Click here to load reader

la devoción popular gladalupana en la teatralidad mexicana

  • View
    222

  • Download
    3

Embed Size (px)

Text of la devoción popular gladalupana en la teatralidad mexicana

  • Mnica Ruiz Bauls

    Licenciada en Filologa Hispnica por la Universidad de Alicante y Diplomada en Ciencias Religio-sas por la Facultad de Teologa San Vicente Ferrer de Valencia es investigadora del Departamento de Filologa Espaola de la Uni-versidad de Alicante, donde en la actualidad realiza su tesis doctoral. Est integrada en la unidad de investigacin Recuperaciones del mundo precolombino y colonial en el siglo XX hispanoamericano. Ha publicado diversos artculos sobre el teatro mexicano del siglo XIX, la utilizacin de discursos preco-lombinos en el teatro evangelizador y acerca de la labor de los evange-lizadores franciscanos en Nueva Espaa. Su lnea de investigacin actual est centrada en la utiliza-cin de diversos discursos de la literatura prehispnica (los huehue-tlatolli) por parte de los misioneros franciscanos que llevaron a cabo el proceso evangelizador de Mxico durante el siglo XVI.

    LA DEVOCIN POPULAR GLADALUPANA EN LA TEATRALIDAD

    MEXICANA MNICA RUIZ BAULS

    RESUMEN

    La irrupcin del hecho guadalupano en diversas manifestaciones dramticas a lo largo del acontecer histrico de Mxico responde sin duda al hecho de que la teatralidad popular ha ex-presado siempre las luchas, tribulaciones y preocupaciones que han ido marcando el ritmo de las vivencias cotidianas e histricas de un pueblo.

    En este sentido, la devocin a la Virgen de Guadalupe, patrona de Mxico y smbolo de mexicanidad, se convierte en una manifestacin de la identidad colectiva del pueblo, que no se limitar slo a lo religioso sino que, como veremos en este trabajo, abarcar una dimensin social, ideolgica y cultural que ha motivado durante siglos y, lo sigue haciendo en la actualidad, su notable presencia en las representaciones teatrales populares.

    POPULAR GUADALUPE DEVOTION IN MEXICAN HISTRIONICS

    ABSTRACT

    The appearance of the Guadalupe event in many dramatic representations throughout historie oceurrence in Mxico undoubtedly responds to the fact that popular drama has always expressed the struggles, trihulations and preoecupations which have set the rhythm of everyday and historical events within a village.

    In this sense, the devotion to the Virgin of Guadalupe, patrn saint of Mxico and symbol of what it means to he Mexican, hecomes a show ofpeople's collective identity. This work demns-trales that this is not limited to the merely religious but also, includes a social, ideological and cultural dimensin which for centuries has made and contines to make its notable presence felt in popular dramatic representations.

    La devocin popular guadalupana en la teatralidad mexicana

    MNICA RUIZ BAULS

    El teatro como objetivizacin sensible de unas creencias ancestrales, como encarnacin del misterio de las cosas y la trascendencia de las conductas ha funcionado desde sus orgenes como un conjunto escnico en el que la historia humana y percepcin de lo divino se han unido como expresin eficaz de un intercambio festi-

    vo. En este sentido, las manifestaciones teatra-les que surgen en torno a la Virgen de Guada-lupe, patrona de Mxico y, sobre todo, smbolo de mexicanidad, encarnan perfectamente dicha simbiosis en la que estas representaciones se convierten en modos de expresin definidores de la identidad del pueblo mexicano.

  • Desde este planteamiento, quiero acercar-me en el presente trabajo al teatro guadalupa-no no desde la exhaustividad de anlisis de un cuerpo documental1, sino desde la necesaria vinculacin de estas manifestaciones a un marco de referencia ms amplio relativamente poco estudiado: el de la religiosidad popular. Considero que la arraigada devocin a la Vir-gen de Guadalupe en Mxico representa uno los puntos clave de dicha teatralidad: aquel que revelan las manifestaciones dramticas guadalupanas como una forma de entender el mundo dentro de los contextos sociales y polticos en los que se han visto inmersas.

    DEL TEATRO EVANGELIZADOR AL TEATRO GUADALUPANO

    A finales del siglo XVI y, sin duda, estre-chamente vinculadas a la institucionalizacin del culto guadalupano entre la poblacin in-dgena, surgen una serie de piezas dramticas relacionadas con la Virgen de Guadalupe2 que pueden ser consideradas como la evolucin de un teatro evangelizador que, tras su ma-nifiesto declive en esta poca3, continu de-sarrollndose en el mbito popular indgena. En dicho contexto, este teatro fue absorbido y transformado para terminar disolvindo-se en sustancia folklrica, forma en que ha sobrevivido hasta nuestros das4, de manera que estas manifestaciones an hoy se pueden encontrar en muchas partes de Mxico donde el ciclo navideo se inicia con alguna drama-tizacin, ms o menos extensa, de la aparicin de la Virgen, con brevsimas pantomimas de Guadalupe revelndose al humilde indio Juan Diego o con representaciones completas de obras clsicas del teatro popular como Las Cuatro Apariciones de Nuestra Seora de Guadalupe^.

