LA POBLACIÓN DE MANJAVACAS Y SU DESAPARICIÓN: MITOS DERRIBADOS Y REALIDADES DOCUMENTALES

  • Published on
    01-Apr-2016

  • View
    217

  • Download
    5

Embed Size (px)

DESCRIPTION

MOTA DEL CUERVO Y SU HISTORIA. LA POBLACIN DE MANJAVACAS Y SU DESAPARICIN: MITOS DERRIBADOS Y REALIDADES DOCUMENTALES. Actas de las III Jornadas de Historia de Mota del Cuervo. D. Francisco Javier Escudero Buendia

Transcript

  • MOTA DEL CUERVO Y SU HISTORIA

    ACTAS DE LAS III JORNADAS DE HISTORIA LOCAL

    Coordinador.: Oscar Bascuan Aover

    Organiza: Asociacin Cultural Pequea Mancha

  • 2|P g i n a

    Organiza.

    Colabora.

  • 3|P g i n a

    MOTA DEL CUERVO Y SU HISTORIA

    ACTAS DE LAS III JORNADAS DE HISTORIA LOCAL

    scar Bascun Aover

    Coordinador

  • 4|P g i n a

    EDITA:ASOCIACINCULTURALPEQUEAMANCHAISBN:9788469709511LugardePublicacin:MotadelCuervo(Cuenca)Ao:2014

  • 5|P g i n a

    LA POBLACIN DE MANJAVACAS Y SU DESAPARICIN:

    MITOS DERRIBADOS Y REALIDADES DOCUMENTALES.

    FranciscoJavierEscuderoBuendaUniversidadComplutensedeMadrid.

  • 6|P g i n a

    LA POBLACIN DE MANJAVACAS Y SU DESAPARICIN: MITOS

    DERRIBADOS Y REALIDADES DOCUMENTALES.

    Francisco Javier Escudero Buenda1.

    Universidad Complutense de Madrid.

    1. Introduccin.

    Manjavacas, nombre que rezuma pasado, antigedad, historia y hasta aroma

    cervantino, hoy apenas es un apellido, patrimonio secundario de unos pocos, conservado

    todava en las cercanas poblaciones de Tomelloso, Alczar de San Juan y otras poblaciones

    manchegas, descendientes, sin saberlo, de aquellos ltimos pobladores que abandonaron sus

    anchas vegas durante los siglos XV y XVII.

    Aunque quizs adelantemos conclusiones, estamos seguros que sin la existencia de la

    Ermita que tantos devotos visitan en romera cada ao desde la Edad Media, y sin el grupo de

    fieles que la impulsaron a ella y su bula de perdones, sera otro paraje ms similar a tantos

    otros de su entorno, desolado y cultivado.

    Pero la realidad es que fue un lugar poblado desde antao, miles de aos con

    seguridad, y que slo los avatares del destino le llevaron a no ser otro pueblo ms dentro de

    La Mancha, importante posiblemente, con su ayuntamiento, alcalda, parroquia, plaza, calles,

    tiendas, ermita como en su momento tuvo y perdi.

    Historia muy larga, compleja, intensa e interesante, que merece un nuevo

    acercamiento para aclarar ciertos puntos que la documentacin de las rdenes Militares y las

    visitas de los reformadores de la Orden de Santiago nos ofrecen2.

    1 Miembro del grupo de investigacin dirigido por el doctor y profesor de la Universidad Complutense de Madrid D. Pedro Andrs Porras Arboledas. 2 Cobo Pealver, Francisco y Caniego Izquierdo, Venancio, Manjavacas: Apuntes para un mayor conocimiento de una verdadera devocin a Mara Santsima de la Antigua de Manjavacas, Hermandad de Ntra Sra. de Manjavacas, Mota del Cuervo, 1980. Nosotros hicimos un pequeo acercamiento, desde la arqueologa, los descubrimientos casuales y las informaciones de los habitantes actuales en nuestro ya clsico libro en la comarca: Escudero Buenda, Francisco Javier et allii, Tras los orgenes de la Mancha de Vejezate, Ayuntamiento de Socullamos, 2000. Recientemente se ha publicado un nuevo estudio en la localidad que recoge, por ejemplo, la Mojonera medieval del trmino de Manjavacas: Escudero Muoz, Francisco Javier, De Manjavacas y El Cuervo a Mota del Cuervo, Pea Fiestalegre, Mota del Cuervo, 2012, pgs. 32 y ss.

