Sartre LasManosSucias

  • Upload
    set-aab

  • View
    267

  • Download
    0

Embed Size (px)

Citation preview

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    1/85

    Las manos suciasJean-Paul Sartre

    Ttulo original: Les mains salesCopyright: Librairie Gallimard, Pars, 1947.

    Contenido:

    NotaPrimer cuadro

    En casa de Olga.Segundo cuadroTercer cuadroCuarto cuadro

    El despacho de Hoederer.Quinto cuadro

    En el pabelln.Sexto cuadro

    El despacho de Hoederer.Sptimo cuadro

    En el cuarto de Olga.

    Nota:

    Jean-Paul Sartre naci en Pars el 21 de junio de 1905; se gradu en la Escuela Normal Superior y obtuvodespus la licenciatura en filosofa. Profesor en Le Havre de 1931 a 1933, fue becado en el InstitutoFrancs de Berln y, a su regreso, continu la docencia hasta que lo movilizaron en 1939. Particip luegoactivamente en la Resistencia y, en el ao 1945, dej la enseanza en el Liceo Condorcet, fund LesTemps Modernes -que se convertira en una de las revistas ms influyentes de la cultura contempornea-y se consagr en forma definitiva a sus tareas de agitacin poltica y a su obra filosfica (El ser y la nada,

    Crtica de la razn dialctica, etc.), ensaystica (en particular los volmenes de Situations), literaria (Lanusea, Los caminos de la libertad, Las palabras, etc.) y teatral. En 1964, la Academia sueca le concede elPremio Nobel de Literatura, que Sartre rechaza.Las manos sucias fue representada por primera vez el 2 de abril de 1948 en el teatro Antoine de Pars,

    bajo la direccin de Simone Berriau con una puesta en escena supervisada por Jean Cocteau.

    Las manos sucias (Obra en siete cuadros)

    Personajes:

    Olga, Hugo, Charles, Frantz, Louis, Ivn, Jessica, Georges, Slick, Hoederer, Karsky, El Prncipe, Paul,Len

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    2/85

    Primer cuadroEn casa de Olga.

    La planta baja de una casita, al borde del camino principal. A la derecha, la puerta de entrada y unaventana con los postigos cerrados. Al fondo, el telfono sobre una cmoda. A la izquierda, hacia el fondo,una puerta. Mesas, sillas. Mobiliario heterclito y barato. Se nota que a la persona que vive en esahabitacin le son totalmente indiferentes los muebles.

    A la izquierda, al lado de la puerta, una chimenea; sobre la chimenea un espejo. Por el camino pasanautomviles de vez en cuando. Bocinas, claxons.

    Escena I

    Olga, luego Hugo.

    (Olga, sola, sentada delante de un aparato de radio, mueve los botones. Confusin, luego una vozbastante clara:)

    Locutor.- "Las fuerzas alemanas se baten en retirada en toda la extensin del frente. Las fuerzas soviticasse han apoderado de Kichnar, a cincuenta kilmetros de la frontera iliria.

    Siempre que pueden, las tropas ilirias se niegan a combatir, numerosos trnsfugas se han pasado ya albando aliado. Ilirios, sabemos que os han obligado a tomar las armas contra la URSS, conocemos lossentimientos profundamente democrticos de la poblacin iliria y nos..."

    (Olga hace girar el botn, la voz se detiene. Olga permanece inmvil, con la mirada fija. Pausa.Llaman. Se sobresalta. Llaman otra vez. Se dirige lentamente a la puerta.

    Llaman de nuevo.)

    Olga.- Quin es?Voz de Hugo.- Hugo.Olga.- Quin?

    Voz de Hugo.- Hugo Barine.

    (Olga se sobresalta ligeramente, luego permanece inmvil delante de la puerta.)

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    3/85

    Voz de Hugo.- No conoces mi voz? Abre, vamos! breme!

    (Olga se dirige rpidamente a la cmoda, con la mano izquierda saca un objeto del cajn, se envuelveesa misma mano en una servilleta y abre la puerta, echndose vivamente hacia atrs, para evitar lassorpresas. Un muchacho alto, de 23 aos, aparece en el umbral.)

    Hugo.- Soy yo. (Se miran un momento en silencio.) Te sorprende?Olga.- Tu cara es la que me sorprende.Hugo.- S, he cambiado. (Una pausa.) Me has visto bien? Me has reconocido? No hay error posible?(Sealando el revlver escondido en la servilleta.) Entonces puedes dejar eso.Olga.- (Sin dejar el revlver.) Cre que tenas para cinco aos.Hugo.- Pues s, tena para cinco aos.Olga.- Entra y cierra la puerta.

    (Retrocede un paso. El revlver no apunta francamente a Hugo pero poco le falta. Hugo le echa unamirada divertida, y lentamente vuelve la espalda a Olga; luego cierra la puerta.)

    Olga.- Evadido?Hugo.- Evadido? No estoy loco.

    Tuvieron que echarme a empujones. (Pausa.) Me dejaron en libertad por mi buena conducta.Olga.- Tienes hambre?Hugo.- Te gustara, eh?Olga.- Por qu?Hugo.- Es tan cmodo dar; mantiene a distancia. Y adems, uno tiene un aire inofensivo cuando come.(Pausa.) Disclpame:

    no tengo hambre ni sed.Olga.- Bastaba decir que no.Hugo.- Pero no te acuerdas: yo hablaba demasiado.Olga.- Me acuerdo.Hugo.- (Mira a su alrededor.) Qu desierto! Todo est aqu, sin embargo. Y mi mquina de escribir?Olga.- Vendida.Hugo.- Ah! (Una pausa, mira la habitacin.) Est vaco.

    Olga.- Qu es lo que est vaco?Hugo.- (Ademn circular.) Esto! Los muebles parecen puestos en un desierto. All, cuando extenda los

    brazos, poda tocar a la vez las dos paredes opuestas. Acrcate. (Ella no se acerca.) Es cierto; fuera de laprisin se vive a respetuosa distancia. Cunto espacio perdido! Es raro estar libre; da vrtigo. Tendr querecobrar la costumbre de hablar con la gente sin tocarla.Olga.- Cundo te soltaron?Hugo.- Hace un rato.

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    4/85

    Olga.- Viniste aqu directamente?Hugo.- Adnde queras que fuera?Olga.- No hablaste con nadie?

    (Hugo la mira y se echa a rer.)

    Hugo.- No, Olga, no. Tranquilzate. Con nadie.

    (Olga se tranquiliza un poco y mira.)

    Olga.- No te raparon.Hugo.- No.Olga.- Pero te cortaron el mechn.

    (Una pausa.)

    Hugo.- Te alegras de verme?Olga.- No lo s.

    (Un automvil en el camino.Claxon, ruido de motor. Hugo se estremece. El automvil se aleja. Olga lo observa framente.

    Olga.- Si es cierto que te han dejado en libertad, no tienes por qu sentir miedo.Hugo.- (Irnicamente.) Te parece? (Se encoge de hombros.

    Una pausa.) Qu es de Louis? Olga.- Ah anda.Hugo.- Y Laurent?Olga.- No... no tuvo suerte.Hugo.- Me lo sospechaba. No s por qu, me haba dado por pensar en l como en un muerto.

    Habr cambios, no?Olga.- La cosa se ha puesto mucho ms difcil. Estn los alemanes.Hugo.- (Con indiferencia.) Ah! Desde cundo?Olga.- Desde hace tres meses.

    Cinco divisiones. En principio, venan de paso en direccin a Hungra. Y despus se quedaron.Hugo.- Ah! Ah! (Con inters.) Hay nuevos con vosotros?Olga.- Muchos.Hugo.- Jvenes.Olga.- No pocos. No se recluta de la misma manera. Hay que llenar vacos; somos... menos estrictos.Hugo.- S, por supuesto, hay que adaptarse. (Con una ligera inquietud.) Pero en lo esencial, sigue lamisma lnea? Olga.- (Turbada.) Bueno!...

    en general, naturalmente.Hugo.- Bueno, ah est: habis vivido. En la crcel a uno le cuesta imaginar que los otros siguen viviendo.Hay alguien en tu vida?Olga.- De vez en cuando. (A un gesto de Hugo.) No en este momento.Hugo.- Y..., y hablabais de m,

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    5/85

    a veces?Olga.- (Mintiendo mal.) A veces.Hugo.- Llegaban por la noche en bicicleta, como en mis tiempos, se sentaban alrededor de la mesa; Louisllenaba la pipa y alguien deca: en una noche como sta el chico se ofreci para una misin confidencial?Olga.- Eso u otra cosa.Hugo.- Y decais: se las arregl bien el chico; hizo su trabajo con limpieza y sin comprometer a nadie.

    Olga.- S. S, s.Hugo.- A veces la lluvia me despertaba; yo me deca: tendrn agua; y luego, antes de volver a dormirme:quiz esta noche hablen de m. Era mi principal superioridad sobre los muertos:

    an poda pensar que pensabais en m. (Olga lo toma de un brazo, con movimiento involuntario y torpe.Se miran. Olga suelta el brazo de Hugo. ste se pone un poco rgido.) Y un da os dijisteis: todava tiene

    para tres aos y cuando salga (Cambiando de tono sin quitar los ojos de Olga.), cuando salga lodespacharemos como a un perro en recompensa.Olga.- (Retrocediendo bruscamente.) Ests loco?Hugo.- Vamos, Olga! Vamos! (Una pausa.) A ti te encargaron que me enviaras los bombones?Olga.- Qu bombones?Hugo.- Vamos! Vamos!Olga.- (Imperiosamente.) Qu bombones?Hugo.- Bombones de licor, en una caja rosa. Durante seis meses, Reich me mand paquetes regularmente.Como no conoca a nadie de ese nombre, comprend que los bombones venan de vosotros y eso megust. Despus los envos cesaron y me dije: se olvidan de m. Y hace tres meses lleg un paquete delmismo remitente, con bombones y cigarrillos. Fum los cigarrillos y mi vecino de celda comi los

    bombones. El pobre tipo lo pas muy mal. Entonces pens: no se olvidan de m.Olga.- Y despus?Hugo.- Eso es todo.Olga.- Hoederer tena amigos que no han de llevarte en el corazn.Hugo.- No hubieran esperado dos aos para hacrmelo saber. No, Olga, tuve tiempo suficiente parareflexionar en esta historia y slo encontr una explicacin: al principio el Partido pens que yo eratodava utilizable y luego cambi de opinin.Olga.- (Sin dureza.) Hablas demasiado. Hugo. Siempre demasiado. Necesitas hablar para sentirte vivir.Hugo.- No hace falta que lo digas: hablo demasiado, tambin s demasiado y nunca confiasteis en m. Nohay por qu buscar ms

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    6/85

    lejos. (Una pausa.) Mira, no os lo reprocho. Toda la historia haba empezado mal.Olga.- Hugo, mrame. Piensas lo que dices? (Lo mira.) S, lo piensas. (Violentamente.) Entonces, porqu has venido a mi casa? Por qu? Por qu?Hugo.- Porque t no podrs disparar contra m. (Mira el revlver que todava esgrime Olga y sonre.) Porlo menos, lo supongo. (Olga arroja de mal humor sobre la mesa el revlver envuelto en el trapo.) Ya ves.Olga.- Escucha, Hugo; no creo una palabra de lo que me has contado y no he recibido rdenes conrespecto a ti. Pero si alguna vez las recibo, has de saber que har lo que me manden.

    Y si alguien del Partido me interroga, le dir que ests aqu aunque tuvieran que despacharte delante demis ojos.

    Tienes dinero?Hugo.- No.Olga.- Voy a darte y te irs.Hugo.- Adnde? A rodar por las callejuelas del puerto o por las drsenas? El agua est fra, Olga. Aqu,suceda lo que suceda, hay luz y hace calor. Ser un fin ms confortable.Olga.- Hugo, har lo que el Partido me mande. Te juro que har lo que me mande.Hugo.- Ya ves que es cierto.Olga.- Vete!Hugo.- No. (Imitando a Olga.) "Har lo que el Partido me mande." Tendrs sorpresas. Con la mejorvoluntad del mundo, lo que uno hace nunca es lo que el Partido te manda. "Irs a casa de Hoederer y lemeters tres balas en la barriga." Es una orden sencilla, verdad?. Fui a casa de Hoederer y le met tres

    balas en la barriga. Pero era otra cosa. La orden? Ya no haba orden. Las rdenes te dejan completamentesolo a partir de cierto momento. La orden se haba quedado atrs y yo avanzaba solo y matcompletamente solo y... y ni siquiera s ya por qu. Quisiera que el Partido te ordenase que dispararascontra m. Para ver. Nada ms que para ver.Olga.- Ya veras. (Una pausa.) Qu vas a hacer ahora?Hugo.- No s. No lo he pensado.

    Cuando abrieron las puertas de la crcel pens que vendra y vine.Olga.- Dnde est tu mujer?Hugo.- Jessica? En casa de su padre. Me escriba a veces, los primeros tiempos. Creo que ya no lleva minombre.Olga.- Dnde quieres que te instale? Todos los das vienen camaradas. Entran cuando quieren.

    Hugo.- En tu cuarto tambin?

