El Mes­as en el Nuevo Testamento – A la Luz de los Escritos

  • View
    215

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of El Mes­as en el Nuevo Testamento – A la Luz de los Escritos

  • Risto SantalaRisto Santala

    EL MESASEN EL NUEVO TESTAMENTO

    A LA LUZ DE LOS ESCRITOS RABNICOS

  • EL MESAS EN ELNUEVOTESTAMENTO

    A LA LUZ DE LOSESCRITOS RABNICOS

  • EL MESASEN EL

    NUEVO TESTAMENTOA LA LUZ DE LOS

    ESCRITOS RABNICOS

    Risto Santala

    Traducido del ingls por

    Darrell Clingan

  • Copyright 1992 por Risto Santala

    Bible and Gospel Service, 15270 Kukkila, Finland.

    La traduccin al espaol se ha hecho del equivalente en ingls. El libro

    Las Races del Cristianismo fue escrito originalmente en hebreo

    y publicado en 1984 en Jerusaln.

    Prohibida la reproduccin total o parcial de esta obra sin

    la autorizacin escrita de los editores.

  • AL LECTOR HISPANO,

    Agradecemos a Dios el que nos haya permitido presentarte estesegundo tomo en la serie sobre el Mesas a la luz de los escritosrabnicos. Deseamos que este libro tenga amplia circulacin entreaquellos que buscan una mejor comprensin de las racesjudaicas del Nuevo Testamento, como lo tuvo la edicin hebreade El Mesas en el Antiguo Testamento entre el pblico israel.

    Es importante que la iglesia entre los gentiles redescubra loslazos fuertes entre el Nuevo Testamento y los diversos escritosrabnicos del periodo del Segundo Templo, que siguen siendoautoridad para el pueblo judo hasta el tiempo actual.

    En Israel y entre el judasmo mundial el da de hoy, Mesas hadejado de ser una mera idea o ideal abstracto, y es ms bien unapersona cuya llegada se espera y se anhela. El Mesas anunciadoen el Antiguo Testamento y revelado en el Nuevo Testamento enla persona de Jess de Nazaret es la esperanza de Israel. Auncuando es rechazado hoy, ser reconocido a su debido tiempo, ytodo Israel ser salvo.

    Heinola, Finlandia, a 28 de febrero de 2003

    El Publicador

    Victor Smadja

    5

  • CONTENIDO

    INTRODUCCIN 11

    LA CONFIABILIDAD DELNUEVO TESTAMENTO 16

    El Cristianismo visto por los primeros historiadores 21 Menciones de Juan Bautista 26 Discutida mencin de Jess por Josefo 28 Comparacin del Nuevo Testamento conel resto de la literatura de la antigedad 30

    Jess a la luz de las fuentes judas 32Cundo y cmo se produjeron los evangelios? 39

    Jess realmente se refiri a la destruccin de Jerusaln? 41 Cul era la situacin de la lengua hebrea durante el periodo del segundo templo? 44 Nueva luz sobre la fecha del Nuevo Testamento 47 El concepto de la escuela de Jerusaln sobre los orgenes del evangelio 50

    JUAN BAUTISTA:HERALDO DE LA VENIDA DEL MESAS 62

    Jess, el principio de la creacin, segn Juan 64El nacimiento de Jess segn la descripcin de Mateo 73

    Es Jess el Hijo de David? 74 La estrella que apareci en tiempos del nacimiento de Jess 78 La presentacin de regalos al Mesas 85 La Matanza de los Inocentes en Beln 87

    Los eventos en torno al nacimiento de Jess,vistos con los ojos de la Virgen Mara 90

    Qu sabemos acerca de Lucas mismo? 91

    7

  • El testimonio de Lucas sobre el nacimiento virginal 93 Lucas, coleccionista de salmodias 94 La historicidad de su narracin 96 Primera infancia de Jess 98

    MINISTERIO PBLICO Y PREDICACIN DE JESS 104Panorama geogrfico de itinerario de predicacin de Jess 110Fechas del ministerio de Jess 123

    BOCETOS DE LA VIDA DE JESS 127Nicodemo oye acerca del Nuevo Nacimiento 128Jess se encuentra con una mujer pecadora: 135

    La mujer samaritana 136 El escndalo en el santuario 139

    Jess el Sanador: 146 El ciego de nacimiento recibe la vista 148 Jess y el leproso 151 Jess, el ahuyentador de la muerte 153

    JESS A LA LUZ DE SU ENSEANZA 158Sermn del Monte: Manifiesto de Jess 159El trasfondo de las Bienaventuranzas 160La naturaleza general de la enseanza de Jess 163Jess, el explicador de los mandamientos 167La enseanza respecto al amor por el prjimo 172Ayuno y oracin 175El trasfondo judo de la oracin de Jess 178Un mensaje de aliento y exhortacin 181Qu fue primero: el huevo o la gallina? 187Las parbolas en orden cronolgico 189Los discursos didcticos en orden cronolgico 192

    LA PASIN DE CRISTO 194El rey llega a su ciudad capital 196La pascua en tiempos de Jess 199La Santa Comunin del Seorun banquete Mesinico 205Posible reconstruccin del juicio de Jess 212El arresto en Getseman 214

  • Las diversas etapas del juicio 216Jess ante los representantes del estado romano 222Hechos relacionados con la muerte de Jess 225Pruebas de la resurreccin 230

    JESS A LA LUZ DE SU PREDICACIN ESCATOLGICA 235

    La Biblia habla de dos ltimos tiempos 236Qu dicen las fuentes judas respecto a los ltimos Das? 239La renovacin de Israel que ocurrir en los ltimos Das 243

    QU, PUES, DIREMOS A ESTO? 248LITERATURA CONSULTADA 254

    9

  • INTRODUCCIN

    En la primera parte de nuestro estudio de races, El Mesas en elAntiguo Testamento a la Luz de los Escritos Rabnicos, intentamostrazar una perspectiva panormica de la expectativa mesinicajuda con base en el Antiguo Testamento. Nuestro objetivo eraver cmo se maneja la expectativa de un Mesas venidero en lostextos originales ms antiguos y menos censurados.

