Gog y Magog Estudio

  • View
    15

  • Download
    1

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Un Estudio Bíblico sobre escatología biblica del fin de los tiempos.

Text of Gog y Magog Estudio

  • Vol. # 770511S Mayo 2011

    Bridges for Peace Your Israel Connection

    EzequielViviendo el Libro de

    www.is

    raelim

    ages

    .com

    n Sede InternacionalP.O. Box 1093 Jerusalem, IsraelTel: (972) 2-624-5004 intl.office@bridgesforpeace.com

    n Australia P.O. Box 1785, BuderimQueensland 4556 Tel: 07-5453-7988 adminaust@bridgesforpeace.com.au

    n CanadP.O. Box 21001, RPO Charleswood Winnipeg, MB R3R 3R2Tel: 204-489-3697, bfp@mts.net

    n JapnTaihei Sakura Bldg. 5F 4-13-2 Taihei, Sumida-KuTokyo 130 0012Tel: 03-5637-5333, bfp@bfpj.net

    n Nueva Zelanda P.O. Box 7159, Tikipunga, WhangareiTel/FAX: 09-434-6527 bfpnz@orcon.net.nz

    n Sudfrica P.O. Box 1848 Durbanville 7551 Tel: 021-975-1941 info@bridgesforpeace.co.za

    n Reino Unido18 Heol Ty Gwyn Industrial EstateMaesteg, Wales CF34 0BQTel: (44) 1656-739494ukoffice@bridgesforpeace.com

    n Estados UnidosP.O. Box 410037Melbourne, FL 32941-0037Tel: 800-566-1998Ordenar Productos: 888-669-8800 postmaster@bfpusa.org

    www.bridgesforpeace.comwww.puentesparalapaz.org

    Bridges for Peace(Puentes para la Paz)

    Los Estudios de Israel

  • 2Hace un par de aos, unos estudiantes que estudiaban el libro de Ezequiel me invitaron a hablar frente a su clase. Inici la conferencia diciendo que mientras ellos estudiaban el libro de Ezequiel, yo viva el libro de Ezequiel! Cun cierto es eso para todos en Israel actualmente. Vivimos los eventos descritos en ese libro profetizados hace 2,500 aos.

    En una rea residencial de Jerusaln se encuentra una institucin con el nom-bre de uno de los primeros presidentes de Israel. Aunque an no se ha abierto al pblico en general, yo tuve el privilegio de ver en un cuarto el libro de Ezequiel tallado en piedra. Esas asombrosas tablas de piedras fueron encontradas en la alegada tumba de Ezequiel en el moderno Irak. Eruditos actualmente estudian las piedras, porque podran representar una copia antigua del libro de Ezequiel. Cun interesante es que hayan sido descubiertas en das que se cumplen esas palabras ante nuestros propios ojos.

    Uno de nuestros amigos en Israel es Yaakov Kirschen, creador de la caricatura poltica Dry Bones [Huesos Secos]. Muchos aos atrs, ese autor coment a mi padre, el Dr. David Allen Lewis, que era ateo. Cuando se cambi para agnstico, mi padre le dijo: Por lo menos te ests moviendo en la direccin correcta! Nunca olvidar el da en que habl ante un grupo de Puentes para la Paz. Hablaba sobre los eventos actuales mientras instantneamente lo ilustraba con caricaturas. Nos dijo que haba estado leyendo el libro de Ezequiel, y que era como leer el peridico del da! Entonces declar: Atravieso una crisis de incredulidad. Yaakov Kirschen haba quedado tan impactado por el libro de Ezequiel que finalmente dibuj un libro entero sobre sus profecas.

    Es realmente asombroso ver cmo antiguos hombres de Dios podan literal-mente predecir lo que iba a suceder en tiempos modernos. Si tan slo el mundo pudiera reconocer que Dios est en el proceso de cumplir Sus antiguas promesas!

    en.w

    ikiped

    ia.org

    Viviendo el Libro de

    Ezequiel

    Los Estudios de Israel

  • O, siel mundo atravesara ese mismo tipo de crisis de incredulidad! De hecho, no pue-do comprender cmo alguien puede ver lo que ocurre en Israel hoy da sin reconocer la grandeza de Dios y Su fidelidad en cumplir todas esas promesas. Si yo fuese a escoger un lema que resumiera el libro de Ezequiel, sera la frase: ...para que ellos sepan que Yo soy el Seor, porque se encuentra 65 veces en ese libro.

    A menudo he tenido el privilegio de hablar ante grupos tursticos cuando visitan a Is-rael. A veces me preguntan: No hubiese sido asombroso vivir aqu en tiempos Bblicos y ver cmo Dios actuaba? Yo me ro y les respondo: Pero usted est aqu en tiempos Bbli-cos. Vemos cumplindose las profecas Bblicas en nuestros tiempos. Somos los escogidos para vivir durante estos das de cumplimiento. Pero a m no me satisface simplemente leer lo que dice la profeca o mirar en asombro mientras Dios acta en derredor mo. Yo quiero saber cmo colaborar con l. El libro de Santiago dice: La fe sin obras es muerta (2:26). Mi padre siempre hablaba sobre la importancia de hacer obras justas que acom-paaran nuestra fe. He parafraseado el verso para decir: La fe sin accin es decepcin.

    Veamos algunas profecas del libro de Ezequiel que estn en cumplimiento, y otras que an quedan por cumplirse. Espero que podamos percibir que Dios es fiel a Su Palabra, y que le preguntemos de qu manera l quiere que colaboremos con l.

