Informaciones De Marroc

  • View
    422

  • Download
    6

Embed Size (px)

Text of Informaciones De Marroc

  • 1. Informaciones de marroc marroc

2. Les fiestas de marroc

  • Cuando acabamos nos sirvieron el te y tomamos varias tazas mientras charlbamos alegremente, la sorpresa fue cuando al cabo de bastante rato apareci un chico con una tetera llena de agua hirviendo, una vasija y una toalla y fue pasando uno por uno para que nos lavramos las manos, acto seguido nos plantaron un enorme tajine de cordero en cada mesa, platitos con ensalada de judas verdes y una buena dosis de pan marroqu, .... continuamos comiendo y comiendo y luego vinieron los postres!!!, frutos secos, una gran variedad de fruta y galletas y para poner el punto final otra ronda de te, smbolo de la hospitalidad marroqu.
  • Pasamos una tarde muy agradable en compaa de aquellos nuevos amigos, contndonos las ancdotas de aquel y otros tantos viajes, comentando la situacin de los jvenes marroques y escuchando como haban conseguido que Driss viniera a Espaa y consiguiera un buen trabajo, objetivo que persiguen tantos y tantos jvenes del pas y que cada ao se traduce en un gran nmero de muertes por intentar cruzar el estrecho de forma clandestina, quizs alguno de los hermanos de Driss lo pueda conseguir en breve, pues la verdad es que todos ellos estn muy bien preparados, incluso con ttulos universitarios y por desgracia eso en su pas no les sirve de nada y tiene que estar encasa de brazos cruzados.
  • A media tarde, despus de agradecer la hospitalidad a la familia de DRI y de cambiar direcciones con los amigos de Santander nos separamos y continuamos nuestro camino hasta Erfoud, parando antes para ver un geiser al mismo lado de la carretera, ya cerca de Erfoud, a unos 15 kilmetros.
  • Sin ms llegamos a Erfoud a media tarde, cogimos la carretera de Rissani y llegamos al Hotel Kenzi Blre, donde habamos quedado con nuestros amigos Rafa y Carmen, que a su vez venan acompaados de Alfredo, tambin llamado Abderramn.
  • Cenamos todos juntos en el hotel y Jordi tuvo otra sorpresa cuando despus de cenar se apagaron las luces y entraron los camareros y camareras con los postres y unas velitas cantando el cumpleaos feliz en francs, lo volvimos a celebrar, esta vez con botella de cava incluida, eso si, trada de Espaa. A la maana siguiente quedamos a las nueve para desayunar, cargamos coches y sobre las 10:30 salimos del hotel. Hicimos una corta parada en Rissani para comprar pan y agua y enseguida cogimos pista, ya no la dejaramos en todo el da.