  • 7|P g i n a

    Al igual que en el ltimo y recentsimo estudio que hemos publicado sobre la

    Encomienda de Vejezate - Socullamos, la congoja por dejar tanto en el bal como lo que

    damos a la luz es un sentimiento inevitable3.

    Tan slo los procesos que enfrentaron a Socullamos y La Mota por su trmino desde

    el ao 1528, suman miles de folios y daran por s mismos para un no poco interesante

    estudio4. Adems, todas las ideas nuevas y posibilidades de investigacin que adelantan el

    profesor Pedro Andrs Porras Arboledas y otros en las actas previas a stas suponen un reto

    difcil de superar5.

    En este momento, sin embargo hemos preferido optar por un dilogo breve, dinmico

    y centrado en los puntos fundamentales de la evolucin de la poblacin de Manjavacas y, por

    qu no decirlo, derribando gran parte de los mitos y leyendas que haban rodeado a este

    pintoresco lugar, aportando ideas nuevas que sern admitidas con gran dificultad por el vido

    lector, ya que muchas de ellas son ms sorprendentes que las interpretaciones populares

    anteriores.

    Por decir algunas, la bula de perdones no correspondi inicialmente a la Ermita de la

    Virgen, sino a la Parroquia de San Pedro, que es adems cientos de aos anterior a lo que se

    pensaba (1498). La imagen medieval de la Virgen fue destruida por los propios visitadores de

    la Orden de Santiago (1574); y en el siglo XVI haba ms quinteras que en la centuria

    anterior, con lo que hablar de desaparicin medieval es, como poco, interpretable, y todo ello

    sin avanzar en el interesantsimo tema cervantino.

    2. Un pasado ganadero trashumante.

    Las diversas opiniones sobre el origen del nombre de Manjavacas, que puede provenir

    de la unin de Mancha y la palabra prerromana Baika, es decir terreno regable y a veces

    3 Escudero Buenda, Francisco Javier, El Palacio de la Encomienda del Virrey Mendoza en Socullamos, AACHE. Guadalajara, 2013. 4 La relacin de procesos ser incluida al final de este estudio, aunque no al completo. 5 Porras Arboledas, Pedro Andrs. Mota del Cuervo entre la Edad Media y la Edad Moderna: Un concejo de la Orden de Santiago, en Bascun Aover, scar y Ala Miranda, Francisco (coords.), Mota del Cuervo y su Historia. Actas de las II Jornadas de Historia Local. Excmo. Ayuntamiento de Mota del Cuervo. Excma. Diputacin de Cuenca. Mota del Cuervo, 2011, pgs. 17-59.

  • 8|P g i n a

    inundado, hara referencia a su laguna6; para otros sera Majada de Vacas, lo que hara

    mencin directa a la dehesa que la Encomienda de la Torre de Vejezate tena en sus pagos7.

    Lo que est claro es que la primera vez que aparece su nombre en 1243, ste ya est

    perfectamente asentado, por lo que el pasado ganadero podra estar en el ADN de la propia

    existencia del poblamiento, mucho antes de los siglos medievales.

    Desde fuera da la impresin de que, al menos en La Mancha, la ganadera y la

    trashumancia ganadera han sido fundamentales en la economa de la zona desde el Neoltico

    hasta bien entrado el siglo XVI, y podramos remontarnos an ms atrs8.

    Sin desmerecer posteriores precisiones, podramos hablar del Libro de la Caza de don

    Juan Manuel, que habla de Voce Gate (Vecejate), y su laguna como lugar ideal para esta

    actividad en 1325; y as mismo los descubrimientos de Vicente Morales Becerra sobre

    Socullamos, y la dedicacin del trmino a los cazadores chucheros, son todos indicios de la

    abundancia de monte y despoblado:

    El arroyo de Monreal nase entre la Osa et Monreal et cae en la laguna de Voze Gate, et

    este arroyo poco tienpo que se descubri, que non sola aver agua en toda esa tierra. Et en

    este arroyo ay muchas garas adems, et ay muchas lagunas en el campo de Pedernoso et

    del Algibe, et muy buen lugar para caar nades con falcones, et en el arroyo et en las

    lagunas ay muchas garas al tienpo del paso, pero a los ms lugares ay muy malos pasos et

    en el arroyo grandes almarjales. Et en todos estos canpos ay muchas gras adems et muy

    buen lugar para las caar9.

    El entorno geogrfico manda, y a pesar de que no podemos generalizar en cualquier

    tiempo y lugar sobre un clima cambiante, s es cierto que en nuestra retina siempre se ha

    quedado grabada la imagen de una Mancha sujeta a un clima continental extremo, con

    inviernos crudos, incluso muy fros, y veranos calurosos, sujetos a ros con escaso caudal,

    caadas, arroyos, barrancos y que sufran un fortsimo estiaje estival.

