Prepárate Porque El Señor Viene

  • Published on
    06-Feb-2016

  • View
    217

  • Download
    0

Embed Size (px)

DESCRIPTION

El Adviento

Transcript

<p>PREPRATE PORQUE EL SEOR VIENE (ADVIENTO)</p> <p>Estamos ya en la segunda semana de Adviento, se acerca la Navidad, pero muchas veces dejamos pasar este tiempo de espera como si fuera algo sin sentido. No es como si estuviramos en una sala de espera sin hacer nada ms que leer revistas, es ms bien como cuando esperas una visita. Precisamente el significado de la expresin "Adviento" (venida) comprende tambin el de visitatio, que simplemente quiere decir "visita"; en este caso se trata de una visita de Dios: l entra en mi vida y quiere dirigirse a m. En la vida cotidiana todos experimentamos que tenemos poco tiempo para el Seor y tambin poco tiempo para nosotros. Acabamos dejndonos absorber por el "hacer (Homila de Benedicto XVI I Domingo de Adviento 2008)</p> <p>Pero Cmo empez el Adviento? Qu sentido tiene?Con el tiempo de Adviento, la Iglesia romana da comienzo al nuevo ao litrgico. El tiempo de Adviento gravita en torno a la celebracin del misterio de la Natividad de nuestro Seor Jesucristo. (Catecismo de la Iglesia Catlica, nn. 522 y 524)El trmino adventus era ya conocido en la literatura cristiana de los primeros siglos de la vida de la Iglesia. La traduccin al latn de la Sagrada Escritura Vulgata Latina (durante el siglo IV) design con el trmino adventus la venida del Hijo de Dios al mundo, en su doble dimensin de advenimiento en la carne encarnacin- y advenimiento glorioso parusa-.Posiblemente, ya a fines del siglo IV y durante el siglo V, cuando las fiestas de la Navidad y la Epifana iban cobrando una importancia cada vez mayor, en las iglesias de Hispania y de las Galias particularmente, se empezaba a sentir el deseo de consagrar unos das a la preparacin de esas celebraciones.Esta espera estuvo muy unida a tiempos de penitencia. En los concilios de Tours (ao 563) y de Macon (ao 581) apareces algunas alusiones a esto, ya concretamente, de unas observancias existentes desde antiguo para antes de Navidad: deben ayunar durante el mes de diciembre, hasta Navidad, todos los das(San Gregorio de Tours)Sin embargo, las primeras noticias acerca de la celebracin del tiempo litrgico del Adviento, se encuentran a mediados del siglo VI, en la iglesia de Roma.Segn parece, este Adviento romano comprenda al principio seis semanas, aunque muy pronto -durante el pontificado de Gregorio Magno (590-604)- se redujo a las cuatro actuales.</p> <p>Qu es el tiempo de Adviento?Es la venida de Jess, y se da en tres momentos: Una primera venida se realiz cuando el Verbo Divino se hizo hombre en el seno pursimo de la Virgen Mara. La segunda venida es constante. Por la accin misteriosa del Espritu de Amor, Jess est naciendo constantemente en las almas La tercera venida de Cristo (que ser en la gloria, el poder y en el triunfo) Jess vendr, no a redimir, como en la primera venida, ni a santificar, como en la segunda; sino a juzgar, para hacer reinar la verdad y la justicia.</p> <p>Por lo tanto, la dimensin de espera es ms amplia que simplemente esperar un acontecimiento prximo, inmediato. Es una espera que supera nuestras expectativas, que va ms all de lo que podemos pensar. Es una espera que se dilata a travs del tiempo. Tanto el pasado (Encarnacin), presente (la obra de la Gracia en nosotros) y el futuro (la Venida de Jess en la gloria, la Parusa) convergen en una sola palabra, Maranath, una expresin constituida por dos palabras arameas que, segn cmo sean pronunciadas, se pueden entender como una splica: Ven, Seor!, o bien como una certeza alimentada por la fe: S, el Seor viene, el Seor est cerca. (Papa Francisco, Audiencia General 11/12/13)</p> <p>Pensar que Dios est cerca de nosotros, y que a la vez ha dejado en nosotros esa nostalgia por su segunda venida, nos debe llevar a una actitud de vigilancia. Vuelvo al ejemplo que puse al comienzo. Cuando espero una visita a la que estimo, preparo todas las cosas