of 24 /24
FinEs 2: Lengua y Literatura III Prof.: Héctor Bordón HOMERO, ODISEA Selección de fragmentos Traducción de Luis: Segalà y Estalella CANTO I Invocación de la Musa 1 Háblame, Musa, de aquel varón de multiforme ingenio que, después de destruir la sacra ciudad de Troya, anduvo peregrinando larguísimo tiempo, vio las poblaciones y conoció las costumbres de muchos hombres y padeció en su ánimo gran número de trabajos en su navegación por el ponto, en cuanto procuraba salvar su vida y la vuelta de sus compañeros a la patria. Mas ni aun así pudo librarlos, como deseaba, y todos perecieron por sus propias locuras. ¡Insensatos! Comiéronse las vacas de Helios, hijo de Hiperión; el cual no permitió que les llegara el día del regreso. ¡Oh diosa, hija de Zeus!, cuéntanos aunque no sea más que una parte de tales cosas. 11 Ya en aquel tiempo los que habían podido escapar de una muerte horrorosa estaban en sus hogares, salvos de los peligros de la guerra y del mar; y solamente Odiseo, que tan gran necesidad sentía de restituirse a su patria y ver a su consorte, hallábase detenido en hueca gruta por Calipso, la ninfa veneranda, la divina entre las deidades, que anhelaba tomarlo por esposo. CANTO X La isla de Eolo Arribamos a la isla Eolia, isla flotante donde habita Eolo Hipótada, amado de los dioses inmortales. Un muro indestructible de bronce la rodea, y se yergue como roca pelada. «Tiene Eolo doce hijos nacidos en su palacio, seis hijas y seis hijos mozos, y ha entregado sus hijas a sus hijos como esposas. Siempre están ellos de banquete en casa de su padre y su venerable madre, y tienen a su alcance alimentos sin cuento. Durante el día resuena la casa, que huele a carne asada, con el sonido de la flauta, y por la noche duermen entre colchas y sobre lechos taladrados junto a sus respetables esposas. Conque llegamos a la ciudad y mansiones de éstos. Durante un mes me agasajó y me preguntaba detalladamente por Ilión, por las naves de los argivos y por el regreso de los aqueos, y yo le relaté todo como me correspondía. Y cuando por fin le hablé de volver y le pedí que me despidiera, no se negó y me proporcionó escolta. Me entregó un pellejo de buey de nueve años que él había desollado, y en él ató las sendas de mugidores vientos, pues el Cronida le había hecho despensero de vientos, para que amainara o impulsara al que quisiera. Sujetó el odre a la curvada nave con un brillante hilo de plata para que no escaparan ni un poco siquiera, y me envió a Céfiro para que soplara y condujera a las naves y a nosotros con ellas. Pero no iba a [email protected] 1

Odisea Fragmetos

  • Author
    davydas

  • View
    45

  • Download
    3

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Fragmentos destacados de la Obra Clasica

Text of Odisea Fragmetos

FinEs 2: Lengua y Literatura IIIProf.: Hctor BordnHOMERO, ODISEA Seleccin de fragmentosTraduccin de Luis: Segal y Estalella

CANTO I

Invocacin de la Musa1 Hblame, Musa, de aquel varn de multiforme ingenio que, despus de destruir la sacra ciudad de Troya, anduvo peregrinando largusimo tiempo, vio las poblaciones y conoci las costumbres de muchos hombres y padeci en su nimo gran nmero de trabajos en su navegacin por el ponto, en cuanto procuraba salvar su vida y la vuelta de sus compaeros a la patria. Mas ni aun as pudo librarlos, como deseaba, y todos perecieron por sus propias locuras. Insensatos! Comironse las vacas de Helios, hijo de Hiperin; el cual no permiti que les llegara el da del regreso. Oh diosa, hija de Zeus!, cuntanos aunque no sea ms que una parte de tales cosas.

11 Ya en aquel tiempo los que haban podido escapar de una muerte horrorosa estaban en sus hogares, salvos de los peligros de la guerra y del mar; y solamente Odiseo, que tan gran necesidad senta de restituirse a su patria y ver a su consorte, hallbase detenido en hueca gruta por Calipso, la ninfa veneranda, la divina entre las deidades, que anhelaba tomarlo por esposo.

CANTO X

La isla de EoloArribamos a la isla Eolia, isla flotante donde habita Eolo Hiptada, amado de los dioses inmortales. Un muro indestructible de bronce la rodea, y se yergue como roca pelada.

Tiene Eolo doce hijos nacidos en su palacio, seis hijas y seis hijos mozos, y ha entregado sus hijas a sus hijos como esposas. Siempre estn ellos de banquete en casa de su padre y su venerable madre, y tienen a su alcance alimentos sin cuento. Durante el da resuena la casa, que huele a carne asada, con el sonido de la flauta, y por la noche duermen entre colchas y sobre lechos taladrados junto a sus respetables esposas. Conque llegamos a la ciudad y mansiones de stos. Durante un mes me agasaj y me preguntaba detalladamente por Ilin, por las naves de los argivos y por el regreso de los aqueos, y yo le relat todo como me corresponda. Y cuando por fin le habl de volver y le ped que me despidiera, no se neg y me proporcion escolta. Me entreg un pellejo de buey de nueve aos que l haba desollado, y en l at las sendas de mugidores vientos, pues el Cronida le haba hecho despensero de vientos, para que amainara o impulsara al que quisiera. Sujet el odre a la curvada nave con un brillante hilo de plata para que no escaparan ni un poco siquiera, y me envi a Cfiro para que soplara y condujera a las naves y a nosotros con ellas. Pero no iba a cumplirlo, pues nos vimos perdidos por nuestra estupidez.

Navegamos tanto de da como de noche durante nueve das, y al dcimo se nos mostr por fin la tierra patria y pudimos ver muy cerca gente calentndose al fuego. Pero en ese momento me sobrevino un dulce sueo; cansado como estaba, pues continuamente gobernaba yo el timn de la nave que no se lo encomend nunca a ningn compaero, a fin de llegar ms rpidamente a la tierra patria.

CANTO X

El palacio de Circe la hechiceraEncontraron en un valle la morada de Circe, edificada con piedras talladas, en lugar abierto. La rodeaban lobos montaraces y leones, a los que haba hechizado dndoles brebajes malficos, pero no atacaron a mis hombres, sino que se levantaron y jugueteaban alrededor moviendo sus largas colas. Como cuando un rey sale del banquete y le rodean sus perros moviendo la cola -pues siempre lleva algo que calme sus impulsos-, as los lobos de poderosas uas y los leones rodearon a mis compaeros, moviendo la cola. Pero stos se echaron a temblar cuando vieron las terribles bestias. Detuvironse en el prtico de la diosa de lindas trenzas y oyeron a Circe que cantaba dentro con hermosa voz, mientras se aplicaba a su enorme e inmortal telar -y qu suaves, agradables y brillantes son las labores de las diosas! Entonces comenz a hablar Polites, caudillo de hombres, mi ms preciado y valioso compaero:

"Amigos, alguien -no s si diosa o mujer- est dentro cantando algo hermoso mientras se aplica a su gran telar -que todo el piso se estremece con el sonido-. Conque hablmosle enseguida."

As dijo, y ellos comenzaron a llamar a voces. Sali la diosa enseguida, abri las brillantes puertas y los invit a entrar. Y todos la siguieron en su ignorancia, pero Eurloco se qued all barruntando que se trataba de una trampa. Los introdujo, los hizo sentar en sillas y sillones, y en su presencia mezcl queso, harina y rubia miel con vino de Pramnio. Y ech en esta pcima brebajes malficos para que se olvidaran por completo de su tierra patria.

Despus que se lo hubo ofrecido y lo bebieron, golpelos con su varita y los encerr en las pocilgas. Quedaron stos con cabeza, voz, pelambre y figura de cerdos, pero su mente permaneci invariable, la misma de antes. As quedaron encerrados mientras lloraban; y Circe les ech de comer bellotas, fabucos y el fruto del cornejo, todo lo que comen los cerdos que se acuestan en el suelo.

