Maquiavelo - Louis Gautier-Vignal

  • Published on
    04-Oct-2015

  • View
    65

  • Download
    1

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Maquiavelo

Transcript

<ul><li><p>Si el pensamiento de Maquiavelodespierta, desde hace varios siglos,un inters tan grande, es porquetrata esencialmente de losproblemas del poder, y porque todolo que se relaciona con el poderapasiona no slo a quienes loejercen o suean con ejercerlo, sinotambin a las multitudes. No hay porqu asombrarse, puesto que lascondiciones de la existencia de loshabitantes de un pas dependen dela manera como ste es gobernado.</p><p>Cul es la mejor forma degobierno? Vale ms, para la</p></li><li><p>prosperidad del Estado y la dicha delos ciudadanos, que el poder est enmanos de varios, o de uno solo?Qu medios deben emplear loshombres para llegar al poder, paraconservarlo y para asegurar lacontinuidad del Estado?</p><p>Maquiavelo no respondiformalmente a estas preguntas,pero constituyen el tema de sus dosprincipales obras: El prncipe y losDiscursos sobre la primera dcadade Tito Livio. Trat estas cuestionesfundndose en su conocimiento de lahistoria antigua y con la experienciaque haba adquirido en los</p></li><li><p>acontecimientos de su tiempo,durante los aos en que desempeimportantes funciones en lacancillera florentina, y sobre todo,en el curso de sus numerosasmisiones en la pennsula y ms allde los Alpes.</p></li><li><p>Louis Gautier-Vignal</p><p>Maquiavelo</p><p>ePub r1.0IbnKhaldun 23.09.14</p></li><li><p>Ttulo original: MachiavelLouis Gautier-Vignal, 1969Traduccin: Juan Jos Utrilla</p><p>Editor digital: IbnKhaldunePub base r1.1</p></li><li><p>Prlogo</p><p>EL NOMBRE de Maquiavelo es conocidoen el mundo entero, y aun aquellos queno han ledo sus libros se valen deltrmino de maquiavelismo para dar aentender una manera de pensar y deactuar que, rechazando todo escrpulo,se inspira en la astucia y en la perfidia.</p><p>Si el pensamiento de Maquiavelodespierta, desde hace varios siglos, uninters tan grande, es porque trataesencialmente de los problemas delpoder, y porque todo lo que se relacionacon el poder apasiona no slo a quienes</p></li><li><p>lo ejercen o suean con ejercerlo, sinotambin a las multitudes. No hay por quasombrarse, puesto que las condicionesde la existencia de los habitantes de unpas dependen de la manera como stees gobernado.</p><p>Cul es la mejor forma degobierno? Vale ms, para laprosperidad del Estado y la dicha de losciudadanos, que el poder est en manosde varios, o de uno solo? Qu mediosdeben emplear los hombres para llegaral poder, para conservarlo y paraasegurar la continuidad del Estado?</p><p>Maquiavelo no respondiformalmente a estas preguntas, pero</p></li><li><p>constituyen el tema de sus dosprincipales obras: El prncipe y losDiscursos sobre la primera dcada deTito Livio. Trat estas cuestionesfundndose en su conocimiento de lahistoria antigua y con la experiencia quehaba adquirido en los acontecimientosde su tiempo, durante los aos en quedesempe importantes funciones en lacancillera florentina, y sobre todo, en elcurso de sus numerosas misiones en lapennsula y ms all de los Alpes.</p><p>Maquiavelo no teoriza. Indica yasea el rgimen un principado o unarepblica los ms eficaces medios degobernar, sin tener en cuenta el derecho</p></li><li><p>ni la moral. El realismo y la audacia desus preceptos han llamado la atencin detodos sus lectores.</p><p>Su pensamiento no presenta, comopodra creerse, un inters meramenteretrospectivo, ya que en ningn pas delmundo han encontrado solucindefinitiva los problemas del poder, quesiglo tras siglo siguen siendoesencialmente los mismos. Y aunque losmedios de gobierno preconizados porMaquiavelo fueron aplicados muchoantes de l, El prncipe y los Discursosan pueden ser, para los gobernantes,fuente de reflexin y de inspiracin.