[Corresponsal de la pera de Viena] Cy la in relation with classic antiquity: Acide ... romanticism. The elaboration of ... clasicism - Acide - Orfeo - Arianna.

  • Published on
    12-Feb-2018

  • View
    213

  • Download
    1

Embed Size (px)

Transcript

  • 55 N XIV / 2010 / ISSN 1514-3333 (impresa) / ISSN 1851-1724 (en lnea), pp. 55-64

    Precisiones sobre Haydn y la pera

    Como se ha referido con anterioridad1, la mayor parte de la produc-cin musical de Haydn fue desarrollada mientras l cumpla las funciones de Kapellmeister, director musical, en el principado de Esterhzy. Las tie-rras de esta familia abarcaban desde la ciudad de Eisenstadt, en lo que es hoy la provincia austraca del Burgen-land hasta la localidad de Esterhza, hoy Hungra donde el prncipe haba hecho construir un palacio magnfi co con el que pretenda competir con el mismo Versalles. En todas las casas de la nobleza se requera un programa cotidiano de entretenimiento musical

    1 Cfr. Cotello (2009: 107-121).

    La mitologa en la obra de Joseph Haydn

    Beatriz Cotello [Corresponsal de la pera de Viena]

    Resumen: Como complemento al artculo sobre la personalidad y la obra de Joseph Haydn, el que se presenta a continuacin constituye un anlisis de la produccin del msico referida a la antigedad clsica, plasmada en sus peras Acide (1762), y Orfeo ossia lanima del fi losofo esta ltima compuesta para estrenar en Londres en 1791 y el Singspiel pieza corta con textos hablados y musicalizados Philemon und Baucis. Tambin de su obra vocal, se pone de relieve la Cantata Arianna que es considerada un anticipo de lo que fue posteriormente el Lied, gnero caracterstico de la msica romntica del mbito germano parlante. Haydn habra compuesto adems una Dido (1776) de la cual no quedan rastros. El trabajo sobre las peras de contenido mitolgico es introducido por una breve explicacin de las modalidades de su produccin operstica en general.

    Palabras clave: Joseph Haydn - clasicismo viens - Acide - Orfeo - Arianna.

    Ancient Mythology in the works of Joseph Haydn

    Abstract: Complementary to the paper about the life and works of Joseph Haydn, we present this time an analysis of his vocal music in relation with classic antiquity: Acide (1762) (opera), Philemon und Baucis (1773) (Singspiel) and Orfeo ossia lanima del fi losofo (opera) composed in 1791 for being premiered in London. A depiction of his cantata Arianna in Naxos is also provided, as it can be treated as an advance of the type of vocal expression called Lied, considered the utmost creation of romanticism. The elaboration of Haydns opera works with mithological contents is situated in the context of his total production within the opera genre.

    Key words: Joseph Haydn - viennese clasicism - Acide - Orfeo - Arianna.

  • Beatriz Cotello / La mitologa en la obra de Joseph Haydn56

    o teatral (o ambos). Los Esterhzy, que se contaban entre los ms ricos, tenan su Kapellmeister funcin que Haydn desempe durante ms de treinta aos mantenan una orquesta de unos veinte miembros, que era un nmero considerable en esa poca, y contrata-ban compaas de pera y dramticas a fi n de proporcionar diversin al prn-cipe, su corte y sus invitados.

    La funcin de Kapellmeister inclua la direccin musical de las peras2, que en ese momento no slo compren-da leer una partitura e interpretarla: haba que rehacer o trasponer arias para adaptarlas a las cualidades voca-les de los cantantes disponibles en el momento, reorquestar fragmentos sinfnicos, a veces enriquecer el colo-rido orquestal con el aadido de ins-trumentos de viento, suprimir pasajes retricos o alterar los ritmos. A Haydn le corresponda tambin organizar la puesta en escena y el vestuario3. Como compositor, segn los registros que han llegado hasta nuestros das, se sabe que Haydn compuso 24 piezas de gnero operstico de las cuales se conocen 13 que sobrevivieron a los dos incen-dios que se produjeron en su casa y al incendio del teatro de Esterhza4.

