Gogol -Taras Bulba

  • View
    221

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of Gogol -Taras Bulba

  • 7/29/2019 Gogol -Taras Bulba

    1/163

    Nicols Gogol

    TAR AS BULBA

    www.infotematica.com.ar

  • 7/29/2019 Gogol -Taras Bulba

    2/163

    Texto de dominio pblico.

    Este texto digital es de DOMINIO PBLICO en Argentina por cumplirse ms de 30aos de la muerte de su autor (Ley 11.723 de Propiedad Intelectual). Sin embargo,

    no todas las leyes de Propiedad Intelectual son iguales en los diferentes pases

    del mundo.

    Infrmese de la situacin de su pas antes de la distribucin pblica de este texto.

    2

  • 7/29/2019 Gogol -Taras Bulba

    3/163

    Taras Bulba www.infotematica.com.ar

    I

    -A ver vulvete... Tiene gracia! Qu significa

    ese hbito sacerdotal? As visten ustedes, tan malpergeados, en su academia? Con estas palabras

    acogi el viejo Bulba a sus dos hijos que acababan

    de terminar sus estudios en el seminario de Kiev y

    que entraban en este momento en el hogar paterno,

    despus de haberse apeado de sus caballos.

    Los recin llegados eran dos jvenes robustos,

    de tmidas miradas, cual conviene a seminaristas

    recin salidos de las aulas. Sus semblantes, llenos devida y de salud, empezaban a cubrirse del primer

    bozo, aun no tocado por el filo de la navaja. La

    acogida de su padre les haba turbado, y permanecan

    inmviles, con la vista fija en el suelo.

    -Esperen ustedes, esperen; djenme que los

    examine a mi gusto. Jess! Qu vestidos tan la rgos!

    -dijo volvindolos y revolvindolos en todos

    sentidos. Diablo de vestidos! En el mundo no se

    han visto otros semejantes! Vamos, pruebe uno delos dos a correr: seguro estoy de que se enreda con

    l y da de narices en el suelo.

    -Padre, no te burles de nosotros -dijo por fin el

    mayor.

    -Miren el seorito! Por qu no puedo burla rme

    de ustedes?

    -Porque, porque... aunque seas mi padre, juro

    por Dios, que si continas burlndote, te apalear.-Cmo, hijo de perro? A tu padre? -dijo Taras

    Bulba retrocediendo algunos pasos asombrado.

    -S, a mi mismo padre, cuando se me ofende,

    no miro quin lo hace.

    -Y de qu modo quieres batirte conmigo, a

    puetazos?

    3

  • 7/29/2019 Gogol -Taras Bulba

    4/163

    Taras Bulba www.infotematica.com.ar

    -Me es completamente igual de un modo que

    otro.

    -Vaya por los puetazos -repuso Taras Bulba

    arremangndose las mangas. Voy a ver si sabes

    manejar los puos.Y he aqu que padre e hijo, en vez de abrazarse

    despus de una larga ausencia, empiezan a asestarse

    vigorosos puetazos en los costados, en la espalda,

    en el pecho, en todas partes, tan pronto retrocediendo

    como atacando.

    -Miren ustedes, buenas gentes: el viejo se ha

    vuelto loco, ha perdido de repente el juicio

    -exclamaba la pobre madre, plida y flaca, inmvil

    en las gradas, sin haber tenido tiempo an de estrechar

    entre sus brazos a sus queridos hijos.

    Vuelven los muchachos a casa, despus de ms

    de un ao de ausencia, y he aqu que su padre inventa,

    Dios sabe qu bestialidad... darse de puetazos!

    -Se bate como un coloso! -deca Bulba detenindose.

    S, por Dios! Muy bien -aadi, abrochando

    su vestido; -aunque mejor hubiera hecho

    en no probarlo. ste ser un buen cosaco. Buenosdas, hijo, abracmonos ahora.

    Y padre e hijo se abrazaron.

    -Bien, hijo; atiza buenos puetazos a todo el

    mundo como lo has hecho conmigo; no des cuartel

    a nadie. Esto no impide que ests hecho un

    adefesio con ese hbito. Qu significa esa cuerda

    que cuelga? Y t, estpido, qu haces ah con los

    brazos cruzados? -dijo, dirigindose al hijo menor.

    Por qu, hijo de perro, no me aporreas tambin?-Miren que ocurrencia -deca la madre abrazando

    al ms joven de sus hijos. En dnde se ha

    visto que un hijo aporree a su propio padre? Y es

    este el momento de pensar en ello? Un pobre nio,

    que acaba de hacer tan largo camino, y est

    4

  • 7/29/2019 Gogol -Taras Bulba

    5/163

    Taras Bulba www.infotematica.com.ar

    tan cansado (el pobre nio tena ms de veinte

    aos y una estatura de seis pies), tendr necesidad

    de descansar y de comer un bocado; y l quiere

    obligarle a batirse!

    -Eh! Eh! Me parece que t eres un mentecato-deca Bulba. Hijo, no escuches a tu madre, es una

    mujer y no sabe nada. Necesitan ustedes que les

    acaricien? Las mejores caricias, para ustedes son

    una buena pradera y un buen caballo. Ven ese sable?

    pues esa es la madre de ustedes. Todas esas

    tonteras que tienen ustedes en la cabeza, no son

    ms que sandeces; yo desprecio todos los libros en

    que estudian ustedes, y las A B C, y las filosofas, y

    todo eso; los escupo.

