Oprimidos Pero No Vencidos

  • Published on
    22-Oct-2015

  • View
    22

  • Download
    8

Embed Size (px)

Transcript

  • SILVIA RIVERA CUSICANQUI

  • Luchas deL campesinado aymara y qhechwa

    1900-1980

    SILVIA RIVERA CUSICANQUI

    Oprimidos pero no vencidos

  • Es propiedad del autor.

    Primera edicin: La Paz, Hisbol - CSUTCB, 1984 Segunda edicin: La Paz, Hisbol, 1986 Tercera edicin: en castellano: Ginebra, UNRISD, 1986Primera edicin: en ingles: Ginebra, UNRISD, 1987Primera edicin: en japones Kyoto, UNRISD, 1998Cuarta edicin: diciembre 2010D.L.: 4-1-1397-03Autor: Silvia Rivera Cusicanqui Diagramacin: Sergio Julio Caro MirandaDiseo e impresin:WA-GUI Tel/Fax: 2204517La Paz - Bolivia

  • 911

    1769

    73

    818393

    109121131

    139141145161

    n d i c e

    Uachtaywi - 1984

    Prlogo a la primera edicinLuis Huscar Antezana J.

    Mirando al pasado para caminar por el presente y el futuro(qhip nayr utasis sarnaqapxaani)Bibliografa

    Introduccin

    PRIMERA PARTELas luchas antioligrquicas

    1. La derrota de Zrate y las reformas liberales2. Las rebeliones de 1910-1930 en el Altiplano3. La post-guerra del Chaco4. El ciclo rebelde de 19475. Situacin del agro en la pre-reforma

    SEGUNDA PARTELa pax revolucionaria

    6. Los campesinos y el nuevo Estado7. Tres casos significativos8. Elementos para un balance

  • TERCERA PARTELa lucha por la autonoma

    9. Del Pacto Militar-Campesino a la crisis del Estado del 5210. El movimiento katarista: de centro culturala confederacin sindical11. Lo poltico y lo sindical en el katarismo12. Reflexiones finales: el papel de la memoria colectiva en el movimiento campesino-indio contemporneo

    Bibliografa

    CSUTCB Tesis Poltica 1983PresentacinQuienes somos?

    167

    169

    175199

    211

    218

    225227230

  • A mis padres Carlos A. Rivera yGaby Cusicanqui, in memoriam.A la memoria de los asesinados en

    septiembre-octubre 2003.

    Katarinakan wawanakapa, taqisa sarir jaqin kayupakitanwa, m lurawisa inas wakischispa jakkasinxa. Aka

    m jiska qilqtwisa wakischija m suma kankaatakipan. M arunja, aka

    liwrumpixa muntwa uanchtaa jacha achachilan mallkunakan lupiwinakapa,

    ukhamaraki sarnaqawinakapa. Taqi chachanakaru, ukhamaraki

    warminakaru, qawqhanitixa jichhurunxa amtapki m machaqa

    Qullan wiaymarka luraa.

  • Jisk achatktans saytasiskapxaktanwa, ukham sutin liwr mama Silwya Riwra Kusikankix yatxattas qilqtatayna; akax waranq lltunk patak marat aksa waranq lltunk patak kimsaqallq tunkan marakama; Jiwas aymaranakan qhiswanakan sarnaqwisxat yatxattas qillqtatawa. Mama Riwira Kusikankin qillqtatapax kimsar jaljtatawa. Ukxarux csutcb satjacha mayachtasiwin amuytatanakapamp phuqhachtatawa. Ukat aka liwrux p tuqit chamachtas taqinitakis apsttski.

    Aka liwrun mayir jaljatanx, kunjams tata Pawlu Sarati Willkarux m juka qamirchasir jaqinakax munapar alisnaqapxatapat, ukhamarak jiwas kikip jaqinakx m uywarjam annaqatapxat, wiay wawanakar jam ujatat; ukats jiskachatatxat qillqtatawa.

    M amuyunxa, jupanakakis sum amuytapxirikasp taqpach jaqir kunkachtataki, jall ukham amuyasipxna; jichhurunakans misti kast jaqinakax pachp amtwimpikisipkiwa.