    2 Entre 1770 y 1780 Haydn dirigi no menos de 1038 funciones de pera, de las cuales 60 eran estrenos.

    3 Desde 1771 lo asista en estos menesteres el maestro Pietro Travaglia.

    4 Nunca se pierde la esperanza de encontrar copias. En este sentido, en el ao 2009 se encontr en la biblioteca Duquesa Anna-Amalia, ubicada en Weimar, un ejemplar del libreto de la pera de marionetas Der Hexenschabas. Ante el sensacional des-

    En un pequeo ensayo autobiogr-fi co escrito para un peridico de Viena, Haydn parece mostrar preferencia por sus peras dentro de su produccin musical, aunque siempre admita la superioridad de su alumno y amigo Mozart en el gnero. De hecho, las peras de Haydn tuvieron gran xito en su momento, hasta la Emperatriz Maria Teresia las tena en gran estima5 y consideraba que no haba mejor tea-tro para disfrutar de la pera que el de Esterhza. En sus peras se mani-fi esta:

    [] ese humor lleno de facetas que satiriza las debilidades humanas en trminos musicales de manera sim-ptica y amena y, al mismo tiempo, transmite una lcida percepcin de las cualidades psquicas de los per-sonajes (Frstauer 2009: 25)6.

    La popularidad de las piezas no sobrevivi al msico. El siglo XIX, con el vendaval romntico, dej a la obra de Haydn un poco a la sombra, y lo que ms sufri fue su produccin opers-tica, que se considera de buena calidad musical pero pobre en el aspecto dra-mtico, y tiene poco lugar en el reper-torio de los teatros lricos de hoy. El mismo Carpani, un contemporneo y amigo de Haydn quien escribiera su

    cubrimiento, reaccion inmediatamente la direccin de la biblioteca municipal de Viena recordando al pblico que en el mismo lugar se haba encontrado otro ejemplar en el ao 2005.

    5 Dijo la emperatriz: Cuando quiero escu-char buena pera, tengo que ir a Esterhza. Baier (1995: 16).

    6 Cfr. Cotello (2009: 107-123).

  • 57 N XIV / 2010 / ISSN 1514-3333 (impresa) / ISSN 1851-1724 (en lnea), pp. 55-64

    primera biografa (aparecida en 1810), advierte esta contradiccin y lo expresa con una imagen potica:

    [] Haydn saba manejar la orquestacin as como Apolo su lira o Hrcules su maza cuando escriba slo para los instrumen-tos, pero en la msica teatral estaba obligado a frenar su inspiracin y ceir su capacidad inventiva a los requerimientos del dramaturgo, por eso encontramos que su talento se reduce a la mitad por tener que transitar por fuera de sus caminos habituales (Carpani 2009:133).

    El historiador austraco Harald Haslmayr, atribuye la declinacin del inters en las peras de Haydn al hecho de que tuvieron la mala fortuna7 de quedar encerradas entre la pera refor-mada de Gluck y las geniales obras maestras de Mozart. Por otra parte, y as lo manifestaba el msico, sus peras haban sido compuestas en funcin de los gustos de un determinado pblico, de ah que, salvo excepciones, no tuvie-ron circulacin hacia otras ciudades de Europa como solan ser las peras italianas en esos tiempos. Hubieran tenido mejor suerte de ser compara-das con las de sus contemporneos Anfossi, Gassmann, Paisiello, Sarti o Cimarosa, que fi guran entre las que se representaban habitualmente en Esterhza.

    En la segunda mitad del siglo XX, surge un nuevo inters en las peras de Haydn, cuyas cualidades vuelven a

    7 El autor utiliza el trmino coloquial pech que literalmente signifi ca brea.

    reconocerse, segn aporta el Dicciona-rio Grove de msica:

    [] No hay palabras para califi -car la msica, se evidencia en ellas la brillantez tonal, la construccin formal y el brioso ritmo caracters-ticos del msico, la maestra en la caracterizacin de las arias, la fuerza expresiva de los recitativos acom-paados y los efectos orquestales fascinantes.

