Personalidad Monseñor Romero

  • View
    418

  • Download
    1

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Pequeña visión de la personalidad de Monseñor Romero. Subjetivo y corto, abierto a los comentarios.

Text of Personalidad Monseñor Romero

Monseor Oscar Arnulfo Romero

1

DESARROLLO DE PERSONALIDAD DE MONSEOR ROMERO

Amy A. Daz, Virgina Abarca, Raymond F. Villalta

UNIVERSIDAD CENTROAMERICANA JOS SIMEN CAAS

Monseor Oscar Arnulfo Romero

2

Resumen

Se ha realizado una breve aplicacin terica a la vida del pronunciado Monseor Romero, cuya relevancia se basa en sus homilas en defensa de los derechos de las personas ms pobres de El Salvador durante el periodo de represin militar que se estaba llevando a cabo. Su vida se aborda desde el enfoque Cognitivo, especficamente desde la teora constructivista de George Kelly, en donde se analiza a partir de los 11 corolarios postulados por su teora y desde el enfoque humanista, particularmente desde la teora de Carl Rogers. Monseor Romero dict su sentencia de muerte el 24 de Marzo de 1980 durante una homila en donde peda y ordenaba que cesara la violencia.

Monseor Oscar Arnulfo Romero Oscar Arnulfo Romero naci en Ciudad Barrios, departamento de San Miguel, el 15 de agosto de 1917. Su familia era humilde y con un tipo modesto de vida. Desde

3

pequeo, Oscar fue conocido por su carcter tmido y reservado, su amor a lo sencillo y su inters por las comunicaciones. A muy temprana edad sufri una grave enfermedad que le afect notablemente en su salud. En el transcurso de su infancia, en ocasin de una ordenacin sacerdotal a la que asisti, Oscar habl con el padre que acompaaba al recin ordenado y le manifest sus deseos de hacerse sacerdote. A los pocos das ingres al Seminario Menor de San Miguel y, a pesar de los problemas econmicos que pasaba la familia para mantenerlo en el seminario, Oscar avanz en su idea de entregar su vida al servicio de Dios y del pueblo. Estudi con los padres Claretianos en el Seminario Menor de San Miguel desde 1931 y posteriormente con los padres Jesuitas en el Seminario San Jos de la Montaa hasta 1937. En el tiempo que estall la II Guerra Mundial, fue elegido para ir a estudiar a Roma y completar su formacin sacerdotal y seguramente su eleccin se debi a la integridad espiritual e inteligencia acadmica manifestada en el seminario. Fue ordenado sacerdote a la edad de 25 aos en Roma, el 4 de abril de 1942. Continu estudiando en Roma para completar su tesis de Teologa sobre los temas de asctica y mstica, pero debido a la guerra, tuvo que regresar a El Salvador y abandonar la tesis que estaba a punto de concluir. Regres al pas en agosto de 1943. Su primera parroquia fue Anamors en el departamento de La Unin. Pero poco tiempo despus fue llamado a San Miguel donde realiz su labor pastoral durante aproximadamente veinte aos. El padre Romero era un sacerdote sumamente caritativo y entregado. No aceptaba obsequios que no necesitara para su vida personal. Ejemplo de ello fue la cmoda cama

Monseor Oscar Arnulfo Romero

4

que un grupo de seoras le regal en una ocasin, la cual regal y continu ocupando la sencilla cama que tena. Dada su amplia labor sacerdotal fue elegido Secretario de la Conferencia Episcopal de El Salvador y ocup el mismo cargo en el Secretariado Episcopal de Amrica Central. El 25 de abril de 1970, la Iglesia lo llam a proseguir su camino pastoral elevndolo al ministerio episcopal como Obispo Auxiliar de San Salvador, que tena al ilustre Mons. Luis Chvez y Gonzlez como Arzobispo y como Auxiliar a Mons. Arturo Rivera Damas. Con ellos compartira su desafo pastoral y en el da de su ordenacin episcopal dejaba claro el lema de toda su vida: Sentir con la Iglesia. Esos aos como Auxiliar fueron muy difciles para Monseor Romero. No se adaptaba a algunas lneas pastorales que se impulsaban en la Arquidicesis y adems lo aturda el difcil ambiente que se respiraba en la capital. Tambin fue nombrado director del semanario Orientacin, y le dio al peridico un giro notablemente clerical. Este giro le fue muy criticado por algunos sectores dentro de la misma Iglesia, considerndolo un peridico sin opinin. En El Salvador la situacin de violencia avanzaba, con ello la Iglesia se edificaba en contra de esa situacin de dolor, por tal motivo la persecucin a la Iglesia en todos sus sentidos comenz a cobrar vida. Luego de muchos conflictos en la Arquidicesis, la sede vacante de la Dicesis de Santiago de Mara fue su nuevo camino. El 15 de octubre de 1974 fue nombrado obispo de esa Dicesis y el 14 de diciembre tom posesin de la misma. Monseor Romero se hizo cargo de la Dicesis ms joven de El Salvador en ese tiempo. En junio de 1975 se produjo el suceso de Las Tres Calles, donde un grupo de campesinos que regresaban de un acto litrgico fue asesinado sin compasin alguna,