    Olga.- No.Hugo.- Yo entraba. Haba una colcha roja sobre el divn; en las paredes un papel a rombos amarillos yverdes, dos fotos,

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    7/85

    una de ellas ma.Olga.- Es un inventario?Hugo.- No: lo recuerdo. Pensaba en esto a menudo. La segunda foto me dio que hacer: ya no s de quinera.

    (Un automvil pasa por el camino; Hugo se sobresalta.Callan los dos. El automvil se detiene. Golpe de portezuela. Llaman.)

    Olga.- Quin est ah?Voz de Charles.- Charles.Hugo.- (En voz baja.) Quin es Charles?Olga.- (d.) Uno de los nuestros.Hugo.- (Mirndola.) Y?

    (Pausa muy corta. Charles llama de nuevo.)

    Olga.- Bueno, y qu esperas? Vete a mi cuarto; podrs completar tus recuerdos.

    (Hugo sale. Olga va a abrir.)

    Escena II

    Olga, Charles y Frantz.

    Charles.- Dnde est?Olga.- Quin?Charles.- El tipo. Lo seguimos desde que sali de chirona.

    (Breve silencio.) No est aqu?Olga.- S. Est aqu.Charles.- Dnde?Olga.- Ah.

    (Seala su cuarto.)

    Charles.- Bueno.

    (Hace una seal a Frantz para que lo siga, mete la mano en el bolsillo de la chaqueta y da un pasoadelante. Olga le obstruye el camino.)

    Olga.- No.Charles.- No durar mucho, Olga.

    Si quieres, ve a dar una vuelta por el camino. Cuando vuelvas, ya no encontrars a nadie y ni una huella.(Sealando a Frantz:) El chico vino para limpiar.Olga.- No.

    Charles.- Djame hacer mi trabajo, Olga.Olga.- Te enva Louis?Charles.- S.Olga.- Dnde est?Charles.- En el coche.Olga.- Ve a buscarlo. (Charles vacila.) Vamos! Te digo que vayas a buscarlo.

    (Charles hace una seal y Frantz desaparece. Olga y Charles se quedan frente a

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    8/85

    frente, en silencio. Olga, sin quitar los ojos de Charles, recoge de la mesa la servilleta que envuelve elrevlver.)

    Escena III

    Olga, Charles, Frantz y Louis.

    Louis.- Qu bicho te pic? Por qu les impides que hagan su trabajo?Olga.- Sois demasiado atropellados.Louis.- Demasiado atropellados?Olga.- Diles que se vayan.Louis.- Esperadme fuera. Si llamo, vendris. (Salen.) Y? Qu tienes que decirme? (Una pausa.)

    Olga.- (Suavemente.) Louis, l ha trabajado para nosotros.Louis.- No seas chiquilina, Olga. Este tipo es peligroso. No debe hablar.Olga.- No hablar.Louis.- l? Es el charlatn ms condenado...Olga.- No hablar.Louis.- Me pregunto si lo ves como es. Siempre has tenido una debilidad por l.Olga.- Y t una debilidad contra l. (Pausa.) Louis, no te hice venir para que hablramos de misdebilidades. Me interesa la conveniencia del Partido.

    Hemos perdido mucha gente desde que estn los alemanes. No podemos permitirnos liquidar a estemuchacho sin averiguar siquiera si es recuperable.Louis.- Recuperable? Era un pobre anarquista indisciplinado, un intelectual que slo pensaba en adoptaractitudes, un burgus que trabajaba cuando le vena en ganas y que largaba el trabajo por cualquier cosa.Olga.- Tambin es el tipo que a los veinte aos despach a Hoederer en medio de sus guardaespaldas yque se las arregl para hacer pasar un asesinato poltico por crimen pasional.Louis.- Fue un asesinato poltico? Es una historia que jams se aclar.Olga.- Bueno, pues justamente: es una historia que hay que aclarar ahora.Louis.- Es una historia que apesta; no quisiera tocarla. Y de todos modos no tengo tiempo de tomarleexamen.Olga.- Yo tengo tiempo. (Gesto de Louis.) Louis, temo que pongas demasiado sentimiento en este asunto.

    Louis.- Olga, temo que tambin t pongas demasiado.Olga.- Me has visto ceder alguna vez a los sentimientos? No te pido que lo dejes con vida sincondiciones. Me importa un bledo su vida. Slo digo que antes de suprimirlo debe examinarse si elPartido puede recuperarlo.Louis.- El Partido no puede ya recuperarlo. Ya no. Bien lo sabes.Olga.- Trabajaba con nombre falso y nadie lo conoca salvo Laurent, que ha muerto, y Dresde, que est enel frente. Tienes miedo de que hable? Bien aislado, no hablar. Es un intelectual y un anarquista? S,

    pero tambin es un desesperado. Bien dirigido, puede servir de instrumento para todas las tareas.Lo ha probado.

    Louis.- Entonces, qu propones?Olga.- Qu hora es?Louis.- Las nueve.Olga.- Volved a medianoche. Sabr por qu dispar contra Hoederer y en qu est convertido hoy. Si

    juzgo en conciencia que puede trabajar con nosotros, os lo dir a travs de la puerta, lo dejaris dormirtranquilo y le daris instrucciones maana por la maana.Louis.- Y si no es recuperable?...Olga.- Os abrir la puerta.Louis.- Gran riesgo para poca cosa.Olga.- Qu riesgo? Hay hombres rodeando la casa?Louis.- Cuatro.Olga.- Que se queden en faccin hasta medianoche. (Louis no se mueve.) Louis, trabaj para nosotros.Hay que darle una oportunidad.Louis.- Bueno. Cita a medianoche.

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    9/85

    (Sale.)

    Escena IV

    Olga, luego Hugo.

    (Olga se dirige a la puerta y la abre. Hugo sale.

    Hugo.- Era tu hermana.Olga.- Qu?Hugo.- La foto de la pared. Era la de tu hermana. (Una pausa.) Mi foto la quitaste.

    (Olga no responde. l la mira.) Tienes una cara rara.Qu queran?

    Olga.- Te buscan.Hugo.- Ah! Les dijiste que estaba aqu?Olga.- S.Hugo.- Bueno. (Va a salir.)Olga.- La noche est clara y hay camaradas rodeando la casa.Hugo.- Ah! (Se sienta a la

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    10/85

    mesa.) Dame de comer. (Olga va a buscar un plato, pan y jamn. Mientras dispone el plato y losalimentos sobre la mesa, delante de l, Hugo habla.) No me equivoqu con tu cuarto.

    Ni una vez. Todo est como en mi recuerdo. (Una pausa.) Slo que cuando estaba a la sombra, medeca: es un recuerdo. El verdadero cuarto est all, del otro lado de la pared.

    Entr, mir tu cuarto y no pareca ms verdadero que mi recuerdo. La celda tambin era un sueo. Y losojos de Hoederer, el da que dispar contra l.

    Crees que tengo alguna posibilidad de despertar? Quiz cuando vengan tus compaeros con susjuguetes...Olga.- No te tocarn mientras ests aqu.Hugo.- Conseguiste eso? (Se sirve un vaso de vino.) No habr ms remedio que salir.Olga.- Espera. Tienes una noche.

    Muchas cosas pueden suceder en una noche.Hugo.- Qu quieres que suceda?Olga.- Pueden cambiar las cosas.Hugo.- Qu?Olga.- T. Yo.Hugo.- T.Olga.- Depende de ti.Hugo.- Se trata de que yo te cambie? (Se re, la mira, se levanta y se le acerca. Olga se apartavivamente.)Olga.- As, no. As slo me cambian cuando yo lo quiero.

    (Una pausa. Hugo se encoge de hombros y vuelve a sentarse.Empieza a comer.)

    Hugo.- Y entonces?Olga.- Por qu no vuelves con nosotros?Hugo.- (Echndose a rer.) Has elegido bien el momento para pedrmelo.Olga.- Y si fuera posible? Si toda esta historia reposara en un malentendido? Nunca te preguntaste quharas al salir de la crcel?Hugo.- No lo pensaba.Olga.- En qu pensabas?

    Hugo.- En lo que haba hecho.Trataba de comprender por qu lo haba hecho.

    Olga.- Acabaste por comprender? (Hugo se encoge de hombros.) Cmo sucedi lo de Hoederer? Escierto que andaba rondando a Jessica?Hugo.- S.Olga.- Fue por celos...Hugo.- No s. No..., no lo creo.Olga.- Cuenta.Hugo.- Qu?Olga.- Todo. Desde el principio.Hugo.- Cuenta; no ser difcil:

    es una historia que conozco de memoria; me la repeta todos los das en la crcel. En cuanto a decir loque significa, es otra cuestin. Es una historia idiota, como todas las historias.

    Si la miras de lejos, se sostiene ms o menos; pero si te acercas, todo se va al diablo.Un acto marcha demasiado rpido. Sale de ti, bruscamente, y no sabes si es porque lo quisiste o porqueno pudiste contenerlo. El hecho es que dispar...Olga.- Empieza por el comienzo.Hugo.- El comienzo lo conoces tan bien como yo. Adems, acaso lo hay? Puede comenzarse la historiaen el 43, cuando Louis me cit. O bien un ao antes, cuando entr en el Partido.

    O quizs antes todava, con mi nacimiento. En fin. Supongamos que todo comenz en marzo de 1943.

    (Mientras habla, poco a poco va oscurecindose la escena.)

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    11/85

    Teln

    Segundo cuadro

    El mismo decorado, dos aos antes, en casa de Olga. Por la puerta del fondo, del lado del patio, se oyeun ruido de voces, un rumor que por momentos sube, por momentos se desvanece, como si varias

    personas hablaran animadamente.

    Escena I

    Hugo, Ivn, luego Louis.

    (Hugo escribe a mquina.Parece mucho ms joven que en la escena anterior. Ivn se pasea de un lado al otro.)

    Ivn.- Oye!Hugo.- Qu?Ivn.- No podras dejar de escribir?Hugo.- Por qu?Ivn.- Me pone nervioso.Hugo.- Sin embargo no pareces un chico nervioso.Ivn.- Bueno, no. Pero en este momento me pone nervioso. No puedes hablarme?Hugo.- (Con diligencia.) No deseo nada mejor. Cmo te llamas?Ivn.- Clandestinamente, soy Ivn. Y t?Hugo.- Raskolnikov.Ivn.- (Riendo.) Vaya nombrecito.Hugo.- Es mi nombre en el Partido.Ivn.- Dnde lo pescaste?Hugo.- Es un tipo de una novela que se llama as.Ivn.- Qu hace?

    Hugo.- Mata.Ivn.- Ah! Y t has matado?

    Hugo.- No. (Una pausa.) Quin te ha enviado aqu?Ivn.- Louis.Hugo.- Y qu tienes que hacer?Ivn.- Esperar que sean las diez.Hugo.- Y despus?

    (Gesto de Ivn para indicar que Hugo no debe interrogarlo.) (Rumor que viene de la habitacinvecina. Pareca una disputa.)

    Ivn.- Qu estn tramando ah dentro los muchachos?

    (Gesto de Hugo que imita el de Ivn para indicar que no debe interrogarlo.)

    Hugo.- Ya ves, lo fastidioso es que la conversacin no puede ir muy lejos.

    (Una pausa.

    Ivn.- Hace mucho que ests en el Partido?Hugo.- Desde el 42; hace un ao.

    Entr cuando el Regente declar la guerra a la URSS...Y t?

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    12/85

    Ivn.- Ya ni siquiera me acuerdo.Creo que siempre estuve (Una pausa.) T eres el que hace el peridico?

    Hugo.- Yo y otros.Ivn.- A veces llega a mis manos, pero no lo leo. No es culpa vuestra, pero las noticias tienen ocho das deretraso comparadas con las de la BBC o las de la Radio Sovitica.Hugo.- De dnde quieres que saquemos las noticias? Hacemos como vosotros, las escuchamos por radio.Ivn.- No digo nada. T haces el trabajo, no hay nada que reprocharte. (Una pausa.) Qu hora es?Hugo.- Las diez menos cinco.

    Ivn.- Uf. (Bosteza.)Hugo.- Qu tienes?Ivn.- Nada.Hugo.- No te sientes bien.Ivn.- S, ando bien.Hugo.- No pareces cmodo.Ivn.- Estoy bien, te digo.

    Siempre estoy as antes.Hugo.- Antes de qu?Ivn.- Antes de nada. (Una pausa.) Cuando est en la bicicleta, todo ir mejor. (Una pausa.) Me sientodemasiado blando. No hara dao a una mosca.

    (Bosteza. Aparece Olga por la puerta de entrada.)

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    13/85

    Escena II

    Los mismos, Olga.

    (Deja una maleta cerca de la puerta.)

    Olga.- (A Ivn.) Ah est.Podrs sujetarla en el portaequipaje?

    Ivn.- A ver. S. Muy bien.Olga.- Son las diez. Puedes largarte. Te dijeron la barrera y la casa.Ivn.- S.Olga.- Entonces, buena suerte.Ivn.- No hables de suerte.

    (Una pausa.) Me besas?Olga.- Por supuesto. (Lo besa en las dos mejillas.)Ivn.- (Va a coger la maleta y se vuelve en el momento de salir. Con nfasis cmico.) Hasta la vista,Raskolnikov.Hugo.- (Sonriendo.) Vete al diablo.

    (Ivn sale.)