    Ukhamarus aymar qhiswanakax, ukhamarak taqi jaqinakas amuyasxaraktanwa, janiw aynachtsi munxapxtanti. Chaco timpukamax anchakipuniw wali munaan tukupxtayna, ukjatx jiwas jaqinalkax, kunapachkamas taqhisiskakian sasin, amuytasxasax mayachtasis saytasxapxatayna.

    Payir jaljatanxa kunaachatix Pas Istinsurux prisirintit mantkix ukjat qhipamaranakatpach parlti. Ukjanx kamisatix muwiimintistanakax amuytatanakaparjam apnaqa munapxtayn ukxat arstaraki; ukatakix voto universal, reforma agraria waktayapxatayna, ukjarux sintikatunak uttayapxatayna. Aka amuyunakapampixa, m mitanirjam m punkunirjam

    u a c h t a y w i - 1 9 8 4

  • 10

    apnaqaak munasipkistutuxa. Ukxarux militaranakas prisirintit mantapxarakiwa. Akirinakax paktu militaranak jaqinakar munapamp apnaqaatakix uttayasipxi.

    Kimsr jaljatanxa; kunjamxis sintikalismu kampisinuxa, kunjams jan uywjam annaqsi munxapxtan, kunjamti Katarin alichhinakapan alichhinakapax sumpach amuyunakamp jikikiptayxtan, kunjamampisa, kawkhimampisajiwas kikipan amuyusampi, pachpat saytasxtan, ukxat qillqti. Aka machaq sintikatu uttayatasax Katarin wilapan chaqtatawa, ukat jacha sintikatusax sutipat sutiniraki. Ukhamar inas jacha Tupak Katar achachilan ajayupax taqinirus taqi kast amuyunakans irnaqwinakans piqichtchistu. Karnisati kha Wansi timpunxa: Tiwanakunx m maniphistuns arstata, Kuchapampans m jacha bloqueo lurawaytan; ukhamarak aka jacha Central Obrera Boliviana rus mantawraktan. Qhip qhipirinxa, yaqha jacha bloqueo thakhinak jarkantas (1979) chamas uachtawarakiktanwa. Uka amuytanakampix jichhurunakkamas qhiprunakans sartaskakipunianiwa; niyakiti, m machaq liysa qillqsuwayatarakiwa.

    Kunanakati, anchhitkam irnaqatkixa, m amuyunrip luratawa: Qhipurunx jan achachilanakasan amuyunakap armasax aka jacha markasx jiwaspachaw apnaqasxaasa.

    Uka arstatar niya pachpaw mama Silwya Riwira Kusikankin qillqtatapaxa. Jupax m suma lupiwinpiw aka liwr qillqtas yanaptistu.

    Jall ukhamaw Tupak Katarin allchhinakapan sarnaqwinakapat walja qillqatanak mayar apthaptas yatisatak qillqtatayna. Chiq sas walikiw amuytaasatakixa; jall ukats saskaraksnawa: akat qhiparuxjiwasanak pachpat jacha achachilanakat, ukhamarak jacha awichanakan amuyunakap yatxatas, sarnaqwisat qillqtirinakax utjxanapa. Ukats uknirinakaw jichhurunakanx chusawstayatski.

    Aka amuyumpiw jichhax taqi tatanak mamanakax taqi wawanakar chuymachapxaapa. Achachilanakan kayup arkiripxaapataki.

    Aka m qawqha arux aka liwr apsurinakan.

    qillqtatawa, 1984

  • Los poderosos, escribe Octavio Paz en Corriente Alterna, conciben la historia como un espejo: ven en el rostro deshecho de los otros humillados, vencidos o convertidos el esplendor del suyo propio. Sin embargo, este esplendor y miseria del poder ha sido incapaz de otorgar un sentido a los mundos que ocupa, domina, habita y vive (vive?). Habra noms, como Alicia, que pasar al otro lado del espejo: all donde sucede la otra historia. Aquella que, ms aqu y ms all de la humillacin, la derrota y el abandono, busca y construye una pluralidad de sentidos donde se disemina la riqueza de la diversidad: La fiesta de la plebe que tanto teme el poder. Sobre esa otra historia vera el libro de Silvia Rivera Cusicanqui.

