, en abril de 1946, se estrenaba la versión del Kirov, protagonizada por Natalia Dudinskaya y Konstantin Sergeyev, autor también de la coreografía. Pero sería Frederick Ashton el creador de la versión canónica de La Cenicienta; la producción, estrenada en el Covent Garden el 23 de diciembre de 1948, con escenario y figurines de Jean-Denis Malclès, está considerado el primer gran ballet inglés de postguerra.

    Foto: Olivier Houeix

    Cendrillon La Cenicienta de Thierry Malandain

    La Cenicienta de Ashton despertó el interés internacional por la música de Prokofiev y en las décadas siguientes se estrenaron numerosas coreografías nuevas entre las que destacan la de Celia Franca para el National Ballet of Canada (1968), la de Ben Stevenson para el National Ballet de Washington (1970) y el Cendrillon ambientado en Hollywood de Rudolf Nureyev para la Ópera de París (1986). Pero la versión que más impactó a Thierry Malandain fue la de Maguy Marin, que en 1985 “rozó la perfección transportando esta historia al universo de una casa de muñecas. Impresionado, incapaz por aquel entonces de hacer ningún comentario nuevo, rechacé una tras otra las propuestas de adaptar esta obra”. Entonces, ¿por qué ha decidido Malandain crear ahora una versión de Cenicienta? “Hacía falta un detonante -explica el coreógrafo-. Además de la oportunidad de representar esta obra en el escenario de la Opéra Royal de Versalles, cuya construcción comenzó en la época de Perrault, lo que me decidió fue esta frase de Nietzsche: 'Es necesario llevar en sí mismo un caos para poner en el mundo una estrella danzante'”. “En el cuento -prosigue Malandain-, considerada por la malvada madrastra como una pordiosera, siempre sucia por tener que limpiar el hogar y viviendo, por así decir, entre las cenizas (de ahí su apodo), gracias al amor, 'al encontrar la horma de su zapato', Cenicienta se convierte en una

  • 7

    Euskadiko Orkestra Sinfonikoa - Orquesta Sinfónica de Euskadi

    Tel: 943 013 232 • Fax 943 30 83 24 [email protected] / [email protected] / www.euskadikoorkestra.es

    muchacha realizada, una estrella danzante. […] Así pues, a través de la historia de Cenicienta, a través de su sufrimiento, sus emociones y sus esperanzas se escribe algo universal. Un grito a la luz, una llamada a la claridad serena de las estrellas, frente al caos interior en donde se multiplican las dudas, las indignaciones, las penas sufridas y la felicidad soñada.” La Cendrillon de Malandain nace, justamente, “para escapar a la negrura de las cosas demasiado reales, como decía Massenet; para olvidar la humanidad que sangra, la ignorancia y la necedad humanas; en resumen: para intentar sublimar lo común. Al igual que Magifique o Roméo et Juliette, el espectáculo se ha organizado con pocos medios, es decir, sin cambiar de decorado, sin artificios, sin complicaciones, pero con gusto sin duda, gracias a la humanidad y la magia del cuento, al lujo de la música y a la comicidad de las escenas burlescas que compensan los episodios oníricos o tristes. En resumen, hemos hecho todo lo posible por alejar las nubes y 'traer al mundo una estrella danzante'”.

    Sinopsis acto I Amanece un nuevo día… Absorta en el recuerdo de su madre, muerta un año antes, Cenicienta abrillanta los zapatos de su querido padre, a quien ama a pesar de su debilidad. La historia ha querido que ese hombre melancólico se someta a la autoridad de su nueva esposa. Aparece la madrastra malvada, acompañada de sus hijas Javotte y Anastasie. Cenicienta debe soportar sus vejaciones, hasta el momento en que la madrastra saca una invitación: el rey, para casar a su hijo, ha organizado un gran baile en la Corte. Eufóricas ante la posibilidad de ser presentadas al príncipe, Javotte y Anastasie salen del escenario, seguidas de su madre. Sola, Cenicienta expresa su tristeza por no poder ir a la fiesta, pero es reconfortada por dos elfos enviados por el Hada. Entra su padre. Con él, Cenicienta rememora las horas felices de antaño pero al regresar, la madrastra y sus hijas despachan afuera a su padre y la alegría del momento se desvanece. Cenicienta sufre más humillaciones hasta que aparecen el Hada y las sílfides al abrigo de la música. El sueño se ve interrumpido con la irrupción de costureras y del maestro de baile, que han acudido a preparar a Javotte y a Anastasie para el baile. Las hermanas están listas para ir al baile y Cenicienta se queda sola en su triste realidad; reaparece su padre. Como en un sueño, la imagen paterna se entremezcla con la del Príncipe. En ese ambiente encantado, vemos un cuarteto en el que se entremezclan Cenicienta, su padre, su madre y el Príncipe. Y entonces, el Hada pide a los espíritus del verano, la primavera, el otoño y el invierno que unan sus poderes para que Cenicienta pueda acudir al baile. Pero antes de partir, le recuerda que tiene que estar de vuelta para medianoche.

