Click here to load reader

Teatralidad Religiosa

  • View
    216

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of Teatralidad Religiosa

  • 7/25/2019 Teatralidad Religiosa

    1/13

    Beatriz racil Varn

    REFLEXIONES P R UN HISTORI

    DE L TE TR LID D RELIGIOS

    POPUL R EN MXICO

    BEATRIZ ARACIL VARN

    Las actuales manifestaciones del teatro religioso popular son fruto de un proceso de evolucin,

    macin de formas dramticas que fueron surgiendo, en muchos casos,

    a

    lo largo

    perod o colonial. El presente artculo pretende centrarse en dicho proces o y, ms concretamen te,

    impulsado po r los misioneros espaoles desde las primeras dcadas de la conquista con el fin

    en la nueva fe a los naturales.

    A partir de una revisin crtica de conceptos como tradicin, discurso o documento, se

    trazar claves para la com pren sin de una lnea evolutiva que se nos revela discon tinua,

    uy diversas causas histricas, sociales y c ulturales.

    R E F L E C T IO N S F O R A H IST O R Y O F P O P U L A R R E L IG IO U S

    H IST R IO N IC S IN M X IC O

    The present rep resentations of popular religious theatre have e merge d from an evolutionary,

    on and transformation process of dramatic forms which in many

    cases

    appeared during

    especiallyfrom indigenous backgrounds)

    the Christian liturgical calendar and those from what is known as evange list theatre

    ted by Spanish missionaries in the first decad es following the conquest and aimed at tea-

    Keys to understanding anevolutionarypath will beplotted via acritical revisin ofconceptssuchas

    or document ,revealinga discontinuity fullof change s, ruptures, new additionsto

    of theatre models due to extreme ly

    diverse

    historical

    social

    and

    cultural

    reasons.

    Doctora en Filologa Hispnica pol

    la Universidad de Alicante (Espa

    a).

    Especialista en teatro hispano

    americano colonial, se ha dedicado

    asimismo en los ltimos aos a

    la recuperacin de la Crnica de

    Indias en la novela y el teatro lati

    noamericanos del siglo XX. Entre

    sus publicaciones cabe destacar

    El teatro evangelizador. Sociedad,

    cultura e

    ideologa

    en la Nueva Es

    paa del siglo XVI

    (Roma. Bulzo-

    ni, 1999),Abel Posse: de la crnica

    almitode Amrica(Universidad de

    Alicante, 2004) y la coedicin del

    libro

    Fiestay teatralidadde lapas

    torela mexicana (UNAM, 2004),

    as como numerosos artculos que

    forman paite de obras colectivas

    editadas en Espaa, Francia y

    Mxico. Actualmente es profesora

    de Literatura Hispanoamericana

    en la Universidad de Alicante y

    Responsable Acadmica del rea

    de Amrica Latina en la Biblioteca

    Virtual Miguel de Cervantes.

    En el prefacio a su libro

    El teatro popular

    Hispanoamrica. Una bibliografa anotada

    (1979), Rene Acua defina el teatro popu

    lar o teatro folklrico como un conjunto

    de piezas dramticas (...) por lo comn an

    nimas, que se conservan por tradicin oral o

    Reflexiones para una historia

    de la teat ra l idad re l igiosa popular

    en Mxico

    BKATRIZ ARACIL VARN

  • 7/25/2019 Teatralidad Religiosa

    2/13

    El teatro popular

    Hispanoam rica. Una b iblio

    M x i c o , U N A M ,

    pg . 9 .

    pg. 10.

    A treasure of

    New York ,

    Folklo

    de San Pedro Piedra Corda,

    (unto a Virginia R.R.

    (Mx ico, Cent ro Nac ional

    de la Sociedad Folklri

    194 4, vo l . IV , pgs .

    [Anuario de la

    de Pastores en

    ( M x i c o , UN A M ,

    [Anuario de

    Sociedad Fo lklrica de M xico,

    vo l .

    VIII,

    pgs . 141-162) .

    Teatro nhuatl II, co -

    po r M a r a S t en y G e r m n

    .

    La danza de

    M x ico , SEP-

    Historia multicultu

    teatro y las teatralidades

    Reflexiones para una historia

    de la teat ra l idad re l igiosa popular

    en Mxico

    BEATRIZ ARAC1I , VARN

    escrita, y que se suelen representar ocasional

    o peridicamente' , y planteaba, entre otras

    cuestiones, dos problemas importantes para

    su estudio: en primer lugar, su existencia

    marginal a los documentos histricos y civi

    les

    2

    y, en segundo lugar, la constatacin de

    que, a fines de los 70, el teatro popular no

    haba encontrado an la puerta por la cual

    ingresar al recinto universitario

    3

    .