CANTO XI -DESCENSO A LOS INFIERNOS

Las nimas de los muertosAs dije, y l, respondindome, habl enseguida:"Hijo de Laertes, de linaje divino, Odiseo rico en ardides, no me ha sometido Poseidn en las naves levantando inmenso soplo de crueles vientos ni me hirieron en tierra hombres enemigos, sino que Egisto me urdi la muerte y el destino, y me asesin en compaa de mi funesta esposa, invitndome a entrar en casa, recibindome al banquete, como el que mata a un novillo junto al pesebre. As perec con la muerte ms miserable, y en torno mo eran asesinados cruelmente otros compaeros, como los jabales albidenses que son sacrificados en las nupcias de un poderoso o en un banquete a escote o en un abundante festn. T has intervenido en la matanza de machos hombres muertos en combate individual o en la poderosa batalla, pero te habras compadecido mucho ms si hubieras visto cmo estbamos tirados en torno a la crtera y las mesas repletas en nuestro palacio, y todo el pavimento humeaba con la sangre. Tambin puede or la voz desgraciada de la hija de Pramo, de Casandra, a la que estaba matando la tramposa Clitemnestra a mi lado. Yo elevaba mis manos y las bata sobre el suelo, muriendo con la espada clavada, y ella, la de cara de perra, se apart de m y no esper siquiera, aunque ya bajaba a Hades, a cerrarme los ojos ni juntar mis labios con sus manos. Que no hay nada ms terrible ni que se parezca ms a un perro que una mujer que haya puesto tal crimen en su mente, como ella concibi el asesinato para su inocente marido. Y yo que crea que iba a ser bien recibido por mis hijos y esclavos al llegar a casa! Pero ella, al concebir tamaa maldad, se ba en la infamia y la ha derramado sobre todas las hembras venideras, incluso sobre las que sean de buen obrar."

Criminales condenados a castigos eternosTambin vi a Tntalo, que soportaba pesados dolores, en pie dentro del lago; ste llegaba a su mentn, pero se le vea siempre sediento y no poda tomar agua para beber, pues cuantas veces se inclinaba el anciano para hacerlo, otras tantas desapareca el agua absorbida y a sus pies apareca negra la tierra, pues una divinidad la secaba. Tambin haba altos rboles que dejaban caer su fruto desde lo alto -perales, manzanos de hermoso fruto, dulces higueras y verdeantes olivos-, pero cuando el anciano intentaba asirlas con sus manos, el viento las impulsaba hacia las oscuras nubes.

Y vi a Ssifo, que soportaba pesados dolores, llevando una enorme piedra entre sus brazos. Haca fuerza apoyndose con manos y pies y empujaba la piedra hacia arriba, hacia la cumbre, pero cuando iba a trasponer la cresta, una poderosa fuerza le haca volver una y otra vez y rodaba hacia la llanura la desvergonzada piedra. Sin embargo, l la empujaba de nuevo con los msculos en tensin y el sudor se deslizaba por sus miembros y el polvo caa de su cabeza.

CANTO XII

Las sirenas"Primero llegars a las Sirenas, las que hechizan a todos los hombres que se acercan a ellas. Quien acerca su nave sin saberlo y escucha la voz de las Sirenas ya nunca se ver rodeado de su esposa y tiernos hijos, llenos de alegra porque ha vuelto a casa; antes bien, lo hechizan stas con su sonoro canto sentadas en un prado donde las rodea un gran montn de huesos humanos putrefactos, cubiertos de piel seca. Haz pasar de largo a la nave y, derritiendo cera agradable como la miel, unta los odos de tus compaeros para que ninguno de ellos las escuche. En cambio, t, si quieres orlas, haz que te amarren de pies y manos, firme junto al mstil -que sujeten a ste las amarras-, para que escuches complacido, la voz de las dos Sirenas; y si suplicas a tus compaeros o los ordenas que te desaten, que ellos te sujeten todava con ms cuerdas.

Escila y Caribdis"En cuanto a los dos escollos, uno llega al vasto cielo con su aguda cresta y le rodea oscura nube. sta nunca le abandona, y jams, ni en invierno ni en verano, rodea su cresta un cielo despejado. No podra escalarlo mortal alguno, ni ponerse sobre l, aunque tuviera veinte manos y veinte pies, pues es piedra lisa, igual que la pulimentada. En medio del escollo hay una oscura gruta vuelta hacia Poniente, que llega hasta el Erebo, por donde vosotros podis hacer pasar la cncava nave, ilustre Odiseo. Ni un hombre vigoroso, disparando su flecha desde la cncava nave, podra alcanzar la hueca gruta. All habita Escila, que alla que da miedo: su voz es en verdad tan aguda como la de un cachorro recin nacido, y es un monstruo maligno. Nadie se alegrara de verla, ni un dios que le diera cara. Doce son sus pies, todos deformes, y seis sus largos cuellos; en cada uno hay una espantosa cabeza y en ella tres filas de dientes apiados y espesos, llenos de negra muerte. De la mitad para abajo est escondida en la hueca gruta, pero tiene sus cabezas sobresaliendo fuera del terrible abismo, y all pesca -explorndolo todo alrededor del escollo-, por si consigue apresar delfines o perros marinos, o incluso algn monstruo mayor de los que cra a miles la gemidora Anfitrite. Nunca se precian los marineros de haberlo pasado de largo inclumes con la nave, pues arrebata con cada cabeza a un hombre de la nave de oscura proa y se lo lleva.

"Tambin vers, Odiseo, otro escollo ms llano -cerca uno de otro-. Haras bien en pasar por l como una flecha. En ste hay un gran cabrahigo cubierto de follaje y debajo de l la divina Caribdis sorbe ruidosamente la negra agua. Tres veces durante el da la suelta y otras tres vuelve a soberla que da miedo. Ojal no te encuentres all cuando la est sorbiendo, pues no te librara de la muerte ni el que sacude la tierra! Conque acrcate, ms bien, con rapidez al escollo de Escila y haz pasar de largo la nave, porque mejor es echar en falta a seis compaeros que no a todos juntos."[email protected]

El mundo de la Odisea: Ruta del retorno de Odiseo a taca.

Personajes de laOdisea

PENLOPE:

Fiel esposa de Ulises. Espera a su esposo durante 20 aos. Dice a sus pretendientes que se casar con uno de ellos despus de tejer una mortaja destinada a su suegro. Teje durante el da y lo deshace durante la noche para evitar a los pretendientes.

TELMACO:

Hijo de Ulises y Penlope. Al principio se muestra tmido, carente de energa y de la resolucin de su padre, pero, al final, termina sorprendiendo a su madre al tomar las riendas de la casa y luchar contra los pretendientes.

REY NESTOR:Rey que vive en Pilos y al que acude Telmaco en busca de informacin sobre su padre.

REY MENELAO:

Vive en Esparto y es quien informa a Telmaco que su padre est vivo y prisionero en la isla de Calipso. Menelao es el hermano del rey Agamenn, asesinado por su esposa infiel y su amante, vengndose de ellos su hijo Orestes.

ANTICLEA Y LAERTES:Padres de Ulises. Anticlea, su madre, termina suicidndose al no soportar la larga ausencia de su hijo.

ATENEA:Diosa , hija de Zeus, que proteger en numerosas ocasiones a Ulises.

LOS LOTFAGOS:

Pueblo maravilloso que visita Ulises, donde todo el que se alimenta de loto olvida su hogar y desea quedarse a vivir all para siempre.

POLIFEMO:

Gigante cclope, de un solo ojo, hijo del dios Poseidn, que vive en una isla a que llega Ulises y al que tienen que dejar ciego para poder escapar de su cueva, provocando la ira de su padre.

POSEIDN:Dios del mar, dispuesto a no dejar regresar jams a Ulises a su tierra por dejar ciego a su hijo.

EOLO:Dios del viento que vive en la isla flotante de Eolia y que ayudo a Ulises encerrado en un odre los vientos desfavorables que le impedan llegar a taca.

LOS LESTRGONES:Gigantes que se alimentaban de carne humana y que destruyeron once de las doce embarcaciones de Ulises.

CIRCE:

Diosa con poderes mgicos que viva en la isla fabulosa de Eea. Convierte en animales a todos los que entran en su isla. A los hombres de Ulises los convierte en cerdos y es con la ayuda de Hermes como consigue liberar a sus hombres y librarse l de ella.

TIRESIAS:Viejo adivino ciego al que Ulises consulta en el Hades para poder regresar a taca.

AQUILES Y AGAMENON:Amigos de Ulises muertos en la guerra y con los cuales habla cuando baja al Hades.