    Oprimidos pero no vencidos resume las luchas campesinas, qhechwa y aymara, desde 1900 hasta 1980. En su cronologa, esta lgica de la rebelda supone no slo un permanente proceso de activa resistencia sino, adems, contempla la construccin intelectual de un horizonte histrico cuyo sentido vence los lmites de lo que ha ido siendo el Estado boliviano; gracias a un mirar hacia atrs que tambin es un ir hacia adelante: awpax manpuni. Este horizonte histrico que se puede figurar como un doble cdigo detrs y junto a las acciones campesinas llega a tener hoy en da, segn Silvia Rivera Cusicanqui, dos estratos de referencia complementarios, dialcticos, a menudo antagnicos uno, el de la memoria corta, referido a la insurreccin popular de 1952 y posteriormente marcado por la Reforma Agraria y otro el de la memoria larga, referido a las luchas indgenas anticoloniales y que se simboliza en la figura de Tupak Katari. Si la memoria corta permite una serie de articulaciones con el Estado del 52 tal el sindicalismo campesino; por

    p r L o g o a L a p r i m e r a e d i c i n

  • 12

    ejemplo la memoria larga impide perder de vista que los restos del caudillo no han sido aun reunificados, es decir, que la ocupacin no ha cesado;

    Esta, doble articulacin conceptual, donde lo mtico, lo ideolgico y lo histrico van juntos, supone tambin un marco estructurante donde las acciones campesinas alcanzan su intensidad histrica (su entusiasmo, dira uno etimolgicamente, recordando los versos de Cerruto sobre Los dioses oriundos). En el perodo cubierto por el estudio (1900-1980), este marco puede figurarse como sigue.

    En primer lugar, estaran las dos repblicas, como las denomina Silvia Rivera Cusicanqui; es decir, el modelo colonial heredado por la Repblica, donde lo criollo, digamos, y lo indio ocupan, social y culturalmente, estancos alternos y que las diversas metamorfosis de la oligarqua dominante tienden a mantener cada una a su manera y segn los quiebres y alteraciones de lo que va siendo, paso a paso, el Estado boliviano. Bajo la percepcin indgena, este marco es siempre vigente y hacia l se refieren los contenidos relativos a la memoria larga. En este sentido, las luchas campesinas se acumulan en la medida que tienden a desarticular esta condicionante socio-histrica. Este proceso de desarticulacin de tradicin secular no slo tiene en cuenta la resistencia y oposicin a la repblica criolla sino tambin la reconstitucin de los valores propios territoriales, sociales, culturales modelados en una recuperacin del pasado precolombino (de donde nace, dicho sea de paso, la solidaridad entre las mltiples nacionalidades indgenas en el territorio boliviano). Sin embargo, este marco no es el nico bajo el cual se definiran las luchas campesinas.

    En segundo lugar, ah est el Estado del 52. Aunque el modelo d las dos repblicas sigue operando a su manera en lo ideolgico, por ejemplo, donde se busca la integracin del indio a la sociedad nacional, obviando su singularidad cultural, la constitucin de este estado no tuvo ms remedio que conceder complejos espacios sociales a la repblica india como lo demuestran las acciones campesinas referidas a la memoria corta. Todo sucede ah como si el campesinado fuera una de las condiciones de cristalizacin y sustentacin de dicho Estado. En efecto, una de las garantas estructurales del mismo ha sido, precisamente, su pacto de reciprocidad con el campesinado; pacto motivado por la Reforma Agraria y que tom la forma de las milicias

  • 13

    campesinas, primero, y el pacto militar-campesino, posteriormente. Bajo esta perspectiva, no es del todo inverosmil suponer que la actual crisis de ese Estado puede simbolizarse en los sucesos de Tolata y Epizana, donde dicho pacto deja de tener vigencia. Esta segunda condicin estructurante que toca tanto la constitucin como la crisis del Estado del 52 tiene, a la larga, un efecto notable: la articulacin de la csutcb con la cob. Esta articulacin sera rigurosamente indita pese a las declaraciones programticas al respecto y slo se da en la crisis, como argumenta Ren Zavaleta Mercado en Las masas en noviembre. Aunque potencialmente podra ofrecer una alternativa al sistema dominante, sus lmites ideolgicos son todava los del 52: la memoria corta es comn a obreros y campesinos (aunque haya tenido contenidos distintos hasta de signo contrario a lo largo de los ltimos decenios).

