Click here to load reader

LA ETNOGRAFÍA MÉTODO, CAMPO Y REFLEXIVIDAD · PDF fileLA ETNOGRAFÍA MÉTODO, CAMPO Y REFLEXIVIDAD Rosana Guber Grupo Editorial Norma Buenos Aires, Barcelona, Caracas, Guatemala,

  • View
    222

  • Download
    6

Embed Size (px)

Text of LA ETNOGRAFÍA MÉTODO, CAMPO Y REFLEXIVIDAD · PDF fileLA ETNOGRAFÍA...

  • LA ETNOGRAFA

    MTODO, CAMPO Y REFLEXIVIDAD

    Rosana Guber

    Grupo Editorial Norma Buenos Aires, Barcelona, Caracas, Guatemala, Lima, Mxico, Panam,

    Quito, San Jos, San Juan, San Salvador, Bogot, Santiago

    2001

  • CAPTULO 3.

    LA OBSERVACIN PARTICIPANTE

    "Poco despus de haberme instalado en Omara-kana empec a tomar parte, de alguna manera, en la vida del poblado, a esperar con impaciencia los acontecimientos importantes o las festividades, a tomarme inters personal por los chismes y por el desenvolvimiento de los pequeos incidentes pueblerinos; cada maana al despertar, el da se me presentaba ms o menos como para un in-dgena [...] Las peleas, las bromas, las escenas familiares, los sucesos en general triviales y a ve-ces dramticos, pero siempre significativos, for-maban parte de la atmsfera de mi vida diaria tanto como de la suya [...] Ms avanzado el da, cualquier cosa que sucediese me coga cerca y no haba ninguna posibilidad de que nada escapara a mi atencin." (Malinowski [1922] 1986:25)

    Comparado con los procedimientos de otras cien-cias sociales el trabajo de campo etnogrfico se carac-teriza por su falta de sistematicidad. Sin embargo, esta supuesta carencia exhibe una lgica propia que adquiri identidad como tcnica de obtencin de informacin:

    55

  • la participant observation. Traducida al castellano como "observacin participante", consiste precisamente en la inespecificidad de las actividades que comprende: inte-grar un equipo de ftbol, residir con la poblacin, tomar mate y conversar, hacer las compras, bailar, cocinar, ser objeto de burla, confidencia, declaraciones amorosas y agresiones, asistir a una clase en la escuela o a una reunin del partido poltico. En rigor, su ambigedad es, ms que un dficit, su cualidad distintiva. Veamos por qu.

    I. Los dos factores de la ecuacin

    Tradicionalmente, el objetivo de la observacin par-ticipante ha sido detectar las situaciones en que se ex-presan y generan los universos culturales y sociales en su compleja articulacin y variedad. La aplicacin de esta tcnica, o mejor dicho, conceptualizar actividades tan dismiles como "una tcnica" para obtener infor-macin supone que la presencia (la percepcin y expe-riencia directas) ante los hechos de la vida cotidiana de la poblacin garantiza la confiabilidad de los datos re-cogidos y el aprendizaje de los sentidos que subyacen a dichas actividades.7 La experiencia y la testificacin son entonces "la" fuente de conocimiento del etngrafo: l est all. Sin embargo, y a medida que otras tcnicas en ciencias sociales se fueron formalizando, los etngrafos intentaron sistematizarla, escudriando las particulari-dades de esta tcnica en cada uno de sus dos trminos,

    7 Malinowski no hablaba de "observacin participante" en sus textos metodolgicos y etnogrficos. Probablemente su surgimiento como tcnica se asocia a la Escuela de Chicago.

    56

  • "observacin" y ''participacin". Ms que acertar con una identidad novedosa de la observacin participante, el resultado de esta bsqueda fue insertar a la observacin participante en las dos alternativas epistemolgicas, la objetividad positivista y la subjetividad naturalista (Holy 1984).

    a. Observar versus participar

    La observacin participante consiste en dos activida-des principales: observar sistemtica y controladamente todo lo que acontece en tomo del investigador, y partici-par en una o varias actividades de la poblacin. Hablamos de uparticipar" en el sentido de "desempearse como lo hacen los nativos"; de aprender a realizar ciertas activida-des y a comportarse como uno ms. La "participacin" pone el nfasis en la experiencia vivida por el investi-gador apuntando su objetivo a "estar adentro" de la so-ciedad estudiada. En el polo contrario, la observacin ubicara al investigador fuera de la sociedad, para reali-zar su descripcin con un registro detallado de cuanto ve y escucha. La representacin ideal de la observacin es tomar notas8 de una obra de teatro como mero espec-tador. Desde el ngulo de la observacin, entonces, el investigador est siempre alerta pues, incluso aunque participe, lo hace con el fin de observar y registrar los distintos momentos y eventos de la vida social.

    8 "Observar" y "tomar notas" se han convenido en casi sinnimos. Sin embargo, cabe recordar que en la mayora de las instancias donde cabe la observacin participante, el investigador deber postergar el registro para despus. Esto le permitir atender el flujo de la vida cotidiana, aun en situaciones extraordinarias, y a reconstruir sus sentidos cuando apela a sus recuerdos.

