Historia de la educación: revista interuniversitaria

  • View
    218

  • Download
    4

Embed Size (px)

Text of Historia de la educación: revista interuniversitaria

  • UNA NUEVA LUZ. LA INFLUENCIADE LA ESCUELA ARGENTINA EN LAINTERVENCIN DE LOS EMIGRANTESGALLEGOS EN SUS LUGARES DE ORIGEN*

    A new light. The Argentinean school influenceon the contribution of Galician emigrantsto their original communities

    Jos Manuel MALHEIRO GUTIRREZUniversidad de Santiago de Compostela

    Fecha de aceptacin de originales: noviembre de 2007Biblid. [0212-0267 (2007) 26; 341-366]

    RESUMEN: El trabajo resume el debate pedaggico que se desarrolla en Argentinadurante las primeras dcadas del siglo XX, y cmo trasciende a Galicia cuando regre-san los emigrantes a sus lugares de origen.

    PALABRAS CLAVE: Argentina, Espaa, Galicia, emigrante, poltica educativa.

    ABSTRACT: This paper gives a summary of the pedagogical debate that went onin Argentina at the beginning of the 20th century, and how it spread to Galicia afterthe emigrants return.

    KEY WORDS: Argentina, Spain, Galicia, emigrants, educational policy.

    * El presente trabajo pretende recoger los rasgos fundamentales del debate y posiciones pedaggi-cas presentes en la sociedad argentina durante las primeras dcadas del siglo XX, haciendo un trasladode sntesis de aspectos que ms pormenorizadamente fueron estudiados en nuestra tesis doctoral Mobi-lizacin societaria, correntes de pensamento e escolas de emigrantes en Galicia durante o 1 terzo dosculo XX; o protagonismo de Ignacio Ares de Parga e Antn Alonso Ros, realizada bajo la direccindel Dr. Antn Costa Rico. Fue valorada con mxima calificacin en noviembre de 2003 por un tribu-nal del que formaron parte los profesores Dres. D. Antonio Viao Frago, D. Salom Marqus Sureda,D. Herminio Barreiro Fernndez, D. Xos Manuel Cid Fernndez y D. Narciso de Gabriel Fernn-dez, y a todos ellos agradezco sus anotaciones y comentarios crticos.

    EDICIONES UNIVERSIDAD DE SALAMANCA Hist. educ., 26, 2007, pp. 341-366

    ISSN: 0212-0267

  • DURANTE EL PRIMER TERCIO del pasado siglo veinte, una parte importantedel amplsimo colectivo gallego emigrado a la Argentina llev a cabo unsingular modelo de organizacin societaria que, adems de abarcar objeti-vos mutualistas y de beneficencia entre sus afiliados, se afan por paliar las caren-cias de instruccin que familares y vecinos padecan en la tierra de origen y que,en buena medida, haban sido la causa de su destierro. Esa parte aludida estabaformada por los sectores ms crticos de la emigracin que, en contacto con sunuevo destino, acabaron por convertirse en lo que Adolfo Posada, a quien nosreferiremos ms adelante, denomin descontentos, por comparacin: emigrantesreceptivos, que asimilaron el modelo republicano, democrtico y laico que ofrecala sociedad de destino y, a la vez, solidarios ante la situacin que seguan pade-ciendo quienes permanecan en el lugar de partida. Su malestar, lejos de convertir-se en pesimismo, les incit a intervenir, tratando de recrear muchos de los aspectospositivos que les proporcion su experiencia migratoria. Uno de ellos fue, sinduda, el modelo social percibido, del que formaba parte la educacin pblica, a laque el Estado argentino conceda una destacada importancia, lo que Faustino Sar-miento recogi en una hermosa frase: Hombres, pueblo, nacin, porvenir. Todoest en los humildes bancos de la escuela.

    Esta preocupacin podemos atrevernos casi a denominarla devocin porla escuela pblica, sorprendi a quienes haban llegado a la Argentina sabiendoapenas garabaterar su propio nombre, resultado de una pauprrima escolarizacindurante la infancia. Fueron, por tanto, descontentos por comparacin quienesacabaron por organizar sociedades que, de un modo u otro, intentaron llevar amuchas aldeas de Galicia el espritu de la escuela argentina, construyendo edifi-cios, dotando aulas, democratizando espacios, promoviendo mtodos que llenaronde luz lugares donde antes no haba ms que oscuras y destartaladas escuelas1.

    Para llegar a entender mejor la contextualizacin de las posibles influenciasculturales y educativas detectadas entre los sectores ms activos y comprometidosde la emigracin gallega, parece oportuno sealar los rasgos bsicos del sistemaeducativo argentino, los instrumentos de decisin poltica y de gestin del propiosistema, y los fundamentos del debate pedaggico que lo propiciaron, sin perderde vista las influencias del krausismo que llegaron al Plata inicialmente de la manodel institucionista Antonio Atienza y Medrano, y que ms tarde desarrollaronAdolfo Posada y Rafael Altamira. Para articular una visin panormica recurri-mos a varios autores que fueron testigos de aquella poca: el propio Posada, a tra-vs de su obra La Repblica Argentina. Impresiones y comentarios, fruto de unviaje por aquel pas en 1911; los pedagogos argentinos Juan G. Beltrn y VctorMercante, contemporneos de Posada y miembros del Consejo Nacional de Edu-cacin argentino y de la Inspeccin escolar, respectivamente. Adems, tomamoscomo una valiosa fuente de informacin y anlisis la obra Sujetos, disciplina y

    342 UNA NUEVA LUZ. LA INFLUENCIA DE LA ESCUELA ARGENTINAJOS MANUEL MALHEIRO GUTIRREZ

    1 Tomando como referencia el censo iniciado por Costa Rico en 1989, seguido por Pea Saavedraen 1991 y parcialmente completado por Nez Seixas en 1998, existieron un total de 484 sociedades deinstruccin fundadas en Amrica entre 1904 y 1936, que abarcaban el 70% de los municipios gallegosen ese periodo, aunque slo un 35% lleg a culminar su proyecto de intervencin escolar. Vase:NEZ SEIXAS, X. M.: Emigrantes, caciques e indianos. O influxo sociopoltico da emigracin transoce-nica en Galicia (1900-1930), Vigo, Edicins Xerais, 1998, p. 92.

