Fantasías de intervención (Analía Gerbaudo)

  • Published on
    27-Dec-2015

  • View
    58

  • Download
    1

Embed Size (px)

Transcript

  • Fantasas de intervencin: literatura argentina y teora literaria en las aulas de la universidad

    pblica de la posdictadura (1984-2003), Anala Gerbaudo.

    Fantasas de intervencin: literatura argentina y teora literaria en

    las aulas de la universidad pblica de la posdictadura (1984-2003) i

    Anala Gerbaudoii

    Resumen Este artculo describe algunas de las fantasas de intervencin que motivaron las prcticas de enseanza de la literatura argentina y de la teora literaria en la universidad pblica de la posdictadura. Para ello, se realizan algunas distinciones: a) se sealan los principales momentos que signan el largo perodo denominado posdictadura; b) se describen algunas acciones desarrolladas en aulas de la Facultad de Filosofa y Letras de la Universidad de Buenos Aires (una de las instituciones de enseanza que ms rpidamente realiz cambios nodales en las reas mencionadas ligados a la incorporacin de los profesores que haban trabajado en clandestinidad en los grupos de estudio o en la tambin llamada universidad de las catacumbas entre 1976 y 1983) apenas restaurada la democracia; c) se caracterizan las derivas de esas acciones en diferentes espacios, tiempos y niveles educativos. Se busca destacar la dificultad para hacer un cartografiado general del estado de la enseanza de estas disciplinas en la universidad pblica dadas las asimetras entre lo enseado y lo aprendido, los variables ritmos de circulacin de los saberes y las mltiples formas de reinvencin y uso en diferentes niveles del sistema educativo y en zonas e instituciones del pas con formaciones y tradiciones dismiles. Rsum Cet article dcrit quelques fantaisies dintervention qui ont motiv les pratiques denseignement de la littrature argentine et de la thorie littraire dans luniversit publique de laprs dictature. Dans ce but, on propose quelques prcisions: a) on signale les principaux mouvements qui marquent la priode quon appelle aprs dictature; b) on dcrit certaines actions dveloppes dans les cours de la Facult de Philosophie et Lettres de lUniversit de Buenos Aires (une des institutions denseignement qui a produit, immdiatement aprs le retour de la dmocratie, des changements importants dans certaines disciplines grce lincorporation de professeurs qui avaient anim des groupes dtude clandestins, quon appelle aussi universit des catacombes entre 1976 et 1983); c) on cherchera caractriser les drives de toutes ses actions dans diffrents espaces, temps et niveaux ducatifs. On cherchera expliciter la difficult de cartographier ltat gnral de lenseignement de ces disciplines luniversit publique dans la priode tablie. Ce travail doit prendre en compte les asymtries entre ce qui a t enseign et ce qui a t appris, tout comme les rythmes variables de circulation des savoirs et les multiples faons de sa rinvention et de son usage diffrents niveaux du systme ducatif, dans des zones et des institutions du pays avec des formations et des traditions distinctes.

  • Fantasas de intervencin: literatura argentina y teora literaria en las aulas de la universidad

    pblica de la posdictadura (1984-2003), Anala Gerbaudo.

    Por dnde y cmo empezar?

    Durante el Encuentro Internacional Dilemas de la cultura. La tentacin de las ideologas

    contemporneas organizado por el Centro de Estudios Avanzados de la Universidad Nacional

    de Crdoba en abril de 2009, Carlos Altamirano se sorprendi cuando coment que en la carrera

    de Letras de la Universidad Nacional del Litoral, la enseanza de las perspectivas terico-

    crticas del grupo Punto de vista empezaron a producirse, de modo sistemtico,

    aproximadamente por el ao 1994 y en el marco de una materia en cierta medida marginal en el

    plan de estudios. Fue Sociologa de la cultura (y no Literatura argentina o Teora literaria)

    la ctedra que, a cargo de profesoras de historia, introdujo algunas de las lecturas de Beatriz

    Sarlo sobre la literatura argentina de los siglos XIX y XX como las teoras de Raymond Williams

    y Pierre Bourdieu, ignoradas por el resto de las materias donde reinaba an el estructuralismo

    lingisticista (cabe remarcarlo: ms ac o ms all de lo que apuntaran los programas de

    ctedra que, por otro lado, excepcionalmente se ponan a disposicin de los estudiantes).

