El Summum 24

  • View
    243

  • Download
    2

Embed Size (px)

DESCRIPTION

ElSúmmum ye una revista gratuita de periodicidá trimestral que se distribúi per tol área central asturiana (Uviéu, Xixón, Avilés, Castrillón, Corvera, Llanera, Siero, Mieres, Llangréu y Samartín del Rei Aurelio) en busca de públicu mozo -o de cualquier edá- interesao n'acontecimientos y creaciones culturales. Por esa razón, repártese en toles facultaes de la Universidá d'Uviéu, conservatorios, cases de cultura, centros culturales Cajastur, biblioteques públiques y centros de llectura, pero tamién en bares, tiendes de moda, galeríes d'arte y otros centros d'ociu. La revista, que yá tien seis años cumplíos, cuenta con una tirada de 12.000 exemplares. Nes sos 48 páxines informa en castellanu y n'asturianu de creaciones relacionaes con disciplines tan variaes como la lliteratura, la música, les artes plástiques, el teatru, la fotografía, el cine, la videocreación, el net.art, la arquitectura, la danza, etc.

Text of El Summum 24

  • 3 Editorial

    4 The Stooges6/7 Cuatro ciudaes8/9 Corcobado

    10/11 Camn de Cantares12/13 Mus14/15 Jos Luis Argelles

    16 Catpeople18/19 Joseph Goebbels

    20 Berln21 Los Buges

    22/23 Blade Runner24/25 Intersecciones 200726/27 Dark la eMe

    28 Camping30/31 Jos Mara Ripalda32/33 Lisa Germano34/35 Xuan Bello36/37 Oviedo detrs de la fachada

    38 a 41 El anotador de espacios. Jaime Priede42/43 Tristram Shandy

    44 Una maana...45 Raymond Depardon

    46/47 Vanexxa

  • Editores: Inaciu Iglesias y Alberto Surez.Coordinacin de redaccin: Miguel Barrero (miguelbarrero@gmail.com).Direccin de arte: MBITUDiseo y maquetacin: Eduardo Carrubano y Mercedes Piera.Escriben en este nmero: Manolo D. Abad, Jos Luis Argelles, RamnLlus Bande, Miguel Barrero, Xuan Bello, Sofa Castan, Adolfo CamiloDaz, Diego Daz, Miguel Moro, Ana Vanessa Gutirrez, Jaime Priede, Vc-tor Rodrguez, Berto Surez, Beatriz R. Viado, Ignacio del Valle, Vctor Vila.Fotos: Mara Arce, Nanel Costa, Albert Moll, Berto Surez, Marco A. Villa-brille, Jos Luis Garca Martn.Imagen portada: Arnaud Spni.Empresa editora: Publicaciones mbitu, S.L.

    San Juan, 5, 3dcha. 33003 Uviu (Asturies).

    Publicidad: Henrique Facuriella.

    Administracin: Jos Trabanco.

    Fax: +34 985 221 537 - Telfono: +34 985 204 601

    redaccion@lesnoticies.com / www.ambitu.com

    Impresin: El Comercio, S.A.

    Depsito legal: AS-1372/01

    nmero 24 - publicacin gratuita trimestral - doce mil ejemplares

    Cases ensin xente y xente ensin casa

  • Estimado Seor Pop:

    Me atrevo a preguntarle si era necesario un nuevo disco de los

    Stooges y quisiera saber si no pidi opinin a nadie para testar

    el contenido de The Weirdness. Disculpe la intromisin en su

    trabajo, pero nadie esperaba una nueva referencia de su ban-

    da. En cambio, s hubiera sido ms acertado organizar una gira

    de reunin con los grandes xitos y un posterior souvenir en

    formato DVD.

    Sinceramente, Iggy, permteme que te tutee, la salida de la ultra-

    tumba despus de ms tres dcadas no ha hecho ms que enfan-

    gar una historia que en 1974 era todo un referente para el rock.

    S, ya s que los hermanos Asheton insistieron y que los pin-

    ges beneficios que se esperaban le ablandaron su glido cora-

    zn. Pero esto no se hace a una parroquia rockera que le tena

    en su altar como uno de sus santones principales.

