Bremer, Margot - Judit

  • View
    22

  • Download
    1

Embed Size (px)

Text of Bremer, Margot - Judit

Judit.

Margot Bremer

Paraguay

JUDITLa refundacin del pueblo

desde un Dios casero

INDICE

Introduccin

I. Algunas pistas para comprender el libro

1. Judit, un libro sospechoso

2. Momento histrico de la redaccin del libro

3. El problema de la nueva cultura

4. Una llave de Lectura

5. Una radiografa del libro Judit

6. Estructura fundamental del libro

a) Conflicto entre el proyecto de muerte y el proyecto de vida

b) Presencia del Exodo

1) El opresor se siente todopoderoso: Jdt 1 - 7

2) El oprimido cuenta con el poder de su Dios: Jdt 8 - 15

3) El oprimido atribuye la liberacin a su Dios: Jdt 16

II. Liberacin desde la casa de una mujer

1. Situacin de opresin del pueblo (Jdt 1-7).

2. Los nueve pasos de liberacin (Jdt 8-15)

Primer paso: De la casa de Judit sale un Plan de Liberacin (Jdt 8)

Segundo paso: Judit se identifica con el plan de Dios (Jdt 9)

Tercer paso: Judit sale de su casa (Jdt 10).

Cuarto paso: Judit saluda a su enemigo desigual (Jdt 11).

Quinto paso: Judit manifiesta su piedad (Jdt 12,1-9).

Sexto paso: Un dilogo en dos lenguajes (Jdt 12,10-20).

Sptimo paso : La hazaa liberadora (Jdt 13,1-101).

Octavo paso: El pueblo recobra su esperanza en Dios (Jdt 13,11-17).

Noveno paso: El pueblo colabora en su liberacin (Jdt 14,1-15,7)

3. Jerusaln reconoce la presencia de Dios (Jdt 15,8-10)

4. Un "cntico nuevo" al Proyecto de Dios (Jdt 16,1-17)

5. Visita del pueblo con Judit a Jerusaln (Jdt 16,18-20)

6. La propuesta casera de Judit (Jdt 16,21-25)

III. La TeologIa del libro

1. Una nueva reflexin teolgica sobre la historia 2. Judit, una mujer ms en la teologa bblica

3. Palabras claves de la teologa judiana

4. El tema de fondo: Quin es el verdadero Dios?

5. Nos transmite Judit una novedad?

Introduccin

Est naciendo una nueva esperanza en Amrica Latina. Lo nuevo siempre nace cuando se ha perdido ya definitivamente la esperanza en lo antiguo. Los parches dejan de ser un remiendo. Hemos llegado a un momento en que las mismas macro-estructuras de injusticia, violencia y mentira estn generando hambre y sed por una nueva justicia, con ms dilogo y ms sinceridad.

Este clamor -hambre y sed de justicia- ya est comenzando a articularse en palabras y movimientos, extendindose da tras da sobre el continente latinoamericano. La misma situacin de explotacin, de opresin y de traicin al pueblo est originando organizaciones de resistencia y de defensa de la vida.

Despus de 34 aos de dictadura, nuestro pequeo Paraguay, a partir de la noche de San Blas, tambin quiere reconstruirse. Lastimosamente la primera euforia de liberacin tena que ceder demasiado pronto a un desencanto general: las estructuras siguen estando al servicio de los que se sirven del pueblo.

Al tomar conciencia de esta situacin, y descubrir la destruccin interior del pueblo como huellas de aquellos 34 aos, unos se desesperan. Otros, sin embargo, intentan reconstruir el pueblo, un Nuevo Paraguay, partiendo desde sus races.

Es un momento de confusin, que causa esperanzas y desesperanzas y que implica desafos, tentaciones, luchas y frustraciones. Se ofrecen muchos colaboradores en la construccin de un "nuevo Paraguay" con proyectos importados del extranjero. De dnde sacar la fuerza para discernir y resistir contra estas propuestas tentadoras? De dnde sacar la creatividad para elaborar un proyecto nacional que nazca desde las races de la propia cultura y que sea alternativo al anterior?

En este afn de gestar un pueblo nuevo, la mujer, por ser portadora y mantenedora de vida de un modo especial, tiene un papel importante. Efectivamente estamos encontrando hoy en Paraguay y en los diferentes pases latinoamericanos mujeres populares, solidarias y preocupadas por la vida de su pueblo, dispuestas a defenderlo con el riesgo de su vida.

Esta clase de mujer siempre existi, pero la historia oficial no la menciona por ser mujer, y por ser defensora del pueblo y no del sistema vigente.

La Biblia, sin embargo, escrita desde la ptica del pueblo, y con eso creando una historia popular, no tiene dificultad en mencionarla. Nos presenta mujeres que lucharon por la libertad y por la vida de su pueblo. A veces su nombre y su lucha encarnan todo un proyecto popular. Un proyecto que quiere defender la misin del pueblo de Dios: vivir en Justicia. Representantes de este proyecto son las parteras de Egipto, las matriarcas Sara, Rebeca, La y Raquel, la juez Dbora, Ana, Rut, Ester, Judit y Mara, la madre de Jess.