    Restauracin de la TierraEzequiel habl sobre un da cuando la tierra de Israel sera restaurada. Y t, hijo de

    hombre, profetiza a los montes de Israel, y di: Montes de Israel, oigan la palabra del SE-OR....As dice el Seor DIOS a los montes y a las colinas, a las barrancas y a los valles, a las ruinas desoladas y a las ciudades abandonadas, que han venido a ser presa y escar-nio de las dems naciones alrededor...Yo he hablado en mi celo y en mi furor porque han soportado los insultos de las naciones. Pero ustedes, montes de Israel, echarn sus ramas y producirn su fruto para Mi pueblo Israel; porque pronto ven-drn (Ezeq. 36:1, 4, 6, 8).

    En los das antes de que Israel renaciera como estado, mu-chos describieron sus visitas a la tierra de esta manera:

    Nachmanides, erudito del Talmud (comentario rabnico de la tradicin juda y las Escrituras hebreas), visit a Jerusaln en 1267 y la describi como abandonada y desolada, y Judea era ms desierta que Galilea.

    George Sandys, viajante y poeta europeo, dijo en 1610 que la tierra est desnuda de rboles. El pas es una vasta ruina vaca.

    Mark Twain, en su libro Innocents Abroad [Inocentes en el Extranjero], describi la tierra de Palestina durante el siglo 19. La llam una tierra ardiente y desnuda, carente de rboles. Describi a los pueblos como feos, haci-nados, esculidos, incmodos y sucios.

    Coronel C. R. Condor escribi en 1877: Palestina est vaca. La poblacin no es su-ficiente ni para cultivar la tierra.

    Los turcos sirvieron como terratenientes de la tierra, conocida en ese entonces como Palestina, por ms de 400 aos. Estaban ms interesados en recaudar im-puestos que en asegurar que la tierra se mantuviese frtil. Una de las maneras en que calculaban los impuestos era por la cantidad de rboles que alguien posea. Los pobres campesinos simplemente cortaban los rboles para evitar pagar impuestos a los turcos. Eso produjo gran erosin en la capa superior de tierra. Verdaderamente, la tierra estaba desnuda. Cuando los judos comenzaron a regresar a Israel a finales del siglo 19, llegaron a una tierra inhspita: a pantanos llenos de malaria en el norte y a desiertos estriles en el sur. Regre-saron a una tierra que estaba casi despoblada de rboles y habitantes. Pero en los ltimos 100 aos, la tierra ha sido restaurada a su antigua belleza, segn fue profetizado.

    Los plantar en su tierra, y no sern arrancados jams de la tierra que les he dado, dice el SEOR tu

    Dios.

    Ams 9:15

    Nuevos asentadores labrando la tierra (cerca de 1920).

    Pho

    tos by www.is

    raelim

    ages

    .com

    Viviendo el Libro de Ezequiel 3

  • 4Se ha observado que existe una conexin especial entre la productividad de la tierra de Israel y el pueblo judo. Al parecer, la tierra florece cuando se en-cuentra all el pueblo judo, y cae en desolacin cuando no lo est. Yo creo que la conexin entre esta tierra y el pueblo viene como resultado directo del pacto que Dios hizo con el pueblo judo de dar la tierra a los descendientes de Abraham, Isaac y Jacob como heredad perpetua. Los plantar en su tierra, y no sern arrancados jams de la tierra que les he dado, dice el SEOR tu Dios (Ams 9:15).

    Recientemente escuch a algunos rabinos decir que fue una bendicin de Dios que la tierra hubiese decado tanto, porque si hubiese continuado frtil y prspera, no hubiese estado vaca cuando el pueblo judo tuviese que regresar a su hogar. Ezequiel dice que Israel ser nuevamente como el Jardn de Edn (36:34-36). Hoy da, cuando usted pasea por Israel, ver millones de rboles recin plantados.

    El Regreso del Pueblo Judo desde el ExilioVindicar la santidad de Mi gran nombre profanado entre las naciones, el

    cual ustedes han profanado en medio de ellas. Entonces las naciones sabrn que Yo soy el SEOR, declara el Seor DIOS, cuando demuestre Mi santidad entre ustedes a la vista de ellas. Porque los tomar de las naciones, los recoger de to-das las tierras y los llevar a su propia tierra (Ezeq. 36:23-24).

    Todo comenz a finales del siglo 19. Las palabras de Ezequiel comenzaron a tomar vida. El pueblo judo comenz a regresar a su antiguo hogar. Llegaron determinados a reclamar los desiertos, secar los pantanos y reestablecer su es-tado. Filntropos judos pagaron cantidades exorbitantes de dinero a los terrate-nientes turcos por la tierra que a menudo careca de valor. Reclamaron la tierra bajo enormes dificultades. Muchos murieron de malaria. Pero gradualmente, sus esfuerzos comenzaron a rendir fruto. A medida que la tierra prosperaba, muchos rabes en regiones cercanas tambin comenzaron a llegar, atrados por la creciente oportunidad de empleo que creaban los judos.

    El 14 de mayo de 1948, el sueo de los judos por tener su propia tierra se convirti en realidad. Pareca un sueo imposible, pero el mundo vio que Dios convirti lo imposible en posible. David Ben Gurin, el primer Primer Ministro de Israel, una vez dijo: Para ser realista en Israel, hay que creer en milagros.

    Durante nuestros 22 aos en Israel, mi esposo Tom y yo hemos visto regresar a sobre un milln de judos desde la antigua Unin Sovitica, adems de miles desde otros pases. Cada ao, el pueblo judo responde al llamado de retornar a Israel. Es como si Dios hubiese puesto ese anhelo en sus corazones. Ellos no saben la razn por