Marcela paz papelucho en la clinica

  • View
    554

  • Download
    7

Embed Size (px)

Text of Marcela paz papelucho en la clinica

I

Y ahora si que casi no escribo nunca ms mi Diario. Porque por culpa del Casimiro casi muero.Yo estaba en la Clnica acompaando a mi mam y a mi hermana de un da, y mientras ellas dorman estaba obligado a pasearme por el famoso pasillo. Eran puras puertas iguales, todas cerradas, todas blancas y con nmeros.Tantas puertas iguales dan sueo y aburrimiento o si no una curiosidad tremenda. Entonces invent un juego para no quedarme dormido. Cerraba los ojos y caminaba ciego hasta una puerta. La abra y al abrirla abra tambin los ojos. El juego era adivinar si el enfermo era hombre o mujer y si era quebrado o no. Los enfermos eran casi todos viejos o seoras con guagua y yo les deca disculpe y cerraba otra vez la puerta.Resulta que en el nmero 15 haba un nio como yo y estaba solo y me convid a entrar. Y era el Casimiro.

Qu te pasa? le pregunt.

Estoy en Observacin me dijo.

Es grave?

No me quieren decir nada hasta que llegue mi pap que viene de Osorno.

As que t no tienes a nadie aqu?

No. Estaba en el colegio y me enferm y el mdico y el Rector me trajeron a la clnica a hacer exmenes mientras viene mi pap...

La cuestin es que no te mueras hasta que l llegue... le dije.

Y as conversando y conversando nos pusimos a jugar y l invent que hiciramos las cambiaditas Y el cambio era que yo me metiera en la cama de l y l se vistiera con mi ropa. Y justo cuando yo me haba metido en su cama con su pijama, abren la puerta y nos pillan jugando.

Era una enfermera con cara de no me haga perder tiempo y sin decir palabra, tac me clav una inyeccin en el brazo que ni sent el pinchazo.

Casi y yo nos miramos un poco asustados, pero despus nos dio risa, sobre todo cuando la enfermera me levant la ropa y me unt todo el cuerpo con una cosa color caf y me tap con una tremenda gas y algodones como si fuera un herido. Y antes de poder preguntarle nada, ya se haba ido.

Casi y yo nos reamos por haber engaado a esa enfermera tan creda y Casi se vea recmico con mi ropa y estbamos de lo mejor rindonos, cuando de nuevo se abri la puerta y entr otra enfermera con la dem de la inyeccin y sin decir palabra pescaron el catre mo (el de Casi) y lo sacaron como si fuera un carretn.

Yo me iba muriendo de risa y el Casi se qued con la boca abierta, pero a medida que pasbamos por los pasillos a todo escape y me metieron con catre y todo en un ascensor, me comenz a dar un susto de no s qu. Y mientras bajbamos, me enderec en el catre y quise explicar, pero la enfermera me sujet, me ech atrs y me dijo: Quietecito y calladito y no me dej ni hablar.

Dice el Casi l corri detrs para explicar, pero le dieron un empujn y lo dejaron fuera del ascensor y ni supo ms de m.

Cuando yo vi que entrbamos en el otro piso a un lugar lleno de puertas anchas y un letrero que deca Prohibida Estrictamente la Entrada, y otro Pabelln de Operaciones, me dio un tilimbre en el estmago y pens gritar. Pero justo en ese momento me vino una borrachera y un sueo raro con msica de fondo y todas las caras se borraban y flotaban y era como la muerte.

Y dice el Casi l subi todos los pisos por la escalera y preguntaba por m y por su catre y al fin supo que me estaban operando. Y entonces se acord que l tena Apendicitis y se dio cuenta que me estaran operando a m de su apndice.Y era una confusin tremenda para l, porque ni siquiera saba quin era yo y si me mora, a quin le iba a avisar? Y tampoco se atreva a decir lo del cambio, porque le daba una cosa terrible pensar que le hicieran a l lo que me estaban haciendo a m, y sin permiso de su pap que no llegaba todava de Osorno. As que por fin decidi irse de la Clnica antes que lo pescaran y se volvi al colegio. Y cuando lo vieron entrar el portero le pregunt:Y ya no se opera, joven?

No le dijo l.

Y el Rector le dijo:

Te dieron de alta, Silva?

S, seor y entr no ms a clase.

Pero dice que todo el tiempo estaba pensando en su operacin y en su Apndice que me haban sacado a m, y ni siquiera se atreva a comer de miedo al otro ataque ni tampoco se atreva a contarle a nadie las cosas.Por fin en la noche decidi contarle todo a su pap cuando llegara y tambin se jur regalarme su bicicleta y as se pudo dormir.Resulta que mientras tanto en la Clnica mi mam se despert y me mand llamar con la enfermera y nadie me pudo encontrar. Cuando lleg el pap ella le cont que me haba ido a Concn, a casa, pero cuando l se volvi en la noche y no me encontr all empez la pesquisa. Y se fue a la Polica, y a la Parroquia, y a la Caleta de pescadores y, por fin, a los autopatrullas.Parece que la pesquisa dur toda la noche y pienso que los faros buscaban en el mar y las Radios decan: Atencin, atencin seores auditores. Se ha perdido un nio de pantaln caf y camiseta, etc.Resulta que el pap estaba amargado al otro da con la cabeza grande de ideas y sin ninguna noticia.Entretanto, yo despert en la cama del 15 sin saber de dnde vena y era de una parte muy lejos y tambin de ese lejos se vena acercando un dolor de estmago.Haba una enfermera al lado que me deca todo el tiempo:Quietecito

Por fin, poco a poco, me empec a acordar del Casi, de la inyeccin, del paseo en catre, del letrero: Pabelln, etc. Y trat de explicarle:Es una equivocacin le dije. Yo no soy el que van a operar. Soy solamente el amigo.Pobrecito dijo la enfermera, delira todava con la anestesia.No estoy delirando nada le contest. Es otro el enfermo y entonces no ms me acord que ni saba su nombre.Ella se puso a discutirme y yo me iba a levantar para demostrarle su equivocacin, cuando tac! otro jeringazo y me dorm de nuevo hasta el otro da.