    Escena III

    Hugo, Olga.

    Olga.- No deberas haberle dicho que se fuera al diablo.Hugo.- Por qu?Olga.- No son cosas de decir.Hugo.- (Asombrado.) Olga, eres supersticiosa?Olga.- (Irritada.) No, hombre.Hugo.- (Hugo la mira atentamente.) Qu va a hacer?Olga.- No necesitas saberlo.Hugo.- Va a hacer saltar el puente de Korsk.Olga.- Por qu quieres que te lo diga? En caso de que fracase, cuanto menos sepas, mejor ser.Hugo.- Pero t sabes lo que va a hacer?Olga.- (Encogindose de hombros.) Oh! Yo...Hugo.- Claro: t sujetars la lengua. Eres como Louis: te mataran sin que hablaras.

    (Breve silencio.) Qu os demuestra que hablar? Cmo podris tenerme confianza si no me ponis a

    prueba?Olga.- El Partido no es una escuela nocturna. No buscamos ponerte a prueba sino utilizarte segn tusaptitudes.Hugo.- (Sealando la mquina de escribir.) Y sas son mis aptitudes?Olga.- Sabras levantar vas?Hugo.- No.Olga.- Entonces? (Un silencio.

    Hugo se mira en el espejo.) Te encuentras guapo?Hugo.- Miro si me parezco a mi padre. (Una pausa.) Con bigotes sera patente.Olga.- (Encogindose de hombros.) Y qu?

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    14/85

    Hugo.- No me gusta mi padre.Olga.- Ya lo sabemos.Hugo.- Me dijo: "Tambin yo, en mis tiempos, form parte de un grupo revolucionario; escriba en el

    peridico. Te pasar como me pas a m..."Olga.- Por qu me cuentas esto?Hugo.- Por nada. Lo pienso cada vez que me miro en un espejo.

    Eso es todo.Olga.- (Sealando la puerta de la sala de reunin.) Louis est ah dentro?Hugo.- S.Olga.- Y Hoederer?Hugo.- No lo conozco, pero supongo que s. Qu es, en realidad?Olga.- Era un diputado del Landstag antes de la disolucin.

    Ahora es secretario del Partido. Hoederer no es su verdadero nombre.Hugo.- Cul es su verdadero nombre?Olga.- Ya te he dicho que eres demasiado curioso.Hugo.- Gritan fuerte. Parece que hay lo.Olga.- Hoederer ha reunido al comit para hacerle votar una proposicin.Hugo.- Qu proposicin?Olga.- No s. Slo s que Louis est en contra.Hugo.- (Sonriendo.) Entonces, si l est en contra, yo estoy en contra tambin. No es necesario saber dequ se trata.

    (Una pausa.) Olga, tienes que ayudarme.Olga.- A qu?Hugo.- A convencer a Louis de que me utilice para la accin directa. Estoy harto de escribir mientras loscompaeros se hacen matar.Olga.- T tambin corres riesgos.Hugo.- No los mismos. (Una pausa.) Olga, no tengo ganas de vivir.Olga.- De veras? Por qu?Hugo.- (Gesto.) Demasiado difcil.Olga.- Sin embargo, ests casado.Hugo.- Bah!Olga.- Quieres a tu mujer.Hugo.- S. Por supuesto. (Una pausa.) Un tipo que no tiene ganas de vivir tendra que servir si supieran

    utilizarlo.(Una pausa. Gritos y rumores que vienen de la sala de reunin.) Anda mal la cosa, ah.

    Olga.- (Inquieta.) Muy mal.

    Escena IV

    Los mismos, Louis.

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    15/85

    (La puerta se abre. Louis sale con otros dos hombres que pasan rpidamente, abren la puerta de entrada ysalen.)

    Louis.- Se acab.Olga.- Y Hoederer?Louis.- Se march por la parte de atrs con Boris y Lucas.Olga.- Y entonces?Louis.- (Se encoge de hombros sin responder. Una pausa. Luego:) Cochinos!Olga.- Habis votado?Louis.- S. (Una pausa.) Est autorizado a iniciar las negociaciones. Cuando vuelva con ofertas precisas,la tendr ganada.Olga.- Para cundo la prxima reunin?Louis.- Dentro de diez das.

    Siempre nos queda una semana.(Olga le seala a Hugo.) Qu? Ah, s... Todava ests aqu, t? (Lo mira y prosigue distradamente.)

    Todava ests aqu... (Hugo hace un movimiento para irse.) Qudate. Quiz tenga trabajo para ti. (AOlga.) T lo conoces mejor que yo. Qu tal es?Olga.- Puede pasar.Louis.- No corre riesgo de achicarse?Olga.- Seguro que no. Ms bien sera...Louis.- Qu?Olga.- Nada. Puede pasar.Louis.- Bueno. (Una pausa.) Ivn se march?Olga.- Hace un cuarto de hora.Louis.- Estamos en los primeros puestos: se oir la explosin desde aqu. (Una pausa. Vulvese haciaHugo.) Parece que quieres actuar?Hugo.- S.Louis.- Por qu?Hugo.- Porque s.Louis.- Perfecto. Slo que no sabes hacer nada con tus manos.Hugo.- As es. No s hacer nada.Louis.- Y entonces?

    Hugo.- En Rusia, a fines del otro siglo, haba tipos que se situaban en el camino de un gran duque con unabomba en el bolsillo. La bomba estallaba, el gran duque saltaba y el tipo tambin. Puedo hacer eso.Louis.- Eran anarquistas. Sueas con eso porque eres como ellos:

    un intelectual anarquista. Ests cincuenta aos retrasado.Hugo.- Entonces soy un incapaz.Louis.- En ese dominio, s.Hugo.- No hablemos ms del asunto.Louis.- Espera. (Una pausa.) Quiz te encuentre algo que hacer.Hugo.- Trabajo de verdad?Louis.- Por qu no?Hugo.- Y me tendrs confianza de verdad?Louis.- Depende de ti.Hugo.- Louis, har cualquier cosa.

    Louis.- Vamos a ver. Sintate.

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    16/85

    (Una pausa.) La situacin es sta: por un lado el gobierno fascista del Regente, que sigue con su polticala lnea del Eje; por el otro nuestro Partido, que lucha por la democracia, por la libertad, por una sociedadsin clases. Entre los dos, el Pentgono que agrupa clandestinamente a los burgueses liberales y a losnacionalistas.

    Tres grupos de intereses inconciliables, tres grupos de hombres que se odian. (Una pausa.) Hoederer nosha reunido esta noche porque quiere que el Partido proletario se asocie a los fascistas y al Pentgono paracompartir el poder con ellos, despus de la guerra.

    Qu te parece?Hugo.- (Sonriendo.) Te burlas de m.Louis.- Por qu?Hugo.- Porque es idiota.Louis.- Sin embargo es lo que acaba de discutirse aqu durante tres horas.Hugo.- (Estupefacto.) En fin... Es como si me dijeras que Olga nos ha denunciado a todos a la polica yque el Partido le ha votado felicitaciones.Louis.- Qu haras si la mayora se hubiera declarado a favor de ese acercamiento?Hugo.- Me lo preguntas seriamente?Louis.- S.Hugo.- Abandon mi familia y mi clase el da que comprend lo que era la opresin. En ningn casoaceptara compromiso con ellas.Louis.- Y si las cosas hubieran llegado a ese punto?Hugo.- Entonces cogera un petardo y me ira a despachar a un polica en la Plaza Real, o, con un poco desuerte, a un miliciano. Y despus esperara al lado del cadver a ver qu me sucede. (Una pausa.) Pero esuna broma.Louis.- El comit ha aceptado la propuesta de Hoederer por cuatro votos contra tres. La semana que vieneHoederer se ver con los emisarios del Regente.Hugo.- Es un vendido?Louis.- No lo s y me importa un cuerno. Objetivamente es un traidor; eso me basta.Hugo.- Pero Louis... En fin, yo no s, es... es absurdo: el Regente nos odia, nos acosa, lucha contra laURSS al lado de Alemania, hace fusilar a los nuestros; cmo puede?...Louis.- El Regente ya no cree en la victoria del Eje; quiere salvar el pellejo. Si los Aliados ganan, desea

    poder decir que haca doble juego.Hugo.- Pero los compaeros...

    Louis.- Todo el P.A.C. al que represento est contra Hoederer. Slo que ya sabes lo que es: el Partidoproletario ha nacido de la fusin del

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    17/85

    P.A.C. y de los social-demcratas. Los social-demcratas han votado por Hoederer y son la mayora.Hugo.- Por qu han?...Louis.- Porque Hoederer les da miedo...Hugo.- No podemos largarlos?Louis.- Una escisin? Imposible. (Pausa.) Ests con nosotros, chico?Hugo.- Olga y t me lo habis enseado todo y os lo debo todo.

    Para m el Partido sois vosotros.Louis.- (A Olga.) Piensa lo que dice?Olga.- S.Louis.- Bueno. (A Hugo.) Comprendes bien la situacin:

    no podemos irnos ni ganrsela al comit. Pero es nicamenteuna maniobra de Hoederer. Sin Hoederer, nos metemos a los otros en el bolsillo. (Una pausa.) Hoederer

    pidi el martes ltimo al Partido que le proporcionara un secretario. Un estudiante. Casado.Hugo.- Por qu casado?Louis.- No s. T eres casado?Hugo.- S.Louis.- Y entonces? Ests de acuerdo? (Se miran un momento.)Hugo.- (Con fuerza.) S.Louis.- Muy bien. Partirs maana con tu mujer. Vive a veinte kilmetros de aqu, en una casa de campo,que le ha prestado un amigo. Est con tres mocetones preparados para caso de apuro.

    Slo tendrs que vigilarlo, estableceremos un enlace no bien llegues. No debe verse con los enviadosdel Regente. O en todo caso, no debe verse con ellos dos veces, me has comprendido?Hugo.- S.

    Louis.- La noche que te digamos abrirs la puerta a tres camaradas que acabarn latarea; habr un auto en el camino y te largars con tu mujer entretanto.Hugo.- Oh! Louis...Louis.- Qu?Hugo.- Entonces es eso. No es ms que eso. De eso me juzgas capaz?Louis.- No ests de acuerdo?Hugo.- No. De ningn modo; no quiero ser carnero. Nosotros tenemos exigencias. Un intelectualanarquista no acepta cualquier tarea.Olga.- Hugo!

    Hugo.- Os propongo esto; no hay necesidad de enlace ni de espionaje. Har el asunto yo mismo.Louis.- T?Hugo.- Yo.Louis.- Es trabajo demasiado duro para un aficionado.Hugo.- Vuestros tres matachines encontrarn quiz a los guardaespaldas de Hoederer; corren el riesgo deque los liquiden. Si soy su secretario y me gano su confianza, estar con l varias horas por da.

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    18/85

    Louis.- (Vacilando.) No...Olga.- Louis!Louis.- Eh?Olga.- (Dulcemente.) Tenle confianza. Es un muchachito que busca su oportunidad. Saldr a flote.Louis.- Respondes por l?Olga.- Enteramente.Louis.- Bueno, entonces, escucha...

    (Explosin sorda en la lejana.)

    Olga.- Le sali bien.Louis.- Apaga la luz! Hugo, abre la ventana!

    (Apagan la luz y abren la ventana. Al fondo el resplandor rojo de un incendio.)

    Olga.- Arde, all. Arde. Todo un incendio. Lo consigui.

    (Estn todos en la ventana.)

    Hugo.- Le sali bien. Antes de que termine la semana, estaris aqu, los dos, en una noche como sta, yesperaris las noticias; y estaris inquietos y hablaris de m y yo contar para vosotros. Y os

    preguntaris: qu hace? Y despus habr una llamada telefnica, o bien alguien llamar a la puerta ysonreiris como ahora y os diris: "Le sali bien".

    Teln

    Tercer cuadro

    Un pabelln. Una cama, armarios, sillones, sillas. Ropas de mujer en todas las sillas, maletas abiertassobre la cama.

    Jessica est instalndose. Va a mirar por la ventana. Vuelve.Se dirige a una maleta cerrada que est en un rincn (iniciales H. S.), la lleva a la delantera de la escena,

    echa una ojeada por la ventana, va a buscar un traje de hombre colgado en un ropero, hurga en losbolsillos, saca una llave, abre la maleta, revisa apresuradamente, mira por la ventana, vuelve a revisar,encuentra algo que mira, de espaldas al pblico; nueva ojeada a la ventana. Vuelve, cierra

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    19/85

    rpidamente la maleta, pone de nuevo la llave en la chaqueta y esconde bajo el colchn los objetos quetiene en la mano. Entra Hugo.

    Escena I

    Hugo, Jessica.

    Hugo.- No terminaba nunca. Se hizo largo el tiempo?Jessica.- Horriblemente.Hugo.- Qu hiciste?Jessica.- Dorm.Hugo.- No se hace largo el tiempo durmiendo.Jessica.- So que se me haca largo el tiempo, me despert y deshice las maletas. Qu opinas de lainstalacin? (Seala la mescolanza de ropas sobre la cama y las sillas.)Hugo.- No s. Es provisional?Jessica.- (Firmemente.) Definitiva.Hugo.- Muy bien.Jessica.- Cmo es?Hugo.- Quin?Jessica.- Hoederer.Hugo.- Hoederer? Como todo el mundo.Jessica.- Qu edad tiene?Hugo.- Entre dos edades.Jessica.- Entre cules?Hugo.- Veinte y sesenta.Jessica. Alto o bajo?Hugo.- Mediano.Jessica.- Seal distintiva?Hugo.- Una gran cicatriz, una peluca y un ojo de vidrio.Jessica.- Qu horror!Hugo.- No es cierto. No tiene seales distintivas.