El mismo da de Navidad salimos de casa direccin Almera, donde llegamos sobre las siete de la tarde, con el tiempo justo para sacar las tarjetas de embarque y coger el ferry que sala direccin Nador a las 21:30. Al ser un da tan sealado todos los ocupantes del ferry eran marroques a excepcin de nosotros dos y otras cuatro personas. Desembarcamos en Nador puntualmente el da 26 a las 6:30 de la maana, el pasaporte lo sellamos en el mismo ferry la noche anterior y el papel verde del coche ya lo llevbamos cumplimentado. Tuvimos la suerte de desembarcar de los primeros y los trmites de entrada se agilizaron bastante, con lo cual a las siete de la maana, hora marroqu, ya estbamos fuera de la frontera direccin al gran sur marroqu. Decidimos bajar por carreteritas secundarias hasta Erfoud, con lo cual antes de llegar a Guercif nos desviamos a la izquierda y cogimos la carretera que baja hasta Missour y empalma con la carretera que une Er-rachidia y Erfoud. Pareca que bamos sobrados de tiempo y que llegaramos perfectamente a Merzouga, donde ya habamos decidido pasar la noche en alguno de los mltiples albergues, cerca de las dunas, aunque como es de esperar y como siempre pasa en un viaje a Marruecos, las previsiones nunca se cumplen. Pasamos una maana muy tranquila, rodando a poca velocidad y disfrutando de la tranquilidad del lugar y de unas magnficas vistas del Jbel Bou Naceur y del Jbel Gaberaal, que aparecan a nuestra izquierda con sus cumbres cubiertas de nieve. Cuando llegamos a Outat-Oulad-el Haj entramos en la poblacin y paramos en un cafetn a tomar el primer te a la menta y a desperezarnos un poco. Aunque se trata de una pequea poblacin sin ningn inters y alejada de las principales rutas, tambin tiene su encanto, las tpicas carniceras con los pedazos de carne colgando cubiertos de moscas, frutas y verduras esparcidas por el suelo de los pequeos tenderetes, mantas y alfombras de colores airendose en los balcones y ese olor especial, mezcla de menta, especies y cordero asado al carbnnos hizo despertar y asimilar que volvamos a estar en este pas tan fascinante que es Marruecos. Continuamos hasta Missour, pero al salir de la ciudad y llegar al cruce un malentendido entre Boulemane y Bouanane nos confundi y cogimos la carretera equivocada, cuando nos dimos cuenta ya era tarde y decidimos continuar hasta Talsinnt. Se nos hizo la hora de la comida, pero los escasos pueblos que cruzbamos eran diminutos y sin ningn cafetn ni pequeo restaurante para comer, con lo cual paramos al lado de la carretera y nos preparamos unos bocadillos tirando de las provisiones que llevbamos. Seguimos por carretera hasta Beni-Tajite, donde nos par un control policial y uno de los gendarmes nos dijo que la pista del Col de Belkassem estaba practicable, nuestra idea era cortar en diagonal y bajar hasta Tazouguerte y desde all coger la carretera que empalma con la que une Er-rachidia y Erfoud. A la salida de Beni-Tajite cogimos pista, en Semana Santa ya habamos pasado por all y ahora queramos encontrar la alternativa ms rpida, nos pareci que esta vez cogamos la pista correcta. Despus de unos kilmetros vimos a dos nios y paramos para darles unos batidos de chocolate y algn caramelo y bolgrafo. Un poco ms adelante vimos una haima bastante escondida, las mujeres al or el ruido del coche salieron a mirar y al verlas decidimos acercarnos para dejar algo de la ropa que llevbamos.Tambin por signos nos dijeron que la pista que seguamos nos llevara a Bounane y que faltaban unas tres horas, eso nos extra, pues en teora esa pista discurra por otro lado y segn nuestros clculos deba faltar poco para coger asfalto, pero no le prestamos mucha atencin y lo atribuimos ms a no entendernos bien por causa del idioma.Seguimos por la pista y aunque vimos otra haima a lo lejos ya no paramos pues la noche se nos echaba encima, al cabo de poco rato entramos de lleno en un oued y perdimos de vista la pista, tuvimos que para y bajar del coche, cada uno de nosotros se puso a andar en sentido contrario hasta que volvimos a dar con ella. El terreno cada vez era ms pedregoso y haba que entrar y salir continuamente del oued, era casi de noche y la visibilidad nula, cada vez era ms complicado dar con la pista correcta, no nos qued ms remedio que parar y poner en marcha el porttil, as descubrimos que la familia berebere tenia razn y que no bamos por donde pensbamos, adems en el mapa la frontera con Argelia apareca bastante cercana, con lo cual decidimos buscar un sitio llano y con suelo arenoso para acampar. En la orilla contraria del oued se vislumbraba un pequeo palmeral y all intentamos llegar, cruzando un pedregal impresionante. Aunque el coche qued un poco rayado por las ramas de palmera conseguimos acercarlo al pequeo oasis y plantamos la tienda con la ayuda de linternas y el foco trasero del coche. Haca un fro tremendo, la temperatura bajaba a cada minuto que pasaba, cenamos bajo un inmenso cielo estrellado una sopa caliente y unas verduritas con frankfurt y despus de contar un buen nmero de estrellas fugaces nos acostamos, no seran ms de las ocho de la tarde. El silencio era sepulcral , estbamos agotados y nos dispusimos a dormir, pero al cabo de pocos minutos empezaron a ladrar perros en la lejana, estuvieron ladrando durante horas y cuando se callaron fue porque ya no les quedaba ni voz, despus de una pequea tregua donde echamos alguna cabezada empez el concierto de burros, todos los de las cercanas se pusieron de acuerdo para chillar al mismo tiempo hasta desgaitarse, y si esto no fuera bastante, despus de otro pequeo respiro empezaron a cantar los gallos an siendo negra noche. Todo esto sumado a unas temperaturas extremadamente bajas hizo que no pegramos ojo en toda la noche. Cuando nos levantamos, sobre las siete de la maana, el termmetro del interior del coche marcaba 2.5 grados. Solo salir de la tienda ya vimos a un pequeo comit que nos observaba con curiosidad a una distancia prudencial, hasta que no les saludamos no se acercaron, ninguno de ellos hablaba francs, pero se empearon en explicarnos un montn de cosas en berebere, de las cuales evidentemente no pillamos ni media palabra, pero aunque saban que no hablbamos su lengua continuaron con su parloteo incesante hasta que lleg un hombre que hablaba un francs impecable, result ser que habamos acampado a pocos metros de una escuela y l era el profesor. Desmontamos el campamento y deshicimos unos 800 metros el camino hasta dar con la pista buena otra vez, parece mentira que bien y que fcil se encuentran las cosas de da.Antes de continuar nos acercamos hasta la escuela, donde el maestro nos ense la clase y nos explic que cada iban 33 nios, algunos de ellos deban caminar unas dos horas para llegar hasta el colegio y dos horas ms para volver a casa por la tarde, pero lo hacan encantados pues tenan muchas ganas de aprender. All dejamos todas las reservas que llevbamos de libretas, lpices, gomas, colores y bolgrafos y continuamos nuestra ruta, que segn el maestro no era nada habitual para los extranjeros, pues nunca pasaba nadie por all.Al cabo de unos 15 o 20 kilmetros encontramos por fin el asfalto, salimos a la carretera en el cruce de Bounane, donde paramos en un control y el gendarme se qued alucinado cuando le explicamos de donde venamos. Continuamos por carretera hasta Boudenib, pero por el camino empezamos a cruzarnos con rabes con la tpica servilleta a cuadros rojiblancos en la cabeza, de repente vimos 20 o 30 tod