of 13/13
Entrevista a Roberto Sánchez Gómez a Fútbol Base y TgfU… ¿Una vía posible? “Es muy importante esta idea de “jugar con inteligencia”, pero prefiero hablar de “jugadores competentes y participativos” que logran experiencias positivas de juego gracias a que saben desenvolverse en los problemas tácticos de gran variedad de juegos y deportes”. Por A. Armando Anaya b . a Doctor en Educación Física por la Universidad de Valencia, España. Especialista en el modelo Teaching Games for Understanding (TGfU). Autor de diversos artículos académicos de gran relevancia y reconocimiento internacional. Roberto sabemos perfectamente que eres uno de los especialistas más influyentes en TGfU aplicada a la Educación Física; sin embargo quien mejor que tú para explicarnos si es posible otro modo de entrenar, enseñar y formar en materia de fútbol base. 1.- De entrada te comento que me ha llamado mucho la atención que muchos estudiantes e investigadores cuando se refieren al modelo comprensivo TGfU casi siempre hacen la aclaración “en el ámbito escolar” ¿No crees que ya ha pasado suficiente tiempo como para considerarlo también como un modo alternativo de formar deportistas? Efectivamente, la coletilla “en el ámbito escolar” es lógica al ser un modelo de enseñanza que nació para ser aplicado en el contexto de la Educación Física. La “invención” de la enseñanza comprensiva fue fruto de la preocupación de sus creadores por la desmotivación y la falta de competencia en situaciones de juego que observaban en los escolares. David Bunker, Rod Thorpe y Len Almond buscaron una alternativa a la metodología de enseñanza que, en su opinión, originaba estos problemas al abusar de las tareas técnicas y descontextualizadas del “verdadero” juego. De hecho, una de sus principales premisas fue “devolver el juego” a las clases de Educación Física, pero en una versión flexible que pudiera modificarse para ayudar a que los jugadores pudieran participar con independencia de su habilidad y disfrutar de experiencias positivas de aprendizaje deportivo. Desde mi punto vista, la finalidad de los autores del modelo TGfU no era exactamente “formar deportistas” en un sentido competitivo. Bunker y Thorpe hablan de “jugadores inteligentes” y “espectadores cultos”, más en la línea de alguien que comprende cómo resolver los problemas en una gama amplia de modalidades deportivas, es capaz de hacerlo en la práctica y de apreciar la “belleza” de quienes lo hacen de forma inteligente. En mi interpretación del modelo comprensivo es muy importante esta idea de “jugar con inteligencia”, pero prefiero hablar de “jugadores competentes y participativos” que logran experiencias positivas de juego gracias a que saben desenvolverse en los problemas tácticos de gran variedad de juegos y deportes. Desde mi perspectiva, el modelo TGfU es (debería ser) muy próximo a lo que

Entrevista a Roberto Sánchez Gómez

  • View
    114

  • Download
    1

Embed Size (px)

Text of Entrevista a Roberto Sánchez Gómez

  • Entrevista a

    Roberto Snchez Gmez a

    Ftbol Base y TgfU Una va posible?

    Es muy importante esta idea de jugar con inteligencia, pero prefiero hablar de jugadores competentes y participativos que logran experiencias positivas de juego gracias a que saben desenvolverse en los problemas tcticos de gran variedad de juegos y deportes.

    Por A. Armando Anayab .

    aDoctor en Educacin Fsica por la Universidad de Valencia, Espaa. Especialista en el modelo Teaching Games for Understanding (TGfU). Autor de diversos artculos acadmicos de gran relevancia y reconocimiento internacional.

    Roberto sabemos perfectamente que eres uno de los especialistas ms influyentes en TGfU aplicada a la Educacin Fsica; sin embargo quien mejor que t para explicarnos si es posible otro modo de entrenar, ensear y formar en materia de ftbol base. 1.- De entrada te comento que me ha llamado mucho la atencin que muchos estudiantes e investigadores cuando se refieren al modelo comprensivo TGfU casi siempre hacen la aclaracin en el mbito escolar No crees que ya ha pasado suficiente tiempo como para considerarlo tambin como un modo alternativo de formar deportistas?

    Efectivamente, la coletilla en el mbito escolar es lgica al ser un modelo de enseanza que naci para ser aplicado en el contexto de la Educacin Fsica. La invencin de la enseanza comprensiva fue fruto de la preocupacin de sus creadores por la desmotivacin y la falta de competencia en situaciones de juego que observaban en los escolares. David Bunker, Rod Thorpe y Len Almond buscaron una alternativa a la metodologa de enseanza que, en su opinin, originaba estos problemas al abusar de las tareas tcnicas y descontextualizadas del verdadero juego. De hecho, una de sus principales premisas fue devolver el juego a las clases de Educacin Fsica, pero en una versin flexible que pudiera modificarse para ayudar a que los jugadores pudieran participar con independencia de su habilidad y disfrutar de experiencias positivas de aprendizaje deportivo.

    Desde mi punto vista, la finalidad de los autores del modelo TGfU no era exactamente formar deportistas en un sentido competitivo. Bunker y Thorpe hablan de jugadores inteligentes y espectadores cultos, ms en la lnea de alguien que comprende cmo resolver los problemas en una gama amplia de modalidades deportivas, es capaz de hacerlo en la prctica y de apreciar la belleza de quienes lo hacen de forma inteligente. En mi interpretacin del modelo comprensivo es muy importante esta idea de jugar con inteligencia, pero prefiero hablar de jugadores competentes y participativos que logran experiencias positivas de juego gracias a que saben desenvolverse en los problemas tcticos de gran variedad de juegos y deportes.

