of 35/35

ESCENARIOS GRATUITOS...Concierto 1 Orquesta Filarmónica de Bogotá Concierto 4 Orquesta del Festival de Dresden Concierto 7 Cuarteto Mandelring Concierto 10 Fusión Filarmónica Juvenil,

  • View
    2

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of ESCENARIOS GRATUITOS...Concierto 1 Orquesta Filarmónica de Bogotá Concierto 4 Orquesta del...

  • f. Auditorio HuitacaAlcaldía Mayor de Bogotá Carrera 8 n° 10-65

    g. Centro Comunitario La VictoriaCarrera 80 n° 43-43 Sur

    h. Centro Comunitario de ServitáCalle 165 n° 7-38

    i. Sala Teatral TchyminigaguaCarrera 80 n° 72-45 Sur

    j. Biblioteca Pública El Tunal Gabriel García MárquezCalle 48B Sur n° 21-13

    k. Biblioteca Pública El Tintal Manuel Zapata OlivellaCarrera 86 n° 6C-09

    ESCENARIOS GRATUITOSl. Biblioteca Pública Virgilio BarcoAvenida 60 n° 57-60

    m. Biblioteca Pública Julio Mario Santo DomingoAvenida Calle 170 n° 67-51

    n. Teatro Villa MayorCarrera 34B n° 36-04 Sur

    o. Iglesia Inmaculada Concepción de SubaCarrera 90 n° 143-40

    p. Auditorio Fabio LozanoUniversidad Jorge Tadeo LozanoCarrera 4 nº 22-61

    1. Usaquén3. Santa Fe

    4. San Cristóbal6. Tunjuelito

    7. Bosa8. Kennedy

    11. Suba13. Teusaquillo

    15. Antonio Nariño17. La Candelaria

    10 LOCALIDADES

    a. Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo Avenida Calle 170 nº 67-51

    b. Teatro Estudio Julio Mario Santo DomingoAvenida Calle 170 nº 67-51

    c. Teatro Colsubsidio Roberto Arias PérezCalle 26 nº 25-40

    d. Teatro ColónCalle 10 nº 5-32, La Candelaria

    e. Auditorio Teresa Cuervo BordaMuseo Nacional de ColombiaCarrera 7 nº 28-66

    ESCENARIOS PAGOS

    RAMIRO OSORIO FONSECADIRECTOR GENERAL DEL TEATRO MAYOR

    JULIO MARIO SANTO DOMINGO

    En el 2012, cuando Bogotá fue reconocida por la UNESCO Capital Creativa de la Música, revisamos la oferta musical y nos dimos cuenta que a la capital de la República le faltaba un gran festival de música clásica. Por ello desde el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo emprendimos el desafío de llevarlo a cabo.

    El Festival Internacional de Música Clásica se realiza desde el año 2013, con carácter bienal y su principal propósito es ofrecer programaciones que permitan conocer en profundidad la obra de un compositor o de una época de la música de especial importancia.

    En 2019, la IV edición se dedicará a la obra de Franz Schubert, Robert Schumann, Clara (Wieck) Schumann y Johannes Brahms, las figuras más relevantes del romanticismo germano.

    Esta es la primera vez en la historia del Festival en la que hacemos énfasis en la música coral, abarcando temas sacros y profanos tanto a capella como con acompañamiento de orquestas y grupos de cámara. Contaremos con cinco coros, entre ellos el Coro de Cámara de la Universidad de Música y Artes Escénicas de Viena, reconocida recientemente como la escuela de música más importante del mundo.

    Ofreceremos 50 conciertos, 12 de ellos gratuitos, y 3 ensayos abiertos al público en 10 localidades de Bogotá. Asimismo contaremos con 37 solistas, 7 orquestas, 5 coros, 4 cuartetos, un ensamble, un trío y un dúo de piano procedentes de 14 países.

    MARÍA CLAUDIA LÓPEZ SORZANOSECRETARIA DISTRITAL DE CULTURA,

    RECREACIÓN Y DEPORTE

    El Festival Internacional de Música Clásica de Bogotá permite que la música llegue cada vez a más personas. La programación de esta cuarta edición, dedicada a Brahms, Schubert y a Schumann, estará en 10 localidades de la ciudad y se enmarca en la apuesta del alcalde Enrique Peñalosa de llevar el arte y la cultura a la mayor cantidad posible de ciudadanos. Con este objetivo es necesario buscar espacios no convencionales como bibliotecas, parques y centros comunitarios. Esta es una forma innovadora y cada vez más creciente de llevar este tipo de expresiones a la gente.

    La gran apuesta de este Festival es que la música clásica llegue tanto a los amantes del género, como los que no tienen cercanía con éste. Por esto se realizarán 12 conciertos gratuitos con artistas y agrupaciones de Alemania, Austria y Colombia. Además, una parte importante de la boletería será subsidiada, para así garantizar la asistencia de más personas. Este año la novedad son tres ensayos abiertos gratuitos en la Universidad Jorge Tadeo Lozano.

    Invitamos a todos los ciudadanos a disfrutar durante estos 4 días este maravilloso Festival.

  • FRANZ SCHUBERT

    Nació el 31 de enero de 1797 en Viena y murió en la misma ciudad el 19 de noviembre de 1828.En su corta vida, que transcurrió en la transición del clasicismo al romanticismo, logró crear uno de los legados musicales más importantes de la historia. Su padre le enseñó a tocar el violín y pronto se unió al cuarteto familiar. Gracias a su desbordante talento cuando tenía 11 años in-gresó al coro de la Capilla Real e Imperial, donde el maestro de capilla era Antonio Salieri y luego a la prestigiosa escuela Stadkonvikt, en la que hizo parte de la orquesta de la institución como violinista. Fuera de la casa paterna vivió prin-cipalmente de la generosidad de sus amigos.

    Era un hombre tímido y reservado, pero con sus amigos era creativo y disfrutaba mucho del vino y de las fiestas. Sus amistades lo animaban a mostrar sus composiciones en divertidas reuniones or-ganizadas en casas privadas que se volvieron famosas bajo el nombre de “schubertiadas”. Una infección sifilítica lo aquejó desde muy jo-ven y fue la causa de su prematura muerte. Sin embargo, escribió innumerables obras maestras de repertorio orquestal, música escénica, co- ral, sacra, para piano, música de cámara y Lied.

    ROBERT SCHUMANN

    Nació en Zwickau, Sajonia, al sudeste de Alemania, el 8 de junio de 1810 y murió en Bonn el 29 de julio de 1856. Es indudablemente una figura central del romanticismo alemán. Su padre era librero y le transmitió el amor por la literatura, lo que se percibe en su obra musical. Fundó la revista Neue Zeitschrift für Musik, un impor-tante documento sobre la música de su tiempo.Problemas físicos en sus manos le impidieron cumplir su sueño de ser pianista. Se dedicó en-tonces a la composición. Se enamoró de Clara Wieck, la hija de su maestro. La pareja tuvo que llegar hasta instancias legales para poder casarse.

    Clara fue su mayor apoyo en la vida y quien le inspiró muchas de sus obras y alentó su creativi-dad. Cuando estaba saludable y motivado podía componer una sinfonía en pocos días, pero sufría de una condición mental que lo sumía en depre-siones profundas y le hacía más difícil su trabajo. Durante una crisis intentó suicidarse, así que tuvo que ser internado en un asilo cerca de la ciu- dad de Bonn, donde, dos años más tarde, murió. Sus composiciones se caracterizan por una ex-presión libre que se aleja de las formas preesta- blecidas. Su repertorio cuenta con ópera, sinfonías, música de cámara, coral, así como repertorio para piano que incluye preciosas colecciones de minia-turas como Escenas de niños o Mariposas, y ciclos de Lieder como Amor y vida de mujer o Amor de poeta.

    CLARA (WIECK) SCHUMANN

    Nació en Leipzig el 13 de septiembre de 1819 y mu-rió en Frankfurt am Main el 20 de mayo de 1896. Este año se conmemoran los 200 años del na-cimiento de esta prodigiosa intérprete del piano quien, gracias a su padre, tuvo una completa for-mación musical. A los 11 años hizo su debut en so- litario. A los 12 tocó en París y a los 18 ya cautivaba al público de Viena. Goethe, Paganini, Louis Spohr y jóvenes músicos como Chopin, Liszt y Mendel- ssohn expresaron la gran admiración que sentían por la pianista. Una técnica magistral y una pro-funda sensibilidad caracterizaban su interpretación.

    Como compositora logró crear una obra no muy abundante pero delicada y exquisita que com-prende un concierto para piano, piezas para piano, obras de cámara y canciones. Todas sus composiciones fueron muy bien recibidas y ad-miradas y su criterio musical era altamente valo-rado por compositores como Johannes Brahms.A pesar de la oposición de su padre, se casó con Robert Schumann cuando él era casi un descono-cido y ella era una celebridad. A pesar de la com-plicada vida cotidiana y de la enfermedad mental de su esposo, Clara no abandonó su carrera. Tras la muerte de Schumann, se dedicó a dar a co- nocer la obra de su esposo. No sólo la interpre-taba sino que la editó y catalogó con la ayuda de Johannes Brahms y otros amigos. En 1878, Clara fue nombrada profesora principal de piano en el Conservatorio Superior de Frankfurt, donde su reputación atrajo a innumerables alumnos.

    JOHANNES BRAHMS

    Nació en Hamburgo, Alemania, el 7 de mayo de 1833. Falleció en Viena, Austria, el 3 de abril de 1897.En 1853 se dió a conocer como pianista y com-positor durante una gira que realizó por Euro-pa junto al violinista húngaro Eduard Reményi, quien le mostró la música popular de su país. Ese re- pertorio alimentó muchas de las composiciones de Brahms, entre ellas sus famosas Danzas húngaras. Gran parte de su vida la pasó en Viena. Su obra par-te de un profundo conocimiento de la historia de la música. Su exacerbado perfeccionismo hacía que la composición de sus obras le tomara mucho tiem-po y que destruyera muchas de sus composiciones.

    Fue amigo cercano de Robert y Clara Schuman,a quienes conoció gracias al violinista Joseph Joa-chim. Schumann escribió un artículo en su re-vista musical en el que le profetizaba un glorio-so futuro. Tras la muerte de Schumann, Brahms y Clara mantuvieron una cercana amistad.

    La obra de Brahms, profundamente conmo-vedora, es uno de los más excelsos ejemplo del romanticismo, tanto en las grandes formas orquestales o sinfónico corales, como en las for-mas más íntimas de la música de cámara o de las piezas para piano. Exceptuando la ópera, Brahms compuso en todos los géneros y la mayoría de sus obras se interpretan con frecuencia hasta hoy.

