Hamlet, William Shakespeare

  • View
    1.013

  • Download
    4

Embed Size (px)

DESCRIPTION

 

Text of Hamlet, William Shakespeare

  • 1. William ShakespeareHAMLET DRAMATIS PERSONAEEl ESPECTROHAMLET,Prncipe de DinamarcaEl REY Claudio, hermano del difunto Rey HamletLa PEINA Gertrudis, viuda del difunto Rey Hamlet y esposa del Rey ClaudioPOLONIO, dignatario de la corte danesaOFELIA,hija de PolonioLAERTES, hijo de PolonioREINALDO,criado de PolonioHORACIOamigos de HamletROSENCRANTZ amigos de HamletGUILDENSTERN amigos de HamletVOLTEMANDcortesanosCORNELIO cortesanosOSRICcortesanosFRANCISCOsoldadosBERNARDO soldadosMARCELOsoldadosFORTINBRS,Prncipe de NoruegaUn CAPITN del ejrcito noruegoEl ENTERRADORSU COMPAEROUn SACERDOTEACTORESMARINEROSSECUACES de LaertesEMBAJADORES de InglaterraCortesanos, mensajeros, criados, guardias, soldados, acompaamiento. LA TRAGEDIA DE HAMLET,PRNCIPE DE DINAMARCAI.i Entran BERNARDO y FRANCISCO, dos centinelas.BERNARDOQuin va?FRANCISCOContestad vos! Alto, daos a conocer!BERNARDOViva el rey!

