Entender La Pintura - Eugene Delacroix

  • Published on
    15-Oct-2015

  • View
    87

  • Download
    1

Embed Size (px)

Transcript

  • 5/25/2018 Entender La Pintura - Eugene Delacroix

    1/34

  • 5/25/2018 Entender La Pintura - Eugene Delacroix

    2/34

    Eugne Delacroix

    en una fotografia de

    Paul Nadar de 1861.

    Paris, Bibliothque

    Nationale.

    DELACROIX*En pintura se establece casi

    un puente misterioso entre

    el alma de los personajes y

    i la del espectador.

    Eugne Delacroix

    TLia biografa de Eugne Dela-

    croix es poco agitada. Para un hombrecomo l, dotado de un enorme corajey de una enorme pasin, las luchas msinteresantes son aquellas que debe sos-tener consigo mismo. As se expresa-

    ba Baudelaire en uno de los muchosescritos dedicados a Delacroix, porque

    el poeta fue uno de los lectores msprofundos del arte del gran pintor ro-mntico de la Francia decimonnica:entendiendo por decimonnica latradicin clsica y el fervor romntico,

    las certidumbres y las contradiccionesque los modernos del Impresionismo

    barrern casi de un solo plumazo.

    Una vida poco agitada por lo tan-

    to, salpicada de hechos poco relevan-tes, pero en la que algunos datos reve-lan unas situaciones de intriganteambigedad. Empezando por la ver-tiente originaria, gentica, se sabequin fue la madre de Delacroix, pero

    hay sobrados motivos para dudar delpadre, al menos del padre legal.FerdinandVictorEugne Delacroixnaci en 1798 en CharentonSaintMaurice, en las cercanas de Pars, hijode un alto funcionario del Estado y de

    una mujer de origen alemn, parientedel famoso ebanista de Luis XV y LuisXVI, J.F.Oeben. Se dice que el padre,

  • 5/25/2018 Entender La Pintura - Eugene Delacroix

    3/34

    El taller de Delacroix.

    Aguada. Paris, Muse

    du Louvre, Cabinet

    des Dessins.

    en 1797, ya no estaba en situacin de

    procrear, y la voz pblica atribuy la pa-ternidad de Eugne al principe de Ta-lleyrand, personaje demonaco e intri-gante que atraves la historia de

    Francia desde la Revolucin hasta elCongreso de Viena. Es un hecho queTalleyrand fue enviado al extranjero el

    mismo ao en que naci Delacroix.

    S e a como fuere, el padre legal

    no debi de interferir demasiado, ade-ms muri en 1806, ao en el que el pe-

    queo Eugne Delacroix y su madre setrasladaron a Pars. En esta ciudad,

    Eugne acudi al Liceo Imperial (ac-tualmente LouisleGrand) donde muypronto se distingui por su aficin al di-

    bujo. En 1815 su to, el pintor H.F.Riesener, lo recomend a Gurin, que ha-

    ba sido alumno de David. En eltranscurso de este aprendizaje, Dela-croix tuvo la ocasin de conocer a ar-tistas de mayor peso, como Gricaulty Gros, y de entablar amistad con el

    paisajista Bonington, que le anim a

    estudiar la naturaleza. El, sin embargo,animal de museo, frecuentaba con ver-dadera pasin el Louvre, donde co-

    piaba y donde, sobre todo, buscaba asus verdaderos maestros: Rubens, Ve-lzquez, Rembrandt y Veronese. En es-tos aos encontramos ya en ciernes elconflicto entre las dos opciones dife-rentes que inquietarn a Delacroix du-

    rante toda su vida: la aspiracin a la ma-

    nera grande, a la tradicin, y el

    demonio de la introspeccin, de la bs-queda interior, ms all y por encimade los detalles de la naturaleza y de lasapariencias; conflicto que casi nunca

    consigui superar, pero del que nace-rn sus obras ms modernas, forzosa-mente instintivas y coloristas.

    Eli joven Delacroix debut en1822 en la sociedad artstica de la po-ca exponiendo en el Saln La barca deDante, obra ambiciosa y vigorosa, de

    audaz planteamiento compositivo yde gran efecto cromtico, que fue ad-quirida por el Estado. Dos aos ms tar-

    de, tambin en el Saln, Delacroix ex-puso las Matanzas de Quos, su obrams enrgica y completa. El Estadocompr tambin este cuadro, aunqueel escndalo que suscit fue an mayorque el de la obra precedente. La barcade Dante y las Matanzas de Quos...inauguran aquella polmica estrilentre romanticismo y clasicismo, entredibujo y color que le perseguir toda

    la vida. En resumen, la contraposicinesquemtica entre Ingres y Delacroix(Alberto Martini, 1964).

