Click here to load reader

Foto2- El Retrato Como Medio de Conocimiento

  • View
    13

  • Download
    2

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Foto2- El Retrato Como Medio de Conocimiento

Text of Foto2- El Retrato Como Medio de Conocimiento

  • FOTO2 / prof: Angela Caro

    1. El retrato como medio de conocimiento; por Rosa Olivares (extractos)

    La Historia del arte est atravesada por miradas, por rostros que desde un ya remoto lugar nos observan y nos juzgan. Lejos de su poca, ajenos al paso del tiempo y de las modas, de las diferentes etapas del anlisis de la conducta, han visto desde sus tribunas el saldo que el hombre, la sociedad y el artista han realizado, desde el estudio de Descartes sobre las pasiones del alma hasta la vigencia del psicoanlisis, los estudios de Freud y Jung y su posterior critica. La era actual se refugia en la qumica y se aleja del psicoanlisis, dudando no ya del alma, sino del inters de su bsqueda, de tal forma que el retrato de los hombres de hoy, el concepto de retrato que el artista actual pueda tener, esta tan alejado del que podan tener Durero, Holbein o Poussin como lo estn los conceptos de distancia y tiempo que existan en sus pocas y en la actual.

    Sin embargo, no estn tan distantes los logros de todos esos artistas, la actitud ante el individuo ante las ideas que sugieren sus presencias. En cada retrato, y tambin en los autorretratos, vive una pugna, una dialogo, un difcil equilibrio entre los dos personajes, entre las dos individualidades que asoman en esos rostros, en esas figuras: la del artista y la del retratado. Porque en cada retrato esta presente el artista que lo realiza, y no solo en la puesta en escena, en el estilo, sino incluso en los propios rasgos fsicos. Todo aquel que escribe, esta contando, de alguna manera y a veces de maneras muy tortuosas, algo de su vida, esta haciendo un capitulo de su autobiografa. As, tal y como apunta la tradicin popular italiana, todo aquel que pinta se pinta as mismo.

    P.P. Rubens Rubens e Isabel Brant

    En cada retrato hay algo del artista, como hay algo, no todo, del modelo y, tambin, hay mucho del momento en que se realiza el retrato. Pero en el tan trado y llevado estado anmico reflejado en los retratos no es necesariamente el modelo, sino que puede ser, el del artista, y es en otras ocasiones el estado anmico de la sociedad. La idea de poder, de sabidura, de felicidad que muchos retratos nos ofrecen a lo largo del tiempo fue seguramente lo que el artista vio como reflejo de s mismo en los rostros y atributos exteriores de sus modelos, y en otras muchas ocasiones fue lo que el artista quiso que estos modelos reflejasen, lo tuvieran o no. As, la nobleza de los reyes y aristcratas, a pesar de sus fsicos no siempre hermosos, la fuerza de esas miradas que nos inspiran todava temor, la felicidad de las mujeres retratadas con

    motivo de sus bodas, la inteligencia en los infantes.un reflejo a veces fiel y a veces engaoso en el espejo de las ilusiones y deseos del artista.

  • Ese equilibrio entre la personalidad del artista, la personalidad del personaje y los condicionamientos artsticos y sociales de la poca en que se realiza el retrato no solo es ciertamente difcil, sino que es vulnerado sistemticamente pora artistas que modernizan, alteran, transgreden todos estos conceptos seguramente guiados por la necesidad de ser sinceros y de buscar mas all del modelo, mas ac de si mismos, dando un giro imposible a su mirada. Pero el retrato se basa tericamente al menos, en el parecido con la realidad, con el modelo representado. Ah radica la excelencia del retrato y tal vez por eso se acogi con tanta expectacin la llegada de la fotografa como tcnica reproductora de una fidelidad innegable.

    Es en las ltimas dcadas cuando la fotografa se ha convertido en una va de interpretacin y de explicacin artstica, es un mtodo de trabajo que ha llevado a los artistas a hondar en terrenos que sin duda se sitan entre el arte y el anlisis de la subjetividad. La importancia de la fotografa en este momento histrico debera centrarse en al fuerza visual de su existencia y en una fuerza similar aplicada al anlisis del individuo y de la sociedad en la que vive. Hay varias vas que pueden ayudar a entender lo que esta pasando, lo que de hecho ya ha pasado pues la fotografa avanza a una velocidad astronmica en una evolucin que posiblemente le lleve a concluir el circulo de una forma vertiginosa. Su excesiva conceptualizacin, una abstraccin dominante y una cierta frivolizacin en su presencia fsica tienden a convertirla rpidamente en otro fetiche artstico.

    August Sander

    Para entender la claridad con que la fotografa ha asumido un papel develador de la actitud del individuo y de las caractersticas de la relacin que ese individuo mantiene consigo mismo y con el entorno, hay que conocer la historia del arte, muy especialmente, del arte como representacin de valores y de unas figuras sociales y humanas, antes de la llegada de la abstraccin.

