Click here to load reader

RICARDO UBIETO, Ciudadano Intendente

  • View
    193

  • Download
    8

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Libro completo configurado en dos partes: en la primera titulada EL ANTES Y EL DURANTE el propio Intendente de Tigre-Argentina en los últimos días previos a su muerte repasa, a vuelo de pájaro, la mayor parte de su inmensa obra desarrollada para elevar el nivel de vida de los tigrenses; en la segunda parte, relatada por su esposa- como el mejor testigo fiel- se describen los inmumerables homenajes, recuerdos, reconocimientos, que se le dieron postmortem a este hombre que dió todo su esfuerzo y visión para jerarquizar su distrito, elevando a Tigre al lugar que por muchos años le había sido negado.

Text of RICARDO UBIETO, Ciudadano Intendente

2

Y QUE DE M QUEDE SLO LA ALEGRAAlejandra Pizarnik

3

4

MS ALL DE LA VIDACual tarda estrella La vida se va. Y atnita ante ella Dice el alma: Ya? Oro del otoo- Leopoldo Lugones

El 16 de noviembre del 2006 fue un da ventoso y nublado. Esa noche, a las 21,30 hs. a mis 73 aos- se produjo mi muerte. Quien todava no ha traspasado el ltimo peldao de la vida terrenal puede creer lo que aqu quiero contar porque yo s ya cumpl esa etapa. Ese da y a esa hora advert que mi alma sali de mi cuerpo. Qued inerte, plido, inanimado. Sin embargo, con mi pensamiento, que permaneca claro y mis sentidos apaciguados, percib a los que me rodeaban y comprend lo ocurrido. Slo yo me senta feliz Es un paso tranquilizador aunque tan extrao que se vuelve inexplicable La transicin a un mundo nuevo y totalmente espiritual es un viaje voltil. Ante los ojos espirituales hace pasar en forma precisa pero vertiginosa imgenes tridimensionales, siempre cambiantes y sucesivas, de los hechos de la infancia, los episodios de la vida adulta y as hasta nuestro final. Pude revivir y revalorizar moralmente lo dicho y hecho- paso a paso- en mi camino terrenal. En este autojuzgamiento est toda mi vida: lo que hice, que dije, que repercusin tuvieron mis actos en otros hombres.

Entonces comprend que nada se borra ni pasa sin dejar su huella.

27/enero/1933----------16/noviembre/2006

5

6

7

Quisiera comenzar a recordar a aquellos que fueron mis antepasados. Seguramente ellos me garantizaron ser poseedor de la simiente de mis metas y anhelos permitiendo que con el tiempo lograra hacer mi propio destino. Bueno es recordarlos siempre pero, en el momento final de nuestra vida, su presencia se agiganta y hasta nos reconforta un poco.

Fui hijo nico del matrimonio Olga Molinaro y Jos Ubieto. Mi familia de origen vasco por parte de padre e italiano por parte de madreestaba afincada en Tigre desde mis antepasados llegados a la Argentina y afincados en Tigre, por aquel entonces llamado Las Conchas, desde 1860. De parte de los Molinaro el primero que vino a la Argentina fue Pascual Molinaro quien naci en Italia en 1857 y a quien no conoc pues falleci en 1927. De oficio herrero abri una herrera en su casona, lo que le permiti mantener una familia de 6 hijos porque en aquella poca la herrera se usaba mucho en las casas del pueblo por una expresin de arte. Su clientela abarcaba tambin gente de las islas. Con el correr del tiempo, a su fallecimiento, se transform en un comercio de ferretera, agregando cosas de bazar , venta de oxgeno y pinturera, con el nombre de Viuda de Molinaro e Hijos, negocio que lleg a subsistir hasta los 100 aos con el trabajo de su hija Mara Luisa y sus nietos, includo yo. Los Molinaro vivan en Tigre en la calle Cazn 1381 desde el siglo 19. A principios del siglo XX la localidad estaba empedrada y compuesta de casonas con galpones y haba muchos terrenos baldos. Por ese entonces se lo nombraba como partido de Las Conchas y recin pas a llamarse Ciudad de Tigre el 8 de julio de 1954. Sin embargo hasta estos lares llegaban dos trenes: uno, desde 1865, terminaba en la estacin llamada Tigre por estar las vas pegadas al ro del mismo nombre; el otro, en 1896, llegaba a la estacin Delta (hoy tren de la Costa). Por parte de los Ubieto, el primero que lleg a la Argentina fue Jos Ubieto en 1885, a los 20 aos, siendo de origen vasco-aragons. Radicado en Garn fund con familiares el almacn Los Vascos. Aos despus, al independizarse, abri El Primer Almacn del Rincn de ramos generales, en la actual calle Jos C. Paz 885, en Tigre, almacn que fue un hito en el crecimiento poblacional de Rincn ya que contaba con estafeta postal, venta de artculos de labranza, cereales y comestibles. En 1895 se cas con Mara Faustina Buey, oriunda de Aragn, quien haba llegado a Tigre con sus padres a los cuatro aos. De esta unin nacieron ocho hijos, uno de los cuales Jos hijo- se cas el 3 de mayo de 1930 con Olga Corina Molinaro. Y de esta unin nac yo como hijo nico, el 27 de enero de 1933 y me llamaron Ricardo Jos.

