Mi familia y otros animales Gerald Durrell

  • Published on
    26-Jul-2016

  • View
    261

  • Download
    29

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Mi familia y otros animales Gerald Durrell

Transcript

  • Gerald Durrell

    Mi familia y otros animales

    Titulo original My Farmly and Other Animals

    Traduccin Maria Luisa Balseiro

    Prlogo de Lawrence Durrell

    Alianza Editorial, Madrid

    NDICE

    Contraportada. El original estilo narrativo de GERALD DURRELL, combinacin de varios gneros, como el retrato de gentes y lugares, la autobiografa y el relato humorstico, explica el gran xito obtenido desde el da de su publicacin por Mi familia y otros animales. Primera parte de su divertida triloga de Corf, proseguida con Bichos y dems parientes y El jardn de los dioses, presenta una gil y graciosa galera de personajes: Larry el futuro autor del Cuarteto de Alejandra y sus estrafalarias amistades, mam Durrell y su inagotable sentido comn, Spiro el corfuano angloparlante y toda una serie de animales retratados como slo puede hacerlo quien a lo largo de toda una vida los ha tratado con inteligencia y ternura.

    A mi madre Es una melancola ma propia, compuesta de muchos elementos, extrada de muchos objetos, mera y diversa contemplacin de mis viajes, que, al rumiarla a menudo, me envuelve en una tristeza muy humorstica

    Shakespeare, Como gustis, Acto IV

  • Prlogo La herona de este libro, la madre del autor, ha muerto a finales del mes de enero de este ao. Ya no est, pues, entre nosotros para testimoniar de la gracia y la fidelidad con que est trazado su retrato en estas pginas. Ellas, en cambio, permanecen. Un vasto pblico de Inglaterra y Amrica las lleva en el corazn: jvenes y no tan jvenes aprecian por igual sus felices ocurrencias, su vigor narrativo y su poesa.

    El autor ha logrado el prodigio de reencarnarse en el naturalista de doce aos que era entonces, describiendo con humor tan chispeante como custico los disparates y las peripecias de la familia DURRELL durante sus aos de estancia en la ms encantadora de las islas: Corf.

    Pero si nuestra madre desempea en el relato el papel de honor, es a m a quien ha correspondido el ms detestable: mi desprecio hacia la ciencia y la irritacin con que acojo todos los esfuerzos del joven genio constituyen el lado sombro del cuadro. Era yo as de desagradable a los veinte aos? Probablemente s. (Era la poca en que escriba The Black Book.) Pero, con cunta habilidad ha sabido el autor reconstruir la polaridad de sus sentimientos en aquella tierna edad suya! Podemos afirmar que ha enriquecido la literatura con el ms raro presente: un libro verdaderamente cmico.

    Una observacin nos queda por hacer sobre la poesa de esta obra: su descripcin de la isla de Corf tal como era en aquella poca es un modelo de agudeza en la observacin y fidelidad en la composicin. Para quien conozca Grecia, lo ms notable es que el autor (a los doce aos) la haya visto como realmente es, no a travs de la bruma de su pasado arqueolgico. La Grecia antigua no existe para l: por eso el decorado que evoca tiene tanta lozana.

    Nos promete para ms adelante una segunda parte que pondra al descubierto, bajo un prisma todava ms burln, la estupidez y futilidad de la existencia de los adultos, comparada con esa vida ms rica y plena que es posible vivir junto a la culebra, el ciempis y la pulga. Si es capaz de lograr otra obra maestra de humor, alegra y poesa, todos habremos ganado con ello.

    Lawrence Durrell

    Discurso para la Defensa

    Algunas veces he credo hasta seis, cosas imposibles antes del desayuno

    La Reina Blanca Alicia a travs del espejo

    Esta es la historia de cinco aos que mi familia y yo pasamos en la isla griega de Corf. En principio estaba destinada a ser una descripcin levemente nostlgica de la historia natural de la isla, pero al introducir a mi familia en las primeras pginas del libro comet un grave error. Una vez sobre el papel, procedieron de inmediato a tomar posesin de los restantes captulos, invitando adems a sus amigos. Slo a travs de enormes dificultades, y ejercitando considerable astucia, logr reservar aqu y all alguna pgina que poder dedicar exclusivamente a los animales.