As pas un da ms y la pesquisa de mi yo perdido se iba poniendo color de hormiga. Y mi mam en la luna porque no le decan ni palabra.En fin, que en la noche despert con un seor raro, muy gordo, que me miraba mucho.Quin es usted? le pregunt Si es el doctor voy a explicarle una cuestin que nadie me cree.

Quin eres t? me dijo con cara de domador de leones Dnde est Casimiro?

Yo soy Papelucho y no s dnde est ese seor que usted busca le dije con rabia.Lo has suplantado me insult. Aqu en la Clnica figuras t con su nombre, operado de apendicitis como si fueras mi hijo. Qu significa todo esto?Yo qu s!Pero apenas haba dicho esto, entend todo y trat de explicarle. El seor era muy duro de entender, pero al fin pudo. Y entonces llam al Colegio y habl con el rector y lleg de nuevo a verme, pero con otra cara.

Casimiro est muy bien, en el colegio dijo como si se hubiera sacado el gordo en la lotera.

Me alegro! le dije, picado. Entonces l se fue a buscar a mi pap que segua rotundamente despistado. Pero cuando me encontr se le ri la cara.Y parece que el pap del Casimiro pag la Clnica y la operacin y todo con tal que su hijo no fuera acuchillado, porque l odia a los mdicos desde que le sacaron las amgdalas.Y mientras tanto yo qued en la Clnica sin apndice, para siempre jams. Y ahora dicen que es muy bueno estar operado de apendicitis porque as uno ya no puede tener ms apendicitis.

II

Han venido treinta y siete personas a verme, y ninguna era conocida, pero ahora soy amigo de todas. Parece que soy como campen de algo y las enfermeras, los practicantes y hasta los mdicos entran al 15y dicen: Hola, amigo! y me traen revistas y hasta flores. Se ve que a todos los remuerde algo de mi dolor de estmago injusto.A m no me gusta que me compadezcan y me quedo mudo cuando me dicen cosas. Y muchos me preguntan si me operaron de la lengua. Y yo quiero estar solo para poder pensar y saber qu voy a hacer sin mi apndice y justo cuando empiezo a pensar, entra alguien.

Por fin decid cerrar los ojos y hacerme el dormido y parece que me dorm de verdad y todo el sueo mo era con un atornillador en el hoyo que me hicieron.Cuando despert, estaba oscuro, pero haba una lucecita roja encima de mi cama. Yo tena un calor salvaje y un hambre y una sed dem. Mir a todos lados y no vi a nadie y me empez a dar la furia de que estaban abusando conmigo ah solo y a lo mejor me crean muerto y se haban ido todos.

Igual que me operaron, si me volva a dormir, a lo mejor me enterraban y listo!Entonces me baj de la cama y sal afuera al famoso pasillo.Todo estaba en perpetuo silencio, y las puertas con sus nmeros y unas lucecitas rojas haciendo misterio y nadie a la vista. Pens si sera la otra vida, o el limbo o qu s yo. Me dolan la cabeza y el hoyo de mi apndice, pero tena un hambre de esas que uno se muere de verdad si no come. As que segu caminando por el pasillo rojo y llegu a una puerta ms misteriosa porque no tena ni nmero. Y la abr. Y haba un refrigerador. Era la maravilla. Adentro medio pollo y miles de cajitas y tubos de inyecciones y jaleas y frutas.

Me com el pollo y arm los huesitos otra vez y los dej ah. Estaba rico aunque sin sal. Tambin me com dos peras y un pedazo de sanda que encontr. Ahora no me creeran muerto y nadie me enterrara, porque enfermo que come no muereResulta que apenas me dije esto, se me agrand tremendamente la cuestin del atornillador de mi no apndice y aunque trataba y trataba de pensar en otra cosa, intil!Andando por el pasillo, bailaban las luces rojas y eso debe ser lo que llaman ver estrellas Las vea y me mareaban. Los nmeros de las puertas tambin bailaban. Dnde habra un cuarto de bao? No estaba seguro si quera vomitar, pero es el colmo que en las clnicas se olviden hacer cuartos de bao.Tuve que entrar en ese cuarto porque se dio vuelta la perilla y me fui para adentro. Haba en la cama un fantasma seco y amarillo (a pesar de la luz roja), y daba miedo. Pero el fantasma sonri y me alarg su mano de races:Angelito, vienes del cielo a verme dijo.Quiero ir al bao le expliqu apurado y l sonriendo con pocos dientes me dijo:

Ah, bienvenido! y me mostr una puerta. Entr y era un bao. La suerte ma de abrir esa puerta!Cuando sal aliviado, ya sin ver estrellas, el fantasma am