De Yare a Miraflores el Mismo Subversivo

  • View
    66

  • Download
    5

Embed Size (px)

Text of De Yare a Miraflores el Mismo Subversivo

  • Tercera edicin (aumentada)

  • Descargue nuestras publicaciones en: www.minci.gob.ve

    De Yare a Miraflores,el mismo subversivoEntrevistas al comandante Hugo Chvez Fras (1992-2012)por Jos Vicente Rangel

    Coleccin Tilde

    Ediciones Correo del OrinocoAlcabala a Urapal, edificio Dimase, La Candelaria, Caracas- Venezuela.www.correodelorinoco.gob.ve

    Presidente (E) de la Repblica Bolivariana de Venezuela

    Ministro del Poder Popular para la Comunicacin y la Informacin

    Viceministra de gestin Comunicacional

    Viceministro de Estrategia Comunicacional

    Arturo CazalIngrid Rodrguez / Saira AriasMichel Bonnefoy / Ricardo Romero / Francisco vilaMinCI / Prensa Presidencial

    lf2692012320867978-980-7426-37-4G-20009059-6

    Tercera edicin, marzo de 2013Impreso en la Repblica Bolivariana de Venezuela en los talleres de la Imprenta Nacional y gaceta Oficial.

    Directorio

    Nicols Maduro

    Ernesto Villegas

    Fanny FeblesEdgar Padrn

    PortadaDiagramacin

    Edicin y correccin

    Fotografa

    Depsito legalISBN

    RIF

  • 7

    Nota a la tercera edicin

    Palabra final

    Habamos previsto una nueva entrevista para el 22 de enero de este ao. Sera la nmero 18. Tema, la poltica, y seguramente re-sultara altamente polmica. Los resultados electorales del 7 de octubre y del 16 de diciembre de 2012 brindaban la oportunidad de conversar sobre sus planes como Presidente reelecto, el clima en el que se desarrollara la nueva gestin y, como siempre, sus intui-tivas predicciones en las que casi siempre acertaba.

    Pero el avance acelerado del mal que lo aquejaba frustr la posibilidad de sentarnos, una vez ms, uno frente a otro, el perio-dista y el Jefe de Estado. Siempre trat de hurgar en lo ms pro-fundo de su ser, algo que me intrigaba y que pretend dilucidar sin lograrlo: la complejidad de lo que era Hugo Chvez. A veces estu-ve cerca, pero a medias, por lo proteico, fulgurante, del personaje; por su capacidad dialctica, por la manera como siempre supo dar respuestas a todo. Entre nosotros no hubo arreglos para cuadrar lo que yo quera preguntarle. Alguien tan transparente como l re-chazaba de inmediato cualquier intento por mediatizar lo que uno inquira de l y lo que l responda, siempre con extrema fluidez, con profundidad y con gracia. En sus entrevistas no haba monta-jes previos: l era el primero en rechazarlos.

  • 9

    Entrevistas al comandante Hugo Chvez Fras (1992-2012)

    8

    Un subversivo amorosoHugo Chvez Fras

    I

    Todos conocemos la luminosa labor periodstica de Jos Vicente Rangel: todos conocemos su incansable lucha por la verdad. Este gran venezolano ha hecho del periodismo una formidable trinchera al servicio del pueblo; una trinchera inequvocamente revolucionaria.

    En el principio fue la poltica, en el caso de Jos Vicente, pero el periodismo, otra forma de hacer poltica con grandeza, ha marcado y definido su vida de indoblegable combatiente por nuestra Independencia definitiva, por la Patria socialis-ta: el abogado, el militante, el luchador poltico y social, el diputado, el candidato, el servidor pblico, el hombre de las dificultades y las responsabilidades, convergen en el lcido periodista y en su paradigmtica dedicacin a la decisiva batalla de ideas.

    Siempre que leo a Jos Vicente, siempre que lo veo y lo oigo en su programa de televisin Jos Vicente Hoy, se re-nueva mi admiracin por quien ha hecho del periodismo un genuino magisterio tico; por quien no ha dejado de batallar por su dignificacin. A quienes pretenden devaluar al perio-dismo, a quienes pretenden convertirlo en perversa retrica de la mentira, a quienes pretenden sumirlo en un albaal,

    Tengo muchos motivos para lamentar su desaparicin fsi-ca, dado el nexo que gener la amistad y la identificacin poltica. Y me explico la razn del inslito funeral, del acompaamiento de millones de seres humanos conmovidos. De esa fila interminable de hombres, mujeres, nios, jvenes, profesionales, estudiantes, trabajadores, campesinos, indgenas, en fin, gente humilde y tam-bin pertenecientes a otros sectores de la sociedad que creyeron en l, y que, luego de su deceso, creen an ms. Pero en lo personal tengo que lamentar que no le pude hacer aquella entrevista que aguard con tanta ilusin. La muerte me arrebat esa posibilidad extraordinaria de lidiar una vez ms con aquel coloso de la pala-bra, con aquel inmenso ser que fue capaz de resumir lo mejor de la condicin humana.

    No quiero pensar en su muerte. Para m, l es vida eterna, apuntalada en el infinito amor de un pueblo.

    Jos Vicente Rangel

    Caracas, 12 de marzo de 2013

  • 1110

    Jos Vicente Rangel Entrevistas al comandante Hugo Chvez Fras (1992-2012)

    apasionado pero nada complaciente; un retrato de quien es, en esencia, un soldado de Bolvar, un soldado del Pueblo.

