Click here to load reader

Leccion 3 celebremos-la_buena_condicion_sef

  • View
    979

  • Download
    0

Embed Size (px)

DESCRIPTION

La buena condicion fisica y espiritual

Text of Leccion 3 celebremos-la_buena_condicion_sef

  • 1. Leccin 3 para el 17 de abril de 2010

2. Pablo compara la vida de un atleta a la vida del cristiano. 3. Nuestro entrenador es Jess que ha pasado por lo mismo que nosotros pasamos y alcanz la meta y est dispuesto a ayudarnos en todo lo que necesitemos para que tambin nosotros la alcancemos. El atleta necesita un entrenador. Por tanto, nosotros tambin, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojmonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jess, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de l sufri la cruz, menospreciando el oprobio, y se sent a la diestra del trono de Dios(Hebreos 12:1-2) 4. Tenemos que cumplir las diversas reglas que rigen la vida del creyente, tal como estn expresadas en la Palabra de Dios. El atleta se rige por el reglamento.2 Timoteo, 2:5, NVI 5. Debemos someternos a una disciplina. Esto significa hacer cosas que no nos gustan, pero que son beneficiosas para nuestro desarrollo cristiano. Tambin debemos abstenernos de hacer cosas que nos gustan, pero que impiden nuestro crecimiento espiritual. Todo aquel que lucha, de todo se abstiene; ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible. As que, yo de esta manera corro, no como a la ventura; de esta manera peleo, no como quien golpea el aire, sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado.(1 Corintios 9:25-27) El atleta sigue una disciplina rigurosa. 6. Aunque la fe es un don, debemos ejercitarla haciendo elecciones, reclamando promesas, corriendo riesgos, sometindonos a la voluntad de Dios basados en esa fe. Necesitamos un programa diario para ejercitar y crecer en la fe que englobe el estudio, la oracin y la meditacin. Esto nos ayudar a que nuestra fe no se atrofie por falta de ejercicio. El atleta se ejercita diariamente.Elena G. de White,A fin de conocerle , 18 de febrero) 7. Vivir por fe es seguir con lo que ya conocemos del amor de Dios; confiar en Dios basados en lo que hemos experimentado; tomarle la palabra porque l nos ha mostrado su bondad y su amor, no importa cun difciles hayan sido nuestras circunstancias y no importa cunto no veamos o comprendamos. No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui tambin asido por Cristo Jess. Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrs, y extendindome a lo que est delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jess(Filipenses 3:12-14) El atleta no deja que nada le desanime. 8. En todo momento debemos tener presente nuestra meta: Terminar nuestra vida aqu sin separarnos de Jess. Obtendremos entonces nuestro premio: Estar con Jess por toda la eternidad. He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. Por lo dems, me est guardada la corona de justicia, la cual me dar el Seor, juez justo, en aquel da; y no slo a m, sino tambin a todos los que aman su venida (2 Timoteo 4:7-8) El atleta obtiene un premio cuando alcanza la meta. 9. O ignoris que vuestro cuerpo es templo del Espritu Santo, el cual est en vosotros, el cual tenis de Dios, y que no sois vuestros? Porque habis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espritu, los cuales son de Dios (1 Corintios 6:19-20) Nuestros cuerpos y nuestras mentes son dones de Dios y estn estrechamente vinculados. Mantener nuestros cuerpos sanos nos ayudar a mantener nuestras mentes ms receptivas a la voz de Dios. 10. Una de las cosas que necesitamos para mantener nuestros cuerpos sanos es el ejercicio fsico, realizado con frecuencia y moderacin, adaptndolo a nuestras necesidades personales. 11. Elena G. de White,Consejos sobre la sal ud,p. 41) Desequilibramos el sistema nervioso cuando descuidamos el ejercicio fsico o recargamos de trabajo la mente o el cuerpo. Los que acortan sus vidas de este modo y no hacen caso de las leyes naturales, son culpables de robarle a Dios. No tenemos derecho de descuidar el cuerpo, la mente, o las fuerzas, ni de abusar de estos dones que deberan utilizarse para ofrecer a Dios un servicio consagrado