  • 6

    ÍNDICE

    CONCIERTOS TEATRO MAYOR

    BIOGRAFÍAS

    CONCIERTO BIBLIOTECA PÚBLICAJULIO MARIO SANTO DOMINGO

    Concierto 1Orquesta Filarmónica de BogotáConcierto 4Orquesta del Festival de DresdenConcierto 7Cuarteto MandelringConcierto 10Fusión Filarmónica Juvenil, OFB Concierto 14Orquesta Sinfónica de AmberesConcierto 17Orquesta Sinfónica de AmberesConcierto 20Galas de solistas vocales con pianoConcierto 23Orquesta del Festival de DresdenConcierto 26Filarmónica de KonstanzConcierto 29Orquesta Sinfónica Nacional de ColombiaConcierto 32Orquesta Sinfónica de AmberesConcierto 35Orquesta Filarmónica de BogotáConcierto 37Orquesta del Festival de Dresden

    Orquesta Sinfónica de AmberesOrquesta del Festival de DresdenFilarmónica de KonstanzOrquesta Filarmónica de BogotáOrquesta Sinfónica Nacional de ColombiaFusión Filarmónica Juvenil, OFBRobert TreviñoJohannes KlumpJosep Caballé-DomenechAri RasilainenEckart PreuOlivier GrangeanZoe ZeniodiElena CoponsCornelia HorakIris VermillionChristoph PrégardienGünter HaumerJosé Antonio LópezLuis Carlos Hernández L.Leonardo Guevara DíazJuliana C. Guevara S.Roger VignolesStephen HoughLise de la SalleChristopher HinterhuberFrancis DíazRay ChenJan VoglerXimena RomeroCuarteto MandelringCuarteto M4nolovCoro de Cámara de la Universidad de Música de VienaWebernkammerchor der MDWAlois GlassnerSociedad Coral Santa CeciliaBarbara de MartiisCoro Filarmónico JuvenilDiana C. CifuentesCoro de Cámara de la Facultad de Música de la Universidad JaverianaAna Paulina ÁlvarezCoro de la Ópera de ColombiaLuis Díaz-Hérodier

    Concierto 46Cuarteto M4nolov

    8

    10

    12

    14

    16

    18

    20

    22

    24

    26

    28

    30

    32

    384042444648505051515152525353535454545555555656575757585859595960

    606161626263

    636464

    34

  • 8

    Franz SchubertObertura Rosamunda

    Op. 26 D.644

    Robert SchumannConcierto para piano

    en la menor Op. 54I. Allegro affettuoso

    II. IntermezzoIII. Allegro vivace

    INTERMEDIO

    Johannes BrahmsSinfonía nº 4 en

    mi menor Op. 98I. Allegro non troppo

    II. Andante moderatoIII. Allegro giocoso

    IV. Allegro energico e passionato

    DUR ACIÓN: 1 HOR AY 50 MINUTOS

    CON INTERMEDIO

    REPERTORIO

    Fotografía © Kike Barona. OFB

    ORQUESTA FILARMÓNICA DE BOGOTÁ1

    CONCIERTO

    Director: Eckart Preu · AlemaniaSolista: Lise de la Salle, piano · Francia

    Entre el nacimiento de Schubert y la muerte de Brahms hay exac-tamente un siglo. En ese lapso el pensamiento romántico permeó todos los aspectos de la socie-dad, principalmente en los países germánicos. En música surgie-ron obras maestras de todos los tiempos, muchas de las cuales se deben a Brahms, Schubert y Schumann.

    El 20 de diciembre de 1823 en Viena tuvo lugar el estreno de Rosamunda, drama romántico de la escritora Helmina von Chézy, para el que la escritora encar-gó a Franz Schubert la música incidental. Schubert escribió la música en sólo tres semanas y no tuvo tiempo para escribir la obertura, así que utilizó la que había escrito para la ópera Alfonso y Estrella. Rosamunda duró en es-cena sólo dos noches debido a la mediocridad del texto. La trama, que incluye una princesa criada por marineros, cartas envenena-das y fantasmas, fue considerada ridícula. Sin embargo la música de Schubert fue bien recibida y se sigue interpretando, especial-mente la obertura. No obstante, al momento de la publicación, ésta se cambió por otra que Schu-bert había escrito para el drama El arpa mágica de Georg Ernst von Hofmann. Cualquiera que haya sido el origen, es una obra

    NOTASAL PROGRAMAPor: CAROLINA CONTI

    17MIÉRCOLES

    ABRIL

    "

    llena de encanto y maestría en el uso de los recursos orquestales.

    Debido a su condición nerviosa, Robert Schumann y su familia se mudaron a Dresden en 1844. Cuando se sintió mejor, el com-positor volvió a su trabajo. Reto-mó entonces una Fantasía en la mayor para piano y orquesta que había iniciado cuatro años antes. Poco después, la obra se convir-tió en el Concierto para piano en la menor Op. 54. Se estrenó en un concierto privado el 4 de diciem-bre de 1845 con su esposa Clara como solista y Ferdinand Hiller como director de la orquesta de Dresden. Schumann pensó en la obra como una oportunidad para que Clara desplegara su virtuosis-mo; por eso en la obra predomi-na el piano sobre la orquesta. Sin embargo la parte solista es más bien sencilla. Es la mejor lograda de sus obras con orquesta y fue una referencia para los conciertos para piano de Brahms y de Grieg, entre otros.

    Amigo de Schumann, Johannes Brahms reverenciaba a Beetho-ven y se sentía intimidado por su obra, lo que le impidió por largo tiempo escribir su primera sinfo-nía. No obstante, llegó a compo-ner cuatro. La Sinfonía nº 4 en mi menor la terminó en 1885.

    Brahms tenía entonces más de cincuenta años y pensaba retirar-se, así que la obra compila su ideal sinfónico. En ella se evidencia su fascinación por Bach y Haendel. El compositor se expresa con pasión y con una libertad que no va en contra de las formas. Ini-cialmente, Brahms interpretó la obra al piano con un amigo ante algunas amistades y críticos, pero muchos quedaron desconcer-tados con ella. El crítico Eduard Hanslick afirmó que se había sen-tido ‘golpeado por dos personas increíblemente inteligentes’, pero después cambió de opinión. Úni-camente sus amigos más cerca-nos -entre ellos Clara Schumann y el violinista Joseph Joachim- supieron apreciar la sinfonía, que conmueve por su intensidad emocional, riqueza melódica y colorido orquestal.

    8:3

    0 P.

    M. TEATRO MAYOR · PULEP·NWX266

    Entradas desde $40.000

    AMIGO DE SCHUMANN,

    JOHANNES BRAHMS REVERENCIABA A BEETHOVEN

    "

    "

    COLOMBIA

  • 10

    Director Josep Caballé-Domenech

    EspañaSociedad Coral Santa Cecilia

    Directora Barbara De Martiis

    ColombiaCoro de Cámara de la

    Facultad de Artes de la Universidad Javeriana

    DirectoraAna Paulina Álvarez

    Colombia

    Robert SchumannSinfonía nº. 2 en do mayor Op. 61

    I. Sostenuto assai Allegro ma non troppo

    II. Scherzo: Allegro vivaceIII. Adagio espressivo

    IV. Allegro molto vivace

    Johannes BrahmsNänie Op. 82

    Johannes BrahmsLa canción del destino Op. 54

    (Título original: Schicksalslied)

    DUR ACIÓN: 1 HOR AY 10 MINUTOS SIN

    INTERMEDIO

    4 ORQUESTA DEL FESTIVAL DE DRESDEN

    REPERTORIO

    Fotografía © Oliver Killig

    En 1844 Robert Schumann acompañó a su esposa Clara en una gira de cinco meses por Rusia, pero al poco tiempo de iniciar el viaje, el compositor sufrió una crisis nerviosa. Al regresar a Leipzig fue empeorando. No podía dormir, terribles pensamientos lo agobiaban constantemente y lo peor, no soportaba escuchar música. En octubre de ese año los Schumann se mudaron a Dresden, donde Robert volvió a trabajar con dificultad. Estudió la obra de Bach y compuso obras como las Seis fugas sobre el nombre de Bach Op. 60. En diciembre inició, con gran esfuerzo, la composición de la Sinfonía n. 2 en do mayor Op. 61. Le tomó diez meses completarla, demasiado tiempo si pensamos que escribió la primera sinfonía en tan solo cuatro días. La obra se estrenó el 5 de noviembre de 1846 en Leipzig, bajo la batuta de Mendelssohn, a quien escribió: “He compuesto esta sinfonía estando aún muy enfermo. Me parece que se debe notar al escucharla. Únicamente en la última parte me sentí renacer y, de hecho, una vez terminada la obra, me he sentido mejor, pero me recuerda sobre todo, una época sombría. Su simpatía me demuestra que, a pesar de ello, los acentos tan dolorosos pueden despertar interés… y me he sentido particularmente feliz de que mi melancólico fagot del adagio, que he puesto ahí con ternura particular, no se le haya escapado a usted”. De las cuatro sinfonías de Schumann, esta es la más tradicional y en ella se evidencia el estudio de la música de Bach.

    El repertorio para coro y orquesta es fundamental en el legado de Brahms. Su obra principal en este género, Un réquiem alemán Op. 45, marcó los parámetros para otras en el mismo formato entre las que están Nänie Op. 82 y La canción del destino Op. 54. La muerte de su amigo, el pintor Anselm Feuerbach, el 4 de enero de 1880, inspiró a Brahms la composición de Nänie Op. 82. Para esta tomó el poema del mismo nombre de Friedrich von Schiller que inicia con las palabras: “También la belleza debe morir”. El nombre del poema se refiere a las canciones fúnebres en la antigua Roma y en él Schiller hace un homenaje al arte, que no sólo consuela a los afligidos sino que también reafirma la existencia de la vida más allá de la muerte. Para expresar la trascendencia de la belleza y la perfección, el poeta se vale de las historias de tres mortales de la historia antigua: Eurídice, Adonis y Aquiles. Nänie tiene en común con el Réquiem la expresión de una muerte serena y dulce. Brahms mantuvo en la obra la estructura del

    NOTASAL PROGRAMA

    poema. Nänie ofrece variedad de expresiones y texturas corales en intenso y conmovedor diálogo con la orquesta.

    Diez años antes del estreno de Nänie, en 1871, Brahms había terminado la composición de La canción del destino Op. 54, para el que se inspiró en un poema de la novela Hyperion o el eremita en Grecia de Friedrich Hölderlin. El poema manifiesta el contraste entre la existencia plácida de los seres celestiales más allá de las nubes en paz y claridad eterna, y la existencia del hombre, llena de dolor e incertidumbre infinitas, sin recibir alivio. A pesar de la impresión que el poema había causado al compositor, Brahms cambió deliberadamente el sentido del mismo. Si el poeta expresa la desesperanza y el dolor, la obra de Brahms termina con la imagen esperanzadora de la participación del hombre en la paz de Dios, expresada con la música celestial del comienzo de la obra. En una carta de octubre de 1871 al director Karl Reinthaler, Brahms escribió: “Precisamente digo algo que no dice el poeta, y francamente, sería mejor si lo que falta hubiera sido para él lo principal”.

    Por: CAROLINA CONTI

    18JUEVES

    ABRIL

    11:0

    0 A

    .M.

    CONCIERTO

    ALEMANIA

    TEATRO MAYOR · PULEP·HUO277Entradas desde $40.000

  • 12

    Franz SchubertCuarteto para cuerdas nº. 13 en la

    menor Op. 29 D.804 RosamundaI. Allegro ma non troppo

    II. AndanteIII. Menuetto: Allegretto-Trio

    IV. Allegro moderato

    Franz SchubertCuarteto para cuerdas nº 14

    en re menor D.810 La muerte y la doncella

    (Título original: Der Tod und das Mädchen)

    I. AllegroII. Andante con moto

    III. Scherzo: Allegro moltoIV. Presto

    DUR ACIÓN: 1 HOR AY 20 MINUTOS

    SIN INTERMEDIO

    REPERTORIO

    Fotografía © Uwe Arens

    CUARTETO MANDELRINGALEMANIA7

    Sebastian Schmidt, Nanette Schmidt

    violinesAndreas Willwohl

    violaBernhard Schmidt

    violonchelo

    SCHUBERT HIZO APORTES

    DETERMINANTES A LA HISTORIA

    DE LA MÚSICA EN CASI TODOS LOS

    GÉNEROS

    "

    "

    A pesar de su corta existencia -vi-vió sólo hasta los 31 años-, Franz Schubert hizo aportes determi-nantes a la historia de la música en casi todos los géneros. La música de cámara fue muy cercana para él toda su vida. Su padre, que era profesor en una escuela, fue quien le enseñó a tocar el violín y pronto hizo parte del cuarteto de la fami-lia, donde conoció y estudió los cuartetos de Haydn y Mozart, así como los primeros de Beethoven. Esto, como era de esperarse, fue definitivo para Schubert, quien a los 14 años empezó a componer sus primeros cuartetos. Llegó a componer quince, siete de ellos prácticamente en la adolescen-cia. Su desbordante creatividad lo llevó en los siguientes años a

    NOTASAL PROGRAMA

    componer muchas de sus obras maestras. A los 16 años compuso la primera sinfonía; al año siguiente una misa. Luego vendrían muchos de sus Lieder, música para piano y más obras sinfónicas. En 1820, con 23 años, volvió al cuarteto con la idea de crear una obra más ambiciosa en la forma. Llegó a componer el primer movimiento que se conoce como una pieza independiente con el nombre de Movimiento de cuarte-to D.703 o Quartettsatz. Más adelante, en la primavera de 1824, su vida se hacía cada vez más dolorosa. Los síntomas de su enfermedad se ha-bían manifestado y era consciente de que su vida no sería larga ni feliz. Sin embargo, seguía produciendo obras sorprendentes. De esa época datan también el ciclo de canciones La bella molinera D.795, El viaje de invierno, D.911, el Octeto en fa mayor D.803 y las dos obras que hoy escuchamos. El Cuarteto para cuerdas n° 13 en la menor Op. 29 D.804 se conoce como Rosamunda, pues el tema del andante lo tomó Schubert de la música incidental que había compuesto para el drama del mis-mo nombre. También se vale aquí de la canción Los dioses griegos, Die Götter Griechenlands, que había compuesto sobre un texto de Schiller que habla sobre la búsqueda en vano de la belleza del mundo. A lo largo de la obra domina un tono melancólico aunque encontramos contras-tes con momentos de luminosidad e incluso de alegría en tonadas de carácter popular.