    EDICIONES UNIVERSIDAD DE SALAMANCA Hist. educ., 26, 2007, pp. 341-366

  • currculum en los orgenes del sistema educativo argentino (1885-1916), de la profe-sora de la Universidad Nacional de Buenos Aires Adriana Puiggrs2.

    Rasgos panormicos de la educacin bsica argentina (1884-1920)

    En su obra La Repblica Argentina Posada hace un breve repaso de la his-toria de la educacin de aquel pas, destacando su carcter pblico como motorde progreso y de cohesin social. Cita a Belgrano, a Rivadavia, a Rosas, a Avella-neda y especialmente a Faustino Sarmiento, el hroe de la escuela, la ms altarepresentacin cultural y la ms fiel del pueblo argentino. Se detiene en la Leyde Educacin de 1884, un verdadero cdigo de la educacin comn nacional3que organiz el sistema educativo en tres niveles: primario, secundario y universi-tario. Una ley que, para Adriana Puiggrs4, trat de convertir la escuela pblicaen un instrumento moderno, capaz de articular una trama social democrtica yque expresaba la voluntad poltica de consolidar el progreso ordenado de la socie-dad mediante una escuela pblica, obligatoria, gratuita y laica; un modelo quefacilitaba el aprendizaje de la lengua nacional y los saberes bsicos, para que fra-guara entre aquella poblacin heterognea, y potencialmente conflictiva, una con-ciencia colectiva que garantizase estabilidad y progreso.

    Segn las referencias recogidas de Beltrn, pedagogo al que nos referiremosms adelante, la Ley determina como objetivo de la escuela primaria favorecer ydirigir simultneamente el desarrollo moral, intelectual y fsico de todo nio deseis a catorce aos5, obligndole tambin a proveer de libros y otros objetos esco-lares a los alumnos que no podan adquirirlos. Determina, adems, junto a losaspectos ms centralmente curriculares, otros aspectos como la matrcula, la apti-tud docente, inspeccin tcnica y mdica e higinica, la vacunacin, los intervalosde descanso y los ejercicios fsicos y de canto.

    El sistema educativo estaba dirigido y gestionado en dos niveles: central y terri-torial. El primero era competencia del Ministerio de Instruccin Pblica, a travs delConsejo Nacional de Educacin (en adelante CNE), que tena a su cargo la ensean-za elemental de la nacin argentina. En el plano territorial, la competencia recaa enlas provincias, que gozaban de cierta autonoma en sus escuelas primarias. Cada cen-tro contaba con un consejo escolar que velaba, entre otros aspectos, por la higiene,la disciplina y la moralidad; que procuraba estimular la asistencia, proveer de ropa ymedios a los indigentes o establecer cursos nocturnos y dominicales para adultos.

    La enseanza primaria se divida en Inferior, Media y Superior. Cada tramoestaba parcelado, a su vez, en dos grados, abarcando en total seis, y los centros se

    UNA NUEVA LUZ. LA INFLUENCIA DE LA ESCUELA ARGENTINA 343JOS MANUEL MALHEIRO GUTIRREZ

    2 Sujetos, disciplina y currculum en los orgenes del sistema educativo argentino (1885-1916), BuenosAires, Editorial Galerna, 1990.

    3 POSADA HERRERA, A.: La Repblica Argentina. Impresiones y comentarios, Madrid, Librera deVictoriano Surez, 1912, p. 213.

    4 PUIGGRS, A.: Amrica Latina y la crisis de la educacin, en PUIGGRS, A. y GMEZ, M.:Alternativas pedaggicas. Sujetos y prospectiva de la educacin latinoamericana, Buenos Aires, Institu-to de Investigaciones en Ciencias de la Educacin de la Facultad de Filosofa y Letras de la Universi-dad de Buenos Aires, 1994, pp. 55-90.

    5 BELTRN, J. G.: La Educacin Primaria en la Repblica Argentina. Conferencia en la Sorbonadada el 17 de noviembre de 1910 por el Doctor Juan G. Beltrn, Buenos Aires, Consejo Nacional deEducacin, 1911, p. 14.

    EDICIONES UNIVERSIDAD DE SALAMANCA Hist. educ., 26, 2007, pp. 341-366

  • clasificaban en diferentes categoras segn los grados. La Ley determinaba la ins-truccin obligatoria bsica en las escuelas comunes, y las materias tenan un trata-miento transversal progresivo. Y en la medida de lo posible, se recomendaba laaplicacin de problemas de aritmtica y geometra a la vida cotidiana. Al lado delas materias instrumentales, ncleo del programa escolar, destacaban otras como eltrabajo manual agrcola.

    Adems de los anteriores contenidos estaban aquellos otros de tipo patritico,y su tratamiento transversal persegua la convergencia cultural de las mltiplescomunidades