2. FRANCISCOBernardo?BERNARDOEl mismo.FRANCISCOLlegas con gran puntualidad.BERNARDOYa han dado las doce: acustate, Francisco.FRANCISCOGracias por el relevo. Hace un fro ingrato, y estoy abatido.BERNARDOTodo en calma?FRANCISCONo se ha odo un ratn.BERNARDOMuy bien, buenas noches.Si ves a Horacio y a Marcelo,mis compaeros de guardia, dales prisa.Entran HORACIO y MARCELO.FRANCISCOCreo que los oigo. Alto! Quin va?HORACIOAmigos de esta tierra.MARCELOY vasallos del rey dans.FRANCISCOAdis, buenas noches.MARCELOAdis, buen soldado. Quin te releva?FRANCISCOBernardo. Quedad con Dios.Sale.MARCELOEh, Bernardo!BERNARDOEh! Oye, est ah Horacio?HORACIOParte de l.BERNARDOBienvenido, Horacio. Bienvenido, Marcelo.MARCELOSe ha vuelto a aparecer eso esta noche? 3. BERNARDOYo no he visto nada.MARCELODice Horacio que es una fantasa,y se resiste a creer en la espantosafigura que hemos visto ya dos veces.Por eso le he rogado que vigilecon nosotros el paso de la noche,para que, si vuelve ese aparecido,confirme que lo vimos y le hable.HORACIOBah! No vendr.BERNARDOSintate un ratoy deja que asediemos tus odos,tan escudados contra nuestra historia,dicindote lo que hemos visto estas dos nochesHORACIOMuy bien, sentmonosy oigamos lo que cuenta Bernardo.BERNARDOAnoche mismo, cuando esa estrellaque hay al oeste de la polar se movailuminando la parte del cieloen que ahora brilla, Marcelo y yo,con el reloj dando la una... Entra el ESPECTRO.MARCELOChsss! No sigas: mira, ah viene.BERNARDOLa misma figura; igual que el rey muerto.MARCELOT tienes estudios: hblale, Horacio.BERNARDONo se parece al rey? Fjate, Horacio.HORACIOMuchsimo. Me sobrecoge y angustia.BERNARDOQuiere que le hablen.MARCELOPregntale, Horacio.HORACIOQuin eres, que usurpas esta hora de la nochey la forma intrpida y marcial 4. del que en vida fue rey de Dinamarca?Por el cielo, te conjuro que hables.MARCELOSe ha ofendido.BERNARDOMira, se aleja solemne.HORACIOEspera, habla, habla. Te conjuro que hables.Sale el ESPECTRO.MARCELOSe fue sin contestar.BERNARDOBueno, Horacio. Ests temblando y palideces.No es esto algo ms que una ilusin?Qu opinas?HORACIOPor Dios, que no lo habra credosin la prueba real y terminantede mis ojos.MARCELOVerdad que se parece al rey?HORACIOComo t a ti mismo.Tal era la armadura que llevabacuando combati al ambicioso rey noruego.Tal su ceo cuando, tras fiera discusin,a los polacos aplast en sus trineossobre el hielo. Es asombroso.MARCELOCon paso tan marcial ha cruzado ya dos vecesnuestro puesto a esta hora cerrada de la noche.HORACIONo puedo interpretarlo exactamente,pero, en lo que se me alcanza, creo que estopresagia conmocin en nuestro estado.MARCELOBueno, sentaos, y dgame quien lo sepapor qu se exige cada noche al ciudadanotan estricta y rigurosa vigilancia;por qu tanto fundir caones da tras day comprar armamento al extranjero;por qu se reclutan calafates, cuyo esfuerzono distingue el domingo en la semana.Qu ejrcito amenaza para que prisa y sudor 5. hagan compaeros de trabajo al da y a la noche? Quin puede informarme?HORACIO Yo puedo. Al menos, el rumor que corre es este: nuestro difunto rey, cuya imagen se nos ha aparecido ahora, sabis que fue retado por Fortinbrs de Noruega, que se creca en su afn de emulacin. Nuestro valiente Hamlet, pues tal era su fama en el mundo conocido, mat a Fortinbrs, quien, segn pacto sellado, con refrendo de las leyes de la caballera, con su vida entreg a su vencedor todas las tierras de que era propietario: nuestro rey haba puesto en juego una parte equivalente, que habra recado en Fortinbrs, de haber triunfado ste; de igual modo que la suya, segn lo previsto y pactado en el acuerdo, pas a Hamlet. Pues bien, Fortinbrs el joven, rebosante de mpetu y ardor, por los confines de Noruega ha reclutado una partida de aventureros sin tierras, carne de can para un empeo de coraje, que no es ms, como han visto muy bien en el gobierno, que arrebatarnos por la fuerza y el peso de las armas esas tierras perdidas por su padre. Creo que esta es la causa principal de los aprestos, la razn de nuestra guardia, la fuente del trfago y actividad en nuestro reino. Vuelve a entrar el ESPECTRO.Pero, alto, mirad! Ah vuelve! Le saldral paso, aunque me fulmine. Detente, ilusin! El ESPECTRO abre los brazos.Si hay en ti voz o sonido, hblame.Si hay que hacer alguna buena obraque te depare alivio y a m, gracia, hblame.Si sabes de peligros que amenacena tu patria y puedan evitarse, hblame.O, si escondes en el vientre de la tierra 6. tesoros en vida mal ganados, lo cual,segn se cree, os hace a los espritusvagar