    Permtaseme, para entrar al tema, incorporar otra ancdota, en la misma lnea que la anterior.

    Hace un par de meses, mis compaeros de la Universidad Nacional de General Sarmiento que,

    en su mayor parte, cursaron sus estudios en la Universidad de Buenos Aires, escuchaban con

    desconcierto mi relato sobre cmo, antes de la irrupcin de Internet, los (entonces) alumnos de

    letras de Santa Fe interesados en la investigacin y en la lectura en general, estudibamos

    tambin en los congresos. se era el espacio en el que confrontbamos enfoques, apuntbamos

    bibliografa, encontrbamos las revistas del campo o, simplemente, registrbamos los nombres

    de los crticos (para nosotros, un universo absolutamente nuevo). All conocimos, por ejemplo,

    la produccin de Adolfo Prieto y de David Vias, de Jorge Panesi y de Enrique Pezzoni y,

    cruzando las fronteras, de ngel Rama y de Fernando Ortiz.

    Por qu empezar por aqu? Por qu traer estas escenas? Por qu recurrir a ancdotas que, en

    apariencia, se recortan sobre el fondo ntimo de lo autobiogrfico?

    Podra arrancar diciendo que en ellas se condensa un derrotero que, a la vez, da cuenta de una

    posicin terica, tica, poltica, epistemolgica y tambin esttica. O mejor, podra confesar que

    este trabajo y la investigacin de la que surge se ligan a una obsesin que, creo entrever, tiene

    mucho de sntoma. Pero en verdad lo que interesa del derrotero es que, por ms que se arme en

    primera persona, da cuenta de los aconteceres de muchos. Convertir la falta en problema de

    investigacin fue el desafo. Desde hace varios aos estudio cmo se ense literatura argentina

    y teora literaria en la universidad pblica de la posdictadura.

    As como Renato Ortiz revis crticamente sus ensayos sobre la identidad bahiana que, en un

    momento de mpetu juvenil, confundi con la identidad brasilera (cf. 1947a, 1947b), tendramos

  • Fantasas de intervencin: literatura argentina y teora literaria en las aulas de la universidad

    pblica de la posdictadura (1984-2003), Anala Gerbaudo.

    mucho por replantear cada vez que hablamos de la literatura en la universidad argentina

    mirando slo lo que sucede en la Universidad de Buenos Aires, en la Universidad Nacional de

    Rosario, en la Universidad Nacional de La Plata o en la Universidad Nacional de Crdoba.

    Aunque, me apuro a aclarar: metodolgicamente es all por donde hay que empezar la

    descripcin, y en esa secuencia, porque es en dichos espacios donde se produjeron, en las reas

    de las que me ocupo, los primeros movimientos renovadores tanto en la investigacin como en

    la enseanza una vez restituida la democracia (cf. Caisso y Rosa, 1987; Panesi, 2009; Cristfalo,

    2009).iii Que los profesores que en 1984 ensearon Teora Literaria o Literatura argentina en la

    Universidad de Buenos Aires fueran, en su mayor parte, quienes se haban preparado en la

    universidad subterrnea o de las catacumbas explica en buena medida las transformaciones.