    En el Cuarteto para cuerdas n° 14 re menor D.810, la melancolía del anterior cuarteto se convierte en desesperación. Es una obra de gran dramatismo e intensidad. El segundo movimiento es una serie de varia-ciones sobre un tema del Lied La muerte y la doncella, Der Tod und das Mädchen, D.531, que Schubert había escrito en febrero de 1817 sobre un texto de Matthias Claudius. Por eso el cuarteto se conoce con ese nombre. En el Lied, una joven asustada trata de evadir la muerte. En un tono sosegado, la muerte la invita a acompañarla y a dormir pláci-damente en sus brazos. Schubert crea a partir de esta canción cinco geniales variaciones en el cuarteto. La obra presenta contrastes muy marcados que se pueden entender como una lucha entre la esperanza y la fatalidad. Estos dos cuartetos son verdaderas obras maestras del repertorio de cámara. Su patetismo y conmoción evidencian la relación entre la música y la vida de Schubert en esos momentos. “Lo que pro-duzco se debe a mi comprensión de la música y a mis penas”, escribió en uno de sus cuadernos.

    Por: CAROLINA CONTI

    18JUEVES

    ABRIL

    2:0

    0 P.

    M.

    CONCIERTO

    TEATRO MAYOR · PULEP·WFU588 Entradas desde $30.000

  • 14

    Directora: Zoe Zeniodi · Grecia Solista: Lise de la Salle, piano · Francia

    Clara SchumannConcierto para piano en la menor Op. 7 I. Allegro maestosoII. Romanze: Andante non troppo con graziaIII. Finale: Allegro non troppo - Allegro molto

    Robert SchumannSinfonía n° 1 en si bemol mayor Primavera Op. 38 (Título original: Frühling) I. Andante un poco maestoso. Allegro molto vivaceII. Larghetto - attaccaIII. Scherzo molto vivaceIV. Allegro animato grazioso

    DUR ACIÓN: 1 HOR AY 15 MINUTOSSIN INTERMEDIO

    10 HOMENAJE A CLARA SCHUMANN FUSIÓN FILARMÓNICA JUVENIL, OFB

    ZOE ZENIODIFotografía © stavroshabakis

    REPERTORIO

    No cabe duda de que Clara Schumann fue realmente la gran mujer detrás de Robert Schu-mann. Parte de su vida la dedicó a interpretar, divulgar y editar la obra de su esposo. Lo que no to-dos saben es que ella misma era pianista, compositora y profe-sora. Fue una niña prodigio que hizo su debut como pianista a los 11 años y en el repertorio para esa ocasión incluyó las Variacio-nes sobre un tema original, de su autoría. Su habilidad técnica era tan admirada como su capaci-dad de improvisación. A los 12 años estrenó Papillons del joven Robert Schumann, nueve años mayor que ella y alumno de pia-no de su padre, Friedrich Wieck. Clara y Robert se enamoraron, pero Wieck se opuso de manera tajante. A pesar de las dificulta-des se casaron en 1840, un día antes de que ella cumpliera 21 años. Clara y Robert se amaban pero también se admiraban. En el diario conyugal que escribieron conjuntamente Robert escribe: “la perfección de su interpreta-ción me ha hecho olvidar la mujer por la artista”. Clara, por su par-te, se expresó así: “mi veneración por su genio, su inteligencia, por el compositor que es, crece con cada obra”.

    NOTASAL PROGRAMA

    Clara tuvo una brillante carrera a pesar de todas las tragedias que tuvo que enfrentar en su vida per-sonal: la temprana muerte de su madre, el enfrentamiento con su padre por su relación, los horro-res de las revoluciones de 1848 en Europa, la enfermedad mental y prematura muerte de su espo-so, la enfermedad de uno de sus hijos, quien estuvo recluido en un hospital mental por más de 40 años y la pérdida de cuatro de sus ocho hijos.

    Por más de 60 años mantuvo su actividad musical. Como pianista estaba a la misma altura de Liszt, Thalberg y Rubinstein. Como compositora, dejó un repertorio no muy abundante, pero hermo-so y original. Entre sus obras de juventud sorprende su Concierto para piano Op. 7, que empezó a escribir cuando tenía 13 años. La obra, profunda y dramática, fue innovadora en su momento y da cuenta de su propio virtuosismo. La joven compositora dedicó el concierto a Louis Spohr y ella misma lo estrenó a los 16 años en la Gewandhaus de Leipzig bajo la batuta de Félix Mendelssohn.

    Fue precisamente Clara quien se dio cuenta de que después de haber creado un importante

    repertorio para piano solo y de canciones, su esposo necesitaba formas de expresión más grandes, así que lo animó a escribir música sinfónica. Finalmente, en enero de 1841, a los 30 años, Schumann empezó a componer su Sinfonía nº 1 en si bemol mayor Op. 38. La lla-mó Primavera a pesar de haberla escrito durante el invierno, ya que se inspiró en un poema de Adolf Böttiger. Los cuatro movimientos que la conforman llevaban inicial-mente los títulos Comienzo de la Primavera, Tarde, Felices compa-ñeros de juego y Plena Primavera, pero después Schumann prescin-dió de ellos. Sin embargo, nos dan una idea de lo que el compositor tenía en mente. La sinfonía se estrenó en marzo de ese año en la Gewandhaus de Leipzig bajo la batuta de Mendelssohn, tan sólo nueve semanas después de haberse iniciado su composición.

    Por: CAROLINA CONTI

    18JUEVES

    ABRIL

    CLARA FUE UNA NIÑA PRODIGIO

    QUE HIZO SU DEBUT COMO

    PIANISTA A LOS 11 AÑOS

    "

    "5:

    00

    P.M

    .

    CONCIERTO

    TEATRO MAYOR · PULEP·LOG926Entradas desde $40.000

  • 16

    Robert SchumannObertura de Genoveva Op.81

    Johannes BrahmsConcierto para violín

    en re mayor Op. 77I. Allegro non troppo

    II. AdagioIII. Allegro giocoso, ma non

    troppo vivace

    INTERMEDIO

    Johannes BrahmsSinfonía n° 2 Op. 73 en re mayor

    I. Allegro non troppoII. Adagio non troppo

    III. Allegretto grazioso (quasi andantino)

    IV. Allegro con spirito

    DUR ACIÓN: 1 HOR AY 55 MINUTOS

    CON INTERMEDIO

    REPERTORIO

    ORQUESTA SINFÓNICA DE AMBERESBÉLGICA

    14Director: Robert TreviñoEstados Unidos Solista: Ray ChenViolín · Taiwán/Australia

    Fotografía © Archivo de la orquesta

    Robert Schumann siempre quiso componer óperas y contribuir así a la tradición alemana de Mozart, Beethoven y Weber. Consideró obras literarias de Shakespeare, Goethe, Hoffmann, Racine y Calderón para sus libretos, pero solo llegó a componer algunas oberturas. La única ópera que llegó a concretar fue Genove-va Op. 81, para la que se basó en los dramas de Friedrich Hebbel y Ludwig Tieck sobre la historia medieval de Genoveva de Bra-bante, acusada injustamente de adulterio. En abril de 1847 esbozó la obertura y el escenario. Encar-gó el libreto a su amigo, el pintor y poeta Robert Reinick, pero la colaboración entre ellos no pros-peró, así que Schumann lo escri-bió. Cuando lo tuvo listo, volvió a revisar la obertura y después la orquestación de toda la ópera. La terminó en agosto de 1848 y la estrenó en 1850 sin mayor éxito. La ópera se representa poco hoy en día, pero la obertura sí se escu-cha con frecuencia en conciertos sinfónicos.

    El violinista austrohúngaro Jo-seph Joachim fue un prodigio desde niño. Alumno de Men-delssohn y Liszt, amigo de los Schumann, sostuvo también una larga amistad con Johannes Brahms quien le dedicó en 1878

    NOTASAL PROGRAMA

    su Concierto para violín y orquesta en re mayor, Op. 77. El compositor amaba el violín pero no tenía un verdadero conocimiento del ins-trumento, así que pidió la asesoría de Joachim. Brahms atendía las sugerencias del violinista en cuan-to a la composición, pero no en lo relacionado con la técnica del ins-trumento. Por eso la obra es de una enorme dificultad. Brahms dirigió la obra en el estreno un año más tarde con Joachim como solista. Las críticas no se hicieron esperar. Algunos consideraron la obra como “Sinfonía con violín obligado”, “Concierto ‘contra’ el violín” o “Concierto ‘entre’ violín y orquesta, en el que al final vence la orquesta”. Pero en el siglo XX el concierto se convirtió en una de las obras más populares y admi-radas del repertorio para violín, al lado de los conciertos de Beetho-ven, Mendelssohn y Tchaikovsky.

    El Concierto para violín de Brahms está unido a su Segunda Sinfonía Op. 73 en re mayor compuesta un año antes, no sólo por la tona-lidad sino por su carácter. Brahms compuso cuatro sinfonías que son dignas continuadoras del camino establecido por Beethoven. Es-cribir su primera sinfonía le tomó 14 años y muchas dificultades, pero la creación de su Segunda Sinfonía Op. 73 en re mayor fue

    mucho menos tortuosa. En ju-nio de 1877 la empezó a escribir. Como solía hacer, se la enseñó a su gran amiga Clara Schumann, quien describió así la obra en su diario: “Johannes ha venido esta noche para hacerme escuchar el primer movimiento de su nueva obra. Tendrá mayor éxito con esta sinfonía que con la primera: tiene un tono amable y al mismo tiem-po, genialmente elaborado”. En efecto, en la obra domina un tem-peramento pastoral que contrasta con la primera sinfonía, profun-damente dramática y poderosa. La orquestación es magistral y las conmovedoras melodías son pu-ramente románticas. La obra se estrenó con éxito a finales de ese mismo año con la Filarmónica de Viena bajo la dirección de Hans Richter.

    Por: CAROLINA CONTI

    18JUEVES

    ABRIL

    EL CONCIERTO PARA

    VIOLÍN DE BRAHMS ESTÁ

    UNIDO A SU SEGUNDA

    SINFONÍA OP. 73 EN RE

    MAYOR COMPUESTA UN

    AÑO ANTES, NO SÓLO

    POR LA TONALIDAD SINO

    POR SU CARÁCTER

    "

    "

    CONCIERTO

    8:3

    0 P.

    M. TEATRO MAYOR · PULEP·WMX505

    Entradas desde $40.000

  • 18

    Director: Robert Treviño Estados Unidos

    Cornelia Horak Soprano · AustriaIris Vermillion Mezzosoprano · AlemaniaChristoph PrégardienTenor · AlemaniaLuis Carlos Hernández Luque Tenor · ColombiaJosé Antonio LópezBarítono · España

    Coro de Cámara de laUniversidad Música de Viena WebernKammerchor der mdw AustriaDirector: Alois GlassnerAustria

    Coro Filarmónico JuvenilDirectora: Diana Carolina Cifuentes Colombia

    Robert SchumannObertura, scherzo y finale Op. 52

    Franz SchubertMisa n° 6 en mi bemol mayor D.950

    Kyrie. Andante con moto, quasi Allegretto

    I. Gloria. Allegro moderato e maestoso

    Domine Deus, Agnus Dei... Andante con moto

    Quoniam tu solus sanctus... Allegro moderato e maestoso

    Cum sancto Spiritu... Moderato II. Credo. Moderato

    Et incarnatus est... Andante Et resurrexit... Moderato

    III. Sanctus. Adagio IV. Osanna in excelsis... Allegro

    ma non troppo Benedictus. Andante

    Osanna in excelsis... Allegro ma non troppo

    V. Agnus Dei. Andante con moto Dona nobis pacem... Andante

    Agnus Dei... Andante Dona nobis pacem... Andantino

    DUR ACIÓN: 1 HOR AY 15 MINUTOS

    SIN INTERMEDIO

    17REPERTORIO

    Fotografía © Archivo de la orquesta

    En el diario conyugal que llevaban los Schumann, escribió Robert el 31 de marzo de 1841, tras el estreno de su primera sinfonía: “Concierto de la pareja Schuman. Velada feliz... Clara ha tocado como una gran artis-ta… En mi vida también contará este día entre los más importantes. Mi mujer lo ha comprendido así y ha sido casi más feliz por el éxito de mi sinfonía que por el suyo propio… Tendría muchas más cosas que escribir acerca de esta velada, pero me siento atraído por la nueva obertura que tengo en preparación, y es preciso que me perdones, querida esposa, por la brevedad de estas líneas”. En el mismo diario cuenta que en sólo tres semanas terminó la obertura, un scherzo y un movimiento final. El propio Schumann no tenía claro qué tipo de obra era. A veces la llamaba sinfonietta y otras suite orquestal, de manera que sus partes se pudieran interpretar de forma independiente, como era costumbre en la época. No se trata de otra sinfonía, pues compuso sólo tres movimientos y omitió el movimiento lento propio de la forma, pero se puede entender como una experimentación de Schumann en una forma abierta, en la que domina la expresión espontánea y libre (propia del romanticismo) que, por lo mismo, resulta irregular, sin demasiado cuidado en el desa-rrollo de los temas, aunque con hermosos momentos.