</p><p>Como los hombres reciben tan honda</p></li><li><p>impronta de los acontecimientos de queson testigos, y particularmente de losque afectan las condiciones de su propiaexistencia guerras, invasiones,revoluciones, crisis econmicas yfinancieras, desempleo, miseria, sloes posible analizar la formacin de suespritu y los mviles de sus actosestudiando de cerca las circunstanciasde su existencia.</p><p>Maquiavelo es producto de su medioy de su poca. Ha sufrido la influenciade lo que ha visto a su alrededor siendojoven, y tambin de todo lo que haocurrido en el plano poltico y militarmientras l se encontraba en funciones</p></li><li><p>en la cancillera florentina y que, porcierto, constituye la historia de laEuropa occidental a principios del sigloXVI.</p><p>Si se desea comprender aMaquiavelo y su obra, resulta, pues,necesario estudiar lo que, durante tantosaos, era objeto de sus preocupacionescotidianas, y conviene situarlo en elcentro mismo de los acontecimientos enlos que tuviera participacin directa.</p></li><li><p>I. En la escuela de lapoltica</p><p>DE LOS veintinueve primeros aos de laexistencia de Maquiavelo, que fueron,para l, la mitad del camino de lavida, segn la expresin de Dante,puesto que vivi cincuenta y ocho, nosabemos casi nada. Sin embargo,conocemos la fecha de su nacimiento (3de mayo de 1469) y suponemos que pasen Florencia y en la propiedad de sufamilia, no lejos de all, su infancia y sujuventud.</p><p>Sobre su familia, que era antigua y</p></li><li><p>de origen seorial, estamos bastantebien informados. Los Maquiavelollegaron en el siglo XIII a establecerseen Florencia (en el barrio de Oltrarno,cerca del Ponte Vecchio), dondedesempearon numerosos cargospblicos, como el de prior y el degonfalonero. A diferencia de tantasgrandes familias florentinas dedicadasal comercio o a la banca, ellos no seenriquecieron.</p><p>El padre de Nicols Maquiavelo,Bernardo, jurisconsulto y tesorero de laMarca de Ancona, fue un hombreaustero. Su madre, Bartolomea de Nelli,de familia antigua y arruinada, era mujer</p></li><li><p>de letras y escriba poesas.Al parecer, los estudios de Nicols</p><p>fueron buenos. Aprendi el griego ylleg a ser buen latinista. En el plano dela inteligencia y la cultura, fue elproducto e una ciudad excepcional.Desde haca dos siglos, Florencia habadado al mundo grandes escritores,innumerables artistas de primera lnea, ysu genio, en la poca del Renacimiento,se manifestaba en todos los dominios.</p><p>Durante la juventud de Maquiavelo,la repblica de Florencia era uno de losseis principales Estados de la pennsula;los otros eran el estado Saboyano-Piamonts, el ducado de Miln, la</p></li><li><p>repblica de Venecia, el Estadopontificio y el reino de Npoles. Habaen la pennsula muchos otros Estados demenor importancia, que sin embargodesempeaban un papel poltico, comola repblica de Gnova, el ducado deFerrara, el marquesado de Mantua, elducado de Urbino, y las repblicas deSiena y de Lucca</p><p>En la segunda mitad del siglo XV,poda verse en Florencia la mayor partede los monumentos que an admiramosall. En las colinas que rodean la ciudadse elevaban ya incontables villas enmedio de jardines.</p><p>En 1469, ao del nacimiento de</p></li><li><p>Maquiavelo, el Estado florentino era unarepblica, mas no una democracia en elsentido que a sta le damos hoy. Durantelargo tiempo, las facciones rivaleshaban dividido la ciudad: gibelinos ygelfos, Blancos y Negros, partidariosde los Donati y de los Cerchi, de losAlbizzi o de los Ricci. Los Mdicis sehaban elevado poco a poco, poniendosu inmensa fortuna al servicio de suambicin y adulando al pueblo en elcual se apoyaban. Cosme de Mdicishaba engrandecido el prestigio de lafamilia al dar su proteccin a losescritores y a los artistas. Su hijo Pedroera enfermizo y pobre de espritu. Pero</p></li><li><p>Lorenzo, hijo de Pedro, dotado de unainteligencia superior, supo dirigir conarte los negocios del Estado al mismotiempo que sus propios asuntos, y segan el nombre de Magnfico por suhabilidad poltica y por su mecenazgo.Lorenzo ejerca un poder casi absoluto,del que no se quejaba la mayora de lapoblacin, pues haba sabido procuraral Estado florentino la paz y laprosperidad.