    Hablar de fotografa es en cierto modo hablar de retrato. El retrato es la palabra que popularmente define una fotografa. Es el gnero ms extensamente trabajado y ha superado la pura representacin fsica de una persona o de su personalidad hecha smbolo. Hoy en da la fotografa de moda ofrece el retrato de un gusto social, de una clase social concreta.

    El reportaje es el retrato colectivo de un lugar, una sociedad, de un pueblo en conflicto. Pero es cierto que con la llegada de la fotografa el genero se populariza, todo el mundo puede tener su retrato, igual que los reyes, igual que los hombres importantes.

  • El documentalismo se ha entendido siempre como un gnero fotogrfico al margen del arte, una especie de subgnero dentro de unas inclasificables categoras fotogrficas. La obra de August Sander es un ejemplo de retrato documental. Retrat arquetipos de individuos que se convertan en la propia metfora de si mismos. El maestro de escuela, la enfermera, el albail, oficios y topologas fsicas, ejemplos sociales de la individuacin del sujeto y jerarqua fisonmica. Cada persona se retrataba con los elementos reconocibles de su oficio.

    Aos despus, en 1980; el fotgrafo alemn Thomas Ruff realizar durantes aos una serie de retratos en color a gran escala en la que todos los personajes son alemanes de su misma generacin, la nacida a mediados de los aos 50. Hombres y mujeres que no tienen ningn atributo exterior ms que sus ojos azules y su pelo rubio, sus granos, su mirada firme: son la generacin del momento.

    Thomas Ruff

    Hombres y mujeres normales que vemos por la calle. No hay nada que los identifique, ni la ropa, ni el decorado, nada. Solamente se pueden identificar como ellos mismos, no representan nada ms que a un individuo concreto, ni clases sociales ni jerarquas. Se trata de catalogaciones por medio del retrato fotogrfico, una de ellas abiertamente admirada como retrato documental, otra como trabajo artstico. Todo retrato muestra la obsesin por saber quienes somos, como somos. Es decir, la bsqueda de un conocimiento personal sobre el individuo y sobre el otro.

    Este trabajo est compuesto por una serie de fotografas en las que retrata a conocidos suyos de medio busto y con una luz frontal. Este trabajo le proporcion fama internacional. En una segunda tanda de retratos, fechada en 1986, Thomas Ruff cambi el fondo de color neutro que haba utilizado en un primer momento, por uno blanco. Ese mismo ao, el artista decidi ampliar de manera considerable el formato de sus obras, lo que provoc un punto de inflexin en el panorama fotogrfico de ese momento.

    Los recursos que utiliza Thomas Ruff para despersonalizar a los sujetos que retrata son el encuadre fijo, una iluminacin plana, y un vestuario y un fondo neutros. Sus obras son fotos directas, que igualan de forma repetitiva a los modelos que posan para l.

  • Otra de las caractersticas su obra es la ausencia de expresin de los retratados, y es que las personas a las que fotografa nunca sonren, algo que el propio artista solicita a los modelos. Los rostros que fotografa son inexpresivos e impenetrables al no transmitir al espectador ninguna emocin o informacin sobre los retratados. Como espectadores, nadie nos devuelve nuestra mirada, por lo que no hay contacto posible con el retratado.

    Segn dice el propio Thomas Ruff: la fotografa que tomo a una persona ya no tiene nada que ver con ella. La imagen adquiere una realidad propia, es independiente de la persona fotografiada.

    Las caractersticas que un retrato debe tener se basan en el parecido fsico, la representacin del orden social que se manifiesta atravs de las poses y la indumentaria, la evidencia del carcter o la personalidad del retratado y el sentido artstico de la obra. Tambin es evidente que la actuacin creativa del fotgrafo actual altera parcialmente cualquiera de estas premisas.

    Pero Qu es lo que nos ayuda a conocer el retrato en la sociedad contempornea? En primer lugar, el retrato nos esta hablando del cuerpo, pero no solamente del cuerpo como un espacio fsico donde residen las enfermedades y las quiebras sino de un territorio en el que convergen las presiones polticas y culturales, sociales y econmicas. De esta manera el cuerpo se convierte en una metfora del placer y del dolor, pero tambin de la cultura, de las estrategias y de los desastres sociales y polticos. En segundo lugar el retrato actual nos ofrece unas versiones radicalmente diferentes del individuo, ms an, convierten en individuos a todo tipo de sucedneos, de imitaciones del hombre. La persona ha quedado devaluada en una sociedad capitalista como la actual en la que el valor econmico de cambio, sustituye a las emociones, en la que la importancia del ser se basa en el poder. De alguna manera, el retrato actual no nos habla de un individuo concreto sino de los arquetipos sociales, de esos smbolos que se encarnan en personas pero que representan un colectivo (por ejemplo, los retratos de un grupo de filsofos se pueden representar como una tradicin intelectual).

    En el retrato actual los animales (foto William Wegman), los

Search related