    Franz Schubert se familiarizó con el repertorio sacro desde muy tem-prana edad. Su padre, quien le dio las primeras lecciones de violín, era católico devoto. En 1808, gracias a su talento, pasó una exigente audi-ción para ingresar el coro de la Capilla Real e Imperial donde el maestro de capilla era Antonio Salieri. Esto le aseguró también su educación en la escuela Stadkonvikt bajo la tutela de los monjes escolapios. Allí se formó en el catolicismo y conoció el repertorio sacro. Schubert per-maneció en el coro hasta 1812, cuando cambió de voz. Con 15 años empezó a componer obras religiosas, experimentando con numerosas musicalizaciones de partes de la misa, himnos y antífonas. En 1816, cuando tenía 19 años, ya había compuesto cuatro de las seis misas cató-licas completas que escribió. Si bien no se sabe qué tan practicante era, su obra y sus escritos develan un hombre profundamente espiritual. En su diario de 1824 se puede leer: “es con la fe que el hombre llega al mundo. La fe está mucho antes de la razón y el conocimiento, pues para entender algo, primero hay que creer en algo… La razón no es otra cosa que el análisis de la fe”. Pero su fe era algo personal, como se infiere a partir de sus obras religiosas. En todas sus misas se aleja de la tradi-ción en el tratamiento de los textos del Gloria y el Credo. Deliberada-mente omite las palabras “creo en la iglesia que es una, santa católica y

    NOTASAL PROGRAMA

    apostólica”, “patrem omnipoten-tem” y “genitum non factum”. La Misa n° 6 en mi bemol mayor D.950 fue la última. La escribió en el ve-rano de 1828, su último año de vida. Con esta obra alcanza la ma-durez como compositor de obras sacras en gran formato. Aquí Schubert demuestra su maestría en el manejo de un amplio rango de texturas corales al incluir pasa-jes a cappella y aprovecha su genio en la creación de melodías que despliega también en sus cancio-nes. La obra se interpretó por pri-mera vez el 4 de octubre de 1829, casi un año después de la muerte de Schubert, con la Sociedad de Música de la Iglesia de Alservors-tadt, bajo la dirección de Ferdi-nand, el hermano del compositor, y se publicó sólo hasta 1865 gra-cias a los esfuerzos de Johannes Brahms, quien al mismo tiempo publicó una reducción para piano escrita por él mismo.

    Por: CAROLINA CONTI

    19VIERNES

    ABRIL

    SCHUBERT SE FAMILIARIZÓ CON

    EL REPERTORIO SACRO DESDE

    MUY TEMPRANA EDAD

    "

    "11

    :00

    A.M

    .

    CONCIERTO

    ORQUESTA SINFÓNICA DE AMBERESBÉLGICA

    TEATRO MAYOR · P U L E P ·T R M 37 7Entradas desde $40.000

  • 20

    PRIMERA PARTE

    Robert Schumann1. Primer encuentro (SA) Op. 74 n°1

    Erste Begegnung2. Yo pienso en tí (ST) Op. 78 n°3

    Ich denke Dein3. Yo soy tu árbol (AB) Op. 101 n°3

    Ich bin dein Baum4. Ojos garzos ha la niña (TB) Op. 138 n°9

    Blaue Augen hat das Mädchen5. Él y ella (SB) Op. 78 n°2. Er und sie

    6. Si yo fuera un pajarillo (SA) Op. 43 n°1 Wenn ich ein Vöglein wär

    7. Cúbreme con flores (TB) Op. 138 n°4 Bedeckt mich mit Blumen

    8. Calma del verano (SA) (sin Op.) Sommerruh

    Franz SchubertEl asado para la boda

    (Título original: Der Hochzeitsbraten) Trío cómico para soprano, tenor,

    bajo y piano, D.930 (Op. post. 104)

    INTERMEDIO

    SEGUNDA PARTE

    Johannes Brahms1. Las hermanas

    Die Schwestern (SA)2. Fenómeno

    Phänomen (SA)3. La noche de Walpurgis

    Walpurgisnacht (SA) Valses de canciones amorosas

    Liebesliederwalzer Op. 52 I-XVIII

    DUR ACIÓN: 1 HOR AY 20 MINUTOS

    CON INTERMEDIO

    REPERTORIO

    GALA DE SOLISTAS VOCALES CON PIANO20

    Elena CoponsSoprano · EspañaIris VermillionMezzosoprano · AlemaniaChristoph PrégardienTenor · AlemaniaGünter HaumerBarítono · AustriaRoger VignolesPiano · Reino UnidoFrancis DíazPiano · Colombia GÜNTER HAUMERFotografía © Archivo del artista

    NOTASAL PROGRAMAPor: CAROLINA CONTI

    19ABRIL

    VIERNES

    Los duetos vocales se hicieron muy populares en el siglo XIX por su carácter divertido y porque eran una manera de integrar a la familia y a los amigos haciendo música en casa.

    En sus Lieder, Schumann logró una poderosa conjunción entre la poesía, la voz y el piano. Su amor por Clara Wieck fue siempre una inspiración para sus canciones. Además de la forma tradicional del Lied para una voz y piano, ex-ploró también el dueto para voces con piano, inspirado en los duetos de las óperas de Mozart y de los oratorios de Bach. En varias oca-siones volvió a la forma pero fue más allá al intentar combinaciones

    como tríos y cuartetos con acompañamiento de piano a dos o cuatro manos, revelando así una novedosa escritura para voces y piano que llegó a inspirar a Brahms.

    Aunque la melancolía es frecuente en los Lieder de Schubert, el com-positor austriaco tenía también un lado humorístico que se revelaba en las Schubertiadas, reuniones musicales en casas de sus amigos que que-daron documentadas en los dibujos de Moritz von Schwind. Para una de estas reuniones creó Schubert El asado para la boda, sobre un texto de su amigo Schober. Therese trata de convencer a su prometido Theobald de no ir a cazar, pero no lo logra, así que ella lo acompaña y disfruta el plan. Cuando cazan una liebre para el asado de bodas, aparece Kaspar, quien los quiere llevar a prisión por cazar furtivamente. Ellos le ofrecen regalos para que los deje ir y se puedan casar al día siguiente. Kaspar, que encuentra muy agradable a la joven, los perdona y termina invitado a la boda. Todo el trío está lleno de alusiones de doble sentido y giros divertidos. Schubert lo escribió en noviembre de 1827, el mismo año del profundo Viaje de invierno.

    Brahms también exploró otras combinaciones como el dueto para so-prano y contralto con piano. Las hermanas habla de dos hermanas in-separables hasta que se enamoran del mismo hombre. Pertenece, junto con Fenómeno, de carácter popular, a los Cuatro duetos vocales Op. 61 de 1874, época prolífica para Brahms en el repertorio vocal. De 1878 son sus Cuatro baladas y romanzas Op. 75, también para dos voces con piano. La cuarta es La noche de Walpurgis, con texto de Willibald Alexis sobre la famosa noche del 1 de mayo en el monte Brocken, habitado por brujas.

    Los duetos de Schumann sirvieron de inspiración a Brahms para sus Valses de canciones amorosas, Op. 52, escritos para la combinación poco usual de cuarteto vocal con piano a cuatro manos. Brahms tomó textos de Polydora, una colección de poemas de Georg Friedrich Daumer, que son reelaboraciones de textos populares de diferentes países europeos. Estos valses evidencian la conexión que siempre tuvo Brahms con lo popular y también con la música como una actividad que se hacía en casa, por eso pensaba en los músicos aficionados, como se ve también en sus populares Danzas húngaras. Estos valses se presentaron por primera vez en Karlsruhe el 6 de octubre de 1869, durante un concierto de la orquesta de la corte en el que participó Clara Schumann.

    LOS DUETOS VOCALES SE

    HICIERON MUY POPULARES EN

    EL SIGLO XIX POR SU CARÁCTER

    DIVERTIDO…

    "

    "2:

    00

    P.M

    .

    CONCIERTO

    TEATRO MAYOR · PULEP·ITO909Entradas desde $40.000

  • 22

    Director: Johannes Klumpp AlemaniaSolista: Jan VoglerViolonchelo · Alemania

    Johannes BrahmsObertura Trágica Op. 81

    Robert SchumannConcierto para violonchelo y orquesta en la menor Op. 129I. No muy rápido (Nicht zu schnell)II. Lento (Langsam)III. Muy vivo (Sehr lebhaft)

    Franz SchubertSinfonía nº 7 en si menor Inconclusa D.759 (Originalmente Sinfonía n°8)I. Allegro moderatoII. Andante con moto

    DUR ACIÓN: 1 HOR AY 10 MINUTOSSIN INTERMEDIO

    23ORQUESTA DEL FESTIVAL DE DRESDENALEMANIA

    TEATRO MAYOR

    5:00 P.M.

    Fotografía © Oliver Killig

    REPERTORIO

    NOTASAL PROGRAMAPor: CAROLINA CONTI

    19ABRIL

    VIERNES

    Durante el verano de 1880, Johannes Brahms compuso la Obertura del festival académico Op. 80, una obra alegre y satírica que presentó como agradecimien-to a la Universidad de Breslau al recibir un Doctorado Honoris Causa. Esta obra lo llevó a otra de carácter muy diferente: la Ober-tura trágica Op. 81, dramática y dolorosa, como sugiere el título. Si bien no tiene un programa espe-cífico, podría haber sido inspirada por la muerte del pintor Anselm Feuerbach (para quien compuso también Nänie Op. 82 ese mismo año). La obertura está construi-da sobre la forma sonata clásica, pero los temas, su desarrollo y la orquestación muestran el lengua-je poderosamente romántico del compositor.

    Después de un tiempo no muy feliz en Dresden, Robert y Clara Schumann se mudaron en sep-tiembre de 1850 a Düsseldorf. Era un buen momento para Schumann, quien en poco tiem-po completó su Tercera sinfonía y su Concierto para violonchelo en la menor Op. 129. Schumann había aprendido a tocar el instru-mento 20 años antes, tras aban-donar el piano por problemas en sus manos. También había escrito algunas piezas para el violonche-lo como las Cinco piezas en tono popular Op. 102.

    Después de escribirlas en 1849 quiso crear una obra más compleja, así que empezó a escribir lo que inicialmente tituló Pieza de concierto, pues los tres movimientos se interpretan sin interrupción, como si se tratara de una fantasía. Schumann pensó la obra para Christian Reimers, prin-cipal violonchelista de la orquesta de Düsseldorf, quien lo preparó pero no llegó a presentarlo. Sin embargo, los ensayos le sirvieron a Schumann para revisar una y otra vez la obra. El concierto se estrenó en Leipzig en 1860, cuatro años después de la muerte del compositor, pero la obra ganó su popularidad en el siglo XX, gracias a la interpretación de Pablo Casals.