    Jessica.- Te las das de listo, seras incapaz de describrmelo.Hugo.- Claro que sera capaz.Jessica.- No, no seras capaz.Hugo.- S.Jessica.- No. De qu color son sus ojos?Hugo.- Grises.Jessica.- Pobre bicho, cree que todos los ojos son grises. Los hay azules, castaos, verdes y negros. Hastalos hay malva.

    De qu color son los mos? (Se tapa los ojos con la mano.) No mires.Hugo.- Son dos pabellones de seda, dos jardines andaluces, dos peces luna.Jessica.- Te pregunto el color.Hugo.- Azules.Jessica.- Miraste.

    Hugo.- No, pero me lo dijiste esta maana.Jessica.- Idiota. (Se le acerca.) Hugo, reflexiona bien:tiene bigote?

    Hugo.- No. (Una pausa. Firmemente.) Estoy seguro de que no.Jessica.- (Tristemente.) Quisiera poder creerte.Hugo.- (Reflexiona, luego se lanza.) Tena una corbata a lunares.Jessica.- A lunares?Hugo.- A lunares.Jessica.- Bah!Hugo.- Tipo... (Hace el movimiento de anudar una chalina.) Ya sabes.

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    20/85

    Jessica.- Te traicionaste, te entregaste! Mientras te hablaba, le miraste la corbata, Hugo, te intimid!Hugo.- No, mujer!Jessica.- Te intimid.Hugo.- No intimida.Jessica.- Entonces, por qu le mirabas la corbata?Hugo.- Para no intimidarlo.Jessica.- Est bien. Yo lo mirar, mi bichito, y cuando quieras saber cmo es, no tendrs ms que

    preguntrmelo. Qu te dijo?Hugo.- Le dije que mi padre era vicepresidente de las Carboneras de Tosk, y que lo haba abandonado

    para entrar en el Partido.Jessica.- Qu te respondi?Hugo.- Que estaba bien.Jessica.- Y despus?Hugo.- No le ocult que me haba doctorado, pero le hice comprender bien que no era un intelectual, queno me avergonzaba hacer un trabajo de copista y que pona mi pundonor en la obediencia y la disciplinams estrictas.Jessica.- Y qu te respondi?Hugo.- Que estaba bien.Jessica.- Y eso os llev dos horas?Hugo.- Hubo silencios.Jessica.- Eres de esa gente que cuenta siempre lo que dice a los dems y nunca lo que los dems hanrespondido.Hugo.- Porque pienso que te intereso ms yo que los otros.Jessica.- Por supuesto, bicho.

    Pero t eres mo. Los dems no son mos.Hugo.- Quieres que Hoederer sea tuyo.Jessica.- Quiero que todo el mundo sea mo.Hugo.- Hum! Es vulgar.Jessica.- Cmo lo sabes si no lo has mirado?Hugo.- Hay que ser vulgar para llevar una corbata a lunares.Jessica.- Las emperatrices griegas se acostaban con generales brbaros.Hugo.- No haba emperatrices en Grecia.Jessica.- En Bizancio las haba.

    Hugo.- En Bizancio haba generales brbaros y emperatrices griegas, pero no se dice qu hacan juntos.Jessica.- Qu otra cosa podan hacer? (Ligero silencio.) Te pregunt cmo era yo?Hugo.- No.Jessica.- Por lo dems, no hubieras podido responder; no sabes nada. No te dijo nada acerca de m?Hugo.- Nada.Jessica.- No tiene educacin.Hugo.- Ya ves. Adems, es demasiado tarde para interesarte

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    21/85

    en l.Jessica.- Por qu?Hugo.- Sujetars la lengua?Jessica.- Con las dos manos.Hugo.- Morir.

    Jessica.- Est enfermo?Hugo.- No, pero ser asesinado. Como todos los hombres polticos.Jessica.- Ah! (Una pausa.) Y t, bichito, eres un hombre poltico?Hugo.- Claro est.Jessica.- Y qu debe hacer la viuda de un hombre poltico?Hugo.- Entra en el Partido de su marido y concluye su obra.Jessica.- Seor! Antes preferira matarme sobre tu tumba.Hugo.- Eso slo se hace en Malabar.Jessica.- Entonces, escucha lo que har. Ir a buscar a tus asesinos uno por uno, los har arder de amor ycuando por fin crean que pueden consolar mi languidez altiva y desolada, les hundir un cuchillo en elcorazn.Hugo.- Qu te divertira ms:matarlos o seducirlos?Jessica.- Eres estpido y vulgar.Hugo.- Cre que te gustaban los hombres vulgares. (Jessica no responde.) Jugamos o no jugamos?Jessica.- No jugamos ms. Djame deshacer las maletas.Hugo.- Anda! Anda!Jessica.- No queda ms que la tuya. Dame la llave.Hugo.- Te la he dado.Jessica.- (Sealando la maleta que ha abierto al comienzo del cuadro.) La de sa no.Hugo.- sa la deshar yo mismo.Jessica.- No es asunto tuyo, alma ma.Hugo.- Desde cundo es tuyo? Quieres jugar a la mujer domstica?Jessica.- T juegas bien al revolucionario.Hugo.- Los revolucionarios no necesitan mujeres domsticas: les cortan la cabeza.Jessica.- Prefieres las lobas de pelo negro, como Olga.Hugo.- Ests celosa?

    Jessica.- Bien lo quisiera. Nunca jugu a eso. Jugamos?Hugo.- Si t quieres.Jessica.- Bueno. Entonces dame la llave de esa maleta.Hugo.- Jams!Jessica.- Qu hay en esa maleta?Hugo.- Un secreto vergonzoso.Jessica.- Qu secreto?Hugo.- No soy hijo de mi padre.Jessica.- Cmo te gustara, bichito. Pero no es posible: te le pareces demasiado.Hugo.- Eso no es cierto! Jessica! Crees que me parezco a l?Jessica.- Jugamos o no jugamos?Hugo.- Jugamos.Jessica.- Entonces, abre esa maleta.

    Hugo.- He jurado no abrirla.Jessica.- Est atiborrada de

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    22/85

    cartas de la Loba! O de fotos quiz? Abre!Hugo.- No.Jessica.- Abre! Abre!Hugo.- No y no.Jessica.- Juegas?Hugo.- S.Jessica.- Entonces, basta: no juego ms. Abre la maleta.Hugo.- No hay basta: no la abrir.Jessica.- Me da lo mismo, s lo que hay dentro.Hugo.- Qu hay?Jessica.- Hay... Hay... (Pasa la mano por el colchn, luego lleva las dos manos detrs de la espalda y

    blande las fotos.) Esto!Hugo.- Jessica!Jessica.- (Triunfante.) Encontr la llave en tu traje oscuro, s quin es tu amante, tu princesa, tuemperatriz. No soy yo, no es la Loba. Eres t, querido; t mismo. Doce fotos tuyas en la maleta.Hugo.- Devulveme esas fotos.Jessica.- Doce fotos de tu juventud soadora. A los tres aos, a los seis aos, a los ocho, a los diez, a losdoce, a los diecisis. Te las llevaste cuando tu padre te ech, te siguen a todas partes; cmo has dequererlas!Hugo.- Jessica, no juego ms.Jessica.- A los seis aos llevabas un cuello duro que deba rasparte el pescuezo de gallina, y adems todoun traje de terciopelo con una chalina. Qu hombrecito, qu chiquillo juicioso! Los nios juiciosos,seora, resultan los revolucionarios ms terribles. No dicen nada, no se esconden debajo de las mesas,slo comen un bombn por vez. Pero ms tarde se lo hacen pagar caro a la sociedad.

    Desconfe usted de los chiquillos juiciosos.

    (Hugo, que aparenta resignarse, salta bruscamente sobre ella.)

    Hugo.- Me las devolvers, bruja! Vas a devolvrmelas.Jessica.- Sultame! (l la derriba sobre la cama.) Cuidado, nos mataremos.Hugo.- Devulvemelas.Jessica.- Te digo que va a salir un tiro! (Hugo se levanta, ella muestra el revlver que ha tenido detrs de

    la espalda.) Tambin haba esto en la maleta.Hugo.- Dame.

    (Se lo quita, revisa su traje oscuro, coge la llave, vuelve a la maleta,la abre, recoge las fotos y las ponejunto con el revlver en la maleta.

    Pausa.)

    Jessica.- Qu significa ese revlver?Hugo.- Siempre lo llevo conmigo.Jessica.- No es cierto. No lo tenas antes de venir aqu. Y tampoco tenas esta maleta. Los compraste almismo tiempo. Por qu tienes ese revlver?Hugo.- Quieres saberlo?Jessica.- S, pero contstame en serio. No tienes derecho a mantenerme fuera de tu vida.

    Hugo.- No se lo dirs a nadie?Jessica.- A nadie en el mundo.Hugo.- Es para matar a Hoederer.

    Jessica.- Eres pesado, Hugo. Te digo que no juego ms.Hugo.- Ah! Ah! Acaso estoy jugando? Acaso estoy serio? Misterio. Jessica, sers la mujer de unasesino! Jessica.- Pero t nunca podrs, mi pobre bichito; quieres que lo mate en tu lugar? Ir aofrecerme a l y...Hugo.- Gracias, y despus errars. Proceder yo mismo.Jessica.- Pero por qu quieres matarlo? Un hombre a quien no conoces.Hugo.- Para que mi mujer me tome en serio. Me tomars en serio?

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    23/85

    Jessica.- Yo? Te admirar, te esconder, te alimentar, te distraer en tu escondrijo y cuando nos hayandenunciado los vecinos me arrojar sobre ti a pesar de los gendarmes y te tomar en los brazos gritndote:

    te quiero.Hugo.- Dmelo ahora.Jessica.- Qu?Hugo.- Que me quieres.Jessica.- Te quiero.Hugo.- Dmelo de verdad.Jessica.- Te quiero.Hugo.- No es de verdad.Jessica.- Pero qu te pasa? Ests jugando?Hugo.- No, no juego.Jessica.- Por qu me pides eso? No entra en mis costumbres.Hugo.- No s. Tengo ganas de pensar que me quieres. Estoy en mi derecho. Vamos, dilo. Dilo bien.Jessica.- Te quiero. Te quiero.

    No: te quiero. Ah! Vete al diablo. Cmo lo dices t?Hugo.- Te quiero.Jessica.- Ya ves: no sabes ms que yo.Hugo.- Jessica, t no crees lo que dije.Jessica.- Que me quieres?Hugo.- Que voy a matar a Hoederer.Jessica.- Naturalmente que lo creo.

    Hugo.- Haz un esfuerzo, Jessica.Ponte seria.

    Jessica.- Por qu tengo que ponerme seria?Hugo.- Porque no se puede jugar todo el tiempo.Jessica.- No me gusta lo serio, pero nos arreglaremos: voy a jugar a ser seria.Hugo.- Mrame a los ojos. No.

    Sin risa. Escchame: lo de Hoederer es cierto: el Partido me enva.Jessica.- No lo dudo. Por qu

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    24/85

    no me lo dijiste antes?Hugo.- Quiz te hubieras negado a acompaarme.Jessica.- Por qu? stos son asuntos de hombres, no me conciernen.Hugo.- Es un trabajito curioso, sabes? El tipo parece duro.Jessica.- Bueno, pues iremos a cloroformarlo y lo ataremos a la boca de un can.Hugo.- Jessica! Estoy serio.Jessica.- Yo tambin.Hugo.- T juegas a estar seria.

    Me lo dijiste.Jessica.- No, t.Hugo.- Tienes que creerme, te lo ruego.Jessica.- Te creer si t crees que estoy seria.Hugo.- Est bien. Pues te creo.Jessica.- No. Juegas a que me crees.Hugo.- No acabaremos nunca! (Llaman a la puerta.) Entre!

    (Jessica se sita delante de la maleta,de espaldas al pblico, mientras l va a abrir.)

    Escena II

    Slick, Georges, Hugo y Jessica. (Slick y Georges entran, sonrientes. Fusiles ametralladoras ycinturones con revlveres. Un silencio.)

    Georges.- Somos nosotros.Hugo.- S?Georges.- Venamos a ver si no necesitaban una manita.Hugo.- Una manita para qu?Slick.- Para instalarse.Jessica.- Son ustedes muy amables, pero no necesito a nadie.Georges.- (Sealando las ropas de mujer desparramadas por los muebles.) Todo eso hay que doblarlo.Slick.- Sera ms rpido si nos pusiramos los cuatro.

    Jessica.- Le parece?Slick.- (Ha tomado una combinacin del respaldo de una silla y la sostiene en la punta del brazo.) Esto sedobla por el medio, no? Y despus se pliegan los costados?Jessica.- S? Bueno! A usted lo vera mejor en trabajos pesados.Georges.- No toques, Slick. Se te van a ocurrir cosas. Disclpelo, seora; hace seis meses que no vemosmujeres.Slick.- Ya no sabamos siquiera cmo son.