    Desde mi perspectiva, el modelo TGfU es (debera ser) muy prximo a lo que

  • Taplin ha denominado el ciclo positivo de la alfabetizacin fsica. Este ciclo comienza proponiendo experiencias de aprendizaje con una metodologa y unas tareas que mejoren la competencia motriz (mbito psicomotor) y el conocimiento y la comprensin (mbito cognitivo). Cuanto esto se logra, la incidencia sobre el mbito psico-afectivo est servida, es decir, se produce una mejora de la confianza en las propias capacidades y esto repercute sobre la motivacin y el disfrute. Con los tres mbitos en el bolsillo, la repercusin sobre el mbito conductual, en el sentido de una participacin responsable en actividades fsicas a lo largo de la vida, es mucho ms probable. El ciclo se cierra porque esta participacin despierta el deseo de seguir incrementando la competencia motriz, el conocimiento y la comprensin, precisamente para seguir participando de forma satisfactoria en actividades deportivas. Por lo tanto, entiendo la perspectiva filosfica del modelo TGfU ms cercana a promover estilos de vida activos y participacin satisfactoria en una diversidad de juegos y deportes que a la especializacin y el dominio de una modalidad deportiva concreta.

    Por supuesto, esa inquietud por una inteligencia contextual en el juego a la que aluda con anterioridad, asociada a la comprensin y la toma de decisiones, podra ser un buen estandarte para formar deportistas en el deporte base al ofrecer un marco para repensar las prcticas de iniciacin y entrenamiento deportivo. De hecho, as fue cuando Thorpe desarroll, pocos aos despus de dar a conocer el modelo TGfU, una variante enfocada al entrenamiento de deportistas jvenes. Esta versin fue bautizada como Games Sense y con ella Thorpe pretenda transferir esa idea de jugador inteligente al contexto del deporte de base. Para lograr este objetivo simplific el modelo TGfU original y destac especialmente dos de sus elementos principales: a) introducir en los entrenamientos los juegos a pequea escala y b) realizar preguntas a los jugadores sobre aspectos tcticos para estimular su inteligencia y autonoma sobre el terreno de juego.

    De este modo surgi una corriente metodolgica, con pautas mucho ms flexibles que el modelo comprensivo, denominada Coaching for Understanding cuya intencin es que los entrenadores aprendan cmo ayudar a sus jugadores a mejorar la toma de decisiones y la competencia para resolver los problemas tcticos de los juegos deportivos. Esta versin es mucho ms adecuado para formar deportistas porque est adaptada y pensada para ese contexto, tal como estamos viendo por su destacado impacto en pases como Australia y Nueva Zelanda, especialmente en el rugby, y no solo a nivel deporte de base sino tambin en las categoras de lite y profesional.

    En Espaa, tambin algunos entrenadores de ftbol base han comenzado a utilizar enfoques metodolgicos inspirados en el modelo TGfU sin llegar a denominarlo Coaching for Understanding. Por poner un ejemplo del que tengo noticias por la literatura de investigacin, las escuelas deportivas del Sevilla FC estn planificando su metodologa tomando como referencia una enseanza comprensiva1. Me consta tambin por contactos personales que otros entrenadores de categoras inferiores planifican sus programaciones de escuelas deportivas tomando como referencia el modelo TGfU. La falta de tradicin en publicar y dar a conocer las experiencias didcticas en el ftbol base nos hace complicado conocer la extensin de esta metodologa pero las revistas especializadas nos indican que algo se mueve, al

    1 Ver Solana et al. (2016). Athlete and Coach Development in the Sevilla Club de Ftbol Youth

    Academy: A Values-Based Proposition. International Sport Coaching Journal, 2016, 3, 46 -53

  • menos entre los entrenadores espaoles2, en el sentido de empezar a considerarlo un modo alternativo de formar deportistas.

    2.- Quiero comentarte que en Mxico, los modelos alternativos para la enseanza del ftbol de iniciacin no han tenido el suficiente impacto en los formadores, a pesar de que, por ejemplo la propuesta de Funio es el principal marco de referencia en los manuales de la femexfut y que Horst Wein se ha convertido casi en un personaje inmaculado por ac. Qu opinas de esto? Por qu las personas paradjicamente desestiman el modelo comprensivo pero al mismo tiempo adulan Funio?

    Creo que en primer lugar hay que reconocer que modelo TGfU no ha tenido gran impacto a pie de cancha entre los profesores de Educacin Fsica. Bien es verdad que ha tenido mucho xito entre los investigadores y en la bibliografa de pedagoga deportiva, pero por desgracia no podemos transferir ese xito al da a da de las clases de Educacin Fsica. A falta de ms investigacin, probablemente los motivos por los que tampoco haya tenido buena acogida en la prctica profesional de los entrenadores y formadores de ftbol base sean muy parecidos a los que se han detectado en las reticencias de los profesores.

    Al igual que el modelo TGfU para los profesores de Educacin Fsica, la enseanza comprensiva tambin ha sido una revolucin metodolgica para los entrenadores y es muy escasa la investigacin sobre cmo asimilan este cambio3. Adems hay que tener en cuenta que, al igual que los docentes, los entrenadores tambin ofrecen muchas resistencias a cambiar sus prcticas profesionales. Con esto quiero decir que llevar tiempo observar un cambio generalizado en la forma de iniciar y entrenar en el deporte base para poder hablar con propiedad de un modo alternativo de formar deportistas, como mencionabas en la pregunta anterior.