    En poca de reuniones por la pasta, s, no han sido los nicos

    que han vuelto por ello, le cito algunos ejemplos: Iron Maiden,

    Judas Priest, Radio Birdman, The New York Dolls y, hace nada,

    Black Sabbath con Dio. Realmente necesitas un cheque en blan-

    co para este despropsito?

    Con la confianza que estos minutos me han dado no te parezca

    mal que te diga que no has hecho nada decente desde la publi-

    cacin de American Caesar (1993), y la sequa compositiva

    es manifiesta en este engendro que es The Weirdness (Virgin,

    2007).

    Y qu decir de Steve Albini, que firma como productor! Estu-

    vo realmente el arisco responsable de In Utero, de Nirvana,

    en el estudio? El resultado final, con esas guitarras tan pobres,

    sin presencia alguna y tan descafeinadas, hace suponer que ste

    ha sido uno de los muchos trabajos en los que ha firmado sin

    haber estado all.

    Se sabe que el FIB, Festival Internacional de Benicssim, va a

    contar en esta edicin con la presencia de The Stooges, donde

    tocarn a buen seguro material de este lbum y de los tres ante-

    riores, del disco homnimo a Fun House; ser all donde las

    comparaciones no sern odiosas entre los clsicos y los nuevos

    temas.

    Siento ser tan directo, pero qu narices pinta en todo este des-

    propsito el bueno de Mike Watt (ex Minutemen)? Siendo fan

    tuyo a muerte, no le habr importado no salir en las fotos pro-

    mocionales a cambio de compartir estudio y gira mundial, apar-

    te de haber aumentado considerablemente su cuenta bancaria.

    Un poco menos, eso s, que la de los hermanos Asheton. Pero

    eso es simplemente pan para hoy y hambre para maana.

    Y ahora, destripemos los mejores momentos de este ominoso

    artefacto. Qu pensbais al grabar End of christianity, don-

    de Ron Asheton se luce con la guitarra y el saxo de Steve Mac-

    kay est colocado a calzador? My idea of fun, Free & freaky

    y Im fried son para sonrojarse y Greedy awful people es una

    autntica hecatombe. She took my money y Mexican guy pare-

    cen descartes de las sesiones de Fun House y The Stooges.

    Ni siquiera la balada que da ttulo al lbum es creble.

    Y metiendo el dedo en la llaga sabiendo que te va a doler, su voz

    est peor que nunca; lo peor de todo es que la juventud que pue-

    bla y va a poblar sus conciertos y no tiene cultura musical algu-

    na aplaudirn este nuevo material como si fuera el man cado

    del cielo. Y, no me equivoco, en ese momento todos ustedes van

    a crecer dos palmos ms. Qu pena!

    THE WEIRDNESS. The Stooges.

    Virgin, 2007.

    Texto: Vctor Rodrguez.

  • Hai un suau que tengo recurrentemente, nos des felices, quapacigua y adonda y mimpulsa hacia

    lalegra, un suau que vien cuando-y da pola gana y que dexa nel mio corazn, tol da, pebides sema-

    es, a puntu de ser brotu y flor, de lluz antigua. Ye como si a la mano dun dios escaecu-y diera por

    esparder na tierra frtil de la mio alma imxenes antiges, imxenes que prienden nesa tierra como

    agora lo tn faciendo nos xardinos secretos los rododendros, de flor cbica y encesa, y florecen por

    arte de birli birloque eses pebides de lluz que digo componiendo un ideal de ciud, una ciud que

    nun existe fecha de places y requexos de llugares nos que yo viv. Ye una especie de caprichu

    arquitectnicu, o paisaxsticu, quen tou casu demuestra la mio aficin polos laberintos (esa met-

    fora de la vida) y la conciencia de que daqu queda de ns nos sitios onde fomos, como si la pre-

    sencia de lausencia encarnara nun conceptu que se nos escapa, na llende de la lxica y de la poe-

    sa, un conceptu que buscamos da y nueche pues ye precisamentel que nos define y resume.