    En el texto que sigue he intentado dibujar un retrato de mi familia preciso y ajustado a la realidad; aparecen tal como yo los vea. Para explicar, empero, algunos de sus rasgos ms curiosos, debo sealar que cuando fuimos a Corf todos ramos an bastante jvenes: Larry, el hermano mayor,

  • tena veintitrs aos; Leslie, diecinueve; Margo, dieciocho; y yo, el benjamn, me hallaba en la tierna e impresionable edad de los diez aos. De la de mi madre no hemos estado nunca muy seguros, por la sencilla razn de que no recuerda su fecha de nacimiento; todo lo que s decir es que era lo bastante mayor como para tener cuatro hijos. Mi madre tambin insiste en que explique que es viuda, porque, segn su sagaz observacin, nunca se sabe lo que puede pensar la gente.

    La tarea de condensar cinco aos de incidentes, observaciones y grato vivir en algo un poco menos voluminoso que la Enciclopedia Britnica me ha obligado a comprimir, podar e injertar, de modo que apenas subsiste algo de la continuidad original de los hechos, y a renunciar tambin a la descripcin de muchos sucesos y personajes.

    Dudo que este libro hubiera sido posible sin la colaboracin y el entusiasmo de las siguientes personas, cosa que menciono para que no caigan las culpas sobre parte inocente. Mi sincero agradecimiento, pues, para:

    El doctor Teodoro Stefanides. Con su habitual generosidad, me ha facilitado material procedente de su obra indita sobre Corf, y me ha proporcionado bastantes chistes horribles, algunos de los cuales he empleado.

    Mi familia. Ellos, al fin y al cabo, me surtieron involuntariamente de mucha materia y me ayudaron considerablemente durante la redaccin del libro, discutiendo con ferocidad y raras veces coincidiendo acerca de cualquier suceso que les consultara.

    Mi esposa, cuyas sonoras carcajadas al leer el manuscrito tanto me halagaron, aunque despus confesase que lo que le haca gracia era mi ortografa.

    Sophie, mi secretaria, responsable de la insercin de comas y de la implacable supresin del infinitivo partido.

    Quiero rendir un tributo especial a mi madre, a quien va dedicado este libro. Como un No carioso, entusiasta y comprensivo, ha guiado hbilmente su navo lleno de extraa prole por los tempestuosos mares de la vida, siempre enfrentada a la posibilidad de un motn, siempre sorteando los peligrosos escollos del despilfarro y la falta de fondos, sin esperar nunca que la tripulacin aprobase su manera de navegar, pero segura de cargar con toda la culpa en caso de contrariedades. Que sobreviviese al viaje fue un milagro, pero logr sobrevivir, y lo que es an mejor, con la cabeza ms o menos indemne. Como seala con razn mi hermano Larry, podemos estar orgullosos de cmo la hemos educado; ello nos honra. Que ha alcanzado ese feliz nirvana en donde ya nada escandaliza ni sorprende lo demuestra el siguiente hecho: hace poco, estando sola en casa durante un fin de semana, se vio agraciada con la llegada sbita de una serie de jaulones portadores de dos pelcanos, un ibis escarlata, un buitre y ocho monos. Otro mortal de menor talla habra desfallecido ante el panorama, pero Mam no. El lunes por la maana la encontr en el garaje perseguida por un iracundo pelcano al que intentaba dar sardinas de una lata.

    Cunto me alegro de verte, hijo jade; este pelcano tuyo es un poquito difcil de manejar.

    Al preguntarle cmo saba que los animales me pertenecan, replic:

    Claro que supe que eran tuyos, hijo; a qu otra persona se le ocurrira enviarme pelcanos?

