Hagamos Lo Imposible - Artistas y Centros Culturales

Embed Size (px)

DESCRIPTION

- Cultura Para Trabsformar - Por qué militar en el terreno de la cultura - Centros culturales Populares, Autónomos e Independientes - Arte Transformador

Text of Hagamos Lo Imposible - Artistas y Centros Culturales

  • ARTISTAS Y CENTROS CULTURALES*

    1* *

  • *FRENTE JUVENIL HAGAMOS LO IMPOSIBLE

    2 *

    INDICE

    CULTURA PARA TRANSFORMARPor qu militar en el terreno de la cultura

    Que la cultura es la sonrisa canta por ah uno. Que hay una, dos, cientos de culturas diferentes. Que ni bien te tomas un micro de larga distancia, sufrs pagando y subiendo a un avin, cruzas un ocano, unos cuantos mares y ya podes ver toda la diversidad de culturas que existen. Y ni bien las tenes ah enfrente, ya arrancan las justificaciones que tan bien reproducen los medios de comunicacin: Que si esta tapada desde las pestaas hasta los pies, es algo cultural. Que si se visten solo con taparrabos, es algo cultural. Que la gente pueda conseguir armas, escopetas o

    pistolas de forma tan fcil, casi como si fuesen caramelos, es algo cultural. Entonces casi que se nos escapa de la boca el decir que la existencia de esa opresin hacia las mujeres, es cultural. Que exista esa represin y esa violencia, es algo cultural. Pero entonces, si nos comemos los cuentos de la televisin, nos creemos los versos de los dueos de todo, la cultura pasa a ser algo ajeno a nosotros. Algo que nos excede. Que esta alla afuera, flotando en el aire, en el ter o en el agua. Que nos atraviesa, nos compone como personas, pero casi que ni podemos tocarla. Ella

    cultura para transformar

    arte transformador

    CENTROS CULTURALES PO-PULARES INDEPENDIENTES Y AUTONOMOS

    ................

    ................

    ................

    pag 2

    pag 6

    pag 10

  • ARTISTAS Y CENTROS CULTURALES*

    3* *

    Construimos una cultura que salga a gritar a pul-mn quitado por todas las injusticias de este mundo

    pag 2

    pag 6

    pag 10

    nos hace a nosotrxs, pero nosotrxs no la hacemos a ella. Alla ella, aca nosotrxs.

    Perdn por las molestias, pero vamos a discrepar con esta postura. No solo porque parte de un principio de pasividad, sino porque parte de la creencia o suposicin de que la cultura es algo ya concebido e irremediable. Dejando de lado entonces el papel que tenemos nosotrxs como hombres y mujeres: el de hacer y rehacer nuestra propia vida e historia y nuestro mundo.La cultura nos atraviesa, nos enreda los pelos de la cabeza y nos hace vibrar el alma. Y es porque la cultura, nace desde las races mismas de nuestra latinoamerica, brota en cada risa que se estalla en un pibe de un barrio, en cada paso de murga a medio ensayar. Entendemos a la cultura como un terreno lleno de recovecos en donde pueden germinar los ms lindos versos, los abrazos mas clidos y las palabras mas rebeldes. Es por eso que nos paramos de la vereda de enfrente de lxs que

    quieren encapsular a la cultura en un museo. De los que le ponen precio a la belleza y la cuelgan en un pared de una flamante galeria. De los que buscan engordar sus billeteras, montando una obra de teatro en donde reina el machismo y las mujeres usadas como un objeto. Esa cultura no es la que defendemos ni la que pretendemos construir. Buscamos una cultura que salte butacas, que movilice todos los nervios y deje una dos miles de preguntas en la cabeza. Construimos da a da una cultura que busque romper las palabras prefijadas. Construimos una cultura que salga a gritar a pulmn quitado por todas las injusticias de este mundo. Una cultura que responda a todos nuestros sueos. Salimos a tomar el cielo por asalto, y a construir una sociedad en donde la libertad este al alcance de todos,

    con nuestra r ebe ld a ardiendo en las entraas y la alegra

    conquistando nuestras bocas. Salimos a transformar este suelo, ni bien levantamos la zapatilla del

  • *FRENTE JUVENIL HAGAMOS LO IMPOSIBLE

    4*

    asfalto, teniendo como horizonte una vida enteramente digna de la mano del cambio social que tanto deseamos.

    En este camino, no estamos solxs. Sino que hay miles y miles que sienten en lo mas profundo cualquier injusticia cometida en cualquier parte del mundo. De aquellxs que entienden que no es casual o inocente que la cultura que hoy nos rodea, en la calle, en la tele y en los grandes teatros, esta manchada de pies a cabezas por lgicas que poco corresponden a lo humano. Sino que responde a continuar y perpetuar un circulo gigante manejado por unos pocos, y sufrido por la gran mayora de la poblacin, en donde gobiernan las ganancias por sobre las personas, en donde el saqueo de los recursos

    esta a la orden del da.