    6 Cobo Pealver, Francisco y Caniego Izquierdo, Venancio, Manjavacas: Apuntes para un mayor conocimiento de una verdadera devocin a Mara Santsima de la Antigua de Manjavacas. Hermandad de Ntra Sra. de Manjavacas, Mota del Cuervo, 1980. 7 Chaves, Bernab de, Apuntamiento legal sobre el dominio solar, El Albil, Barcelona, 1975. Ed. Fac-simil. Parece ser que la dehesa pudo ser concedida en 1440, al igual que sucedi en otros enclaves de la Orden como Ruidera. 8 Colmenarejo, Saulnier y otros. La Motilla de Santa Mara del Retamar (Argamasilla de Alba, Ciudad Real), Oretum III, JCCM, 1987, pg. 90. 9 Fradejas Rueda, Jos Manuel (ed), Don Juan Manuel, Libro de la Caza, Archivo Iberoamericano de Cetrera, Captulo XII.

  • 9|P g i n a

    Aunque, volvemos a repetir, esto es discutible depende de qu edad y poca estemos

    hablando, en muchas etapas prehistricas y ya histricas, daran una importancia fundamental

    a las escasas fuentes de agua, entre ellas las numerosas lagunas que como pequeas manchas

    jalonan toda la geografa manchega.

    Imagen 1. Laguna de Manjavacas.

    Fuente: Fondo fotogrfico del ayuntamiento de Mota del Cuervo.

    Para concretar an ms nuestras impresiones sobre el paisaje manchego, podemos sin

    mucha dificultad pensar que en el Paleoltico el hombre aprovechaba los recursos que le

    ofreca el entorno persiguiendo a manadas de animales salvajes, que ya de por s seguan rutas

    enlazando estos cursos de agua y lagunas de forma natural, como as presupone para las

    Lagunas de Ruidera el investigador Salvador Jimnez10. Sea as o no, en Manjavacas han

    aparecido un ncleo tallado en tcnica levallois y una pequea lasca, que sin duda habla de

    la visita de bandas de cazadores-recolectores11.

    10 Jimnez Ramrez, S., Chaparro Sabina, A. y Alcolea Jimnez, J.J., El Paleoltico de Ruidera (Alto Guadiana), Cuadernos del Instituto de Estudios Manchegos, n 12, 1982, pg. 315. 11 Escudero Buenda, Francisco Javier et allii., Tras los orgenes de la Mancha de Vejezate, Ayuntamiento de Socullamos, 2000.

  • 10|P g i n a

    Es solamente posible pensar que parte de estas sendas utilizadas por personas y bestias

    desde tiempo inmemorial, fueran reutilizadas y ampliadas desde el Neoltico por los pastores

    nmadas en una proto-trashumancia que desde la Serrana de Cuenca, atravesando

    Manjavacas, Socullamos, Tomelloso, Santa Mara, llegaba al Campo de Montiel y el Valle

    de Alcudia, y por supuesto uniendo en forma de etapas medidas para el descanso de los

    rebaos, las diferentes lagunas y los cursos de agua. De ah a que estos puntos clave de

    encuentro y cruce de personas y mercancas, fueran tambin interesantes para el asentamiento

    y habitacin permanente slo haba un paso.

    3. Por qu tan cerca de una laguna? Los patrones de poblamiento desde la Edad del Bronce.

    As tenemos que todos los pueblos manchegos que hemos tenido la posibilidad de

    conocer ms o menos a fondo (La Mota, Pedro Muoz, Tomelloso, Socullamos), y todos los

    despoblados anejos a ellos (El Cuervo, Manjavacas, Villarejo Rubio, Vejezate, La Laguna),

    guardan unos patrones de poblamiento comunes:

    - El poblamiento estable en la Edad del Bronce. Estn poblados principalmente desde la Edad del Bronce, punto de partida real del asentamiento estable de la

    poblacin en La Mancha, algunos, los menos, desde el Calcoltico12. La

    inexistencia de grandes alturas dificulta este momento de cambio de poca y el

    asentamiento de personas, porque la seguridad sin duda fue un valor fundamental

    para evitar el ataque de bandas de nmadas en este momento de transicin hacia la

    sedentarizacin total, que pensamos no debi ser sencilla.

    - La cultura de las Motillas. La forma de esta poblacin reviste casi siempre la fascies de Motillas o Morras manchegas. As las tenemos en La Mota del Cuervo,

    en Vejezate, en Tomelloso, en Pedro Muoz, y por supuesto en Argamasilla de

    Alba y el Guadiana13.