LAS SIRENAS:Seres monstruosos que enloquecan a los hombres con sus cantos arrastrndolos haca las rocas en el mar para que murieran. Ulises consigui evitarlas dicindole a sus hombres que se taparan los odos con cera. l no se los tap, pero orden a sus hombres que le ataran al mstil del barco y que no o soltaran bajo ningn concepto.

ESCISLA Y CARIBDIS:

Son dos monstruos situados a uno y otro lada de un estrecho canal de agua. Escila tena seis cabezas con tres hileras de dientes en cada una y viva en una gruta enfrente del remolino Caribdis. Caribdis era otro monstruo en forma de remolino que se sumerga en el agua del mar y volva a emerger tres veces al da.

HELIOS:

Dios del Sol y dueo de unas vacas muy especiales que Ulises y sus hombres no deben comer. Estos ltimos lo hacen y terminan todos muertos.

CALIPSO:

Ninfa habitante de la isla de Ogigia que retuvo a Ulises durante siete aos, despus de darle refugio. Lo dej marchar tras la orden del dios Hermes enviado por Zeus.

NAUSCAA:

Hija del rey de los Feacios, Alcnoo. Guiada por Atenea, va a la playa, donde encuentra a Ulises tras haber naufragado y lo recibe como a un personajedistinguido. Lo gua a la ciudad donde lo recibir su padre.

EUMEO:

Fiel porquero de Ulises que acoge a Ulises, tras su regreso a taca como un mendigo. Despus, junto con su hijo Telmaco, le ayudarn a matar a los pretendientes de Penlope que estn saqueando el reino.

ARGOS:

Perro fiel de Ulises, el nico que le reconoce a su regreso a taca. Mueve la cola al verlo e inmediatamente despus muere.

EURICLEA:

Vieja nodriza de Ulises, que, cuando Penlope lo tiene como invitado a su regreso a taca como mendigo, le reconoce al verle una vieja cicatriz en su pierna.

MELANTEA:

Esclava de la casa de Ulises, que, enamorada de uno de los pretendientes de Penlope, descubre a los pretendientes el secreto de su ama que esta est deshaciendo el tapiz que cose durante el da en la noche.

ANTNOO Y EURMACO:

Son los principales pretendientes de Penlope. Antnoo era el ms arrogante y el primero al que mat Ulises.