    La experiencia con el modelo TGfU en el mbito escolar nos lleva a ser muy cautos a la hora de pensar que las innovaciones, por muy atractivas que sean, van a ser acogidas con entusiasmo. Pero esto no es motivo para que la formacin de los tcnicos y entrenadores sobre entrenamiento comprensivo sea un aspecto relevante en los programas que capacitan y conceden estas titulaciones. Al respecto, por lo que hemos aprendido con los profesores de Educacin Fsica, para tener ms probabilidades de que se produzca un cambio metodolgico real no podemos olvidarnos del asesoramiento en las primeras aplicaciones prcticas, la disposicin de materiales didcticos de calidad o la ausencia de presiones para que transformen sus prcticas de entrenamiento de un da para otro.

    Con respecto a que las propuestas de Wein sean aduladas por los entrenadores me parece que tiene bastante lgica. Antes de explicar el motivo por el que creo que es as, me gustara comentarte que a mediados de los aos 90 hice una entrevista a

    2 Sainz, P. Ortega, E. y Llopis, L. (2011). Metodologa del entrenamiento. El proceso de enseanza

    aprendizaje bajo un modelo comprensivo. En A. Wanceullen, M. Valenzuela, A. Wanceullen y J.F.

    Wanceullen (Eds.). Ftbol formativo: aspectos metodolgicos. Sevilla: Wanceullen.

    3 Harvey, S. et al. (2010). Learning a new method: Teaching Games for Understanding in the coaches eyes. Physical Education and Sport Pedagogy 15 (4), 361382.

  • Horst Wein para un artculo que estaba escribiendo con Jos Devs4. Una de las preguntas era qu autores le haban influido ms en sus propuestas didcticas de iniciacin deportiva. Su respuesta fue el alemn Knut Dietrich y los ingleses David Bunker, Rod Thorpe y Len Almond. Con esto quiero decir que Funio y otras propuestas didcticas de Wein reciben una fuerte influencia de las ideas pedaggicas que conformaron el modelo comprensivo. Los juegos simplificados, los principios de juego como criterios pedaggicos, la preocupacin por ensear a entender el juego5, incluso el uso de preguntas para favorecer la comprensin o la forma de abordar las deficiencias tcnicas son adaptaciones e interpretaciones procedentes del modelo TGfU que Wein aplica a la iniciacin al hockey y ms tarde, al ftbol.

    En mi opinin, Wein fue un gran impulsor para devolver el juego a la iniciacin deportiva, tras una glaciacin conductista de varias dcadas. Adems de las ideas pedaggicas del modelo TGfU, Horst tuvo muy en cuenta la forma natural en que muchos hemos aprendido a jugar al ftbol, es decir, jugando en la calle de un modo informal. Bien es verdad que esta idea de usar el juego como referente didctico ya pululaba por muchos sitios en Europa, incluso dcadas antes de la aparicin del modelo TGfU. El mrito de Wein fue darle un formato adecuado para que fuera manejado por los entrenadores con cierta facilidad. Por eso te deca antes me pareca lgico que en Mxico y en otros pases adulen propuestas como Funio, ya que a diferencia del modelo comprensivo son ms fcilmente aplicables por los entrenadores.

    En concreto, el modelo vertical de Wein establece una progresin ya hecha que acerca al jugador desde las situaciones de juego ms bsicas a las versiones predeportivas del deporte de referencia6. Adems, todas las herramientas de apoyo (preguntas, modificaciones, reglas, progresin en complejidad) ya estn definidas, tanto en su forma como en el momento que tienen que ser aplicadas. El modelo TGfU es mucho ms complejo porque es ms abierto y propone que los profesores sean quienes modifiquen los juegos, incluso los inventen, improvisen preguntas a partir de lo que acontece en el juego, reflexionen sobre qu complejidad tctica plantear a los alumnos para que en todo momento se enfrenten a un desafo ptimo o decidan qu momento y cmo es ms coherente evaluar los aprendizajes.

    Para m, sin duda alguna, la faceta ms compleja del modelo TGfU es el rol de ingeniero ldico que asigna al profesor, en el sentido de tener disear las adaptaciones en los juegos para que los jugadores encuentren desafos ptimos en todo momento. Esto exige un profundo conocimiento estructural del juego y sobre cmo funciona una modalidad deportiva, a lo que hay que unir la sabidura para aprovecharlo con fines didcticos. La mirada a las perspectivas que destripan las prcticas motrices desde el punto de vista de sus elementos estructurales es inevitable. Por desgracia, el uso de una jerga y una metodologa spera ha alejado a muchos profesores de esta oportunidad para entender mejor el juego. Sin embargo, hay autores que utilizan esta radiografa de los juegos

    4 Devs, J. y Snchez, R. (1995). La enseanza alternativa de los juegos deportivos: antecedentes,

    modelos actuales de iniciacin y reflexiones finales. Disponible en: http://bit.ly/2EJlHx6 5 Wein, H. (2004). El ftbol a la medida del nio. Editorial Gymnos, p.228. 6 Wein, H. (1992). Hockey. Comit Olmpico Espaol, p. 52.

    http://bit.ly/2EJlHx6

  • deportivos con mucha sensatez y claridad, haciendo adems sugerentes guios a la enseanza comprensiva7.

    Precisamente, en este conjunto de procesos y decisiones tan complejas es como los autores del modelo TGfU consideran que un profesor crece como profesional y mejora la calidad de su enseanza. Estos procesos son muchos ms exigentes para el profesor o el entrenador que seguir unas pautas definidas como ofrece Funio sobre cmo gestionar la enseanza e iniciacin deportiva. Bien es verdad que Wein incluye preguntas para los entrenadores que ayudan a la comprensin del juego8. Sin embargo, el mayor nivel de comprensin para intervenir de forma acertada como profesores o entrenadores se adquiere de forma necesaria indagando en la arquitectura del juego y aprendiendo a moldear la lgica interna con inquietudes didcticas9. Este arte de disear y manipular la estructura de los juegos ofrece a su vez un sinfn de posibilidades para favorecer el aprendizaje de los jugadores. Por ejemplo, para mejorar su comprensin de los problemas tcticas, promover que usen contextualmente las habilidades tcnicas, facilitar la participacin (por ejemplo, la interaccin con el baln), adoptar decisiones ms acertadas o aumentar la complejidad tctica para conseguir a un desafo ptimo a su nivel actual de juego.

