Hagada sobre el Genesis

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Daniel Lifschitz

Text of Hagada sobre el Genesis

  • 5/21/2018 Hagada sobre el Genesis

    1/53

    f C O L E C C I O N H A G A D O TEL PARAISO

    P E R D I D OHagadot sobre Gnesis 3

    ANIEL LIFSCHITZ

    / - ^ A

  • 5/21/2018 Hagada sobre el Genesis

    2/53

    Ttulo Original

    IL PARADISO PERDUTO

    LAggadah su Genesi 3

    Traduccin del italiano:Concepcin Munuera

    Daniel Lifschitz

    Ediciones EGA, 1992Juan de Garay, 154(X)3 Bilbao

    Hrinted in Spain

    ISHN: 4-7726-052-4Depsito Legiil: Hl-2411-92

    Folocomposidn: IKUR, S.A.Cuevas de lkain, 3, 1." - 48005 Bilbao

    Impresin: A.(i. RONTEGUI, S.A.L.Avda. Ribera de Erandio, 4 - 48950 Erandio (Bizkaia)

    A mi hija Raqu el

    y a m i ah ija do Paolo Marlet ta

    *La cosa no depende de los hijos, sino de los

    adres, y la instruccin religiosa no sirve para

    nada; sirve una religin que puede ser vista,

    escuchada, gustada y ejercitada con todo el

    cuerpo.

    l'Yanz Rosenzweig en una carta a sus padres (5 /12 /1909)

  • 5/21/2018 Hagada sobre el Genesis

    3/53

    ADVERTENCIA

    LAS CITAS NUMERICAS en el texto se refieren a unndice de notas bibliogrficas, pp. 107-111

    LAS CITAS EN LETRA se refieren a las notas a pie de pgina.

    INTRODUCCION

    Hace dos aos, un editor me pregunt si esta

    ba dispuesto a encargarme de preparar un libropara nios, que contara la historia de la salvacin, a travs de los Midrashim^^^ y las Haga-

    esa serie de relatos maravillosos, en losc|ue Israel revive su historia.

    La idea me resultaba atractiva. Desde hacatiempo deseaba dedicarme a los libros histricos,porque afrontan e iluminan todos los problemas

    cxistenciales, psicolgicos y sociales del hombre.Saba que iba a ser el primero en salir beneficia-

    MIDRASH. El trmino hebreo Midrash (pl. Mi-(Irashim)deriva del verbo darash,cuya amplitud de significado en la Biblia incluye desde el sentido profano debuscar, pedir informacin sobre algo (Jo 6, 29) hasta el

    religioso de buscar a Dios (Dt 4, 29) e incluso (sobre lodo en la poca postexlica) el de dirigirse a la Escritura para buscar en ella la respuesta de Dios (Esd 7,10). As pues, el Midrash es ante todo la interpretacin que

    jionga al da las Escrituras, es decir, las ligue al m omentopresente.

    HA GA DA H (hbr. aram. aggadah, lit. narracin).La hagadah relata, es decir, recapitula y actualiza, los icontecimientos salvficos del pasado, reflexiona -basndose en los libros de la Bibha- sobre la historia de Israel

    con Dios y trata de interpretar esta historia a la luz del presente, sacando tambin de ella consecuencias morales.

  • 5/21/2018 Hagada sobre el Genesis

    4/53

    do de ello. Pero, al estar encargado desde hacavarios aos de una coleccin titulada La tradi-

    zio ne ebraica e crist iana co mmen ta i Salmi^'>

    que debe y quiero continuar, no me senta capazde emprender otro trabajo.

    Lo que me decidi a aceptar la invitacin deleditor y ofrecerle un proyecto fue el convencimiento de que existe una urgencia absoluta detransmitir la fe, cosa que nuestra generacin nosabe hacer y la conviccin de que un vehculoprivilegiado para hacerlo es precisamente la riqueza hagdica de la tradicin juda, y no unaadaptacin psicolgica de la Biblia al lenguajeinfantil u otras sustituciones culturales.

    As que decid lanzarme a recoger los tesorosde la tradicin hagdica juda para ofrecer a lospadres, presblcros, didscalos y catequistas uninstrumento de trabajo, es decir el material de latradicin, como base de partida.

    No me hago ilusiones, la fe no puede transmitirse a los nios en un libro, sino slo de vivavo/ por quien, siendo mayor que ellos, la ha recibido y experimentado; por la comunidad ecle-sial, sobre todo por los padres o por un maestro

    lliin iipiircciclo hasta ahora 5 volmenes con el co- mcnliirio a los Salmos I-10 y 34. Ed. Elle Di Ci, Torino-Lcuman IWMW2.

    I,os salinos I 10 aparecern publicados en Ediciones

    ECiA, coleccin TI'.llll.IM, estando prevista su publicacin en lW.\ Salmo .S4, DDB-Bilbao-1992 (N. Editor).