    Influido por la obra de Haydn, Mozart y Beethoven, Franz Schubert compuso siete sinfonías completas y dejó otras seis sin acabar. Las pri- meras seis son pasos exitosos en el camino de búsqueda de una voz pro-pia en el campo orquestal, pero distan mucho de la poderosa Sinfonía n° 7 en si menor D.759. Existen sólo dos movimientos de esta obra; por eso se le conoce como Inconclusa, pero no es claro si Schubert pensa-ba componer otros dos movimientos. La escribió en el otoño de 1822 cuando tenía 25 años, momento en que se confirmó el diagnóstico de su enfermedad. Al año siguiente, la Sociedad de Música de Graz lo nombró miembro honorífico y Schubert, en agradecimiento, entregó al com-positor Anselm Hüttenbrenner, también miembro, el manuscrito de los dos movimientos de la sinfonía. Su amigo nunca lo mostró y lo olvidó entre sus papeles hasta que 43 años más tarde fue redescubierto. Se in-terpretó por primera vez en 1865 en la Sociedad de Amigos de la Música en Viena. Esta sinfonía es sin duda una obra maestra que replanteó el lenguaje sinfónico. Sorprende desde el comienzo por su atmósfera os-cura y misteriosa que lleva a una explosión de emociones diferentes y extremas, desarrolladas con maestría.

    5:0

    0 P.

    M.

    CONCIERTO

    INFLUIDO POR LA OBRA DE HAYDN, MOZART Y

    BEETHOVEN, SCHUBERT COMPUSO SIETE SINFONÍAS

    COMPLETAS…

    "

    "

    TEATRO MAYOR · PULEP·RTN680Entradas desde $40.000

  • 24

    Robert SchumannSinfonía n° 3 en mi bemol mayor

    Renana Op. 97I. Vivo (Lebhaft)

    II. Scherzo: muy moderado (Scherzo: sehr mäßig)

    III. No rápido (Nicht schnell)IV. Quasi attacca - (Feierlich)

    (Fogoso)V. Vivo (Lebhaft)

    INTERMEDIO

    Johannes BrahmsConcierto para piano

    n° 1 en re menor Op. 15I. Maestoso -

    Poco piú moderatoII. Adagio

    III. Rondo (Allegro non troppo - piú animato - Tempo I)

    DUR ACIÓN: 1 HOR AY 45 MINUTOS

    CON INTERMEDIO

    REPERTORIO

    FILARMÓNICA DE KONSTANZALEMANIA26

    Director: Ari Rasilainen FinlandiaSolista: Stephen HoughPiano · Reino Unido

    Fotografía © Patrick Pfeiffer

    A LOS 15 AÑOS BRAHMS DEBUTÓ COMO PIANISTA.A DIFERENCIA DE

    SCHUBERT Y BRAHMS, SCHUMANN NO

    SE SINTIÓ NUNCA INTIMIDADO

    POR BEETHOVEN

    "

    "

    NOTASAL PROGRAMAPor: CAROLINA CONTI

    19ABRIL

    VIERNES

    A los 15 años Brahms debutó como pianista. Poco después, en una gira, encontró al violinista Joseph Joachim con quien tuvo una productiva amistad. Fue a través de Joachim que Brahms conoció a Robert Schumann quien, impresionado con el músico de 20 años, escribió un artículo en el que lo consideraba como un compositor “llamado a ofrecernos la expresión más ideal de nuestro tiempo”. Sobre su interpretación decía que el piano en sus manos se convertía en “una orquesta de voces quejumbrosas o bien sonoramente jubilosas”. Poco después, en abril de 1854, Brahms empezó la composición de una sonata para dos pianos en la que trabajó con algunas interrupciones. Cuatro años más tarde, la obra se convirtió en el Concierto para piano y orquesta n° 1 en re menor Op. 15. Después de varias revisiones, se estrenó en Hannover el 22 de enero de 1859, donde fue bien recibido. Días después, en Leipzig, fue un desastre. Para el público de allí, la obra era demasiado audaz. “Este fracaso no me impresionó en absoluto. Después de todo sólo estoy experimentando y sintiendo mi forma”, escribió Brahms a Joachim. “A pesar de todo, sé que un día va a gustar, cuando mejore su construcción”.

    El turbulento primer movimiento, lleno de monumentales efectos orquestales, da paso al adagio, que Brahms describió como “un gentil retrato de Clara Schumann”, por quien tanto afecto tuvo toda su vida. El final contrasta por su atmósfera neoclásica. La complejidad estructural y temática de la obra, así como su dramatismo son una expresión juvenil de emociones que el compositor jamás volvería a plasmar con tanta libertad.

    Robert Schumann y su esposa vivieron un tiempo, no muy feliz, en Dresden, donde su obra recibió poca atención. Una perspectiva más alentadora se abrió para ellos en Düsseldorf, a donde llegaron el 2 de septiembre de 1850. Allí Robert asumió el cargo de di-rector musical municipal, lo que significaba dirigir la orquesta y el coro del Allgemeiner Musikverein en sus temporadas y celebraciones especiales. Dirigió el primer con-cierto el 24 de octubre, con Clara como solista y fue todo un éxito. Schumann estaba en un buen momento creativo. Entre el 2 de noviembre y el 9 de diciembre escribió la que es hoy su Sinfonía n° 3 en mi bemol mayor Op.97, que fue, cronológicamente, la última de sus cuatro sinfonías. La inspi-ración para esta obra fue la visita

    que Schumann había hecho a la región de Renania, donde le im-presionó la Catedral de Colonia. Por eso la obra se conoce como Renana. Aquí, Schumann parte de las formas tradicionales para expresar espontánea y libremente su desbordante imaginación. Eso se percibe en esta obra que se construye en cinco movimien-tos y no en los tradicionales cuatro. A diferencia de Schubert y Brahms, Schumann no se sintió nunca intimidado por Beethoven. A pesar de la inexperiencia en la orquestación, sus sinfonías mues-tran una concepción muy perso- nal de la forma en cuanto a la construcción, con temas de in-negable belleza y un manejo de la armonía al servicio de la emoción.

    8:30

    P.M

    .

    CONCIERTO

    TEATRO MAYOR · PULEP·GMO986Entradas desde $40.000

  • 26

    DirectorOlivier Grangean

    Francia

    Solista Christopher Hinterhuber

    Piano · Austria

    Franz SchubertObertura en re mayor D.590

    En estilo italiano

    Franz Schubert y Franz Liszt Fantasía del caminante

    (Título original: Wanderer Fantasie)

    I. Allegro con fuoco ma non troppo

    II. AdagioIII. Presto

    IV. Allegro

    Johannes BrahmsSinfonía nº 3 en

    fa mayor Op. 90 I. Allegro con brio

    II. AndanteIII. Poco allegretto

    IV. Allegro

    DUR ACIÓN: 1 HOR AY 10 MINUTOS

    SIN INTERMEDIO

    29 ORQUESTA SINFÓNICA NACIONAL DE COLOMBIA

    REPERTORIO

    Fotografía © Andrés Gómez

    NOTASAL PROGRAMAPor: CAROLINA CONTI

    20ABRIL

    SÁBADO

    Schubert compuso nueve ober-turas, algunas pensadas como parte de óperas que no llegó a escribir. Otras fueron creadas como oberturas de concierto. Es el caso de la D.590, que lleva el nombre En estilo italiano. Fue es-crita en 1817, por la misma época de su Sexta sinfonía. Las óperas de Rossini tenían una gran acogida por ese entonces en Viena y su influencia se percibe en esta obra, llena de encanto e ingenio en la orquestación.

    Para Schubert, el piano fue su instrumento de trabajo. Lo utilizó en más de 800 obras, ya fueran Lieder, música de cámara o en obras para piano solo. Una de las más sobresalientes es sin duda la Wanderer Fantasie D.760 Op. 15 de 1822. La obra en un solo movi-miento presenta cuatro secciones claramente definidas. El tema de la segunda sección lo tomó Schubert de su canción El ca- minante, Der Wanderer D.489; de ahí el nombre de la obra. Además de su belleza y compleja construc-ción, llama la atención el alto nivel de virtuosismo que exige. El propio Schubert se sentía incapaz de tocarla. “El diablo podrá tocar esto. ¡Yo no puedo!”, dijo en algu-na ocasión.

    Eso la convirtió en una obra fa-vorita de los virtuosos de la época, entre ellos Franz Liszt, quien la in-terpretaba con frecuencia en sus recitales. Pero además Liszt, quien gustaba de hacer transcripciones, decidió en 1851 hacer una de las Fantasías de Schubert para piano y orquesta. Si bien el compositor húngaro se mantuvo muy cerca de la obra original, introdujo una cadencia y algo de su propio len-guaje. La parte del piano no es tan exigente como en la obra original y los temas se desarrollan en diálogo entre la orquesta y el solista como en un concierto.

    Johannes Brahms se debatía cons- tantemente entre lo intelectual y lo emocional, y eso se percibe en su música. Sus obras nacen del conocimiento y el respeto por la tradición, las formas y las técnicas de composición, pero a partir de allí despliega una expresión apa-sionadamente romántica, lo que no le hizo la vida fácil a la hora de componer.

    El monumental legado de Bee-thoven marcó a Brahms tanto que escribir su primera sinfonía le tomó 20 años. La creación de la segunda no fue tan tortuosa y dos años más tarde, en 1883, Brahms

    volvió al género con su Sinfonía n° 3 en fa mayor. De las cuatro que llegó a componer, es esta la más concisa y también la más corta. El tono heroico del comienzo y el poético segundo movimien-to contrastan con el anhelante lirismo del tercer movimiento (página conmovedora que Frank Sinatra tomó para su canción Take my love). El movimiento final ex-presa emociones que van desde susurros apaciguados hasta pas-ajes de fuerte tono heroico. Clara Schumann, confidente y crítica de Brahms, le escribió: “no sabría decir qué movimiento prefiero.

    En el primero me deslumbra el brillo del alba que surge, los ra- yos del sol que tiemblan entre los árboles mientras todo se abre a la vida. El segundo es totalmente idílico. El tercero se asemeja a una perla, una perla griega, como una lágrima melancólica. Después vie- ne la pasión del último tiempo, de una belleza tal que me deja sin palabras”.

    11:0

    0 A

    .M.

    CONCIERTO

    TEATRO MAYOR · PULEP·WJX911Entradas desde $40.000

    COLOMBIA

  • 28

    Johannes Brahms Doble Concierto

    en la menor Op. 102I. Allegro

    II. AndanteIII. Vivace non troppo

    INTERMEDIO

    Franz Schubert Sinfonía nº 9 en do mayor D.944

    I. Andante - Allegro ma non troppoII. Andante con moto

    III. Scherzo (Allegro vivace)IV. Allegro vivace

    DUR ACIÓN: 1 HOR AY 50 MINUTOS

    CON INTERMEDIO

    REPERTORIO

    ORQUESTA SINFÓNICA DE AMBERES32

    Director: Robert Treviño Estados Unidos

    Solistas: Ray ChenViolín · Taiwán/Australia

    Jan VoglerViolonchelo · Alemania

    Fotografía © Archivo de la orquesta

    NOTASAL PROGRAMAPor: CAROLINA CONTI

    20ABRIL

    SÁBADO

    Johannes Brahms y el violinista Joseph Joachim sostuvieron una larga amistad. Joachim asesoró en la técnica de su instrumento al compositor, quien le dedicó varias obras. Sin embargo, su amistad no estuvo exenta de conflictos. Cuando Joachim se divorció, Brahms apoyó a su esposa, lo que hizo que se distanciaran por al-gunos años, pero en 1887 Brahms pidió nuevamente la asesoría de Joachim para su Doble concier-to para violín y violonchelo Op. 102. Joachim aceptó sin pensarlo mucho y así se volvieron a acercar.

    Brahms fue un defensor de las formas clásicas y su gran aporte consistió en crear un lenguaje de intensa emoción romántica sin transgredir esas formas. Eso se aprecia en este doble concierto. Brahms se vale de la forma del concierto de manera muy perso- nal. Tras una breve y enérgica introducción, los instrumentos solistas se lucen en una compleja cadenza. Poco a poco se crea en-tre ellos un diálogo de gran riqueza que alterna con pasajes al unísono o en octavas en los que Brahms llega a crear una especie de nuevo instrumento de sonoridad y tesi-tura muy amplias. Las sonoridades gitanas que tanto le interesaban a Brahms aparecen en el tercer

    movimiento. El concierto se es-trenó el 17 de octubre de ese año con Joachim y Robert Hausmann (violonchelista del Cuarteto Joa-chim) como solistas, y Brahms en la dirección. Este concierto, al que Clara Schumann llamó "la obra de la reconciliación", fue la última composición orquestal del compositor nacido en Hamburgo.

