Evangelización: Gracia y Vocación - rcdop.org .Jesús como el Mesías portador de la buena nueva

  • View
    213

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of Evangelización: Gracia y Vocación - rcdop.org .Jesús como el Mesías portador de la buena nueva

I. Una TeologaBblica De Evangelizacin

A. Jess Y LaEvangelizacin

1. JESS Y LA BUENA NUEVA

[1] Despus que Juan fue entrega-do, march Jess a Galilea; yproclamaba la Buena Nueva deDios: el tiempo se ha cumplido y elReino de Dios est cerca; convertosy creed en la Buena Nueva (Mc1:14-15). Esta es la primera imagenque Marcos nos da de Jess, cuandoempieza su ministerio pblico. Jesses el que proclama el Evangelio. Alser Marcos el primer evangelista queescribe un evangelio, esta es laprimera imagen bblica de Jess ensu vida pblica.

[2] Marcos pinta este retrato inicialde Jess con el verbo proclamar() y el sustantivo evange-lio (). Ambas palabrasson significativas. Cuando Isaashabla del retorno del pueblo deDios a la Tierra Prometida, termina-do el exilio de Babilonia, el profetausa la palabra , es decir, elque porta buena nueva (Is 40:9 y41:27). Cuando el bosqueja el retra-to de ese mensajero, el profeta dice:Qu hermosos son sobre losmontes los pies del mensajero queanuncia la paz, que trae buenasnuevas, que anuncia salvacin, quedice a Sin: Ya reina tu Dios (Is52:7). 1

[3] En estos tres lugares, Isaas nosdice que Dios triunfa sobre el mal.Dios rompe el yugo de la opresin.Libera a su pueblo. Establece sureino. Todo esto ocurre a travs de

la palabra del que hace el anuncio,el que porta buena nueva. 2

[4] En el tiempo en que Marcosviene a escribir su evangelio, el queporta buena nueva (), o elque evangeliza, viene a ser un tr-mino tcnico en el judasmo palesti-no, para aquel que inagura la eramesinica. Al describir a Jess en elpreciso comienzo de su evangeliocon este lenguaje, Marcos presenta aJess como el Mesas portador de labuena nueva que alegra a lahumanidad.

[5] Cuando Mateo registra la activi-dad de Jess despus de un largoperodo de tiempo, dice: RecorraJess toda Galilea, enseando ensus sinagogas, proclamando laBuena Nueva (Mt 4:23; cf. Mt9:35). En el evangelio de Lucas, lasmultitudes de Cafarnan estn tanimpresionadas por todos los mila-gros que Jess hace en su ciudad,que intentan retener a Jess. A larespuesta de Jess, Tambin a otrasciudades tengo que anunciar laBuena Nueva porque a esto hesido enviado, Lucas aade estanota: E iba predicando por las sina-gogas de Judea (Lc 4:44). ParaMateo y Lucas, la evangelizacin,esto es, la proclamacin delEvangelio, resume la actividad deJess.

[6] Lo que impresiona a Mateo,Marcos y Lucas, y que ellos quierenque nos impresione, es el hecho deque todo lo de Jess: predicacin,enseanza, exorcismos, milagros,actos de compasin y perdn,proclama el Evangelio. La misin deJess es la buena nueva. Todo loque hace para hacer presente elreino de Dios, es evangelizacin.

[7] En la primera visita a Nazaret

durante su ministerio pblico, Jessexpone su misin. Marcos y Mateoregistran este hecho en su contextohistrico. Ellos sitan bien esta visi-ta dentro del ministerio pblico deJess. En cambio Lucas no. El tercerevangelista sita deliberadamenteeste hecho, como el primer relatodel ministerio pblico de Jess. ParaLucas, el hecho es programtico.Eso descubre el significado de todolo que sigue.

[8] Jess sale renovado de subautismo en las aguas del Jordn.El Espritu descendi sobre l. Ya hagastado aos en preparacin. Haestudiado cuidadosamente lasEscrituras del Pueblo Elegido. El haaprendido de ellas y de su dilogontimo con el Padre en oracin, cualera su misin a cumplir. Jess sabeque tiene que cumplir las antiguasprofecas. El sabe que el plazo final,el ltimo decreto de Dios, se cumpleahora a travs de l.

[9] En la sinagoga de Nazaret, Jessest delante del pueblo que loconoce bien, para revelarles lo queellos no pueden por s mismos.Deliberadamente abre el pergaminode Isaas, en el pasaje donde el pro-feta, lleno del Espritu, habla de losltimos das. Lee los dos primerosversculos del captulo 61: ElEspritu del Seor est sobre m,porque me ha ungido para anunciar

Evangelizacin: Gracia y Vocacin

+ ARTHUR J. SERRATELLI, STD, SSL, DD, OBISPO DE PATERSON

a los pobres la Buena Nueva, me haenviado a proclamar la liberacin delos cautivos y la vista a los ciegos,para dar la libertad a los oprimidosy proclamar un ao de gracia delSeor (Lc 4:18-19). Con muchocuidado, Jess escoge este pasaje,que habla el lenguaje del Jubileo,porque l ha venido a cumplir elpropsito del Jubileo.

[10] Cada 50 aos, Israel celebra elJubileo. Los heraldos iban por todoel pas para anunciar el Jubileo consonido de trompetas. Con su anun-cio, se cancelaban las deudas. Elpas volva a ser una familia ances-tral. Las puertas de la prisin seabran. Los esclavos quedaban libres.Los dispersos volvan a su casa. Losdbiles eran fortalecidos.