EL POPOL VUH Libro sagrado de los MayasSi haces lo que siempre has hecho nunca llegars ms all de donde siempre has llegadoPrimera ParteCaptulo IEsta es la relacin de cmo todo estaba en suspenso, todo en calma, en silencio; todo inmvil, callado, y vaca la extensin del cielo.Esta es la primera relacin, el primer discurso. No haba todava un hombre, ni un animal, pjaros, peces, cangrejos, rboles, piedras, cuevas, barrancas, hierbas ni bosques: slo el cielo exista.No se manifestaba la faz de la tierra. Slo estaban el mar en calma y el cielo en toda su extensin.No haba nada que estuviera en pie; slo el agua en reposo, el mar apacible, solo y tranquilo. No haba nada dotado de existencia.Solamente haba inmovilidad y silencio en la obscuridad, en la noche.Slo el Creador, el Formador, Tepeu, Gucumatz, los Progenitores, estaban en el agua rodeados de claridad. Estaban ocultos bajo plumas verdes y azules, por eso se les llama Gucumatz. De grandes sabios, de grandes pensadores es su naturaleza. De esta manera exista el cielo y tambin el Corazn del Cielo, que ste es el nombre de Dios. As contaban.Lleg aqu entonces la palabra, vinieron juntos Tepeu y Gucumatz, en la obscuridad, en la noche, y hablaron entre s Tepeu y Gucumatz.Hablaron, pues, consultando entre s y meditando; se pusieron de acuerdo, juntaron sus palabras y su pensamiento.Entonces se manifest con claridad, mientras meditaban, que cuando amaneciera deba aparecer el hombre.Entonces dispusieron la creacin y crecimiento de los rboles y los bejucos y el nacimiento de la vida y la creacin del hombre. Se dispuso as en las tinieblas y en la noche por el Corazn del Cielo, que se llama Huracn.El primero se llama Caculh-Huracn. El segundo es Chipi-Caculh. El tercero es Rax-Caculh. Y estos tres son el Corazn del Cielo.Entonces vinieron juntos Tepeu y Gucumatz; entonces conferenciaron sobre la vida y la claridad, cmo se har para que aclare y amanezca, quin ser el que produzca el alimento y el sustento.-- Hgase as! Que se llene el vaco! Que esta agua se retire y desocupe [el espacio], que surja la tierra y que se afirme! As dijeron.Que aclare, que amanezca en el cielo y en la tierra! No habr gloria ni grandeza en nuestra creacin y formacin hasta que exista la criatura humana, el hombre formado. As dijeron.Luego la tierra fue creada por ellos. As fue en verdad como se hizo la creacin de la tierra: -- Tierra! -- dijeron, y al instante fue hecha.Como la neblina, como la nube y como una polvareda fue la creacin, cuando surgieron del agua las montanas; y al instante crecieron las montaas.Solamente por un prodigio, slo por arte mgica se realiz la formacin de las montaas y los valles; y al instante brotaron juntos los cipresales y pinares en la superficie.Y as se llen de alegra Gucumatz, diciendo : -- Buena ha sido tu venida, Corazn del Cielo; t, Huracn, y t, Chipi-Caculh, Rax- Caculh!-- Nuestra obra, nuestra creacin ser terminada -- contestaron.Primero se formaron la tierra, las montaas y los valles; se dividieron las corrientes de agua, los arroyos se fueron corriendo libremente entre los cerros, y las aguas quedaron separadas cuando aparecieron las altas montaas.As fue la creacin de la tierra, cuando fue formada por el Corazn del Cielo, el Corazn de la Tierra, que as son llamados los que primero la fecundaron, cuando el cielo estaba en suspenso y la tierra se hallaba sumergida dentro del agua.De esta manera se perfeccion la obra, cuando la ejecutaron despus de pensar y meditar sobre su feliz terminacin.Captulo IILuego hicieron a los animales pequeos del monte, los guardianes de todos los bosques, los genios de la montaa, los venados, los pjaros, leones, tigres, serpientes, culebras, cantiles [vboras], guardianes de los bejucos.Y dijeron los Progenitores: -- Slo silencio e inmovilidad habr bajo los rboles y los bejucos? Conviene que en lo sucesivo haya quien los guarde.As dijeron cuando meditaron y hablaron en seguida. Al punto fueron creados los venados y las aves. En seguida les repartieron sus moradas a los venados y a las aves.-- T, venado, dormirs en la vega de los ros y en los barrancos. Aqu estars entre la maleza, entre las hierbas; en el bosque os multiplicaris, en cuatro pies andaris y os sostendris-- . Y as como se dijo, se hizo.Luego designaron tambin su morada a los pjaros pequeos y a las aves mayores:-- Vosotros, pjaros, habitaris sobre los rboles y los bejucos, all haris vuestros nidos, all os multiplicaris, all os sacudiris en las ramas de los rboles y de los bejucos --. As les fue dicho a los venados y a los pjaros para que hicieran lo que deban hacer, y todos tomaron sus habitaciones y sus nidos.De esta manera los Progenitores les dieron sus habitaciones a los animales de la tierra. Y estando terminada la creacin de todos los cuadrpedos y las aves, les fue dicho a los cuadrpedos y pjaros por el Creador y el Formador y los Progenitores:-- Hablad, gritad, gorjead, llamad, hablad cada uno segn vuestra especie, segn la variedad de cada uno -- . As les fue dicho a los venados, los pjaros, leones, tigres y serpientes.-- Decid, pues, vuestros nombres, alabadnos a nosotros, vuestra madre, vuestro padre. Invocad, pues, a Huracn, Chipi-Calculh, Raxa- Calculh, el Corazn del Cielo, el Corazn de la Tierra, el Creador, el Formador, los Progenitores; hablad, invocadnos, adoradnos! -- les dijeron.Pero no se pudo conseguir que hablaran como los hombres; slo chillaban, cacareaban y gramaban; no se manifest la forma de su lenguaje, y cada uno gritaba de manera diferente.Cuando el Creador y el Formador vieron que no era posible que hablaran, se dijeron entre s : -- No ha sido posible que ellos digan nuestro nombre, el de nosotros, sus creadores y formadores. Esto no est bien --, dijeron entre s los Progenitores.Entonces se les dijo : -- Seris cambiados porque no se ha conseguido que hablis. Hemos cambiado de parecer : vuestro alimento, vuestra pastura, vuestra habitacin y vuestros nidos los tendris, sern los barrancos y los bosques, porque no se ha podido lograr que nos adoris ni nos invoquis. Todava hay quienes nos adoren, haremos otros [seres] que sean obedientes. Vosotros aceptad vuestro destino: vuestras carnes sern trituradas. As ser. Esta ser vuestra suerte--. As dijeron cuando hicieron saber su voluntad a los animales pequeos y grandes que hay sobre la faz de la tierra.Luego quisieron probar suerte nuevamente; quisieron hacer otra tentativa y quisieron probar de nuevo a que los adoraran.Pero no pudieron entender su lenguaje entre ellos mismos, nada pudieron conseguir y nada pudieron hacer. Por esta razn fueron inmoladas sus carnes y fueron condenados a ser comidos y matados los animales que existen sobre la faz de la tierra.As, pues, hubo que hacer una nueva tentativa de crear y formar al hombre por el Creador, el Formador y los Progenitores.-- A probar otra vez! Ya se acercan el amanecer y la aurora; hagamos al que nos sustentar y alimentar! Cmo haremos para ser invocados, para ser recordados sobre la tierra? Ya hemos probado con nuestras primeras obras, nuestras primeras criaturas; pero no se pudo lograr que fusemos alabados y venerados por ellos. Probemos ahora a hacer unos seres obedientes, respetuosos, que nos sustenten y alimenten -- . As dijeron.Entonces fue la creacin y la formacin. De tierra, de lodo hicieron la carne [del hombre]. Pero vieron que no estaba bien, porque se deshaca, estaba blando, no tena movimiento, no tena fuerza, se caa, estaba aguado, no mova la cabeza, la cara se le iba para un lado, tena velada la vista, no poda ver hacia atrs. Al principio hablaba, pero no tena entendimiento. Rpidamente se humedeci dentro del agua y no se pudo sostener.Y dijeron el Creador y el Formador: -- Bien se ve que no poda andar ni multiplicarse. Que se haga una consulta acerca de esto, dijeron.Entonces desbarataron y deshicieron su obra y su creacin. Y en seguida dijeron: -- Cmo haremos para perfeccionar, para que salgan bien nuestros adoradores, nuestros invocadores?-- As dijeron cuando de nuevo consultaron entre s.-- Digmosles a Ixpiyacoc, Ixmucan, Hunahp-Vuch, Hunahp-Uti :Probad suerte otra vez! Probad a hacer la creacin! -- As dijeron entre s el Creador y el Formador cuando hablaron a Ixpiyacoc e Ixmucan.En seguida les hablaron a aquellos adivinos, la abuela del da, la abuela del alba, que as eran llamados por el Creador y el Formador, y cuyos nombres eran Ixpiyacoc e Ixmucan.Y dijeron Huracn, Tepeu y Gucumatz cuando le hablaron al agorero, al formador, que son los adivinos: -- Hay que reunirse y encontrar los medios para que el hombre que vamos a crear nos sostenga y alimente, nos invoque y se acuerde de nosotros.