Monseor Oscar Arnulfo Romero incluso a criaturas inocentes. El informe oficial hablaba de supuestos subversivos que estaban armados; las armas no eran ms que las biblias que los campesinos portaban bajos sus brazos. En ese momento, los sacerdotes de la Dicesis, sobre todos los jvenes, pidieron a Monseor Romero que hiciera una denuncia pblica sobre el hecho y que acusara a las autoridades militares del siniestro, Mons. Romero no haba comprendido que detrs de las autoridades civiles y militares, detrs del mismo Presidente de la Repblica, Arturo Armando Molina que era su amigo personal, haba una estructura de terror, que eliminaba de su paso a todo lo que pareciera atentar los intereses de la patria que no eran ms que los intereses de los sectores pudientes de la nacin. Mons. Romero crea

5

ilusamente en el Gobierno, ste era su grave error. Poco a poco comenz a enfrentarse a la dura realidad de la injusticia social. Los amigos ricos que tena eran los mismos que negaban un salario justo a los campesinos; esto le empez a incomodar, la situacin de miseria estaba llegando muy lejos como para quedarse esperando a una solucin de los dems. La situacin se agudiz y las relaciones entre el pueblo y el gobierno se fueron agrietando. En medio de ese ambiente de injusticia, violencia y temor, Mons. Romero fue nombrado Arzobispo de San Salvador el 3 de febrero de 1977 y tom posesin el 22 del mismo mes, en una ceremonia muy sencilla. Tena 59 aos de edad y su nombramiento fue para muchos una gran sorpresa, el seguro candidato a la Arquidicesis era el auxiliar por ms de dieciocho aos en la misma, Mons. Arturo Rivera Damas: la lgica de Dios desconcierta a los hombres. El 12 de marzo de 1977, se dio la triste noticia del asesinato del padre Rutilio Grande, un sacerdote amplio, consciente, activo y sobre todo comprometido con la fe de su pueblo. La muerte de un amigo duele, Rutilio fue un buen amigo para Monseor

Monseor Oscar Arnulfo Romero Romero y su muerte le doli mucho: un mrtir dio vida a otro mrtir. Su opcin comenz a dar frutos en la Arquidicesis, el clero se uni en torno al Arzobispo, los fieles sintieron el llamado y la proteccin de una Iglesia que les perteneca, la fe de los hombres se volvi en el arma que desafiara las cobardes armas del terror. La situacin se complic cada vez ms. Un nuevo fraude electoral impuso al general Carlos Humberto Romero para la Presidencia. Una protesta generalizada se dej escuchar en todo el ambiente. En el transcurso de su ministerio Arzobispal, Mons. Romero se convirti en un implacable protector de la dignidad de los seres humanos, sobre todo de los ms desposedos; esto lo llevaba a emprender una actitud de denuncia contra la violencia, y sobre todo a enfrentar cara a cara a los regmenes del mal. Sus homilas se convirtieron en una cita obligatoria de todo el pas cada domingo.

6

Desde el plpito iluminaba a la luz del Evangelio los acontecimientos del pas y ofreca rayos de esperanza para cambiar esa estructura de terror. Los primeros conflictos de Monseor Romero surgieron a raz de las marcadas oposiciones que su pastoral encontraba en los sectores econmicamente poderosos del pas y unido a ellos, toda la estructura gubernamental que alimentaba esa institucionalidad de la violencia en la sociedad salvadorea, sumado a ello, el descontento de las nacientes organizaciones poltico-militares de izquierda, quienes fueron duramente criticados por Mons. Romero en varias ocasiones por sus actitudes de idolatrizacin y su empeo en conducir al pas hacia una revolucin. A raz de su actitud de denuncia, Mons. Romero comenz a sufrir una campaa extremadamente agobiante contra su ministerio arzobispal, su opcin pastoral y su personalidad misma, cotidianamente eran publicados en los peridicos ms importante, editoriales, campos pagados, annimos, etc., donde se insultaba, calumniaba, y ms

Monseor Oscar Arnulfo Romero seriamente se amenazaba la integridad fsica de Mons. Romero. La Iglesia Perseguida en El Salvador se convirti en signo de vida y martirio en el pueblo de Dios. Este calvario que recorra la Iglesia ya haba dejado rasgos en la misma, luego del asesinato del padre Rutilio Grande, se sucedieron otros asesinatos ms. Fueron asesinados los sacerdotes Alfonso Navarro y su amiguito Luisito Torres, luego fue asesinado el padre Ernesto Barrera, posteriormente fue asesinado, en un centro de retiros, el padre Octavio Ortiz y cuatro jvenes ms. Por ltimo fueron asesinados los padres Rafael Palacios y Alirio Napolen Macias. La Iglesia sinti en carne propia el odio irascible de la violencia que se haba desatado en el pas.

7

Resultaba difcil entender en el ambiente salvadoreo que un hombre tan sencillo y tan tmido como Mons. Romero se convirtiera en un implacable defensor de la dignidad humana y que su imagen traspasara las fronteras nacionales por el hecho de ser: voz de los sin voz. Muchas de los sectores poderosos y algunos obispos y sacerdotes se encargaron de manchar su nombre, incluso llegando hasta los odos de las autoridades de Roma. Mons. Romero sufri mucho esta situacin, le dola la indiferencia o la traicin de alguna persona en contra de l. Ya a finales de 1979 Monseor Romero saba el inminente peligro que acechaba contra su vida y en muchas ocasiones hizo referencia de ello consc