[11] Desde un punto de vistaeconmico, el Jubileo balanceaba lasescalas de la justicia. Desde un pun-to de vista sociolgico, se restaura-ban los lazos familiares. Pero, loms importante, desde una perspec-tiva religiosa, el Jubileo sostena alos ojos de Israel, la gracia de suexistencia.

[12] Los hebreos haban sidoesclavos en Egipto. Dios los sac deEgipto a la libertad. El los formcomo su propio pueblo escogido. Elles dio la tierra. El la asign a cadauna de las tribus y sus descendi-entes. En cada Jubileo, la devolu-cin de la tierra a sus propietariosoriginales, le recordaba a Israel quesu verdadera vida era un regalo deDios.

[13] Para Lucas, la primera predi-cacin de Jess en la sinagoga deNazaret, expone el programa de suministerio. Eso tambin nos muestraun vistazo del mismo conocimientode Jess, en el puro comienzo de suministerio pblico. Jess usa el ver-bo portar la buena nueva() y el verbo proclamaro anunciar, () para hablarde su predicacin. Utiliza el lengua-je del Jubileo, porque sabe que supalabra es el toque de trompeta queinagura la nueva era. Su palabracrea y realiza lo que dice. Su predi-cacin instala el reino de Dios en la

tierra. Jess sabe que l es el profe-ta escatolgico.

[14] Los tres evangelios sinpticos,Mateo, Marcos y Lucas, nos mues-tran, por lo tanto, que Jess vino aevangelizar. Su bautismo en elJordn, lo induce a esta misin.Como dice el mismo Jess: ElEspritu del Seor me ha ungidopara anunciar la Buena Nueva(; evangelizar) (Lc4:18). Sin embargo, Jess no sloproclama la Buena Nueva, sino quetambin la hace una realidad en lavida de los que aceptan su mensaje,l es siempre el ms grande evange-lizador.

2. JESS Y EL REINO DE DIOS

[15] Como el ms grande evange-lizador, Jess predica sobre el reinode Dios. Ninguna otra persona en laEscritura, ni antes ni despus deJess, hizo del reino de Dios, elcorazn de su mensaje. Pero Jesssi lo hizo. De hecho, nadie mspodra hablar del reino como lohace Jess. 3

[16] El pueblo de Dios esperabaansiosamente la venida del reino.Aunque la monarqua davdica desa-pareca gradualmente en la oscuri-dad, los profetas mantienen viva laesperanza de que un da Dios inter-venga y establezca su reino en latierra. La disposicin universal deDios en la tierra, podra llevar aIsrael de regreso a su tierra,incluyendo a los gentiles y llevarlos aadorar un Dios (cf. Mi 4:1-8; Is 52:7-15; So 3:14-20; Ps 47).

[17] Los judos del tiempo de Jessestaban muy familiarizados con elconcepto del reino de Dios. En laliteratura apocalptica juda, el reinode Dios significa la repentina inter-vencin de Dios, que termina la his-toria humana tal como la conoce-mos e inaugura un orden nuevo. Enla literatura rabnica, el reino deDios no se esperaba como el finaldel tiempo, sino como una realidadque ya haba empezado con la histo-ria humana. Para los rabinos, laobservancia fiel de la Tor, los

introduce en el aqu y ahora, elorden de la voluntad divina. En elsiglo primero, los judos esperabanla venida del reino en su propiavida. 4

[18] Jess habla directamente deesa expectativa del reino de Dios.Mateo, Marcos y Lucas nos lorecuerdan claramente. Marcos men-ciona el reino de Dios diecisisveces. Lucas lo menciona treinta ydos veces. Mateo habla del reino deDios solamente tres veces. Sinembargo, habla del reino de los cie-los, treinta veces. Como un judopiadoso, Mateo prefiere no nombrara Dios. Usa cielo como una circun-locucin de Dios. Para Mateo, elreino de Dios y el reino de los cie-los son la misma cosa. Claramentelos tres evangelios sinpticos recuer-dan que el tema del reino de Diosperteneca al ministerio histrico deJess.

[19] En el Nuevo Testamento, elreino de Dios ( ) no se refiere a un territoriobajo la autoridad de Dios. Ms bien,se refiere al reglamento o ejerciciode la autoridad de Dios sobre lapersona humana y el mundo. Reinoes ms un hecho que un lugar. Elreino de Dios consiste en que Dioses rey, que l revela su presenciacon poder y gloria, con justicia ymisericordia. El reino de Dios es lavenida de Dios en su regulacinsobre el mundo. Es algo que el mis-mo Dios realiza. Ello no dependedel hombre. Es el hacer de Dios, suaccin, su iniciativa. Es un purodon. A vosotros se os ha dado elmisterio del Reino de Dios (Mc4:11).

[20] En su predicacin, Jess acen-ta la prioridad de la actividad deDios, para establecer el reino entrenosotros. En las parbolas gemelasdel tesoro escondido y la perla degran valor (Mt 13:44-46), el reinoviene como una sorpresa. Es unregalo inesperado. El hombre bal-bucea sobre el reino. No lo consiguecon su esfuerzo. En la forma en queJess comienza su predicacin, poneel acento en la gracia. Slo despusque anuncia que el reino est cerca,

hace el llamado al arrepentimiento(cf. Mc 1:14). Conversin es unaconsecuencia de la presencia deDios en nuestra vida, no un requisi-to previo para ello. Dios actaprimero. Nosotros respondemos.

[21] Algunas veces, Jess habla delreino como si no hubiera venidotodava. Ensea a sus discpulos aorar para que venga el reino (cf. Mt6:10). Los exhorta a buscar el reino,puesto que an no lo poseen (cf. Lc12:31). Y les promete adems que elreino va a llegar en la vida dealgunos de sus discpulos (cf. Mc9:1; Mt 16:28; Lc 9:27).

[22] Otras vece