-- Entrad, pues, en consulta, abuela, abuelo, nuestra abuela, nuestro abuelo, Ixpiyacoc, Ixmucan, haced que aclare, que amanezca, que seamos invocados, que seamos adorados, que seamos recordados por el hombre creado, por el hombre formado, por el hombre mortal, haced que as se haga.-- Dad a conocer vuestra naturaleza, Hunaph-Vuch, Hunahp-Uti, dos veces madre, dos veces padre, Nim-Ac, Nim-Tzis, el Seor de la esmeralda, el joyero, el escultor, el tallador, el Seor de los hermosos platos, el Seor de la verde jcara, el maestro de la resina, el maestro Toltecat, la abuela del sol, la abuela del alba, que as seris llamados por nuestras obras y nuestras criaturas.-- Echad la suerte con vuestros granos de maz y de tzit. Hgase as y se sabr y resultar si labraremos o tallaremos su boca y sus ojos en madera--. As les fue dicho a los adivinos.A continuacin vino la adivinacin, la echada de la suerte con el maz y el tzit. Suerte! Criatura!, les dijeron entonces una vieja y un viejo. Y este viejo era el de las suertes del tzit, el llamado Ixpiyacoc. Y la vieja era la adivina, la formadora, que se llamaba Chiracn Ixmucan.Y comenzando la adivinacin, dijeron as: -- Juntaos, acoplaos! Hablad, que os oigamos, decid, declarad si conviene que se junte la madera y que sea labrada por el Creador y el Formador, y si ste [el hombre de madera] es el que nos ha de sustentar y alimentar cuando aclare, cuando amanezca!T, maz; t, tzit; t, suerte; t, criatura; unos, ayuntaos! les dijeron al maz, al tzit, a la suerte, a la criatura. Ven a sacrificar aqu, Corazn del Cielo; no castiguis a Tepeu y Gucumatz!Entonces hablaron y dijeron la verdad : -- Buenos saldrn vuestros muecos hechos de madera; hablarn y conversarn vuestros muecos hechos de madera, hablarn y conversarn sobre la faz de la tierra.-- As sea! -- contestaron, cuando hablaron.Y al instante fueron hechos los muecos labrados en madera. Se parecan al hombre, hablaban como el hombre y poblaron la superficie de la tierra.Existieron y se multiplicaron; tuvieron hijas, tuvieron hijos los muecos de palo; pero no tenan alma, ni entendimiento, no se acordaban de su Creador, de su Formador; caminaban sin rumbo y andaban a gatas. Ya no se acordaban del Corazn del Cielo y por eso cayeron en desgracia. Fue solamente un ensayo, un intento de hacer hombres.Hablaban al principio, pero su cara estaba enjuta; sus pies y sus manos no tenan consistencia; no tenan sangre, ni substancia, ni humedad, ni gordura; sus mejillas estaban secas, secos sus pies y sus manos, y amarillas sus carnes. Por esta razn ya no pensaban en el Creador ni en el Formador, en los que les daban el ser y cuidaban de ellos.Estos fueron los primeros hombres que en gran nmero existieron sobre la faz de la tierra.Captulo IIIEn seguida fueron aniquilados, destruidos y deshechos los muecos de palo, recibieron la muerte.Una inundacin fue producida por el Corazn del Cielo; un gran diluvio se form, que cay sobre las cabezas de los muecos de palo.De tzit se hizo la carne del hombre, pero cuando la mujer fue labrada por el Creador y el Formador, se hizo de espadaa la carne de la mujer.Estos materiales quisieron el Creador y el Formador que entraran en su composicin.Pero no pensaban, no hablaban con su Creador, su Formador, que los haban hecho, que los haban creado. Y por esta razn fueron muertos, fueron anegados. Una resina abundante vino del cielo. El llamado Xecotcovach lleg y les vaci los ojos; Camalotz vino a cortarles la cabeza; y vino Cotzbalam y les devor las carnes. El Tucumbalam lleg tambin y les quebr y magull los huesos y los nervios, les moli y desmoron los huesos.Y esto fue para castigarlos porque no haban pensado en su madre, ni en su padre, el Corazn del Cielo, llamado Huracn. Y por este motivo se obscureci la faz de la tierra y comenz una lluvia negra, una lluvia de da, una lluvia de noche.Llegaron entonces los animales pequeos, los animales grandes, y los palos y las piedras les golpearon las caras. Y se pusieron todos a hablar; sus tinajas, sus comales, sus platos, sus ollas, sus perros, sus piedras de moler, todos se levantaron y les golpearon las caras.-- Mucho mal nos hacais; nos comais, y nosotros ahora os morderemos -- les dijeron sus perros y sus aves de corral.Y las piedras de moler: -- ramos atormentadas por vosotros; cada da, cada da, de noche, al amanecer, todo el tiempo hacan holi, holi, huqui, huqui nuestras caras, a causa de vosotros. Este era el tributo que os pagbamos. Pero ahora que habis dejado de ser hombres probaris nuestras fuerzas. Moleremos y reduciremos a polvo vuestras carnes, les dijeron sus piedras de moler.Y he aqu que sus perros hablaron y les dijeron : -- Por qu no nos dabais nuestra comida? Apenas estbamos mirando y ya nos arrojabais de vuestro lado y nos echabais fuera. Siempre tenais listo un palo para pegarnos mientras comais.As era como nos tratabais. Nosotros no podamos hablar. Quizs no os diramos muerte ahora; pero por qu no reflexionabais, por qu no pensabais en vosotros mismos? Ahora nosotros os destruiremos, ahora probaris vosotros los dientes que hay en nuestra boca: os devoraremos, dijeron los perros, y luego les destrozaron las caras.Y a su vez sus comales, sus ollas les hablaron as : -- Dolor y sufrimiento nos causabais. Nuestra boca y nuestras caras estaban tiznadas, siempre estbamos puestos sobre el fuego y nos quemabais como si no sintiramos dolor. Ahora probaris vosotros, os quemaremos -- dijeron sus ollas, y todos les destrozaron las caras. Las piedras del hogar que estaban amontonadas, se arrojaron directamente desde el fuego contra sus cabezas causndoles dolor.Desesperados corran de un lado para otro; queran subirse sobre las casas y las casas se caan y los arrojaban al suelo; queran subirse sobre los rboles y los rboles los lanzaban a lo lejos; queran entrar a las cavernas y las cavernas se cerraban ante ellos.As fue la ruina de los hombres que haban sido creados y formados, de los hombres hechos para ser destruidos y aniquilados: a todos les fueron destrozadas las bocas y las caras.Y dicen que la descendencia de aquellos son los monos que existen ahora en los bosques; stos son la muestra de aquellos, porque slo de palo fue hecha su carne por el Creador y el Formador.Y por esta razn el mono se parece al hombre, es la muestra de una generacin de hombres creados, de hombres formados que eran solamente muecos y hechos solamente de madera.Segunda ParteCaptulo X(...)Dijo entonces Ixbalamqu a Hunahp: -Comenzar ya a amanecer? mira t.-Tal vez s, voy a ver, contest ste.Y como tena muchas ganas de ver afuera de la boca de la cerbatana y quera ver si haba amanecido, al instante le cort la cabeza Camalotz y el cuerpo de Hunahp qued decapitado.Nuevamente pregunt lxbalanqu: -No ha amanecido todava? Pero Hunahp no se mova. -A dnde ha ido Hunahp? Qu es lo que has hecho? Pero no se mova, y permaneca callado.Entonces se sinti avergonzado lxbalanqu y exclam: -Desgraciados de nosotros! Estamos completamente vencidos.Fueron en seguida a colgar la cabeza sobre el juego de pelota por orden expresa de Hun-Cam y Vucub-Cam, y todos los de Xibalba se regocijaron por lo que le haba sucedido a la cabeza de Hunahp.Captulo XIEn seguida llam lxbalanqu a todos los animales, al pisote, al jabal, a todos los animales pequeos y grandes, durante la noche, y a la madrugada les pregunt cul era su comida.-Cul es la comida de cada uno de vosotros? pues yo os he llamado para que escojis vuestra comida, les dijo lxbalanqu.-Muy bien, contestaron. Y en seguida se fueron a tomar cada uno lo suyo, y se marcharon todos juntos. Unos fueron a tomar las cosas podridas; otros fueron a coger hierbas; otros fueron a recoger piedras.Otros fueron a recoger tierra. Variadas eran las comidas de los animales pequeos y de los animales grandes.Detrs de ellos se haba quedado la tortuga, la cual lleg contonendose a tomar su comida. Y llegando al extremo del cuerpo tom la forma de la cabeza de Hunahp, y al instante le fueron labrados los ojos.Muchos sabios vinieron entonces del cielo. El Corazn del Cielo, Huracn, vinieron a cernerse sobre la Casa de los Murcilagos.Y no fue fcil acabar de hacerle la cara, pero sali muy buena; la cabellera tambin tena una hermosa apariencia, y asimismo pudo hablar.Pero como ya quera amanecer y el horizonte se tea de rojo. --oscurece de nuevo, viejo!, le fue dicho al zopilote.-Est bien, contest el viejo, y al instante oscureci el viejo. "Ya oscureci el zopilote", dice ahora la gente.Y as, durante la frescura del amanecer, comenz su existencia.-Estar bien?, dijeron. Saldr parecido a Hunahp?