Pero no digas nada...

  • Published on
    08-Apr-2017

  • View
    23

  • Download
    1

Embed Size (px)

Transcript

Pero no digas nada

Resulta realmente pestilente, por la historiada de detalles perifollos, de rollos y rollos, aquel zarajo de historietas que cuidadosamente entrelazadas no se tienen reservadas u ocultas: pero no digas nada, te acabarn pidiendo. Se mantienen listas y preparadas para su coccin rpida mientras se buscan comensales a quienes les apetezca desenrollar el sarmiento. Cunto sabes t de la trama, rufin o rufiana?, comindome yo tambin el pastel de la cbala: pues mira lo que dicen por ah El gusto que excita a quien lo origina. El atractivo que estimula a quien lo suscita. El antojo que florece a quien se inmiscuye en la noticia. Las primicias de los mentideros saltan como las chispas, puesto que inducen el roce entre dos materias hasta que brinca alguna que otra partcula luminosa o encendida, sobre todo de mugrienta caresta en trminos de integridad u honestidad. Es la articulacin de un primitivo y accesible periodismo oral que recaba, comparte y conserva chismorreos sin credibilidad. Por supuesto, remoto y distante de aquellos enclaves madrileos que durante el siglo de oro servan para organizar coloquios, charlas y porfas: autnticos parlamentos para audiencias ensimismadas en aspirar a serlo. Su autenticidad o su falsedad no es el objeto de la conversacin, ni en su razonamiento ni en su racionamiento: desproporciones a medida. Hasta dnde pueda llegar tal ministerio, que sin ser testigos directos, se pierde el criterio para decidir si me lo creo o no. Advertido quedas que yo no digo ni lo uno ni lo otro; en realidad a m me importa poco, menos que un coln. Aclarado por delante que son testimonios dejndose ver en aquellos espacios donde parece dar gusto ir a conversar, a rajar: pero no digas nada, te acabarn pidiendo.No es el sabio quien da consejos de forma espontnea, y si lo fuera por ello, ser ms bien porque se le requiere su manifestacin, cuando se justifica acabar con tanto palabreo. Me imagino lo que podra transmitirme alguno de esos sabios mantenidos al margen de la chchara y el cacareo. Haz caso omiso, o tus propios intestinos acabarn quedando como un zarajo artesano sin haberle podido dedicar el tiempo preciso a su cuidadoso lavado. Lo vers acompaado con un nivel de agrura inusual, como si hubiera estado acompaado de miles de rodajas de agria palabrera, estupendamente cida. Resulta realmente prodigioso, dedicarle tanto canto y tanto tiempo, hasta hacerlo cantilena, cuando toda la trova podra aclararse en tan solo unos instantes, o soplos directos entre tanto verso. Pregntenme a m si algo quieren saber, y si ese no es el fin, dejen de utilizar para ello el cafetn porque les importa un zarajo. Les recomiendo, aunque soy consciente de que no implique sabidura, vyanse a tomar por Madrid un caf. Los alrededores del antiguo Convento de San Felipe el Real no sera un mal inicio, clebre por sus gradas o mentidero: De donde salan las nuevas primero que los sucesos.

Domingo, 22 de enero de 2017Flix Snchez.Un ciudadano ms.