    actos II y III El palacio es una fiesta pero, a pesar de los esfuerzos del Superintendente de placeres, el Príncipe está lacónico y distante. De repente suena una música bella y extraña y aparece Cenicienta. Maravillado, el príncipe baila un vals lleno de ensoñación con la bella desconocida. Parecen estar solos en el mundo y, entonces, suenan las campanas de medianoche. Cenicienta vuelve a la realidad. Recuerda las advertencias del Hada y huye. El Príncipe se queda desconsolado, hasta que decide recorrer el mundo para encontrarla. Desgraciadamente, no encuentra a la muchacha que le ha robado el corazón ni en España ni en oriente. Continuando con su búsqueda, se detiene en casa de Javotte y Anastasie. Como relata la historia, ambas se prueban el famoso zapato desesperadamente, hasta que Cenicienta saca el zapato que faltaba. Y así, bajo la mirada de su madrastra y de las dos hermanas, celosas y confundidas, el Ppríncipe se lleva a Cenicienta a un gran viaje de amor.

  • 8

    Euskadiko Orkestra Sinfonikoa - Orquesta Sinfónica de Euskadi

    Tel: 943 013 232 • Fax 943 30 83 24 [email protected] / [email protected] / www.euskadikoorkestra.es

    Biografías

    Malandain Ballet Biarritz (Thierry Malandain, director y coreógrafo)

    www.malandainballet.com

    El CCN Malandain Ballet Biarritz fue creado en 1998 a iniciativa del Estado y la Ciudad de Biarritz, con el apoyo de la Región de Aquitania y del Departamento de Pirineos Atlánticos. Su dirección fue asignada a Thierry Malandain desde el comienzo. Este, con apoyo absoluto de su equipo, tiene como objetivo último desarrollarlo e insertarlo en el paisaje cultural, con cerca de 90 representaciones y 70.000 espectadores anuales. Es además una de las compañías europeas que más viaja, con más de 45 países visitados desde 1998. Foto: Olivier Houeix

    Josep Caballé-Domenech, director www.jcaballedomenech.com

    Nacido en Barcelona en el seno de una familia de músicos, estudió dirección en la Universidad de Viena y en la Academia Americana de Dirección en Aspen, con David Zinman, Jorma Panula y Sergiu Comissiona. Fue principal director invitado de la Norrköping Symphony entre 2005 y 2007 y en la actualidad director musical de la Filarmónica de Colorado Springs y de la Oper Halle. Muy apreciado director de ópera, actúa con regularidad en los principales coliseos europeos junto a artistas tan destacados como Measha Brueggergosman, Plácido Domingo, Patricia Petibon, Edita Gruberova o Joseph Calleja. Foto: Lukas Beck

    Orquesta Sinfónica de Euskadi Andrés Orozco-Estrada, director titular Andrey Boreyko, director principal invitado

    www.euskadikoorkestra.es Creada en abril de 1982, promovida y desarrollada desde el Departamento de Cultura del Gobierno Vasco. Gracias a sus 7.000 abonados y 150.000 espectadores anuales, la Orquesta de Euskadi es hoy una formación sinfónica de referencia en España, Una Ofrece cuatro ciclos sinfónicos (Vitoria, Bilbao, San Sebastián y Pamplona), a celebrar, diferentes ciclos dedicados a la música de cámara y al público infantil, un ciclo crossover (KlasikAT), a desarrollar una intensa producción discográfica centrada en la creación sinfónica de compositores vascos y a actuar como formación

    invitada en festivales de verano, ópera, intercambios entre orquestas nacionales e internacionales, etc. Hay que destacar su vocación internacional y su interés por proyectar al exterior su proyecto cultural; las 14 giras en Alemania, Austria, Suiza, Francia, Gran Bretaña, Italia, Argentina, Brasil y Chile en embajadora de la cultura vasca. Andrés Orozco-Estrada es su Director y Andrey Boreyko, Director Principal Invitado. Ha contado con directores invitados como Paul McCreesh, Yakov Kreizberg, Pinchas Steinberg, Giovanni Antonini, Jerzy Semkov, Lawrence Foster, Christopher Hogwood, Jesús López Cobos. Y con solistas tan relevantes como Maria Joao Pires, Frank Peter Zimmermann, Mischa Maisky, Antonio Meneses, Christian Zacharias, Leonidas Kavakos, Radu Lupu, Joaquín Achúcarro, Arcadi Volodos, Hélène Grimaud, Heinrich Schiff, Vadim Repin, Michel Camilo, Ainhoa Arteta, María Bayo, Carlos Alvarez, Carlos Mena, etc. Foto: Juantxo Egaña