    En mi opinin, todo esto requiere mucho esfuerzo, mucho tiempo de estudio y experimentacin en la cancha, mucha reflexin sobre los juegos y modificaciones que se construyen, en definitiva, un desafo de aprendizaje que exige un serio compromiso para poder llegar a percibirse como un buen ingeniero de juegos. Por eso, muchas veces, el camino ms sencillo es desestimar el modelo comprensivo como me planteabas en la pregunta y optar por otras propuestas ms parecidas a la receta que utiliza un aprendiz de cocinero que nicamente tiene seguir paso a paso para completar con xito su cometido.

    3.- Te cuento que en Mxico existe una brecha muy marcada no solo en la manera de resolver los desafos de la formacin futbolstica, sino tambin en el acceso de la informacin por parte de los entrenadores de ftbol infantil o juvenil. Por una parte estn las escuelas o los entrenadores que quieren parecerse a los grandes clubes mundiales y copian tareas de entrenamiento y despus se desilusionan cuando ven que las cosas no salen igual que en el Ajax, El FC Barcelona o el Real Madrid. Por otro lado estn los entrenadores con muy poco acceso a los modelos de entrenamiento actuales y siguen entrenando a los nios del ao 2018 como si estuviramos en la poca de Kubala o DEstefano. Bajo ese contexto, Dnde podramos situar las propuestas del TGfU aplicadas al ftbol base?

    Creo que expones muy bien los dos extremos no deseados de la iniciacin deportiva: la imitacin del deporte profesional y la ausencia de actualizacin en materia de pedagoga deportiva. Creo que estars de acuerdo conmigo que ninguna de las dos es deseable en un contexto de formacin de jugadores jvenes, ms an cuando podemos encontrar muchas propuestas que pueden tener un alto valor

    7 Jimnez, F. Tema 4. Anlisis estructural y funcional de los juegos deportivos. Disponible en: http://bit.ly/2fQOmXg 8

    Wein, H. (1992). Hockey. Comit Olmpico Espaol, p. 50. 9 Snchez, R. (2017). Planificar en el modelo TGfU. Los niveles de complejidad tctica como recurso para comprender el juego. Tndem. Didctica de la Educacin Fsica, 57, 8-14.

    http://bit.ly/2fQOmXg

  • formativo y educativo. Me consta que desde Futbolscopia estis introduciendo muchas de ellas en la preparacin de los formadores mejicanos de futbolistas.

    En el caso concreto del modelo TGfU, creo que los entrenadores pueden extraer herramientas metodolgicas muy tiles para su da a da con los jugadores. Como he comentado antes, hay que reconocer que ciertos aspectos del modelo comprensivo no son fciles de aprender y aspectos como establecer secuencias tcticas de progresin, modificar los juegos o hacer las preguntas correctas en el momento adecuado son habilidades casi artsticas que lleva tiempo dominar. Pero cuando se logra, aunque sea a un nivel mnimo, el armamento pedaggico del entrenador estoy seguro que multiplica su capacidad didctica. El desafo est en entenderlo como un aprendizaje a largo plazo y tener la paciencia suficiente para llegar a verse a s mismo como un entrenador comprensivo.

    Ms all de estos recursos, creo que el modelo TGfU, cuando se llega a entender con cierta profundidad y por ser una propuesta tan abierta, puede ayudar a convencer de que para ser buen profesional hay que reflexionar continuamente sobre lo que uno hace en la prctica. En cierto modo estoy hablando de la idea de un entrenador como investigador de su propia praxis, en la lnea del concepto de profesor-investigador que adopt el modelo TGfU de las ideas de Stenhouse. En mi caso, no veo la enseanza comprensiva solo como una propuesta metodolgica para favorecer los aprendizajes deportivos. Para m, el modelo TGfU es un marco de referencia para pensar de forma coherente sobre lo que hacemos con los alumnos en las clases de EF y los jugadores en formacin en las canchas deportivas. En este pensamiento investigador la propia prctica entran a escena grandes posibilidades para crecer como profesional, sea en el contexto educativo o deportivo.

    Por ltimo, no deberamos olvidarnos del potencial motivador de la enseanza comprensiva. Creo que la inquietud de este enfoque de enseanza por la comprensin y el desafo ptimo a los jugadores, por el compromiso cognitivo en las tareas, por los sentimientos de competencia, por el disfrute y la diversin, especialmente al idolatrar la idea aprender desde el juego, en el fondo son estrategias que pueden atacar directamente la lnea de flotacin del abandono deportivo. Ms an cuando entre los principales motivos que expresan los nios para dejar de practicar deporte es no ser divertido, no sentirse dotado y no ser la actividad suficientemente estimulante10. Estas cuestiones deberan estar en la hoja de ruta de la reflexin de los formadores de jugadores jvenes, ms an cuando pueden ser los verdaderos mediadores de la presin ejercida sobre los nios y que suele ser el detonante definitivo de que comiencen a ver el ftbol solo desde la grada11.