    57

  • Segn los enfoques positivistas, al investigador se le presenta una disyuntiva entre observar y participar; y si pretende hacer las dos cosas simultneamente, cuanto ms participa menos registra, y cuanto ms registra menos participa (Tonkin 1984:218), es decir, cuanto ms participa menos observa y cuanto ms observa menos participa. Esta paradoja que contrapone ambas actividades confronta dos formas de acceso a la infor-macin, una externa, la otra interna.

    Pero la observacin y la participacin suministran perspectivas diferentes sobre la misma realidad, aun-que estas diferencias sean ms analticas que reales. Si bien ambas tienen sus particularidades y proveen in-formacin diversa por canales alternativos, es preciso justipreciar los verdaderos alcances de estas diferen-cias; ni el investigador puede ser "uno ms" entre los nativos, ni su presencia puede ser tan externa como para no afectar en modo alguno al escenario y sus pro-tagonistas. Lo que en todo caso se juega en la articula-cin entre observacin y participacin es, por un lado, la posibilidad real del investigador de observar y/o participar que, como veremos, no depende slo de su decisin; y por otro lado, la fundamentacin epistemo-lgica que el investigador da de lo que hace. Deteng-monos en este punto para volver luego a quin decide si "observar" o "participar".

    b. Participar para observar

    Segn los lincamientos positivistas, el ideal de ob-servacin neutra, externa, desimplicada garantizara la objetividad cientfica en la aprehensin del objeto de conocimiento. Dicho objeto, ya dado empricamente,

    58

  • debe ser recogido por el investigador mediante la observacin y otras operaciones de la percepcin. La ob-servacin directa tendera a evitar las distorsiones co-mo el cientfico en su laboratorio (Hammersley 1984:48). Por eso, desde el positivismo, el etngrafo prefiere ob-servar a sus informantes en sus contextos naturales, pe-ro no para fundirse con ellos. Precisamente, la tcnica preferida por el investigador positivista es la observacin (Holy 19S4) mientras que la participacin introduce obstculos a la objetividad, pone en peligro la desim-plicacin debido al excesivo acercamiento personal a los in formantes que se justifica slo cuando los suje-tos lo demandan o cuando garantiza el registro de de-terminados campos de la vida social que, como mero observador, seran inaccesibles (Fankenberg 1982).

    Desde esta postura, el investigador debe observar y adoptar el rol de observador, y slo en ltima ins-tancia comportarse como un observador-participante, asumiendo la observacin como la tcnica prioritaria, y la participacin como un "mal necesario" En las in-vestigaciones antropolgicas tradicionales, la partici-pacin llevada aun alto grado en la corresidencia, era casi inevitable debido a las distancias del lugar de re-sidencia del investigador. Pero esta razn de fuerza mayor, como el confinamiento blico que Malinowski transform en virtud, encajaba en la concepcin epis-temolgica de que slo a travs de la observacin di-recta era posible dar fe de discintos aspectos de la vida social desde una ptica no-etnocntrica, superando las teoras hipotticas evolucionistas y difusionistas del siglo XIX (Holy 1984).

    59

  • c. Observar para participar

    Desde el naturalismo y variantes del interpretativis-mo, los fenmenos socioculturales no pueden estudiarse de manera externa pues cada acto, cada gesto, cobra sen-tido ms all de su apariencia fsica, en los significados que le atribuyen los actores. El nico medio para acce-der a esos significados que los sujetos negocian e inter-cambian,es la vivencia, la posibilidad de experimentar en carne propia esos sentidos como sucede en la socia-lizacin. Y si un juego se aprende jugando una cultura se aprende vivindola. Por eso la participacin es la condicin sine qua non del conocimiento sociocultural. Las herramientas son la experiencia directa, los rganos sensoriales y la afectividad que, lejos de empaar, acer-can al objeto de estudio. El investigador procede enton-ces a la inmersin subjetiva pues slo comprende desde adentro. Por eso desde esta perspectiva, el nombre de la tcnica debiera invertirse como "participacin obser-vante"' (Becker & Geer 1982, Tonkin 1984).

    d. Involucramiento versus separacin

    En realidad ambas posturas parecen discutir no tan-to la distincin formal entre las dos actividades nodales de esta "tcnica", observacin y participacin, sino la re-lacin deseable entre investigador y sujetos de estudio que cada actividad supone: la separacin de (obser-vacin), y el involucramiento con (participacin) los pobladores (Tonkin 1984). Pero independientemente de que en los hechos separacin/observacin e involu-cramiento/participacin sean canales excluyentes, la observacin participante pone de manifiesto, con su de-nominacin misma, la tensin epistemolgica distintiva

    60

  • de la investigacin social y, por lo tanto, de la investiga-cin etnogrfica: conocer como distante (epistemocen-trismo, de Bourdieu) a una especie a la que se pertenece, v en virtud de esta comn membreca descubrir los marcos tan diversos de sentido con que las personas significan sus mundos distintos y comunes. La ambi-gedad implcita en el nombre de esta tcnica, conver-tida