    Vuelvo a la analoga con Brasil para insistir en la atencin a las particularidades en los modos de

    construccin de conocimiento. Lo que exige, ms que una descripcin por zonas, un estudio por

    institucin y por nivel educativo: a las culturas diferentes segn las regiones, a las variadas

    lenguas en contacto, a las dismiles medidas del tiempo se le suma lo que la historia de cada

    institucin con sus actores imprime como singularidad. Por ejemplo, es imposible explicar el

    estado actual del campo de la investigacin literaria en la Universidad Nacional del Litoral sin

    traer el dato de la escisin en 1968 de la sede Rosario (hoy, Facultad de Humanidades y Artes de

    la Universidad Nacional de Rosario). Antes de la Noche de los Bastones Largos y de las

    renuncias masivas que la siguieron enseaban en Rosario, Adolfo Prieto y David Vias, Josefina

    Ludmer y Mara Teresa Gramuglio. En Santa Fe tenamos el Instituto del Profesorado, luego

    Escuela Universitaria del Profesorado, Facultad de Formacin Docente en Ciencias en 1987 y

    recin en el 2000, Facultad de Humanidades y Ciencias. La ruptura entre la tradicin literaria

    rosarina y la tradicin pedagogicista santafesina, la dictadura del 76 y el desconcierto

    dominante en los noventa explican, en parte, los lentos tiempos de armado en Santa Fe de una

    tradicin que articule las bases pedaggicas con las literarias. Y estamos hablando de una misma

    zona y de dos ciudades vecinas.

    Apenas tres aos despus de la restitucin democrtica, Nicols Rosa y Claudia Caisso describen

    las formas de leer literatura que irrumpen en algunas instituciones educativas de Argentina por

    1984 a la vez que subrayan el lugar que el asedio clandestino a travs de cursos, seminarios,

    grupos de estudio organizados por fuera de las instituciones durante la dictadura, tuvo en esa

    emergencia. Los nombres de Josefina Ludmer, Ricardo Piglia, Eduardo Romano, Beatriz Sarlo,

    Carlos Altamirano y el del propio Nicols Rosa son los mismos que repetirn sus alumnos dos

    dcadas despus al momento de identificar a los actores centrales de esa renovacin. Hacia 1987

    decan Caisso y Rosa: On ne peut pas encore prdire les consquences de lincorporation de ces

    savoirs clandestines au niveau institutionnel (264). Hoy s estamos en condiciones de realizar

    cartografiados que ayuden a visualizar cmo irradiaron esas acciones recuperadas

  • Fantasas de intervencin: literatura argentina y teora literaria en las aulas de la universidad

    pblica de la posdictadura (1984-2003), Anala Gerbaudo.

    productivamente desde cierto sector de la universidad pblica; cmo las operaciones realizadas

    por esos profesores, en los mrgenes del sistema formal durante la dictadura, incidieron sobre

    diferentes colectivos de lectura luego de la vuelta democrtica (para empezar, el universitario,

    en tiempos muy distintos segn la institucin que se estudie).

    Canon, teoras e intervenciones de los crticos-profesores en la universidad argentina de la

    posdictadura (1984-1986) es el ttulo de la indagacin que persigue esas metas. Las tesis se

    construyen a partir de datos tomados de programas de ctedra, clases desgrabadas, entrevistas y

    se centra en las reas de Literatura argentina y de Teora Literaria. Slo en una primera etapa el

    estudio se circunscribe al perodo 1984-1986, como se ver a continuacin, la posdictadura

    comprende comprende desde finales de de 1983 a 2003. Los tramos de la investigacin se

    establecen a partir de la irrupcin de acontecimientos (Derrida, 2003) que, como tales,

    desbaratan lo imaginado para el futuro inmediato. Atendiendo a esto, entre 1983 y el presente se

    pueden establecer cinco momentos.

    El primero, el de la primavera alfonsinista, sellado por la promesa de un proyecto econmico

    distributivo y por el sueo de justicia y de participacin ciudadana simbolizado en el Juicio a las

    Juntas Militares. Un tiempo signado por la proliferacin de polmicasiv.

