Ivan Ilich

  • View
    30

  • Download
    1

Embed Size (px)

Text of Ivan Ilich

  • IVAN ILLICH O LA DESESCO^LARIZACION

    Gonzalo JVNOYGermn GOMEZ ORFANEL

    Una de ias tendencias ms significativas de los itimos aos en el mbitode la educacin es el denominado movimlento de la desescolarizacin. Se tratade la orientacin ms radical -representada, sobre todo, por opciones te-ricas-, ya que cuestiona la instltucin misma de la escuela (1). Los detrac-tores del sistema tradicional de enseanza constatan que la escolarizacinno ha resuelto ninguno de los graves problemas de la sociedad dinmica denuestro tiempo. Su decepcin est en el origen de este movimiento que, ini-ciado en los Estados Unidos de Amrica con las obras de Paul Goodman,alcanzar su punto culminante con otros dos autores: Everet Reimer e IvanIllich. De all el movimiento se extenderia rgpidamente por Europa.

    En trminos generales, los argumentos de quienes apoyan la desescolariza-cin son simp{es. Las escuelas, como las universidades, no buscan la ex-pansin del individuo ni su liberacin, sino proporcionar la mano de obracualificada que necesita la economa de una sociedad clasista. La escueladebe morir -o ha muerto- para que la educacin pueda vivir.

    LA DESESCOLARIZACION EN PAUL GOODMAN

    Paui Goodman fue el primero en formular diversos argumentos en favorde la desescolarizacin (de-schooling), que desarroll en su libro Compulsorymiseducatlon (1962). Su oposicln a la escuela se basa en afirmaciones defndole moral a partir de un anlisis de los defectos del sistema educativonorteamericano: Las escuelas representan cada vez menos cualquier tipode valores humanos, y si representan un simple acatamiento a un sistema me-cnico (2). Goodman ataca la escolaridad obligatorla: EI sistema de esco-laridad obligatoria se ha convertido en una trampa universal, que no sirvepara nada. Una gran cantidad de jvenes, tanto de la clase pobre como de laclase medie, estarfan en mejor posicin tan slo si el sistema no existiera,incluso aun cuando no recibiesen ninguna educacin formal (3).

    EI autor norteamericano est en contra de la creencia de que la educacinslo puede adquirirse en instituciones como la escuela. AI contrario, sometera los jvenes al aprendizaje en centros docentes impide y distorsfona su des-arrollo intelectual natural, les hace hostiles a la autntica idea de educacln,les convierte en conformistas y les uniformiza perpetuando los graves malesque padece nuestra sociedad en la que cada vez hay menos sentimiento decomunidad. Desde muy pronto eijoven se encuentra encauzado en una senda

    (7) Vld. IAN LISTEA: EI concepto de deaeacolarizecln, en La Educacldn hoy, vol. 1, nm. 4, fe-brero 1973, pp. 51-65.

    (2) PAUL GOODMAN: La deseducacln obllpaforle. Edit. Fontanella. Bercelona, 1973, .p, 28.(3) lbld., P. 40.

    105

  • preestructurada, en la que deber conformarse si es que pretende Ilegar aser alguien. Los tests de aptitud y aprovechamiento, as como la dura luchapor acaparar las mejores callficaciones, constituyen una carrera en el ascensode la escalera que conduce a empleos bien remunerados en los diversos ne-goctos que existen en el mundo... En esta carrera, el tiempo es dinero en unsentido completamente literal. (p. 146). Una sociedad que exige para Ilegaral "xito" individual la posesin de un diploma o un certificado, incluso paralos empleos ms modestos, lo nico que hace es crear frustracin y repre-sln, y prdlda de los autnticos valores del hombre: iniciativa, creatividad,espontaneidad, Ilbertad (4).

    Para Goodman la tarea educativa debe tener como objetivo liberar y for-talecer la iniciativa de los jvenes. Se deben multipllcar (as formas de educa-cin, apropiadas a cada talento, condiciones y motlvaciones personales. Abogapor una educacin informal y deslnstituclonalizada que slrva para que cadauno pueda explorar sus proplos sentlmfentos y encontrar su ldentidad y vo-cacln, aprender a ser responsable (p. t40).

    Existen numerosas situaciones de aprendizaje conectadas, con problemasy necesidades concretas de los individuos y de la comunidad en la que viven,que son elementos fundamentales de la educacin.

    Muchas de las afirmaclones de Goodman reaparecen en E. Reimer y enI. Illich. EI resto de este artculo lo consagraremos al segundo autor por elimpacto de sus trabajos, fundamentalmente los relativos a la desescolariza-cin (5).

    (q Ea sobre todo. en Isa escuelas y a trav@s de los medlos de comunlcacln, y no en elhogar o s travs de eus amipna, que la gren masa de nueetroa cludadanoa de todaa cleaes aprendenque la vide es Inevitablemente nrtlne, qus eet despersonallzada y que sua categoraa aoclalss eebssan en la corrupclbn; que es meJor hacer lo que eat mendado y cerrer le boca; que no haylugar para la espontaneldad, la sexualldad abierta y un esp(rltu Ilbre. Educadoa en las escuelaa, seIntroducen en un mismo tlpo de empleo, cultura y polftlca. Eato ea Is educacin: deseducactn, ao-clallzar de acuerdo con la normatlva nacfonal y eatructurar de acuerdo con las "necesidadea" naclo-nales (p. 31). La eacuela, la que elrve psra mentener la Infreestructura de la cuel ea producto, queforma nllba a Imapen de loa adultoa, trsnamlte Junto con el saber une moral, hgbitos, normas. laescuela inlcls e loa Jbvenea en la Ideotog(e dominante de la eociedad. Ahore bien, dfrd GOODMAN:la aplicuibn de un proceso Ideolglco es algo temlble: sua victlmas pierden tode vltalidad Inte-Icctuel..

