PAPELUCHO SUBVERSIVO.pdf

  • View
    362

  • Download
    167

Embed Size (px)

Text of PAPELUCHO SUBVERSIVO.pdf

EDITORIAL POPUL AR L APA JARILL A

Pato H.

!

" # $ % & '

(

)

0

&

)

" 1 1 & 0

)

)

2

&

&

" 0 3

4

3

5

6

7 2 8

9 @ A A B

C

2

D

1

3

5

3

E

&

1

3

6

F

2

3

3

3

H

G

G

G

3

3

2

3

G

G

G

PAPELUCHO SUBVERSIVO Nota de la Editorial. Como Editorial Popular LaPajarilla una de nuestras motivaciones y quehaceres es darle al contacto con los compas que escriben y quieren publicar y compartir sus textos, desde cualquier tipo de creacin, ya sea cuentos, debates, poesa, subversin, historia y lo que se vaya inventando. Queremos potenciar la difusin de la Cultura Popular, propia y subversiva, que ninguna relacin tiene con el capitalismo de la concertacin y la alianza; los empresarios y especuladores depredadores-explotadores, los pacos y los milicos, el mercurio y copesa; ninguna relacin ms que mandarlos a la cresta y encumbrarnos a vivir y hacer nuestras vidas populares. Porque el capitalismo, el mercado, la competencia, la dominacin y la explotacin tienen un techo, que no es otro que la vida digna y plena de nuestro pueblo, que solo en y desde el mismo pueblo puede ser conquistada. Las ganas de ms y ms de pronto nos embarcan en la vorgine de la necesaria destruccin y ataque a la sociedad capitalista de los ricos y sus perros guardianes pagados por el estado... sin embargo, la historia nos ha enseado que esto no debe ser un obstculo que nos aleje de la creacin de lo nuestro, de nuestro pueblo y la normalidad capitalista que quermoslo o no, opera cotidianamente utilizando a nuestra gente que si bien de mala gana, voluntariamente resuelve da a da con el costo de la propia vida el movimiento exitoso del capital. No son los combatientes los que otorgarn el mejor vivir para los populares, sino que son los pueblos los que posibilitan la revolucin, son los pueblos los que le dan al combatiente su razn de ser. Hoy por hoy, combatir tambin es la provocacin al gigante popular, instruirse, la propaganda de las ideas, la protesta, la interpretacin certera de los escenarios para la mejor accin Porque estas ganas incontenibles se proyectan cada da que pasa, los roces y topones entre los subversivos orecen, las expectativas crecen, los nuevos escenarios de lucha que se van tejiendo nos demandan mayor compromiso y organizacin, y siempre ms y ms provocacin al gigante popular para ser fuerza til y ecaz. Por esto es que como clase, como pueblo, debemos necesariamente que prepararnos y dotarnos con la capacidad de autodirigirnos, de tener nuestra propia direccin poltica, de constituir una fuerza popular que sea voz y accin certera de nuestros asuntos. Es larga la vuelta que nos dimos en estos breves prrafos, pero esa es la intencin, por eso convocamos a rescatar a los clsicos, pero tambin a darle al aqu y ahora, a difundir las ideas del presente, para poder ser til a la cualicacin del emergente movimiento popular que irrumpe la normalidad del nuevo siglo. Que lo disfruten y les sea til.