-Est muy bien, contestaron. Y efectivamente, pareca de hueso la cabeza, se haba transformado en una cabeza verdadera.Luego hablaron entre s y se pusieron de acuerdo:-No juegues t a la pelota; haz nicamente como que juegas yo slo lo har todo, le dijo Ixbalanqu.En seguida le dio sus rdenes a un conejo:-Anda a colocarte sobre el juego de pelota, qudate all entre el encinal, le fue dicho al conejo cuando se le dieron estas instrucciones durante la noche.En seguida amaneci y los dos muchachos estaban buenos y sanos.Luego bajaron a jugar a la pelota. La cabeza de Hunahp estaba colgada sobre el juego de pelota.-Hemos triunfado! Habis labrado vuestra propia ruina; os habis entregado! les decan. De esta manera provocaban a Hunahp.-Pgale a la cabeza con la pelota, le decan. Pero no lo molestaban con esto, l no se daba por entendido.Luego arrojaron la pelota los Seores de Xibalba. lxbalanqu le sali al encuentro; la pelota iba derecho al anillo, pero se detuvo, rebotando, pas rpidamente por encima del juego de pelota y de un salto se dirigi hasta el encinal.El conejo sali al instante y se fue saltando; y los de Xibalba corran persiguindolo. Iban haciendo ruido y gritando tras el conejo. Acabaron por irse todos los de Xibalba.En seguida se apoder Ixbalanqu de la cabeza de Hunahp; se llev de nuevo la tortuga y fue a colocarla sobre el juego de pelota. Y aquella cabeza era verdaderamente la cabeza de Hunahp y los dos muchachos se pusieron muy contentos.Fueron, pues, los de Xibalba a buscar la pelota y habindola encontrado entre las encinas, los llamaron, diciendo: -Venid ac. Aqu est la pelota, nosotros la encontramos, dijeron, y la tenan colgando.Cuando regresaron los de Xibalba exclamaron. -Qu es lo que vemos? Luego comenzaron nuevamente a jugar. Tantos iguales hicieron por ambas partes.En seguida lxbalanqu le lanz una piedra a la tortuga; sta se vino al suelo y cay en el patio del juego de pelota hecha mil pedazos como pepitas, delante de los Seores. -Quin de vosotros ir a buscarla? Dnde est el que ir a traerla? dijeron los de Xibalba.Y as fueron vencidos los seores de Xibalba por Hunahp e Ixbalanqu. Grandes trabajos pasaron stos, pero no murieron, a pesar de todo lo que les hicieron.Tercera ParteCaptulo IHe aqu, pues, el principio de cuando se dispuso hacer al hombre, ycuando se busc lo que deba entrar en la carne del hombre.Y dijeron los Progenitores, los Creadores y Formadores, que se llaman Tepeu y Gucumatz: "Ha llegado el tiempo del amanecer, de que se termine la obra y que aparezcan los que nos han de sustentar, y nutrir, los hijos esclarecidos, los vasallos civilizados; que aparezca el hombre, la humanidad, sobre la superficie de la tierra." As dijeron.Se juntaron, llegaron y celebraron consejo en la oscuridad y en la noche; luego buscaron y discutieron, y aqu reflexionaron y pensaron.De esta manera salieron a luz claramente sus decisiones y encontraron y descubrieron lo que deba entrar en la carne del hombre.Poco faltaba para que el sol, la luna y las estrellas aparecieran sobre los Creadores y Formadores.De Paxil, de Cayal, as llamados, vinieron las mazorcas amarillas y las mazorcas blancas.Estos son los nombres de los animales que trajeron la comida: Yac [el gato de monte], Uti [el coyote], Quel [una cotorra vulgarmente llamada chocoyo] y Hoh [el cuervo]. Estos cuatro animales les dieron la noticia de las mazorcas amarillas y las mazorcas blancas, les dijeron que fueran a Paxil y les ensearon el camino de Paxil.Y as encontraron la comida y sta fue la que entr en la carne del hombre creado, del hombre formado; sta fue su sangre, de sta se hizo la sangre del hombre. As entr el maz [en la formacin del hombre] por obra de los Progenitores.Y de esta manera se llenaron de alegra, porque haban descubierto una hermosa tierra, llena de deleites, abundante en mazorcas amarillas y mazorcas blancas y abundante tambin en pataxte y cacao, y en innumerables zapotes, anonas, jocotes, nances, matasanos y miel. Abundancia de sabrosos alimentos haba en aquel pueblo llamado de Paxil y Cayal.Haba alimentos de todas clases, alimentos pequeos y grandes, plantas pequeas y plantas grandes. Los animales ensearon el camino. Y moliendo entonces las mazorcas amarillas y las mazorcas blancas, hizo Ixmucan nueve bebidas, y de este alimento provinieron la fuerza y la gordura y con l crearon los msculos y el vigor del hombre. Esto hicieron los Progenitores, Tepeu y Gucumatz, as llamados.A continuacin entraron en plticas acerca de la creacin y la formacin de nuestra primera madre y padre. De maz amarillo y de maz blanco se hizo su carne; de masa de maz se hicieron los brazos y las piernas del hombre. nicamente masa de maz entr en la carne de nuestros padres, los cuatro hombres que fueron creados.Captulo IIEstos son los nombres de los primeros hombres que fueron creados y formados: el primer hombre fue Balam-Quitz, el segundo Balam-Acab, el tercero Mahucutah y el cuarto Iqui-Balam.Estos son los nombres de nuestras primeras madres y padres.Se dice que ellos slo fueron hechos y formados, no tuvieron madre, no tuvieron padre. Solamente se les llamaba varones. No nacieron de mujer, ni fueron engendrados por el Creador y el Formador, por los progenitores. Slo por un prodigio, por obra de encantarniento fueron creados y formados por el Creador, el Formador, los Progenitores, Tepeu y Gucumatz. Y como tenan la apariencia de hombres, hombres fueron; hablaron, conversaron, vieron y oyeron, anduvieron, agarraban las cosas; eran hombres buenos y hermosos y su figura era figura de varn.Fueron dotados de inteligencia; vieron y al punto se extendi su vista, alcanzaron a ver, alcanzaron a conocer todo lo que hay en el mundo.Cuando miraban, al instante vean a su alrededor y contemplaban en torno a ellos la bveda del cielo y la faz redonda de la tierra. Las cosas ocultas [por la distancia] las vean todas, sin tener primero que moverse; en seguida vean el mundo y asimismo desde el lugar donde estaban lo vean.Grande era su sabidura; su vista llegaba hasta los bosques, las rocas, los lagos, los mares, las montaas y los valles. En verdad eran hombres admirables Balam-Quitz, Balam-Acab, Mahucutah e Iqui-Balam.Entonces les preguntaron el Creador y el Formador : -- Que pensis de vuestro estado? No miris. No os? No son buenos vuestro lenguaje y vuestra manera de andar? Mirad, pues! Contemplad el mundo, ved si aparecen las montaas y los valles! Probad, pues, a ver!, les dijeron.Y en seguida acabaron de ver cuanto haba en el mundo. Luego dieron las gracias al Creador y al Formador : -- En verdad os damos gracias dos y tres veces! Hemos sido creados, se nos ha dado una boca y una cara, hablamos, omos, pensamos y andamos; sentimos perfectamente y conocemos lo que est lejos y lo que est cerca. Vemos tambin lo grande y lo pequeo en el cielo y en la tierra. Os damos gracias, pues, por habernos creado, oh Creador y Formador!, por habernos dado el ser, oh abuela nuestra! Oh nuestro abuelo!, dijeron dando las gracias por su creacin y formacin.Acabaron de conocerlo todo y examinaron los cuatro rincones y los cuatro puntos de la bveda del cielo y de la faz de la tierra.Pero el Creador y el Formador no oyeron esto con gusto. -- No est bien lo que dicen nuestras criaturas, nuestras obras; todo lo saben, lo grande y lo pequeo --dijeron. Y as celebraron consejo nuevamente los Progenitores : -- Qu haremos ahora con ellos? Que su vista slo alcance a lo que est cerca, que slo vean un poco de la faz de la tierra! No est bien lo que dicen. Acaso no son por su naturaleza simples criaturas y hechuras [nuestras]? Han de ser ellos tambin dioses? Y si no procrean y se multiplican cuando amanezca, cuando salga el sol? Y si no se propagan? -- As dijeron.-- Refrenemos un poco sus deseos, pues no est bien lo que vemos. Por ventura se han de igualar ellos a nosotros, sus autores, que podemos abarcar grandes distancias, que lo sabemos y vemos todo? Esto dijeron el Corazn del Cielo, Huracn, Chipi-Caculh, Rax- Caculh, Tepeu, Gucumatz, los Progenitores, Ixpiyacoc, Ixmucan, el Creador y el Formador. As hablaron y en seguida cambiaron la naturaleza de sus obras, de sus criaturas.Entonces el Corazn del Cielo les ech un vaho sobre los ojos, los cuales se empaaron como cuando se sopla sobre la luna de un espejo. Sus ojos se velaron y slo pudieron ver lo que estaba cerca, slo esto era claro para ellos.As fue destruida su sabidura y todos los conocimientos de los cuatro hombres, origen y principio [de la raza quich].As fueron creados y formados nuestros abuelos, nuestros padres, por el Corazn del Cielo, el Corazn de la Tierra.