    Cuando Beethoven murió en 1827, Franz Schubert lamentó la desa-parición del maestro a quien tanto admiraba, pero también pensó que era su momento de brillar. No fue así, pues murió al final del año siguiente, a los 31 años. Sin em-bargo, su legado, más de mil obras, es fundamental en la historia de la música. Llegó a completar siete sinfonías y dejó iniciadas otras seis.

    En el verano de 1825, ya muy enfermo, hizo un viaje por la alta Austria que le insufló nuevas e- nergías. Empezó a componer en-tonces la Sinfonía n° 9 en do mayor D.944, conocida como La grande. Aunque la angustia de Schubert por su enfermedad, unida a una difícil situación económica, quedó plasmada en algunas de sus obras, esta sinfonía sorprende por su optimismo, serenidad y vitalidad. Aquí emerge el músico de las

    schubertiadas, las divertidas re-uniones musicales con sus amigos que se hicieron tan famosas. En esta sinfonía, Schubert hace un homenaje a Beethoven, al para-frasear, en el último movimien-to, la famosa Oda a la alegría. Schubert había presenciado, un año antes, el estreno de la Novena sinfonía del maestro de Bonn, que evidentemente lo impresionó. La composición se terminó en 1826, pero Schubert nunca la escuchó.

    En 1839, Schumann encontró la obra entre los manuscritos que el hermano de Schubert había guardado. Entusiasmado, se la mostró a Mendelssohn, quien poco después dirigió el estreno que tuvo lugar en la Gewand-haus de Leipzig, 11 años después de la muerte de Schubert. Desde entonces, la obra se convirtió en una referencia para compositores como Brahms y Mahler.

    2:0

    0 P.

    M.

    CONCIERTO

    TEATRO MAYOR · PULEP·QMU679Entradas desde $40.000

    BÉLGICA

  • 30

    Directora: Zoe ZeniodiGrecia Solista: Stephen HoughPiano · Reino Unido

    Robert SchumannSinfonía nº 4 en re menor Op. 120I. Bastante lento - vivo - (attacca:) (Ziemlich langsam - Lebhaft)II. Romance. Bastante lento - (attacca:) (Romanze. Ziemlich langsam)III. Scherzo. Vivo. Trio - (attacca:) (Scherzo. Lebhaft - Trio)IV. Lento. Vivo (Langsam - Lebhaft) Johannes Brahms Concierto para piano nº 2 en si bemol mayor Op. 83I. Allegro non troppoII. Allegro appassionatoIII. Andante - Piú adagioIV. Allegretto grazioso - Un poco piú presto

    DUR ACIÓN: 1 HOR AY 30 MINUTOS SIN INTERMEDIO

    35 ORQUESTA FILARMÓNICA DE BOGOTÁ

    TEATRO MAYOR

    5:00 P.M.

    STEPHEN HOUGHFotografía © Canetty-Clarke

    LA SINFONÍA N° 4 EN RE MENOR, OP.120 ES EN REALIDAD LA

    SEGUNDA QUE SCHUMANN COMPUSO

    "

    "

    NOTASAL PROGRAMAPor: CAROLINA CONTI

    20ABRIL

    SÁBADO

    A pesar de su inexperiencia en el campo de la orquestación, las sinfonías de Robert Schumann muestran una concepción muy personal de la forma en cuanto a la construcción, con temas de in-negable belleza y un manejo de la armonía al servicio de la emoción. Estas obras ejercieron una impor-tante influencia en grandes sin-fonistas como Brahms, Bruckner, Mahler y también en Tchaikovsky, quien consideraba que tanto las sinfonías como la música de cámara y las obras para piano de Schumann revelaban “un mundo completamente nuevo de formas musicales”.

    La Sinfonía n° 4 en re menor, Op. 120 es en realidad la segunda que Schumann compuso. La ter-minó el 9 de septiembre de 1841, año particularmente productivo para el compositor en la música orquestal. Se estrenó el 6 de di- ciembre de ese año en Leipzig bajo la dirección de Ferdinand David, pero la obra no se publicó. Diez años más tarde, Schumann revisó la obra e hizo cambios sus-tanciales. La nueva versión fue presentada en 1853, cuando ya había publicado sus otras tres sin-fonías. Es por eso que se publicó con el n° 4.

    En términos formales, esta es la más coherente de sus sinfonías.

    Los cuatro movimientos com-parten material melódico y se interpretan sin interrupción, lo que es una novedad en su obra y constituye un avance en la historia de la sinfonía. Un tema impetuoso abre la sinfonía con dramatismo y da paso al segundo movimiento donde predomina un tempera-mento lírico. El scherzo es mem-orable por su intenso ritmo y por una tensión romántica. El final, después de una introducción len-ta en la tonalidad menor, da paso súbitamente a un pasaje alegre y vivaz en tonalidad mayor.

    El reconocido compositor y escri-tor Jan Swafford se refiere en sus textos al arte de Brahms, como “la unión de los opuestos. Un romántico en la expresión pero un clásico en la forma y la técni-ca”. Eso se puede ver en toda su obra y es particularmente cierto en su Concierto para piano n° 2 en si bemol mayor, Op. 83. La obra sigue muy de cerca el modelo de Beethoven, pero logra una plena libertad en la expresión. Es una obra monumental que demanda un gran nivel de virtuosismo, a la vez que exige dulzura e introspec-ción en los pasajes líricos. Después de trabajar en él por cuatro años, Brahms terminó el concierto en julio de 1881, veinte años después de haber escrito el primero.

    5:0

    0 P.

    M.

    CONCIERTO

    Llama la atención aquí que el pia-no no siempre es solista sino que con frecuencia es un instrumen-to más que se mezcla en la masa orquestal. La obra está construida en cuatro movimientos que abar-can un extenso rango expresivo. El primer movimiento es impo-nente y solemne. El segundo es más apasionado y se basa en un movimiento que Brahms había escrito inicialmente para su con-cierto para violín. En contraste, el tercero tiene un carácter amable y melodioso que lleva al cuarto, ligero y divertido, que evoca sus famosas Danzas húngaras. El con-cierto se estrenó en noviembre de 1881 en Budapest con el compos-itor en la parte solista y la batuta de Alexander Erkel. Fue la prime-ra obra que Brahms dedicó “a mi querido amigo y profesor Eduard Marxsen”, su primer maestro de piano, quien lo alentó a conver-tirse en músico.

    TEATRO MAYOR · PULEP·GWA293Entradas desde $40.000

    COLOMBIA

    REPERTORIO

  • 32

    Johannes BrahmsRéquiem Alemán Op. 45

    I. Benditos sean los que sufren (Selig sind, die da Leid tragen)

    Poco andante e con espressione (Ziemlich langsam und mit Ausdruck)II. Porque toda carne es como hierba

    (Denn alles Fleisch, es ist wie Gras) Langsam, marschmäßig

    (Moderato in modo di marcia) III. Señor, enséñame

    (Herr, lehre doch mich)Andante moderato

    IV. Oh, cuán amables son tus moradas (Wie lieblich sind deine Wohnungen) Mäßig bewegt (Con moto moderato)

    V. Vosotros estáis tristes ahora (Ihr habt nun Traurigkeit)

    Langsam (Andante)VI. Ya que no tenemos una morada estable

    (Denn wir haben hie keine bleibende Statt)Andante

    VII. Benditos sean los muertos (Selig sind die Toten)Feierlich (maestoso)

    DUR ACIÓN: 1 HOR AY 15 MINUTOS

    SIN INTERMEDIO

    REPERTORIO

    ORQUESTA DEL FESTIVAL DE DRESDEN37

    Director: Johannes KlumppAlemania

    Solistas: Elena CoponsSoprano · España José Antonio LópezBarítono · España

    Coro de la Ópera de Colombia Director: Luis Díaz-HérodierEl Salvador /Colombia

    Coro Filarmónico Juvenil Directora: Diana Carolina CifuentesColombia

    Fotografía © Oliver Killig

    UN RÉQUIEM ALEMÁN FUE LA PRIMERA OBRA QUE BRAHMS

    ESCRIBIÓ PARA CORO Y ORQUESTA

    "

    "

    NOTASAL PROGRAMAPor: CAROLINA CONTI

    20ABRIL

    SÁBADO

    El 28 de octubre de 1853, Robert Schumann publicó en su revista Neue Zeitschrift für Musik, un artículo titulado "Nuevos senderos" en el que se refería al joven Johannes Brahms, quien tenía entonces 20 años, como el redentor de la música alemana y le auguraba un futuro brillante “el día en que haga descender su varita mágica y le presten su fuerza las masas corales y orquestales”. En octubre de 1856, tres meses después de la muerte de Schumann, Brahms encontró en el cuaderno de proyectos de su maestro la nota ‘Un Réquiem alemán’. La idea le quedó rondando por largo tiempo, pero sólo hasta febrero de 1865 Brahms volvió sobre ella, tras la muerte de su madre, acontecimiento que lo había sumido nuevamente en un profundo cuestionamiento existencial. Pronto em-pezó la composición de Un Réquiem Alemán, Op. 45. En el verano de 1866 ya tenía seis movimientos. Estrenó los tres primeros en Viena con poco éxito y luego los seis en la catedral de Bremen el viernes santo de 1868 con gran éxito. Poco después añadió otro movimiento y final-mente la obra completa se escuchó por primera vez en la Gewandhaus de Leipzig el 18 de febrero de 1869.

    A diferencia de musicalizaciones famosas del Réquiem, como la de Mo-zart, Cherubini, Verdi o Dvorak, Brahms no se vale de la forma tradicio-nal del réquiem, entendida como la Misa de difuntos con sus partes en latín, que cumplen una función litúrgica. Aunque había sido educado en el protestantismo alemán, no era un hombre religioso ni practicante y nunca creyó en la vida después de la muerte, así que su Réquiem es algo muy personal. La obra se centra en la experiencia del dolor, la trascen-dencia, las bendiciones para los muertos y el deseo de consuelo de los humanos. El compositor buscaba expresar un sentimiento religioso más universal, un ‘réquiem humano’, de acuerdo con sus propias palabras.

    Él mismo escogió 15 textos de la biblia en la traducción al alemán hecha por Martín Lutero y deliberadamente evitó los textos sobre la redención a través de Cristo. Cada una de las siete partes de la obra expresa una emoción diferente: consuelo, paciencia, esperanza, alegría, dolor, con-fianza y redención, lo que permite al compositor desarrollar tempera-mentos diferentes pero que conforman una unidad coherente en tono y sentimiento, a la vez que ofrece una visión serena de la muerte. Brahms se vale de técnicas de las tradiciones de la música coral protestante para crear fórmulas musicales que sigan la naturaleza de las palabras, sus ideas e imágenes.

    Esta fue la primera obra que Brahms escribió para coro y orquesta y con ella sentó los parámetros para otras obras en el género como La canción del destino, la Rapsodia para contral-to, Nänie y El canto de las parcas, todas para voces y orquesta, rep-ertorio que ocupa un lugar impor-tante en su obra.

    Un Réquiem alemán no es sólo la mayor obra sinfónico-coral de Brahms sino que es una obra central en su producción, pues da cuenta de la esencia profunda-mente conmovedora y emociona-lmente desgarradora del estilo del compositor. Desde entonces se considera, con justicia, una de las grandes obras sinfónico-corales del romanticismo. Gracias a ella, Brahms se posicionó en el ámbito musical europeo y así se cumplió la profecía de Schumann.

    8:3

    0 P.

    M.