    (La miran.)

    Jessica.- Van acordndose?Georges.- Poco a poco.Jessica.- Pero no las hay, en el pueblo?

    Slick.- Las hay, pero no salimos.Georges.- El antiguo secretario saltaba la pared todas las noches: total, que lo encontraron una maanacon la cabeza en un charco. Entonces el viejo decidi que el siguiente sera casado para que tuviera losuficiente a domicilio.Jessica.- Es muy delicado de su parte.Slick.- Slo que no quiere que nosotros tengamos lo suficiente.Jessica.- Vaya! Y por qu?Georges.- Dice que quiere que seamos bestias salvajes.Hugo.- Son los guardaespaldas de Hoederer.

    Jessica.- Figrate que lo haba adivinado.

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    25/85

    Slick.- (Sealando el fusil ametralladora.) Por esto?Jessica.- Tambin por eso.Georges.- No debe tomarnos por profesionales, eh? Yo soy plomero. Hacemos un pequeo extra porqueel Partido nos lo pidi.Slick.- No nos tiene miedo?Jessica.- Al contrario, slo me gustara (Sealando los fusiles ametralladoras y los revlveres.) que sedesembarazaran de la panoplia. Djenla en un rincn.Georges.- Imposible.Slick.- Prohibido.Jessica.- No se separan de ella ni para dormir?Georges.- No, seora.Jessica.- No?Slick.- No.Hugo.- Cumplen el reglamento al pie de la letra. Cuando entr a ver a Hoederer, me empujaban con elcan de las ametralladoras.Georges.- (Riendo.) As somos nosotros.Slick.- Si hubiera tropezado, usted sera viuda.

    (Todo el mundo re.)

    Jessica.- As que tiene miedo el jefe.Slick.- No tiene miedo, pero no quiere que lo maten.Jessica.- Por qu habran de matarlo?Slick.- Por qu, no lo s. Pero lo seguro es que quieren matarlo. Sus compaeros han venido a avisrselo,no hace quince das.Jessica.- Qu interesante.Slick.- Oh! Ya cambiar usted de opinin, ni siquiera es espectacular. Hay que montar guardia, eso estodo.

    (Durante la rplica de Slick, Georges da una vuelta por la habitacin con aire falsamente descuidado.Va al ropero abierto y saca el traje de Hugo.)

    Georges.- Eh, Slick! Mira qu buenos trapos tiene!

    Slick.- Es parte de su oficio.Al secretario lo miras mientras escribe lo que dices y tiene que

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    26/85

    gustarte porque si no, pierdes el hilo de las ideas.

    (Georges palpa el traje fingiendo sacudirlo.)

    Georges.- Desconfe de los armarios, las paredes estn agrietadas. (Vuelve a meter el traje en el armario,luego se acerca a Slick. Jessica y Hugo se miran.)Jessica.- (Tomando una decisin.) Bueno..., sintense.Slick.- No. No. Gracias.Georges.- As est bien.Jessica.- No podemos ofrecerles nada de beber.Slick.- No importa, porque no bebemos durante el servicio.Hugo.- Y estn ustedes de servicio?Georges.- Estamos siempre de servicio.Hugo.- Ah!Slick.- Ya le digo, hay que ser santos para este condenado trabajo.Hugo.- Yo todava no estoy de servicio. Estoy en mi casa, con mi mujer. Sentmonos, Jessica.

    (Se sientan los dos.)

    Slick.- (Yendo a la ventana.) Hermosa vista.Georges.- Se est bien aqu.Slick.- Y tranquilo.Georges.- Viste qu grande es la cama? Caben tres.Slick.- Cuatro: los recin casados se acurrucan.Georges.- Tanto lugar perdido cuando hay quienes duermen en el suelo.

    Slick.- Calla, que voy a soar esta noche.Jessica.- Ustedes no tienen cama?Slick.- (Divertido.) Georges.Georges.- (Riendo.) Qu?Slick.- Pregunta si tenemos cama.Georges.- (Sealando a Slick.) l duerme sobre la alfombra del escritorio, yo en el pasillo, delante delcuarto del Viejo.

    Jessica.- Y es duro?Georges.- Sera duro para su marido, que tiene un aire delicado. Nosotros estamos acostumbrados. Elfastidio es que no tenemos habitacin donde estar. El jardn no es sano as que nos pasamos el da en elvestbulo.

    (Se agacha y mira debajo de la cama.)

    Hugo.- Qu mira?Georges.- Por si hubiera ratas.

    (Se levanta.)

    Hugo.- No las hay?

    Georges.- No.Hugo.- Mejor. (Una pausa.)Jessica.- Y dejaron solo al jefe? No tienen miedo de que le suceda una desgracia si estn demasiadotiempo ausentes?Slick.- Est Len, que se qued all. (Sealando el aparato telefnico.) Y adems, si hubiera lo, siempre

    puede llamarnos.

    (Una pausa. Hugo se levanta, plido de nerviosidad. Jessica se levanta tambin.)

    Hugo.- Son simpticos, eh?

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    27/85

    Jessica.- Exquisitos.Hugo.- Y viste qu pinta tienen?Jessica.- Robles! Ah! Harn un tro de amigos. Mi marido adora a los matachines. Hubiera queridoserlo.

    Slick.- No tiene pasta. Est hecho para secretario.Hugo.- Nos entenderemos bien, vamos! Yo ser el cerebro, Jessica los ojos, ustedes los msculos. Tocaqu msculos Jessica! (Ella los toca.) Hierro. Toca.Jessica.- Pero quizs el seor Georges no quiera.Georges.- (Rgido.) Me da lo mismo.Hugo.- Ya ves: est encantado.

    Vamos, toca, Jessica, toca.(Jessica toca.) Hierro, eh?

    Jessica.- Acero.Hugo.- Nos tuteamos, eh, muchachos?Slick.- Si t quieres, chico.Jessica.- Es tan amable de parte de ustedes haber venido a vernos.Slick.- El gusto es nuestro, eh, Georges?Georges.- Nos hace felices ver la dicha de ustedes.Jessica.- Ser un tema de conversacin en el vestbulo.Slick.- Claro, y por la noche, nos diremos: "Estn abrigados, l tiene a su mujercita en los brazos".Georges.- Eso nos dar coraje.Hugo.- (Se dirige a la puerta y la abre.) Vuelvan cuando quieran, estn en su casa.

    (Slick se dirige tranquilamente a la puerta y la cierra.)

    Slick.- Ya nos vamos. Nos vamos en seguida. Slo una pequea formalidad.Hugo.- Qu formalidad?Slick.- Registrar la habitacin.Hugo.- No.Georges.- No?Hugo.- No registraris absolutamente nada.Slick.- No te gastes, chico, tenemos rdenes.Hugo.- rdenes de quin?

    Slick.- De Hoederer.Hugo.- Hoederer os ha dado orden de registrar mi cuarto?Georges.- Vamos, precioso, no te hagas el idiota. Te digo que

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    28/85

    nos avisaron: habr barullo un da de stos. Cmo crees que te dejaremos entrar aqu sin mirarte losbolsillos. Podras andar con granadas o con cualquier bombita, aunque se me ha metido en la cabeza queno ests dotado para el tiro al blanco.Hugo.- Pregunto si Hoederer os ha encargado especialmente que registris mis cosas.Slick.- (A Georges.) Especialmente.Georges.- Especialmente.Slick.- Nadie entra aqu sin que lo registren. Es la regla. Eso es todo.Hugo.- Y a m no me registraris. Ser la excepcin. Eso es todo.Georges.- No eres del Partido?Hugo.- S.Georges.- Entonces, qu te ensearon, all? No sabes lo que es una consigna?Hugo.- Lo s tan bien como vosotros.Slick.- Y cuando te dan una consigna, no sabes que debes respetarla?Hugo.- Lo s.Slick.- Y?Hugo.- Respeto las consignas, pero tambin me respeto a m mismo y no obedezco las rdenes idiotasdadas expresamente para ridiculizarme.Slick.- Lo oyes? Dime, Georges, t te respetas?Georges.- No lo creo. Se notara. Y t, Slick?Slick.- Ests loco. No tiene derecho a respetarte si no eres por lo menos secretario.Hugo.- Pobres idiotas! Si entr en el Partido fue para que todos los hombres, secretarios o no, tengan unda ese derecho.Georges.- Hazlo callar, Slick, o me har llorar. Si nosotros, precioso, entramos, fue porque estbamoshartos de morirnos de hambre.Slick.- Y para que todos nuestros muchachos tengan un da con qu llenarse la barriga.Georges.- Vamos, Slick, basta de vueltas. Abre eso para empezar.Hugo.- No la tocars.Slick.- No, precioso? Y cmo hars para impedrmelo?Hugo.- No intentar luchar contra un rodillo compresor, pero con slo que pongas la mano encima, nosvamos de la villa esta noche y Hoederer podr buscarse otro secretario.Georges.- Oh, nada, me intimidas! Han de encontrarse secretarios a patadas.Hugo.- Bueno, pues registra si no tienes miedo, registra!

    (Georges se rasca el crneo. Jessica, que ha permanecido muy tranquila durante toda la escena, seacerca a ellos.)

    Jessica.- Por qu no telefonear a Hoederer?Slick.- A Hoederer?Jessica.- Los pondr de acuerdo.

    (Georges y Slick se consultan con la mirada.)

    Georges.- Se puede hacer. (Se acerca al aparato, descuelga y llama.) Hola! Len? Ve a decir al Viejoque el nene no quiere obedecer. Qu? Oh, charlataneras! (Volvindose hacia Slick.) Fue a ver al Viejo.Slick.- De acuerdo, pero te dir, Georges. Yo quiero bien a Hoederer, pero si le diera por hacer una

    excepcin con este hijo de ricos, cuando revisamos hasta los fondillos al mismo cartero, lo dejo plantado.Georges.- De acuerdo. Lo har o nos iremos nosotros.Slick.- Porque es posible que yo no me respete, pero tengo mi orgullo como cualquiera.Hugo.- Es muy posible, mi gran camarada; pero aunque el mismo Hoederer diera orden de registrarme,dejara esta casa cinco minutos despus.Georges.- Slick!Slick.- Qu?Georges.- No te parece que el seor tiene facha de aristcrata?Hugo.- Jessica! Jessica.- Qu?Hugo.- No te parece que los seores tienen facha de jodidos?

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    29/85

    Slick.- (Se le acerca y le pone la mano en el hombro.) No metas la pata, nenito, porque ya que somosjodidos, bien podramos empezar a joder!

    (Entra Hoederer.)

    Escena III

    Los mismos, Hoederer.

    Hoederer.- Por qu me molestis?

    (Slick da un paso atrs.)

    Slick.- No quiere que lo registren.Hoederer.- No?Hugo.- Si usted les permite que me registren, me voy. Eso es todo.Hoederer.- Bueno.Georges.- Y si t nos lo impides, seremos nosotros los que nos iremos.Hoederer.- Sentaos. (Se sientan de mala gana.) A propsito Hugo, puedes tutearme. Aqu todo el mundose tutea. (Coge un slip y un par de medias del respaldo del silln y se dispone a ponerlos sobre la cama.)Jessica.- Me permite?

    (Se los toma de las manos, los envuelve y, sin moverse de su sitio los arroja sobre la cama.)

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    30/85

    Hoederer.- Cmo te llamas?Jessica.- A las mujeres tambin las tutea?Hoederer.- S.Jessica.- Me acostumbrar. Me llamo Jessica.Hoederer.- (La mira.) Cre que seras fea.Jessica.- Lo siento.Hoederer.- (Siempre mirndola.) S. Es lamentable.Jessica.- Tengo que afeitarme la cabeza?Hoederer.- (Sin dejar de mirarla.) No. (Se aleja un poco de ella.) Por ti queran irse a las manos?Jessica.- Todava no.Hoederer.- Que no suceda nunca.

    (Se sienta en el silln.) El registro no tiene importancia.Slick.- Nosotros...Hoederer.- Ninguna importancia.

    Ya hablaremos de eso. (A Slick.) Qu pas? Qu le reprochabais? Est demasiado bien vestido?Habla como un libro?Slick.- Cuestin de clase.Hoederer.- Nada de eso aqu. Las clases se dejan fuera, (Los mira.) Hijos mos, habis empezado mal. (AHugo.) T te haces el insolente porque eres el ms dbil. (A Slick y a Georges.) Vosotros tenis las fachasde los malos das. Habis empezado por mirarlo de soslayo. Maana le haris bromas y la semana

    prxima, cuando necesite dictarle una carta, vendris a decirme que lo han pescado en el estanque.Hugo.- No, si puedo evitarlo.Hoederer.- No puedes evitar nada. No te crispes, chico. No hay que dejar que las cosas lleguen a tanto,eso es todo. Cuatro hombres que viven juntos se quieren o se degellan. Me haris el gusto de quereros.Georges.- (Con dignidad.) Los sentimientos no se imponen.Hoederer.- (Con fuerza.) Se imponen. Se imponen, cuando se est sirviendo, entre tipos del mismoPartido.Georges.- No somos del mismo Partido.Hoederer.- (A Hugo.) No eres de los nuestros?Hugo.- S.