    4.- Te platico que uno de tus artculos que ms me ha gustado es aquel que te publicaron en el ao 2015 en la Revista Espaola de Educacin Fsica titulado de qu nos advierten los jugadores cuando aprenden con el modelo TGfU? Algo para

    10 Diputacin Foral de Bizkaia. Criterios y pautas para evitar el abandono deportivo en el deporte escolar. Disponible en: http://bit.ly/2Db2KTO 11 Carretero, N. (2017) Tu hijo no va a llegar a Primera, djalo en paz. El Pas, 2 de abril. Disponible en: http://bit.ly/2B4aeWJ

    http://bit.ly/2Db2KTOhttp://bit.ly/2B4aeWJ

  • m bastante relevante es que el modelo TGfU no desecha por completo la idea de reforzar los aspectos tcnicos mediante tareas analticas, haciendo caso al sentir, el pensar y el actuar de los jvenes jugadores. Ese aspecto parece que acaso Va en contra sentido en un contexto donde est de moda Guardiola y sus juegos posicionales? Quiero aclarar que no tengo nada contra Pep Guardiola y la revolucin metodolgica que logr junto con Paco Seirullo y sus entrenamientos estructurados ha sido espectacular

    Como bien dices, el modelo TGfU no descarta la faceta tcnica en el aprendizaje o en la iniciacin deportiva. Todo lo contrario, una de las preocupaciones esenciales de la enseanza comprensiva es mejorar la competencia en contextos reales de juego y esto no se puede lograr si no hay un dominio tcnico que acompae a las decisiones tcticas inteligentes. Adems, el modelo TGfU presume de ser una enseanza centrada en el estudiante (o jugador) lo que sera una contradiccin con olvidar las habilidades tcnicas porque el deseo principal de los aprendices es llegar a ser buenos jugadores. Sin saber usar contextualmente los gestos tcnicos, no se puede ser un buen jugador en ninguna modalidad deportiva. Adems, sin una buena habilidad tcnica es muy difcil llegar a tener una percepcin de competencia (es decir, que un jugador sea vea as mismo capaz de ser solvente en contextos de juego), por lo que estaramos echando piedras sobre nuestro tejado.

    La idea de juego posicional que defienden entrenadores como Guardiola o Lillo no creo que vaya en contra de las ideas del modelo TGfU, incluso pueden ser compatibles a pesar de que pertenecen a contextos muy diferentes (iniciacin deportiva-deporte competitivo). En esencia, el juego posicional no es ms que una solucin estratgica que algunos entrenadores proponen para resolver los problemas bsicos del juego: conservar el baln para marcar en la meta contraria. Estos entrenadores tienen un alto nivel de comprensin del juego (a los ejemplos expuestos me remito) que les permite intuir la eficacia de esa forma jugar.

    Ahora bien, para que esa filosofa de juego funcione los jugadores tienen que comprender y saber aplicarla con inteligencia. Esto es necesario para que el equipo forme inteligencia colectiva que resuelva de forma coordinada los problemas de juego. Para ello, los entrenadores que defienden el juego posicional elaboran unos intra principios tcticos, por ejemplo, en el caso de Guardiola plantea que nunca se toca si no sale un rival y Lillo utiliza como dogma tctico posicional: no toques si no buscas generar nada. Aqu es donde veo una conexin de utilidad con el modelo TGfU porque al fin al cabo estos entrenadores tambin tienen que promover la compresin de los principios tcticos en los jugadores, aunque en este caso hablemos de los principios que rigen un estilo de juego muy definido como es el juego posicional. Pese a ello, creo que la tarea de estos entrenadores tambin es una forma de Coaching for Understanding que persigue que los jugadores tomen las mejores decisiones tcticas aunque su forma de jugar est establecida con cierta rigidez en el marco del juego posicional.

    5.- Hablemos ahora un poco acerca de los estilos de enseanza. Me parece que una de las razones por las que los entrenadores no han aceptado el cambio de modelos centrados en el entrenador a modelos centrados en el nio se debe a que cuando empleas un estilo de mando directo, ste es instruccional y toda la responsabilidad del hacer recae en el jugador; en cambio cuando aplicas el modelo

  • comprensivo aparentemente pierdes el control de las decisiones durante los entrenamientos y entonces tus planificaciones tienen que ser muy diferentes No crees?

    Desde luego si queremos educar jugadores inteligentes, autnomos, reflexivos y competentes para resolver problemas reales, no podemos abusar de una enseanza directiva que les diga todo lo que tienen que hacer. Un jugador con las virtudes anteriores necesita oportunidades para explorar e investigar de qu va el juego y cmo resolver los desafos tcticos que tienen que afrontar. Incluso, si usamos juegos reducidos o simplificados como eje de la enseanza no sera correcto dar de antemano las soluciones tcticas que tienen que utilizar. Los estilos de enseanza ms coherentes desde el enfoque comprensivo son aquellos que dan libertad a los jugadores para asumir riesgos ante la incertidumbre y la novedad, para buscar soluciones propias, para equivocarse, para reflexionar sobre sus acciones, en definitiva, para desarrollar los pensamientos abiertos, como recoga el libro que introdujo la enseanza comprensiva en Espaa12.

    Ahora bien, hay que reconocer que la gestin comprensiva, ya sea de una clase EF o de un entrenamiento, utilizando esos estilos de enseanza es mucho ms complejo que dar rdenes para que otros obedezcan. Esto es as porque lleva asociado un nivel de observacin, comprensin y reflexin por parte de quien gua el proceso que no es necesario en una enseanza de mando directo en la que no se pierde el control. Mi experiencia con el modelo TGfU en la Enseanza Secundaria es que esta complejidad para gestionar el desarrollo de los pensamientos abiertos se reduce a medida que vas adquiriendo experiencia. Pero hay que ser conscientes que dominar el modelo TGfU no es como aprender una lista de ciudades o de reglas, lo que podra ser una metfora de un curso de formacin puntual y breve. Ms bien creo que es comparable al aprendizaje de un idioma porque no podemos dominarlo en una, dos o tres clases por muy bueno que sea el profesor/a que nos ensee. Necesitamos una prctica muy frecuente de ese idioma para llegar a expresarnos con fluidez. Para m, esa prctica frecuente no puede ser otra que el da de da de mis clases en interaccin comprensiva con mis alumnos.