ANTOLOGIALeyendas y mitos IndgenasLeyendas Mapuche DOMO Y LITUCHE Hace infinidad de lluvias, en el mundo no haba ms que un espritu que habitaba en el cielo. Solo l poda hacer la vida. As decidi comenzar su obra cualquier da. Aburrido un da de tanta quietud decidi crear a una criatura vivaz e imaginativa, la cual llam "Hijo", porque mucho le quiso desde el comienzo. Luego muy contento lo lanz a la tierra. Tan entusiasmado estaba que el impulso fue tan fuerte que se golpe duramente al caer. Su madre desesperada quiso verlo y abri una ventana en el cielo. Esa ventana es Kuyn, la luna, y desde entonces vigila el sueo de los hombres. El gran espritu quiso tambin seguir los primeros pasos de su hijo. Para mirarlo abri un gran hueco redondo en el cielo. Esa ventana es Ant, el sol y su misin es desde entonces calentar a los hombres y alentar la vida cada da. As todo ser viviente lo reconoce y saluda con amor y respeto. Tambin es llamado padre sol. Pero en la tierra el hijo del gran espritu se senta terriblemente solo. Nada haba, nadie con quin conversar. Cada vez ms triste mir al cielo y dijo: Padre, porqu he de estar solo? En realidad necesita una compaera -dijo Ngnechn, el espritu progenitor. Pronto le enviaron desde lo alto una mujer de suave cuerpo y muy graciosa, la que cay sin hacerse dao cerca del primer hombre. Ella estaba desnuda y tuvo mucho fro. Para no morir helada ech a caminar y sucedi que a cada paso suyo creca la hierba, y cuando cant, de su boca insectos y mariposas salan a raudales y pronto lleg a Lituche el armnico sonido de la fauna. Cuando uno estuvo frente al otro, dijo ella: - Qu hermoso eres. Cmo he de llamarte? . Yo soy Lituche el hombre del comienzo. Yo soy Domo la mujer, estaremos juntos y haremos florecer la vida amndonos -dijo ella-. As debe ser, juntos llenaremos el vaco de la tierra -dijo Lituche. Mientras la primera mujer y el primer hombre construan su hogar, al cual llamaron ruka, el cielo se llen de nuevos espritus. Estos traviesos Cherruves eran torbellinos muy temidos por la tribu. Lituche pronto aprendi que los frutos del pewn eran su mejor alimento y con ellos hizo panes y esper tranquilo el invierno. Domo cort la lana de una oveja, luego con las dos manos, frotando y movindolas una contra otra hizo un hilo grueso. Despus en cuatro palos grandes enroll la hebra y comenz a cruzarlas. Desde entonces hacen as sus tejidos en colores naturales, teidos con races. Cuando los hijos de Domo y Lituche se multiplicaron, ocuparon el territorio de mar a cordillera. Luego hubo un gran cataclismo, las aguas del mar comenzaron a subir guiadas por la serpiente Kai-Kai. La cordillera se elev ms y ms porque en ella habitaba Tren-Tren la culebra de la tierra y as defenda a los hombres de la ira de Kai-Kai. Cuando las aguas se calmaron, comenzaron a bajar los sobrevivientes de los cerros. Desde entonces se les conoce como "Hombres de la tierra" o Mapuches. Siempre temerosos de nuevos desastres, los mapuches respetan la voluntad de Ngnechn y tratan de no disgustarlo. Trabajan la tierra y realizan hermosa artesana con cortezas de rboles y con races tien lana. Con fibras vegetales tejen canastos y con lana, mantas y vestidos. An hoy en el cielo Kuyn y Ant se turnan para mirarlos y acompaarlos. Por eso la esperanza de un tiempo mejor nunca muere en el espritu de los mapuches, los hombres de la tierra. Fuente: Del libro "Monitores Culturas Originarias". rea Culturas Originarias. Divisin de Cultura. Mineduc. HISTORIA DE LA MONTAA QUE TRUENA Cuentan que hace muchsimo tiempo viva en la cordillera un pueblo de guerreros, un pueblo al que los otros llamaban "El enemigo invencible". No tenan vecinos ni aliados, porque el primero que se animaba a entrar en su territorio sin autorizacin era esclavizado o aniquilado. Dicen que no hubo pas donde las piedras y las flores fueran ms rojas, porque all la sangre de las guerras haba penetrado hasta las capas ms profundas de la tierra. Entre los invencibles no haba lugar para los dbiles: los nios mamaban el valor, de los pechos ceidos de sus madres y all mentndose con carne cruda se convertan en hombres altos y fuertes como montes. Este pueblo tuvo un jefe valiente y formidable llamado Linko Nahuel, el tigre que salta. Era tan valeroso como feroz, y cuentan que si alguien hubiera podido navegar en los ros de sus venas hubiera visto hervir la sangre. Entre todas las montaas del pas de Linko Nahuel se distingua el pico nevado del cerro Amun-Kar, el monte sagrado que es el trono de Dios. Dominaba el paisaje con sus laderas que suban verdes y boscosas. A veces, la montaa se transformaba, lanzaba humo y fuego hacia el cielo, bombardeando a los Mapuches con rocas incandescentes que parecan las tokikuras de Dios. Y la gente le tena ms miedo que a la furia de Linko Nahuel. Un amanecer, mientras acampaban en el gran valle que se encontraba a los pies del Amun-Kar, los centinelas, bajaron corriendo las laderas para contar lo que haban visto. Miles y miles de enanos armados, avanzaban por la cuesta de la montaa sagrada. Linko Nahuel sinti como la clera le suba por el pecho, como sus brazos ansiaban descargar un golpe contra los invasores que ni permiso haban pedido; l los aplastara, una vez ms la sangre correra por las sendas y los arroyos. Pero Linko Nahuel tambin era astuto, y conoca el valor de los planes. Por eso llamo a sus segundos y les ordeno: Vayan a entrevistarse con el jefe de los enanos. Cbranse con cueros de guanacos y puma, pntense la cara del modo ms horroroso y adrnense con las plumas de choike mas largas y oscuras que tengan. Y sobre todo, ya saben, mirada severa y pocas palabras. As los intimidaremos. Ya van a ver cuando comiencen la retirada, ah caeremos sobre ellos. Los emisarios se fueron confiados, pero volvieron humillados y furiosos a rendir cuentas ante Linko Nahuel: - Los enanos son gente de montaas y planean quedarse a vivir en el Amun-Kar, no conocen tu nombre y no tienen miedo de la ira de Dios. Son tan chiquitos como un anchi mallen, pero hay que reconocer que son valientes y tantos, que cuando nos rodearon no veamos nada mas all. Entonces Linko se dispuso para la guerra y parti. Trepaban la cuesta, cuando sorpresivamente los enanos se lanzaron desde arriba sobre ellos, hirindolos con miles de flechas y lanzas diminutas. Defenderse era difcil. Linko alentaba a los suyos para alcanzar a los pigmeos, pero estos se protegan detrs de paredones y salientes, y desde all empujaban la nieve y piedras que caan en alud sobre el ejercito invencible. Los enanos eran muchos y rodearon a los mapuches. La tierra - 5 - y la nieve se tean de sangre, y Linko Nahuel, enfurecido, peda refuerzos con gritos desaforados. Los enanos se dieron vuelta y comenzaron a huir con extraordinaria agilidad montaa arriba dejando atrs a Linko Nahuel, que los persegua. Pero los guerreros de Linko eran gente de los valles y de las hondonadas y no podan competir con sus enemigos, que milagrosamente se perdieron de vista. La trampa estaba tendida: los enanos salieron de sus escondites y los atraparon uno por uno. El cacique de los enanos dictamin su sentencia: Todos los prisioneros mapuches deberan subir hasta la cumbre y desde all serian precipitados; l ltimo en caer seria Linko Nahuel, para que viera la muerte muchas veces antes de dar su ltimo salto. Penosamente suba el tigre derrotado pisando por primera vez las rocas de la cima. Cuando el enano dio la orden de detenerse ataron a los prisioneros de pies y manos y comenz el castigo. Empujaron al primer mapuche al precipicio. Erguido y rgido, Linko miraba la distancia, ese paisaje nuevo que no lo dejaba recordar, que aplacaba por primera vez su sangre huracanada. Entonces se escucho el primer estruendo, los estallidos interiores de la montaa de Dios. Las rocas volaron en mil pedazos. Un viscoso lago de fuego arrastr a los mapuches y enanos, que mezclaron sus gritos y quedaron confundidos en la misma ceniza. Y Dios dispuso que los dos jefes se sentaran frente a frente, para que contemplaran juntos el horror, provocado por la osada de llevar la guerra a su montaa. Para que el castigo fuera eterno los convirti en piedra; y desde ese entonces fueron cubiertos muchas veces por la lava ardiente o el hielo, condenados a escuchar el tronar intermitente de su furia. Por eso la gente del valle ya no llama al cerro Amun-Kar sino Tronador, y dicen los mapuches que los dos caciques esperan en vano el da en que Dios se duerma y puedan despertar ellos para vengar a sus pueblos. Fuente: Mauchaulil. Cultura flica en Chile. Leyendas de Chilo TENTEN-VILU Y CAICAI-VILU Hace muchsimos aos la Isla Grande de Chilo, y todo el enjambre de islas que le rodean, formaban un solo cuerpo con el Continente Americano. Sin embargo, un da apareci repentinamente la Diosa de las Aguas Coicoi-vilu (de Co: agua y vilu: culebra) con la intencin de destruir todo lo que hubiera sobre la tierra. Obedeciendo a sus mandatos, las aguas comenzaron a elevarse inundando valles y cerros, y sepultando a sus horrorizados habitantes en las profundidades del mar. Cuando todo pareca perdido, hizo su aparicin la Diosa de la Tierra, Tentn-vilu (de Ten: tierra y vilu: culebra). Tentn-vilu comenz a luchar contra su enemiga, a la vez que elevaba las tierras inundadas y protega a sus habitantes, ayudndolos a subir a las partes ms altas, transformndolos en pjaros, o dotndolos del poder de volar. La batalla dur mucho, finalmente Tentn-vilu venci parcialmente a Coicoi-Vil, pues a pesar de que esta ltima se retir, las aguas