    Aqu Bulba aadi una palabra que no puede

    pasar a la imprenta.

    -Vale ms -aadi- que en la prxima semana

    les mande al zaporoji.All es donde se encuentra la

    ciencia; all est la escuela de ustedes, y tambin all

    es donde se les desarrollar la inteligencia.

    -Que! Slo permanecern aqu una semana?

    -deca la anciana madre con voz plaidera y baadaen llanto. Los pobres nios no podrn divertirse

    ni conocer la casa paterna! Y yo no tendr

    tiempo siquiera para hartarme de contemplarlos!

    -Cesa de aullar, vieja; un cosaco no ha nacido

    para vegetar entre mujeres. Tu les ocultaras debajo

    de las faldas a los dos, como una gallina clueca sus

    huevos. Anda, vete. Ponnos sobre la mesa cuanto

    tengas para comer. No queremos pasteles con miel

    ni guisaditos. Danos un carnero entero o una cabra;trenos aguamiel de cuarenta aos; y danos

    aguardiente, mucho aguardiente; pero no de ese

    que est compuesto con toda especie de ingredientes,

    pasas y otras porqueras, sino aguardiente

    puro, que bulla y espume como un rabioso.

    5

  • 7/29/2019 Gogol -Taras Bulba

    6/163

    Taras Bulba www.infotematica.com.ar

    Bulba condujo a sus hijos a su aposento, de

    donde salieron a su encuentro dos hermosas criadas,

    cargadas de monistes1. Sase porque se asustaron

    por la presencia de sus jvenes seores, sase

    por no faltar a las pdicas costumbres de las mujeres,el caso es que las dos criadas echaron a correr

    lanzando fuertes gritos, y largo tiempo despus

    todava se ocultaban el rostro con sus mangas.

    1 Ducados de oro, atravesados y colgados en forma de adorno

    La habitacin estaba amueblada conforme al

    gusto de aquella poca, cuyo recuerdo slo se ha

    conservado por los douma2 y las canciones populares,

    que recitaban en otro tiempo, en Ukrania los

    ancianos de luenga barba, acompaados de la

    bandola, entre una multitud que formaba crculo

    en torno suyo, conforme al gusto de aquel tiempo

    rudo y guerrero, que vio las primeras luchas sostenidas

    por la Ukrania contra la unin3. Todo respiraba

    all limpieza. El suelo y las paredes estaban cubiertas

    de una capa de arcilla luciente y pintada.

    Sables, ltigos (naga kas), redes de cazar y pescar,

    arcabuces, un cuerno artsticamente trabajado queserva para guardar la plvora, una brida con adornos

    de oro, y trabas adornadas con clavitos de plata

    colgaban en torno del aposento. Las ventanas,

    sumamente pequeas, tenan cristales redondos y

    opacos, como los que an existen en algunas iglesias;

    no se poda mirar a la parte exterior sino levantando

    un pequeo marco movible. Los huecos

    de esas ventanas y de las puertas estaban pintados

    de encarnado. En los ngulos, encima de aparado-2 Crnicas cantadas, como las antiguas; rapsodias griegas o los romances

    espaoles

    3 Religin griega unida, cisma recientemente abrogado de la religin greco-

    catlica

    res, haba cntaros de arcilla, botellas de vidrio de

    6

  • 7/29/2019 Gogol -Taras Bulba

    7/163

    Taras Bulba www.infotematica.com.ar

    color obscuro, copas de plata cincelada, y copitas

    doradas de diferentes estilos, venecianas, florentinas,

    turcas y circasianas, llegadas por diversos

    conductos a manos de Bulba, cosa nada extraa

    en aquellos tiempos de empresas guerreras. Completabanel mueblaje de aquella habitacin unos

    bancos de madera chapados de corteza de abedul.

    Una mesa de colosales proporciones estaba situada

    debajo de las santas imgenes, en uno de los

    ngulos. El ngulo opuesto estaba ocupado por

    una alta y ancha estufa que constaba de una porcin

    de divisiones, y cubierta de baldosas barnizadas.

    Todo eso era muy conocido de nuestros

    jvenes, que iban todos los aos a pasar las vacaciones

    al lado de sus padres; digo iban, e iban a pie

    pues no tenan an caballos; por otra parte, el traje

    no permita a los estudiantes el montar a caballo.

    Hallbanse todava en aquella edad en que cualquier

    cosaco armado poda tirarles impunemente

    de los largos mechones de cabello de la coronilla

    de su cabeza. Slo a su salida del seminario fue

    cuando Bulba les mand dos caballos jvenes parahacer su viaje.

    Bulba, con motivo de la vuelta de sus hijos, hizo

    reunir todos los centuriones de su polk4 que no

    estaban ausentes; y cuando dos de ellos acudieron

    a su llamado, con el saoul5 Dimitri Tovkatch, su

    camarada, les present sus hijos diciendo:

    -Miren qu muchachos! Bien pronto les enviar

    a la setch.

    Los visitantes felicitaron a Bulba y a los dos jvenes,asegurndoles que haran muy bien, y que

    no haba escuela mejor para la juventud que el zaporoji.

    -Vamos, seores y hermanos -dijo Taras- sintense

    donde les plazca; y ustedes, hijos mos, ante

    todo, bebamos un vaso de aguardiente. Qu Dios

    7