    Oprimidos pero no vencidos detalla histricamente el complejo sistema de pasajes desplazamientos, interferencias, conjunciones, disyunciones donde se relacionan, en el interior de las luchas campesinas, los alcances de la memoria larga con los de la memoria corta. En todo ello, surge una imagen (digo imagen porque me es difcil proponer un concepto al respecto) bajo la cual la crisis del Estado del 52 encontrara una alternativa popular en la medida que sus lmites histricos e ideolgicos se desplacen rompan cualitativa y cuantitativamente hacia un proyecto ms diverso, motivado por los contenidos propios a la memoria larga campesina, cuyo ncleo sera la valoracin diferencial de las culturas y sociedades nativas en el todo social boliviano.

    Dicho de otra manera (en un contexto un poco ms amplio), la interrelacin entre la memoria corta y la memoria larga sugiere dada la ruptura campesinos/Estado de 1974 que esta ltima constituye un estrato ms estable, histricamente ms extenso, que aqul propio a la memoria corta. En un sistema esttico en una arqueologa epistemolgica, por ejemplo la memoria larga se representara como un nivel profundo, pero quin sabe, posible campo de tendencias ms bien regresivas; en cambio, en el modelo dinmico propuesto por Silvia Rivera Cusicanqui, se trata ciertamente de algo ms que un mero sistema de referencia. Sera en rigor, un activo mecanismo cognoscitivo en sentido amplio capaz de reformular hechos y procesos: una otra manera de ver la historia, se dira, donde, adems, se postulara un

  • 14

    proyecto distinto para el conjunto de la sociedad boliviana. La memoria larga reformula los trminos de la memoria corta y, consecuentemente, los del Estado del 52 y de su ideologa constitutiva, el nacionalismo revolucionario. Bajo esta perspectiva, estas investigaciones frecuentan un terreno todava poco hollado, pero creemos necesario para una reformulacin de las ciencias sociales en esta sociedad: uno que piensa o intenta pensar, si se prefiere fuera del nacionalismo revolucionario y sus lmites afines.

    Un ndice de esta prctica terica distinta es la articulacin participativa, de hecho, de Silvia Rivera Cusicanqui en/con la csutcb. A este nivel, su participacin establecera un mecanismo de pasajes entre una labor de investigacin, y una prctica y un proceso sociales. No en vano, pues, la Tesis Poltica de la csutcb (1985) acompaa a Oprimidos pero no Vencidos. Esta Tesis, como se puede leer, no es ajena a los conceptos adelantados en este libro; al mismo tiempo, ellos vienen definidos bajo otro tipo de contexto ciertamente complementario: se enriquecen, se dira, del contenido pragmtico y programtico que asume para s la csutcb. En esta conjuncin, se cumple de manera notable aquello del awpax manpuni mencionado: una mirada hacia atrs la mirada de la historia acompaa un proyecto que se define hacia adelante, hacia un posible, otro, futuro social.

    Bajo la lgica de las dos repblicas, la otredad (Platt) cultural indgenas vale el plural ha sido negada de mltiples maneras sin descuidar el genocidio en muchos casos. Sin embargo, la terquedad histrica de los humillados, vencidos o convencidos terquedad posible porque, pese a la dominacin, toda historia tiene noms sus lmites ha sabido mantener, defender o, finalmente, recuperar el carcter diferencial de sus culturas pese al asedio de Occidente articulado en la visin criolla de esta nuestra historia. (Visin que no excluye, dicho sea de paso, las lecturas marxistas de la realidad boliviana). Coyunturalmente, sera en torno a la actual crisis del Estado del 52 en la constitucin de la multitud, como dira Ren Zavaleta Mercado que est activa y secular defensa de la pertinencia propia en el mundo adquiere una intensidad ejemplar, en la medida que sugiere una pluralidad social capaz quiz de romper el perverso monologismo reductor que, hasta nuestros das, habra limitado las posibilidades reales de la compleja sociedad boliviana.

  • 15

    Con todo, no sabemos qu caminos seguir la historia. Se dice que ella siempre avanza por su lado malo y que no obedece a los deseos de la gente. Esto es cierto porque la historia, en rigor, carece del sujeto rector que le atribua la tradicin metafsica occidental. Sin embargo, los seres humanos ganan en objetividad en lucidez frente a su destino en la medida que son capaces de vencer los fantasmas de las ideologas. Slo as afirman su lugar en el mundo. Afirmacin que tambin puede suponer justicia. En esta vena, los textos de Oprimidos pero no vencidos, al retrazar los caminos de esa otra historia que tambin se da en este territorio, no s...