    Ye mui simple, el suau: yo toi na mio casa de Paniceiros (slo porque dende la ventana veo los

    dos tarantiellos ximelgos de Bustiel.lu y de Bustaverniegu, slo porque toi viendo los pendentinos

    de la reina florecos nos tiestos y el mio rostru rellumu na lluna del armariu) y siento una voz que

    me llama, nun s de quin pero de dalguin mui conocu y esencial, dalguin que nel so acentu tien

    la voz de la fonte onde biebe un pxaru y la besa de la nueche acariciando les caes dun rbol car-

    gu de tiempu. Esa voz llmame pol mio nome y yo salgo pela puerta inconsciente, como quien va

    a cualquier sitiu y nun tien muncho que facer, nams vagar pa entretenese a que lleguen, mentes

    llee un bon llibru baxo la zrezal que llantl so tatarabuelu, les formigues de tolos branos; pero

    abro la puerta de la sala de la casa de Paniceiros y nun atopo la entecocina nin la puerta de la

    casa sinn la Rua do Alecrim, baxando hacial Taxu, en Lisboa; reconozo lolor, el sabor del aire; aca-

    ricio las barandielles inestables quhai ntel Consulu de Malta y veo, al fondo, un seor que saca

    duna tienda caxes de fruta mentres una muyer, mui curiosa, recurda-y quesa mesma tarde xue-

    gal Bemfica y que toos van vese nel bar de la esquina pa mirar el partu na televisin. Nun miro

    hacia lazotea quhai tres pisos ms arriba, pero pregntome si dalquin regar tova aquellos xera-

    nios y sil cheiru alacre de la tierra hmido tendr inda la cualid de la tela suave y llixero sobre la

    piel desnuda. Sigo descendiendo per Alecrim despreocupu, xilblando un cantar: ahora ya empiezo

    a darme cuenta de que toi metu pel laberintu de la mio ciud y que vaiga onde vaiga tar comigo.

    Paro un momentu y pienso: ell arriba tal Chiado y la Ra da Misericrdia. Faigo planes: poda dar

    una revolada pel Rossio y dir sentar, depus dun cachu, na Praa da Figueira. Dos coses diben

    ser esenciales nesa circunstancia: pasar pela Bertrand, hai una delegacin desta llibrera nel

    Chiado, y comprar un llibru, al meyor esa nueva edicin de la poesa dlvaro de Campos. Depus,

    nel Suio, compraba unes nates, el pastel ms delicu que conozo. Lisboa ye eso: un cantar que

    se canta pa n mesmu, escuchando una imaxinaria orquesta, pero que naide nun siendo tu alvier-

    te y escucha. Lisboa ye la ciud onde cada ciudadanu canturrexa una meloda de sol y de sal, de

    sombra y de vientu que tarrastra a laventura.

    Nesti suau puede n como que va a facer planes, como yo los fixi, y decise que lo quen realid va

    a facer ye dir a tomar un caf nel British Bar, xusto a la vuelta de la esquina, no cabero dAlecrim,

    o perdese pel Bairro Alto hasta atopar la Rua das Janelas Verdes. Hai dalgo ms profundo que la

    volunt, con too y con eso, enguedeyando los filos desti suau pues, cuando y miraba si diba hacia

    derecha o esquierda, si me tentaba la ribera del ru o las vilielles en cuesta quell llamen becos, vi

    que sala al Vicoli dei Cinque, nel Trastevere de Roma, y queell tabal Vicky, con una llave inglesa

    na mano, iguando una vespa. Paro nte l y dizme lo de siempre: que y nun hai recambios pa les

    motos vieyes y que si nos vemos, ms depus, en el Calisto. Yo propngo-y que si vamos a Cam-

    po deFiori a tomar una birra: tengo que pasar pela Feltrinelli y apetezme ver cmo va la vida al otru

    llau del Tber. Les glicines florecen detrs de les tapies colos sos recimos azules colgando sobre

    los desconchaos ocres. Yo dgo-y que, de toes maneres, voi pasar enantes pel Xardn Botnicu y

    que depus, si cuadra, podemos tomar si