iconografia cupisnique

  • View
    236

  • Download
    6

Embed Size (px)

DESCRIPTION

CARLOS G. ELERA Introduccíon * SENRI ETHNOLOGICAL STUDIES 37 1993 229 The University 01 Calgary 8·-r-----~-~~__+~~~~i__ft=___-!q,~---+----1_---1 Generalidades C. G. Elera 230 • TUflshcalnyo El Complejo Cultural Cupisnique 231 El Complejo Cultural Cupisnique C. G. Elera 232 El Complejo Cultural Cupisnique 233 C. G. Elera 234 El Complejo Cultural Cupisnique 235 236 C. G. ·Elera El Complejo Cultural Cupisnique 237 C. G. Elera 238

Text of iconografia cupisnique

  • SENRI ETHNOLOGICAL STUDIES 37 1993

    El Complejo Cultural Cupisnique: Antecedentes y Desarrollo de su Ideologa Religiosa

    Introduccon *

    CARLOS G. ELERA The University 01 Calgary

    La informacin a presentarse, bajo un criterio cronolgico, ser en torno a las investigaciones de un perodo cultural crucial para la arqueologa andina, el Perodo Formativo (1500-100 a.C.), vinculado a los orgenes de la civilizacin en el mbito norteo de los Andes Centrales (Fig. 1). Se enfatizar, de manera preliminar, en el origen y aspectos colaterales del ceremonial, simbolismo y ritual del complejo cultural Cupisnique. Los centros ceremoniales, parafernalia y especiales ambientes ecolgicos asociados a Cupisnique, servirn como eje de la discusin. Para este fin, el suscrito, junto con otros investigadores, vienen estudiando, a lo largo de los ltimos aos, la problemtica del mencionado perodo bajo el marco geogr-fico de los valles de Lambayeque, Pacasmayo y Trujillo, tanto en la participacin de trabajos arqueolgicos en el campo como en el acceso a colecciones pblicas y privadas, as como tambin al manejo de la escasa informacin bibliogrfica existente.

    Es importante sealar que, desde el litoral hasta las cabeceras de los valles de Motupe, La Leche, Lambayeque, Zaa, Jequetepeque, Cupisnique, Chicama, Moche y Vir se encuentra el mbito territorial nuclear donde estaran los antecedentes culturales para entender a Cupisnique.

    La singular adaptacin humana a las diversas ecologas de mbito nor-costeo y serrano, a travs del tiempo, y un aprovechamiento mximo de los ricos y diversifi-cados recursos de subsistencia e intercambio en el territorio mencionado, as como fuera de l, posibilitaron una larga y creativa experiencia tecnolgica y cultural, sin precedentes, a travs de las sucesivas ocupaciones humanas durante el Formativo siendo Cupisnique, por un lado, una realidad cultural que jug un importante

    *Agradezco al Dr. Yoshio Onuki de la Universidad de Tokio; al Dr. Hiroyasu Tomoeda del Museo Nacional de Etnologa de Osaka; al Dr. Luis Millones del Seminario Interdiscipli-nario de Estudios Andinos. De igual manera, a los miembros del Proyecto Arqueolgico Pumapedel Museo de la Nacin, los arquelogos Jos Pinilla B., Elmer Atalaya H., Emilio Rubio D. y el arquitecto Luis Mariaza Freire. Finalmente, a los miembros de mi comit asesor de la Universidad de Calgary, Dra. Jane Kelly, Dr. Peter Mathews y en especial, al Dr. Scott Rayrnond quien me alent y apoy para participar en el Simposium.

    229

  • 230 C. G. Elera

    8-r-----~-~~__+~~~~i__ft=___-!q,~---+----1_---1

    TUflshcalnyo

    Fig. 1 Mapa con algunos sitios representativos del Perodo Formativo en los Andes Centrales.

    rol protagnico para entender, a profundidad, los perodos prehispnicos ulteriores que se reflejan en un paisaje cultural conformado por una arquitectura secular y religiosa con marcados patrones durante el tiempo, destacando determinadas localizaciones territoriales que dependeran de razones econmicas, religiosas y polticas.

    Generalidades Cupisnique es un topnimo nativo costeo con el cual se denomina a un terri-

    torio, otrora un valle, ahora semidesrtico, entre los frtiles valles de Chicama, por el sur, y Jequetepeque, por el norte, en ellitoral norteo de los Andes Centrales.

    En la literatura arqueolgica andina, el mbito geogrfico Cupisniquense, gra-dualmente, viene siendo conocido. Es a partir del registro de una serie de evidencias, correspondientes a variados contextos asociados al complejo cultural denominado Paijanense (Larco 1941; Chauchat 1976) que ingresa en la discusin arqueolgica pertinente a una de las regiones de inicial ocupacin humana del flanco occidental de los Andes.

    Cupisnique es un territorio an muy enigmtico para los arquelogos, donde casi se desconoce la adaptacin humana a los diversos medio ambientes que ofreca

  • El Complejo Cultural Cupisnique 231

    a travs de los ltimos 11 milenios. Sin embargo, es notable apreciar, en la geo-morfologa de la zona, la influencia catastrfica de fenmenos naturales an por definir y medir su impacto bajo los parmetros cronolgicos correspondientes. Posiblemente, en varios casos motivaron el abandono temporal de determinados sectores de la regin o la totalidad de la misma por sus antiguos habitantes. En realidad, no se aprecia un proceso cultural continuo entre la temprana ocupacin Paijanense hasta el Arcaico Superior o Precermico Final.

