Marcelino Marrero Quesada

  • View
    224

  • Download
    2

Embed Size (px)

DESCRIPTION

informe marcelino marrrero

Text of Marcelino Marrero Quesada

A) Marco sociopoltico del caciquismo localMarcelino Marrero Quesada se le encuadra en el perodo histrico de la Restauracin (1874-1923) donde, el poder poltico se basaba en el favor personal, la concesin patrimonial de la poltica, el control de los municipios y la personalizacin de la gestin pblica en los nudos que representaban los caciques locales.En cada pueblo el sistema gener un microestructuras de poder favorecidas por el aislamiento y la comunicacin. La figura del cacique de turno sola recaer en un gran propietario, arrendatario o administrador de una gran propiedad o un funcionario.En este perodo los alcaldes no se mantenan largos aos en el poder, ya que el cargo se ocupaba por bienios y siempre controlados por la Junta Municipal de Asociados, compuesta por representaciones de sectores econmico y contribuyentes. Eran los secretarios quienes, mantenidos largo tiempo en el cargo, conocan y controlaban la administracin local. A Marcelino Marrero se le recuerda por el cambio econmico tras la introduccin de los cultivos de tomates y pltanos para la exportacin.B) La actividad pblica de Marcelino MarreroAparece en la escena pblica de su pueblo a finales de dcada de 1870 en calidad de comerciante y propietario, ms tarde como alcalde (1881), secretario del Ayuntamiento y del Juzgado, recaudador de impuestos, agente ejecutivo de embargos por dbitos a la Hacienda pblica, administrador de los bienes de Estado procedente de embargos... Fue adquiriendo nivel cultural superior al de sus convecinos de la, seguramente, de Jose Antonio Betancort, secretario municipal que adems imparta clases en la nica escuela. Ello le permitir ocupar los referidos cargos municipales y luego controlar todo el poder poltico y econmico local.Este personaje controla toda la vida del pueblo con acumulacin continua de propiedades, por los ms variados medio lcitos e ilcitos, gracias a su privilegiada situacin. Tambin se cuenta que donde quiera que fuera portaba un sello del ayuntamiento haciendo, pues, de oficina volante ante cualquier solicitud de vecinos, resolviendo problemas al instante y a la vez acumulando favores.Para encontrar a sus pocos opositores basta con buscar las denuncias existentes en la recaudacin del impuesto de Consumos, una vez que Marrero recupera su control se ve constantemente denunciado como defraudador por el administrador. A pesar de estas pequeas oposiciones vecinales, Marcelino Marrero continu controlando el poder de Mogn en cuya labor le ayudaron sus hijos mayores.C) La acumulacin de propiedadesLa leyenda negra que pesa sobre este histrico personaje justifica su enriquecimiento a costa de los desposedos; no obstante, entendemos que tambin fue la privilegiada situacin econmica y poltica en que se encontraba este secretario-alcalde frente a las ofertas de ventas de bienes, a los deudores por prstamos personales, etc.Entendemos la privilegiada posicin en la que progresivamente se fue situando Marcelino Marrero. En primer lugar desde su comercio y herencia familiares consigui acumular las primeras propiedades, a las que luego comenzaron a unirse lotes mayores empezando primero por la compra realizada en Veneguera de unas grandes fincas. Luego, el primer gran lote de tierras que adquiri en subasta pblica y muchas ms que no se conoca debido a la ocultacin de datos a la Hacienda.Entre finales del siglo XIX y principios del XX este propietario controlaba todos los movimientos de transmisiones de dominio. Como secretario municipal, alcalde, recaudador de la contribucin y en algunos casos agente ejecutivo de embargos, debido a todos esto conoca el origen de cada deudor, ausencia por migraciones, fallecimiento, falta de poder adquisitivo frente a la pesada deuda tributaria, etc.Distintas fuentes han llegado a la conclusin que las propiedades de los emigrantes o fallecidos, no reclamadas por herederos, tenan para el pueblo una misma explicacin por parte del poderoso don Marcelino: Esto est embargado por Hacienda. Por otro, cabe destacar que muchos emigrantes depositaban su confianza en este personaje a quien remitan capitales para el pago de las contribuciones, con lo que adems controlaba a gran parte de los mismos y familiares herederos.Marcelino sola retraer las propiedades afectadas a travs de familiares y allegados, razn por lo que en el remate y la asignacin aparecen unos propietarios que luego venden a este lo retrado.En definitiva, Marrero lleg a acumular en patrimonio de 179 fincas rsticas y urbanas, de las que 165 se localizaban en Mogn, 13 en Tejeda y 1 en Tasarte. Supona una superficie total en rstica de 5.206 fanegadas, de las cuales en Mogn se hallaban 4.480. El 15.1% de la superficie municipal, con la particularidad de que una gran cantidad de estas fincas eran terrenos cultivados, de regado. Las propiedades ms significativas, por su produccin agrcola, se localizaban en Veneguera, donde haba construido su segunda residencia. En el margen derecho podemos ver una imagen actual de la vivienda principal de este personaje. En ella se observa como la vivienda se encuentra en ruinas debido a los aos que llevan sin habitar.D) La desmembracin de su patrimonioEl fallecimiento de este protagonista tuvo lugar el 1 de septiembre de 1923. Su esposa, Rosa Macas, quedo como usufructuaria vitalicia del patrimonio familiar y sus ocho hijos como herederos universales.No se cumpli la voluntad testamentaria del patriarca, ni siquiera su viuda pudo disfrutarlos todo y es que se produjeron recelos entre muchos miembros de esta familia hacia el poder que ostentaba el hijo y administrador de su patrimonio, Jos Marrero Macas. Este importante patrimonio comienza a desmembrase al poco tiempo de la muerte de don Marcelino.En conclusin, la participacin se llev a efecto comprobando los valores de cada propiedad, aunque se favoreci con la mejor posesin Jos Marrero. Se fraccionaron las grandes superficies y se distribuyeron por unidades entre cada uno de los herederos. Debido esto se formalizaron unas 300 finas nuevas.

3