para su llegada (comida, temas de conversacin, saco el mejor vino, me arreglo externamente). En cualquier momento puede sonar el timbre, y si no hemos sido suficientemente previsores, quiz nos encontrar todava arreglando la casa o algo por el estilo.Esto me remite a un ejemplo que puso el mismo Jess, la parbola de las diez vrgenes. Las diez doncellas haban ido a recibir al esposo con lmparas de aceite. Como se demor un poco se quedaron dormidas. Al despertar vieron algunas de ellas que no les quedaba suficiente aceite y no tenan repuesto, a diferencia de las otras vrgenes prudente que llevaron ms. Las que les faltaba aceite fueron a comprar, pero mientras lo hacan lleg el esposo, y fue recibido solo por las vrgenes prudentes, con las que entr en casa. Las otras doncellas llegaron y vieron la puerta cerrada, golpearon pero fueron rechazadas, desconocidas.</p> <p>Esto nos puede sonar muy duro, por una simple equivocacin fueron rechazadas, sin embargo, el estar preparados prudentemente expresa el gran amor y la ansiosa espera del Amado, seguramente las vrgenes prudentes no paraban de pensar en su llegada y fueron totalmente preparadas llevando todo para poder recibir dignamente a su Amado.Por eso el Papa Francisco ha dicho en su Catequesis sobre el Credo, que el juicio, (que se llevar a cabo en la segunda venida de Cristo, en la Parusa) ya est en marcha, empieza ahora, en el transcurso de nuestra existencia. Este juicio es pronunciado en cada instante de la vida, como respuesta de nuestra acogida con fe de la salvacin presente y operante en Cristo, o bien de nuestra incredulidad, con la consiguiente cerrazn en nosotros mismos. Pero si nos cerramos al amor de Jess, somos nosotros mismos los que nos condenamos, somos condenados por nosotros mismos. La salvacin es abrirnos a Jess y l nos salva. Y si somos pecadores, todos somos pecadores, todos lo somos, todos, y pedimos perdn, y vamos con el deseo de ser buenos, el Seor nos perdona, pero para esto debemos abrirnos, abrirnos al amor de Jess, que es ms fuerte que todas las dems cosas, el amor de Jess es grande.</p> <p>Dios conoce el corazn del hombre. Sabe que quien lo rechaza no ha conocido su verdadero rostro; por eso no cesa de llamar a nuestra puerta, como humilde peregrino en busca de acogida. El Seor concede un nuevo tiempo a la humanidad precisamente para que todos puedan llegar a conocerlo. (Benedicto XVI, Homila I Domingo de Adviento 2007)Dios se ha hecho hombre, se ha hecho carne, para que podamos conocer su rostro, se ha hecho compaero de camino, quiere nacer en nuestros corazones, se hace un Nio inocente, que no nos incita a huir de l, sino a acercarnos sin temor a recibirlo con ternura. No ha nacido en un palacio, de modo que no depende de si tenemos riquezas o no, l igual nos visita. Pero para esto estemos preparados, la Iglesia nos concede este hermoso tiempo para preparar nuestro corazn para la llegada de Jess, con cuanto amor deseas su venida? Tienes preparado todo como las vrgenes prudentes? Segn el amor que le tengas a Jess, ser el esfuerzo por vigilar, por preparar tu corazn, por tener todo al punto</p> <p>Ahora unas ltimas palabras a manera de conclusin, tomadas de una homila de Adviento de nuestro querido Papa Emrito Benedicto XVI: El Adviento, este tiempo litrgico fuerte que estamos comenzando, nos invita a detenernos, en silencio, para captar una presencia. Es una invitacin a comprender que los acontecimientos de cada da son gestos que Dios nos dirige, signos de su atencin por cada uno de nosotros. Cun a menudo nos hace percibir Dios un poco de su amor! Escribir por decirlo as un "diario interior" de este amor sera una tarea hermosa y saludable para nuestra vida. El Adviento nos invita y nos estimula a contemplar al Seor presente. La certeza de su presencia, no debera ayudarnos a ver el mundo de otra manera? No debera ayudarnos a considerar toda nuestra existencia como "visita", como un modo en que l puede venir a nosotros y estar cerca de nosotros, en cualquier situacin?</p>