    No deja de mencionar esta fuente los reparos a que se ha hecho referencia ms arriba:

    [] Aunque los libretos repre-sentan prototipos universales y su orientacin temtica es bastante fuerte, a veces son poco plausibles y dbiles en materia de dramatur-gia y motivacin, la excelencia de la msica no consigue siempre supe-rar esas falencias. Por otra parte, Haydn a veces no llegaba a explotar totalmente las implicancias dram-ticas del libreto.

    El nuevo inters se encuadra en una revalorizacin de la msica barroca operada en el siglo XX y fue auspiciado sobre todo por el director hngaro Antal Dorati, exiliado en los Estados Unidos, junto con el historia-dor Robbin Landon, quien fundara la sociedad Haydn de Boston. Cabe mencionar que el inters no se plasm necesariamente en representaciones teatrales sino a travs del medio ms moderno en el momento: el disco de 33 revoluciones por minuto. Se lograron versiones memorables que constituyen importantes documentos histricos.

  • Beatriz Cotello / La mitologa en la obra de Joseph Haydn58

    Ms adelante en el siglo, el gran paladn de las peras de Haydn es el maestro austraco Nikolaus Harnon-court, quien las ha promocionado y dirigido durante toda su carrera, las considera grandiosas y no ahorra cali-fi cativos para valorizarlas. Dice, por ejemplo, que Armida es una imbati-ble obra maestra, Lanima del fi losofo un gran xito, Lisola desabitata una pieza de fuerza increble8. Durante el ao conmemorativo de Haydn este director dirigi Armida en el festival de verano de Salzburgo, y ms tarde ofreci la reposicin de Il Mondo della Luna en el Th eater an der Wien9. Otra pera de Haydn, Lisola desabitata se repuso en el Wiener Musikverein en versin de concierto.

    La mitologa clsica en la obra de Haydn

    La mitologa clsica no es prepon-derante en la produccin opers-tica de Haydn por una combi-

    nacin de factores: primero, porque los personajes mitolgicos eran pre-ferentemente hroes de opera seria, en cambio, las de Haydn tendan al gnero buff o10. La eleccin de temas ligeros tiene que ver con los gustos de su pblico, constituido por gente de la nobleza con la concesin de permitir

    8 Citado en Frstauer (2009: 14).

    9 Merece destacarse tambin la pera Har-noncourt, con la que celebr su 80 cum-pleaos.

    10 En el catlogo aparece la mayora con la denominacin de dramma giocoso.

    ocasionalmente el acceso al pblico del lugar y, en general, de gustos fr-volos, pero tambin con el carcter afable y el sentido del humor propios del msico. Segundo, la preeminencia de la mitologa clsica en la escena de la pera ya haba durado ms de un siglo y medio y estaba empezando a declinar debido al avance del pensa-miento esclarecido de fi nes del siglo XVIII, que impregna a la historia de la msica con su afn de naturalidad. Los msicos empiezan a buscar su ins-piracin en seres concretos y carnales, lo que da lugar al avance de la pera buff a cuyo prestigio iba en aumento porque empez a ser considerada un gnero vlido por los grandes creado-res y que se consagra defi nitivamente en la obra de Mozart que, en Don Gio-vanni, logra una sntesis admirable entre lo dramtico y lo ligero.

    Un primer ejemplo de pera de Haydn con argumento basado en la mitologa, aparece en la festa teatrale Acide e Galatea, con libreto de G. Migliavacca. De carcter ms bien pattico, la obra fue estrenada en 1763 con motivo del casamiento del hijo mayor del prncipe Esterhzy. La festa teatrale es, en realidad, uno de los antecedentes cercanos de la pera. Consiste en una serie de recitativos y arias11 y se completa con nmeros de danza y efectos de maquinaria tea-tral. En esta Acide e Galatea, tema que ya haba sido musicado por Hndel

    11 El recitativo es el estilo musical que corres-ponde a las partes dialogadas de la pera; en las arias se expresan los sentimientos de los personajes.