    Precisamente cuando llegas a conocer el idioma es cuando dejas de tener miedo a perder el control porque te das cuenta que deja de ser necesario preocuparse por tener ese control. Esta preocupacin pierde sentido porque compruebas que los alumnos se enfrascan en sus tareas al ser absorbidos por el juego; que se sienten desafiados por tus preguntas y resolverlas pasa a ser su prioridad; que se comprometen de forma seria cuando propones que discutan sobre la estrategia de juego o que se esfuerzan por mejorar su habilidad en una tarea analtica porque quieren aplicarla en un lugar verdadero. En resumen, te das cuenta que no hay necesidad de gestionar comportamientos disruptivos o que vayan en contra del cumplimiento de las indicaciones sobre lo que hay que hacer. Estas situaciones s que suelen pasar con un estilo de enseanza directivo, al menos en las clases de Educacin Fsica y sobre todo cuando un porcentaje de alumnos no est interesado a priori en el deporte o siente aversin por experiencias negativas previas. La

    12 Devs J. y Peir, C. (1992). Nuevas perspectivas curriculares en Educacin Fsica: la salud y los juegos modificados. Inde. Barcelona, 1 edicin.

  • magia del modelo TGfU es que tiene gran capacidad, no solo para que el profesorado deje de preocuparse por tener el control, sino tambin para que los jugadores experimenten el aprendizaje de un modo ms gratificante y lleguen a estar cmodos con estilos de enseanza que les desafan a que sean ellos lo que tengan ms control sobre su aprendizaje.

    Lo que buscas es que sean autnomos e inteligentes y para eso hay que usar estilos de enseanza muy alejados del mando directo.

    6.- Cuando menciono en los cursos de capacitacin que imparto que los modelos comprensivos estn basados primero en la tctica y despus en la tcnica, muchos ponen cara de Eso es imposible! Sin tcnica no hay tctica Cmo explicarle a los entrenadores que cuando hablamos de tctica en el deporte de iniciacin nos referimos al juego (pensamiento tctico), a toma de decisiones y ubicacin espacio temporal?

    Cuando nos referimos a una modalidad deportiva como el ftbol o el baloncesto, evidentemente una buena habilidad tcnica es la mejor herramienta para demostrar que las decisiones tcticas tambin lo son. Un jugador que es capaz de detectar el espacio libre adecuado para superar a sus marcadores y estar en una disposicin ptima de lanzamiento a meta no tendr xito si luego no es capaz de recibir un pase a gran velocidad y preparar la pelota para chutar a portera, todo ello con muy poco margen de tiempo. Las decisiones sobre cmo recibir esa pelota, con qu pierna, desde qu lugar y hacia dnde disparar a meta tambin son necesarias para su xito y esto hace referencia al uso contextual de su habilidad, es decir, a la forma y momento apropiados para utilizar un gesto tcnico en el contexto de juego. En este contexto deportivo, el jugador completo tiene que ser inteligente desde el punto de vista tctico pero tambin hbil tcnicamente.

    Otra cuestin es el debate sobre qu incidir en los primeros momentos de la enseanza o iniciacin deportiva, en la tcnica o en la tctica. Aqu es donde el modelo TGfU ha revolucionado la pedagoga deportiva. La tradicin ha establecido que lo ideal es ensear primero la tcnica y transferirla luego a un contexto de juego real, esperando que el jugador sea capaz de hacer esta transferencia de un aprendizaje analtico a una situacin mucho ms compleja. Sin embargo, eso no suele suceder y la culpa es del jugador que no es lo suficientemente hbil. Como estrategia motivacional, pocas cosas pueden ser ms desastrosas.

    En cambio, los buenos jugadores no han aprendido as, la gran mayora lo han hecho en la calle, jugando, resolviendo problemas tcticos frente a sus amigos del colegio y del barrio. El modelo TGfU ha servido para dar un respaldo pedaggico y luego emprico a esta idea de a jugar se aprende jugando. Y esto tiene mucho ms sentido si la aspiracin es educar jugadores inteligentes, creativos, autnomos sobre el terreno de juego y capaces de resolver la incertidumbre que supone enfrentarse a las decisiones tcticas y habilidades de adversarios. No me cabe duda que esta es la progresin adecuada, no ya desde un punto de vista motivacional, sino para formar jugadores competentes en aquello que es relevante: encontrar la mejor solucin a los problemas de juego.

  • Desde un punto de vista didctico, podemos debatir sobre cmo realizar ese hincapi inicial sobre los aspectos tcticos del juego. Evidentemente no podemos pedir a un jugador de 10 aos que resuelva problemas tcticos usando de forma contextualmente adecuada y eficaz las habilidades tcnicas que implican el control y la gestin de la pelota. El juego real tiene que ser transformado en tareas tcticas de aprendizaje que permitan a los jugadores tomar decisiones, al principio con ms tiempo para ello, sin que dependa necesariamente de un alto de nivel de habilidad. Por supuesto esto es ms fcil, por ejemplo, en el rugby que en el ftbol porque la pelota se maneja con las manos y hay gran libertad para moverse con ella. El reto de una enseanza comprensiva del ftbol pasa por disear ese tipo de tareas en las que el nfasis en la comprensin tctica no se vea perjudicada por una carencia de habilidad, lgica en las primeras etapas del aprendizaje. En la literatura del modelo TGfU ya encontramos ejemplos de propuestas de enseanza de modalidades deportivas muy complejas desde el punto de vista tcnico en las que se plantea este tipo de progresin desde un nfasis en la tctica a un nfasis en el uso contextual de las habilidades tcnicas13.