    - Suaves elevaciones o lomas en vaguadas. La poblacin se asentaba en pequeas elevaciones o lomas situadas justo al lado de lagunas y pozos14. En caso contrario,

    12 La Torre de Vejezate puede tener calcoltico, y con seguridad en la Morra de la Sierra de los Molinos, Pozo de la Nieve, de Mota del Cuervo, existe cermica del tipo dornajos, del Calcoltico sin ninguna duda. 13 Motilla del Pozo de la Nieve en La Sierra de Mota del Cuervo; en Vejezate, paraje de la Casa de la Torre; en Tomelloso (El Altillo); El Cerro de las Nieves en Pedro Muoz. 14 Manjavacas, Tomelloso y el Altillo; Pedro Muoz y la Laguna del Pueblo; La Mota y el pozo de la Aldea.

  • 11|P g i n a

    en localizaciones lo ms similares posibles: Meandros y vaguadas alagunados

    formados en la llanura por el lento discurrir de los ros manchegos y encajonadas

    por cerrillos, manantiales como Los Ojos de la Torre. Difcilmente en la orilla de

    ros encauzados y con agua corriente15.

    - En los vados naturales de los ros. Tambin aparecen motillas o restos de poblados del Bronce y posteriores al lado de cada uno de los vados de los

    principales ros, esta vez con claros motivos de control de paso de hombres,

    mercancas y ganados16.

    - Los falsos puertos secos. Podemos encontrar as mismo morras en cada una de las pequeas sierras y en los puertos que forman los caminos que las cruzan a la

    salida de La Mancha, con claro carcter defensivo y de control del espacio17.

    - Poblamiento continuado. Estos lugares han sido recurrentemente poblados poca tras poca, posiblemente muchos de ellos nunca llegaron a despoblarse del todo,

    hasta llegar a la despoblacin medieval, y de esta civilizacin de forma continua

    hasta la actualidad18.

    Es decir, que no todos los poblados manchegos antiguos han llegado hasta nuestros

    das, pero todos los pueblos manchegos actuales tienen races que se pueden rastrear en este

    primer poblamiento de la Edad del Bronce, o por lo menos eso pensamos.

    4. Un relevante poblamiento romano.

    La cercana al agua y a los caminos son las prioridades absolutas; no slo en

    Manjavacas, sino por ejemplo en los cercanos Torre de Vejezate y San Isidro-Titos el agua o

    15 El Zncara en Vejezate, el Zncara en su desborde en el paraje de Titos, Ermita de San Isidro, Camino Real de Villarrobledo a Pedro Muoz; Socullamos, el Crcoles en el vado del paraje de Macatela, Las Balsas en Tomelloso, etc. Vase Escudero Buenda, Francisco Javier. Vejezate. Op. Cit. 16 Colmenarejo, Saulnier y otros, La Motilla de Santa Mara del Retamar (Argamasilla de Alba, Ciudad Real), Oretum III, JCCM, 1987, pg. 90. Santa Mara del Guadiana, en Argamasilla de Alba. Molino de la Cubeta en Pedro Muoz. Cartas arqueolgicas de Tomelloso y Pedro Muoz. NRT Arquelogos. 17 Cerro Picorzo en Las Mesas (Cuenca) como control del paso Norte hacia La Mota y Manjavacas y la sierra conquense. La Cabeza de los Frailes en Tomelloso, como control del paso al Campo de Montiel, La Ossa y Ruidera. Criptana y su cerro como paso al Campo de San Juan. Escudero Buenda, Francisco Javier, et allii, Tras los orgenes de la Mancha de Vejezate, Ayuntamiento de Socullamos, 2000. 18 El ejemplo de Pedro Muoz, que Isabel Snchez Duque, arqueloga encargada de su Museo de Historia, nos ha hecho patente, es ejemplarizante. Es cierto que en la Edad Media hubo un perodo entre 1410 y 1527 en que no hubo poblacin, pero los restos eran evidentes, y el trfico de gentes y mercancas nunca se interrumpi. Tomelloso sera un ejemplo similar, y podramos extenderlo a otros pueblos manchegos y a otras pocas remotas.

  • 12|P g i n a

    la tierra inundada est hoy a pocos metros de distancia19. Si el clima fuera similar al actual,

    que en algunas pocas lo sera, queda claro que si los habitantes queran obtener agua para

    pescar, para abrevar al ganado, para el propio uso de la vivienda,...