    El segundo momento, transido por la desilusin provocada por las leyes de Punto Final,

    promulgada en diciembre de 1986, y de Obediencia Debida, en junio de 1987. Acciones que

    dejan sus secuelas en el resto del tejido social. La crisis de pactos comienza a deteriorar la

    credibilidad en las instituciones; la desconfianza horada la posibilidad de ensear. La situacin

    puede ser leda a partir de lo que sucede con un smbolo: en 1990 Charly Garca interpreta el

    Himno Nacional en clave-rock. Como seala Adriana Puiggrs, su versin no sustituye ni

    parodia sino que ms bien desentona la cancin patria mostrando sus fisuras (1995: 28). Los

    acordes y la cadencia se apartan de las estridencias militares para rayar en la tristeza y el

    desencanto. Una lectura sintomtica del contexto; un signo intencional habitado (Bourdieu,

    1992: 15) que deja or la voz decepcionada, la sensacin de que el futuro lleg hace rato como

    cantaba por 1988 Patricio Rey.

    El tercer momento est atravesado por una nueva discursividad sobre el horror. La clausura de

    los juicios a los represores en los tribunales civiles abre un canal tanto para declaraciones

    pblicas que dicen lo hasta entonces inenunciable como para una literatura que interviene all

    mismo donde el derecho claudicav. En 1995 Horacio Verbitsky publica las confesiones del

    excapitn de corbeta Adolfo Scilingo y Martn Balza, entonces comandante del ejrcito, expone

    en los medios una pretendida autocrtica. Entre 1995 y 1996 se arma la red nacional H.I.J.O.S.

    (Hijos e Hijas por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio) y salen a la calle Villa

    de Luis Gusmn, El fin de la historia de Liliana Heker (Dalmaroni, 2004: 157) y Punctum de

    Martn Gambarotta. En junio del 2000 se crea el movimiento Teatro X la Identidad: un grupo

  • Fantasas de intervencin: literatura argentina y teora literaria en las aulas de la universidad

    pblica de la posdictadura (1984-2003), Anala Gerbaudo.

    de artistas acompaa las luchas de las Abuelas de Plaza de Mayo estableciendo una clara

    filiacin con las bsquedas de Teatro abierto, armado en los ltimos aos de la dictadura (cf.

    Kartn, 2001: 8)vi. Como respuesta al cierre de los caminos de la justicia por las vas del

    derecho, se tramita esta forma, tambin necesariamente in-completa, de reparacin desde el

    arte (cf. Derrida, 1989). En el plano educativo, la reforma de los niveles primario, medio y

    superior acta el plan neoliberal de aniquilamiento de lo pblico encarnado por el menemismo.

    Es sintomtica y reveladora la instalacin del lxico empresarial en educacin. Ya no se habla de

    proyecto sino de agenda; lo que sucede en las aulas se mide en trminos de calidad, de

    eficacia y de eficiencia, no de productividad didctica, imaginacin, potencia creativa o

    desarrollo de la curiosidad; se subordina la democracia al mercado y la evaluacin al control,

    descrentralizacin se lee como sinnimo de desestatizacin, transferencia como

    privatizacin (Puiggrs, 1995: 47). La Ley Federal de Educacin (24.195/94) y la Ley de

    Educacin Superior (24.521/95) debatidas y gestionadas siguiendo todos los procedimientos

    legales de tratamiento parlamentario y acordadas con al apoyo de la mayora de las fuerzas

    polticas (Puiggrs, 2002: 187) quiebra la continuidad entre niveles y ciclos del sistema

    educativo desbaratando adems la educacin tcnica, la especial y la de adultos (Puiggrs, 1999:

    14)vii.

    El cuarto momento se liga a la cisura de 2001. Lo que vendr despus del colapso de diciembre

    (Novaro, 2009: 617) se nombra a partir del pasado, mediato o inmediato (otra expresin

    sintomtica). El tiempo ya no se mide slo por lo que acontece pasada la dictadura sino tambin

    por lo situable antes y despus de este nuevo punto de inflexin de la historia argentina: se

    comienza a hablar de poscrisis (Girbal, 2007; Giunta, 2009; Tacetta, 2010). Se observa tanto

    la ruptura de contratos institucionales (cf. Pousadela, 2007) como la revitalizacin secto...