    1 '.piritual. Lo ms que puede hacer un libro es

    III I-par ar y suscitar la curiosidad y las preguntas;

    |iiicde servir de ayuda, pero nunca transmitir la

    villa de Dios.La misma Biblia, si no es transmitida por la

    Iglesia y abierta en la comunidad de los creyentes, sigue siendo un libro cerrado con siete sellos

    y no se convierte en Palabra de Dios viva y en-

    ncndradora de vida.La transmisin de la fe de padres a hijos es el

    ncleo del problema. Es fcil escribir un libro y

    ponerlo en manos de los jvenes, pero es muy

    importante que las Hagadot hebreas se transmi

    tan de un modo efectivo; si no pasan de una persona a otra, de padres a hijos o del maestro a susdiscpulos, pierden su significado especfico; caen

    al nivel de un simple relato legendario que el

    nio se imagina como se imagina tantas otras

    historias y leyendas a travs de otros libros, di

    bujos animados, tebeos o juegos de ordenador y

    ah se queda todo.Esto lo he experimentado personalmente. La

    fe y el amor por la tradicin juda no me hansido transmitidas ni por mis padres (desciendode una familia juda no creyente), ni por un li

    bro, sino por mis maestros y catequistas en elCamino Neocatecumenal, camino eclesial que

    recorro hace casi veinte aos y en el cual la

    transmisin de la fe en la familia -de padres ahijos- es algo capital.

  • 5/21/2018 Hagada sobre el Genesis

    5/53

    Nuestra generacin no tiene autoridad, y porello es incapaz de transmitir. Es incapaz detransmitir la propia religiosidad, porque le faltauna fe viva, personal y comunitaria, una experiencia histrica de fe en la propia vida.

    Pero la experiencia viva no basta por s sola.La transmisin de la fe debe servirse tambin

    de la gran trad icin que le precede. No bastaslo la Biblia, ni la experiencia histrica y actualde la Iglesia y de los padres (familia, pequeaIglesia).

    Para transmitir de modo creativo y aadir uneslabn a la tradicin recibida, son necesarios estos tres elementos:

    1) la Escri tura;

    2) la Iradicin;

    3) la experiencia viva de cada generacin que,en su perodo histrico especfico, elabora lo queha recibido y lo transmite, enriquecido con supro|iia experiencia, a la generacin siguiente.

    Recuerdo la noche de insomnio pasada en Ve-

    nccia claiiorando el proyecto que quera someteral ila siguiente al editor: no slo un libro paranios, sino dos volmenes: un libro madre para los adultos y un libro hijo para los jvenes,r.n el libro madre el adulto iba a poder profundizar, a travis de la exgesis juda y cristiana y uncomentario ile puesta al da de los problemasafrontados por la tradicin y de este modo res

    ponder a las jireguntas planteadas, posiblementeen el mbito familiar o comunitario, por el libro

    hi|o, libro simple, de contenido exclusivamenteIwigdico, comprensible para cualquier edad.

    Adems, de este modo, el adulto no slo iba apoder responder a las preguntas, sino tambinsuscitar otras, integrando en su propia experien-Ila las respuestas que da la tradicin, creando, deeste modo, tradicin l mismo, a travs de la

    lomunidad o de la familia.De modo que me propuse hacer dos coleccio

    nes paralelas, empezando por el Gnesis, carac-Ierizadas, la primera por un comentario exegt-

    fo pro fu ndizado y de puesta al da de laI Iadicin juda ycristiana - una tentativa de teologa cristiana, partiendo de las intuiciones de latradicin juda -, la segunda por el relato de lahistoria de la salvacin, compuesto a travs de lacostura de las diversas H agadotyMidrashim.

    Como este proyecto superaba con mucho lasIntenciones del editor, no fue acogido. Pero ya

    haba puesto manos a la obra.No soy una persona muy sistemtica; empec

    con el captulo 3 del libro del Gnesis, que era eli|ue ms me interesaba en ese momento, y quehabla del pecado de Adn y Eva. Me fascin detal manera que decid empezar la coleccin confl comentario a los captulos 3 y 4 (El pecado

    original y Can y Ab el).

    Precisamente, mientras estaba a punto de terminar el primer volumen, las ediciones Dehonia-

    ne de Roma me preguntaron si estaba dispuestoa colaborar con ellas. Les propuse mi proyecto.

  • 5/21/2018 Hagada sobre el Genesis

    6/53

    Tuvieron el valor de aceptarlo y hoy sale, en lacoleccin Israele racconta, un primer volumenhijo, el relato hagdico de la cada del hombre:II para dso perdu to - Agg adoth su G enes 3.

    En septiembre saldr, en la coleccin Nova etvetera el comentario exegtico; L inizio dellastoria - il peccato orginaleS^^

    L A H A G A D A H

    Transmitir la Palabra de Dios, ensear la To-

    rah al pueblo, fue, a lo largo de toda la historiade los judos el fundamento de su mismasupervivencia. Mientras que en todas la pocasuna lite estudiaba la Escritura y el Talmud (laIratlicin escrita y oral), los grandes comentariosmaestros, la Halakhah '> y el Midrash, la gran

    I iliciones EGA, tiene prevista la edicin en 1993i\v ..I I inicio de la Historia - El Pecado Original en lau.l..ai.'.n I KIF'ODE-D ORAD O (Palabra) (N. Editor).

    IIAI.AKIIAII (andadura, comportamiento).In.liiii l;is iiornias, las reglas, las ordenanzas codifica- hi iMiK'ii ley lie la tradicin hebrea, es decir, el siste- inn (iiin|il('i(i ili- reglas legales religiosas, de los preceptosV flliH..uiniics loiiicnido s en la Torah escrita y oral. La

    Ihiliikluih H'Hiiln lii vida del judo en todos los campos y

    ' II t .i.1,1 iMuiiu'iilii, cti cuanto que no existe separacin iiKiiiiii i iilif viihi irliKiosa y vida no religiosa.

    musa de los judos, y, sobre todo, las mujeresvivan en la ignorancia. Haba que evitar el alejamiento y la asimilacin, la instruccin era un

    inunto urgente.Ivsta preocupacin por la