    En 1825 se traslad a Inglaterradonde permaneci tres meses, duran-te los cuales se dedic sobre todo a ad-mirar a Constable, del que intent cap-tar la sensacin de atmsfera, el aire

    que h ace vibrar los colores y envuelvetoda la superficie del cuadro. Se trata

    de una etapa fundamental en la evo cin de la pintura de Delacroix, q

    desde ese momento se fue centrancada vez ms en el color y en sus ley

    fsicas y psicolgicas. Muy colorisaunque todava excesivamente acamica, era la obra que present en elln de 1827, La muerte de Sardanlo, tema inspirado en un drama

    Byron, que desarroll con un vigor cbrbaro y con un cromatismo precioverdadero smmum de la produccjuvenil de Delacroix. Y tambin testimnio de su compleja, por no decir osra, vida psicolgica. Aparentementeartista llevaba una vida mundana, cuentaba los salones literarios del rs intelectual, conoca a todos aquelque contaban en el mundo de la culra, desde Stendhal a Mrime, desVictor Hugo a Dumas. Y aument ta

    bin su pasin por la msica, la prim

    ra de entre todas las artes, como la fini en su Diario. Le atraan msicomo Paganini y Chopin, de los cuarealiz dos penetrantes e inquietanretratos, aunque tambin le gustaba

    compaa de literatos elegantes co

    Thophile Gautier y de un poeta incmensurable como Baudelaire.Unicamente no entabl amistad enlos pintores ni cre relaciones inte l

    tuales o mundanas con ellos. Y sin ebargo la pintura fue su nica pasinDiario, que empez en 1822, interru

    Delacroix con unos amigos. Esbozo. Pars,

    I Muse du Louvre, Cabinet des Dessins.

  • 5/25/2018 Entender La Pintura - Eugene Delacroix

    4/34

    pi en 1824, reinici en 1847 y que lamuerte volvi a interrumpir definitiva-mente, es un continuo cuestionario so-

    bre el arte, sobre los artistas, un paran-gn continuo con los grandes delpasado para captar afinidades y con-trastes, para penetrar en el misterio deaquella grandeza. Una constante obse-

    sin por encontrar reglas e indicacio-nes que le aclaren los motivos de supropio quehacer, para individualizar lasleyes de su propia pintura. Cuando en1859, casi al final de su vida, buscabatodava su color, su camino hacia la na-turaleza, pensaba en un maestro del pa-sado: Existe un hombre que pinta deun modo brillante, sin violentos contras-tes, que pinta la luz del aire libre... estehombre es Paolo Veronese. Creo quees el nico que ha captado el secretode la naturaleza. Sin imitar su estilo, se

    le puede seguir por muchos caminosen los que ha encendido verdaderasantorchas.

    Cuando en 1832 emprendi unlargo viaje a Marruecos y Argelia, loscaminos de la luz y del color se le abrie-ron en toda su plenitud y no slo estosino que, en estos pases de sol y co-lor, Delacroix se encontr con gentesdiferentes, de una humanidad ms fres-ca e inocente, prximas todava al na-cimiento de la vida. Descubri un ero-tismo directo y, por ello, misterioso. Sus

    Mujeres de Argel,de 1834, son el frutodirecto de una experiencia que fue tandirecta que le marcara para siempre yque alimentara toda su pintura de losaos venideros.