    CONCIERTO

    TEATRO MAYOR · PULEP·FBH345Entradas desde $40.000

    ALEMANIA

  • 34

    En el siglo XIX predominó el pen-samiento romántico, que buscaba la libre expresión de los senti-mientos, en contraste con el pen-samiento clásico, más mesurado y ordenado. Las ideas del romanti-cismo influyeron por supuesto en la música, como se puede percibir en las obras de Franz Schubert, Robert Schumann y Johannes Brahms. Schubert vivió tan sólo 31 años, pero aún así dejó una obra enorme en cantidad y cali-dad musical. Después de Beetho-ven, Schubert abrió un nuevo ca-mino especialmente en la música de cámara y en el Lied, o canción artística para voz y piano. Llegó a componer unas 750 canciones o Lieder de gran intensidad dra-mática. Algunas de ellas fueron el punto de partida para otras obras. Es el caso de La muerte y la don-cella, sobre un texto de Matthias Claudius sobre una joven que trata de escapar de la muerte. A partir del tema de la canción, Schubert construyó el segundo movimiento del Cuarteto para cuerdas n° 14 re menor D.810, que se conoce con el nombre del Lied.

    Tal vez la obra más popular de Schubert sea el Ave María, aun-que en realidad se llama Tercera canción de Ellen D.839 Op.52. n° 6 y hace parte del ciclo Siete can-tos de La dama del lago de Walter Scott, sobre textos del poema épico del escritor británico. En la canción compuesta en 1825,

    NOTASAL PROGRAMA

    Ellen, la protagonista, pide ayu-da a la Virgen. Con el tiempo, el texto original se cambió por la oración tradicional del Ave Ma-ría y de la canción se han hecho innumerables versiones. Otro de los Lieder más populares de Schubert es Serenata D.957 n°4, que hace parte de El canto del cisne, una colección de canciones que el compositor escribió al final de su corta vida y que se publicó póstumamente.

    Schubert compuso unos 15 cuar-tetos de cuerda, forma funda-mental de la música de cámara que también exploraron Schu-mann y Brahms. Se trata de una obra para dos violines, viola y vio-lonchelo, forma que se consolidó durante el siglo XVIII, gracias a Haydn, Mozart y Beethoven. Ro-bert Schumann estudió las obras de estos compositores y en 1842 compuso el Cuarteto de cuerdas n° 1 en do menor Op. 51, al que le siguieron otros dos. En muy poco tiempo terminó los únicos tres cuartetos de su repertorio.

    Johannes Brahms, amigo de Schumann, también escribió tres cuartetos. En realidad escribió más de veinte, pero destruyó la mayoría por no considerarlos su-ficientemente buenos. El Cuar-teto de cuerdas n° 1 en do menor Op. 51 data de la década de 1860, pero lo revisó incansablemen-te, de manera que se estrenó en

    1873. Brahms sentía asimismo un interés especial por las tonadas populares, como se aprecia en la Canción de cuna Op. 49 n° 4. Para esta dulce y famosa canción uti-lizó una tonada popular austriaca. La escribió en 1868 con motivo del nacimiento del segundo hijo de Bertha von Faber, de quien Brahms había estado enamorado años atrás.

    La música popular está de igual forma presente en sus famosas Danzas húngaras. Gracias al vio-linista Eduard Reményi, Brahms conoció las melodías de música gitana de Hungría sobre las que hacía ingeniosas improvisaciones. Con el tiempo éstas se convirtie-ron en cuatro libros de danzas que cuentan con diferentes versiones instrumentales.

    Por: CAROLINA CONTI

    20SÁBADO

    ABRIL

    EN EL SIGLO XIX PREDOMINÓ EL PENSAMIENTO

    ROMÁNTICO, QUE BUSCABA LA LIBRE EXPRESIÓN DE LOS

    SENTIMIENTOS

    "

    "11

    :00

    A.M

    . BIBLIOTECA PÚBLICA JULIO MARIO SANTO DOMINGO · PULEP·BAI395Entrada libreREPERTORIO

    CUARTETO M4NOLOVCOLOMBIA46

    CONCIERTO GRATUITO

    LUGAR: BIBLIOTECA PÚBLICAJULIO MARIO SANTO DOMINGO

    Miguel Ángel GuevaraDirector y violín lJuan Pablo ArangoViolínRicardo HernándezViola (Músico de la OrquestaFilarmónica de Bogotá)Hans RincónViolonchelo

    Invitados:Juliana Catalina GuevaraSoprano · ColombiaLeonardo Guevara DíazTenor · ColombiaXimena RomeroNarradora · Colombia

    CONCIERTO

    Franz SchubertFragmentos del cuarteto de cuerdas n° 14 en re menor D.810 La muerte y la doncellaI. AllegroIII: Scherzo. Allegro moltoIV. PrestoII. Andante con moto

    Ave Maria D.839 Op.52. n° 6 para sopra-no, tenor y cuarteto de cuerdas

    La serenata D.957 n° 4 paratenor y cuarteto de cuerdas(Título original: das Ständchen)

    Robert SchumannFragmentos del cuartetode cuerdas n° 1 en la menor Op.41l. Allegroll. Scherzo: Prestolll. AdagiolV. Allegro

    Noche de Luna (Título original: Mondnacht)Versión para Cuarteto decuerdas y soprano.

    Johannes BrahmsFragmentos del cuarteto decuerdas n° 1 en do menor Op.51I. Allegro II. Romanze: Poco adagio III. Un Poco piú animato IV. Finale: Allegro

    Canción de cuna Op.49 n° 4, versión para soprano, tenor y cuarteto de cuerdas.(Título original: Wiegenlied)

    Danza húngara n° 5 en sol menor, versión para cuarteto de cuerdas

    DUR ACIÓN: 1 HOR ASIN INTERMEDIO

  • 36

    Fotografía © Germán González

  • 38

    Es la orquesta sinfónica de la región de Flandes y tiene su sede en el nuevo Queen Elisabeth Hall en Amberes. Bajo la batuta de su director principal, Elim Chan, y su principal director invitado, Philippe Herrewe-ghe, la orquesta busca conmover e inspirar a una diversa audiencia a través de experiencias sinfónicas de alto nivel.

    Gracias a sus propias series de conciertos en grandes salas, la orquesta ocupa un lugar único en la región y es también invitada a otras salas de prestigio en el mundo como el Musikverein y la Konzerthaus en Viena, el Festspielhaus ein Salzburg, el Concertgebouw de Ámsterdam, el Sun-tory Hall y el Bunka Kaikan Hall en Tokio, entre otros.

    El desarrollo de proyectos sociales y educativos es uno de los princi-pales intereses de la orquesta. Por eso busca ofrecer a niños, jóvenes y personas de diferentes orígenes la oportunidad de conocer la orquesta de cerca.

    ORQUESTA SINFÓNICA DE AMBERES

    DIRECTOR: ROBERT TREVIÑO ESTADOS UNIDOS

    DIRECTOR ASISTENTE: LISANNE SOETERBROEK

    BÉLGICA

    La Orquesta Sinfónica de Am-beres colabora con reconocidos sellos discográficos y muchas de sus grabaciones han sido aclamadas por la prensa internacional. La orquesta cuenta también con su propio sello que se centra principalmente en el registro de obras contemporáneas de compositores belgas.

    Fotografía © Archivo de la orquesta

    VIOLINES IEric Baeten, Mimi Jung, Peter Manouilov, Nana Hiraide, La Ie Lee, Sihong Liang, Mara Mikelsone, Christophe Pochet, Natalia Tessak, Guido van Dooren, Lev Adamov, Filipe Costa Raposo, Rui Ed-gar Maia Gomes

    VIOLINES IIMiki Tsunoda, Camille Joubert, Frederic Van Hille, Xu Han, Liesbeth Kindt, Ilse Pasmans, Maartje Van Eggelen, Cedric Allard, Anna Buevich, Floris Uyt-terhoeven, Ciska Vandelanotte, Jeroen Vernimmen

    VIOLASSander Geerts, Barbara Giepner, Rajmund Glow-czynski, Wieslaw Chorosinski, Dino Dragovic, Krzysztof Kubala, Bart Vanistendael, Di Wu, Lisbeth Lannie, Kumiko Okutomi

    VIOLONCHELOSRaphael Bell, Marc Vossen, Olivier Robe, Diego Liberati, Maria Mudrova, Laia Ruiz Llopart, Ida van Wees, Simon Velthuis

    CONTRABAJOSIoan Baranga, Jaroslaw Mroz, Tadeusz Bohuszewicz, Julita Fasseva, Jeremiusz Trzaska, Helena Custers

    FLAUTASAldo Baerten, Anna Kiefer-Saha, Peter Verhoyen

    OBOESEric Speller, Piet Van Bockstal, Dimitri Mestdag

    CLARINETESNele Delafonteyne, Benjamin Dieltjens, Benoît Viratelle

    FAGOTESOliver Engels, Graziano Moretto, Tobias Knobloch

    CORNOSEliz Erkalp, Quinten De Gelaen, Koenraad Cools, Zachary Cramer, Koenraad Thijs

    TROMPETASAlain De Rudder, William Castaldi, Luc Van Gorp

    TROMBONESDaniel Quiles Cascant, Adrian Castro Capuz, Vanessa Bailén Fuentes, Roel Avonds

    TUBABernd van Echelpoel

    TIMBALESCristiano Menegazzo

    INTEGRANTES

  • 40

    La exploración del sonido original de cada época es lo que caracteriza a la Orquesta del Festival de Dresden, que busca así llenar un vacío en la vida musical de su ciudad. Sus miembros interpretan instrumentos orig-inales y son todos virtuosos y especialistas en sus instrumentos.

    Cada año se reúnen para formar esta orquesta en la que todos dominan diferentes estilos y técnicas de interpretación que han desarrollado en orquestas como la Academia de Música Antigua, la Orquesta del siglo XVIII, el Ensamble Balthasar-Neumann, la Orquesta Revolucionaria y Romántica, el Concentus Musicus Wien, Il Giardino Armónico o Le Cercle de l’Harmonie. Desde su debut en el 2012, la orquesta cautivó al público y a la crítica. En el 2014, la orquesta rindió homenaje a Richard Strauss en su aniversario con el redescubrimiento de su ópera Feuersnot.

    ORQUESTA DEL FESTIVAL DE DRESDEN

    ALEMANIA

    En octubre del 2016 se publicó la primera grabación de la orquesta dedicada a la Segunda Sinfonía y al Concierto para violonchelo de Schumann con la participación de Jan Vogler como solista. También han colaborado con la orques-ta solistas como Simone Kermes, Giuliano Carmignola, Isabelle Faust, Bejun Mehta y Waltraud Meier.

    DIRECTORES: JOHANNES KLUMPP

    ALEMANIA

    JOSEP CABALLÉ-DOMENECH ESPAÑA

    Fotografía © Oliver Killig

    VIOLINES IAlexander Janiczek (concertino), Naaman Sluchin, Pauline Nobes, Monica Waisman, Martin Reimann, Christophe Robert, Mikolaj Zgolka, Laszlo Paulik

    VIOLINES IIBenjamin Spillner (líder de grupo), David Gramse, Mechthild Karkow, Gabriele Steinfeld, Yves Ytier, Balázs Bozzai, Ania Nowak, Malina Mantcheva

    VIOLAS Benedikt Schneider (líder de grupo), Chloe Parisot, Angelika Engel, Örzse Ádám, Friedemann Ramsen-taler, Dominik Debski

    VIOLONCHELOS Werner Matzke (líder de grupo), Frederic Audibert, Patrick Sepec, Dieter Nel, Jutta Neuhaus

    CONTRABAJOSMichael Neuhaus (líder de grupo), David Sinclair, Ricardo Pinilla Morales

    FLAUTASGeorges Barthel, Dora Ombodi

    OBOESMichael Niesemann, Thomas Jahn

    CLARINETESErnst Schlader, Steffen Dillner

    FAGOTESDavid Douçot, Eckhard Lenzing

    CORNOSAntoine Dreyfuss, Hugues Viallon, Pierre Burnet, Eduard Deskur

    TROMPETASBernhard Bär, Christian Simeth

    TROMBONESFred Deitz, Werner Kloubert, Saman Maroofi

    TUBAPatrick Wibart

    ARPAMartha Bonilla (Músico de la Orquesta Filarmónica de Bogotá)

    TIMBALESMatthias Oliver Keleman

    INTEGRANTES

  • 42

    FILARMÓNICA DE KONSTANZ

    Fundada en 1932, es la única orquesta del Lago Constanza y, por eso, una de las instituciones más importantes del suroeste de Alemania. Como tal, tiene una presencia importante en la oferta cultural de la ciudad universi-taria de Konstanz y de la vida musical en Suiza.