  • 59 N XIV / 2010 / ISSN 1514-3333 (impresa) / ISSN 1851-1724 (en lnea), pp. 55-64

    dcadas antes, se cuentan los amores de los infrascriptos, que culminan con la muerte del pastor en manos del perverso gigante Polifemo. La apari-cin de la diosa Th etis, que convierte a Acis en una cantarina fuente, permite el fi nal feliz y es la excusa para que se usen los trucos escnicos que tanto maravillaban a los espectadores, por ejemplo, el descenso de la diosa desde lo alto del escenario, montada en una inmensa concha marina impulsada por tritones o por hipocampos12. Cierra la pera un nmero de conjunto, el nico de toda la pieza, con la intervencin de los cuatro personajes, incluido Polifemo al lado de su vctima quien vuelve a transformarse de fuente en ser humano13. En esta festa Haydn alterna el recitativo secco la lnea verbal es subrayada musicalmente con el clavi-cembalo con el recitativo accompag-nato que acompaa toda la orquesta. Las arias son del tipo de la opera seria italiana del perodo barroco, denomi-nadas arias da capo porque al termi-narse se repite la primera estrofa, muy ricas en coloraturas musicales que per-mitan poner de relieve el virtuosismo de los cantantes.

    En 1773, con motivo de una visita de la emperatriz Maria Theresia a Esterhza, se estrena en el teatro de

    12 En esta era de la idealizacin de la tecnolo-ga electrnica no hay que olvidar los prodi-gios en materia de ingeniera teatral que ya estaban en operacin en la poca de Haydn y hasta mucho antes.

    13 La verosimilitud tampoco era un requisito indispensable en la dramaturgia de esos tiempos.

    marionetas el Singspiel14 Philemon und Baucis. En este caso Haydn se aparta del estilo de la pera italiana para adoptar un modelo tpicamente ale-mn. Una particularidad interesante de este Singspiel es que la voz parlante no cantante la tienen los dioses, al contrario de la convencin habitual que impona que los dioses cantaran y los mortales hablaran como cualquier ser humano. Por otra parte, las partes habladas no son solamente dilogos a manera de ilacin entre las partes musicalizadas, sino verdaderos parla-mentos que brindan solidez dramtica a los roles de los divinos personajes. El libreto sigue de cerca al original de Ovidio, est precedido por una pieza corta Der Gtterrat sobre la asam-blea de los dioses, de la cual salen Jpi-ter y Mercurio a recorrer el mundo. Ya en la obertura empieza a confi gurarse el clima del conmovedor idilio de la pareja protagonista, a lo cual se suma el patetismo de la muerte del hijo y su prometida esposa, fulminados por un rayo el da del himeneo.

    La desgracia es narrada por File-mn en el aria Ein Tag der allen Freude bringt (Un da que a todos llena de alegra) de gran impacto emotivo: [] en esta pieza se expresan magis-tralmente diversos matices de senti-miento, y termina en un pianissimo lleno de resignacin (Gieringer 2009: 412). Como sabemos, Jpiter reacciona inmediatamente segn lo esperado: devuelve a los jvenes al reino de los

    14 El Singspiel es una pieza corta, al estilo de una opereta, que comprende partes habla-das y cantadas.

  • Beatriz Cotello / La mitologa en la obra de Joseph Haydn60

    vivos. El muchacho le agradece en un aria exquisita delineada musicalmente por el oboe y la esposa complementa con otra, que lleva un tierno acom-paamiento de las cuerdas. La pieza le gust tanto a la Emperatriz que la hizo llevar al teatro de Schnbrunn.15 En una reelaboracin posterior del Singspiel para el teatro, Haydn le aa-di un ballet tomado de la pera Paride ed Elena de Gluck. La fusin de ambas piezas no presenta difi cultades dado que el estilo de Gluck no es incompa-tible con el de Haydn16.

    Esta pieza, que se daba por perdida, fue encontrada en Pars por el musi-clogo Jens Larson y fue la primera en ser grabada en 1953 a instancias de Robbin Larson. La grabacin se llev a cabo bajo la direccin de Meinhardt von Zeilinger, con la participacin de cantantes...

Recommended

View more >