Bourdieu Pierr Los Herederos Conclusion

  • View
    151

  • Download
    1

Embed Size (px)

Text of Bourdieu Pierr Los Herederos Conclusion

pierre bourdieujean-claude passeronlos herederoslos estudiantes y la culturaTraduccin de Marcos Mayerpierre bourdieujean-cJaude passeronlos herederoslos estudiantes y la cultura"\XJ"1siglo veintiuno~ editores__IIIIIIII --------------------------........I,'.siglo veintiuno editores argentina s.a.Tucumn16217N(cI050AAG), Buenos Aires, Argentinasiglo veintiuno editores, s.a. de c.v.Cerro del agua 248, Delegacin Coyoacn (04310), D.F., Mxicosiglo veintiuno de espaa editores, s.a.c/Menndez Pidal, 3 BIS(28006) Madrid, EspaaCet ouvrage, publi dans le cadre du Program11lR d 'Aidea la PublicationVictoriaOcampo, b1lficie du soutiendu Ministere des Affaires Etmngeres et du Service Culturelde l'Ambassade de France en Argentine.Esta obra, publicada en el marco del Programa de Ayudaa la Edicin Victoria Ocampo, ha sido beneficiada con el apoyodel Ministerio de Asuntos Extranjeros y del servicio culturalde la embajada de Francia en Argentina.Bourdieu, PierreLos herederos: los estudiantes y la cultura / Pierre Bourdieu y]ean-Claude Passeron. - 2a ed. - Buenos Aires: Siglo XXI Editores Argentina,2009. / /216 p. ; 2lx14 cm. - (Biblioteca clsica de Siglo XXI)Traducido por: Marcos MayerISBN 978-987-629-{)67-81. Sociologa de la Cultura. l. Passeron,]ean-elaude 11. Mayer, Marcos,trad.111. Ttulo. / / CDD 306Ttulo original: Les hritiers. Les tudiants et laculture. 1964, Les ditions de Minuit 2003, Siglo XXI Editores Argentina SAoEdicin al cuidado de Ricardo SidicaroDiseo de portada: tholon knst1" ed. arg.: 20032" ed. arg., revisada: 2009ISBN 978-987-629-067-8Impreso en Artes Grficas Delsur / / Alte. Solier 2450, Avellanedaen marzo de 2009Hecho el depsito que marca la ley 11.723Impreso en Argentina - Made in Argentinandice..-.. ,-.La sociologa segn Pierre Bourdieu, por Ricardo SidicaroAdvertencial. La eleccin de los elegidos2. Juego serio y juego de lo serio3. Aprendices o aprendices de brujo?ConclusinApndicesApndice 1. Los estudiantes en FranciaApndice 2. Algunos documentos y resultados de encuestasndice de temas y de nombresIX. 9114781101115117141183I/11La sociologa segn Pierre Bourdieupor Ricardo SidicaroAcuarenta aos de su primera edicin francesa, el libro de PierreBourdieu y]ean-Claude Passeron Les Hriticrs, les tudiants et la cultu-re1 se ha convertido en un moderno clsico de la sociologa que inte-resa tanto por sus contenidos como por la estrategia analtica que pro-pone.Por cierto, la combinacin presente enese texto de formasrigurosas de investigacin emprica con una reflexin conceptual,que insertaba los anlisis en una teora novedosa sobre las sociedadesmodernas y sus conflictos, motiv su atraccin. Los estudios sobrelos sistemas escolares ylas prcticas culturales, temas predilectos de lasprimeras investigaciones del grupo formadoen torno a Bourdieu,rompieron con los encuadres habituales para tratar esas cuestionesal remitir las explicaciones a la dinmica del conjunto de la sociedady, ms especficamente, a los mecanismos de violencia simblica quelegitiman las relaciones de dominacin y de desigualdad social. Lle-var dicha ptica a mbitos de la vida social donde las personas parti-cipan casi totalmente libres deprevenciones al compartir las creen-cias de que se trata de instancias al servicio del inters general o deque favorecen el progreso de todos por igual supuso introducir unavisin crtica en dominios en los que se asentaban significativas ilu-siones sociales e individuales.La difusin inicial de Los Herederos encontr pblicos distintos ycon expectativas contradictorias; Enel movimiento estudiantil delMayo francs de 1968, muchos leyeron el libro como la denuncia deun sistema escolar y universitario cerrado al acceso de las clases po-pulares y que serva para beneficiar a los hijos de los sectores privi-legiados.2Los especialistas en sociologa de la educacin, sobre todo1 Pars, Minuit, 1964.2 Winock, Michel:Le sicle des intellectuels. Pars, Seuil, 1997, p. 552."/. ~ .x RICARDO SIDICAROlASOCIOLOGA SEGN PIERRE BOURDIEU XI11, ,Iiaquellos que buscaban las reformas de las instituciones educativas,reaccionaron contra una interpretacin que juzgaron demasiado es-tructural y que no pareca dejar espacio a las mejoras parciales y ob-jetaron la invasin "sociologista y reproduccionista" de los bourdieu-sianos,3que estimaron incompatible con la defensa de la educacinpblica.4Como muestra de que las perspectivas conceptuales de Bour-dieu no se articulan en armona con los enunciados de los actores, essuficiente mencionar la explicacin propuesta en su libro Homo aca-demicuf> sobre los acontecimientos de Mayo del 68, muy distinta a lasinterpretaciones propuestas por los estudiantes entonces movilizados;por otra parte, el autor no slo rechaz reiteradamente pensar en tr-minos "reproduccionistas", sino que, adems, particip de la elabo-racin de ideas para reformar las instituciones educativas para tratarde neutralizar en alguna medida los efectos estructurales encontra-dos en su