    P e ro este logro, esta visin quese abri ante l con tanta violencia, noera suficiente. Delacroix, a diferenciade Goya, no fue un revolucionario delarte, sino un renovador, y no deseabaseguir un camino en solitario, no quisono pudo? perderse en sus visionesinteriores; tambin quera pintar paralos dems y hacer una carrera sin trai-cionar su arte. Cuando volvi de Ma-rruecos trabaj en un encargo pblicoque le ofreci la posibilidad de llevara cabo grandes realizaciones decorati-vas en las que pudo ejercitar toda sumaestra y recapitular la tradicin de los

    antiguos, Rubens en primer lugar. De1833 a 1861, junto a obras privadas, re-tratos, evocaciones de Oriente, Dela-croix realiz grandes ciclos decorativoscomo los de la biblioteca del PalaisBourbon (18381847) y los de la biblio-teca del Palacio del Luxemburgo (18401846), el panel central de la Galera de

    Apolo en el Louvre y la ltima y msgrande empresa, la decoracin de laCapilla de los Angeles en SaintSulpice.Se trata de unas obras que le consumany le agitaban. El mismo lo confiesa enuna carta que escribi a George Sand:...pues bien, trabajaremos hasta la ago-na: qu otra cosa cabe hacer en elmundo, sino emborracharse cuando lle-ga el momento en que la realidad ya noest a la altura de los sueos?

    D elacr oix viva, por lo tanto, unadoble vida. El dandy de los salones, elfrvolo acompaante de bellas damas,el culto periodista y el aspirante a aca-dmico, era en realidad un hombre sinesperanzas, un hombre que nicamen-te al arte le permiti que revelara algu-nos fragmentos de sus inquietudes ydeseos. Este era el hombre del queBaudelaire deca: es como el crter deun volcn, enmascarado artsticamentepor un ramo de flores. Es el Delacroix,en resumen, que escriba en el Diario:El hombre lleva en su alma sentimien

    Una de las diecinueve litografas ejecutadas por

    Delacroix en 1827 para ilustrar elFausto de

    Goethe. Pars, Muse Delacroix.

    tos innatos que nunca satisfarn los ob-jetos reales, y la fantasa del poeta y delpintor darn forma y vida a tales senti-mientos. A quin imita la msica, laprimera de todas las artes?. CuandoEugne Delacroix falleci, el 13 deagosto de 1863, el ambiente acadmi-co todava le era hostil, pero los jve-nes lo consideraban como el verdade-ro y nico maestro de su tiempo, comoel autntico poeta de su atormentadapoca (Alberto Martini).

    ....... .r ;V

    Alrededores de Tnger.Acuarela sobre papel de lbum. Pars, Muse du Louvre, Cabinetdes Dessins.

  • 5/25/2018 Entender La Pintura - Eugene Delacroix

    5/34

    LA BARCA DE DANTE1822. Oleo sobre tela, 189x246 cm.

    Pars, Muse du Louvre.

    La barca de Dante y lasMatanzasde Quos son los dos cuadros,

    presentados ambos en los salonesde 1822 y 1824 respectivamente,con los que Delacroix entrclamorosamente en la escenade la vida artstica parisina.Con Delacroix se impone una nueva

    manera de ver y de representar lapintura que rompe con la tradicinclsica de David y de su herederoIngres. En resumen, se rompe conlos convencionalismos de laAcademia. Delacroix convulsionatodo hbito visual con su

    composicin dinmica, con susrasgos esbozados, con sus colores,que se encienden en la pincelada.En el mes de abril de 1822,Delacroix escriba a su amigo Saulierpara comunicarle que deseabaparticipar en el Saln: ...ahorahe pintado un cuadro bastanteimportante que aparecer en elSaln.Estoy buscando un golpede suerte... El cuadro lo comprLuis XVIII para el Muse Royal delLuxemburgo y recibi crticas

    favorables de Gricault y Gros,quien lo defini como un Rubensmoderado . La barca de Danterepresenta la travesa de Dante yVirgilio en la barca de Flegias atravs de la laguna infernal hacia laciudad de Dite (Dante, Infierno,canto VIII). El motivo de la barcaen medio de la tempestad simbolizael drama del hombre preso de laspasiones y enfrentado a la amenazade la muerte, tema que Delacroixrepetir muchas veces. Aqu el

    drama est representado por elcontraste entre las dos figuraserguidas, envueltas en los mantos(de colores complementarios, sobreel verde y el rojo), y el dramticotorbellino de los cuerpos desnudosque se arrojan sobre la barca.

    "...La barca de Dante es una sinfona en verde menor en clave de

    rojo", as coment la pintura Mxime Du Camp. Sobre el fondo verde-

    azul oscuro, resaltan en particular la toca roja del sombrero de Dante

    y e l contraste entre el tono del manto de Virgilio y el de Caronte,

    visto de espaldas.