    De igual manera, existe un vaco en el quehacer cultural de la regin entre el Formativo Superior, con la presencia cultural Salinar, y durante el Perodo Huari o de Interaccin Multi-regional. Durante el Perodo Huari, el estado Sicn tuvo fuerte influencia cultural sobre los valles de J equetepeque, Cupisnique y Chicama. Presencia cultural Moche prcticamente no existe en Cupisnique (Uceda, comuni-cacin personal 1991).

    Rafael Larco Hoyle encontr fragmentera de cermica monocroma e incisa cerca de Paijn, localidad adyacente al mbito Cupisnique, denominando as a dichas evidencias alfareras. Posteriormente, excava en el valle medio de Chicama, en los cementerios de Palenque, Barbacoa y Sausal, obteniendo un corpus funerario bastante representativo. Las asociaciones de la novedosa cermica registrada le permite establecer la primera secuencia cultural para el Perodo Formativo de la costa norte del Per (Larco 1941:34-46).

    Paradjicamente, el territorio Cupisnique sigui siendo un enigma para el Perodo Formativo de la civilizacin andina durante las dcadas de los 50, 60, 70 Y 80.

    Una notable confusin entre los arquelogos, que se da desde la dcada del 30 hasta nuestros das, es que se tome como ejemplo, para ilustrar alfarera clsica "Chavn", botellas de asa estribo Cupisnique. Quizs esto se deba a que determi-nados rasgos morfolgicos y, sobre todo, ciertas representaciones iconogrficas en la cermica Cupisnique presentan estrechos paralelos estilsticos con parte de la cermica encontrada, as como el estilo de las representaciones iconogrficas del corpus ltico de Chavn de Huntar, postulndose una tradicin cultural comn con este sitio cuya naturaleza est en proceso de investigacin por el autor.

    La secuencia, bajo la concepcin de Larco, nos refleja una evolucin de las botellas de acabado monocromo, ms temprana, a una tendencia colorista, ms tarda. No hay datos que demuestren si empricamente ambas modalidades fueron espacial y temporalmente separables.

    En relacin a otras formas de las vasijas, tanto abiertas como cerradas, en su mayora no decoradas, segn Larco prcticamente no tenan ninguna variacin en relacin a la diferenciacin estilstica que se advierten en las botellas de asa estribo con las cuales estuvieron asociadas (Larco 1941:34).

    Otros objetos asociados fueron "esptulas de alfarero" (Larco 1941:33) registradas en los entierros de Chicama. Segn Larco, eran las herramientas para pulimentar la superficie de los ceramios. Consideramos que dichos artefactos, ricamente decorados con una compleja iconografa, en realidad corresponderan a

  • 232 C. G. Elera

    los indumento s propios al fenmeno del shamanismo (Elera 1986:190-195, 248) y no a simples herramientas para pulir cermica.

    En resumen, subsiste todava la inquietud para entender en profundidad la tradicin y cambio de la cermica Cupisnique, tanto en su morfologa como en su tecnologa, as como tambin las representaciones iconogrficas de carcter religioso. Ms an, si esa variabilidad estilstica, notable en las botellas de asa estribo de la secuencia de Larco, es o no coetnea.

    Para ello, un punto de partida de suma importancia lo constituira el crucial auxilio de una superposicin fsica significativa de los contextos funerarios para el Perodo Formativo en su fase Temprana y Media en los cementerios de Chicama. En cambio, s se puede apreciar empricamente dicha situacin estratigrfica con las tumbas Mochica sobre los cementerios Cupisnique (Larco 1941:251).

    Sin embargo, adelantamos que las botellas de asa estribo Cupisnique "estilstica-mente diferentes" se encontraron depositadas bajo determinada disposicin en el lecho de fosas funerarias simples que servan de receptculo al individuo inhumado flexionado aprecindose, en la mayora de los ajuares, el mismo tipo de abalorio y uso de materiales como turquesa, hueso, cristal de roca, antracita, lapislzuli, chunguitos (pequeos cantos rodados), concha, pigmentacin de hematita y las infaltables valvas de choro (Choromytilus chorus) as como la ausencia de metales como el oro y plata. Todo ello es comn a la mayora de los entierros de Chicama, incluyendo -como lo observara Larco- las vasijas abiertas que acusan un destacable esquiomorfismo.

    Respetando el meritorio y valioso trabajo pionero de Larco, a continuacin se abordar la problemtica Cupisnique, a la luz de los ltimos datos, regresando despus, nuevamente al mbito territorial de Cupisnique, puntualizndose, en este caso, los antecedentes y desarrollo de su ideologa religiosa.

    El Complejo Cultural Cupisnique El Formativo Inferior (1500-1100 a.C.) se caracteriza por las condiciones

    ptimas de vida estable que brinda la agricultura como posible forma econmica predominante de subsistencia y respuesta cultural al medio ambiente, la cual, gracias a una larga e importante etapa previa de experimentacin y domesticacin de plantas y animales, adquiere un rol trascendental para el crecimiento poblacional y continuidad de una larga tradicin arquitectnica monumental de carcter ceremonial que proviene -en el caso de los Andes Centrales- del Perodo Precermico Final o Arcaico Superior.

    Aunque el desarrollo tecnolgico de la cermica es tardo en los Andes Cen-trales, en comparacin con los Andes Septentrionales (Lathrap et al. 1975; Marcos 1986) y el litoral del Caribe colombiano (Reichel-Dolmatoff 1969), se trata de uno de los logros ms significativos que caracteri