    Desde la perspectiva de la enseanza comprensiva, es importante hacer ver a los entrenadores que el desarrollo de la habilidad tcnica tiene ms sentido cuando un jugador sabe realmente emplearla y para esto necesita una comprensin de cmo resolver los problemas de juego. Insistir a un jugador que regatee una hilera de conos puede parecerle divertido al principio por la novedad, pero en poco tiempo ser una tarea rutinaria sin alicientes. Y lo que es ms importante de poco le valdr sino sabe distinguir cuando es inteligente abordar a un adversario con regate de cuando lo es realizando un pase a un compaero para sobrepasar a ese rival con una carrera rpida. Esta decisin necesita ser contextualmente acertada para que la habilidad de regatear le resulte al jugador realmente productiva, en caso de que se opte por ella. Una mala decisin por una interpretacin tctica incorrecta del problema al que se enfrenta invalida por completo la perfeccin tcnica que ese jugador puede demostrar en esa accin.

    Por ltimo, mi experiencia con alumnado de Secundaria durante su aprendizaje de modalidades tcnicamente complejas es que los juegos para mejorar su comprensin tctica, tambin son un buen contexto para que lo hagan sus habilidades tcnicas. Es verdad que a veces hay que modificarlas para poder jugar demostrando la intencionalidad de las acciones, es decir, que sus decisiones se transformen en aquello que realmente quieren hacer. Pero en general, con un poco de prctica, muchas habilidades se llegan a practicar mientras se juega y ese es el mejor de los contextos para hacerlo. Por supuesto, hay ocasiones que observas que un jugador tiene dificultades para usar en el juego una determinada habilidad. Aqu es cuando surge la necesidad de una tarea tcnica que permita mejorar y perfeccionar esa habilidad, con frecuencia en una situacin con menor complejidad de forma que el aprendiz pueda concentrar su atencin en aquellos aspectos

    13 Snchez, R. (2011). La enseanza del voleibol por niveles de complejidad tctica mediante el enfoque comprensivo. En A. Mndez (coord.), Modelos actuales de iniciacin deportiva: unidades didcticas sobre juegos y deportes de cancha dividida (pp. 153-192). Sevilla: Wanceulen Editorial Deportiva.

  • tcnicos que no realiza correctamente. La vuelta inmediata al contexto de juego para transferir esa mejora tcnica es una premisa fundamental de la enseanza comprensiva como estrategia para estimular el uso contextual de esa habilidad.

    7.- He notado que una de las costumbres ms arraigadas consiste en evaluar el avance o aprendizaje de los nios como si estuvieran acudiendo a un saln de clases y no a una escuela de ftbol. Se aplican test de conduccin, recepcin y golpeo antes de empezar el torneo, durante y despus. Me queda claro que se hace porque los padres exigen una especie de boleta de calificaciones que quizs justifique el pago que hacen. Sin embargo, El modelo TGfU se enfoca ms en utilizar instrumentos de evaluacin cualitativos y se fijan ms en los logros (los aprendizajes esperados) de los nios que en cumplimiento de objetivos lineales, rgidos e incluso anticuados?

    Por supuesto, los test de habilidades tcnicas no tienen mucho sentido en el modelo TGfU porque nos dicen poco o nada de la competencia, la comprensin y la inteligencia del jugador en contextos reales de juego. El desafo de una enseanza comprensiva est en evaluar y comprobar la progresin del jugador resolviendo los problemas tcticos que surgen en un contexto real de juego. Esto se puede hacer de varias maneras pero hay que reconocer que suelen implicar una importante carga de trabajo por el volumen de datos que es necesario recoger. Las estrategias ms habituales dentro del modelo TGfU se basan en formulas numricas que manejan indicadores como el nmero de pases, los lanzamientos a portera o las prdidas de baln14. En mi opinin, hay que seleccionar bien qu aspectos del juego nos interesan en cada momento recoger y hacer que sea una tarea relativamente breve pero que aporte datos valiosos para valorar cmo progresan los jugadores.

    Pensando en escuelas deportivas y esa necesidad que me comentas de una boleta de calificaciones de cara a la satisfaccin de los padres, creo que no sera muy complicado establecer, en funcin de la edad, unos indicadores de referencia que cumplan esa funcin. Por ejemplo, en jugadores de corta edad cuyo objetivo de aprendizaje est referido a la capacidad de desmarcarse de un rival, una calificacin cualitativa (ha mejorado algo, ha mejorado mucho, lo hace de forma correcta, etc.) al respecto en cada trimestre, puede formar parte de esa boleta de calificaciones junto con otros aspectos importantes para la progresin de esos jugadores. Incluso, se podra combinar con los datos numricos que he comentado, ofreciendo a las familias cifras como el nmero de pases que realiz su hijo en el perodo de tiempo en el que se realiz la recogida de informacin. Este tipo de evaluacin me parece mucho ms coherente si la preocupacin es la progresin del jugador como tal, y no como un habilidoso malabarista que regatea conos con la pelota ms rpido que nadie.

    14 Ver por ejemplo, Mndez, A. (2011). La evaluacin de los juegos deportivos bajo la perspectiva

    comprensiva. Dificultades y estrategias didcticas para valorar el rendimiento de juego en

    situaciones modificadas). Tndem. Didctica de la Educacin Fsica, 37, 42-54. Disponible en: http://bit.ly/2Dgkh0H

    http://bit.ly/2Dgkh0H

  • 8.- Hace ya varios aos, se puso de moda en el ftbol base efectuar calentamientos ldicos basados en diversas formas jugadas. Se deca que era ms fcil que el nio comprendiera el ftbol, si primero lo hace con las manos y despus con los pies. Me parece que todo eso fue muy importante y responda a la hiptesis de Schmith acerca de la variabilidad de la prctica motriz y las transferencias. Pero de pronto todo eso cambi, en mi opinin por un mal entendido al concepto de especificidad. Es recomendable calentar la mente y el organismo con actividades polideportivas y despus pasar a nuestro deporte en cuestin? o Debemos olvidarnos de la teora del esquema?