    Sobre estas lneas, a la derecha, ampliadas, las gotas de agua al lado

    de la mujer situada en primer plano, a la derecha. Se han obtenido

    mediante unos toques de colores puros que se funden a poca distancia,

    produciendo un efecto de agua brillante.

    Boceto para La barca de Dante, 1821. Dibujo en tinta acuarelada.

    Pars, Muse du Louvre, Cabinet des Dessins.

  • 5/25/2018 Entender La Pintura - Eugene Delacroix

    6/34

  • 5/25/2018 Entender La Pintura - Eugene Delacroix

    7/34

    1823-1824. Oleo sobre telo, 417 x 354 cm

    LAS MATANZAS DE QUIOS

    Este lienzo, que evoca un trgicoepisodio de la guerra de la

    independencia griega, demuestra elinters de Delacroix por los temashistricos. La obra provoc granescndalo en el Saln de 1824, porla manera nueva de representar elcolor en la luz y en la atmsfera,a pesar del rigor de las formasy de la composicin.En lasMatanzas d e Quos, lacomposicin se fundamenta sobretres planos: el primero, formado porel grupo de los heridos y de losprisioneros, se recorta sobre el

    fondo en el juego de las luces y delas sombras; el segundo se extiendeen la llanura animada por loscombatientes hasta la lnea delhorizonte; el ltimo se eleva hastaun tercio del cuadro para

    representar el cielo, cubierto casipor completo de nubes amarillas.Delacroix cuida la alternancia detonos claros y oscuros, con lasfiguras en segundo plano envueltasen sombras, para que resalten con

    todo su dramatismo los personajes

    situados en la luz, en primer plano.El juego de colores est realizadocon el mismo cuidado: sobre los

    El esquema del cuadro

    muestra la estructura

    de las tres franjas enque podemos dividir

    la pintura, con la

    complicada

    articulacin de los

    personajes en primer

    plano ("ordenados"

    en diagonales

    opuestas), con el

    escenario de la batalla

    en segundo plano y,

    finalmente, con el

    cielo, salpicado de

    nubes amarillas, al

    fondo. La direccin

    de las diagonales

    rige posturas y

    movimientos,

    contrastando el

    abandono de las

    figuras de la izquierda

    con el caballo

    encabritado y el

    racimo de cuerpos

    abrazados, a la

    derecha.

    tonos ocres y los tonos de sombra,resaltan el rojo de los tocados y el

    de los pantalones del caballero y elazul de las ropas de la mujer queest en el suelo, a la izquierda, el de

    la tnica de la vieja, a la derech

    y el juego de los tonos clidos,

    de los grises, de las carnesdesnudas del grupo del caballery de las esclavas.

    Despus de haber apreciado la composicin,

    que rene los diversos prrafos de la

    "narracin", es interesante descubrir

    los detalles que la animan: Delacroix pinta los

    rostros de los personajes, caracterizando rasgos

    y expresiones, con la riqueza de la paleta,

    con la inmediatez de la pincelada, en la

    unidad de la luz que envuelve al grupo del

    plano y revela a los combatientes al fond

  • 5/25/2018 Entender La Pintura - Eugene Delacroix

    8/34

  • 5/25/2018 Entender La Pintura - Eugene Delacroix

    9/34

    1827. Oleo sobre tela, 80x106 cm.

    NATURALEZA MUERTA CON LANGOSTAS Z Z Z " ; :

    Esta naturaleza muerta recuerda lospaisajes de Constable y, en su

    conjunto, a la pintura flamenca.

    Es fcil leer los diferentes planosde la composicin: uno lo constituyela naturaleza muerta propiamentedicha, abierto por el escurridizolagarto y cerrado por el fusil, lamanta y el ala del faisn, que cortael fondo; el otro est representadopor el vasto panorama que seextiende ms all, hasta la lnea azuldel horizonte; y el tercero, por laprofundidad del cielo nuboso

    que se recorta en la cuarta parte

    del cuadro.Es evidente que lo que msle interesa al pintor son los colores,sobre todo los anaranjados y losrojos (conjugados con los marrones

    y los verdes) de los caparazones delos crustceos y de las plumas. Las

    difuminaciones marrones del terrenoconstituyen el bastidor ms all delcual se abre el paisaje donde seatisban a lo lejos los cazadores

    de chaquetas encamadas.Del Diariode Delacroix: Unidad .

    Si nos fijamos en las cosas que n...