    Donde se ve lo bien que conoce al menos a un miembro de la familia.

    Finalmente, quisiera dejar bien sentado que todas las ancdotas sobre la isla y los isleos son absolutamente verdicas. Vivir en Corf era como vivir en medio de la ms desaforada y disparatada pera cmica. Creo que toda la atmsfera y el encanto del lugar quedaban pulcramente resumidos en un mapa del Almirantazgo que tenamos, donde aparecan con gran detalle la isla y las costas adyacentes. Al pie haba un recuadnto que deca: Aviso: Dado que las boyas que sealan los bajos suelen estar fuera de su sitio, se aconseja a los marinos que estn bien atentos al navegar por estas costas.

  • Primera Parte Hay un cierto placer en la locura, que solo el loco conoce

    Dryden, El fraile espaol, II

    La migracin. Julio se haba extinguido como una vela ante el viento cortante que nos trajo un plomizo cielo de agosto. Caa una llovizna fina e hiriente, reunida en mantas grises y opacas cuando el viento soplaba a su favor. A lo largo de la playa de Bournemouth, las casetas volvan su vacuo rostro de madera hacia el mar gris verdoso, ceido de espumas, que corra a estrellarse contra el bastin de cemento de la orilla. Las gaviotas, empujadas tierra adentro hacia la poblacin, sobrevolaban los tejados con alas tensas, gimiendo agriamente. El estado del tiempo pareca calculado para poner a prueba la paciencia de cualquiera.

    Vista en conjunto, aquella tarde mi familia no ofreca un aspecto demasiado atractivo, pues el clima reinante haba trado consigo la habitual serie de males a que ramos propensos. A m, tirado en el suelo mientras etiquetaba mi coleccin de conchas, me haba provisto de un catarro que pareca haberme fraguado en el crneo, obligndome a respirar estertreamente por la boca abierta. Para mi hermano Leslie, arrebujado con expresin ceuda junto al fuego, lleg una inflamacin interna de odos, que le sangraban lenta pero persistentemente. A mi hermana Margo le haba deparado un surtido fresco de acn sobre su rostro ya de antes moteado como un velo de puntitos rojos. Para mi madre hubo un opulento y burbujeante resfriado, sazonado con una pizca de reuma. Slo mi hermano mayor Larry se mantena ileso, pero suficientemente irritado a la vista de nuestros alifafes.

    Fue Larry, por supuesto, quien empez la cosa. Los dems estbamos demasiado desmadejados para pensar en algo que no fueran nuestros males respectivos, pero a Larry la Providencia le haba destinado a pasar por la vida como un pequeo cohete rubio, haciendo explotar ideas en las mentes ajenas para despus enroscarse con untuosidad gatuna y negar toda responsabilidad de las consecuencias. A medida que avanzaba la tarde, su irritacin iba en aumento. Al fin, paseando en derredor una mirada melanclica, decidi atacar a Mam, como causante manifiesta del problema.

    Por qu aguantamos este maldito clima? pregunt de improviso, sealando a la ventana distorsionada por la lluvia. Contemplad! O, si vamos a eso, contemplaos mutuamente... Margo, inflada como un plato de porridge encarnado... Leslie, penando por el mundo con treinta metros de algodn en cada oreja... Gerry suena como si tuviera el paladar hendido de nacimiento... Y, anda que t: cada da que pasa pareces ms decrpita y torturada.

    Mam le mir por encima de un tomazo titulado Recetas fciles de Rajputana. Pues no lo estoy dijo indignada.

    Lo ests insisti Larry; ests echando pinta de lavandera irlandesa... y tu familia parece una serie de ilustraciones de enciclopedia mdica.

    A Mam no se le ocurri ninguna rplica aplastante, as que se content con lanzarle una mirada furibunda antes de replegarse de nuevo tras su libro.

    Lo que nos hace falta es sol continu Larry; no ests de acuerdo, Les?... Les... Les!