    En plticas como las celebradas en el congreso de representantesde las Iglesias Evanglicas y las Sinagogas Judas en Berln enoctubre de 1976, se sugiri que se realizaran estudios de este tipo.En una declaracin hecha en esa fecha, se ofreci apoyo a loscristianos para que difundieran los fundamentos de su fe entre losjudos y a la inversa. Estos temas tambin se han discutido enreuniones internacionales de la Federacin Luterana Mundial ypor su comit sobre La Iglesia y los Judos desde 1960 en adelante.Entre muchos acuerdos memorables, algunos de los ms impor-tantes probablemente hayan sido las celebradas en Bossey enagosto de 1982 sobre La Importancia de los Judos en la Vida yMinisterio de la Iglesia, que se beneficiaron con la presencia deuna gran representacin juda. El tema principal del dilogo fue:La Relacin del Cristiano con su Legado Judo. La declaracinfinal de la reunin establece que el conocimiento que del AntiguoTestamento tienen, tanto los antiguos como los modernos eruditosjudos, bien pudiera enriquecer a la iglesia y proporcionarleun entendimiento ms profundo de sus propias races bblicas.Por esta razn los maestros de la iglesia deben comparar lasraces de su fe con el legado religioso de Israel.

    Cuando adquirimos conciencia de las races judas de nuestrafe y su legado judo, stos pudieran producir un nuevo poderde fe en todos los aspectos de la vida de la iglesia.1 Nuestrosestudios sobre races estn dirigidos precisamente a estos retos.

    11

    Nota del traductor: En este libro se ha utilizado la versin Biblia de las Amricas.1 LWB-Studien, Die Bedeutung des Judentums Fr Leben und Mission der Kirche,Bericht, Abril 1983, pgs. 9-17.

  • Nosotros sostenemos que para poder entender la expectativamesinica y la cristologa de la iglesia, es necesario familiarizarsecon los principios del pensamiento judo. Por esta razncomentamos en el primer tomo, la diferencia fundamental entrela mentalidad hebrea y la occidental. El pensamiento judo procedede lo particular a las reglas generales, de las percepcionesconcretas a lo abstracto. No quiere saber nada de lo que pretendeser sistemtico. Por naturaleza es asociativa, en el sentido de quecada aspecto tiene su lugar en relacin con el todo, y cada cosadepende de todo lo dems. Escuchar; accin y el aspectoprctico son tpicos rasgos hebreos, y el verbo ser o estar nose utilizan de la misma manera que en los idiomas occidentales.El pensamiento hebreo no representa aquello que es esttico, sinoms bien lo que est en movimiento dinmico.2 El ejercicioespeculativo de occidente y el filosofar que busca armonaintrnseca, dirigidos hacia regularidades lgicas, son ajenos alpensamiento bblico.En la parte anterior esbozamos algunas modalidades de presentacinque son peculiares de la literatura juda, las cuales, a la luz deinvestigaciones recientes, son evidentes en cada pgina delNuevo Testamento. Esto lo veremos, por ejemplo, en los comen-tarios sobre la enseanza de Jess.3 El mtodo resulta ser siempreun factor decisivo, tambin desde el punto de vista de los resul-tados de la investigacin. Es natural que el Nuevo Testamento seestudie a la luz de las propiedades que sirvieron de base para susurgimiento. La confiabilidad histrica del Nuevo Testamento sesubraya adicionalmente por el hecho de que los judos habanestablecido, en su poca, una exigencia incondicional de precisinen el copiado de las Escrituras y de las obras tradicionales. Poraqu y por all se deja ver que si un copista cometa un error, noera permisible corregirlo, para que no hubiera correccin decorreccionesy el mensaje original se preservaba con la ayudade la tradicin.Un rasgo que se puede apreciar en la predicacin de la sina-goga o literatura Midrash, y en los textos de la Edad Media, es la

    12

    2. Vase Shalom Ben-Chorin, Jdischer Glaube, pgs. 17-21 o Thorlief Boman, HebrewThought compared with Greek, SCM Press, Bristol 1960.3. Vase por ejemplo M. Gertner, Midrashim in the New Testament, o Addison G. Wright,The Literary Genre Midrash, y I.L. Seeligmann, Voraussetzungen der Midraschexegeseetc.

  • costumbre de los eruditos de respaldar cada argumento con citasdel Antiguo Testamento. Se forman as puentes internos hacia larevelacin bblica, y se evitan las filosofas privadas abstractas.El mejor testigo de este mtodo es el Nuevo Testamento, quesegn sus propias palabras se bas en lo que est escrito.

    Las parfrasis Targumim o arameas del Antiguo Testamento, elMidrash o predicacin de la sinagoga, y el Zohar, el comentarioexpositivo sobre el Pentateuco, son todos ellos reconocidos comorepresentantes de una manera de pensar puramente juda en sucontenido, en su metodologa asociativa, la forma en quepresentan sus argumentos, en su concepto del mundoen toda sumanera de pensar en general. Com