</p><p>Aunque la repblica de Florenciaestuviera en lucha con Miln, con Pisa,con Lucca y con el rey Ladislao deNpoles que estuvo a punto deaduearse de toda la pennsula, en el</p></li><li><p>siglo XV pudo, sin embargo, extenderse,apoderndose de Pisa, de Liorna, deCortona, de Arezzo, de Montepulciano.Cuando en la ciudad, o en las ciudadessometidas, estallaron motines, fueroncruelmente aplastados. Volterra, que selevant en armas en 1472, fue duramentecastigada.</p><p>Por la poca en que Maquiavelovino al mundo, Lorenzo y su hermanomenor Julin sucedieron al padre, Pedrode Mdicis. Lorenzo, nacido en 1448,haba recibido una slida instruccin yse rode toda la vida de escritores,filsofos y artistas. Su padre, Pedro, sehaba desposado con una Tornabuoni,</p></li><li><p>hija de una vieja familia florentina.Lorenzo entr en una alianza principescaal casarse con Clarisa Orsini, queperteneca a una poderosa e ilustrefamilia romana.</p><p>Cuando el cardenal Francisco de laRovere se convirti en Papa Sixto IV,Lorenzo entr en conflicto con l. Elhermano minorista, de orgenesmodestos, al que todos conocieranhumilde y devoto, se convirti en unPapa fastuoso y carente de escrpulos enpoltica. Mucho deseaba en favor delEstado pontificio, pero tambin en favorde su familia. Hizo grandes donacionesa sus numerosos sobrinos, y uno de</p></li><li><p>ellos, Girolamo Riario, prometido deCatalina Sforza, hija natural del duquede Miln, gracias a l se convirti enseor de Forli y de Imola.</p><p>En Florencia, Lorenzo, que apartabade los negocios pblicos a losrepresentantes de las grandes familiasflorentinas, se malquist con varias deellas, que se inspiraron en el asesinatode Galeas Sforza, en diciembre de 1476,en la iglesia San Esteban de Miln. Assurgi la conjuracin llamada de losPazzi, que la ilustre familia organiz conla complicidad de los Riario y el apoyode Sixto IV.</p><p>El 26 de abril de 1477, en la</p></li><li><p>catedral de Florencia, durante una misasolemne, en el momento de la elevacin,Julin recibi varias pualadasmortales. Lorenzo logr defenderse yrefugiarse en la sacrista. Elacontecimiento provoc viva emocinen la ciudad y en Italia entera; puedesuponerse la impresin que caus sobreel pequeo Maquiavelo, entonces denueve aos, el espectculo de loscadveres de Francisco Pazzi y delarzobispo de Pisa, Salviati, colgados delas ventanas del palacio de la Seora.</p><p>El Papa mont en clera y prontoarrastr a toda Italia, dividida en doscampos, a una larga guerra. Lorenzo de</p></li><li><p>Mdicis, que dio pruebas de granhabilidad poltica, logr restablecer lapaz por medio del tratado de Bagnolo(1484).</p><p>En Florencia, Savonarola iba a serun nuevo elemento de discordia. Cuandoempez a predicar, era tal su talento quela muchedumbre se apiaba a sualrededor para escucharlo. Y desde elprincipio de sus prdicas, tuvo laaudacia de declararse enemigo de losMdicis, aunque Lorenzo haba tratadode ganrselo.</p><p>Lorenzo muri en abril de 1492, alos cuarenta y cuatro aos, y pronto losigui a la tumba el Papa Inocencio VIII.</p></li><li><p>Se reuni el cnclave, y le sucedi elcardenal Borgia, con el nombre deAlejandro VI. Aprovechando laautoridad conquistada en Florencia,Savonarola dirigi entonces sus ataquescontra los abusos de la Iglesia y contrael mismo Papa. Pero la atencin generalse apart de l al anunciarse laexpedicin del rey de Francia a Italia.Desde su ascenso al trono, el jovenCarlos VIII proyectaba ir a conquistar elreino de Npoles, al que reivindicaba,como heredero de la casa de Anjou. Lospreparativos se hicieron pronto. Elejrcito francs pas los Alpes y el reyfue magnficamente recibido en Turn</p></li><li><p>(septiembre de 1494), dados los nexosque existan entre la casa de Francia y lade Saboya.