    Hoederer.- Y entonces?Slick.- Quiz seamos del mismo Partido, pero no entramos por las mismas razones.Hoederer.- Se entra siempre por la misma razn.Slick.- Me permites? l, para ensear a los pobres el respeto que se deben.Hoederer.- Eh?Georges.- Es lo que ha dicho.Hugo.- Y vosotros habis entrado para saciaros el hambre. Es lo que habis dicho.Hoederer.- Y qu? Estis de

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    31/85

    acuerdo.Slick.- Cmo?Hoederer.- Slick! No me contaste que te avergonzaba tener hambre? (Se inclina hacia Slick y espera unarespuesta que no llega.) Y que te daba rabia porque no podas pensar en otra cosa? Y que un muchachode veinte aos tiene algo mejor que hacer que ocuparse todo el tiempo de su estmago?Slick.- No necesitabas hablar de esto, delante de l.Hoederer.- No me lo contaste?Slick.- Y eso qu prueba?Hoederer.- Eso prueba que queras la barriga llena y algo ms. l le llama respeto de s mismo.

    Hay que dejarlo hablar. Cada uno puede emplear las palabras que quiera.Slick.- No era respeto. Me molestara mucho que se llamara respeto. l emplea las palabras que encuentraen su cabeza; lo piensa todo con la cabeza.Hugo.- Con qu quiere que piense?Slick.- Cuando uno no tiene para un diente, precioso, no piensa con la cabeza. Cierto es que quera queaquello terminara.

    Dios mo, s. Slo un momento, un momentito, para poder interesarme en otra cosa. En cualquier otracosa que no fuera yo.

    Pero no era respeto de m mismo. T nunca has tenido hambre y te acercaste a nosotros para hablarnosde moral, como las damas que suban de visita a casa de mi madre cuando estaba borracha para decirleque no se respetaba.Hugo.- Eso es falso.Georges.- T has tenido hambre? Creo que ms bien necesitabas hacer ejercicios antes de las comidas

    para que viniera el apetito.Hugo.- Por una vez tienes razn, gran camarada: no s lo que es el apetito. Si hubieras visto los tnicos demi infancia que dejaba por la mitad: qu derroche! Entonces me abran la boca, me decan: "Unacucharada para pap, una cucharada para mam, una cucharada para ta Ana". Y me hundan la cucharahasta el fondo de la garganta.

    Y yo creca, figrate. Pero no engordaba. Fue la poca en que me hicieron beber sangre fresca en losmataderos, porque estaba paliducho: de la impresin ya no prob la carne. Mi padre deca todas lasnoches: "Este nio no tiene hambre". Todas las noches, lo veo desde aqu: "Come, Hugo, come. Te vas aenfermar". Me hicieron tomar aceite de hgado de bacalao: esto es el colmo del lujo: una droga para dartehambre mientras los dems, en la calle, se hubieran vendido por un bistec; yo los vea pasar desde la

    ventana con el cartel: "Dadnos pan". Iba a sentarme a la mesa. "Come, Hugo, come. Una cucharada parael sereno que est de huelga, una cucharada para la vieja que recoge los desperdicios del cajn de basuras,una cucharada para la familia del carpintero que se rompi la pierna". Abandon mi casa, entr en elPartido y fue para or la misma cantilena:

    "Nunca has tenido hambre, Hugo, en qu te metes? Qu puedes comprender? Nuncahas tenido hambre". Bueno, pues no! Nunca he tenido hambre. Nunca! Nunca! Quizs puedas decirmequ debo hacer para que todos dejis de reprochrmelo.

    (Una pausa.)

    Hoederer.- Os? Bueno, decdselo. Indicadle qu debe hacer.Slick! Qu le pides? Que se corte una mano? Que se reviente un ojo? Que te ofrezca su mujer?

    Qu precio debe pagar para que lo perdonis?

    Slick.- No tengo nada que perdonarle.Hoederer.- S: que haya entrado en el Partido sin que lo empujara la miseria.Georges.- Nadie se lo reprocha.

    Slo que hay un mundo entre nosotros: l es un aficionado, entr porque lo consideraba bien, por hacerun gesto. Nosotros no podamos hacer otra cosa.Hoederer.- Y crees que l poda hacer otra cosa? El hambre de los dems tampoco es fcil de soportar.Georges.- Hay muchos que se las arreglan muy bien.Hoederer.- Porque no tienen imaginacin. La desgracia de este chico es que tiene demasiada.Slick.- Est bien. Nadie le desea mal. Nadie lo critica, eso es todo. Pero sin embargo, uno tiene elderecho...

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    32/85

    Hoederer.- Qu derecho? No tenis ningn derecho. Ninguno. "!Nadie lo critica!" Cochinos, id a mirarosla jeta en el espejo y despus vendris a hablarme de sentimientos delicados, si tenis coraje. Se juzga aun tipo por su trabajo. Y cuidado, que no os juzgue por el vuestro, que andis bastante flojos los ltimostiempos.Hugo.- (Gritando.) No me defienda! Quin le pide que me defienda? Ya ve que no hay nada que hacer;estoy acostumbrado.

    Cuando los vi entrar hace un rato, reconoc la sonrisa. No eran lindos, puede creerme; venan a hacermepagar por mi padre y por mi abuelo y por todos los de mi familia que comieron a costa de su hambre. Ledigo que los conozco: nunca me aceptarn; cien mil me miran con esa sonrisa. He luchado, me hehumillado, lo hice todo para que olvidaran, les repet que los amaba, que los envidiaba, que los admiraba.No hay nada que hacer! Nada que hacer! Soy un hijo

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    33/85

    de ricos, un intelectual, un tipo que no trabaja con sus manos.Bueno, que piensen lo que quieran. Tienen razn, es cuestin de gustos.

    (Slick y Georges se miran en silencio.)

    Hoederer.- (A los guardaespaldas.) Y? (Slick y Georges se encogen de hombros en sealde incertidumbre.) No tendr ms miramientos con l que con vosotros; ya sabis que no

    tengo miramientos con nadie. No trabajar con sus manos, pero lo har sudar tinta. (Irritado.) Ah!Terminemos.Slick.- (Decidindose.) Bueno! (A Hugo.) Chico, no es que me gustes. Es intil, hay algo entre nosotrosque no pega.

    Pero no digo que seas el dedo malo, y adems, es cierto que empezamos mal. Trataremos de nohacernos la vida imposible. De acuerdo?Hugo.- (Blandamente.) Si queris!Slick.- De acuerdo, Georges?Georges.- Sigamos as.

    (Una pausa.)

    Hoederer.- (Tranquilamente.) Queda la cuestin del registro.Slick.- S. El registro... Oh! Ahora...

    Georges.- Lo que dijimos era por decir, nada ms.Slick.- Cuestin de poner las cosas en su punto.Hoederer.- (Cambio de tono.) Quin os pide vuestra opinin? Haris el registro si os pido que lo hagis.(A Hugo, recobrando su voz ordinaria.) Confo en ti, muchacho, pero tienes que ser realista. Si hoy hagouna excepcin contigo, maana me pedirn que haga dos, y para terminar, vendr un tipo a degollarnos atodos porque habrn dejado de darle vuelta a los bolsillos. Supn que te lo pidan cortsmente, ahora quesois amigos, te dejars registrar? Hugo.- Me... Me temo que no.Hoederer.- Eh? (Lo mira.) Y si yo te lo pido? (Una pausa.) Ya veo: tienes principios. Tambin yo podrahacer una cuestin de principios. Pero los principios y yo... (Una pausa.) Mrame. No tienes armas?Hugo.- No.Hoederer.- Tu mujer tampoco?

    Hugo.- No.Hoederer.- Est bien. Confo en ti. Marchaos, vosotros dos.Jessica.- Esperad. (Se vuelven.) Hugo, estara mal no responder a la confianza con la confianza.Hugo.- Qu?Jessica.- Podis registrarlo todo.Hugo.- Pero Jessica...Jessica.- Qu? Les hars creer que escondes un revlver.Hugo.- Loca!Jessica.- Vamos, djalos. Tu orgullo est a salvo, ya que les rogamos que lo hagan.

    (Georges y Slick permanecen vacilantes en el umbral de la puerta.)

    Hoederer.- Bueno, qu esperis? Habis comprendido.

    Slick.- Creamos...Hoederer.- No hay nada que creer, haced lo que os dicen.Slick.- Bueno. Bueno. Bueno.Georges.- No vala la pena hacer tantas historias.

    (Mientras se ponen a registrar, blandamente, Hugo no deja de mirar a Jessica con estupor.)

    Hoederer.- (A Slick y a Georges.) Y que esto os ensee a confiar en la gente. Yo siempre confo. En todoel mundo.

    (Registran.) Qu blandos sois! El registro tiene que ser serio, pues os lo han propuesto seriamente.

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    34/85

    Slick, mira debajo del ropero. As. Saca ese traje. Plpalo.Slick.- Ya lo hice.Hoederer.- Vuelve a hacerlo. Mira tambin debajo del colchn.

    Bien. Slick, contina. Y t, Georges, ven aqu. (Sealando a Hugo.) Regstralo. No tienes ms quetantear los bolsillos de la chaqueta. As. Y los del pantaln. Est bien. Y el bolsillo revlver. Perfecto.Jessica.- Y yo?Hoederer.- Ya que lo pides.

    Georges! (Georges no se mueve.) Y? Te asusta?Georges.- Oh! Est bien.

    (Se acerca a Jessica, muy rojo, y la roza con la punta de los dedos. Jessica se re.)

    Jessica.- Tiene manos de camarera.

    (Slick ha llegado a la maleta que contena el revlver.)

    Slick.- Las maletas estn vacas?Hugo.- (Tenso.) S.

    (Hoederer lo mira con atencin.)

    Hoederer.- sa tambin?Hugo.- S.

    (Slick la levanta.)

    Slick.- No.Hugo.- Ah... no, sa no. Iba a deshacerla cuando entrasteis.Hoederer.- brela.

    (Slick la abre y registra.)

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    35/85

    Slick.- Nada.Hoederer.- Bueno. Se acab. A largarse.Slick.- (A Hugo.) Sin rencor?Hugo.- Sin rencor.Jessica.- (Mientras salen.) Ir a visitarlos al vestbulo.

    Escena IV

    Jessica, Hoederer, Hugo.

    Hoederer.- En tu lugar, no ira a verlos demasiado a menudo.Jessica.- Oh! Por qu? Son tan delicados; Georges sobre todo: es una nia.Hoederer.- Hum! (Se acerca a ella.) Eres guapa, es un hecho. De nada sirve lamentarlo.

    Pero siendo las cosas como son, slo veo dos soluciones. La primera, si tienes el corazn bastanteamplio, es hacernos felices a todos.Jessica.- Tengo el corazn muy pequeo.Hoederer.- Me lo sospechaba.

    Adems, se las arreglaran para pelearse, a pesar de todo.Queda la segunda solucin:cuando tu marido se va, te encierras y no abres a nadie, ni siquiera a m.

    Jessica.- S. Bueno, si usted me lo permite, elegir la tercera.Hoederer.- Como quieras. (Se inclina un poco sobre ella y respira profundamente.) Hueles bien. No te

    pongas ese perfume cuando vayas a verlos.Jessica.- No me he puesto perfume.

    Hoederer.- Peor. (Se aparta y camina lentamente hasta el centro de la habitacin; luego se detiene.Durante toda la escena, sus miradas lo hurgarn todo. Busca algo. De vez en cuando, su mirada se detieneen Hugo y lo escruta.) Bueno.

    Ya est! (Silencio.) Ya est! (Silencio.) Hugo, vendrs a verme maana a las diez de la maana.Hugo.- Lo s.Hoederer.- (Distradamente, mientras sus ojos hurgan por todas partes.) Bueno. Bueno, bueno. Ya est.Todo est bien. Todo acab bien. Qu caras raras tenis, hijos mos! Todo est bien, vamos! Todo el

    mundo est reconciliado, todo el mundo se quiere... (Bruscamente.) Ests fatigado, muchacho.Hugo.- No es nada. (Hoederer lo mira atentamente. Hugo, incmodo, habla haciendo un esfuerzo.) Le

    pido... disculpas... por el incidente... de hace un rato.Hoederer.- (Sin dejar de mirarlo.) Ni pensaba siquiera en eso.Hugo.- En adelante, usted...Hoederer.- Te dije que me tutearas.Hugo.- En adelante, no tendrs de qu quejarte. Observar la disciplina.Hoederer.- Ya me lo has dicho.

    Ests seguro de que no ests enfermo? (Hugo no responde.) Si estuvieras enfermo, an habra tiempode decrmelo y pedira al Comit que me enviara a alguien en tu lugar.Hugo.- No estoy enfermo.Hoederer.- Perfecto. Bueno, voy a dejaros. Supongo que tenis ganas de estar solos. (Se acerca a la mesay mira los libros.) Hegel, Marx, muy bien.