3

EDITORIAL POPULAR LAPAJARILLA En la pobla siempre ha sido difcil la vida. Aqu cada peso se gana con caleta de esfuerzo y no son muchos los gustitos que uno puede darse. Ni cagando. Lo que menos tenemos son motivos para alegrarnos. Estamos todo el da tratando de sobrevivir de alguna forma. Algunos cuidando autos, otros vendiendo helados, algunos en la contru, como mi pap, otros de reponedores en los super o trabajando en la feria, como yo y mi mam. Todo para que los patrones nos tiren un par de migajas a n de mes mientras ellos se llevan todo el pastel. Cuicos culiaos, nos tienen en la miseria pa que ellos puedan vivir en sus casitas bonitas pasndola terrible bien. Nosotros limpiamos sus autos, nosotros cortamos su pasto, recogemos su basura, hacemos funcionar sus fbricas, cuidamos a sus cabros chicos rubios, construimos sus iglesias y sus colegios, nosotros hacemos todo pero no recibimos nada. Son como dos mundos en guerra, ellos contra nosotros. Y la mala cuea es que ellos van ganando. Nos tienen hambrientos, cansados, ignorantes, sometidos, explotados. Cada vez que un loco mata a otro por doscientos pesos pa comprar pasta base, cada vez que un aite cogotea a un trabajador, cada vez que votamos, cada vez que nos entretenemos viendo tele, cada vez que un weon le pega a su mina, ellos estn ganando. Pero, aunque parezca imposible, esto se puede cambiar. Con lucha y organizacin se puede cambiar. Yo antes ni me imaginaba que se poda luchar por algo diferente, cachaba que la we estaba mal, igual que todos, pero no haca nada y tampoco saba qu chucha haba que hacer. Pero juntndome con mis vecinos y mis amigos pa tratar de solucionar los problemas por nosotros mismos, me fui ascurriendo de que la we pasaba por luchar contra los weones que nos explotan, organizndonos entre nosotros mismos y plantando la semilla de la revolucin. A las nales si yo, que soy un cabro Chiko, pude ascurrirme con el puro odio a los weones de all arriba y queriendo ayudar un poco a mi familia, la gente que est mucho ms cag que yo tiene muchas ms razones pa unirse al combate. Aqu les voy a contar un poco cmo me fui dando cuenta poco a poco de que la nica forma pa cambiar la mierda de vida que nos toc vivir es con la subversin, dndole el poder a los que no tenemos nada, para construir una sociedad justa y libre. Rabia en las periferias Yo cacho que hay cosas de las que uno, por haber nacido pobre, siempre ha estao vo. Siempre le he tenio mala a los pacos, siempre he cachao que hay weones ricos que viven a costa de los pobres, siempre he cachao que la wea es injusta, que est mal y todo eso. Pero hay otras cosas de las que me fui dando cuenta en el camino. Luchando sobretodo. Y que son las cosas que uno tiene que saber y sentir pa poder cambiar esta mierda. Si alguien me preguntase cuando empec a ascurrirme de estas cosas y dej de ser uno ms de rebao, yo cacho que le dira que todo empez esa noche cuando nos sacaron la chucha en la plaza. Todava me acuerdo terrible bien como fue. Eran como las nueve de la noche y estbamos en la plaza el Luchn, el Bayron, el Pelusa y yo. Nos pegbamos unas rimas pa pasar el rato y no quedarnos en la casa viendo tele Algunos nacen en la cuneta por qu? Y otros nacen en la cuna de oro por qu? Algunos nacen en la pobreza por qu? Y otros nacen en la isla del tesoro por qu? Algunos pueden estudiar por qu? Algunos pueden trabajar por qu? Las empresas tienen libertad por qu? Pero los pobres tienen que pagar por qu? Algunos toman para olvidar por qu? Otros se drogan para escapar por qu? Y todos piensan que esto es libertad No haba nadie ms en la calle y nosotros ya bamos a entrarnos, cuando de repente sentimos con escndalo la sirena de la yuta. Una zapatilla sali de la nada y fren frente a nosotros haciendo cagar las llantas. - Qudense quietos cabros culiaos! - nos gritaron unos pacos corriendo hacia nosotros luma en mano. - Oiga mi cabo qu pasa?- le pregunt y recib un lumazo en las costillas qu we loco, yo no he hecho na!- me

4

PAPELUCHO SUBVERSIVO lleg un segundo lumazo en las costillas. Otro paco agarr al Bayron y el Luchn con el Pelusa arrancaron antes de que se bajara ms yuta. - Les gusta andar weando cabros culiaos? nos decan mientras nos pateaban - ahora se les van a pasar las ganas! - Oiga pero si no hemo hecho na, conchetumare. - A quin te cre que le ven a sacar la madre cabro culiao?- el paco se enoj y me pis la cabeza. Nos tuvieron en el suelo patendonos un rato y cuando se aburrieron se subieron a la zapatilla pa virar, no sin antes ponerme una tonta pat en la raja como despedida. - Qu yo sepa cabros culiaos que andan rayando de nuevo las casas, los meto en cana y los encierro en el calabozo!- gritaron desde el auto y arrancaron en la oscuridad. Rayando?- me pregunt mientras me retorca del dolor - Quin chucha andaba rayando? Pacos culiaos locos, tan pitiaos de la mente - apenas poda pararme y no cachaba qu chucha pasaba, pero igual trat de ayudar al Bayron que estaba con la cara llena de sangre. Oye estay bien? Bayron. Oye Bayron- no responda, estaba como desmayao. Yo igual estaba medio mareao as que me sent y trat de despabilar. No entenda nada. Estaba rapeando piola con los cabros y de un minuto pa otro estaba en el suelo sangrado. Miraba pa todos lados buscando la cmara indiscreta, no entenda ni una we. - Papelucho! Papelucho!- entre despierto y dormido escuch que me llamaban- Papelucho, qu te pas hijo!- estaba tan atontao que no dije nada. - Ta, estbamos terrible piola aqu en la plaza y llegaron los pacos culiaos como locos y empezaron a pegarnos. Agarraron al Papelucho y al Bayron y nosotros tuvimos que librar- explic el Luchn, que haba llegado con mi mam, medio nervioso. - Pelusa anda a buscar a la mam del Bayron pa que los llevemos a la posta- le dijo mi mam La mam del Bayron lleg al tiro y casi se desmay cuando vio la cara de su hijo llena de chocolate. Buscaron moneas pa un taxi pero no tenan ni uno as que fueron a la casa de Don Lalo a pedirle que nos llevara a la posta. En el auto logr despabilar un poco. Dijeron que habamos rayado una casa, por eso nos pegaron- les dije. Todos se dieron vuelta y me miraron. - Pero no pasa na- dijo el Luchn- nunca anduvimos rayando ta, la pulenta, nosotros estbamos terrible piola en la plaza. Los pacos se agilaron y se fueron en la vol. - Pero cmo se les ocurre pegarles as, si son cabros chicos, ni a los delincuentes los tratan as, y ni siquiera se los llevan detenidos, les sacan la mierda y los dejan votados! - dijo mi mam un poco ms tranquila al ver que ya por lo menos hablaba.