</p><p>Cuando el ejrcito francs seaproxim a Florencia, Pedro deMdicis, quien desde la muerte de supadre se haba encargado de los asuntos,sali al encuentro del rey para negociarcon l. A su regreso a Florencia, seconocieron las condiciones del acuerdoque haba firmado, y causaron la irapopular. Ante la amenaza de revolucin,Pedro, con sus partidarios, trat deapoderarse del palacio de la Seora.Fracas, y con toda su familia tuvo queabandonar Florencia. La chusma invadi</p></li><li><p>el palacio Mdicis y se dedic alpillaje, dispersando las preciosascolecciones reunidas por Lorenzo elMagnfico. Al acercarse a Florencia,Carlos VIII pidi que se llamara a Pedrode Mdicis, porque era con l con quienhaba tratado. El gonfalonero Capponise neg, y amenaz con tocar suscampanas si el rey tocaba sustrompetas.</p><p>El rey no se entretuvo en Florencia ysigui su camino para ir a apoderarsedel reino de Npoles, que perdi tanrpidamente como lo haba conquistado.A travs del Estado florentino habadejado huellas de su paso. Antes de</p></li><li><p>llegar a Florencia se le haba recibidotriunfalmente en Pisa, donde los pisanos,que desde principios de siglosoportaban el yugo de Florencia,suplicaron al rey que les devolviera laindependencia. Carlos VIII otorg a Pisala libertad. Esto ocasion la largaguerra de Pisa, que tantas vecesreclamara los cuidados de Maquiavelo.</p><p>En la primavera de 1496,Savonarola predic los sermones decuaresma con xito creciente. Si bien semeta en poltica, lo esencial de supredicacin era moral y cristiano.Savonarola quera reformar la Iglesia.Denunciaba sus abusos y se mostraba</p></li><li><p>implacable hacia la corte de Roma.Muchos florentinos, fanatizados por elmonje, vivan en ayuno y la prctica deejercicios religiosos. Pero pronto semanifest una viva oposicin. Lospartidarios del monje, los piagoni(llorones), vean en l a un santo y aun profeta. Sus adversarios, losarrabiati (rabiosos), se burlaban de susprofecas y se negaban a aceptar elrgimen de austeridad que pretendaimponer a la ciudad. Si Botticelli, queen 1496 tena cincuenta y un aos, siMiguel ngel, que slo tena veintiuno,quedaron subyugados por la elocuenciade Savonarola, Maquiavelo, entonces de</p></li><li><p>veintisiete aos, no recibi la menorinfluencia de l, aunque despus rendirahomenaje a su integridad y a su talento.</p><p>En los meses siguientes, Savonarola,aunque no estuviera investido de ningunafuncin oficial, dirigi los asuntos de laRepblica. Desde Arnaldo de Brescia,no se haba visto a un hombre fascinaras a las multitudes con su elocuencia.En nuestro siglo XX, la cosa se ha hechocorriente. Savonarola hablabalargamente, pero no endilgaba a suauditorio discursos de tres o cuatrohoras, como hoy algn dictador europeo,egipcio o cubano. Adems, suelocuencia era la de un hombre culto.</p></li><li><p>Con todo, resulta sorprendente quedurante tres aos lograra mantener aFlorencia bajo el imperio de su palabra.</p><p>En Roma se senta inquietud poraquellos ataques contra la corrupcin dela corte papal, y Savonarola fuecondenado como hereje y rebelde. Noobstante, sigui predicando enFlorencia.</p><p>La Repblica se preocupaba por losproyectos de Carlos VIII, de quien seanunciaba una nueva expedicin a Italia,y por los del emperador Maximiliano,quien tambin deseaba descender aItalia a hacer valer sus derechos. Enefecto, el emperador lleg a Gnova y</p></li><li><p>puso sitio a Liorna, puerto principal delEstado florentino. Cuando una tempestaddispers su flota, su irresolucin, de laque dara tantos ejemplos, le hizorenunciar sbitamente a la empresa.Muchos florentinos vieron en el sucesouna prueba de la proteccin queSavonarola obtena del cielo para ellos.</p><p>En enero de 1497, durante un auto defe organizado en la plaza de la Seora,fue destruido gran nmero de cuadrosmagnficos que trataban temas profanos,y de libros, entre ellos los de Petrarca yde Boccaccio. Savonarola reapareci enel plpito dirigiendo sus sermonesprincipalmente contra la corte de Roma.</p></li><li><p>Pero la ciudad escribir Maquiavelo, fatigada y aburrida de sus siniestrasprofecas, empezaba a irritarse contral. En abril, los Mdicis, con ayuda desus parientes Orsin...</p></li></ul>