    Lorca, Thomas Eliot: no los conozco. (Hojea los libros.)Hugo.- Son poetas.Hoederer.- (Tomando otros libros.) Poesa... Poesa. Mucha poesa. Escribes poemas?Hugo.- No.Hoederer.- En fin, los has escrito. (Se aleja de la mesa. Se detiene delante de la cama.) Una robe dechambre; vistes bien. La trajiste de casa de tu padre?Hugo.- S.Hoederer.- Los dos trajes tambin, supongo. (Le tiende un cigarrillo.)Hugo.- (Rehusando.) Gracias.Hoederer.- No fumas? (Gesto negativo de Hugo.) Bueno. El Comit me mand decir que nunca

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    36/85

    participaste en una accin directa. Es cierto?Hugo.- Es cierto.Hoederer.- Debas comerte las uas. Todos los intelectuales suean con actuar.Hugo.- Me encargaba del peridico.Hoederer.- Es lo que me dijeron.

    Hace dos meses que no lo recibo. Los nmeros de antes, los hacas t?Hugo.- S.Hoederer.- Era trabajo honesto.

    Y se privaron de un redactor tan bueno para envirmelo?Hugo.- Pensaron que te servira.Hoederer.- Son muy gentiles. Y a ti? Te diverta abandonar tu trabajo?Hugo.- Yo...Hoederer.- El diario eras t; haba riesgos, responsabilidades; en cierto sentido, hasta poda pasar poraccin. (Lo mira.) Y ahora eres secretario. (Una pausa.) Por qu lo dejaste? Por qu?Hugo.- Por disciplina.Hoederer.- No hables a cada rato de disciplina. Desconfo de la gente que no tiene otra palabra en la boca.Hugo.- Necesito disciplina.Hoederer.- Por qu?Hugo.- (Con cansancio.) Hay demasiados pensamientos en mi cabeza. Tengo que expulsarlos.Hoederer.- Qu clase de pensamientos?Hugo.- "?Qu hago aqu? Tengo

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    37/85

    razn para querer lo que quiero? No estoy haciendo comedia?" Cosas as.Hoederer.- (Lentamente.) S.

    Cosas as. De modo que en este momento tienes la cabeza llena?Hugo.- (Incmodo.) No... No, en este momento no. (Una pausa.) Pero pueden volver. Tengo quedefenderme. Tengo que alojar otros pensamientos en mi cabeza. Consignas: "Haz esto.

    Camina. Detente. Di esto".Necesito obedecer. Obedecer es todo. Comer, dormir, obedecer.

    Hoederer.- Muy bien. Si obedeces, podremos entendernos. (Le pone una mano en el hombro.) Escucha...(Hugo se suelta y da un salto hacia atrs. Hoederer lo mira con inters creciente. Su voz se vuelve dura ycortante.) Eh? (Una pausa.) Ah! Ah!Hugo.- No... No me gusta que me toquen.Hoederer.- (Con voz dura y rpida.) Cuando registraron esa maleta tuviste miedo. Por qu?Hugo.- No tuve miedo.Hoederer.- S. Tuviste miedo.

    Qu hay dentro?Hugo.- Registraron y no haba nada.Hoederer.- Nada? Ya veremos.

    (Se acerca a la maleta y la abre.) Buscaban un arma. En una maleta se pueden esconder armas, perotambin pueden esconderse papeles.Hugo.- O cosas estrictamente personales.Hoederer.- A partir del momento en que ests bajo mis rdenes, mtete bien en la cabeza que ya no tienesnada tuyo. (Registra.) Camisas, calzoncillos, todo nuevo. As que tienes dinero?Hugo.- Mi mujer lo tiene.Hoederer.- Qu significan estas fotos? (Las coge y las mira.

    Un silencio.) Era esto. As que era esto. (Mira una foto.) Traje de terciopelo...(Mira otra.) Un gran cuello marinero con una boina. Qu hombrecito!

    Hugo.- Devulvame esas fotos.Hoederer.- Chist! (Lo rechaza.) Aqu estn las cosas estrictamente personales. Tenas miedo de que lasencontraran.Hugo.- Si les hubieran puesto encima sus sucias manos, si se hubieran redo al mirarlas, les...Hoederer.- Bueno, el misterio est aclarado. Mira lo que es llevar el crimen en la cara; hubiera jurado queocultabas por lo menos una granada. (Mira las fotos.) No has cambiado.

    Esas piernecitas flacas... Evidentemente, nunca tenas apetito. Eras tan pequeo que te subieron a unasilla, te cruzaste de brazos y mirabas de arriba abajo al mundo como un Napolen. No tenas una caramuy alegre. No... No ha de ser divertido ser todos los das un hijo de ricos. Es un mal comienzo en lavida. Por qu arrastrar el pasado en esa maleta, si quieres enterrarlo? (Gesto vago de Hugo.) De todosmodos te ocupas mucho de ti.Hugo.- Estoy en el Partido para olvidarme.Hoederer.- Y te recuerdas a cada momento que tienes que olvidarte? En fin! Cada uno se las arreglacomo puede. (Le devuelve las fotos.) Escndelas bien. (Hugo las coge y se las mete en el bolsillo interiorde la chaqueta.) Hasta maana, Hugo.Hugo.- Hasta maana.Hoederer.- Buenas noches, Jessica.Jessica.- Buenas noches.

    (En el umbral de la puerta, Hoederer se vuelve.)

    Hoederer.- Cerrad los postigos y corred los cerrojos. Nunca se sabe quin ronda en el jardn.Es una orden.

    (Sale.)

    Escena V

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    38/85

    Hugo, Jessica.

    (Hugo se dirige a la puerta y da dos vueltas de llave.)

    Jessica.- Verdad que es vulgar.Pero no lleva corbata a lunares.

    Hugo.- Dnde est el revlver?Jessica.- Cmo me divert, bichito! Es la primera vez que te veo en una agarrada con hombres de verdad.Hugo.- Jessica, dnde est ese revlver?Jessica.- Alma ma, t no conoces las reglas de este juego: y la ventana? Pueden mirarnos desde fuera.

    (Hugo va a cerrar los postigos y vuelve hacia ella.)

    Hugo.- Y?Jessica.- (Sacando del escote el revlver.) Para el registro sera mejor que Hoederer contratara tambinuna mujer. Voy a proponerme.Hugo.- Cundo lo cogiste?Jessica.- Cuando fuiste a abrir a los dos perros guardianes.Hugo.- Te has burlado de nosotros. Cre que te haba pescado en su trampa.Jessica.- A m? Estuve a punto de rerme en sus narices:

    "Confo en vosotros! Confo en todo el mundo. Que esto le ensee a confiar..." Qu se imagina? Latriquiuela de la confianza slo da resultados con

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    39/85

    los hombres.Hugo.- Y eso habra que verlo!

    Jessica.- Quieres callarte, bichito? T estabas emocionado.Hugo.- Yo? Cundo?Jessica.- Cuando te dijo que confiaba en ti.Hugo.- No, yo no estaba emocionado.Jessica.- S.Hugo.- No.Jessica.- En todo caso, si alguna vez me dejas con algn buen mozo, no me digas que confas en m

    porque, te lo prevengo, eso no me impedir engaarte si tengo ganas. Al contrario.Hugo.- Estoy muy tranquilo, me ira con los ojos cerrados.Jessica.- Crees que pueden pescarme por el lado sentimental?Hugo.- No, mi estatuita de nieve; creo en la frialdad de la nieve.

    El seductor ms ardoroso se helara los dedos. Te acariciara para calentarte un poco y te le derretirasentre las manos.Jessica.- Idiota! No juego ms.

    (Un silencio muy breve.) Tuviste mucho miedo?Hugo.- Hace un rato? No. No lo crea. Los miraba registrar y me deca: "Estamos jugando al teatro".

    Nada me parece nunca verdadero del todo.Jessica.- Ni siquiera yo?Hugo.- T... (La mira un momento, luego, aparta la cabeza.) Dime, t tambin tuviste miedo?Jessica.- Cuando comprend que iban a registrarme. Era cara o cruz. De Georges estaba segura que metocara apenas, pero Slick me hubiera estrujado.

    No me asustaba que encontrara el revlver; me asustaban sus manos.Hugo.- No hubiera debido meterte en esta historia.Jessica.- Al contrario, siempre he soado con ser una aventurera.Hugo.- Jessica, no es un juego.

    Ese tipo es peligroso.Jessica.- Peligroso para quin?Hugo.- Para el Partido.

    Jessica.- Para el Partido? Yo cre que era el jefe.Hugo.- Es uno de los jefes.

    Pero justamente: l...Jessica.- Sobre todo, no me expliques. Creo en tu palabra.Hugo.- Qu es lo que crees?Jessica.- (Recitando.) Creo que ese hombre es peligroso, que tiene que desaparecer y que vienes paradesp...Hugo.- Chist! (Una pausa.) Mrame. A veces me digo que juegas a creerme y que no me crees de verdady otras veces que me crees a fondo pero que finges no creerme. Es cierto? Jessica.- (Riendo.) Nada escierto.Hugo.- Qu haras si yo necesitara tu ayuda?Jessica.- No acabo de ayudarte?Hugo.- S, alma ma, pero no es sa la ayuda que quiero.Jessica.- Ingrato.Hugo.- (Mirndola.) Si pudiera leer en tu cabeza...

    Jessica.- Di.Hugo.- (Encogindose de hombros.) Bah! (Una pausa.) Dios mo, cuando uno va a matar a un hombre,debera sentirse pesado como una piedra. Debera reinar el silencio en mi cabeza. (Gritando.) Silencio!(Una pausa.) Viste qu denso es, qu vivo? (Una pausa.) Es cierto! Es cierto! Es cierto que voy amatarlo: dentro de una semana estar acostado en el suelo y muerto con cinco agujeros en el pellejo. (Una

    pausa.) Qu comedia! Jessica.- (Se echa a rer.) Mi pobre bichito, si quieres convencerme de que vas aconvertirte en un asesino, tendrs que empezar por convencerte a ti mismo.Hugo.- No parezco convencido, eh?Jessica.- En absoluto: representas muy mal tu papel.Hugo.- Pero no estoy jugando, Jessica.

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    40/85

    Jessica.- S, ests jugando.Hugo.- No, t. Siempre t.Jessica.- No, t. Adems, cmo podras matarlo? Yo tengo el revlver.Hugo.- Dame ese revlver.Jessica.- Jams: lo gan. Sin m, te hubieran pescado.Hugo.- Dame ese revlver.Jessica.- No, no te lo dar, ir a buscar a Hoederer y le dir:

    vengo a hacer su felicidad, y mientras me bese...

    (Hugo, que finge resignarse, se arroja sobre ella, lo mismo que en la primera escena, caen sobre lacama, luchan, gritan y ren. Hugo termina por arrancarle el revlver mientras cae el teln y ella grita:)Atencin! Atencin! Va a salir el tiro.

    Teln

    Cuarto cuadroEl despacho de Hoederer.

    Habitacin austera pero confortable. A la derecha, un escritorio; en el centro, una mesa cargada delibros y de hojas, con una carpeta que cae hasta el suelo. A la izquierda, al costado, una ventana a travsde la cual se ven los rboles del jardn. Al fondo, a la derecha, una puerta; a la izquierda de la puerta, unamesa de cocina con una cocinita de gas.

    En el hornillo una cafetera.Sillas desparejas. Es medioda. Hugo est solo. Se acerca al escritorio, toma el lapicero de Hoederer y lo

    toca. Luego vuelve al hornillo, coge la cafetera y la mira silbando. Jessica entra despacio.

    Escena I

    Jessica, Hugo.

    Jessica.- Qu haces con esa cafetera?

    (Hugo deja precipitadamente la cafetera.)

    Hugo.- Jessica, tienes prohibida la entrada a este despacho.Jessica.- Qu hacas con esa cafetera?Hugo.- Y t, qu vienes a hacer aqu?Jessica.- Vengo a verte, alma ma.Hugo.- Bueno, pues ya me has visto. Lrgate! Hoederer va a bajar.Jessica.- Cmo me aburra sin ti, mi bichito!Hugo.- No tengo tiempo de jugar, Jessica.Jessica.- (Mirando a su alrededor.) Naturalmente, no habas sabido describirme nada. Hay olor a tabacofro como en el despacho de mi padre cuando era pequea. Sin embargo, es fcil hablar de un olor.

    Hugo.- Escchame bien...Jessica.- Espera! (Hurga en el bolsillo del traje.) Vine tambin para traerte esto.Hugo.- Qu?Jessica.- (Sacando el revlver del bolsillo y tendindoselo a Hugo en la palma de la mano.) Esto! Lohabas olvidado.Hugo.- No lo he olvidado; nunca lo llevo.Jessica.- Justamente; no deberas separarte de l.Hugo.- Jessica, como parece que no entiendes, te advierto claramente que no pongas los pies aqu. Siquieres jugar, tienes el jardn y el pabelln.Jessica.- Hugo, me hablas como si tuviera seis aos.