investigacin;6 en cuanto a su posicin sobre la defensa dela educacin pblica, cabe sealar que en los aos noventa, en su im-pugnacin intelectual al neoliberalismo, sus anlisis relacionales lomostraron contrario a la interpretacin ontolgica delos sistemaseducativos, a los que juzg necesario resguardar en tanto dimensio-nes de acceso a lo universal a pesar de operar en la reproduccin delas desigualdades sociales.El objetivo deestabreve presentacines abordarlas ideas deBourdieu sobre la utilidad poltica ysocial de la sociologa, una de laspreocupaciones centrales de la concepcin expuesta en sus investiga-3 Vase Van Haecht, Anne. La escuela va a examen. Preguntas a la sociologa dela educaci6n, Buenos Aires, Biblos-Mio y Dvila, 2002.4 Sobre las instrumentaciones ideolgicas intentadas a partir de una lectu-ra descontextualizada de Bourdieu para tratar de fundamentar la realizacin dereformas neoliberales de la educacin pblica en Latinoamrica, vanse las per-tinentes crticas de Rubmich, Lucas. La amformaci6n de un clima cultural. Neolibera-fumo y universidad, Buenos Aires, UBA-Libros del R ~ a s , 2001.5 Bourdieu, Pierre, Homo academicus, Pars, Minuit, 1984, cap. 5, Le momentcritique.6 E!l.tre las participaciones de Pierre Bourdieu en comisiones para proponerreformas de la educacin, la ms conocida es la del Collge de France, que en1989 produjo el informe "Principios para una rel:1exin sobre los contenidos deciones ms eruditas y en muchos artculos eintervenciones en forosacadmicos y sociales. Elccrrpus es amplio y permite resaltar los linea-mientos fundamen4.e&Qe,sl.l:; ppsiciones, as como situar algunas dis-cusiones vinculadas, directa o indirectamente, con el tema escogido.La sociologa como critica socialTransformado en socilogo de moda en su momento ms cues-tionador, y cuestionado, Bourdieu obtuvo una alta popularidad en al-gunos pblicos que parecieron considerar que usar palabras bour-dieusianas constitua unsigno de distincin, que daba una tonalidadrenovada aideas,posiciones y desempeos que,paradjicamente,haban sido analizados y desmitificados por la sociologa bourdieusia-na. No fueron pocos los intelectuales del viejo marxismo economicis-ta, los un tanto ms modernos etnometodlogos, los profesores de le-tras pasados a los estudios culturales o los consultores de ciencias dela educacin que intentaron reconvertir sus capitales originarios tra-ducindolos a las nociones acuadas por Bourdieu. Sin duda, todosencontraron en el socilogo francs consideraciones tericas que ne-cesariamente deban molestar sus intereses o que revelaban el senti-do de sus disputas en los campos en los que participaban, y al asumirlas formas discursivas bourdieusianas contribuyeron a neutralizar, ba-jo definiciones ms o menos vacas, su potencial heurstico y crtico.La recuperacin que hizo la prensa comercial de algunos textos deBourdieu, a quien present como un socilogo parisiense, rebelde ysensible a los temas de la pobreza, de la exclusin social o de la glo-balizacin, lo situ en los sistemas de pensamiento dxicos, que hacenbanales yaceptables los mecanismos de dominacin social, y a los queBourdieu sola dirigir frecuentes y fundadas crticas.enseanza", publicado en Bourdieu, Pierre, Capital cultural, escuela y espacios o c i a ~Mxico, Siglo XXI, 1997, pp. 129-144. Una versin distinta y con un lenguaje msbourdieusiano fue editada por el Collge de France, Pars, 1985, con el ttulo Pra-positWns pour l'enseignemtmt de l'avenir. Elabore la demande de Monsieur le prsidentede la Rpublique par les professeurs du Gollige de France.XIIRICARDO SIDICARO lA SOCIOLOGL'" SEGN PIERRE BOURDIEU xmMuchas de las objeciones formuladas a las teoras de Bourdieuparecieron estar inspiradas en lecturas formalistas, favorecidas porsus propios resmenes de sus conceptos principales, repetidos con li-geras variaciones en varias oportunidades. A pesar de haber previstolos riesgos de ese estilo de interpretacin y de insistir en la necesidadde rechazar las falsas dicotomas, los cdigos del lenguaje operaronen tanto reglas opresivas y de poco sirvieron sus frecuentes aclaracio-nes, correcciones y precauciones sobre el problema: "sera necesarioevitar totalmente el hablar de los conceptos por s mismos, exponin-dose a ser esquemtico y formal a la vez".7 La consecuencia fue unadifusin de sus ideas que, a la vez que resaltaba el formalismo de susconceptos sistemticos, dejaba de lado las interesantes tramas teri-cas y empricas con las que construy sus explicaciones sociolgicas.As, equivocadamente, sus contribuciones pudieron verse como msinteresadas por las cosas de la lgica que par la lgica de las cosas, repro-che que diriga frecuentemente al formalismo de muchos economis-tas, de cientistas polticos y de socilogos.Por el contrario, las perspectivas tericas de Bourdieu, adaptadasa las necesidades de la investigacin, y sin ser totalmente compartidas,estimularon la produccin de nuevos conocimientos en prcticamen-te todas las disciplinas de las ciencias sociales. Los investigadoresjve-nes hallaron en su obra conceptos y mtodos para "entrar", a vecescon herejas