Las Legiones de Julio C©sar

  • View
    18

  • Download
    4

Embed Size (px)

Text of Las Legiones de Julio C©sar

..LAS LEGIONES DE JULIO CSARLA BATALLA DE FARSALIA: ANLISIS TCTICOLa batalla de Farsalia es la obra maestra de la tctica cesariana y presenta algunas particularidades que la han hecho objeto de atento y admirado estudio a lo largo de los siglos.En primer lugar, los contendientes son dos "primeros espadas" mundiales, nada menos que los dos ms grandes soldados romanos desde Cayo Mario sesenta aos antes. En segundo lugar, la batalla de Farsalia es una batalla de romanos contra romanos, de legiones contra legiones, lo que la hace enormemente atractiva ya que en teora exista una cierta igualdad tctica. En tercer lugar, es una de esas pocas batallas que realmente han cambiado el curso de la Historia. ------ LOS GENERALES ------Cneo Pompeyo "Magno"Pompeyo no era un genio, pero era un general competente y cualificado, un hombre testarudo pero no terco. Su experiencia militar era ms amplia que la de Csar, ya que haba combatido en la I Guerra Civil al lado de Sila, en Oriente, en Espaa y haba comandado la campaa para limpiar la piratera del Mediterrneo. Su hoja de servicios era impresionante y su fama se extenda por todo el Mare Nostrum. Tras servir fielmente a Sila, form el Triunvirato con Csar y Craso apoyando a los Populares para cambiar de nuevo de bando alindose con el sector ms reaccionario del Senado que pretenda destruir a Csar. Cuando Csar respondi a las ilegales agresiones de los optimates cruzando el Rubicn con una legin, Pompeyo no quiso enfrentarse a l y cruz el Adritico para refugiarse en Grecia. Ms adelante veremos por qu tom esta decisin Pompeyo, una decisin que no fue un error, sino una opcin ms. El problema de Pompeyo es que no estaba solo, sino rodeado por una extraa corte. Su estado mayor, con la nica excepcin de Tito Labieno, estaba compuesto por gallinas cluecas senatoriales que crean que ganaran la batalla con slo ensearles a los proletarios de Csar sus impresionantes rboles genealgicos. Hombres como Catn, no aportaban nada salvo desequilibrio y encima miraban a Pompeyo por encima del hombro porque no perteneca a su rancia casta, pero era lo mejor que tenan, o al menos eso pensaron. En lugar de dejarle trabajar en paz, los optimates, con una experiencia militar ridcula, le reprochaban haber abandonado Italia sin combatir y tras Dyrrachium le urgan a acabar de una vez con Csar. Presin que, como veremos, tuvo su efecto. Csar narra la ms famosa de estas disputas en la que los patricios se enfrentan por ver quin ser Pontfice Mximo tras la muerte de Csar:"A propsito del sacerdocio de Csar, Domicio, Escipin y Lntulo Sphinter llegaron ya en sus diarias disputas a insultos muy graves de palabra, de manera pblica (...). Finalmente, todos discutan sobre sus cargos o premios en dinero, o de la necesidad de acosar a sus enemigos; y no meditaban con qu tcticas podran vencer, sino cmo deban aprovecharse de la victoria". Comentarios de la Guerra Civil. Libro III, captulo LXXXIII.Los cuatro cuerpos de su ejrcito estaban al mando de Lntulo Sphinter (derecha), Marcelo Escipin (centro), Lucio Domicio Enobardo (izquierda) y Tito Labieno (caballera). Pompeyo haba elegido a los mejores dentro de su numeroso grupo de aspirantes.Cayo Julio CsarCsar lleg a Farsalia con su triunfo en las Galias an humeante, al mando de los hombres que lo haban hecho posible. Csar se enfrent en las Galias a ejrcitos que lo superaban numricamente en proporciones enormes. Por ello, desarroll una estrategia nueva en la historia militar romana: una guerra de movimientos, una autntica Blitzkrieg romana en la que la velocidad del ejrcito, la rapidez de la maniobra tendan a compensar la inferioridad numrica. Era la estrategia de la rapidez ya ensayada con xito por Escipin el Africano en Cartagena y desarrollada plenamente por Csar en las Galias. Su estado mayor se hallaba compuesto por militares profesionales con aos de experiencia que conocan perfectamente al ejrcito y a su jefe, adaptndose como un guante a las necesidades de ambos. Los tres cuerpos de su ejrcito se hallaban bajo el mando de Marco Antonio (izquierda), Cneo Domicio Calvino (centro) y Publio Sila (derecha). En Farsalia Csar estaba en su mayor apogeo intelectual, tena plena confianza en todos y cada uno de sus hombres, fueran legionarios u oficiales y se senta un Favorito de la Fortuna, idea que sus hombres compartan con l de manera entusiasta. A diferencia del de Pompeyo, el mando de Csar no se hallaba cuestionado, sino reforzado por sus hombres que le vean como a su lder natural. No slo en lo militar, sino tambin en lo poltico.------ LOS EJRCITOS ------Csar:31.400FARSALIAPompeyo:66.200