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    41/85

    Hugo.- Quin tiene la culpa? Esto se ha vuelto insoportable; ya no puedes mirarme sin rer.Ser bueno cuando tengamos cincuenta aos. Hay que acabar de una vez; slo es una costumbre,

    sabes? una sucia costumbre que hemos adquirido juntos. Me comprendes? Jessica.- Muy bien.Hugo.- Quieres hacer un esfuerzo?Jessica.- S.Hugo.- Bueno. Empieza por guardar ese revlver.Jessica.- No puedo.Hugo.- Jessica!Jessica.- Es tuyo, te corresponde

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    42/85

    tenerlo.Hugo.- Pero si te digo que no tengo nada que hacer con l...Jessica.- Y qu quieres que haga yo?Hugo.- Lo que quieras, eso no me interesa.Jessica.- No pretenders obligar a tu mujer a que se pasee todo el da con un arma de fuego en el

    bolsillo?Hugo.- Vuelve a nuestra habitacin y djalo en la maleta.Jessica.- Pero no tengo ganas de volver; eres monstruoso.Hugo.- Bastaba con que no lo trajeras.Jessica.- Y bastaba que t no lo olvidaras.Hugo.- Te digo que no lo olvid.Jessica.- No? Entonces, Hugo, has cambiado tus proyectos.Hugo.- Chist.Jessica.- Mrame a los ojos. Has cambiado tus proyectos, s o no?Hugo.- No, no los he cambiado...Jessica.- S o no, tienes intencin de...Hugo.- S! S! S! Pero no hoy.Jessica.- Oh, Hugo!, Huguito, por qu no hoy? Me aburro tanto... Termin todas las novelas que mediste y no tengo ganas de quedarme todo el da en la cama, como una odalisca; me hace engordar. Quesperas?Hugo.- Termina de jugar.Jessica.- Eres t el que juega.

    Hace diez das que haces grandes aspavientos para impresionarme y al fin el otro sigue viviendo. Si esun juego, dura demasiado; ya no hablamos sino en voz baja por temor de que nos oigan y tengo quesoportarte todo tu mal humor, como si fueras una mujer embarazada.Hugo.- Bien sabes que no es un juego.Jessica.- (Secamente.) Entonces peor; me horroriza que la gente no haga lo que ha decidido. Si quieresque te crea, tienes que terminar hoy mismo.Hugo.- Hoy es inoportuno.Jessica.- (Recobrando su voz ordinaria.) Ya lo ves!Hugo.- Ah! Me hartas. Espera visitas, ah est!Jessica.- Cuntas?

    Hugo.- Dos.Jessica.- Mtalas tambin.Hugo.- No hay nada tan fuera de lugar como una persona que se obstina en jugar cuando las otras notienen ganas. No te pido que me ayudes, oh! simplemente quisiera que no me molestases.Jessica.- Bueno! Bueno! Haz lo que quieras, ya que me mantienes fuera de tu vida. Pero toma esterevlver, porque si lo guardo yo, me deformar los bolsillos.Hugo.- Si lo cojo, te irs?Jessica.- Empieza por cogerlo.

    (Hugo toma el revlver y se

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    43/85

    lo mete en el bolsillo.)

    Hugo.- Ahora, lrgate.Jessica.- Un minuto! A pesar de todo, tengo derecho a echar una ojeada por el despacho donde trabaja mimarido. (Pasa detrs del escritorio de Hoederer. Sealando el escritorio.) Quin se sienta ah? l o t?Hugo.- (De mala gana.) l.

    (Sealando la mesa.) Yo trabajo en esta mesa.Jessica.- (Sin escucharlo.) Es su letra?Hugo.- S.Jessica.- (Vivamente interesada.) Ah! Ah! Ah!Hugo.- Deja eso.Jessica.- Viste cmo sube? Y cmo traza las letras sin unirlas?Hugo.- Y qu?Jessica.- Cmo y qu? Es muy importante.Hugo.- Para qu?Jessica.- Vaya! Para conocer su carcter. Que es saber a quin se mata. Y el espacio que deja entre las

    palabras! Se dira que cada letra es una islita: las palabras seran archipilagos. Seguramente eso quieredecir algo.Hugo.- Qu?Jessica.- No lo s. Qu fastidio; sus recuerdos de infancia, las mujeres que tuvo, su modo de enamorarse,todo est aqu y no s leer... Hugo, deberas comprarme un libro de grafologa, me siento dotada.Hugo.- Te comprar uno si te vas en seguida.Jessica.- Parece un taburete de piano.Hugo.- Lo es.Jessica.- (Sentndose en el taburete y hacindolo girar.) Qu agradable! As que se sienta, fuma, habla ygira sobre el taburete?Hugo.- S.

    (Jessica destapa un botelln que hay sobre la mesa y lo huele.)

    Jessica.- Bebe?Hugo.- Como una esponja.

    Jessica.- Mientras trabaja?Hugo.- S.Jessica.- Y nunca se emborracha?Hugo.- Nunca.

    Jessica.- Espero que no bebas alcohol, aunque te lo ofrezca; no lo soportas.Hugo.- No te hagas la hermana mayor; s muy bien que no soporto el alcohol, ni el tabaco, ni el calor, niel fro, ni la humedad, ni el olor del heno, ni absolutamente nada.Jessica.- (Lentamente.) Est ah, habla, fuma, bebe, gira en el taburete...Hugo.- S, y yo...Jessica.- (Advirtiendo el hornillo.) Qu es esto? l mismo se hace la comida?

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    44/85

    Hugo.- S.Jessica.- (Lanzando una carcajada.) Pero, por qu? Podra hacrsela yo, ya que hago la tuya; podra venira comer con nosotros.Hugo.- No lo haras tan bien como l; y adems, creo que le divierte. Por la maana nos hace caf. Muy

    buen caf, del mercado negro...Jessica.- (Sealando la cafetera.) Ah?Hugo.- S.Jessica.- Es la cafetera que tenas en las manos cuando entr?Hugo.- S.Jessica.- Por qu la habas cogido? Qu buscabas en ella?Hugo.- No s. (Una pausa.) Parece verdadera cuando l la toca. (La toma.) Todo lo que toca pareceverdadero. Echa el caf en las tazas, bebo, lo miro beber y siento que el verdadero gusto del caf est ensu boca.

    (Una pausa.) El verdadero gusto del caf que va a desaparecer, el verdadero calor, la verdadera luz. Sloquedar esto. (Muestra la cafetera.)Jessica.- Esto, qu?Hugo.- (Mostrando con ademn ms amplio la habitacin entera.) Esto: mis mentiras. (Deja la cafetera.)Vivo en un decorado. (Se absorbe en sus reflexiones.)Jessica.- Hugo!Hugo.- (Sobresaltndose.) Eh?Jessica.- El olor a tabaco se ir cuando haya muerto. (Hugo se encoge de hombros.) Se deslizar por lashendijas de la puerta y el despacho ya no tendr olor. (Bruscamente.) No lo mates.Hugo.- Pero crees que lo voy a matar? Responde. Lo crees?Jessica.- No s. Todo parece tan tranquilo. Y adems, huele a mi infancia... No suceder nada! No puedesuceder nada, te burlas de m.Hugo.- Ah llega. Desculgate por la ventana. (Trata de arrastrarla.)Jessica.- (Resistiendo.) Quisiera ver cmo sois cuando estis solos.Hugo.- (Arrastrndola.) Ven, rpido.Jessica.- (Muy rpido.) Con mi padre, me meta debajo de la mesa y lo miraba trabajar horas enteras.

    (Hugo abre la ventana con la mano izquierda. Jessica se le escapa y se desliza bajo la mesa. Hoederer

    entra.)

    Escena II

    Los mismos, Hoederer.

    Hoederer.- Qu haces ah debajo?Jessica.- Estoy escondida.Hoederer.- Para qu?Jessica.- Para ver cmo son ustedes cuando yo no estoy.Hoederer.- Te fall. (A hugo.) Quin la ha dejado entrar?

    Hugo.- No s.Hoederer.- Es tu mujer; cudala mejor.Jessica.- Mi pobre bichito, te toma por mi marido.Hoederer.- No es tu marido?Jessica.- Es mi hermanito.

    Hoederer.- (A Hugo.) No te respeta.Hugo.- No.Hoederer.- Por qu te casaste con ella?Hugo.- Porque no me respetaba.Hoederer.- Cuando uno es del Partido, se casa con alguien del Partido.

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    45/85

    Jessica.- Por qu?Hoederer.- Es ms sencillo.Jessica.- Cmo sabe usted que no soy del Partido?Hoederer.- Se ve. (La mira.) No sabes hacer nada, salvo el amor...Jessica.- Ni siquiera el amor.

    (Una pausa.) Cree usted que debo inscribirme en el Partido?Hoederer.- Puedes hacer lo que quieras: el caso es desesperado.Jessica.- Tengo yo la culpa?Hoederer.- Cmo quieres que lo sepa? Supongo que eres a medias vctima y a medias cmplice, comotodo el mundo.Jessica.- (Con brusca violencia.) No soy cmplice de nadie. Han decidido acerca de m sin pedirmeopinin.Hoederer.- Es muy posible. De todos modos, el asunto de la emancipacin de las mujeres no me apasiona.Jessica.- (Sealando a Hugo.) Usted cree que le hago dao?Hoederer.- Para preguntrmelo viniste aqu?Jessica.- Por qu no?Hoederer.- Supongo que eres su lujo. Los hijos de burgueses que se unen a nosotros tienen la mana deimportar consigo un poco de lujo pasado, como recuerdo. Unos su libertad de pensar, otros un alfiler decorbata. l, su mujer.Jessica.- S. Y usted, naturalmente, no necesita lujo.Hoederer.- Naturalmente, no.

    (Se miran.) Vamos, largo, vete y no vuelvas a poner los pies aqu.Jessica.- Est bien. Los dejo con su amistad de hombres.

    (Sale con dignidad.)

    Escena III

    Hugo, Hoederer.

    Hoederer.- Te importa ella?Hugo.- Naturalmente.

    Hoederer.- Entonces prohbele que vuelva a poner los pies aqu.Cuando tengo que elegir entre un tipo y una buena mujer, elijo el tipo, pero con todo no conviene

    hacerme demasiado difcil la tarea.Hugo.- Quin le pide que elija?Hoederer.- No tiene importancia; de todos modos, te eleg a ti.Hugo.- (Riendo.) Usted no conoce a Jessica.Hoederer.- Es muy posible. Mejor, entonces. (Una pausa.) Con todo, dile que no vuelva.

    (Bruscamente.) Qu hora es?Hugo.- Las cuatro y diez.Hoederer.- Se han retrasado.

    (Se dirige a la ventana, echa una ojeada fuera, luego vuelve.)Hugo.- No tiene nada que dictarme?Hoederer.- Hoy no. (A un movimiento de Hugo.) No. Qudate. Las cuatro y diez?

    Hugo.- S.Hoederer.- Si no vienen, lo lamentarn.Hugo.- Quin viene?Hoederer.- Ya lo vers. Gente de tu esfera. (Da unos pasos.) No me gusta esperar. (Volviendo haciaHugo.) Si vienen, el asunto est arreglado; pero si se ausentan en el ltimo momento, habr queempezarlo todo de nuevo. Y creo que no tendr tiempo. Qu edad tienes?Hugo.- Veintin aos.Hoederer.- T tienes tiempo.Hugo.- Usted tampoco es tan viejo.

    Hoederer.- No soy viejo, pero estoy marcado (Le muestra el jardn.) Del otro lado de

  • 7/31/2019 Sartre LasManosSucias

    46/85

    esas paredes, hay tipos que piensan noche y da en despacharme; y como yo no me paso el tiempopensando en cuidarme, seguramente acabarn por conseguirlo.Hugo.- Cmo sabe que lo piensan noche y da?Hoederer.- Porque los conozco.

    Son consecuentes con sus ideas.Hugo.- Los conoce?Hoederer.- S. Oste un ruido de motor?Hugo.- No. (Escuchan.) No.Hoederer.- ste sera el momento para que uno de esos tipos saltara la pared. Tendra ocasin de hacer un

    buen trabajo.Hugo.- (Lentamente.) ste sera el momento...Hoederer.- (Mirndolo.) Comprendes? Para ellos sera preferible que no pudiera recibir estas visitas. (Sedirige al escritorio y se sirve bebida.) Quieres?Hugo.- No. (Una pausa.) Tiene usted miedo?Hoederer.- De qu?Hugo.- De morir.Hoederer.- No, pero tengo prisa.

    Continuamente tengo prisa. Antes me daba lo mismo esperar.Ahora ya no puedo.

    Hugo.- Cmo ha de odiarlos.Hoederer.- Por qu? En principio no hago objecin al asesinato poltico.Hugo.- Dme alcohol.Hoederer.- (Asombrado.) Vaya! (Toma el botelln y le sirve.

    Hugo bebe sin dejar de mirarlo.) Bueno, qu nunca me viste?Hugo.- As es, nunca lo haba visto.Hoederer.- Para ti no soy ms que una etapa, eh? Es natural. Me miras desde lo alto de tu porvenir.Piensas: "Pasar dos o tres aos con este buen hombre, y cuando reviente me ir y har otra cosa".

    Hugo.- No s si har nunca otra cosa.Hoederer.- Dentro de veinte aos dirs a tus compaeros: "En la poca en que era secretario deHoederer". Dentro de veinte aos. Es aplastante!Hugo.- Dentro de veinte aos...Hoederer.- Y qu? Hugo.- Est lejos.Hoederer.- Por qu? Eres tuberculoso?

    Hugo.- No. Dme otro poco de alcohol. (Hoederer le sirve.) Nunca tuve la impresin de que har huesosviejos. Tambin yo tengo prisa.Hoederer.- No es lo mismo.Hugo.- No. (Una pausa.) A veces dara una mano para convertirme en seguida en un hombre, y otras me

    parece que no quisiera sobrev