    Ahora bien, considero que se hace necesa-rio plantear brevemente el proceso histrico que da origen al guadalupanismo mexicano y que contribuir sin duda a la mayor com-prensin de la vigencia de esta temtica en la teatralidad popular. Parto para ello de la reflexin de Edmundo O'Gorman6, quien plantea que la devocin guadalupana nace como fruto de los intereses personales de fray Alonso de Montfar y del vigoroso empeo de este arzobispo por remozar con aquella nueva imagen el viejo culto de substitucin de la diosa Tonatzin7. Para este investigador, la extraa intervencin de Montfar en el hecho guadalupano y el apoyo incondicional del prelado hacia la imagen del Tepeyac res-

    ponderan a un proyecto poltico y religioso muy concreto:

    El objetivo de la corona es-paola al enviar al telogo dominico para ocupar la sede vacante de la dicesis de Mxico era asentar con firmeza la autoridad episco-pal y regalista de la Iglesia espaola que propugnaba por la estricta observancia de la legislacin cannica; el mantenimiento del aparato ceremonial y ritual y el respeto a las tradiciones y costumbres de la devocin popular. Tal, pues, en tr-minos muy generales es el programa con el que deba cumplir el seor Montfar: el favor que le dispens a la imagen de Tepeyac se explicara en funcin de esa suprema finalidad8.

    Todo este proceso es abordado por O'Gorman a travs del estudio de la Infor-macin que el Seor Arzobispo de Mxico D. Fray Alonso de Montfar mand practicar so-bre un sermn que el 8 de septiembre de 1556 predic fray Francisco de Bustamante acerca del culto de nuestra seora de Guadalupe9, donde se recoge la temprana polmica en torno a la validez del culto guadalupano. Fue con motivo de la celebracin de la Natividad de Mara de 1556 cuando el reconocido pre-dicador franciscano Francisco de Bustamante puso de manifiesto durante el sermn lo da-ino del culto a la Virgen de Guadalupe, ar-gumentando que haba sido inventada ayer y que la imagen haba sido pintada por un

    I 1 Informaciones de l . Cuadro Jos Mara Ibarrn. Pintado en 1 873 para a Colegiata de Guadalupe.

    Juan Jos Arrom, El teatro de Hispanoamrica en la poca colonial, La Habana, Anuario Bibliogrfico Cubano, 1956, pg. 50 .

    Fernando Horcasitas recoge la existencia de esta representa-cin en sus apuntes bibliogr-ficos publicados recientemente por Mara Sten y Germn Vive-ros, Teatro nhuatl II. Seleccin y estudio crtico de los materiales inditos de Fernando Horcasitas (Mxico, U N A M , 2004) . Se pueden leer en sus anotaciones: Las cuatro apariciones de la Virgen, autor annimo. Repre-sentacin que se hace en el barrio de Tecujapa el 10 de diciembre de cada ao. Orga-nizada y dir igida por la srta. Guadalupe Loyo Snchez, que vive en la calle de Francisco Zarco, en San Juan Coscomate-pee. Ver recoleccin efectuada el 10 y 11 de 1951 (pg. 4 2 4 ; tambin recogida en Ma-ra y Campos, op.cit, pgs. 5 4 y ss.).

    Edmundo O 'Gorman, Destierro de sombras. Luz en el origen de la imagen y culto de Nuestra Se-ora de Guadalupe del Tepeyac, Mxico, U N A M , 1986.

    1 Existen diversas investigacio-nes que abordan este tema con detalle pero, sin duda, el trabajo de lectura casi obliga-da en este sentido sigue sien-do el de Armando de Mara y Campos, La Virgen frente a las candilejas o El teatro gua-dalupano, Mxico, Ediciones Populares, 1954,

    Estoy pensando por ejemplo en textos como El coloquio de la Aparicin, La conquista espiritual de la Amrica por Mara Santsima de Guada-lupe o El Portento Mexicano (cf. los datos aportados por

    Fernando Horcasitas en Las piezas teatrales en lengua nhuatl. Bibliografa descrip-tiva, Boletn Bibliogrfico de Antropologa (Mxico), 1948, nm. XI, pgs. 155-163 y Mara y Campos, op. cit., pgs. 12-13).

    Para ms informacin sobre el declive del teatro evangeli-zador vase el captulo Cau-sas de la decadencia del teatro misionero en Beatriz Aracil Varn, El Teatro evan-gelizador: sociedad, cultura ideologa en la Nueva Espaa del siglo XVI, Roma, Bulzoni, 1999, pgs. 521-557.

    :bii

  • Leo I las u m 1v" 1

    Loa"10

    $$&&&$/

    4Jf*iM*ss

    liste

    f ^k-

    Celebraciones de Oaxaca de la Virgen de Guadalupe. Juan Diego llevando la tilma de la Virgen. 1992.

    10 Informacin que el Seor Arzo-bispo de Mxico D. Fray Alonso ed Montfar mand practicar sobre un sermn que el 8 de septiembre de 1556 predic hay Francisco de Bustamante acerca del culto de nuestra seora de Guadalupe, versin paleogrf-ca de fray Fidel de Jess Chau-ve, ibidem, folio 2b.

    O 'Gorman, op.cit., pg. 84 .

    12 Josefina Muriel de la Torre, La tradicin de las pastorelas mexicanas, Mxico, Ediciones Ol ivo, 1996, pg. 13.

    13 Trmino acuado en la inves-t igacin hispanoamericanista actual por Robert Ricard en La conquista espiritual de Amrica, Mxico, FCE, 1986.

    14 Mara Sten, Vida y muerte del teatro nhuatl; el Olimpo sin Prometeo, Mxico, Secretara de Educacin Pblica, 1974, pg. 13.

    15 Aracl, op.cit, pg. 349.

Search related