    A partir de esta distincin entre una cultura vacia y reproductora, la cultura transformadora que nos abocamos a construir, nos parece importante adentrarnos en la metfora que supo utilizar Marx conceptualizando a la sociedad como dos grandes bloques. Por un lado se encuentra la estructura econmica donde se encuentran las fuerzas productivas de produccin y por encima de eso y condicionado por eso se encuentra la superestructura que incluye la ideologa, el aspecto jurdico, poltico, cultural entre otos.De la mano del marxismo oficial del siglo XX se ha interpretado esta metfora de manera mecanicista. Desde nuestra perspectiva, comprendemos que la izquierda

  • ARTISTAS Y CENTROS CULTURALES*

    5* *

    y el campo popular le han dado histricamente ese lugar a la cultura: un lugar postergado.

    Entonces, la ganancia de estos pocos que mencionbamos, es la ganancia que acumula una clase por sobre otra: la clase dominante. Ya Marx ha dicho que los empresarios son clase capitalista en tanto son clase dominante. Es decir, que no slo son explotadores econmicamente, sino tambin son dominadores poltica, cultural, militar e ideolgicamente. La clase de los empresarios no vive a puro palo, tambin engaa, consensa, se apropia de los significados, coopta, da una batalla cultural, una batalla de ideas; en sntesis: construye hegemona.

    La hegemona es un aspecto importantsimo de la dominacin, es el elemento de consenso que, sin descartar la coercin, garantiza el orden y la reproduccin de las relaciones sociales. Garantiza que todo (o por lo menos lo fundamental) siga igual.

    Los empresarios, siendo minora en la sociedad, logran que sus intereses particulares pasen por los intereses generales del conjunto. La hegemona garantiza que los mismos oprimidos y explotados se sientan identificados con los intereses de sus propios verdugos.

    Es bien sabido que hasta el ms pobre defiende la propiedad privada que nunca tendr.

    Esta concepcin desmitifica la idea bancaria de dominacin, de arriba hacia abajo; lo cierto es que las clases subalternas no estn sencillamente dormidas, sino que juegan un rol activo en su propia dominacin. Esto se debe a que tienen una concepcin del mundo impuesta por el ambiente y reproductora (sentido comn). De esto se deriva que la tarea del cambio social no es el de ir despertando a las masas; la nica forma de combatir la hegemona (la dominacin cultural) es por medio de una contrahegemona, no simplemente denunciando la concepcin del mundo hegemnica, sino construyendo la propia, la de los laburantes, los estudiantes, los pobres, la de los oprimidos, la de las mayoras.Debemos construir otra concepcin del mundo que tenga otros valores, otra moral, otra esttica, otro arte, otra cultura. Hay que organizar la conciencia que vamos descubriendo en la lucha, hay que traducirla en teora y prctica. Debe estar enmarcada necesariamente en una alternativa social y poltica de los de abajo, con independencia poltica de los poderosos, de los empresarios, de los explotadores. Debe ser de los de abajo, de aquellos que

  • *FRENTE JUVENIL HAGAMOS LO IMPOSIBLE

    6 *

    CENTROS CULTURALES POPULARES

    INDEPENDIENTES Y AUTONOMOS

    Desde el Movimiento Cultural Hagamos Lo Imposible entendemos que nuestro lugar en la produccin creativa como artistas se debe posicionar pensando en la transformacin social. Al contrario de esto, el circuito del arte clsico y hegemnico se construye apuntando netamente hacia lo que se vende y lo que se compra. En funcin de esto se construye la industria cultural que se vaca de contenido y se estandariza. Nos tomamos unos minutos para pensar en esta contradiccin y en cmo resolverla.

    Para lograr un verdadero cambio social debemos organizar y dar la lucha en todos los terrenos de la sociedad. Nuestras construcciones culturales deben estar atravesadas por las realidades de nuestro pueblo, del lugar donde estn insertos

    CENTROS CULTURALES POPULARESPara entender de qu hablamos cuando hablamos de cultura popular es preciso entender que la cultura

    nos levantamos da a da y que construimos el mundo.

    Creemos que es mediante la cultura que se manifiesta la conciencia, los modos de pensar y de hacer, las costumbres, lo que todo el mundo reproduce porque as son las cosas. Creemos que las cosas no son, sino que estn as y por ende es a travs de la cultura que podemos transformarlas, fortaleciendo un nuevo tipo de cultura: una cultura contrahegemnica.

  • ARTISTAS Y CENTROS CULTURALES*

    7* *

    no es, y nunca lo fue, patrimonio de las instituciones. Si bien en algn momento de la historia, se crea el teatro como una institucin donde el arte se muestra, la realidad es que el arte escnico, la msica, la danza, etc. ya existan. Este es un ejemplo de cmo, a travs de distintas instituciones (escuela, iglesia, etc.), se organiza la sociedad moderna. Actualmente, el campo de la cultura est minado con las formas de construccin de estas instituciones, ya sea desde el Estado o gestiones privadas. Esto configura una red de produccin y reproduccin de un modelo hegemnico, atravesado por los intereses de la industria, de los sectores dominantes. Por eso decimos que este modelo no representa los intereses de los oprimidos, de las grandes mayoras. Por el contrario: las perjudica directamente, tanto a los trabajadores de la cultura como a cualquier vecino o vecina de a pie que reproduce esta cultura