    (5) Aun cuando Relnter e IIIIch han dsdo a conocer Independlentemente Isa conclusiones de sustrabajos, entre ambos exfatl un .fecundo dlflogo de varloa ahoa de duraclbn. Vid. Rlcardo Nassif:La teorfe de la desescolarizseln entre Is psredoJa y la utopa, en Perspectlvas, Vol. V, nm. 3.1975, pp. 384-378.

    E. Relmer publlca en 1971 au obra School la dead: alternetives in education. cuya versibn cas-tellana edita Berral, Barcelona, 1973.

    La eacuela ha muerto, de Relmer, podrta quiz heberae tltulado: Laa Inatituclones han muerto.,porque el verdadero ataque mda que contra la escueta va contra el orden Inatltuclonal, que es quienmantlene indellnidemente sltuaciones de explotacln y eeclavltud para las mases y de prlvllegio parauna 611te. Ese orden Inetltuclonal viene definldo por una aerie de caracterstlcas como prometer ldea-les Irreallzablea, inc!uso absurdas. como son Ias promesas de progreso Ilimltando a un nmero dapersonas Illmitado, etc. Una de las Inatituclones dotadas da esaa caracter(stlcas es la eacuela, que esuna Inatltucln que domestlr.a aoclalmente, exlge conformlamo, enaea el conaumo competttlvo, en-sea a las mSS espabilados a aprovecharoe del aisteme escoler pars explotar a otros, etc. La cscuelaae ha convertido en le Iglesia univeraal de la socledad tecnolgica, trenamltlendo su ideolog(a ycreenciaa, Imponlendo aus mandemlentos y normae aoclelea vlgentes, aometiando a las gentea. Laescuela tal y como exlste Driva al nirSo del aprandiza)e eutnomo y sto le ensea a aceptar valoresdominantes, las jerarquaa dominantea... sblo slrve para prolongar los mitos sociales como le Igualdedde oportunidadas, la Ideologa de la Ifbertad, el mito del progreso, el mito de la eflcacia.

    io

  • fVAN ILIICH: PENSADOR CONTROVERTIDO

    Ivan Iliich es un smbolo de las controversias que atormentan al hombremoderno (6). Acusado de revolucionario, se convierte en una especie dehroe para un soctor de la izquierda catlica, principalmente en los EstadosUnidos. Para unos, Illich es un soador; para otros, un profeta, un reformistasocial. No falta quien le considera un espritu subversivo y maligno queamenaza a la sociedad con su pensamiento corrosivo y negativo. Ouienesaiaban a Illich hablan de un genial dispensador de ideas, de la -extraordi-naria lucidez de un visionario, de un -prodigio de cultura que -habla docelenguas y vive como un asceta, pasando sus noches en devorar ms librosque un hotnbre cuitivado puede asimilar en una semana- (7). Sus acusadoresdenuncian su anlisis social seudocientfico, su dialctica demaggica. Cual-quiera que sea el juicio que merezca, lo cierto es que I. Illlch, a partir de 1971,en que su obra se difunde en Europa, es objeto de debates apaslonados entrefilsofos, pedagogos, profesores de todos los niveles, socilogos, mdicos...Ouiz ms que expresar en muchos casos un pensamiento realmente original,Iflich sea sencillamente un hombre eminentemente intuitivo, que se da cuentade lo que acontece y expresa con claridad -marginando toda idea preconce-bida- lo que muchos piensan confusamente.

    La razn de estos debates y de los ataques tan duros, tal vez pueda en-contrarse en las propias circunstancias que rodean el anlisis de la realidadsocial que Illich elabora. Illich no es hombre de ningn grupo o partido, norepresenta a nadie; su voz aislada, en solitario, resulta para algunos irrl-tante e impel-tinente. Su diagnstico social, crtico, demoledor, no respeta losclichs ideolgicos tradicionales. Nadie, sea de la derecha o de la izquierda,conservador o progresista, socialista o capitalista, queda a salvo de la crfticaillichiana. Crtica que va ms all de las relacones de produccin para poneren tela de juicio una forma de produccin: el industriatismo, que afecta porigual a regmenes socialistas y capitalistas.

    Como l mismo ha recordado en varias ocasiones, su inters por la escuelano es ms que una etapa en su crtica general de las instituciones y de fasociedad. En este sentido el pensamiento de Illich engloba los problemas esco-lares, los sobrepasa y busca solucin en el corazn mismo de la socledad.EI tema principal en I1{ich no es, pues, el de la desescolarizacin --que sloes un ejemplo-, sino el de la desinstitucionalizacin de la socledad, o msprecisamente el de una inversin global de las instituciones burocratizadas

    (6) Nacib en Viena en 1925. Su padra, Ingeniero. era ruso y catblico, y su madre, alemana y deorigen judfo. Eatudlb cristalograf(a en le Univeraldad de Florencla, el miamo tiempo que ae Intereaebapor la pslcolog(a y la historia del arte. Se doctora en historla por la Uni