en vuestra muerte, hblame. Detente y habla! Canta el gallo.Detenlo t, Marcelo!MARCELOLe doy con mi alabarda?HORACIOSi no se para, dale.BERNARDOEst aqu!HORACIOAqu! Sale el ESPECRRO.MARCELOSe ha ido.Hicimos mal en usar la violenciacon un ser de tanta majestad,pues es invulnerable como el airey pretender agredirle es una burla.BERNARDOIba a hablar cuando cant el gallo.HORACIOY se sobresalt como un culpablecitado por el juez. He odo decirque el gallo, clarn de la maana,despierta con su voz altiva y penetranteal dios del da y que, alertados,en tierra o aire, mar o fuego,los espritus errantes en seguidase recluyen: de que es verdadha dado prueba este aparecido.MARCELOSe esfum al cantar el gallo.Dicen que en los das anterioresal del nacimiento de nuestro Salvadorel ave de la aurora canta toda la noche;entonces, dicen, no vagan los espritus,las noches son puras, los astros no daan,las hadas no embrujan, las brujas no hechizan:tan santo y tan bendito es este tiempo. 7. HORACIO Eso he odo, y lo creo en parte. Mas mirad: con manto cobrizo, el alba camina sobre el roco de esa cumbre del oriente. Dejemos la guardia y, si os parece, vamos a contar al joven Hamlet lo que hemos visto esta noche, pues, por mi vida, que el espectro, mudo con nosotros, le hablar. Estis de acuerdo en que debemos informarle, como exigen la amistad y nuestro deber?MARCELO S, vamos, que s dnde podemos hallarle fcilmente esta maana.Salen.I.ii Entran Claudio, REY de Dinamarca, la REINA Gertrudis, HAMLET,POLONIO, LAERTES y su hermana OFELIA, seores y acompaamiento.REYAunque la muerte de mi amado hermano Hamletsigue viva en el recuerdo, y procedasumirse en el dolor y fundirse todo el reinoen un solo semblante de tristeza,no obstante, tanto han combatido la corduray el afecto, que ahora le lloro con buen juiciosin haber olvidado mi persona.Por eso, a quien fuera mi cuada, hoy mi reina,viuda corregente de nuestra guerrera nacin,con, por as decir, la dicha ensombrecida,con un ojo radiante y el otro desolado,con gozo en las exequias y duelo en nuestra boda,equilibrando el jbilo y el luto,la he tomado por esposa. Y no he desestimadovuestro buen criterio, que siempre prodigasteisen el curso de este asunto. Por todo ello, gracias.Ahora sabed que Fortinbrs el joven,juzgando mal nuestra vala o creyendoque, tras la muerte de mi amado hermano,la nacin est descoyuntada y en desorden,y movido por sueos de ventaja,no ha dejado de asediarme con mensajesque reclaman la entrega de las tierrasperdidas por su padre y en buena ley ganadaspor mi valiente hermano. Esto, en cuanto a l. 8. Entran VOLTEMAND y CORNELIO.Respecto a m y a la presente reunin,el caso es como sigue: he escrito esta cartaal rey noruego, to de Fortinbrs el joven,quien, sin fuerzas y postrado, apenas sabela intencin de su sobrino, pidindoleque detenga su avance, ya que todala tropa reclutada se componede sbditos suyos. Y as os envo,queridos Cornelio y Voltemand,como portadores de mi saludo al viejo rey,sin daros ms poder personalpara negociar con el noruego que el fijadoampliamente en estas clusulas. Adis,y que vuestra rapidez sea prueba de lealtad.VOLTEMANDEn esto como en todo veris nuestra lealtad.REYNo puedo dudarlo. Cordialmente, adis. Salen VOLTEMAND y CORNELIO.Bien, Laertes, qu hay de nuevo?Me hablaste de una splica. Cul es, Laertes?Al rey dans nada que sea de raznle pedirs en vano. Qu solicitas, Laertes,que no pueda ser mi ofrecimiento, y no tu ruego?La cabeza no ser tan afn al corazn,ni la mano diligente con la bocacomo el trono de Dinamarca con tu padre.Qu deseas, Laertes?LAERTESAugusto seor, la mercedde vuestra venia para regresar a Francia,pues, aunque vine a Dinamarca de buen gradoa mostraros mi lealtad en vuestra coronacin,ahora confieso que, cumplido mi deber,mis pensamientos y deseos miran a Franciay se inclinan en demanda de permiso.REYTienes la venia de tu padre? Qu dice Polonio?POLONIOS, mi seor.Os suplico que le deis vuestra licencia.REY 9. Disfruta de tus aos, Laertes; tuyo sea el tiempoy emplea tus buenas prendas a tu gusto. Y ahora, sobrino Hamlet e hijo mo...HAMLETMs en familia y menos familiar.REYCmo es que ests siempre tan sombro?HAMLETNo, mi seor: es que me da mucho el sol.REINAQuerido Hamlet, sal de tu penumbray mira a Dinamarca con ojos de afecto.No quieras estar siempre, con prpado abatido,buscando en el polvo a tu noble padre.Sabes que es ley comn: lo que vive, morir,pasando por la vida hacia la eternidad.HAMLETS, seora, es ley comn.REINASi lo es, por qu parece para ti tan singular?HAMLETParece, seora? No: es. En m no