    Leslie se desenred una maraa de algodn de la oreja.

    Qu decas? pregunt.

    Ah tienes! dijo Larry, volvindose triunfalmente a Mam, mantener una conversacin

  • con l es como poner una pica en Flandes. Esto es un numerito! Un hermano que no oye nada, y al otro no hay quien le entienda. Realmente, ya es hora de hacer algo. No puede uno escribir prosa inmortal en una atmsfera de lamentaciones y eucalipto.

    S, querido dijo Mam distradamente.

    Lo que todos necesitamos dijo Larry, reanudando sus pasos es sol, un lugar donde poder crecer.

    S, querido, eso estara bien asinti Mam, en realidad sin escucharle.

    Esta maana tuve carta de George... dice que Corf es maravilloso... Por qu no hacemos las maletas y nos vamos a Grecia?

    Bueno, querido; si t quieres dijo Mam desprevenida.

    En lo tocante a Larry sola tener buen cuidado de no dejarse comprometer.

    Cundo? pregunt Larry, algo sorprendido ante la concesin.

    Mam, advirtiendo haber cometido un error tctico, baj cautamente las Recetas fciles de Rajputana.

    Pues creo que lo ms sensato sera que t fueras por delante, querido, a preparar el terreno. Despus nos escribes, y si me dices que aquello est bien, nos vamos todos dijo astutamente.

    Larry la mir con desmayo.

    Lo mismo dijiste cuando propuse ir a Espaa le record, y dos meses interminables me pas sentado en Sevilla esperando que aparecieseis, mientras vosotros no hacais ms que escribirme kilomtricas cartas sobre el alcantarillado y el agua de beber, como si yo fuera el secretario del Ayuntamiento o algo as. No; si vamos a Grecia, iremos todos a la vez.

    Exageras, Larry dijo Mam en tono ofendido; de cualquier forma, yo no me puedo ir as como as. Hay cosas que hacer en esta casa.

    Cosas? Qu cosas, diablos? Vndela.

    Pero hijo, no puedo dijo Mam, escandalizada.

    Por qu no?

    Porque acabo de comprarla.

    Mejor: as la vendes a estrenar.

    No seas ridculo, querido dijo Mam con firmeza; eso ni pensarlo. Sera una locura.

    De modo que vendimos la casa y huimos del triste verano ingls, como una bandada de golondrinas migratorias.

    Todos viajamos ligeros, cargados slo con lo que considerbamos mnimos ingredientes de la vida. Al abrir el equipaje para la inspeccin de aduana, el contenido de nuestras maletas revelaba fielmente el carcter e intereses de cada uno. As, el equipaje de Margo contena una multitud de vestimentas difanas, tres libros sobre adelgazamiento, y un ejrcito de frasquitos con diversos elixires garantizados para curar el acn. La maleta de Leslie encerraba un par de jersis de cuello vuelto y unos pantalones arrollados alrededor de dos revlveres, una pistola de aire comprimido, un libro titulado Sea su propio armero y un botelln de aceite que se sala. Larry iba acompaado de dos bales de libros y una cartera que contena su ropa. El equipaje de Mam se divida sensatamente en ropa por un lado y diversos volmenes de cocina y jardinera por otro. Yo viajaba slo con aquellos artculos que juzgaba necesarios para aliviar el tedio de un largo viaje: cuatro libros de historia natural, un cazamariposas, un perro y un tarro de mermelada lleno de orugas, todas ellas en inminente peligro de volverse crislidas. As, plenamente equipados segn nuestros criterios, abandonamos las viscosas costas de Inglaterra.

  • Francia anegada en lluvias y tristona, Suiza como un pastel de Navidad, Italia exuberante, olorosa y vocinglera, quedaron atrs, reducidas a un confuso recuerdo. Con un estremecimiento, el barquito se separ del tacn italiano hacia el mar crepuscular, y, mientras dormamos en nuestros sofocantes camarotes, en algn punto de aquella extensin de agua plateada po...