    No cabe duda que si hablamos de jugadores en formacin, la diversidad de experiencias motrices es un valor aadido en su aprendizaje. En mi opinin es un gran error esa inquietud por entrenar a futbolistas de corta edad como si ya estuvieran en una etapa muy avanzada de su trayectoria deportiva. Los expertos en aprendizaje motor abogan por la variedad y la novedad frente a la especializacin y la monotona. Seamos profesores de EF o formadores de jugadores, este es un principio que deberamos respetar si queremos que los jvenes que tenemos a nuestro cargo sean motrizmente competentes en un sentido amplio. Me parece que esta poltica de formacin deportiva hay muchos intereses y por desgracia la presin de los padres porque su hijo sea un pequeo Ronaldo no es precisamente una gran ayuda.

    En el caso concreto del calentamiento, todava le veo menos sentido a que los nios tengan que seguir una estructura y unas tareas propias del deporte de competicin. Cuando los nios juegan al ftbol en las plazas (cada vez menos) o en el patio de los colegios no hacen un calentamiento formal y nadie se echa las manos a la cabeza por ello. En mi opinin, los juegos modificados sencillos, regulando la intensidad, pueden ser buenas tareas para iniciar una clase o un entrenamiento. Creo que no hay mejor forma de entrar en materia y motivar a los jugadores que proponiendo problemas tcticos de fcil solucin o de repaso de tareas realizadas en sesiones anteriores. En mis clases suelo hacerlo as, tanto por el poco tiempo disponible como por la faceta motivacional y de rpida activacin que proporcionan, y no he detectado que haya supuesto un mayor riesgo de lesiones, prdida de concentracin o cualquier otro tipo de problema. Ms bien al contrario, ya que un calentamiento dirigido y analtico no lo suelen tomar en serio y se produce un cambio brusco de intensidad, en la faceta fsica y cognitiva, con respecto al primer juego modificado que planteas en la sesin.

    En el caso de los entrenamientos con jugadores jvenes, esas tareas polideportivas que me comentas pueden ser una buena oportunidad de calentamiento, pero tambin de proponer una diversidad mayor de experiencias motrices que promueva esquemas motores. Por qu no pueden calentar los futbolistas jvenes jugando al futvoley, a un juego de captura, a una versin del bril jugando con los pies o practicando mini-ftbol en un espacio muy reducido y con 4 porteras? En fin, creo que hay que dejar de imitar al deporte profesional, especialmente en aquellos aspectos que limitan las experiencias de aprendizaje de los jugadores en formacin. Es verdad que casi todos ellos quieren ser como Ronaldo o Messi y decir que este calentamiento o aquella tarea la realizan en sus entrenamientos con el Bara o el Real Madrid puede ser un estmulo sin igual.

  • Sin embargo, hay que hacerles comprender que Ronaldo y Messi a su edad ya haban jugado muchas horas en las plazas usando el mobiliario urbano como porteras, en las calles a medio asfaltar esquivando baches y bordillos, en los solares vacos entre charcos y piedras y tambin en playas o descampados de suelo irregular, blando y poco amigable para la conduccin de la pelota. En ninguno de esos sitios, estos grandes jugadores y otros que pudieron llegar a serlo no hicieron calentamientos ni tareas con especificidad, ms bien aprendan a resolver los problemas del juego en el marco de una variabilidad que enriqueci en gran medida sus experiencias iniciales de juego.

    9.- Finalmente. En t opinin y a manera de corolario: Es posible que un nio llegue a ser un futbolista profesional entrenando con TGfU? Esto por supuesto no quiere decir que este modelo comprensivo sea una varita mgica ni que los nios que no entrenen con este enfoque no puedan llegar

    El alto rendimiento deportivo obedece a un sinfn de factores que van mucho ms all de la metodologa de enseanza utilizada en las etapas de aprendizaje. La investigacin nos dice que el modelo TGfU puede motivar a los jugadores y mejorar su competencia para resolver los problemas tcticos (aunque tambin nos lanzan sus advertencias al respecto15). Sin embargo, me parece arriesgado afirmar que el modelo TGfU puede influir en que un jugador llegue a la lite del deporte, si bien cada tenemos ms respaldo de su utilidad en contextos de rendimiento para mejorar aspectos como las decisiones tcticas en calidad y tiempo, la percepcin de claves del juego o el uso inteligente y contextual de las habilidades tcnicas.

    Roberto no me queda ms que agradecer las atenciones y disculparme por las molestias. Quiero que sepas que en Mxico estamos trabajando muy fuerte, promoviendo enfoques alternativos, pero sobre todo estamos convencidos en desarrollar una cultura del aprendizaje entre nuestros formadores. Porque no basta con capacitarse sino tenemos la voluntad por abrir la mente y cambiar.

    b Mexicano. Mtro. Comunicacin (UNAM) D.T. Futbol Profesional. Esp. Docencia. Lic. Comunicacin. Presidente y fundador de AEFF y Futbolscopia.

    15 Snchez, R. (2015). Voces desde los juegos modificados: De qu nos advierten los jugadores cuando aprenden con el modelo Teaching Games for Understanding? Revista Espaola de Educacin Fsica y Deportes, 410, 57-68. Disponible en: http://bit.ly/2B2E25Y

    http://bit.ly/2B2E25Y