nunca regresaron a sus lmites originales. Como consecuencia de toda esta lucha, los valles, cerros y cordilleras que antes formaban la zona, quedaron transformados en un archipilago de inigualable belleza, que es lo que hoy conocemos con el nombre de Archipilago de Chilo. Fuente: Mitologa Chilota EL INICIO DEL MUNDO Los vecinos de la sierra cuentan, desde Cupo a Socaire, desde las cumbres hasta el llano, que en un comienzo en el mundo todo era slo noche, todo era slo penumbras, como cuando la neblina invade la quebrada. Nada iluminaba la existencia de los hombres, quienes deambulaban por los cerros, las quebradas y las vegas en busca de esquivos alimentos. Dicen que la falta de calor y de luz impeda la germinacin de las semillas, el crecimiento de las plantas; slo exista lo que ya estaba all. La tierra comenzaba recin a adquirir su forma actual, aparecan los paisajes de volcanes y planicies, con su amplia gama de colores. El agua caa copiosamente; llova y llova. Ros caudalosos descendan desde lo alto, gastando los cerros, arrastrando grandes rocas con las cuales desgarraban el llano, abriendo profundas grietas. "Saire", que significa agua de lluvia, fro, hambre y soledad eran los compaeros de algunos "antiguos", los cuales difcilmente lograban sobrevivir. Se ocultaban en cuevas existentes en lugares tan separados como en Socaire, camino a las lagunas, y en la quebrada del Encanto, cerquita de Toconce, donde suelen verse sus sombras en las noches sin luna, pero es necesario ir sin compaa hasta dichos lugares para poder apreciarlo. De estos hombres se dice que los de la cuenca del ro Salado murieron por no resistir la presencia del sol; y los del sector socaireo, debido a la intensidad de las lluvias, acompaadas con sus truenos y relmpagos. De ellos slo perduran sus pueblos destruidos y sus tumbas saqueadas. Tambin, a medio camino entre Toconce y Linzor, sus grandes pies quedaron marcados sobre las blandas rocas de aquella poca. Hoy es posible ver esos rastros all donde quedaron definitivamente grabados por ejemplo en Patilln. En Socaire, cuentan algunos vecinos, cuando "los abuelos" haban hecho los terrenos y las eras, llovi durante cuarenta das y cuarenta noches, y el agua corri y corri, despus, quizs cuntos aos, demor en terminarse el agua. La gente en ese entonces era muy tmida, vivan en los graneros. No tenan casas, tampoco tenan nombres porque no eran cristianos. Aunque no eran gente educada eran personas muy buenas que vivan inocentemente. Trabajaban la tierra, sin herramientas porque no conocan la picota, ni la pala ni el chuzo; slo usaban una rama de rbol y la pura mano. Sin embargo, fue tanto terreno el que trabajaron!... Ellos le cantaban al agua y el agua les ayudaba en sus trabajos, corriendo de piedra en piedra para hacer los muros de esos largos canales que an se ven. Sin embargo, despus de la larga lluvia lo perdieron todo: los terrenos, los sembrados, la vida. Por eso ahora, nadie sabe cantarle al agua para que vuelva a brotar como antes, para que haya tantos sembros como antes, para que la gente sea buena e inocente, como antes. Fuente: Del libro "Monitores Culturas Originarias". rea Culturas Originarias. Divisin de Cultura. Mineduc. Leyendas de Tierra del Fuego LOS ONAS Y LA LUNA (Mito Selknam ) Los Onas suponen que en las variadas fases de la luna hay seres ocultos enemigos de los hombres que les causan mayor pavor. El engrosamiento gradual de la luna KRE les inspira gran miedo, porque creen que para engrosarse se alimenta de criaturas humanas, a las cuales les chupa la sangre que les causa la muerte. De aqu que cuando llega el plenilunio hagan fiestas alrededor de grandes fogatas y bailan y gritan en algazara infernal durante toda la noche, celebrando l haber librado del peligro de muerte a sus hijos, que aman con mucha ternura. KAMSHOUT Y EL OTOO (Leyenda Selknam - Tierra del Fuego, Argentina-Chile) Hubo un tiempo en que las hojas del bosque eran siempre verdes. En ese entonces el joven Selk'nam Kamshout parti en un largo viaje para cumplir con los ritos de iniciacin de los klketens. El joven iniciado tard tanto en volver que el resto del grupo lo dio por muerto. Cuando nadie lo esperaba, Kamshout volvi completamente alterado y empez a relatar su sorprendente incursin en un pas de maravillas, ms all en el lejano norte. En ese pas los bosques eran interminables y los rboles perdan sus hojas en otoo hasta parecer completamente muertos. Sin embargo, con los primeros calores de la primavera las hojas verdes volvan a salir y los rboles volvan a revivir. Nadie crey la historia y la gente se ri de Kamshout quien, completamente enojado, se march al bosque y volvi a desaparecer. Luego de una corta incursin por el bosque, Kamshout reapareci convertido en un gran loro, con plumas verdes en su espalda y rojas en su pecho. Era otoo y Kamshout -a partir de entonces llamado Kerrhprrh por el ruido que emita, volando de rbol en rbol fue tiendo todas las hojas con sus plumas rojas. As coloreadas, las hojas empezaron a caer y todo el mundo temi la muerte de los rboles. Esta vez la risa fue de Kamshout. En la primavera las hojas volvieron a lucir su verdor, demostrando la veracidad de la aventura vivida por Kamshout. Desde entonces los loros se renen en las ramas de los rboles para rerse de los seres humanos y as vengar a Kamshout, su antepasado mtico. Fuente: Cuentos y Leyendas Americanas. EL ORIGEN DEL CALAFATE (Leyenda Selknam ) Cuando los Selknam habitaban Tierra de Fuego se agrupaban en diversas tribus, dos de ellas se encontraban en gran conflicto, los jefes de ambas comunidades se odiaban hasta la muerte. Uno de ellos tena un joven hijo, que gustaba de recorrer los campos. En una ocasin se encontr con una bella nia de ojos negros intensos y se enamor de ella. Lamentablemente, era la hija del enemigo de su padre, la nica manera de verse era a escondidas, pero el brujo de la tribu de la nia los descubri. Vio sin embargo, que no podra separarlos y conden a la nia, transformndola en una planta que conserv toda la belleza de sus ojos negros, pero con espinas, para que el joven enamorado no pudiera tocarla. Pero el amor era tan fuerte que el joven nunca se separ de esta planta y muri a su lado. Por eso cada quien que logre comer el fruto de este arbusto estar destinado a regresar a la Patagonia, pues uno no puede separarse del poder de amor que hay en el calafate, nos atrae a l y no nos permite que nos marchemos por mucho tiempo. Fuente: Cuentos y Leyendas Americanas. YINCIHAUA (Leyenda Selknam) Todos los aos en la primavera, las jvenes mujeres onas se juntaban en una choza especial, para la importante fiesta llamada yincihaua. Acudan desnudas, con el cuerpo pintado y en sus rostros mscaras multicolores. Tenan gran imaginacin para hacerse hermosos dibujos geomtricos, que representaban los distintos espritus que viven en la naturaleza. Ellos les daban los poderes que ejercan sobre los hombres. Ese da una de las nias tom con mucho cuidado un poco de tierra blanca y empez lentamente a trazar las cinco lneas que pensaba pintar desde su nariz hasta las orejas. Las otras jvenes trataron de imitarla, ya que las figuras en el rostro eran muy importantes. La fantasa de cada una se ech a volar y se pintaron de arriba abajo con armoniosas figuras. Unas a otras se ayudaban, pero para no ser reconocidas, se pusieron en sus rostros unas mscaras talladas. Blanco, negro y rojo eran los colores preferidos. En un momento dado, cuando ya estaban todas preparadas, salieron de la choza con grandes chillidos y mucho alboroto para asustar a los hombres que las esperaban afuera. La bulliciosa ceremonia se encontraba en su apogeo y todos daban gritos, cuando sobre el tremendo ruido reinante se escuch una fuerte discusin entre el hombre sol y su hermana, la mujer-luna. -Yo no te necesito- insista con altivez la luna. -Sin m, no puedes vivir- le contest sarcstico el sol. -Perdera mi brillo quizs, pero seguira viviendo. -Sin el brillo que yo te doy no vales nada. -No seas tan presumido, hermano sol. -T deberas ser ms humilde, hermana luna. Y as siguieron la disputa como dos nios chicos. Todos los hombres se pusieron de parte del sol y las mujeres apoyaron a la luna. La discusin fue creciendo, creciendo y ni siquiera el marido de la mujer luna, que era el arcoris o akaynic, pudo lograr que la armona volviera a reinar entre la gente de la tribu. De pronto, un gran fuego estall en la choza del yincihaua, donde las mujeres haban ido a buscar refugio cuando la pelea se hizo ms fuerte. All estaban encerradas cuando las alcanzaron las llamas. Aunque el gritero fue inmenso, ninguna logro salvarse. Todas murieron en el incendio. Pero se transformaron en animales de hermosa apariencia, segn haba sido su maquillaje. Hasta hoy mantienen esas caractersticas y las podemos ver, por ejemplo, en el cisne de cuello negro, en el cndor o en el and. Afortunadamente ellas nunca supieron lo que haba sucedido. Les habra dado mucha pena, porque fueron los propios hombres los que prendieron el fuego. Es que tenan envidia del poder que en el comienzo de los tiempos ostentaban las mujeres, y queran quitrselo. Despus de este penoso episodio la mujer-luna se fue con su esposo akaynic hasta el firmamento. Detrs de ellos, queriendo alcanzarlos, se fue corriendo el hombre-hermano-sol, pero no pudo lograrlo. Todos se quedaron, sin embargo, en la bveda celestial y no volvieron a bajar a las fiestas de los hombres. Fuente: Del Libro El Mundo de Amado. Leyendas de Tierra del Fuego. Luca Gevert