    Aunque volver inmediatamente a la defi

    nicin propu esta por Ac ua para co nfrontarla

    a otras acepciones de lo popular aplicadas

    al teatro, lo que me interesa destacar ahora es

    la utilizacin en la misma del trmino tradi

    cin, que lleva a su vez al autor a partir de

    las races peninsulares y autctonas de estas

    manifestaciones dramticas: el tipo de teatro

    popular al que se refiere el investigador gua

    temalteco es fruto de la apropiacin (y, por

    tanto, de una sucesiva variacin) de formas

    dramticas a lo largo incluso de siglos, y cual

    quier acercamiento al mism o hace necesarios,

    por tanto, una bsqueda de las races y un

    estudio de su desarrollo.

    El investigador que intente trazar el re

    corrido histrico por estas formas tradicio

    nales de teatralidad hallar en la actualidad

    prcticamente los mismos problemas plan

    teados por Acua hace casi tres dcadas: el

    carcter marginal de dichas manifestaciones

    dramticas (que le llevar a enfrentarse con

    la problemtica del

    documento)

    y la escasez

    de estudios crticos sobre las mismas, no slo

    desde la perspectiva del folklore (hacia la

    que apuntaba Acua) sino tambin, y quiz

    de forma ms acusada, desde la historiogra

    fa teatral: por lo que respecta en concreto

    al mbito mexicano, contamos con intere

    santes trabajos realizados por folkloristas

    como Francs Toor

    4

    y Vicente T. Mendoza

    5

    o etngrafos como Fernando Horcasi tas

    6

    , y

    con la existencia de algn valioso estudio de

    conjunto como el de Warman sobre la danza

    de moros y cristianos

    7

    , en el que se aunan las

    perspectivas histrica y antropolgica, pero

    en general todava resulta difcil encontrar

    en Amrica Latina, Buenos A i

    r es , G a le r na , 2005 , pg . 24 .

    Fernando Horcas i tas , El tea

    tro nhuatl, M x i c o , U N A M ,

    19 7 4 , pg . 163 - 164 .

    Esta tesis fue ya defendida, en

    t re o t ros , por Jos Juan A r ro m,

    para qu ien e l teat ro evangel i

    zado^ absorb ido y t rans for

    mado en e l mbi to indgena,

    acab d iso lv indose en sus

    tanc ia fo lk lr ica, forma en que

    ha sobrevivido hasta nuestros

    das (Jos Juan Ar rom, El

    teatro de Hispanoam rica en

    la poca colonial, La Haba na ,

    A nua r i o B ib l i og r f i c o Cubano ,

    195, pg. 50) .

    este tipo de actividad teatral como objeto de

    los estudios historiogrficos, que la excluyen

    precisamente por su carcter marginal. Como

    explicaba recientemente Juan Villegas,

    El discurso crtico, no consciente de sus propios

    fundamentos ideolgicos ni de su dependencia cul

    tural, ha producido una historiaparcial,en lacual se

    han privilegiado textos estticamente europeizantes

    e ideolgicamente convenientes

    a

    los sectores socia

    les en el poder. Al mismo tiempo, ha dejado fuera

    enormes espacios de produccin de textos teatrales

    que han sido automticamente discriminados y mar

    ginados

    8

    .

    Ahora bien, la constatacin de estas limi

    taciones o lagunas en la investigacin teatral

    puede (y debe) ser tambin un acicate para la

    imprescindible incorporacin de las actuales

    manifestaciones del teatro religioso popular

    a una historia del teatro (en nuestro caso, del

    teatro mexicano) no slo por su importancia

    como producto cultural y testimonio privile

    giado de los grupos sociales que las generan si

    no tambin po r el hecho de constituirse com o

    documentos que nos informan sobre la activi

    dad teatral de pocas anteriores en la medida

    en que son fruto de un proceso de evolucin,

    adaptacin y transformacin de formas de tea

    tralidad que se remontan, en algunos casos, al

    perodo pre colom bino o al colonial.

    Mi objetivo en el presente artculo es cen

    trarme en dicho proceso evolutivo, y, ms con

    cretam ente, en los vnculos qu e cabra establecer

    entre ciertas formas contemporneas de teatra

    lidad en el mbito indgena y las de ese primer

    teatro propiamente mexicano, sincrtico, que

    fue el impulsado por los misioneros espaoles

    para la evangelizacin de los naturales desde las

    primeras dcadas de la conquista.

    He sealado ya en algn trabajo previo

    que, frente a la postura defendida por Fer

    nan do H orcasitas, para quien, a excepcin del

    ciclo de la Pasin, las pastorelas y el ciclo de

    Santiagos, Moros y Cristianos y Pilatos, no

    existe el menor vestigio del teatro misionero

    entre los indgenas modernos

    9

    , en mi opi

    nin son precisamente esas excepciones, tan

    destacadas en el contexto de la fiesta popular

    mexicana, las que permitiran hablar de cier

    ta continuidad (entendida en cualquier caso

    como un complejo y discontinuo proceso)

    del teatro evangelizador entre la poblacin

    indgena hasta la actualidad

    10

    .

    Sern por ello, sobre todo, esas formas

    de teatralidad (con sus rasgos peculiares de

    evolucin) las que me servirn de base para

  • 7/25/2019 Teatralidad Religiosa

    3/13

    En lo