Caballera

Galos:600Aliados:7.000

Germanos:400

1.0007.000

Infantera romana

Legionarios:23.000Legionarios:50.000

23.00050.000

Infantera auxiliar

Con la caballera::400Espaoles:5.000

Aliados:7.000Aliados:4.200

7.4009.200

El ejrcito de PompeyoPompeyo contaba con 117 cohortes de las que 7 dej de guarnicin en el campamento y en la lnea fortificada que iba de ste al ro. Las 110 cohortes de la lnea de batalla formaban un total de once legiones legiones bastante completas, ya que no haban tenido bajas ni haban dejado guarniciones en puntos fuertes. Era un poderoso ejrcito que superaba en ms del doble al de Csar, aunque su nivel de adiestramiento y de experiencia no eran los de los "muchachos" de Csar.Pompeyo contaba con varias cohortes de guerreros espaoles trados por Afranio que combatan como infantera pesada.Pompeyo se rode de un impresionante cuerpo de caballera que inclua a sus numerossimos clientes italianos de Picenum y numerosos contingentes enviados por las provincias orientales y los reyes de los estados-satlite de Roma, que en realidad eran clientes de Pompeyo. A diferencia de Csar, Pompeyo prefiri la cantidad a la calidad y la mejor muestra de ello fue este enorme cuerpo de caballera que, en realidad, no era ms que una gigantesca masa de caballos y jinetes con un valor tctico que era una incgnita. O no lo era? Porque Pompeyo sigui a Csar desde Dyrrachium hasta Farsalia (y hay una buena distancia) sin que sus 7.000 jinetes consiguieran, no ya derrotar a la columna cesariana, sino ni siquiera entorpecerla. Algo que Labieno debera haber meditado.La infantera auxiliar pompeyana inclua varias cohortes espaolas con las que form una legin auxiliar, adems de arqueros y honderos.El ejrcito de CsarLas legiones de Julio Csar eran las mismas legiones que acababan de conquistar las Galias. Formadas por veteranos avezados que saban reaccionar ante el peligro con disciplina en lugar de pnico, mandados por centuriones que haban ascendido peldao a peldao el duro escalafn desde abajo y que llevaban aos junto a ellos. Como Csar mismo dijo, su ejrcito se compona de un millar de brazos dirigidos por una sola cabeza, y es que en el ejrcito de Csar mandaba Csar.Csar lleg a Farsalia con 87 cohortes de las que 7 dej en el campamento. Las ochenta cohortes de la lnea de batalla formaban nueve legiones bastante incompletas. Tras Dyrrachium uni a la Octava y a la Novena, que estaban al lmite de efectivos para formar una sola, lo que indica que entre ambas apenas juntaran catorce o quince cohortes. Estas ocho legiones tenan una media de unos 2.800 hombres por legin cuando lo normal eran 4.800. Csar en Italia pudo haber esperado para reclutar ms hombres en la Cisalpina, pero no lo hizo. Tambin muchos itlicos, hartos del Senado, pretendieron alistarse en sus legiones, pero l no quiso, ya que segn su planteamiento eran ms valiosos "pocos" pero veteranos que "muchos" pero inexpertos. Farsalia le dio la razn.Sus legiones eran la Sexta, Sptima, Octava, Novena, la legendaria Dcima, Decimoprimera, Decimosegunda y dos nuevas reclutadas recientemente, entre ellas la Quinta, conocida por el sobrenombre de Alaudae (alondra), ya que sus legionarios, que eran todos galos cisalpinos, en lugar de penachos de crines de caballo en los yelmos se ponan plumas de alondra. Si bien estos jvenes galos eran "novatos" comparados con sus mticos compaeros de la Dcima, tenan ms experiencia que la mayora de los legionarios de Pompeyo, una confianza ciega en su general, que adems de ser su caudillo militar era su caudillo poltico, ya que fue precisamente Julio Csar, durante su consulado del ao 59 aC, quien promulg la ley que otorgaba la ciudadana romana a los galos de la Cisalpina.Adems de las legiones, Csar tena unos 7.400 infantes auxiliares soldados altamente especializados que combatan en formaciones complementarias de la legin. La caballera de Csar era su punto dbil, al menos aparentemente. De los 1.000 jinetes con que contaba unos 400 eran ubios, los famosos germanos que emple en Alesia y cuya sola presencia en el campo de batalla produca pnico en el enemigo. Los mil restantes jinetes eran en su mayora galos, probablemente eduos y un pequeo contingente de espaoles que en realidad formaban la escolta personal de Csar. Csar introdujo una innovacin aprendida en las Galias: unir a los escuadrones de caballera un contingente de infantera ligera de 400 hombres al tpico modo germano, con lo que la eficacia de los jinetes se vea redoblada. Esta innovacin result decisiva en el planteamiento tctico de Csar y demuestra lo que ya he comentado anteriormente, la importancia del momento en el que ambos jefes llegan a la batalla, con un Csar recin salido de las Galias, con ideas nuevas y frescas y un Pompeyo anquilosado por los mrmoles de Roma con un manual en lugar de ideas.Aquellos hombres que formaban el reducido ejrcito de Csar eran el mejor cuerpo de combate que se ha paseado por la Historia y estaban mandados por el ms grande general de todos los tiempos, el maestro absoluto de la estrategia.------ LA ESTRATEGIA ------Pompeyo pens que llevar la campaa de Grecia era una idea brillante, pero se equivoc. Mucho se ha discutido sobre su negativa a combatir a Csar en Italia. Yo no creo que fuera ni un acierto ni un error, sino una de las opciones que pudo tomar y tom, s