El pequeo libro Judit es producto de un momento histrico con problemas semejantes a los nuestros. Quiere ofrecer una protesta que genera una nueva propuesta frente a esta situacin, propuesta a partir de la fe en un Dios al lado del pueblo.

El libro Judit presenta con el nombre de la mujer una lucha popular condensada a lo largo de los cinco siglos de dominaciones extranjeras como protesta ante esta realidad. A la vez ofrece una propuesta alternativa para la reconstruccin del pueblo judo.

Parece que Judit se ofrece hoy como compaera en el camino de aquellas y aquellos que tienen la audacia de creer en la posibilidad de una Nueva Amrica Latina, de un Nuevo Paraguay, de todos aquellos que quieren construirlo a partir de su fe en un Dios del pueblo y a partir de los valores autctonos de su pas.

I. ALGUNAS PISTAS PARA COMPRENDER EL LIBRO

1. Judit, un libro sospechoso

El texto del librito Judit existe slamente en lengua griega, en tres diferentes versiones adems. No existe en la lengua de los dems escritos veterotestamentarios, el hebreo.

Este hecho le hace sospechoso, y por eso no entr en el canon del libro sagrado de los judos y tampoco en el de la mayora de las Iglesias cristianas no-catlicas. Nuestra Iglesia lo admite en su Antiguo Testamento como deutero-cannico, y esto solamente desde el Concilio de Trento. La no-existencia del texto en hebreo puede tener varias razones.

Lo ms lgico sera que su tema de fondo -la recuperacin de la identidad juda- tuviera su redaccin en la autntica lengua del pueblo judo, el hebreo. Probablemente fue escrito en tierra juda, y no en una de sus colonias en Babilonia o en Egipto. Lo indican claramente los nombres geogrficos de los pequeos pueblos alrededor de Samara, y la descripcin detallada de las costumbres de estos pueblitos en la poca de la dominacin griega.

Como el contenido es algo subversivo -ya que se trata de resistencia al enemigo extranjero y de animar a una refundacin del pueblo de Dios- es muy probable que este librito haya sufrido persecucin, en la cual el original se pudo haber perdido.

Pero antes de esta prdida irrecuperable, ya existan traducciones en griego de todos los libros de Jerusaln, encargadas poco antes por la biblioteca de Alejandra en Egipto. Gracias a esta circunstancia nuestro libro existe hoy da.

Por la razn de la lengua y por ser la protagonista una mujer, es muy probable que nuestro texto haya sufrido el destino de los marginados: el olvido, la indiferencia, la discriminacin.

2. Momento histrico de la redaccin del libro

Nuestro libro fue escrito ms o menos en el 150 a.C., en Jud probablemente, bajo la dominacin griega de los Selucidas.

En el 189 a.C. el rey Antioco IV, dueo de Siria y de Jud, fue derrotado por los Romanos en Magnesia. Vencido, tena que pagar altos tributos a sus vencedores, cosa que intent solucionar con el saqueo del Templo de Jerusaln. Pero no haba contado con el enfrentamiento de las altas autoridades de esta ciudad , los que -an simpatizantes de la cultura helenista- se negaron rotundamente a abrirle las puertas del tesoro. Sin respetar este rechazo, Antioco IV en 156 a.C. entr en el Templo de Jerusaln, saqueando el tesoro y profanando su Santuario.

Este hecho no qued olvidado por el pueblo judo, pues dos aos ms tarde, en la pequea ciudad de Modn, en los cerros de Jud, explot una revuelta, encabezada por la familia de un sacerdote del interior, Matatas. Ocurri en el momento en que los funcionarios reales queran poner en prctica el nuevo edicto del rey Antioco IV, con el que quedaran suprimidas las tradiciones del culto judo y reemplazadas por el culto griego.

Matatas y sus cinco hijos prefirieron la resistencia antes de renegar de su religin, dispuestos a defenderla con las armas. A esta lucha popular se unieron la mayora de los hassidim -los futuros fariseos-, un movimiento popular de gran devocin, en defensa de su religin.

En el 142 a.C. bajo Simen, el tercer hermano de los Macabeos, el pueblo judo consigui su independencia, que el mismo rey Antoco, vencido, tena que concederles. El resultado de este gran triunfo popular fue ms que trgico: en vez de unirse en un nuevo proyecto nacional, el pueblo se estaba dividiendo en diferentes grupos antagnicos:

- los helenistas judos contra los judos conservadores;

- los de la ciudad de Jerusaln contra los del interior;

- los pro-egipcios (los ptolomeos, sus dueos anteriores) contra los pro-sirios (los selucidas, sus dueos actuales);

- Simen Macabeo contra el Sumo Sacerdote de Jerusaln (2 Mac 3,4-6).

El libro Judit es una propuesta para este momento de desintegracin del pueblo. Parece que el autor del libro quiere llevar a sus contemporneos a la raz de su existencia: al Dios de los padres Abrahn, Isaac y Jacob, el Dios del pueblo, el nico que libera, manifestando su fuerza en las minoras conscientes del pueblo.

Aunque poltica y econmicamente la lucha de los macabeos significaba un avance en la autonoma del pueblo, a nivel ideolgico implicaba un retroceso: Pues la imagen de su Dios, ampliada po