    No puede dejar de recordar que cuando fui objeto del ninguneo y la invisibilizacin de los medios de comunicacin, obedeciendo las rdenes del rgimen puntofijista, Jos Vicente siempre me abri las puertas de Jos Vicente Hoy. Lo hizo en Yare, y lo sigui haciendo tras mi salida de la prisin con entereza, aguantando toda clase de presiones.

    S que no es usual que un libro de entrevistas lleve prlogo del entrevistado. Pero no quera dejar de agradecerle a Jos Vi-cente, con estas lneas, el continuo dilogo poltico en pblico que hemos cultivado desde agosto de 1992. En todas estas entrevistas, yo he podido expresar, contando con la extraordinaria pericia del entrevistador, mis sentires, mis convicciones, mis ideas. A lo largo del tiempo, las necesarias modificaciones, as lo creo, no me han cambiado en lo esencial. Y lo esencial es mi infinito amor por Venezuela, por el pueblo venezolano. De este amor que es ms que amor, frenes- dan vivo testimonio estas pginas.

    Tengo que decir, para finalizar, que me identifico plena-mente con el ttulo de este libro: sigo siendo un subversivo en Miraflores; para subvertir he nacido y para subvertir vivo. La subversin se ha convertido para m, as lo siento, en un destino: soy un subversivo amoroso, contumaz e impenitente en pos de la felicidad de mi pueblo y de la plena concrecin de la Patria bolivariana y socialista.

    Bravo, Jos Vicente!Independencia y Patria Socialista!Viviremos y venceremos!!

    hay que oponerles el ejemplar ejercicio de Jos Vicente: en l reconocemos a un autntico adalid de la informacin veraz, objetiva y oportuna.

    Yo conozco la firmeza y la lucidez de este ilustre compa-triota y amigo: fue un colaborador de excepcin como Canciller, como Ministro de la Defensa y como Vicepresidente de la Rep-blica. Dedicado hoy de lleno al ejercicio periodstico, la Revolu-cin Bolivariana tiene en l a uno de sus mayores baluartes. Y, en lo personal, me honra contar con su fraterna amistad: valoro altamente sus observaciones crticas y sus oportunas recomen-daciones. No puedo decirlo con otras palabras: su entraable presencia es parte fundamental de mi vida.

    II

    Me considero afortunado por haber sido entrevistado, a lo largo de veinte aos, por este magnfico y acucioso perio-dista capaz de unir pasin y sentido del oficio. Puedo dar fe que el arte de la entrevista, como bien lo llama Earle Herrera en la primera edicin de este libro, tiene en Jos Vicente a un incomparable artfice.

    Quiero saludar la reedicin de De Yare a Miraflores, el mismo subversivo, tras agotarse rpidamente su primera edicin durante el transcurso de la celebracin en Caracas de la VIII Feria In-ternacional del Libro de Venezuela (9 al 18 de marzo de 2012). Y aprovecho para felicitar a nuestro Correo del Orinoco por la fecunda labor editorial que est realizando.

    Aqu vas a encontrar, compatriota que me lees, un retrato en el tiempo de este servidor: un retrato objetivo y riguroso de una vida y de una trayectoria poltica; un retrato ciertamente

  • 13

    Entrevistas al comandante Hugo Chvez Fras (1992-2012)

    Entrevistas en olor de tempestadEarle Herrera

    Cuando uno anda por esos caminos de Dios se consigue con mucha gente que quiere hablar con el presidente Hugo Chvez Fras. A lo mejor siempre fue as con respecto a todos los jefes de Estado, slo que con el lder de la Revolucin Boli-variana ven ms factible y cercana esa posibilidad. Los aspiran-tes a una conversacin presidencial, ms all de los millones de ciudadanos que quieren pedir o solicitar algo, son personas de todas las clases sociales y nivel de educacin, desde el hombre o mujer beneficiario de la misin alfabetizadora hasta el aca-dmico con postgrado y libros publicados. Advierten que no van a pedir, sino a suministrarle alguna informacin de vital importancia o a plantearle soluciones para los problemas ms urgentes del pas. Conscientes de las mltiples ocupaciones del primer mandatario, garantizan que necesitan muy poco tiem-po; algunos llegan hasta a fijarle duracin a la hipottica y an-helada entrevista: slo diez minutos, cinco nada ms, con tres me basta para decirle lo que le tengo que decir.

    Hace mucho tiempo, una disciplina, profesin u oficio el periodismo apareci para satisfacer esa necesidad de comu-nicacin de los ciudadanos con sus gobernantes, entre otros propsitos igualmente importantes. La entrevista fue el gnero periodstico ideal para alcanzar ese objetivo. Desde la poca ro-

  • 1514

    Jos Vicente Rangel Entrevistas al comandante Hugo Chvez Fras (1992-2012)

    sumeria hasta el programa Jos Vicente hoy de este ltimo domingo, pasando por las clebres y celebradas Entrevistas con la Historia de Oriana Falacci, el tiempo lo que ha hecho es enriquecer como el buen vino con los aos a esta forma de comunicacin que se invent el periodismo para que los hombres y mujeres, como nuestros fabuladores antepasados, nos sigamos sentando en torno al fuego hoy, la TV o la com-putadora a escuchar historias