8

Quien pregunte sobre cmo era mi vida particular debe saber que transcurri bien simple y hogarea. As me educaron y as entenda que deban ser las cosas. En un reportaje, siendo ya Intendente de Tigre, me preguntaron a qu dedicaba mi tiempo libre. Mi inquietud por realizar tareas pblicas no disminuyeron en absoluto mis intereses personales. Para todo me d tiempo. As como volv a mi viejo amor por pintar incursion en otra pasin: la cocina, ya que mi hobbie hogareo siempre fue la cocina. Con mi seora abrimos una casa de eventos en la llamada Carbonera, en Avda 25 de Mayo y Estrada. Y all me dedicaba, especialmente los sbados por la maana, en especial a darle armona decorativa a la presentacin de los platos de los menes. Para adaptar lo que quedaba de esa vieja estructura comenc a disear la vieja Carbonera desde un principio considerando que este antiguo almacn deba que ser resguardado: la opcin era entonces restaurar lo que quedaba de su origen y remodelarla con ampliaciones pero preservando el lugar histrico. Aqu les dejo un breve memorial de su historia:

Y sta es la maylica que da constancia de su pasado histrico y fijada en una de sus paredes. De ah que los sbados, das tradicionales en que se celebran las fiestas, tampoco los tena libres. Los domingos me acostaba a las 8 de la maana pues siendo todo el catering artesanal debamos estar presentes durante todo el evento. Y no por diversin, era porque trabajaba para que otros se divirtieran. Como siempre me interes la perfeccin hice cursos con los mejores chefs del pas y dedicaba mucho tiempo a leer sobre cocina. Cada vez que viajabamos con mi seora traamos ms kilos en libros de esa temtica que en otras cosas. Y as nuestras bibliotecas contienen innumerables textos de cocina y tambin enciclopedias y compendios de arte, mi otra gran pasin. Durante la semana el ritmo era distinto ya que concurra desde la maana hasta la tardecita a mi despacho de Intendente y, por supuesto, luego de volver a casa para descansar un poco, continuaba con mi labor municipal yendo a inauguraciones, centros de fomento, reuniones de las distinta delegaciones, invitaciones de distinto tipo a las que no se puede ni se debe faltar. Lo que no dejaba era de leer siempre los diarios al volver a casa, a eso de las 6 6,30 de la tarde. Por eso mi vida se puede resumir sencillamente: trabajar denodadamente, en mis ratos libres disfrutando de mis hobbies y viajar; viajar mucho. Siempre me interes recorrer pases -especialmente al extranjero- donde uno nunca termina de comparar, aprender y aprender. Esos viajes me permitieron aggiornarme, ver otros sistemas de hacer las cosas, visitar museos y, por qu no, ir a los teatros a ver buenas revistas musicales. Mi estilo en lo personal fue absolutamente hogareo.

9

Luego de los problemas que tena que solucionar como Intendente y estar en contacto con tanta gente yo senta la necesidad de un poco de tranquilidad y silencio. Ese tiempo lo dedicaba a escuchar msica, especialmente tangos con mis intrpretes preferidos: Carlos Gardel y Julio Sosa. Aunque buen nadador nunca practiqu deportes de ningn tipo ni fui simpatizante ni seguidor de ftbol. Mi nica distraccin era quedarme hasta tarde por las noches mirando pelculas por lo que me levantaba a las 8 de la maana para ir a la Municipalidad donde me esperaban tareas y decisiones de vital importancia. Luego de recibirme de Contador Pblico Nacional en la UBA ejerc mi profesin en forma privada con mi propio estudio contable durante varios aos. Una casualidad hizo que comenzara a hacer otro tipo de actividades. Fui convocado en el ao 1971 a cumplir la funcin de Secretario de Hacienda de un gran intendente, Osvaldo Fossatti. Cuando terminamos el perodo, en 1973, al irnos fui a despedirme de una tesorera que luego se jubil, gran amiga, que me dijo Pero va a volver. No creo, Dora le contest. S, va a volver, pero como intendente. Y volv como Intendente. Presagio?, Intuicin?, Quizs, pero de primer intento creo que por pura casualidad. Debo decir que cuando al poco tiempo, en el ao 1979, me ofrecieron la Intendencia, dije que no porque me iba por cierto tiempo a Estados Unidos. Pero cuando volv insistieron; me present a la eleccin y por haberla ganado estuve cuatro aos y pico, hasta 1983, aunque en verdad, insisto, no haba sido mi intencin personal. Despus, en el ao 1985, con un grupo de amigos y vecinos formamos el partido vecinal Accin Comunal y fui Concejal hasta 1987. Ese mismo ao me eligieron en el partido como candidato a Intendente y desde entonces permanec consecutivamente por casi 20 aos hasta que en 2006 la lucha contra una terrible enfermedad terminal me gan.

10

En algn reportaje me autonombr nyc queriendo decir nacido y criado en Tigre. Siendo nio concurr a la escuela N* 3 terminando el 6* grado en la escuela N* 2 ya que una de mis tas era directora de la primera y en aquella poca los directores tenan que vivir en la escuela. Eso nos llev a mudarnos con ella. Cuando mi ta se jubil nos volvimos a nuestra casa -que la habamos alquilado- y que est enfrente sobre Avda Libertador- a la que ocup al casarme con mi esposa, Amanda. Continuar los estudios en Tigre no era posible ya que no haba colegios secundarios, as que fui a San Isidro en la Escuela de Comercio N* 1; ingres a los 11 anos y me transladaba en tren, solo sin que me acompaara mi mam. All me recib de Perito Mercantil. En aquel tiempo me gustaba estudiar pero realmente me senta muy interesado por la pintura a la que dedicaba casi todo mi tiempo al punto que, adems de los cuadros que todava conservo, empezaban a hacerme encargos parientes y conocidos. Pero vivir del arte fue en todas las pocas muy difcil y mi madre, con la intuicin que tienen todas las mujeres, fue la que me hizo reflexionar sobre mi futuro. Sus sabias palabras me trajeron a la realidad: de qu penss vivir?, me dijo

Search related