    Cuenta con más de 60 músicos permanentes de 21 nacionalidades, todos ellos formados en prestigiosas universidades del mundo. El repertorio de la orquesta abarca desde el barroco hasta la era moderna y cuenta con reconocidos solistas y directores invitados que trabajan profundamente cada obra.

    La orquesta planea sus conciertos para públicos específicos como niños, familias o estudiantes, a los que llega también a través de ensambles de cámara. De esta manera la Filarmónica de Konstanz llega a un público de más de 80.000 personas con cerca de 100 conciertos al año. La or-questa es invitada a importantes escenarios del mundo como la Tonhalle de Zürich, la Konzertsaal KKL en Lucerna o en la Sala Verdi de Milán. Ha trabajado con solistas como Gidon Kremer, Tabea Zimmermann, Rolando Villazón y también con músicos de otros géneros como Peter Fox, músico alemán de hip-hop y reggae o el rapero Max Herre.

    DIRECTOR: ARI RASILAINENFINLANDIA

    ALEMANIA

    Fotografía © Patrick Pfeiffer

    VIOLINES IMaciej Burdzy, Kyoko Tanino, René Kubelik, Christian Tanase, Andrejs Golikovs, Pawel Katz, Branislava Tatic, Antje Knötzele, Anna Wenclick-Wruck, Ana-Maria Miruna Falan

    VIOLINES IIWladimir Astrahanzew, Johannes Grütter, Andreas Schober, Katharina Vogt, Anna Zirinski, Sofia Roldan-Cativa, Susanne Schlegel-Creutzburg, Migle Marija Serapinaite

    VIOLASIlka Lohse, Hans-Jürgen Mohr, Peter Achtzehnter, Constanze Faißt, Christine Schwartz, Margit Bonz

    VIOLONCHELOSJohn Wennberg, Eldar Saparayev, Ilya Ryabokon, Ruslan Malkov, Johanna Kreuzhuber

    CONTRABAJOSAlexandru Kisch, Anselm Legl, Peter Graf, Gabriele Basilico

    FLAUTASEszter Simon, Gabriel Ahumada

    OBOESRalf-Peter Patt, Michael Küttenbaum, Seung-Eun Lee CLARINETESKai Ahrens, Erich Born

    FAGOTESIris Lagrange, Yuki Kishikawa, Mitsuo Kodama

    CORNOSAndrew Hale, Klaus Braun, Stefan Wagner, Daniel Löffler, Michael Stefaniak

    TROMPETASValentin Erny, Jürgen Frank

    TROMBONESGergely Lazok, Marick Anne Vivion, Werner Engelhard

    TIMBALESPaul Strässle

    INTEGRANTES

  • 44

    La Orquesta Filarmónica de Bogotá ha tocado el alma de la gente du-rante más de 50 años, convirtiéndose en patrimonio de la ciudad. Ha re-cibido dos premios Grammy Latinos: en 2008 por Mejor Álbum Instru-mental y en 2018 como reconocimiento a la ingeniería de sonido a Rafa Sardina por el CD 50 Años Tocando Para Tí. Ha conquistado nuevos pú-blicos a través de conciertos masivos con célebres artistas como Plácido Domingo, Kraken, Medrano y Aterciopelados, entre otros.

    Ha desarrollado el programa de formación a músicos jóvenes, que busca la excelencia a nivel profesional y el Proyecto Educativo que cuenta con más de 26 mil niños y adolescentes entre los siete y los diecisiete años que reciben formación filarmónica. La OFB se destaca por interpretar obras de gran magnitud en escenarios convencionales y no convencionales.

    ORQUESTA FILARMÓNICA DE BOGOTÁ

    COLOMBIA

    Fotografía © Kike Barona.OFB

    DIRECTOR ASISTENTE: ANDRÉS FELIPE JAIME • COLOMBIA

    DIRECTORES INVITADOS:

    ECKART PREU · ALEMANIAZOE ZENIODI · GRECIA

    VIOLINES ILuis Martín Niño Rodríguez (Concertino principal), Mauricio González Velásquez (Concertino alterno), Todor Ivanov Harizanov (Concertino alterno), Marilyn Louise Prasil, Blanca Viviana Niño Rodríguez, Luz Stella Rojas Robayo, Liliana Parra Puerto, Martha Romero Sánchez, Jorge A. Valencia Casasbuenas, Rodrigo Cottier Arce, Ángela A. Sierra Ramírez, Giuseppe Tejeiro Castiblanco, Pablo Hurtado Taborda, Douglas Isasis Boada, Luis Enrique Barazarte Bastidas

    VIOLINES IITzanko Vesselinov Dotchev, Olga C. Medina Vergara, Mari Luz Monsalve Ospina, Lenin L. Lozano Oviedo, Víctor M. González Calcetero, Daniel Luciano Herrera G., Beatriz Arroyo Sanabria, Óscar F. Avendaño Ramírez, Carlos A. Benavides Salce-do, Julio César Guevara Díaz, Juliana María Bello Bautista, Luis Antonio Rojas Granada, Herminson García Soto, Luisa Elena Barroso Cabeza

    VIOLAS Aníbal Dos Santos Pestana, Esperanza Mosquera Escobar, Sandra Arango Calderón, Johanna Gutié- rrez Páez, Guillermo Isaza Fisco, Ricardo Hernández Mayorga, Robinson J. Ávila Cardona, Ligeia Ospina Linero, Julián D. Linares Chaves, Luz Helena Salazar Amézquita, Olga Lucía Hernández Madrigal

    VIOLONCHELOSCamilo Benavides Rey, Juan G. Monsalve Ospi-na, Victoria E. Delgado Montoya, Andrea Fajar-do Moreno, Olga L. Ospina Serrano, Cecilia Pal-ma Román, José Marco Giraldo Mesa, Ana Isabel Zorro Leyva, Juan Pablo Martínez Sierra, Jonathan Paul Lusher

    CONTRABAJOSAlexandr Sanko, Julio C. Rojas Cubillos, Mónica Suárez Quiceno, Juan Miguel Celis Fajardo, Jorge S. Cadena Díaz, Julián Gil Cuartas, Andrés A. Sánchez Angarita

    FLAUTASCristian M. Guerrero Rojas, Fabio Londoño Ramírez, Martha J. Rodas Blanco, Luis Pulido Hurtado

    OBOESOrlín Petrov Petrov, Amílkar Villanueva Romero, Edna Barreto Soler

    OBOE/CORNO INGLÉSLuz del Pilar Salazar Echeverry

    CLARINETESGuillermo Marín Rodríguez, Alcides Jauregui Urbina, Ricardo Cañón García, Edwin Rodríguez Sarmiento

    CLARINETE/CLARINETE BAJO Ricardo Cañón García

    FAGOTESPedro A. Salcedo Rodríguez, Eber J. Barbosa Castro, Rossemarie Mosquera Escobar

    FAGOT/CONTRAFAGOT Sandra Duque Hurtado

    CORNOSJorge A. Mejía Fernández, Jhon Kevin López Morales, Carlos F. Rubio Rodríguez, Gerney Díaz Gómez, Miguel Á. Enríquez Burbano, Deicy Johana Restrepo Valencia

    TROMPETASGeorgi Nikolaev Penchev, Guillermo Samper Salazar, Leonardo Parra Ríos

    TROMBONESNéstor Gueorguiev Slavov, Luz A. Mosquera Varón, Nelson A. Rubio Herrera, Virgilio González Barinas

    TUBAFredy Romero Nieto

    PERCUSIÓNWilliam León Rodríguez, Diana Alexandra Melo Reyes, Rossitza Serafimova Petrova, Víctor Hugo López Aguirre, Santiago Esteban Suárez Rodríguez

    ARPAMartha Liliana Bonilla Zabala

    SUPERNUMERARIOSViolín: Tatiana BohórquezViola: Carolina Sánchez, Juan Pablo Arango, Andreina CadenasContrabajo: Ricardo PucheFlauta: Juan David GutiérrezTrompeta: Edgar CalvachiTrombón: Carlos VelosaPiano: Juan Carlos de la Pava

  • 46

    Heredera de una tradición musical iniciada en 1846, su objetivo principal es la difusión de la música sinfónica en el país. Realiza cada año alrededor de 70 conciertos entre los que se cuentan programas de temporada, didácticos, colaboraciones en ópera, ballet y zarzuela, así como presen- taciones de grupos de cámara y de música sacra en iglesias y lugares no convencionales. De manera adicional a la interpretación del repertorio tradicional, promueve como parte de su quehacer a los compositores colombianos y contemporáneos. En su larga historia, la OSNC ha actuado bajo la batuta de grandes maestros como Igor Stravinsky, Aram Khachaturian, Paul Hindemith, y en tiempos más cercanos, Andrés Orozco-Estrada, Rossen Milanov y Gustavo Dudamel. Entre sus directores titulares se han destacado Olav Roots, Luis Biava, Eduardo Carrizosa, Irwin Hoffman, Baldur Brönni-mann y Olivier Grangean. La agrupación sinfónica ha acompañado en

    COLOMBIA

    DIRECTOR TITULAR: OLIVIER GRANGEANFRANCIA

    Fotografía © Andrés Gomez

    ORQUESTA SINFÓNICA NACIONAL DE COLOMBIA

    sus conciertos a virtuosos solistas como Arthur Rubinstein, Claudio Arrau, Efrem Zimbalist, Johannes Moser, Benjamin Schmid, Ga-briela Montero, y en el campo de la lírica, a voces como Andrea Bocelli, Juan Diego Flórez, José Carreras, Roberto Alagna y Anna Netrebko.

    VIOLINES ILeonidas Cáceres Carreño (C), Luis Darío Baracal-do Lamprea (C/a), Mariana Necty Nagles Pardo, Francisco Javier Iragorri Mejía, Luisa Fernanda Delgado Rodríguez, José Luis Benavides Varón, María Camila Ortiz Godoy, Luis Guillermo González Calcetero, Maximiliano Jaramillo Ricaurte, Fabio Alonso Castillo Díaz, Víctor Fabián Colmenares Botero (M/t)

    VIOLINES IIAngélica Gámez (P/e), Francy Lorena Orjuela Murcia (A), Carmen Lucía Matute Hernández, Daniel Esteban Cardona Valencia, Amparo Botero de Colmenares, Camilo Andrés Monterrosa Molina, Francya Damaris Arias Espitia, Gina Alexandra Álvarez Lemus, Alejandro Luengas Ramírez (M/t)

    VIOLASRaúl Vladimir García Bedoya (P), Juan José Pérez Pérez (A), Juan Manuel Flórez Acosta, Noel García Farías, Úrszula Florentyna Kopytko, Julia Liliana Medina Ferreira, Laura Valenzuela Dávila (M/t)

    VIOLONCHELOSJosé David Márquez Carrero (P), Mintcho Gue-orguiev Badev (A), Iván Darío León Gómez, Luis Eduardo Castellanos Espinel, Fidel Mario Castillo Carrillo, Olga Elena Correa Gómez

    CONTRABAJOSLigia Patricia Perilla Pinto (P), Roberto Mi-lanés Tenorio (A), Nicolás Flórez Asprilla, Carlos Humberto Rengifo Londoño, Juan Manuel Giraldo Giraldo

    FLAUTASRafael Octavio Aponte Díaz (P), Juan David Arias Zuluaga (A/e), Sergio Iván Katich Bayona (M/t)

    OBOESTamas Balla (P), Viviana Marcela Salcedo Agudelo (A)

    CLARINETESChristopher John Jepperson (P), José Luis Barón Ramírez (A), Jorge Andrés Vélez Ospina

    FAGOTESLeonardo Guevara Díaz (P), Sebastián Castellanos (M/i), Faber Enrique Cardozo Castro (M/t)

    CORNOSDante Ferrer Yenque Andrade (P/i), Erwin Gerardo Rubio Herrera (A), Diego Mauricio Parra Suárez, Oscar Iván Álvarez Gutiérrez, Jairo Andrés Rodrí-guez Bustos (M/t)

    TROMPETASJuan Fernando Avendaño Restrepo (P), Johnny Edison Lucero Calvachi (A), Juan Carlos Valencia Castillo

    TROMBONESGiovanni Scarpetta Díaz (P), Luis Eduardo Díaz